Cuaderno de Ruta V.2.5

Diario no diario de Carlos Carreter

Archive for noviembre 2011

[Artes/ciencia] Algunos reconocimientos y un obituario

leave a comment »

Premios a gogó

El otoño es una estación propensa a premios de los que se conceden con carácter anual. Son numerosos los “premios nacionales de…” que se conceden en estos días a destacados miembros de distintas especialidades artísticas. Ya mencioné hace unos días el dedicado a la fotografía. Hoy voy a comentar alguno más.

Joan Fontcuberta, un reconocido fotógrafo conceptual que ya fue reconocido con el Premio Nacional de Fotografía en el año 1998, ha recibido este año el Premio Nacional de Ensayo por su obra La cámara de Pandora: La fotografí@ después de la fotografía. Este es un libro que tengo, que empecé a leer, que me gustaba lo que leía, pero que todavía no he encontrado la serenidad de ánimo que exige la lectura reflexiva de este tipo de obras para terminarlo. Espero que ese día llegue y lo comenté en estas páginas. Con Fontcuberta en el mundo de la fotografía me pasa lo mismo que con Scorsese en el mundo del cine. Aunque ambos tienen obras en sus respectivos campos que me gustan, disfruto más cuando leo las cosas que escriben sobre sus disciplinas artísticas. Lo cual hace que me caigan especialmente bien. Así que enhorabuena al fotógrafo y ensayista.

José Luis Sampedro, no menos reconocido escritor, ha sido el galardonado este año con el Premio Nacional de las Letras. En este caso no me voy a pronunciar en exceso sobre las cualidades literarias del escritor. Hace muchos años, empecé a leer La sonrisa etrusca, una copia que obtuve de una biblioteca pública, pero no conseguí avanzar mucho, llegó el día de tener que devolverla,… y ya no lo he vuelto a intentar. Ni con esta obra ni con otras. Lo que me llama la atención del premio son las circunstancias sociopolíticas. Estos premios que empiezan por “premio nacional de…” los concede el Ministerio de Cultura. Curiosamente, Sampedro se ha convertido en uno de los referentes intelectuales del movimiento 15-M y derivados que cuestionan el funcionamiento de las instituciones gubernamentales y de los partidos políticos que suelen regir las mismas. ¿No me digáis que no percibís una cierta ironía en todo el asunto?

Fuera ya de los “premios nacionales de…“, la Comunidad Autónoma de Madrid ha concedido su Medalla Internacional de las Artes a Carlos Saura. Por un lado, tiene gracia que cuanto más pequeña es la administración, más rimbombante es el nombre de los premios. Pero en cualquier caso, también nos encontramos ante otro autor multidisciplinar en el mundo del arte. Conocido fundamentalmente como director de cine, tiene una importante obra fotográfica, y también ha flirteado con el dibujo y la pintura, así como con obras que combinan estas tres últimas disciplinas, como pudimos contemplar recientemente en una exposición en la Lonja de Zaragoza. Tiene también una limitada producción literaria.

Luces y sombras en el patio

Tiene cierto aire cinematográfico esta fotografía de unas dependencias municipales de Zaragoza en una tarde de domingo con frío y niebla (Leica D-Lux 5).

Obituario: Lynn Margulis

Lynn Margulis falleció el día 22, hace poco más de una semana, a los 73 años. Joven para lo que se estila hoy en día. Aunque algunos la recuerdan porque fue la esposa del mucho más mediático Carl Sagan, lo cierto es que ha sido una de las científicas más importantes del siglo XX, siendo su campo de conocimiento la biología, y siendo una de las biólogas que más ha revolucionado la teoría de la evolución hasta su configuración actual. Entre sus importantes aportaciones a la ciencia destacan, según nos cuentan en la Wikipedia (seguir enlace del principio del párrafo):

La teoría de la endosimbiosis seriada, según la cual las células eucariotas, como las que conforman nuestros organismos, tienen su origen en las sucesivas incorporaciones simbióticas de células procariotas, que actualmente se reconocen como órganos de la célula eucariota. Esta teoría, en discusión durante mucho tiempo, actualmente está bastante aceptada, y supuso una revolución en la teoría de la evolución.

La teoría de la simbiogénesis, según la cual simbiosis de organismos diferentes a largo plazo, daría lugar a transferencia de material genético, y al surgimientos de nuevas especies. Esta teoría también es revolucionaria por cuanto es opuesta a algunos de los postulados del neodarwinismo, paradigma prevalente durante décadas en el campo de la evolución biologica. De alguna forma, es una extensión de la anterior, pero no se encuentra uniformemente aceptada.

Defensora de la hipótesis de Gaia, según la cual biosfera se vería modificada por la propia existencia de vida en la misma para el adecuado del mantenimiento de la misma, convirtiendo al conjunto de la biosfera en un complejo sistema biológico en sí mismo. Esta teoría, según quien la defienda, me ha parecido muchas veces que se encuentra a caballo entre la ciencia y la filosofía, hecho que me suele poner en alerta como científico, aunque he de reconocer que sus bases teórica me resultan atractivas.

En cualquier caso, tanto en la medida de sus aciertos como en la de sus concepciones no tan admitidas por la comunidad científica, Margulis es una personalidad muy importante en la ciencia del siglo XX por su capacidad de plantear preguntas y de buscar nuevas respuestas, no acomodándose a los paradigmas establecidos, que algunos pueden adoptar como dogmas. Y esta actitud es lo importante para el avance de la ciencia.

Soto de Cantalobos

Líquenes en el soto de Cantalobos, organismos simbióticos por excelencia, formados por un hongo y un alga; sin embargo, los biólogos no los consideran como nuevas especies, sino que individualizan las especies que los forman (Canon EOS 5D Mk.II, EF 50/1,8).

Written by Carlos Carreter

Miércoles, 30 noviembre, 2011 at 17:40

[Fotografía personal] Paisaje suburbial en un día de niebla

leave a comment »

El día de las elecciones ya opté por dar un paseo por esa límite impreciso entre la ciudad y el campo abierto. Después de  buscar una naturaleza menos alterada este pasado viernes, este domingo, que salió con nieblas altas pero persistentes, volví a pasear por ese espacio suburbial, que tiene un algo de surrealista. También por ese lugar indefinible estéticamente que son las riberas del Ebro a su paso por la ciudad. No sé si las fotografías son tan monas, o llaman la atención, pero a mi me resultan de alguna forma significativas. Aquí os dejo algunas. Por si a vosotros también.

