20141209-_1010408 copia

[Televisión] Cosas de series; bailarinas en pelotas y un superhéroe con pelotas en las novedades

Televisión

Esta semana, en la que escribo esta sección en viernes en lugar de los tradicionales jueves, sólo hay un cierre de temporada. Más adelante lo comento. Bueno. En realidad también ha acabado ya la última temporada regular de Downton Abbey. Pero todos sabemos que la temporada, y la serie, en realidad no terminarán hasta la emisión del especial de Navidad. Sí, la serie. Se nos va. Tengo la sensación de que nos llevan hacia un final amable… aunque tampoco apostaría por ello. Han ido cerrando, cuando menos aparentemente, bastantes tramas. Pero todavía hay alguna por ahí colgando, más lo que se saquen de la manga para ese especial fin de fiesta ¿Realmente la protagonista va a ser la antipática de la serie, Lady Edith (Laura Carmichael)? Ya veremos. Aunque indudablemente, bastante protagonismo va a tener. En fin. Démosles tiempo a los Crawley para despedirse adecuadamente.

Han vuelto las demenciales aventuras del personas del hospital de larga estancia de Getting On. Pues eso, tan demenciales como de costumbre. Con semejante grado de mala leche, no me los perdería por nada del mundo. No sé por qué pasa tan desapercibida esta serie.

París ha aparecido en un divertido episodio de la británica

París ha aparecido en un divertido episodio de la británica “Catastrophe”.

Mientras tanto, se han producido algunas novedades novedades. Por una lado, una de espías, que me está dando bastante mala espina. Se trata Agent X, y venía rodeada de cierto barullo por suponer el desembarco de Sharon Stone en televisión. Los dos primeros episodios han sido flojos. El primero aun fue entretenido, pero no para tirar cohetes. Lo mejor… la rusa mala (Olga Fonda). Y la Stone, aunque formalmente encabeza el reparto, de florero. Tengo la sensación de que no me durará mucho en cartelera.

Mas intenso ha sido el estreno de Flesh and Bone. Ya se sabe que de vez en cuando aparece una serie sobre el mundo de las bambalinas. Que si vamos a hacer un musical, que si una escuela de artes y espectáculos, que si los coros del instituto, que si las orquestas en Nueva York,… pues esta vez ha tocado el mundo del ballet clásico. Con actrices que son bailarinas clásicas reconvertidas. El primer episodio estuvo bastante bien. El segundo flojeó. Probablemente la vea entera, pero está claro que esta historia de caperucitas modernas con tutú, a las que deboran los lobos ricos que patrocinan las compañías de danza, está basando más su promoción en enseñar carnaza, con tetas, culos, “estriptises” y otros polvos, de los que vendrán vete tu a saber que lodos, que en la calidad de sus argumentos o en la definición de sus personajes. Pero tampoco está mal. Ya veremos. Lo que sí que sé que entre tanta bailarina anoréxica en pelotas y tanto baboso mirón, manoseador o putero,… parece más una de terror que de danza clásica.

En realidad, traigo aquí las fotos para aprovechar para comentar que estoy avanzando en el cuaderno de viajero de mi viaje a la capital francesa en diciembre del año pasado.

En realidad, traigo aquí las fotos para aprovechar para comentar que estoy avanzando en el cuaderno de viajero de mi viaje a la capital francesa en diciembre del año pasado.

Y comentaremos la temporada que he cerrado. Ha sido mi recuperación en las últimas semanas de la del superhéroe de turno, Daredevil. Cuando se emitió, la deseché en principio. La versión cinematográfica del superhéroe ciego fue malísima. Si a eso sumas que la mayor parte de las series de superhéroes me cansan enseguida, ni me digné en su momento en probar. Pero las críticas eran tan buenas, hablaban de ella tanto como de la serie de superhéroes más adulta, que al final le di una oportunida. Y oye. Sí. Está bastante bien. Les saca un porrón de ventaja a la mayor parte del resto de series del género. Incluso con momentos de muy buen cine para la pequeña pantalla. Ambiente oscuro. Mamporros de los que duelen. Un malo digno de mención (Vincent D’Onofrio)… aunque se fue repitiendo con el paso de los episodios. Desde luego, volveré a ella cuando vuelva la segunda temporada. Dicen que va a estar imbricada con otras tres series, de las que la siguiente empieza este mes. Si todas están en este tono,… por lo menos les daremos una oportunidad.

Que todavía lo tenía pendiente. El enlace a continuación.

Que todavía lo tenía pendiente. El enlace a continuación.

De viaje con Carlos (cuadernos de viajero)

Cuaderno de viajero de París 2014

De viaje con Carlos (tumblr)

Una foto de mis viajes al azar…

tumblr_m3jh8s8SEc1r5mrsgo1_1280

[Televisión] Cosas de series; zombis a la francesa para Todos los Santos

Televisión

No mucho que comentar esta semana. Decir que voy muy justo de tiempo para ver muchas de las novedades de este año y algunas de temporadas pasadas, por lo tanto he decidido hacer limpieza de mi cartelera televisiva:

De temporadas pasadas, no voy a seguir con la segunda temporada de The Librarians. Aunque simpática, no tiene calidad suficiente para mantener estas aventurillas en mi cartelera cuando está tan apretada.

La novedad de la semana pasada, Wicked City, no me atrajo lo suficiente y la voy a abandonar ya.

Blindspot, que es uno de los estrenos más destacados, no me parece que esté a la altura de las expectativas levantadas en los primeros episodios y también se cae de la cartelera.

The Grinder es una sitcom que tampoco me ha acabado de enganchar. No me gustan mucho los personajes.

Esta semana vi algún episodio de The Muppets, que han vuelto. Esta especie de 30 Rock con marionetas no me ha devuelto las sensaciones de mi adolescencia. Tampoco permanece.

Paisajes alpinos para acompañar una serie que se desarrolla en los Alpes. Bien es cierto que en los franceses, y aquí tenemos los suizos, en el encabezado (Zermatt) o en esta foto del mone Pilatus sobre Lucerna.

Paisajes alpinos para acompañar una serie que se desarrolla en los Alpes. Bien es cierto que en los franceses, y aquí tenemos los suizos, en el encabezado (Zermatt) o en esta foto del mone Pilatus sobre Lucerna.

De este modo, me dejo espacio para probar algunas novedades potencialmente interesantes en las próximas semanas, y para recuperar retrasos de otras que quiero seguir viendo.

Y hemos asistido al final de la segunda temporada, y de momento de la serie, de Les Revenants. Los retornados de la muerte franceses nos han ofrecido dos temporadas de ocho episodios, con tonos muy distintos, desde luego mucho mejores que la película que las inspiró, y que de alguna forma dan un nuevo sentido al tema de los muertos vivientes. Esos zombis tan populares en la actualidad en diversas declinaciones… desde los “muertos andarines” con dos series propia, a los tipos “congelados” de Game of Thrones, pasando por… todo tipo de situaciones. Ya lo dicen los anglosajones, “Everithing’s best with zombies”. Pero los zombis franceses, estos “retornados”, no son iguales que los anglosajones. No dan asquito,… aunque algunas escena de asquito ha habido,… hablan y razonan, algunos por lo menos,… tienen sentimietos,… y andan desorientados en ese claustrofóbico valle alpino, donde las inundaciones parecen darse con excesiva frecuencia, y con consecuencias extrañas.

Las virtudes de la serie han sido puestas de manifiesto en diversas ocasiones. Realizada con un presupuesto bajo, cuenta sin embargo con un excelente reparto, y su realización técnica, si bien sencilla, es elegante y esmerada. Una cuidada banda sonora, un buen diseño de producción y una excelente fotografía dan empaque a la serie, dándole una personalidad propia, muy europea, alejada de los modos anglosajones. Aunque no podamos dejar de encontrar similitudes con productos anglosajones situados fuera de las corrientes principales.

