[Cine/historieta] Ghost in the Shell

Cine, Literatura

Ghost in the Shell (2017; 182017-0904)

Hace ya más de dos semanas que vimos esta película, dirigida por Rupert Sanders, y realizada a la mayor gloria de su guapa y neumática, pero cada vez más mediocre, protagonista, Scarlett Johansson. Pero decidí que antes de comentar esta película iba a dar un repaso a su precedecesora de animación de hace más de 20 años, que ya vi hace un tiempo en televisión. Y sobretodo, a su fuente original, las historietas creadas por Masamune Shirow entre 1989 y 1990.

Las historietas originales, que son muy entretenidas, aunque queden desactualizadas por la evolución de la historia, ya no hay Unión Soviética que valga como posible adversario, son básicamente un conjunto de aventuras de espías cuyos protagonistas son los miembros de la sección 9, una grupo de contraespionaje que opera fuera de los cauces legales, y cuyos miembros son en parte humanos y en parte cíborgs, es decir, seres en parte humanos en parte cibernéticos. La protagonista es la mayor Motoko Kusanagi (Johansson en la película). Y aunque sus diversas historietas cuentan aventuras independientes, hay un elemento que las une y da continuidad, la historia del Titiritero. Esta es la parte en la que se han centrado en la películas.

20161009-L2310721

Como digo, en la película actual han sustituido Tokio y otras localizaciones japonesas por Hong Kong, que vemos en estas fotos. Supongo que la cada vez más frecuente presencia de dinero chino en las superproducciones de Hollywood tiene estos efectos.

Se ha comparado esta historia con Blade Runner, especialmente con el estreno de la reciente película, que copia descaradamente elementos de la película de Ridley Scott. Sin embargo, los temas son diferentes. Quizá para algunos muy sutilmente diferentes hasta el punto de no diferenciarlos. Pero yo creo que importantemente diferentes. El tema de profundidad de “Blade Runner” es la aparición de la singularidad tecnológica, una inteligencia artificial con comportamiento similar al de una persona pensante, con voluntad y con conciencia de su destino. Sin embargo, en “Ghost in the Shell” el tema es la evolución del ser humano hacia otro tipo de seres con la ayuda de la tecnología. En qué nos convertimos cuando un número suficiente de nuestro organismo es sustituido por la tecnología, e incluso nuestro cerebro y sus funciones son modificadas por medios cibernéticos. ¿Seguiríamos siendo humanos?

20161009-L2310728.jpg

De origen totalmente japonés las historietas originales, así como la película de animación, en la producción más reciente se nota la mano de los productores chinos. Los escenarios de la película son un Hong Kong modificado aunque todavía reconocible. Se han suscitado polémicas por el “blanqueo” de la película, es decir, la utilización de intérpretes o elementos de origen occidental, cuando en su origen, e incluso siguiendo la lógica de la película, deberían haber sido asiáticos. Empezando por su protagonista. Que no tiene cara de apellidarse Kusanagi. Sinceramente, estoy en contra de estas prácticas. De la misma forma que cuando la historia no implica especificidad racial o étnica o de género de ningún tipo, no pasa nada por cambiar los mismos, no siendo parte sustancial de la historia.

También resulta ridícula la cruzada “antipezón” en la que participa el filme. Si das a tu personaje un aspecto hipersexualizado, con unos pechos de tamaño notable, unas amplias caderas, un aspecto general sensual, a qué fin eliminas los pezones de sus pechos, que sí están en la historieta original. Y si te planteas que teniendo un cuerpo artificial los pezones son supérfluos, también lo serían los elementos anteriores, y bastaría un cuerpo de aspecto indefinido y asexualizado. Incoherente todo.

20161009-L2310734.jpg

Las historietas es realmente entretenidas y recomendables. Ya digo que en determinados aspectos han quedado desfasadas por la historia, pero no pasa nada grave. Entre lo ligero y la eventual reflexión filosófica, están bien para ir leyendo una aventura de vez en cuando. Sin embargo, la película, con muchas más ínfulas, mucho más seria en apariencia, queda como un mero ejercicio de poderío en el ámbito de los efectos visuales, resultando pobre en su argumento y en su reflexión. Aunque se deja ver como mera película de aventuras. Ya he insinuado que a estas alturas Johansson es una decepción. Una actriz prometedora en su momento, ha quedado como heroína de acción cuyas virtudes residen más en sus curvas que en su capacidad interpretativa. En fin, lo dicho, se deja ver, pero si no la ves no pasa nada.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: **
  • Valoración subjetiva: ***

20161009-L2310737.jpg

[Libro] El guardián del cementerio

Literatura

En los últimos tiempos, a través de ofertas diversas, he ido acumulando lecturas y  tengo una fila de libros mayor de lo habitual por leer. Pero es que también tengo varios en fila para comentar.