Prohibido aparcar a ambos lados de las zarzas

Prohibido estacionar a ambos lados de las zarzas.

Sarcófago ferroviario

"Sarcófago" del ferrocarril a su entrada en Zaragoza por Miraflores.

Ni para la lluvia ni para el sol ¿para qué?

Ni para protegerse de la lluvia ni del sol...

Tren entre huertas

Ferrocarril entre la huerta de Las Fuentes.

Por el camino

Dos personas por un camino.

Un remanso bajo el puente

Refugiados bajo los puentes.

Pasos

Pasos en las gradas del Náutico.

Todas las fotos: Canon EOS 5D Mk.II, EF 50/1,8.

Written by Carlos Carreter

Martes, 29 noviembre, 2011 at 17:30

Publicado en Fotografía personal

[Cine] Un método peligroso (2011)

leave a comment »

Un método peligroso (A dangerous method, 2011), 27 de noviembre de 2011.

Si me dicen que estrenan una película realizada por David Cronenberg y protagonizada por Viggo Mortensen, cuya última película juntos tanto me gustó, es muy probable que me apetezca ir a verla. Aunque las críticas que he leído previamente la ponen bien, pero sin entusiasmo. Aunque trate de los “padres” del psicoanálisis, cuya validez científica pongo en duda desde hace mucho tiempo. En fin, que ante un buen director, un buen reparto, y la promesa de una buena ambientación de época, pues parece que es la película de la semana. Y a eso fuimos.

Figuras - Belvedere

Según la película, parece que Freud, cuando no estaba en su apartamento del número 19 de la Berggasse vienesa, se dedicaba a pasear por los jardines del Belvedere (Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4 Limited).

La película nos cuenta las difíciles relaciones entre Carl Jung (Michael Fassbender) y Sigmund Freud (Viggo Mortensen), cuando se conocen y se admiran, y cuando discuten y reniegan uno del otro. Y entre medio la relación de Jung con una paciente rusa, Sabina Spielrein (Keira Knightley), que acabaría siendo también psiquiatra, y por el camino amante de Jung. Según la película en una extraña relación con toques sadomasoquistas. Por el medio, surge la relación entre Jung y Otto Gross (Vincent Cassel), y por ahí, por el medio sale de vez en cuando la esposa del suizo, Emma (Sarah Gadon), siendo rica, mona y pariendo hijos.

Lo cierto es que no me queda clara la intención del director a la hora de hacer esta película. Basada en una obra de teatro, que a su vez esta basado en otro libro sobre las relaciones entre los personajes históricos mencionados, nos ofrece una serie de diálogos entre todos ellos en los que abunda la jerga psicoanalista. Aquí y allí queda salpicado por pequeñas escenas familiares entre Jung y su esposa, y por las relaciones sexuales de este con Spielrein. Muy bien ambientada, y con bonitos escenarios naturales en los lagos suizos y en los jardines de Viena,… no le encontré más enjundia. Me aburrí soberanamente. Nada de lo que me contaban me parecía que tenía ningún interés, y el conjunto de personajes hablando de sus cosas psicoanalíticas me parecían un grupo de desocupados haciéndose pajas mentales. Lo único que me pareció sorprendente fue la capacidad de autodeformarse el rostro y ponerse fea que tiene la Knightley en sus espasmódicos ataques de lo que sea que fueran los problemas mentales del personaje real. Y todo sin efectos digitales, sin 3D, ni fotosop; todo ella solita a base desencajar la mandíbula y expulsar los ojos de sus órbitas. De la interpretación del resto… no se me ocurre que comentar. Sólo el mérito de haberse aprendido unos diálogos tan enrevesados y sin sentido como los que son del gusto de los amantes de las teorías psicoanalíticas.

Reconozco que tengo fuertes prejuicios hacia las teorías psicoanalíticas. No soy precisamente original al dudar, y mucho, de su carácter científico. Son diversos los teóricos de la ciencia que la han criticado por no poder ser falsada, lo cual es un requisito para poder ser considerada una teoría científica. También es cierto que algunos consideran que no sólo puede ser falsada, sino que además es fácil ver que es falsa. Pero tampoco quiero entrar mucho en ello, porque de lo que va esta entrada es de cine. Por lo tanto, considero los personajes protagonistas como poco interesantes. Pero aspiraba a que el buen hace de los implicados en el proyecto nos ofreciera un buen producto cinematográfico. Sólo me he encontrado mucha cháchara sin sentido,… y poco más. Una de las mayores decepciones del año. Contando conque mis expectativas eran moderadas.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: **
  • Valoración subjetiva: *
Aguantando el viento que ya sopla

Mucho paseo en barco también por los lagos suizos en este filme; como el que hicimos en el vapor "Uri" por el lago en el que se encuentra Lucerna (Panasonic Lumix LX3).

Written by Carlos Carreter

Lunes, 28 noviembre, 2011 at 16:56

[Fotografía] Recomendaciones semanales: fotografía china en Lianzhou 2011 y algunas cosas más

leave a comment »

Esta semana no he encontrado cosas destacables fuera de lo que nos aporta La Lettre de la Photographie. O mejor dicho, esta revista virtual en internet nos resume bastante bien lo que pasa por el mundo, agrupando eventos que aparecen en diversos sitios. Veamos lo que ha dado de sí la semana.

Puente de tercer cinturón

Algunas imágenes más de mi amplio paseo del viernes, como esta perspectiva del puente sobre el Ebro del tercer cinturón de circunvalación de Zaragoza (Canon EOS 5D Mk.II, EF 50/1,8).

Ha habido un par de días dedicados al festival de fotografía de Lianzhou 2011, y por lo tanto se ha podido ver mucha fotografía procedente de China y otros países de extremo oriente. Hay muchos porfolios interesantes así que me limito a señalar que fueron mostrados el martes y el miércoles. Yo destacaré las imágenes de Yan Xiaoxuan y de Liu Yuan, por proponer algo en concreto.

El jueves nos proponían un libro del gran fotógrafo francés Jeanloup Sieff. Más conocido por su fotografía de moda, en esta ocasión nos traslada al Valle de la Muerte en los Estados Unidos, con una mezcla de fotografía de paisaje y cuaderno de viaje. Siempre interesante.

Siendo como soy aficionado a la fotografía de ferrocarriles, el libro de Peter Spaans, New York from the Yards, paisaje urbano ferroviario en blanco y negro en la ciudad de Nueva York, me tenía que interesar necesariamente. Podéis visitar también la página del fotógrafo.