O con los alpinistas subiendo al Breithorn en la frontera en Suiza e Italia, también cerca de Zermatt.

O con los alpinistas subiendo al Breithorn en la frontera en Suiza e Italia, también cerca de Zermatt.

Una manía de muchas series con misterios es la de que parece que necesitan dar explicación a todos esos misterios. Lo cual es como asumir que los espectadores no son capaces de construir su propia historia con los ladrillos que ofrece la serie, o de concluir a su modo y rellenar los huecos el producto final. Una pena, porque si una serie o una película de cine obliga al espectador a hacer un esfuerzo para concluir el producto, hace de estas producciones algo más interactivo o proactivo por parte del espectador. Mucho más creativo. Y la segunda temporada de Les Revenants se las ha apañado para resolver tantos misterios como despertar otros. Porque la figura del niño Victor/Louis y ese final con bebé son misterios que van creciendo y que quedan sin resolver. ¿Podrían ser la base para que, cuando sea, cuando tengan una historia, volver con una tercera temporada? Chi lo sa! Perdón, en francés. Va savoir! Quién sabe.

Mi recomendación es darle una oportunidad. Aunque es de esas historias que tienen tantos matices y tantas historias paralelas, que sientes que siempre te estas perdiendo algo. Quizá,… en algún momento,… haga una segunda lectura. Perdón, visualización.

O en el llano rodeado de gigantes alpinos de Interlaken.

O en el llano rodeado de gigantes alpinos de Interlaken.

tumblr_nww5r9oEBy1r5mrsgo1_1280

[Televisión] Cosas de series; semana de dispersión televisiva

Televisión

Ha sido una semana extraña, en la que me he dispersado en mi forma de ver las series de televisión, lo que añadido a que hemos ido al cine más de lo que yo pensaba, a que he dedicado tiempo a ver vídeos bajados de internet sobre temas diversos y a que he estado atareado con otras cosas, he cogido mucho retraso con mis series habituales. Ya veremos cuando lo recupero, porque este fin de semana que viene no.

Veamos lo de la dispersión.

Como en otras entradas televisivas, algunas de las últimas apariciones en mi tumblr viajero, como el paisaje de la Plana de Zaragoza en la cabecera, o esta araña de la sierra de Alcubierre.

Como en otras entradas televisivas, algunas de las últimas apariciones en mi tumblr viajero, como el paisaje de la Plana de Zaragoza en la cabecera, o esta araña de la sierra de Alcubierre.

No soy aficionado al cine ni a las series de superhéroes, aunque tengo mis guilty pleasures por ahí. Esta semana he sumado una nueva, Supergirl,… la verdad es que el piloto es entretenido y las chicas monas. No sé si dará mucho más de sí. El caso es que me estuvieron insistiendo el otro día en el tópico de que me había equivocado al no darle en su momento una oportunidad a Daredevil. Dan Defensor le llamábamos al personaje en mi infancia. Y además se dice que se viene un spin-off próximamente bastante interesante. Así que he decidido, con retraso, darle una oportunidad. Y la verdad es que no me disgusta nada. Casi no parece de superhéroes. Veremos como sigue.

Mucho más decepcionante ha resultado ser otra novedad, una serie británica que pretende darle una vuelta de tuerca a la historia de Jeckyll & Hyde. Una demostración de que no todas las series inglesas son buenas.

En el alto de Aguarón, no lejos de Cariñena.

En el alto de Aguarón, no lejos de Cariñena.

Otra novedad ha sido Wicked City, que parece ser un intento de otra cadena de repetir el éxito de True Detective, con una fórmula muy similar. El primer episodio no ha estado mal, aunque se ve que tiene unos modos mucho más comerciales y menos pretensiones de televisión de autor. Y también se modera más en la violencia, el sexo y el lenguaje, aunque intenta jugar con ellos. Ya veremos. No estoy del todo convencido.

Y debemos celebrar un retorno, el de la pareja de maduritos, americano e irlandesa que se conocen en Londres, que se casaron de penalti en la primera temporada de Catastrophe, y a los que nos hemos encontrado ya con su segundo retoño. De momento, estupenda, como en su primera temporada.

Y me dio la curiosidad de comprobar la miniserie Residue. Con Natalia Tena al frente haciendo de osada fotógrafa, en serie claustrofóbica situada en una indeterminada ciudad británica en la que se produce una espantosa explosión, y al cabo de unos meses vemos que 10 kilómetros cuadrados están cerrados por riesgo de contaminación a un misterioso agente químico. Pero parece que hay algo más… conspiranoias de carácter sobrenatural o preternatural,… no sé… en una miniserie de tres episodios que no me ha acabado de convencer, aunque parece que puede tener una continuación en forma de una segunda temporada de diez. No me veo yo mucho viéndola.

Bueno,… a ver hasta donde llego la semana que viene.

En el interior de la catedral de Palma de Mallorca.

En el interior de la catedral de Palma de Mallorca.

De viaje con Carlos (cuadernos de viajero)

De viaje con Carlos (tumblr)

Una foto de mis viajes al azar…

tumblr_nweqkwiKjf1r5mrsgo1_1280

[Televisión] Cosas de series; problemas matrimoniales de una doctora inglesa y familiares de una policía americana

Televisión

Veamos… han pasado dos semanas desde el último repaso televisivo… Ha habido una serie de novedades a las que no me he enganchado. Algunas de ellas, ni siquiera he terminado el primer episodio. La australiana de institutos marginales The Principal, los vikingos de The Last Kingdom, un asesinato de hace décadas en Unforgotten, la sitcom de parejas vecinas Truth Be Told y la de exnovia histérica y rara Crazy Ex-Girlfriend. Aunque alguna de ellas parecía bien referenciada. Pero o no me han gustado o no me han interesado.

En el aspecto negativo, también he de decir que estoy por abandonar uno de mis guilty pleasures, Arrow. Esta combinación de guiones entretenidos con actores muy guapos pero malos está empezando a dejar de parecerme entretenida.

En el apartado de las novedades, hemos tenido el comienzo de la nueva temporada de Fargo. Nueva época, final de los años 70; mismo entorno, la gélida Minnesota. El primer episodio ha sido buenísimo, como momentos de gran inspiración en el mismo tono que sus antecesoras tanto para la gran como para la pequeña pantalla. Muchas expectativas puestas en esta temporada de una de las series revelación del año pasado.

En mi tumblr de viajes, apareciendo fotografías de mi última escapada a Viena (enlaces al final), como el interior de la catedral de San Esteban.

En mi tumblr de viajes, apareciendo fotografías de mi última escapada a Viena (enlaces al final), como el interior de la catedral de San Esteban.

De lo que tengo en cartelera, está bastante potente Doctor Who, con historias de dos en dos capítulos bastante entretenidas. The Big Bang Theory está teniendo momentos muy buenos de nuevo. Las dos comedias de situación aparentemente similares, Modern Family y Life in Pieces, compitiendo duramente,… y yo no dejaría ninguna, pero si me obligasen por algún motivo igual escogería quedarme con la novedad. Y la comedia de situación gamberra, You’re the Worst, en el último episodio que vi demostró que es cualquier cosa menos superficial. Cargas de profundidad en el ámbito de las relaciones humanas.

Y he tenido dos finales. Uno, de temporada, Ties That Bind. Todavía no sé por qué he visto todos los capítulos de este drama policial-familiar que es francamente floja, por no decir mala. No sé si volverá con una segunda temporada, pero es dudoso que yo me apunte a ella. No merece la pena más comentario.

