Cómo me aficioné a leer Popular Photography: en memoria de Herbert Keppler

Fotografía

Hace ya una más que respetable cantidad de años, varios lustros, paseando como iba por la Plaza de San Francisco de Zaragoza, donde hay uno de los quioscos de prensa más interesantes de la ciudad, me llamó la atención la portada de algunas revistas de fotografía en idiomas extranjeros. Así que compre varias. No conocía ninguna. Durante unos días hojeé revistas británicas, francesas o norteamericanas. Unas me gustaron más y otras menos. Pero llegué a la conclusión de que rellenaban huecos con los magros medios de las hispanas quedaban en la literatura periódica especializada sobre el tema en el idioma de Cervantes.

Entre ellas se encontraba un ejemplar de Popular Photography. Esta revista goza/gozaba de gran prestigio. Según con quién hablas utiliza el presente o el pretérito. A mí me parecía un poco rollo algunas cosas. Por ejemplo, está llena de cartoncillos para que te suscribas que no hacen más que molestar. Una lata; y además, más basura. Hay un montón de páginas al final que sólo son publicidad. Pero muchos artículos previos terminan intercalados entre ellas. Y no son fáciles de encontrar a veces. No todas las páginas llevan el número de página. También pasa que responde mucho a idiosincrasias muy norteamericanas. Y eso a veces es bueno… y otras veces… estos yanquis me parecen marcianos. En cualquier caso es muy práctica. Y especialmene me llamó la atención un artículo que firmaba un tal Herbert Keppler.

El artículo se dedicaba a diversos aspectos práctico vinculados a la práctica fotográfica con una cámara réflex. Estaba encabezado por la fotografía de un señor, ya mayor, de aspecto enjuto. Muy sonriente. Parecía simpático. Desde entonces he comprado muchos número de la revista, y siempre lo primero suele ser leer el artículo de Keppler. He aprendido mucho con él. Sobre todo a ser práctico. A sacar partido al equipo, que no tiene por qué ser de campanillas. A saber que cosas son importante y cuáles no, sin dejarse llevar por el relumbron de lo tecnológicamente nuevo. Y siempre aparecía la foto de ese señor tan simpático, siempre tocado con diversos sombreros.

Hoy me enteró por aquí y por allá de que Herbert Kepler ha fallecido. Tenía ya 82 años. Ya no podremos volver a leer sus artículos más. El último que tengo es el del mes de diciembre de 2007. Tal vez venga alguno en el de enero de 2008, que hará unas semanas que estará en los quioscos norteamericanos, pero que todavía no había llegado aquí. Si podéis leer el inglés, no dejéis de leer el obituario en Popular Photography. Como comprobaréis fue alguien que influyó notablemente en como son nuestras cámaras hoy en día.

He vuelto a leer el artíuculo del mes de diciembre. Compara a la Leica I(A) de 1925 con la Canon EOS 1D Mark IIN. Lo que es tener un gran sentido del humor. Y cuando lees lo que dice… y una gran sentido común.

En la filosofía de Kepler estaba el aprovechamiento de viejas pero honorables ópticas de antaño. Así, la foto de hoy, tomada en la Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia, marida un viejo 100mm macro de Pentax con una moderna réflex digital de la marca.

Pentax *ist DS
SMC-A 100/4 Macro
ISO 200
Exposición: f/8- 1/640s