Muy divertida y sugerente la serie de Kourtney Roy, Lady Dior. Fotografía de moda con un tono suavemente macabro para mostrar los bolsos de esta conocida marca. La más preciada posesión incluso ante al muerte. Tenemos página de la autora.

En un tono totalmente distinto tenemos Lost Worlds, libro en el que Arthur Drooker nos traslada con unos excelentes paisajes en blanco y negro a las ruinas de las distintas civilizaciones, antiguas y no tan antiguas, de las Américas. Para profundizar más, visitar también la página del fotógrafo.

Y esto es todo por esta semana. Espero que os interese. Tengo más cosas pendientes de revisar en el apartado editorial. Pero no he tenido tiempo de hojearlas despacio, así que ya irán apareciendo.

Soto de Cantalobos

O esta imagen con la figura borrosa de una caminante que iba tocando un repetitiva melodía con su flauta travesera; no aparecieron ni ratas ni niños para seguirlo donde quiera que fuere (Canon EOS 5D Mk.II, EF 50/1,8).

Written by Carlos Carreter

Domingo, 27 noviembre, 2011 at 11:10

[Cine] Here’s looking at you, kid… o el 70º-1 aniversario de Casablanca

leave a comment »

“Here’s looking at you, kid” es considerada por el American Film Institute (AFI) como la quinta cita o frase de película más célebre de la historia. Este organismo no sé muy bien si hace algo por el bien del cine, pero está especializado en sacar la lista de los 100 más célebres… lo que sea, películas, estrellas, héroes, villanos, canciones,… pero relacionados con el cine. Norteamericano. Claro.

Y es una de las célebres frases de la película Casablanca que todo el mundo repite. No en España, donde la traducción de este célebre brindis, que se escucha por primera vez durante el flashback parisien, resulta bastante más sosa. Y variada. En el doblaje de esa escena dicen algo así como “Toda la suerte, Ilsa”. Mientras que si la ves en versión original subtitulada en el DVD, el subtítulo resuelve la cuestión con un lacónico “Por tí, pequeña”. En la última ocasión que se repite la frase, cuando Rick se despide de Ilsa en el neblinoso aeropuerto, en la versión doblada suena un “Ve con él, Ilsa”, mientras el subtítulo insiste con el “Por tí, pequeña”. Luego, hay quien se pregunta por qué despotrico tanto contra las versiones dobladas. Si es que no sabemos que nos están contando. En cualquier caso, aquí se han hecho más célebres el “Siempre nos quedará París”, el “Detengan a los sospechosos habituales”, o el “Este es principio de una bonita amistad”.

Concorde

Inevitablemente, siempre nos quedará París, como la Torre Eiffel vista desde las Tullerías (Canon Digital Ixus 860 IS).

¿Y a qué viene todo esto de repente? Pues porque hace unos días me enteré que TCM Classic iba a dedicar el día de hoy a celebrar el aniversario del estreno de la que en otra de las listas del AFI es considerada como la segunda película estadounidense más importante de todos los tiempos. Detrás de Citizen Kane (Ciudadano Kane). Sin más consideración, asumí que la película se estrenó en 1941, ya que normalmente se celebran los aniversarios que terminan en cero y algunos de los que terminan en cinco. Pero no. Luego me he dado cuenta que el 70º aniversario será al año que viene. Este año es el 69º. En cualquier caso, ya que van a estar echando la película todo el día, decidí rendir mi homenaje anual a este filme, y ver uno de los pases. Y dedicarle un espacio en este Cuaderno de ruta.

Si me preguntan cuál es mi película favorita, nunca sé que responder. Hace unos quince años es muy probable que hubiese contestado que Casablanca. Pero luego, uno va profundizando en otros filmes, va viendo otras cosas, y los cariños cinematográficos hay que repartirlos. De entre las películas que se pueden considerar clásicas, hay seis que veo de nuevo al menos una vez al año desde hace unos 10 o 12. Desde que tengo los DVDs, vamos. Desde luego, la que hoy nos ocupa. Pero es tradicional que entre el día de navidad y el día de reyes vea todos los años Gone with the wind (Lo que el viento se llevó) y  2001, A space odyssey (2001: Una odisea del espacio). Obligatorias también a lo largo del año son The third man (El tercer hombre), Det sjunde inseglet (El séptimo sello) y To have and have not (Tener y no tener). Y un par de estas bajo el influjo innegable de Casablanca. Luego lo explico.

El éxito de Casablanca, se ha dicho muchas veces, es como un milagro. El director, Michael Curtiz, estaba especializado en películas de aventuras de las de Errol Flynn. Su protagonista masculino, Humphrey Bogart, era un habitual secundario que solía hacer de malo. Nada que ver con el aparentemente cínico, secretamente idealista, Rick. La protagonista femenina, Ingrid Bergman, era muy joven todavía, extranjera, y todavía no había alcanzado el estatus de estrella al que llegaría.

Hôtel de Ville

Quizá Rick e Ilsa se dieron algún besito ante el Hôtel de Ville como en cierta famosa fotografía (Panasonic Lumix LX3).

En lo que se refiere a la historia, aunque basada en una obra no estrenada para Broadway (Everybody Comes to Rick’s), el guion se iba haciendo conforme se rodaba. Y nadie sabía muy bien por donde iba a ir la cosa, ni como terminaría. Ni siquiera el tono de la película es uniforme. Comienza con un tono de comedia ligera, por momentos un musical durante las intervenciones de Dooley Wilson. Pero poco a poco entra en el terreno del drama romántico, para pasar a la intriga política. El final es una mezcla de ambas con toques de humor, o incluso una buddy movie entre Rick y el capitán Renault, maravillosamente interpretado por Claude Rains.

Ni siquiera le vamos a dar el premio a la originalidad. Es cierto que algunas frases y diálogos son magistrales, pero también podemos encontrar unos topicazos de los que tiembla el misterio. O que vamos a decir de un conjunto de refugiados europeos que huyen de la guerra y visten con trajes y vestidos propios de los mejores creadores de alta costura. Los modelitos de la Bergman son propios de una pasarela prestigiosa. Como si los necesitara para parecer guapa. No hay escena en la que no lo esté. Incluso la célebre escena en la que los alemanes cantan el Die Wacht am Rhein, y Laszlo (Paul Henreid) contesta poniendo a todos los demás a cantar La Marsellaise se había visto ya en La grande illusion (La gran ilusión).