Unas viejas locomotoras de vapor en la estación de Heiligenstadt.

Unas viejas locomotoras de vapor en la estación de Heiligenstadt.

Y se acabó también la miniserie británica Doctor Foster. La historia de la doctora inglesa que de repente que su marido, en los cuarenta, puede tener una aventura con la hija de unos conocidos de veintitrés ha tenido en mi opinión unos cuantos altibajos. Con momentos muy buenos en el primer episodio, que nos prometía un tono duro y tenso, de mala leche y venganzas, luego divaga un poco sin encontrar su sitio hasta alzarse en el cuarto y penúltimo capítulo y hasta la mitad del quinto y último en muy alto nivel,… para luego ir a un final relativamente anodino y pequeño burgués. No sé. Las interpretaciones son buenas, pero no he acabado de cogerle el tranquillo, y no se han definido bien las historias paralelas. En fin. Era un producto autolimitado. Tampoco ha estado mal, que conste.

Y hasta la semana que viene, con respecto a la cosa televisiva.

O la visita al Leopold Museum en el Museumsquartier.

O la visita al Leopold Museum en el Museumsquartier.

Cuaderno de viajero – Viena 2015

Viena en el tumblr De viaje con Carlos

20090812-P1060993

[Televisión] Cosas de series; yo también quiero mi “garmonbozia”

Televisión

Estamos en pleno auge de novedades y esto hace que no sólo haya que “probar” el nuevo menú televisivo, sino que también hay que saber dejar de lado aquellos “platos” que no aportan nutrientes suficientes al espectador. De algunas series presentadas en semanas anteriores, definitivamente no me interesan Quantico, después de un episodio, ni Minority Report, después de dos. La primera es una especia de Grey’s Anatomy pero en el FBI, y no, y la segunda es como pálida sombra de lo que pudo plantear la película de origen.

En esta semana pude ver el primer episodio de Code Black, que es un “mix” de E.R. (Urgencias) y Grey’s Anatomy (y dale). A pesar de alguna presencia destacable en el reparto, pues tampoco. Fuera.

No, no me voy a Twin Peaks a por "garmonbozia", que a mi me suena a mezcla de "garbanzos" y "bazofia". Me voy a Berlín.

No, no me voy a Twin Peaks a por “garmonbozia”, que a mi me suena a mezcla de “garbanzos” y “bazofia”. Me voy a Berlín.

Aparte de lo comentado, no ha habido novedades absolutas esta semana, pero sí hemos tenido el regreso de cuatro interesantes propuestas:

Les Revenants: Muchos años ha tardado en llegar la segunda temporada de esta serie francesa, que nos enganchó a muchos. Y los dos primeros episodios que he visto me parece que llegan con un nivel muy bueno. Ambiente claustrofóbico en este drama sobrenatural ambientado en una pequeña y semiabandonada ciudad de los Alpes franceses.

Homeland: Tras su excelente primera temporada, las posteriores, especialmente la tercera, recibieron bastantes palos. A mí siempre me ha parecido una serie interesante, y la cuarta temporada me parece que está infravalorada por la mayor parte de los aficionados. El comienzo de la quinta, con Carrie Mathison (Claire Danes) fuera de la CIA en Berlín en el negocio de la seguridad privada, con la guerra en Siria y el escándalo del espionaje norteamericano en Alemania de fondo, me parece muy interesante. Y con evoluciones de los personajes que promete mucho.

The Leftovers: Esta serie fue una agradable sorpresa el año pasado. Con los dramas personales ante el hecho de que el 2% de la población desapareciera. Parece que se mantiene parte del reparto, con algunos de los personajes más interesantes, pero en distinto escenario, y con nuevos actores. A mí ya me ha enganchado. Además se insinúan otros misterios. Y con una presentación estilo “2001”, con una escena que arranca del alba de la humanidad, que todavía no sabemos qué significa.

The Affair: La historia de un adulterio contada en flashback por sus protagonistas, que no ven las cosas de la misma forma, con una muerte investigada por la policía de fondo. Empezó fuerte, aunque se desinfló un poquito. La presentación de la nueva temporada cambia algo. Si la temporada anterior se alternaban las versiones de Noah (Dominic West) y Alison (Ruth Wilson), su amante, en este primer capítulo han sido las de Noah y Helen (Maura Tierney), su esposa. Estupendo, porque creo que el personaje de Tierney estaba infrautilizado.

En las calles de la capital alemana ha comenzado la temporada de Homeland, y muy bien, me parece.

En las calles de la capital alemana ha comenzado la temporada de Homeland, y muy bien, me parece.

Y he llegado al final de mi periplo por la celebrada serie Twin Peaks, incluida la película posterior, Twin Peaks: Fire Walk With Me. Recuerdo un poco como he llegado a esta situación de hablar de una serie de hace 25 años en estos momentos.

En 1990 llegaron las televisiones privadas a España. En 1990 estuve realizando un curso de posgrado en la Escuela Nacional de Sanidad en Madrid. En Madrid fue donde primero se vieron las televisiones privadas. Una de ellas se anotó un importante tanto emitiendo en España, Twin Peaks, la serie de moda en aquel año de 1990. Yo vi aquellos primeros episodios en el otoño-invierno de 1990 en Madrid. Pero cuando terminé el curso, volví a Zaragoza, donde en aquellos momentos veía muy poquito la tele. Ya era posible sintonizar las televisiones privadas cuando volví, pero estaba con otros asuntos, y perdí el hilo de la serie. Como comentaba hace unas semanas, nunca me enteré de quién mató a Laura Palmer (Sheryl Lee). Hasta hace unas semanas, como ya comenté.

Cuando hace un año, aproximadamente, surgió la noticia de que iba a realizarse, 25 años después, una tercera temporada de la serie, decidí que tenía que resolver esta asignatura pendiente. Y decidí que poco a poco, iría viendo las dos temporadas originales de la serie y la película posterior. Y me ha llevado un año, aunque la segunda temporada y la película las he visto durante este verano.

Sobre esta serie, si buscáis por internet, encontraréis un montón de páginas donde os explican todas las minucias de la misma, se exponen todo tipo de teorías sobre cada una de las misteriosas escenas y personajes de la serie, se analiza “ad nauseam” cualquier cuestión que se os ocurra sobre la misma. Yo me centraré en mis impresiones como serie de televisión de ficción, es decir, como “cine para la pequeña pantalla”.

Aunque supongo que no tardaremos en dejar las orillas del Spree, y las cambiaremos por algún sitio más desértico y menos civilizado.

Aunque supongo que no tardaremos en dejar las orillas del Spree, y las cambiaremos por algún sitio más desértico y menos civilizado.

En primer lugar, me sorprende el éxito de la serie entre el gran público. Porque los mejores episodios de la serie, los de la primera temporada, algunos del principio de la segunda, y el final de esta, son muy propios de uno de sus creadores, el director David Lynch. Y no es un director con una cinematografía fácil. Argumentos crudos, personajes extremos, simbolismos no siempre fáciles de desentrañar, y una puesta en escena y un tratamiento visual poco usuales. Aunque desde mi punto de vista sumamente estimulantes y atractivos. El resto de los capítulos… son flojos, y no están al nivel del mito televisivo.