No recuerdo muy bien cómo llegó a mí la recomendación para leer este relato, una novela corta, que se lee en un santiamén, de corte fantástico y escrito por Carlos Martín. Supongo que fue porque el autor es redactor en un blog que seguía, sobre cine, y que ahora mantiene su actividad a través de Twitter. Que por cierto, por si llegara a leerme, decir que con el cambió ganó inmediatez, pero perdió profundidad. Y creo que eso es perder, como balance.

20170418-L2330533.jpg

El Almen Kirkegårde de Aalborg no es un cementerio descuidado a pesar de la antigüedad de algunas de sus tumbas.

La novela es una fantasía que transcurre en un pueblo inglés, donde hay un viejo cementerio encantado. Es decir, algunos de sus muertos se pasean por la noche en forma de cadáveres ambulantes, fantasmas o fenómenos paranormales. Muertos que viven tranquilos hasta que Maverick, el guardián, se entera de que el alcalde pretende realizar una operación urbanística para forrarse, que arramblará con el antiguo cementerio.

En general, es un pequeño divertimento en el que se aprovecha para poner en solfa la moralidad de los administradores de lo público, como si en este país necesitáramos otra cosa que leer los titulares de las noticias para saberlo desde hace años. En cualquier caso, es entretenido, y aunque no pasará a la historia de la literatura, puede rellenar un tiempo de lectura en el que no quieras engarzarte en algo más largo o más de fondo.

20170418-L2330531.jpg

[Fotografía] Aproximándonos a las flores (1) – Las orquídeas del centro comercial – Fotografía y otras artes visuales

Fotografía

Estas semanas atrás he estado intentando mejorar un poco mis habilidades con la Hasselblad y la fotografía de aproximación. Os lo cuento en el siguiente enlace. Cualquier sugerencia es bienvenida. Y aquí os dejo las fotos, claro.

Origen: Aproximándonos a las flores (1) – Las orquídeas del centro comercial – Fotografía y otras artes visuales

[Fotografía] Recomendaciones semanales – del 9 al 23 de abril de 2017 – Fotografía y otras artes visuales

Fotografía

Hace dos semanas que no presentaba mis recomendaciones semanales de fotografía. Cosas de irse de viaje casi una semana.

Por otra parte, se me están acumulando temas para traer a mis páginas de fotografía y otras artes visuales, pero como en su mayor parte son de fotografía argéntica,… pues se tarda un poco en tener el resultado final. En cualquier caso, y en ese tono, la entrada de hoy la ilustraré con fotografías que he tomado durante el viaje a Dinamarca con la pequeña Olympus Pen EE-3. Negativos en blanco y negro, que se aprestan bien al ambiente melancólico de la lluvia en primavera. Una primavera muy fría la de aquellas latitudes. Las que os presento hoy aquí están tomadas todas en Aalborg.

Pero vamos a las recomendaciones de esta semana.

Origen: Recomendaciones semanales – del 9 al 23 de abril de 2017 – Fotografía y otras artes visuales.

[Libros] Today meets Yesterday / Man meets Woman

Arte

Durante las pasadas vacaciones de Pascua tuvimos la oportunidad de visitar un par de museos de arte moderno y contemporáneo. Que para mí, independientemente del nivel de comprensión de algunas de las obras expuestas, son más divertidos que las tradicionales pinacotecas y museos de bellas artes. Y además, tienen un valor añadido, con el que corres el riesgo de salir del museo más pobre, financieramente hablando, de lo previsto. Tienen unas tiendas de las que te llevarías todo. O casi todo. Ideales para comprar los recuerdos del viaje para la familia, o si tienes un regalo importante que hacer próximo, para llevar algo original, difícil de encontrar en tu ciudad.

Kunsten, cuyo edificio surgió de la creatividad del arquitecto finés Alvar Aalto, es un lugar acogedor, bonito y entretenido, donde hasta una vieja Smena fabricada por Lomo, y digo Lomo no Lomography, que no es lo mismo, encuentra su sitio.