Pero da igual, todo junto, simplemente, funciona. Funciona como pocas películas han funcionado después. Y menos hoy en día donde prima más el interés por asombrar a la gente con la pirotecnia de los efectos especiales, que la intención de emocionar y hacer vivir la vidas que nunca tendremos.

Arco del Triunfo

Seguro que Rick e Ilsa pasearon alegremente por los Campos Elíseos y ante el Arco del Triunfo antes de que las botas de los alemanes resonasen por estas avenidas en sus desfiles (Panasonic Lumix LX3).

He dicho antes que la película no sólo ha influido en mi gusto por ella misma, sino también en mi querencia por otras películas. Dos de las que he mencionado antes, de las que veo al menos una vez al año, tienen esa influencia. Reconozco que yo no me siento tan noble y tan idealista como Rick. Si a mí, alguien como la Ilsa de Casablanca se me pone a tiro… cosa que nunca sucederá… Para rato la dejo irse con el checo. A mí, realmente, me da mucha rabia que no se queda con la chica. Reconozco que para que la película funcione tiene que terminar como termina. Es así. Pero me consuelo con los resultados de otros dos filmes.

Por un lado con el “Frankly, my dear, I don’t give a damn” que le suelta Rhett Butler (Clark Gable) a Scarlett O’Hara (Vivien Leigh) en Gone with the wind (Lo que el viento se llevó). Cuando alguna te hace la vida imposible, si no sabes si quererla u odiarla, qué bien sienta mandarla a freir espárragos. Nunca he podido dejar de comparar las dos situaciones a pesar de ser tan aparentemente distintas.

Por otro lado, aunque tiene virtudes propias y específicas, no se pueden negar paralelismos entre Casablanca y To have and have not (Tener y no tener). Pero al menos, los “resistentes” en esta última son unos melones, y la chica, la jovencísima y guapísima Slim (Lauren Bacall), va por libre, y se queda con Boggie. Que ya se lo merecía. Vamos que se la quedó en el filme… y en la vida real. Lo que son las cosas.

Me queda una última cuestión. La siempre amenazante perspectiva de que a algún gilipuertas de Hollywood se le ocurra hacer una nueva versión de la película. Hay que decir que los Hermanos Marx ya montaron su cachondeo basado en esta historia, A night en Casablanca (Una noche en Casablanca). Pero sólo estaba inspirada, no era la misma historia. En absoluto. En los años cincuenta y en los ochenta intentaron sendas series de televisión basadas en los personajes y lugares de la película con un resultado tan nefasto que ni siquiera tienen entrada en la wikipedia en inglés. Y sí. Sí que hay una desgraciada nueva versión de la película. Se estrenó en 1996. Situada en un escenario futurístico, y cambiando el sexo de los dos principales personajes. Me parece tan horrenda, que ni siquiera voy a dar el título, ni poner enlaces, ni quien tuvo el descaro de dirigirla o protagonizarla.

Bueno. Y hasta aquí el comentario. Supongo que al año que viene habrá que celebrar el 70º aniversario. Esa vez, de verdad. Por cierto, mi frase favorita de la película es “Of all the gin joints in all the towns in all the world, she walks into mine” (“De todos los cafés y locales del mundo, aparece en el mío” dice la versión doblada; una traducción más propia y que conserva el espíritu sería “De todos los garitos de todas las ciudades de todo el mundo, va y se mete en el mío”).

Os dejo con otro particular homenaje a la película.

Written by Carlos Carreter

Sábado, 26 noviembre, 2011 at 19:43

[Naturaleza y fotos] El soto de Cantalobos una vez más

leave a comment »

Ayer me cogí un día de fiesta. Con el objetivo de relajarme, no hacer nada extraordinaria, y airear la cabeza. El día amaneció con niebla. Y esta niebla se desvaneció poco a poco. Lo que dejó unas condiciones de luz bastante razonables para ir a hacer fotos. Así que cogí mi raqueta de tenis que necesitaba una reparación, y la Canon EOS 5D Mk.II con el 50/1,8, y me fui a que encordaran la raqueta y a dar un amplio paseo fotográfico por el soto de Cantalobos. Uno de mis sitios favoritos. La última vez que estuve, caminé por los caminos de alrededor. Era todavía verano, había mosquitos, y aun sin entrar en lo profundo, se me comieron vivo las moscas negras que se pusieron tristemente de moda este verano en Zaragoza. En esta ocasión, el frío ha eliminado todo resto de bicho que pica. Así que pude caminar y fotografiar sin problemas. Os dejo algunos ejemplos.

Río Ebro

-----

Soto de Cantalobos

-----

Soto de Cantalobos

-----

Soto de Cantalobos

-----

Soto de Cantalobos

-----

Soto de Cantalobos

-----

Soto de Cantalobos

-----

Soto de Cantalobos
—–
Soto de Cantalobos

-----

Written by Carlos Carreter

Sábado, 26 noviembre, 2011 at 10:25

[Televisión] Cosas de series: El año de Robin y Barney

leave a comment »

Ha sido una semana donde no han pasado grandes cosas en mi panorama seriéfilo. No ha habido nuevas incorporaciones, ni ha habido bajas. Aunque me estoy planteando si seguir o no adelante con la nueva serie del oeste, Hell on Wheels. A ratos me gusta mucho, pero a ratos me aburre. Es lo que me pasa tradicionalmente con los westerns en el cine. Alguno, pocos, me apasionan; la mayor parte me aburren o me dejan indiferente.

Ya hablé bastante la semana pasada de Homeland, y poco puedo añadir. Salvo que parece que están dispuestos a sorprendernos en cada episodio con sus giros de guion. Mientras no fuercen la máquina en exceso, va bien. Y como sólo son 12 capítulos, y ya llevan ocho, tienen que ir preparando el final de temporada, que espero esté a la altura del transcurso de la serie. En situación similar está Dexter, que aunque no brilla a la altura de sus mejores temporadas, sigue siendo una buena serie, y ya están encarrilando el final de temporada, que llegará al mismo tiempo que la anterior.