Otra cosa que me sorprende es algo derivado de que yo dejase la serie en su momento en sus primeros capítulos. Siempre tuve la impresión de que era un drama policiaco, con un único caso serializado, pero no. Estamos ante un drama de terror psicológico o sobrenatural disfrazado. Lo podemos considerar “psicológico” si consideramos a los malvados de las “logias negra y blanca” como metáforas del mal y del bien. Lo podemos considerar “sobrenatural” si efectivamente aceptamos la existencia de seres de carácter fantástico y sobre natural. Que cada uno lo vea como lo quiera. Desde ese punto de vista, eliminando los episodios que no aportan nada, se puede crear con la primera temporada, parte de la segunda y la película final, la historia de la muerte de una adolescente de diecisiete años, atrapada entre las inquietudes propias de su edad, y las amenazas que a esta edad una chica puede tener. Laura Palmer no sería más que una moderna caperucita, y BOB el lobo feroz. Interesante desde luego. Pero alguien tendría que tener las ganas y el tiempo para eliminar la paja, y dejar lo que vale, como producto final. Por supuesto, hay más complejidad y cosas interesantes, pero siempre alrededor de este concepto, en el que el mal no es lo que lleva a hacer maldades desde un punto de vista maniqueo, sino lo que se alimenta del dolor y el sufrimiento de las personas. La famosa “garmonbozia”.

Dicho todo lo anterior, de momento no veo necesidad alguna de seguir con la historia. Es cierto que en el capítulo final (no en la película), hay elementos en cierto modo irresueltos. Pero desde mi punto de vista, no pasa nada. Por ejemplo, no sabemos si Audrey Horne (Sherilyn Fenn) muere o no muere,… pero ese es un personaje que está tocado ya por la decisión de cortar con su relación con Dale Cooper (Kyle MacLachlan), tras el momento en que se desvela la identidad del asesino de Laura. Para mí resulta evidente que Audrey tendría que haber mantenido la relación con Cooper, y ocupar el lugar de Annie (Heather Graham) en los capítulos finales de la serie. Como la serie, en su segunda temporada, es obvio que se gestionó mal, tiene una serie de inconsistencias virtualmente irresolubles.

Cual es mi impresión final… Un experimento interesante, digno de verse, efectivamente una gran influencia para la ficción televisiva posterior,… pero fallido. Le falta una atención al desarrollo global de la serie, una coherencia absoluta de la historia, para obtener el fabuloso producto que podría haber sido. Y del cual hay una serie de muestras que hacen que merezca la pena verse la serie en su conjunto. Descocado epílogo final, incluido.

Pero bueno, mientras podamos, disfrutemos de las civilizadas y tranquilas calles berlinesas, aunque los alemanes no sean en estos momentos uno de los pueblos favoritos del resto del mundo, o al menos de Europa.

Pero bueno, mientras podamos, disfrutemos de las civilizadas y tranquilas calles berlinesas, aunque los alemanes no sean en estos momentos uno de los pueblos favoritos del resto del mundo, o al menos de Europa.

tumblr_nv8uo2zzOh1r5mrsgo1_1280

[Televisión] Cosas de series; entre diversas novedades despedimos a Masters y Johnson

Televisión

Seguimos con incorporaciones a la cartelera televisiva de este otoño que empieza. Como la semana pasada algunas novedades relativas, nuevas temporadas de series que ya conocemos, y algunas novedades absolutas, nuevas series que se estrenan.

Entre la relativas, tenemos la nueva temporada de Modern Family, en su tono habitual. O uno de mis guilty pleasures, Grey’s Anatomy, también con su tono de costumbre, correteos de instituto en el marco de un gran hospital. Mucho más sustancial es el retorno de la peculiar detective sueca Saga Norén (Sofia Helin) en Bron/Broen. Esta serie representa lo mejor del nordic noir, tan de moda en los últimos años, donde encontramos cosas interesantes y otras menos. Pues lo que pasa en torno al puente del Öresund es de las más interesantes, por lo menos hasta el momento.Y parece que viene más noir, más oscuro que nunca. De todas formas, y tras lo sucedido en la segunda temporada, le tienen que buscar un nuevo compañero/a danés/a. Y por lo visto en el primer episodio no será fácil.

Como vengo haciendo últimamente, traigo a la entrada televisiva las fotos que aparecen en estos días en mi Tumblr, De viaje con Carlos. Los enlaces al final. En la cabecera, la estación de Toulouse (Francia), y sobre estas líneas, el río Vézère a su paso por Montignac, también en Francia

Como vengo haciendo últimamente, traigo a la entrada televisiva las fotos que aparecen en estos días en mi Tumblr, De viaje con Carlos. Los enlaces al final. En la cabecera, la estación de Toulouse (Francia), y sobre estas líneas, el río Vézère a su paso por Montignac, también en Francia

Ha habido una novedad que no sé si considerar entre las relativas y las absolutas. Y es que nos llega como nueva la serie Heroes Reborn, pero que surge del universo de la serie Heroes, que disfrutó de cierta fama hace unos años. A mí, ciertamente, tras ver la primera temporada de aquella serie, no me convenció. Me desenganché y nunca entendí el entusiasmo que produjo entre sus fans. Le he dado una oportunidad en esta ocasión a los miniepisodios emitidos por la web a modo de prólogo y al primer episodio de la serie… y este no lo terminé. Realmente no me ha interesado nunca ese universo y cómo lo plantean. Pero ahí queda la propuesta para quien se sienta atraído por ella.

Sí que encuadro entre las novedades absolutas, el drama policíaco conspiranoico Quantico, en torno a una serie de reclutas del FBI y una conspiración terrorista en la que participa alguno de ellos. El primer episodio no me convenció mucho, y creo que es de las que antes se caerán de la cartelera. No será la única. Y me divirtió, aunque con menos entusiasmo que el manifestado en algunos sitios, el primer episodio de la nueva comedia de situación The Grinder, a mayor gloria de las dotes para la comedia de Rob Lowe. Punto de partida bastante inversosímil, un actor que ha interpretado a un abogado durante años en una serie de televisión, al finalizar la misma, comienza a ayudar a su hermano que realmente es un abogado a ganar sus casos. Pero tiene sus cosas divertidas.

Por supuesto, en estos días hay más novedades, pero que como no me han interesado a priori, no sé que tal estarán y no aparecen por aquí.

Uno soldados de la guardia de Buckingham Palace atascan el tráfico el Mall londinense.

Uno soldados de la guardia de Buckingham Palace atascan el tráfico el Mall londinense.

Finalmente, llega al final de su tercera temporada Masters of Sex. Esta serie carece del punto de novedad que tenía en su primera temporada, y poco a poco ha ido abandonando su punto de comedia para decantarse como un drama puro. Quizá no sea por lo tanto tan atractiva como en un principio. Pero le pasa como a otras series de cierto prestigio. Le pasa por ejemplo como a Mad Men. Sabes que aunque este un momento más soso de la serie, siempre te sorprende una escena, una interpretación, una situación, o aparece un capítulo magistral. Así a bote pronto, el primer capítulo de esta tercera temporada fue magnífico, el 11º también fue magistral, y hubo momentos buenos a lo largo de toda ella. Es una serie que ves de continuo para no perderte esos momentos, y por el carisma y el buen trabajo de sus intérpretes. Si empezó la serie en los años 50, la hemos dejado bien entrados los 60, y muchas cosas han de pasar en la relación entre Virginia Johnson (Lizzy Caplan) y George Masters (Michael Sheen). Sin olvidar los magníficos momentos que nos ha regalado Libby Masters (Caitlin FitzGerald) y otros secundarios de la serie. También hay que recordar siempre una cuestión. Aunque está basada en personajes reales, los hechos que se muestran es una ficcionalización. No tienen porqué ajustarse a lo que realmente sucedió históricamente.

Y terminamos dándonos un paseos por las murallas de Albarracín, en Aragón (España).

Y terminamos dándonos un paseos por las murallas de Albarracín, en Aragón (España).