No es infrecuente que de estas tiendas, también librerías, me lleve algún o algunos ejemplares de libros realizados con las artes. Normalmente con la fotografía, pero no exclusivamente. En esta ocasión, de Kunsten, el museo de arte moderno de Aalborg, me llevé dos libritos publicados por Taschen, de la diseñadora china establecida en Berlín, Yang Liu.

Básicamente, son dos libritos sin palabras, salvo algún pie de ilustración extremadamente escueto, en el que se juega a contrastar de una forma humorística, aunque no superficial, mediante ilustraciones muy simples pero muy bien pensadas, las diferencias entre dos épocas o los dos sexos tradicionales de la especie humana.

En “Today meets Yersterday” (El hoy se encuentra con el ayer), un pasado indefinido, a veces de hace unos años, a veces de hace unas décadas, a veces de hace un siglo, se contrasta en lo que se refiere a los conceptos, usos y costumbres con los tiempos contemporáneos. En ocasiones, podemos comprobar los adelantos de los tiempos, pero en otras ocasiones, siempre sin acritud, se pone de manifiesto una alteración de los valores que no siempre es para bien.

En “Man meets Woman” (el tradicional “chico conoce chica”), se realiza el mismo ejercicio, pero contraponiendo los modos de pensar y de actuar, más o menos estereotipados, de ambos sexos. Con el humor que suele conllevar ciertos tópicos de “la guerra de sexos”, probablemente este volumen llamará más la atención y divertirá a priori más. Especialmente si vas en un grupo mixto. Pero también cae mucho más en el lugar común que el anterior, y a la postre, aunque divertido, puede resultar más superficial.

En fin, dos volúmenes simpáticos, que por su tamaño y condición no molestan en cualquier rincón de la biblioteca personal, que te despiertan una sonrisa y ocasionalmente te hacen pensar, y que tampoco van a arruinar a nadie. He visto en la página web de la editorial que hay un tercer volumen similar, “East meets West”, en el que imagino que la autora sacará partido de su experiencia como persona nacida y criada en extremo oriente, pero establecida en occidente. A ver si lo pillo por algún lado.

[Televisión] Cosas de series; suicidas adolescentes y parodias coreanas

Televisión

Dos series dejé finiquitadas antes de irme de vacaciones a Dinamarca. Dos series que supongo miniseries, es decir, que tienen una temporada única. Son muy distintas. Una tiene un carácter más bien anecdótica, mientras que la otra tiene más enjundia. Empecemos por lo leve.

Se trata de Dramaworld. Una pequeña parodia de 10 capítulos de unos 15 minutos de duración de promedio cada uno sobre los dramas coreanos. Una joven universitaria norteamericana (Liv Hewson) tiene una vida poco interesante, y está enganchada a los dramas coreanos que se emiten en los servicios de vídeos bajo demanda. En un momento dado, se verá trasladada al peculiar mundo de estos dramas, donde rigen una determinadas reglas para todos ellos. Y su presencia trastocará el desarrollo de uno de estos dramas, en el que nada parece que vaya a suceder como debería según los estándares de las televisiones del país asiático. Me animé a verla porque en las semanas anteriores había visto alguno de estos productos coreanos y quería ver hasta donde llegaba la parodia. Es simpática, pero inconsecuente por lo demás.

Las imágenes de hoy proceden del Moesgaard Museum. Situado a pocos kilómetros al sur de Aarhus, Dinamarca, nos habla de los avatares de la especie humana en esas tierras desde la edad de piedra hasta la época vikinga. Frente al mito del buen salvaje, el ser humano lleva en sus genes muchos de los trazos que llevan a que algunas de las series de televisión que vemos nos hablen más de la naturaleza animal que del ser evolucionado culturalmente. Y la visión de lo difícil y cruel que ha sido la vida humana a lo largo de los siglos apoya esta tesis.

Pero quizá la serie que últimamente ha dado bastante que hablar ha sido 13 reasons why. Se trata de un drama con el siguiente planteamiento. Hannah Baker (Katherine Langford), estudiante de un instituto aparentemente normal y corriente en Estados Unidos, se ha suicidado. Y ha dejado grabadas 13 cintas con instrucciones para que lleguen a 13 personas, especialmente compañeros de instituto, que de alguna forma han hecho o dejado de hacer cosas que la han llevado a esta situación. Cuando comienza la serie, las cintas le llegan a Clay Jensen (Dylan Minnette), y a través de su escucha de las cintas conoceremos lo que pasó con Hannah. Al mismo tiempo, iremos viendo cuáles han sido las repercusiones en la comunidad escolar y en sus familias de ese suicidio.