Pero donde se ha puesto interesante el asunto ha sido en How I Met Your Mother. Aun reconociendo que desde el principio ha sido un serie coral, siguiendo algunos de los esquemas que marcó Friends, aunque yo prefiero la actual por diversos motivos, las primeras temporadas siempre tuvimos la sensación de que había un protagonista, y este era Ted Mosby (Josh Radnor). Sin embargo, es el personaje que menos ha evolucionado. Le han pasado cosas, pero sigue siendo el mismo. O lo mismo. Por otra parte, es indudable que hace tiempo que el robaescenas, que el preferido de todos es Barney Stinson (Neil Patrick Harris). Nos ha hecho pasar los momentos más divertidos, es el actor con más personalidad, y se ha convertido en el alma de la serie. Y por otro lado, el personaje que más perdido andaba en todo este cotarro era el de Robin Scherbatsky (Cobie Smulders), la guapa canadiense que últimamente no encontraba su sitio claro en todo este cotarro. Sabemos que esta temporada se cerrará con una boda. Pero no sabemos de quien.  Sabemos que tanto Barney como Robin se han echado pareja, pero Barney la ha dejado. Por Robin. Sabemos que han pasado “accidentalmente” cosas entre ambos. Y finalmente, en el último capítulo nos han soltado una bomba que de repente parece que da alas a la serie, y al personaje de Robin. Siempre ha sido una serie divertida. Pero ha tenido momentos mejores y peores. Creo que tenemos la esperanza de que estemos volviendo a los mejores.

Y si no, en el capítulo de las sitcoms, siempre nos quedará Modern Family que no baja ni de ritmo ni de nivel. Y es de lo más divertido. La mejor de las comedias que estoy viendo. Sin duda.

Tumbas

Aprovecho esta imagen del Cementerio de Torrero de Zaragoza, para recordar que los lunes estoy con sesión doble macabra en la tele por satélite. A las 21:30 he recuperado "American Horror Story", a la que he dado una segunda oportunidad, y a continuación la segunda temporada de "The Walking Dead", que sorprendentemente me sigue teniendo enganchado ¿Cuándo me habían gustado a mí las de zombies? (Panasonic Lumix GF1, M.Zuiko 45/1,8).

Written by Carlos Carreter

Jueves, 24 noviembre, 2011 at 17:28

De todo un poco: cinematografía, Stanisław Lem, y adolescentes protagonistas y aventureros

leave a comment »

Pues sí. Hoy me ha costado dar con un tema concreto para comentar. Pero he encontrado tres, de los que diré algo, aunque sea de forma breve. Si acaso, más adelante me extiendo en alguno de ellos, dedicándole una entrada completa.

10 directores de fotografía que dejan huella

Como aficionado que soy a la fotografía, necesariamente, con el tiempo, uno de los temas que me ha ido interesando en el cine es la dirección de fotografía. Ya he hecho algún comentario al respecto en entradas previas. Recordar a todo el mundo que una buena fotografía en el cine no quiere decir que tenga bonitos paisajes, o bonitas imágenes como postales de ciudades emblemáticas, como París o cosas por el estilo. Quiere decir que la iluminación produce una estética y un ambiente adecuado a los intereses del director, con dominio de los aspectos técnicos de la ciencia fotográfica aplicada a la imagen en movimiento, pero también con una creatividad artística que puede resultar realmente singular.

Y en Quésabesde nos lanzan una propuesta sobre 10 directores de fotografía que según ellos han dejado huella en la historia del cine. He visto otras listas en otros lugares, y parece no haber un consenso al respecto. Pero he visto películas creo que de los 10 profesionales que nos comentan, películas que recuerdo bien, y creo que es una buena lista, y que el artículo es recomendable. Y lo que es más recomendable todavía es ver las películas que estos artistas iluminaron con tanta maestría.

Aunque no necesariamente lo destacaría por encima de los otros nueve, la presencia en la lista a Christopher Doyle, me ha recordado la película Deseando amar (Fa yeung nin wa), y me han entrado muchas ganas de volver a verla. Desde luego tenía una iluminación maravillosa.

Noria - Prater

Desde que he leído el artículo de Quésabesde.com, no dejo de acordarme de la fotografía de "El tercer hombre", que debemos a Robert Krasker, que no está en la lista. Así que os dejo una imagen de una de las cabina de la noria del Prater, donde se desarrolló una célebre escena de la película (Panasonic Lumix LX-3).

Google y Stanisław Lem

Hoy está causando sensación en la blogosfera el doodle de Google dedicado al 60º aniversario de la publicación de Ciberiada de Stanisław Lem. El polaco es un escritor imprescindible en el campo de la ciencia ficción. Pero yo me atrevería a decir más, y creo que es un escritor imprescindible en la literatura del siglo XX. Y quizá el hecho de que se haya dedicado a la ciencia ficción lo ha relegado en los gustos del gran público y de los grandes reconocimientos literarios. No es una lectura necesariamente fácil. Pero si entras en ella, merece la pena. Habla de muchas cosas, importantes para el ser humano. Y es el escritor de Solaris una de mis favoritas en el género. Sin duda. También he hablado de ella.

La ciencia y la cultura en la noche

Lem, polaco, como Varsovia la capital del país, donde se alza el Palacio de la Ciencia y la Cultura, pesadilla arquitectónica propia de las distopías que tanto abundan en la ciencia ficción (Fujifilm Finepix F10).

Aventureros adolescentes

Actualmente es un negocio altamente rentable la literatura para adolescentes, protagonizada por personajes adolescentes. Los anglosajones la denominan young-adult fiction, supongo que extendiendo los potenciales lectores a los alumnos universitarios o gentes de edades similares. Fenómenos como las sagas de Harry Potter o Crepúsculo lo demuestran con sus elevadas ventas de libros. Y también por las inevitables producciones cinematográficas y su mercadería asociada, que aumentan vertiginosamente las cuentas corrientes de las autoras. Sí. Parece que son mujeres las que mejor saben sacar tajada a este boyante negocio.

Y vienen más. La actriz revelación entre las candidatas a los pasados óscars, aunque no se lo llevase, Jennifer Lawrence, va a protagonizar un nuevo producto de esta guisa, Los juegos del hambre. Cuando leí las noticias y el argumento no pude evitar recordar aquella película japonesa, Battle Royale, basada a su vez en su correspondiente obra literaria. Me pareció que se salía por completo del tono de este tipo de productos. Así que me prestaron el libro, el primero de la inevitable trilogía, y lo leí. Se lee en un pis-pas. Lectura muy fácil. Me resulta difícil no ver en esta historia una copia de la anterior pero suavizada para que sea asumible por la mojigata y simplona audiencia norteamericana. Y de rebote por la del resto del planeta. Es cierto que es entretenida. Pero la calidad literaria es muy discutible. Y además con la utilización exhaustiva al deus ex-machina, un recurso argumental que odio. No quiero ni hablar del romance adolescente metido con calzador, toque o no toque, supongo que para atraer al rentable y poco exigente público de quinceañeras. O incluso de chavalillas de menor edad, menos exigentes todavía.