De viaje con Carlos (Tumblr)

De viaje con Carlos (Cuadernos de viajero)

Una foto de mis viajes, al azar

tumblr_nuklwfmkM91r5mrsgo1_1280

[Televisión] Cosas de series; semana de novedades y drama policiaco en Islandia

Televisión

Sí. Comienza la temporada grande de series. Vuelven las series que ya tenía incluidas en mi cartelera televisiva desde años anteriores y se suman algunas novedades. He de decir que de momento no he incluido muchas. Estoy siendo a priori muy selectivo con los temas. Luego ya veremos que dicen las críticas de otras series que de momento estoy desechando. No me quiero cargar mucho. Y algunas de las que ahora incorporo se caerán.

Por ejemplo, perdí en seguida el interés por Blunt Talk, una sitcom que parecía con posibilidades hecha a más gloria de Patrick Stewart, pero cuyo tono no ha acabado de entrarme, y tras dos episodios vistos la he descabalgado de mi cartelera televisiva.

Novedades relativas que nos llegan desde el Reino Unido son la novena temporada de Doctor Who, que parece será la última con Jenna Coleman como compañera, y la que parece que es última temporada de Downton Abbey. El Doctor parece haber perdido algo del tirón que tuvo en los tiempos de Amy Pond, pero el primer episodio de esta temporada no ha estado mal. Y espero que al culebrón de época inglés le den el final que se merece. Que supongo llegará con el especial de Navidad.

Tengo una novedad absoluta procedente también de las islas Británicas, Doctor Foster, con un primer episodio que me ha parecido atractivo, un historia de celos que parece que deriva a venganzas en el entorno de una GP inglesa. Puede pasar de todo. A ver si se lucen.

Como en otras ocasiones, aprovecho la entrada televisiva para recordar lo que voy publicando en el tumblr (enlaces abajo). Tras una presentación con el castillo de Peñíscola al anochecer, aquí el puerto de Helsingør, la Elsinor del Hamlet de Shakespeare, en Dinamarca.

Como en otras ocasiones, aprovecho la entrada televisiva para recordar lo que voy publicando en el tumblr (enlaces abajo). Tras una presentación con el castillo de Peñíscola al anochecer, aquí el puerto de Helsingør, la Elsinor del Hamlet de Shakespeare, en Dinamarca.

Novedades relativas desde el otro lado del Atlántico sólo tengo de momento el regreso de The Big Bang Theory, además de alguna anunciada en semanas anteriores. Buen principio de temporada para una serie que da muestras de agotamiento argumental, aunque tenga momentos divertidos.

En lo que se refiere a novedades absolutas tenemos tres que todavía hay que ver por dónde tiran.

Minority Report es una secuela de la película del mismo tipo, que nos plantea un procedimental… que espero que dé algo más de sí. Si no, como mucho se puede quedar en entretenido. Desde luego lejos de la profundidad de la película, que encuentro bastante aceptable a pesar del empaño que me produce su estomagante protagonista. De todas formas, si no mejora, la veo más fuera que dentro de mi cartelera.

Blindspot es una de misterio y conspiraciones a partir de una mujer amnésica y con el cuerpo tatuado con lo que parece un rompecabezas que hay que resolver. Suena a ya vista, a refrito de elementos vistos en otras series, pero tuvo un primer episodio que me entretuvo bastante. Bien interpretado, buena acción y con posibilidades. Esta, de momento la veo más dentro que fuera de mi cartelera.

Life in Pieces es una nueva sitcom que recuerda mucho a Modern Family. Quizá demasiado. Pero el caso es que el primer episodio me pareció divertido y bien interpretado. Espero que encuentren su camino y personalidad propias, aunque de momento parece que el público no se ha quedado demasiado encantado con ella. Tiene un reparto con cierto prestigio. Una sitcom de 20 minutos de duración no molesta en la cartelera. Salvo que derive mal, aguantaré un tiempo con ella a ver por dónde se decanta.

También podemos sobrevolar la sierra de Guara, cerca de Huesca, con una avioneta un día de Nochevieja, ya hace un tiempo.

También podemos sobrevolar la sierra de Guara, cerca de Huesca, con una avioneta un día de Nochevieja, ya hace un tiempo.

Masters of Sex está a punto de llegar a su final de temporada. Ya comentaré. Quizá no tiene el mismo tirón que en sus dos primeras temporadas. Pero simplemente por ver si sale un episodio como el 11 de esta temporada, ya merece la pena tenerla en cartelera. Colosal episodio. Magnífico guion y recital interpretativo. Todos bien, superlativas las damas.

Y como había tiempo y oportunidad, me acogí a unas recomendaciones recientes leídas en un artículo sobre series islandensas (con “s”, de la fría y volcánica isla próxima al ártico). Así que he visto una miniserie de cuatro episodios titulada Hraunið, que significaría lava, la de los volcanes, y que se puede encontrar también con el título internacional en ingles de The Lava Field. Un ricachón islandés es encontrado muerto en su domicilio. Al principio parece un suicidio, pero se trata un asesinato. Dos policías tendrán que colaborar para desenmarañar la trama a su alrededor. Mmmmmmm… Menos interesante de lo que las recomendaciones indicaban, aunque se deja ver. Lo mejor, y al mismo tiempo lo más desaprovechado, lo estupenda que está, desde todos los puntos de vista, la detective Gréta (Heida Reed), una actriz que está encontrando su camino también en el cine y la televisión internacionales.

La semana que viene más novedades.

O podemos acercarnos a visitar el museo Guggenheim en Bilbao. Estas fotografías corresponden a los años 2000 y 2001.

O podemos acercarnos a visitar el museo Guggenheim en Bilbao. Estas fotografías corresponden a los años 2000 y 2001.

De viaje con Carlos (Tumblr)

De viaje con Carlos (Cuadernos de viajero)

Una foto de mis viajes, al azar

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

[Televisión] Cosas de series; por fin sé quién mató a Laura Palmer

Televisión

Antes de ir a la cuestión del asesinato de Laura Palmer,… ha habido muchas risas estos días sobre el hecho de que me ha costado casi 25 años enterarme de quién mató a Laura Palmer, tengo que hablar un poquito de las escasas novedades de la semana pasada.

Me apunté inicialmente a la nueva Hand of God, serie que ha salido a la luz con una temporada de 10 episodios, que desconozco si tendrán continuación o no. Lo cierto es que me interesó porque el reparto me parecía interesante. Pero lo cierto es que tras ver tres o cuatro capítulos he decidido que esta historia no me interesaba nada en absoluto. Así que paso. He leído críticas variadas, aunque al público votante en IMDb parece gustarle… Paso.

En la primera temporada de Twin Peaks hay un cierto cachondeo a propósito de un grupo de inversores noruegos, así que nos iremos fotográficamente al país nórdico.

En la primera temporada de Twin Peaks hay un cierto cachondeo a propósito de un grupo de inversores noruegos, así que nos iremos fotográficamente al país nórdico.

Ha vuelto con su segunda temporada la comedia de situación gamberra You’re the Worst, cuya primera temporada me pareció muy divertida. El par de impresentables protagonistas y sus amigos me parecen una gente paradójicamente entrañable. Y espero que esta segunda temporada esté al mismo nivel.

Y efectivamente, esta semana he llegado por fin a los capítulos siete, ocho y nueve de la segunda temporada de Twin Peaks, en los que finalmente todos nos podemos enterar de quién es el asesino de una de las adolescentes más famosas de la historia de la televisión. Twin Peaks llegó a la televisión española en el otoño de 1990. En aquellos momentos yo vivía en Madrid, por poco tiempo, y la cadena que la emitía, una de las primeras televisiones privadas en España, en aquellos momentos no se recibía en todo el país, pero sí en la capital. Así que comencé a ver los primeros episodios de la primera temporada allí en la capital, pero al volver a Zaragoza, la interrumpí. No recuerdo si porque todavía no se veía la cadena privada aquí, o porque en aquella época no veía gran cosa la televisión.