La serie está basada en una novela de Jay Asher con el mismo título, y que supuso un gran éxito de ventas y de crítica cuando se publicó en su país. Y en ella se pone de manifiesto el difícil ambiente en el que se desenvuelven los adolescentes en los centros educativos, experimentando con frecuencia el abuso por parte de sus compañeros, que se extiende en la actualidad por medio de las redes sociales. También se incluye la situación de las chicas que se ven sometida además a acoso de carácter sexual, llegando a producirse violaciones, que no son denunciadas por la presión del grupo. Se analiza también la pasividad de las autoridades escolares, más preocupadas de que nada les salpique y de salvaguardar el prestigio que de defender a los escolares.

Determinadas escenas de cierta crudeza han destapado algunas críticas, más cuando se supone que tanto la novela como la serie están dirigidas a un público juvenil también. A mí me han parecido proporcionadas, pero claras, sin tapujos, aunque sin recrearse en lo morboso. Lo que si me falla un poco es el desarrollo de la trama, que me parece excesivamente estirado para lo que da de sí la historia. Se podría haber contado lo mismo en menos episodios. También hay algunos problemas de reparto, que no siempre está a la altura. Pero es una serie que es bastante visible, relativamente recomendable.

[Cine/Arte contemporáneo] Manifesto (2015)

Arte, Cine

Manifesto (2015; 202017-1404)

La película que voy a comentar hoy es distinta de las habituales. Dirigida por el alemán Julian Rosefeldt, esta obra cinematográfica entra más dentro del campo de las instalaciones audiovisuales en el ámbito del arte contemporáneo. Su obra, por sus características, tiende a contemplarse más en galerías de arte o en museos de arte moderno que en salas de cine convencionales. Sin embargo, esta que vamos a comentar hoy se puede considerar de pleno derecho como una obra cinematográfica, por las técnicas aplicadas, independientemente que esté totalmente inserta en lo que se considera cine de arte y ensayo. No experimental, como en algún lugar he leído, ya que las técnicas cinematográficas usadas para su realización son convencionales, aunque no lo sea su tema, contenido o forma de exhibición.

El ‘O’ Space en el que se proyectaba la instalación, terminó su exhibición el día siguiente a nuestra visita, se encuentra entre los edificios industriales del puerto de Aarhus que han sido o están siendo objeto de reconversión, integración a la ciudad, y recuperando para usos recreativos o culturales. En cualquier caso, la pequeña y discreta entrada, pasando a través de unos lavabos, no dejaba de ser curiosa.

La obra consta en realidad de 12 películas diferentes destinadas a ser proyectadas simultáneamente en el ámbito de una sala de exposiciones o galería de arte. Nosotros la vimos en el marco de la programación de la capitalidad cultural europea de Aarhus durante el año 2017. Se exhibía en el O Space de esta ciudad danesa de la región de Jutlandia Central.

En cada una de las películas, la actriz australiana Cate Blanchet representa un papel diferente, hasta 13 distintos, de ambos géneros, y en un momento dado recita un monólogo en el que se incluye alguno de los manifiestos seleccionados dentro del arte moderno o contemporáneo. Los papeles con sus respectivos manifiestos son los siguientes:

Hombre vagabundo – Situacionismo

Agente de bolsa – Futurismo

Trabajador de una planta de incineración de basura – Arquitectura

Científica – Suprematismo / Constructivismo

Oradora en un funeral – Dadaismo

Madre de ideas conservadoras – Pop Art

Punk tatuada – Estridentismo / Creacionismo

Profesional del entretenimiento corporativo / Planificadora de eventos – Vorticismo / Der Blaue Reiter / Expresionismo abstracto

Coreógrafa –  Fluxus / Merz / Performance

Titiritera – Surrealismo / Espacialismo

Locutora de informativos / Reportera – Arte conceptual / Minimalismo

Profesora – Cine (Dogma 95)

 

Por el tiempo del que disponíamos no voy a decir que viéramos los doce fragmentos en su totalidad, pero sí vimos al menos una parte de ellos, y más de la mitad integramente. Originalmente, en sus primeras concepciones, había hasta 60 manifiestos distintos de carácter cultural, artístico, social o político, que progresivamente fueron fundiendo o agrupando hasta dejar los doce fragmentos que interpretó Blanchett. El resultado es fascinante.