Esto me hizo pensar en lo que yo leí cuando era un adolescente. Y más en concreto en aquellas novelas en las que los protagonistas eran igualmente adolescentes. Había series también. Yo recuerdo que leí varios libros de las aventuras de los Cinco, grupo de dos chicas, dos chicos y un perro, creado por la inglesa Enid Blyton, que corrían sus aventuras por tierras británicas. Muchas de sus costumbres, o de las cosas que comían y bebían, me parecían marcianas. No tenía ni idea de qué narices sería ni a qué sabría la cerveza de jengibre, hasta que ya con veintitantos me tomé un día un güisqui con ginger-ale, y até cabos. Pero el caso es que me entretuve mucho con aquellas aventuras. Aunque más que en la adolescencia, las disfrute en los años previos. Entre los 11 y los 14 años todo lo más. Allí no había peligro de empalagosos romances adolescentes. Todos los personajes eran hermanos o primos. De eso nos libraron.

Pero sobre todo recuerdo dos libros clásicos, con protagonistas adolescentes. Y cuando los comparas con las sagas actuales, se cae el alma al suelo, por la ínfima calidad literaria de los éxitos actuales en comparación. Desde luego está Jim Hawkins, protagonista junto con el “entrañable” Long John Silver de La isla del tesoro de Robert Louis Stevenson. Clásico entre los clásicos, apto para todos los públicos, y que debería ser de lectura obligatoria en lugar de las memeces actuales. Además, el referente clave para todas las aventuras de piratas que en el mundo han sido con posterioridad.

El segundo es el Dick Shelton y su compañera de aventuras y luego amada Joanna Sedley, en La flecha negra, también mira tú por donde de Stevenson. Lo cual lo convierte en mi escritor favorito en el terreno de la young-adult fiction. Aunque bastante menos conocida que la anterior, siempre tuve gran cariño a la hermandad de La flecha negra, gentes a modo de renacidos proscritos sajones pero trasladados a la época de la Guerra de las dos Rosas.

No quiero terminar este repaso a las aventuras protagonizadas por adolescentes, que en tiempos recientes han proliferado como setas, para recordar que una saga que, por lo menos en su primera trilogía, ya es un clásico. Me refiero a Star Wars. No podemos dejar de recordar que Luke Skywalker y Leia Organa, en la primera película son sólo eso. Dos adolescentes en busca de aventuras. Y a pesar de que el amor al dinero de su creador esté desvirtuando poco a poco la saga, no olvidemos que aquella primera película, con aquellos dos adolescentes y sus incautos y aventureros seguidores, nos encandiló a muchos durante muchos, muchos años.

Catapultas en Warwick

Demostración con catapultas en el castillo de Warwick; armas que probablemente se utilizaron en los asedios durante la Guerra de las Dos Rosas en Inglaterra (Canon EOS D60, EF 28-135/3,5-5,6 IS USM).

[Cine] Un dios salvaje (2011)

leave a comment »

Un dios salvage (Carnage, 2011), 20 de noviembre de 2011.

Lo prometido es deuda. Ayer os dije que me quedaba pendiente comentar la película que vi el domingo por la tarde, y aquí viene. Hoy que voy con más calma. Y la película era imprescindible. Porque es de Roman Polanski. No todo lo que ha hecho el director polaco me gusta, ni mucho menos. Pero a pesar de eso, considero que es uno de los directores imprescindibles del cine actual, y desde hace cuarenta años como poco.

Y encima, en esta ocasión se encierra durante “apenas 80 minutos” que es lo que dura este filme con cuatro intérpretes, dispuestos a dar lo mejor de si mismos en esta adaptación cinematográfica de la obra de teatro Le Dieu de carnage de Yasmina Reza. Cuatro intérpretes, dos hombres y dos mujeres, que representan dos matrimonios. Zachary, el hijo de Nancy (Kate Winslet) y Alan Cowan (Christoph Waltz) ha agredido con un palo en el parque a Ethan, el hijo de Penelope (Jodie Foster) y Michael Longstreet (John C. Reilly). En los títulos de créditos iniciales presenciamos a cierta distancia la agresión en el parque. Ambos matrimonios pertenecen a una sociedad acomodada, que por sus negocios, sus profesiones o su crianza disfrutan de una alto nivel de vida económico, social y cultural, aunque quizá no lleguen a la categoría de acaudalados. Se han reunido en casa de los Longstreet para resolver civilizadamente el conflicto producido por la pelea de los chicos, especialmente por el agredido ha quedado lesionado en la cara, y a perdido algunas piezas dentales. Al comienzo de la conversación, los cuatro hacen notables esfuerzos por mostrarse civilizados, e incluso cordiales, aunque las distracciones que se permiten algunos de ellos, y las expresiones que utilizan otros, pronto muestran al espectador que quizá no sean del todo sinceros. Poco a poco, la conversación se va enredando, o ellos se van enredando en la conversación y en sus propias contradicciones. Van perdiendo los modales que imponen las convenciones, y al final encontramos a una serie de adultos comportándose como niños, con sus caprichos, sus malos modales, floreciendo sus auténtica e políticamente incorrectas ideas, en un todos contra todos en general, mientras la tarde avanza. En los títulos finales asistimos a otras escena en el parque en la que los dos muchachos se han hecho amigos y comparten sus juegos o lo que sea juntos y sin mayores problemas.

Rodada en poco más que el salón del piso de los Longstreet, con alguna breve incursión al recibidor de la planta en el que viven y al cuarto de baño de la casa, con una iluminación excelente que sutilmente nos va mostrando y guiando en cómo avanza la tarde, con unos movimientos de cámara que muestran el oficio que de sobra tiene el director, asistimos a una comedia negra tremendamente pesimista en lo que es el ser humano civilizado. En concreto de la “avanzada” civilización occidental. Hecho especialmente señalado por las frecuentes y tópicas referencias que los protagonistas hacen a “la situación en África“. No faltan las sorpresas en la conversación, y los giros en las relaciones y alianzas que se crean entre los cuatro personajes.

Evidentemente, el peso de la película lo llevan los cuatro intérpretes que tienen oficio a raudales. Las dos protagonistas femeninas son quizá más conocidas para el gran público, con sus óscares y esas cosas, pero todos ellos están igualmente brillantes. Lo cual es fundamental para el buen funcionamiento de la obra.