Fundamentalmente, en Oslo (encabezado), la ruta del Bergensbanen (esta foto y la anterior)...

Fundamentalmente, a Oslo (encabezado), la ruta del Bergensbanen (esta foto y la anterior)…

Con posterioridad realicé un par de intentos de retomar la serie, convertida ya en clásico de culto de la ficción televisiva, pero con poco éxito. Hace unos meses, la retomé… y por primera vez he llegado al punto donde se desvela el misterio asociado al “macguffin”. Porque entendámonos, como misterio policiaco, el asunto del asesinato de Laura Palmer siempre me ha parecido una melonada. Hasta el momento en el que el “macguffin”, es decir, el motor de la serie, deja de existir, lo interesante es el viaje. El encuentro con la “fauna” humana que constituye la serie, las idas de olla de los creadores, la originalidad de la puesta en escena, la guapas chicas del elenco, pero todas de aspecto tan modosito y atemporal (creo que no hay varón que se asome a la serie que no se “enamore” de Audrey (Sherilyn Fenn), como le pasa en cierta medida a Cooper (Kyle MacLachlan)), la música, la iluminación, los colores,… todo eso es lo que merece la pena de la serie. Me recomiendan que no siga. Que lo que queda no merece la pena. Pero ya que han anunciado la continuación de la serie para el año que viene o al siguiente, la terminaré.

... y el Nærøyfjord (esta fotografía).

… y el Nærøyfjord (esta fotografía).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

[Televisión] Cosas de series; “realities” y paranoias

Televisión

Estamos en septiembre. vuelven series de años pasados y se estrenan otras nuevas. Unas se esperan con más interés que otras. Pero estas novedades se irán acumulando más hacia el final de mes. Aunque esta semana ya hay alguna que todavía no he tenido oportunidad de ver. Si que me he decidido a cumplir con una carencia que tenía en mi haber. La segunda temporada de la legendaria Twin Peaks. Estoy en ello. Por si en algún momento emiten la prometida continuación. Aunque parece que en estos momentos no se la espera hasta 2017.

En esta semana tengo dos finales de temporada muy distintos, pero que no carecen de interés.

La serie más potente de las dos que traigo hoy transcurre en Nueva York, que se configura una vez más como un personaje añadido en la acción.

La serie más potente de las dos que traigo hoy transcurre en Nueva York, que se configura una vez más como un personaje añadido en la acción.

Por un lado, hace unas semanas recuperé la primera temporada de UnREAL. Esta serie no me interesó a priori en su momento. Trata sobre los entresijos de la realización de un programa de telerrealidad, un tipo de televisión que nunca me ha interesado y nunca he visto. Pero como cuando terminó su primera temporada vi buenas críticas decidí como digo recuperarla. No me arrepiento. Es una serie muy entretenida, con no poca mala baba y humor negro, y sus puntos de drama que son más tópicos, pero no están mal. Con dos protagonistas femeninas que se comen buena parte de la función, Shiri Appleby y sobretodo Constance Zimmer, nos pasean por el cinismo y las manipulaciones que según los creadores de la serie existen en la telerrealidad. Bien, bueno, no sé. Puede que sea así, puede que no. En cualquier caso, como dicen en Italia, “si non è vero, è ben trovato”. Desde luego, me apunto a la próxima temporada.

Como muchas de estas series, se alternan los escenarios entre las bulliciosas avenidas de Manhattan y los algo más tranquilos barrios de Brooklyn.

Como muchas de estas series, se alternan los escenarios entre las bulliciosas avenidas de Manhattan y los algo más tranquilos barrios de Brooklyn.

Y también ha terminado su primera temporada una de las revelaciones de este verano, Mr. Robot. A pesar del título, no hay aquí inteligencias artificiales como de las que hablábamos en los primeros días de esta semana. El protagonista es un joven, interpretado por Rami Malek, que trabaja como informático en una empresa de seguridad informática que se relaciona con algunas poderosas empresas financieras. En un momento dado es reclutado por un pequeño grupo antisistema, cuyo líder aparente Mr. Robot (Christian Slater), quiere asestar un duro golpe a esa y a otras empresas para cambiar el mundo. El joven aparece como afectad por un fuerte grado de fobia social, aunque conforme avanza la serie comprobaremos que su desequilibro mental es mucho más serio. He de decir que estas historias de conspiraciones que bordean (o no) la paranoia no suelen ser de mi gusto. Pero hay dos cosas que es necesario resaltar. Las interpretaciones son muy buenas y la realización es excepcional. Con encuadres muy osados, con una dirección de fotografía fundamental para conseguir el angustioso ambiente en el que se mueve psicológicamente el protagonista y otros personajes secundarios de la trama, estamos ante una serie que todo aficionado a la fotografía debería ver para aprender a manejar los encuadres, los espacios negativos y a saltarse las más habituales reglas de composición para beneficio de la historia que se cuenta. Así que aunque en más de una ocasión me he encontrado despistado de la historia que me estaban contando, he visualizado con interés cada uno de los primeros 10 episodios de esta serie. La crítica esta encantada. Y el público votante en IMDb, todavía más. Así que quedáis advertidos.

Pero el objeto de la ira de los antisistemas, o de personas hartas de ciertos aspectos del sistema sin más, siempre será Wall Street. Una de las calles más feas de Nueva York, por cierto.

Pero el objeto de la ira de los antisistemas, o de personas hartas de ciertos aspectos del sistema sin más, siempre será Wall Street. Una de las calles más feas de Nueva York, por cierto.

tumblr_mpav4tbVaw1r5mrsgo1_1280

[Televisión / ciencia] Cosas de series; especial singularidades tecnológicas

Ciencia, Televisión

Ayer comentaba que esta semana iba a dedicar cierta cantidad de espacio al tema de las inteligencias artificiales. Concepto que categorizando de alguna forma venía a incluir las siguientes clases:

  1. Sistemas o máquinas que piensan como los seres humanos.
  2. Sistemas o máquinas que actúan como los seres humanos.
  3. Sistemas o máquinas que piensan racionalmente.
  4. Sistemas o máquinas que actúan racionalmente.

Con Äkta Människor nos iremos a Suecia: Paisaje en Kastellholmen, Estocolmo (Suecia). Agosto de 2011. En el encabezado, Edificios tradicionales en el parque Skansen de Estocolmo, Suecia. Agosto de 2011.

El tema de la inteligencia artificial ha sido relativamente popular en la literatura, en el cine y en la televisión. No siempre se le ha dado ese nombre. Pero el concepto, de una forma u otra, estaba ahí. Dos aspectos se han analizado o reflexionado en esas obras. Dos dilemas que potencialmente se pueden presentar en función de los valores que una persona o un grupo de personas maneje:

Primero: ¿Es ético y razonable que el ser humano se arrogue la capacidad de crear inteligencia, si ello es posible, a partir de la materia inerte, algo que las religiones y la filosofía más tradicional han reservado a la deidad? El paradigma de esta reflexión sería el Frankenstein de Mary Shelley, obra que hay que encuadrar dentro del romanticismo, corriente de pensamiento bastante anticientífica, y cuya respuesta es que no. Que el ser humano no debe entrar en semejante materia. Y que si lo hace, las consecuencias serán desastrosas.