En primer lugar, por la versatilidad y presencia de la actriz, indudablemente una de las más importantes del momento actual, con una capacidad increíble para integrar en situaciones, ámbitos o diálogos fuera de contexto el contenido de los manifiestos que va recitando. Todos y cada uno de ellos es notable. El que probablemente nos llamó más la atención, quizá por su más declarada ausencia de contexto racional, fue el que en el papel de una maestra de niños de unos nueve o diez años, les recita el manifiesto de Dogma 95, para a continuación mandarles unos deberes de clase que va corrigiendo mientras pasea entre los pupitres. Si la interpretación de Blanchett es notable, la de los niños, que no se debían de coscar de nada de lo que les decía, casi lo era más todavía.

En segundo lugar por el efecto de reflexión que tiene al descontextualizar unos textos que en su momento o en su lugar aparecen como trascendentes o fundamentales, sesudos y profundos, pero que sacados de su momento histórico, y en el marco de un escenario cinematográfico muy reconocible con las ficciones que habitualmente presenciamos como espectadores consumidores, pierden buena parte de su sentido. Lo que lleva a la reflexión crítica que el autor quiere realizar sobre este tipo de documentos. Sin que con ello pierdan necesariamente todo su sentido original; no creo que sea ese su objetivo.

Obviamente, no voy a calificar como habitualmente esta obra. Aunque Cate Blanchett merezca una vez más un sobresaliente, mientras que el autor y director de la obra alcance un notable alto, como mínimo.

Guardar

[Viajes] Última jornada del viaje al norte de Jutlandia, Dinamarca

Viajes

Estos días atrás, este Cuaderno de Ruta, más literalmente en ruta que habitualmente, ha estado en modo “sólo fotos”. Es decir, actualizado con las fotografías que eventualmente iba mandando por correo electrónico desde mis dispositivos móviles mientras viajaba por el norte de la península de Jutlandia, la parte continental de Dinamarca.

No la hemos recorrido toda, ni mucho menos. Aalborg, Aarhus y una escapada a la punta norte en Skagen. De ello, estos días atrás, habéis podido ser testigos si habéis pasado por aquí.

Normalmente, casi nunca puedo subir nada el último día de mis viajes. Aunque ayer no pude evitar subir una vista desde la ventana del hotel con los tejados nevados. Ha hecho frío estos días, más de lo que pensábamos.

Pero lo cierto es que la última mañana en Aalborg, a pesar de esa ligera nevada de madrugada, aunque fría, estuvo mayormente soleada. Y nos cundió. Primero, cruzando sobre las vías del ferrocarril, nos dirigimos hacia la tienda del Kunsten, el museo de arte moderno que habíamos visitado unos días antes para hacer alguna compra.

Pasamos para ello por el Almen Kirkegård (que parece que significa “cementerio general”; todavía no nos hemos aclarado cuando hay que poner en danés “å”, “aa”, o si es indistinto). Donde además de numerosas tumbas del siglo XIX o personas nacidas en ese siglo, encontramos contrastes como conejos corriendo entre las lápidas, los restos de la nieve que persistían en las zonas de umbría, y los arbustos floreciendo en las tumbas, como si realmente esto que tienen los daneses en abril se pudiese llamar “primavera”.

Bueno… sobre la especie de los animales tuvimos diferencias. De hecho, a mi me parecieron liebres más que conejos. Grandotas y con orejas muy largas… ¿Algún entendido leyendo esto?

En Kunsten, además de comprar en la tienda, pudimos pasear por el jardín de las esculturas, algo que no habíamos hecho tres días antes por la lluvia.

Claro que parques con esculturas no faltan en Aalborg, también escrito en ocasiones Ålborg, ya que pudimos ver varias de ellas como la siguiente representación de Adán y Eva en el Kildeparken.

Tras comprar un ligero refrigerio, especialmente líquido, tienen un excelente zumo de pomelo exprimido, en la tienda de conveniencia de la estación, atravesamos el centro de la ciudad, muy agradable para pasear, para llegar al Nordkraft, un centro de cultura y ocio que ocupa una antigua central eléctrica en el centro de la ciudad. Visitamos alguna exposición y curioseamos un poco, aunque estaba poco concurrido a las 12 del mediodía.

Al comprobar la hora, fuimos conscientes que teníamos que volver al hotel a recoger el equipaje para dirigirnos al aeropuerto. Eso sí, no fuimos por el camino más recto. Fuimos haciendo un recorrido que nos permitiera recordar mejor el agradable paisaje urbano de Aalborg.

Y ya, con copos de nieve cayendo sobre nuestras prendas impermeables, imprescindibles en estos días y en estas latitudes, tomamos el autobús en dirección al aeropuerto. Hasta la próxima.