No obstante todo lo anterior, lo cierto es que las desventuras de estos matrimonio de esnobs, pijos sin educación, o con una educación más falsa que un duro de cuatro pesetas me ha importado sólo relativamente. En los tiempos que corren, me parece que hay otra gente por la que preocuparse. Y aunque está bien darle un palo de vez en cuando a este tipo de gente, tan insolidarios en general, sus cuitas me importan sólo relativamente. Lo cual no quiere decir que no sea divertida o recomendable. Que lo es. Bastante.

He de lamentar dos situaciones. La primera, que no hayan traído una copia en versión original subtitulada, para apreciar en su integridad la bondad de las interpretaciones. Si algunas películas me parece especialmente justificado verlas de esta forma, son las de este tipo. La segunda, la mala educación del público español o al menos el de mi ciudad, Zaragoza, cuando va al cine. Ya es una pesadez cuando la gente se dedica a devorar palomitas como tocinillos en películas que no son de “índoles palomitera”. A nadie le importa si la gente come palomitas en una de “superhéroes”, o de “salidos universitarios”, donde total, para lo que hay que oir. Pero en el resto… Luego está el problema de llegar a la hora. Porque es que encima de llegar tarde y molestar con su acomodo en la sala, no dejan de hablar o de reírse, o de ponerse lo más en medio que pueden. Finalmente, los que no para de hablar en toda la sesión. Como si estuvieran en el salón de su casa, donde evidentemente pueden hacer lo que les plazca. O donde quizá como los hipócritas de la personajes de la película, se mandarán callar los unos a los otros por que no se dejan oír la telenovela o la retransmisión del partido de fútbol. Los odio. A todos.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***
Ángel

Ayer por la tarde tuve que subir al cementerio de Zaragoza. Subí caminando. Y sabía que por la hora y las condiciones atmosféricas, la luz podía ser interesante, por lo que me llevé una discreta cámara de fotos en el bolsillo. Algunas de las tumbas y panteones del paseo central de la necrópolis, aunque bellos, me recordaron a la vacuidad de los personajes de este drama (Panasonic Lumix GF1, M. Zuiko 45/1,8).

Written by Carlos Carreter

Martes, 22 noviembre, 2011 at 16:46

[Fotografía personal] Paisaje suburbial

leave a comment »

Supongo que hoy tocaría hablar de cine. De la película que vi ayer. Pero no ando con mucho tiempo. Así que iré a algo que me llevará menos tiempo. Ayer, también, tras ejercer mis derechos políticos por la mañana, caminé un rato por ese mundo en el que nunca sabes si estás en la ciudad o sales al campo. Por supuesto, me llevé una cámara. La Panasonic Lumix GF1, con el M.Zuiko 45/1,8 de Olympus que sencillamente es una gozada de objetivo. Sólo le falta una distancia mínima de enfoque un poquito más corta. Pero bueno. Y ahí me moví, por los entornos suburbiales que comenzaban a poca distancia del colegio electoral, entre el camino de Miraflores y el Canal Imperial de Aragón, una zona muy recorrida por mí, pero en la que siempre encuentro motivos. Y la melancólica mañana de otoño invitaba al paseo tranquilo. Os dejo las fotos. Sin más comentarios. Mañana os cuento la película

Reflejo

-----

Hojas sobre la acera

-----

Calle Juan XXII

-----

En las ruinas

-----

En las ruinas

-----

Alambrada

-----

Enredadera

-----

Mujer de rojo

-----

Hojas en el cesped

-----

Written by Carlos Carreter

Lunes, 21 noviembre, 2011 at 16:35

[Libro] Mientras duermes

with 2 comments

Cuando vi hace unas semanas la película española Mientras duermes, que tan buena impresión me dejó, vagué un poco por la página web de la película. Allí descubrí que, en paralelo al desarrollo del guion y de la película, el guionista inició un proyecto para escribir una novela que, respetando el argumento y el espíritu del filme, pudiera desarrollar de forma más extensa algunas ideas que habían surgido y que no se habían podido reflejar en la película, o un mejor desarrollo de algunos de los momentos de ésta. Y también me encontré con que estaba disponible como libro electrónico. Al precio de 4,99 €. Eso sí, antes de la compra, puedes leer gratuitamente los tres primeros capítulos del libro. Disponible como aplicación para el iPhone o para el iPad.

Uno de los problemas que le veo a como están planteando las editoriales, al menos las españolas pero imagino que no sólo estas, la cuestión del libro electrónico es que se van del bolo en el tema de los precios. Sinceramente, me parece demencial que pretendan cobrar casi lo mismo por un libro físico en edición de lanzamiento, en edición chachi, que por un archivo informático. Entiendo que en el precio de un libro hay que contar el valor del trabajo del escritor, el esfuerzo de la editorial por ponerlo en el mercado, los costes de los materiales de los que está hecho el libro, el coste del almacenaje y de la distribución y los márgenes del librero. A grosso modo. Seguro que me dejo algo, pero en esencia es lo que hay. Y los temas materiales algo influyen. Fíjense en la diferencia de precios entre las ediciones de lanzamiento y las de bolsillo. Hay una disminución de costes en materiales y almacenaje, y algo se devalúa el libro por no ser una novedad. Pero es que en el proceso del libro electrónico, muchos de estos costes se tienen que ver rebajados necesariamente, y por lo tanto me parece una tomadura de pelo los precios a los que están saliendo. Si a eso añades que el cliente tiene que tener un aparato para leerlos, y que tendrá unos costes de amortización, diría que el objetivo es que no quieren que el libro electrónico triunfe. Pero lo gente sí quiere disponer de estos formatos… y si no los obtiene por las buenas de forma razonables,… pues ya sabemos lo que pasa.

Entonces, decidí que esos casi 5 € para una novedad editorial me parecen un buen principio. Y dado que la historia que vi en el cine me gustó y le vi posibilidades, decidí premiar la iniciativa e ir a por él. Sé que hay mucho de coyuntura promocional de la película en este precio, más que de convencimiento sobre cómo debe funcionar el libro electrónico. Pero por algún sitio hay que empezar. Y os cuento con lo que me encontré.

Mientras duermes
Alberto Marini
Random House Mondadori, S.A.; 2011
ISBN: 9788401352102

Hello Kitty

Si la protagonista de la novela nos resulta a veces un poco "hello kitty",... en la película parece tener algo más de personalidad... (Panasonic Lumix GF1, M. Zuiko 45/1,8).