Segundo: ¿Cuáles son las consecuencias de que como resultado de la evolución tecnológica lleguemos a un punto en que una máquina o conjunto de máquinas supere la capacidad intelectual de la especie humana, tenga capacidad de planificación y actuación y una agenda propia? Estamos ante el dilema de lo que se ha venido denominando la Singularidad Tecnológica. Aunque no me gustó especialmente, una obra que analiza específicamente este problema es la reciente película Ex Machina del director Alex Garland. Llevado al terreno del género posapocalíptico, la saga Terminator es una de las expresiones más preocupantes de las consecuencias de una singularidad tecnológica.

Por supuesto, he puesto dos ejemplos que me parecen signficativos, pero hay otros muchos que incluso seguramente a muchas personas les parecerán más interesantes. No podemos de mencionar a Isaac Asimov y sus tres Tres Leyes de de la Robótica, que era una forma de indicar que el avance se producirá pero que tenemos que proteger al ser humano de sus consecuencias. ¿Cómo? Incluyendo por sistema un código moral en la programación de las máquinas. El propio Asimov en uno de sus más entretenidos, interesantes o preocupantes cuentos cortos, … That Thou Art Mindful of Him (en españól, ¿Qué es el hombre?) nos propone no obstante que es te código moral quizá no sea una protección adecuada o suficiente. Nunca os fiéis de un robot que se llame George.

Un interesante artículo publicado en Principia.io sobre las inteligencias artificiales en la ficción puede servir de guía más que adecuada para introduciros en el tema.

En las calles floridas del casco histórico de Ystad, Suecia. Julio de 2014.

En estas estamos, con un tema apasionante si tenemos en cuenta que algunos expertos han situado el advenimiento de la singularidad tecnológica en algún momento del siglo XXI con el punto central de sus intervalos de confianza en torno al año 2045, cuando este verano tuve la ocasión de ver la primera temporada de la serie de televisión británica Humans. Serie interesante, pero que es una nueva versión de una historia llevada previamente a la pequeña pantalla por la televisión sueca con el título de Äkta Manniskör (título internacional, Real Humans). Aunque con diferencias.

Äkta Manniskör me ha resultado una serie mucho más interesante. Básicamente, debajo de su aspecto de serie sencilla con bajos presupuestos, hay una variedad de temas mucho más complejos. Para empezar, el universo en el que se desarrolla no es otro que el de la Suecia (o el mundo) actual. Incluso de unos años atrás. De hecho, da la impresión que buena parte de los modelos de coches que aparecen son un poquito antiguos. Y las casas son de Ikea. Pero con una diferencia. Desde hace tiempo, hay una industria de fabricación y comercialización de robots de aspecto humano, los hubots, que se dedican a realizar tareas al servicio de los seres humanos.

Los problemas vienen por varios lados. Uno, el impacto que la presencia de los hubots tienen en la vida cotidiana de las gentes. Desde la posición que ocupan en el ámbito doméstico, incluido en los dormitorios, a los problemas de competición por los puestos de trabajo con algunos humanos. Dos, porque se ha producido la singularidad tecnológica, existe un grupo de hubots con autoconciencia, voluntad y capacidad de actuar autónoma, con capacidad para establecer sus propios objetivos. Tres, porque se conforman grupos radicales en la sociedad a favor y en contra de la integración de los hubots en la sociedad humana. Cuatro, porque algunos hubots autoconscientes ya han decidido que son o pueden ser superiores al ser humano, y por lo tanto suplantarlos como inteligencia dominante en el planeta.

Atardecer sobre Gamla Stan, Estocolmo (Suecia). Agosto de 2011.

Si la variedad de situaciones éticas, sociológicas y políticas pareciera poco, se mezcla con los conceptos de racismo y otras discriminaciones, además la serie se alimenta de diversos géneros. Sus primeros minutos pueden estar extraídos de una serie de terror o de invasiones alienígenas. Hay paralelismos con las precuelas del planeta de los simios. Hay conspiraciones. Hay ambientes claustrofóbicos. Hay terrorismo. Hay situaciones que parece salidas de obras de Kubrick…. Todo ello con una parquedad de medios muy conveniente, y con la habilidad para representar a los hubots como una diversidad. De los que tienen un aspecto totalmente artificial, como maniquíes animados, a los que son capaces de suplantar a un humano física y emocionalmente. Las interpretaciones están en buen nivel, siendo destacable alguna como la de la fría y atractiva Bea (Marie Robertson).

La cuestión está en que esta serie, que se añade a un acerbo cada vez más amplio, muestra dos cosas. La primera es que el problema de la singularidad tecnológica, aunque no totalmente definido ni en su concepto ni en la probabilidad de que surja, es una cuestión sobre la que merece la pena reflexionar, en una sociedad en el que las tecnologías de la información y la comunicación y la capacidad de procesamiento de datos y computación están incrementándose de de forma exponencial. La otra, es que estas obras sirven para mirarse al espejo y para reflexionar sobre los comportamientos humanos y sobre los problemas de la sociedad, cuando se enfrenta a la diversidad y a la falta de una definición única de lo que es un humano. Porque no nos engañemos, en muchos sitios todavía no se considera a todo el mundo igual de humano: por cuestiones de raza, creencias, religión, sexo, nacionalidad, etcétera. Por mi parte, una recomendación. Si se os pone a tiro ved las series, tanto la sueca, Äkta Människor (Real Humans) que lamentablemente cancelaron tras la segunda temporada, como la inglesa, Humans, que acaba de emitir su primera temporada y está renovada para dentro de un año.

Campanario de la parroquia de Gamla Uppsala, Suecia. Agosto de 2011.

... con fotografías de más de 25 años de antigüedad

[Televisión] Cosas de series; delincuentes espaciales y el espacio de las delincuentes

Televisión

Me ha costado decidirme cómo plantear la entrada semanal dedicada a la televisión. Por un lado, me apetecía un especial ciencia ficción, con dos temporadas de este género terminadas, pero por otro lado tenía ahí, al alcance de la mano, el final de temporada de mi drama-comedia carcelario favorito. Al final he decidido que comentar Äkta Människor (Real Humans) de forma global cuando termine de ver su segunda y parece que última temporada, dedicando un especial al tema de los robots humanoides. Vamos pues con algunas novedades y un par de finales de temporada.

Aunque las novedades en cascada llegarán más adelante durante este mes, he incorporado dos a mi cartelera televisiva personal en esta semana. Ambas trata de la televisión por dentro, pero desde puntos de vista distintos.

Por un lado, una comedia con capítulos de media hora de duración, Blunt Talk, en la que un veterano presentador británico, Blunt (Patrick Stewart), realiza un programa, un “talk show”, es decir un programa de entrevistas, realizado desde Nueva York, donde critica los males de la sociedad norteamericana. Lo que pasa es que en su primer episodio es detenido por la policía por conducir ebrio y haber solicitado los servicios de una prostituta transexual, así como agredir a alguno de los agentes de policía, con el consiguiente escándalo y riesgo para su programa televisivo. Todavía no he decidido si me gusta. Necesito más datos, y sólo he visto el episodio piloto. Aunque tiene a su favor el carisma del protagonista, este piloto no me acabó de enganchar. De momento, el público votante en IMDb está encantado.

Últimamente hago coincidir mis entradas televisivas con el repaso a fotografías recientemente publicadas en mi tumblr "De viaje con Carlos". Y en estos días se ha producido un reinicio del ciclo. Así que podréis encontrar (enlaces al final) fotografías recientes de estos últimos meses/viajes, como la sierra de Algairen en el encabezado, o estos malabaristas en la Terrasse Dufferin de Quebec...

Últimamente hago coincidir mis entradas televisivas con el repaso a fotografías recientemente publicadas en mi tumblr “De viaje con Carlos”. Y en estos días se ha producido un reinicio del ciclo. Así que podréis encontrar (enlaces al final) fotografías recientes de estos últimos meses/viajes, como la sierra de Algairen en el encabezado, o estos malabaristas en la Terrasse Dufferin de Quebec…

Por otro lado, he rescatado una serie que se emitió hace una semanas, UnREAL, y que en su momento no me sedujo. Pero he leído algunas críticas muy interesantes sobre ella. En esta ocasión nos introduciremos en los entresijos de un programa de “telerrealidad”. Un ricachón, joven y guapo, que busca novia entre un grupo de concursantes. El primer episodio ya me muestra una serie muy dinámica, con sus dosis de cinismo y mala leche, y evidentemente crítica con este tipo de programas. Me lo pasé bastante bien. Así que ahora que he terminado con la temporada de mi drama carcelario favorito me pondré con esta en modo continuo.

El simpático procedimental policiaco Rizzoli & Isles es de los que suele dividir sus temporadas en dos partes entre el verano y el invierno. Esta serie no sorprende, es entretenimientos sin pretensiones, basado en la buena química entre sus personajes, a los que el espectador coge simpatía. No hay grandes interpretaciones, ni grandes misterios, pero entretiene sin complicaciones. Por supuesto, como de costumbre, su media temporada de verano ha terminado con el “cliffhanger” habitual.

Un auténtico final de temporada es el de Dark Matter. Por fin, el género de la “space opera” vuelve a la televisión con ganas de quedarse un tiempo. Las premisas de partida son interesantes. La hibernada tripulación de la nave espacial “Raza” se despierta en una situación de amnesia total. Se llaman entre sí por números, según el orden en que se despertaron. El liderazgo lo asume una mujer, Two (Melissa O’Neil). Y pronto descubrirán que todos, menos una joven adolescente, Five (Jodelle Ferland), tienen antecedentes criminales, y que frecuentemente son contratados como mercenarios. Y tienen muchos enemigos. Pero no se acuerdan de ellos, en una galaxia muy grande y peligrosa. Ya digo, interesante. La ejecución me ha resultado irregular. Con episodios más interesantes y otros más aburridos, pero en general ha resultado entretenida. La serie tiene posibilidades. Y tal vez ahora que ha ido desgranando las identidades y el escenario para la tripulación, pueda centrarse más. Pero ya veremos. Quizá flojea por el lado de las interpretaciones, y algunos guiones.

... y fotografías con más de 25 años de antigüedad como una de mis primeras fotografías de Notre-Dame de Paris...

… y fotografías con más de 25 años de antigüedad como una de mis primeras fotografías de Notre-Dame de Paris…

Y aunque está disponible desde hace casi tres meses, ha sido en las dos últimas semanas cuando me he visto la tercera temporada de Orange is the New Black. Hay pocos misterios a estas alturas en el planteamientos de la serie. Aunque la primera temporada se centró mucho en las peripecias de la protagonista, Piper Chapman (Taylor Schilling), la evidencia de que esa trama esta muy limitada en sí misma hizo que evolucionara hacia una comedia-drama mucho más coral, donde todas las reclusas y algunos miembros de la plantilla de la prisión tenían su dosis de protagonismo. Al principio, dedicándoles un capítulo a alguna de ellas. Luego ya con seguimiento de sus historias, con frecuencia mucho más interesantes que la de la protagonista, que resulta bastante cargante. Yo me lo paso muy bien. Tanto cuando opta por su cara de comedia como cuando se decanta por ser un drama, que llega a tener tintes de tragedia en algún caso. En general, la temporada comenzó con un toque más de comedia para ir evolucionando a situaciones más dramáticas. Cierto con el alivio de un episodio final, de más duración, en la que durante un tiempo nuestras chicas reclusas han disfrutado de un atisbo de la libertad perdida. Ha sido fenomenal. Pero también se han dejado plantadas las semillas de los futuros dramas. Se ha incrementado también el tono de crítica hacia el sistema penitenciario estadounidense, especialmente en lo que se refiere a la privatización de estos servicios. Echaré de menos a muchas de las chicas durante los próximos meses, hasta el próximo verano probablemente. No demasiado a su protagonista… Una imbécil de mucho cuidado. En el fondo, Schilling, consiguiendo que odiemos a su personaje, está haciendo un papel excelente también.

... o una excursión a los sitios reales de Aranjuez el año que estuve estudiando en Madrid.

… o una excursión a los sitios reales de Aranjuez el año que estuve estudiando en Madrid.

De viaje con Carlos (Tumblr)

De viaje con Carlos (Cuadernos de viajero)

Una foto de mis viajes, al azar

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

[Televisión] Cosas de series; asesinatos en primer grado y corrupción policial

Televisión

Pocas novedades esta semana en mi cartelera televisiva. Un final de temporada que pasaré a comentar dentro de poco. De momento decir que tres series dominan y entusiasman en estos momentos mis ratos ante la caja tonta.

Masters of sex – tras una primera temporada de cierto dominio de las dosis de comedia sobre las de drama, y una segunda al contrario, estamos en una tercera donde hay un equilibrio muy adecuado. Con momentos sublimes como el del gorila y algunos otros. Desde mi punto de vista, sigue siendo una serie imprescindible.

Como en otras ocasiones, hago coincidir el día televisivo con el recordatorio de lo que aparece en mi Tumblr, De viaje con Carlos (enlaces al final). Por ejemplo, en el encabezado de la entrada, la presa romana de Muel, España. O aquí el Santuario Tōshō-gū en Nikko, Japón.

Orange is the New Black – tras una primera temporada con el protagonismo fundamental de su protagonista, que a veces resulta un poco cargante, la coralidad, el momento de gloria que todas las reclusas, incluso las más modestas tienen, nos ofrece momentos estupendos en su tercera temporada. Al ritmo que la llevo, la semana que viene puedo haberla terminado. También la considero entre las imprescindibles. También ha alcanzado un estupendo equilibrio entre comedia y drama. En la parte de comedia, ciertos flirteos con el humor negro me parecen estupendo.

Äkta människor (Real Humans) – totalmente enganchados a la serie original sueca en la que se basa Humans, que comenté hace unas semanas. Una trama muy similar, pero más compleja, con más matices, y con unos “hubots” mucho más inquietantes. Totalmente enamorado de Bea (Marie Robertson). Y tengo dos temporadas por ver… Cuando llegue al final de la primera haré un comentario amplio.

O una mariquita en los alrededores del monasterio de San Juan de la Peña, cuna del reino de Aragón, hoy en España.

El final de temporada corresponde a la policíaca Murder in the First. Quizá no llegue al nivel de interés y excelencia de las anteriores, pero este policíaco de Steven Bochco (maravillosa aquella Hill Street Blues – Canción triste de Hill Street de nuestra juventud en los años 80) proporciona buen entretenimiento y tramas estupendas, más que correctamente interpretadas. Partiendo de un impresionante primer episodio en el que asistimos a una matanza indiscriminada por parte de dos jóvenes, poco más que adolescentes, nos vamos metiendo poco a poco en lo que es el auténtico plato fuerte de la temporada, el caso que realmente nos atrapa, el de corrupción policial, el de mafia policial. Y si el caso está policialmente resuelto, no lo está judicialmente, y tendremos, como en la primera temporada, a James Cromwell en el banquillo del abogado defensor. Actor que llena muchísimo la pantalla, un auténtico robaescenas. A mí no deja de recordarme a Tywin Lannister. En fin, quizá no sea una serie tan vistosa y que arrastre masas de fans como otras, pero es sinónimo de calidad y entretenimiento.

Y terminamos con este payaso callejero, preparándose para actuar en la piazza de la Signoria de Florencia, Italia.

De viaje con Carlos (Tumblr)

De viaje con Carlos (Cuadernos de viajero)

Una foto de mis viajes, al azar