Básicamente, puedo reproducir aquí el resumen argumental que escribí para la película. Pero con algunas variaciones de lugar, personas y argumento. Cillian es el conserje de una comunidad de vecinos de clase media-alta en algún lugar de un barrio pijo de Nueva York. Allí desarrolla su trabajo, con la indiferencia general de la comunidad de vecinos, apenas salpicada por rasgos de cordialidad de algunos de ellos. Quizá como Clara, una joven profesional, simpática y dinámica, siempre con una sonrisa en la boca. Pero como Cillian es un sociópata de tomo y lomo. Le repatea mucho esta sonrisa, y decide hacerle la pascua y borrársela para siempre. Y para ello comienza a introducirse en su casa por las noche, la droga, la envenena, la infesta de cucarachas,… y otras cosas en las que no entraré para no destripar la cuestión. Las cosas se empiezan a complicar para Cillian cuando es descubierto a medias por una niña, bastante chantajista, del vecindario, cuando un vecino tiquismiquis busca una excusa para despedirlo, y cuando aparece Mark, el novio de Clara. Claro que César tiene que improvisar el contraataque.

Sobre el microcosmos que constituye el patio de vecinos que se nos presentaba en la película, en la novela hay algunos cambios trascendentes. Hay una vecina pija que no estaba, pero que tampoco aporta gran cosa a la trama, hay un chaval tetrapléjico que sí que tiene importancia en el devenir de los acontecimientos y en ayudarnos a entender mejor la retorcida de Cillian. La madre del conserje no está enferma, y la relación es distinta. No aparecen algunas de las tramas secundarias. Pero el espíritu es el mismo, no hay variación. Sólo sabemos algo mejor lo que pasa por la mente de Cillian. Sus tendencias suicidas, sus ataques de ansiedad, lo que hace cuando dispone de tiempo libre. Elementos que complementan el cuadro. Y una sustancial variación al final de la novela, que no desvelaré.

La novela es entretenida, como entretenida es la película, aunque el exceso de fidelidad en algunos aspectos al guion del filme la dejan tocada. Por ejemplo, los diálogos que son razonables en una gente que viven en algún lugar de España, no resultan naturales cuando la acción la sitúas en Nueva York. No te imaginas a estos personajes como norteamericanos. No encuentro sentido en el desplazamiento de lugar que realizan. Salvo por motivos comerciales. Tampoco voy a decir que produzca una gran emoción o conmoción. Entre que ya has visto la película, y que las situaciones empiezan a ser previsibles, incluso las de las tramas secundarias que no aparecen el filme, ahí se pierde algo.

Así pues, no me arrepiento de haberla leído porque me he entretenido, con un libro electrónico, a un precio razonable. Pero tampoco la recomendaría salvo a alguien que quisiera pasar el rato por un precio razonable. Por otra lado, como obra literaria, creo que es razonable pero olvidable con el tiempo.

Sociópata

... el interior torturado del protagonista, Cillian/César, nos parece algo más como este dibujo que pude encontrar por la calle (Panasonic Lumix GF1, M. Zuiko 45/1,8).

Written by Carlos Carreter

Domingo, 20 noviembre, 2011 at 10:48

Publicado en Literatura

Tagged with , , , ,

[Fotografía] Recomendaciones semanales, abundantes y variadas

leave a comment »

Como llevo haciendo varias semanas, paso a recomendar aquellos fotógrafos cuya obra me ha llamado la atención durante la semana. A punto estuve de dividirlo en dos en esta ocasión, porque me dí cuenta que los marcadores de estos días iban en aumento a gran velocidad. Al final me dio perece, y he tenido que seleccionar.

Durante la semana en La Lettre de la Photographie nos han ofrecido mucho que ver y muy interesante. Yo me quedo con lo siguiente, que pasaré sin muchos comentarios para no extenderme demasiado:

La fotografía antigua: Imágenes de la segunda mitad del siglo XIX de la Siegert Collection de Nápoles y el sur de Italia que se  exponen en Munich.

Via della Madalena (alrededores)

Si seguís el enlace, comprobaréis que a los fotógrafos del XIX ya les llamaba la atención la ropa tendida en las casas de Nápoles (Canon EOS 40D, EF 24-105L IS USM).

El mundo de la moda: Cosas tan distintas como la elegancia de las imágenes de Erwin Blumenfeld, la agresividad que destilan aunque a veces de modo sutil las modelos de Ellen von Unwerth, y la sensualidad de la serie Private Obsession de Caitlin Mitchell.

La fotografía documental y social: Me ha gustado mucho la forma de retratar el mundo de los trabajadores de Jacques Windenberger, y también los retratos en los que Mathias Braschler y Monika Fischer pone rostro humano al cambio climático.

En tono más conceptual, me han gustado también mucho los retratos “padre-hijo” (oyako) de Bruce y Yoshiko Osborn. Por otro lado, siempre me ha parecido muy perturbador la fijación que tienen en oriente con las chicas en traje de colegialas. O con las colegialas en sí mismas. Pero he de reconocer que la serie Girls in Uniform de Hyun-Jin Kwak, en la que se utiliza la inocente aparicencia de este estereotipo para recrear escenas en las que se exponen algunos de los aspectos más preocupantes de las sociedades actuales, me ha parecido muy interesante.

Sonríe

Varios fotógrafos asiáticos en las recomendaciones de hoy; aunque supongo que no tan informales como los que apreciamos en la Fontana de Trevi de Roma (Canon Digital Ixus 860 IS).

En el blog Cada día un fotógrafo/fotógrafos en la red, nos presentaban al fotógrafo sueco Jan Töve, que se dedica a la fotografía de paisaje. Tanto al paisaje puro como al transformado por el hombre o sufre las consecuencias de la acción humana. Con un notable compromiso social y medioambiental. Conviene visitar su página web.

Elizabeth Avedon nos selecciona en su blog algunas de las mejores obras de Nick Brandt, fotógrafo británico que fotografía la fauna africana de una forma muy personal, con un blanco y negro exquisito, que le da un tono muy poético. Nada de coloristas imágenes tomadas con teleobjetivos. Formato medio, y acercándose al sujeto. La visita a su página web también es obligada.

Finalmente, hoy mismo en Lenscratch, me han llamado la atención las fotografías de Jackson Patterson, montajes que superponen motivos cercanos, familiares, a los grandes paisajes de los Estados Unidos. Una vez más, os dirijo a la página del fotógrafo.

Alces (Skansen)

Ya que hemos hablado de la fotografía de la fauna, recordamos a estos tranquilos alces del parque de Skansen en Estocolmo (Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 Limited).

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 211 seguidores