[Arte] This is POP!… Pop-art en el Centro de Historias

Arte

Nos ha dado la sensación de que un número no desdeñable de las personas que visitaban el Centro de Historias de Zaragoza esta mañana, una mañana muy agradable desde el punto de vista del tiempo atmosférico, no tenían muy claro qué iban a ver. Comentarios que oyes, caras que ves… Y es que ese título de la exposición “¡Esto es POP!” en inglés… junto con el hecho de que en algún material promocional se viera alguna portada de un disco… pues da la sensación de que había gente que pensaba que esto iba de música pop(ular).

Yayoi Kusama (prefiero las habitaciones infinitas a las calabazas con lunares… pero es dif´ícil montar una de aquellas)

Pero no. La cosa iba de pop-art, o arte-pop si queremos traducirlo. Y sólo de forma colateral iba de música. En concreto, en la medida en que destacados artistas visuales de esta corriente artística de la segunda mitad del siglo XX participaron en el diseño de algunas de las portadas más destacadas de los discos de larga duración de la música pop y rock. Música pop es aquella que atrae al público general, que se usa para bailar, para relacionarse y para ligar, y que suele constituir lo que se llama la “banda sonora” de la vida de la gente. Música que suena en la radio, que se tararea, que se baila, que se sabe cantar, frente a la música culta que sólo sale en la radio si la buscas mucho, que muchas veces no somos capaces de tararear, que no se adapta al baile salvo en algunos casos, y que en muchas ocasiones no tiene letra. Y que nos suena rara. Eso sí… la música pop varía. O variaba. Por tiempos y lugares. En los últimos 30-40 años parece que se homogeneizado globalmente, y varía de forma superficial en sus formas, en realidad.

Una Marilyn de Andy Warhol.

Pero el pop-art es otra cosa. Es una corriente de arte contemporáneo. Aunque pueda ser abstracto, se inspira en lo cotidiano, sean objetos, personas o acontecimientos. En la publicidad. En las estrellas de cine. En los refrescos. En las judías en lata. En los tebeos. Y además es fácil de entender por el gran público. Suena a reacción contra las vanguardias, que obligan a adquirir un código, un vocabulario artístico, que no está al alcance de todos y que sitúa al arte en un plano distinto al del público general. Aunque me parece una temeridad considerar que todo el mundo entiende el significado y las intenciones de los (o al menos, algunos) artistas pop-art. Ya que sus obras contienen también en ocasiones su dosis de rebeldía y de cuestionamiento social hacia los temas cotidianos que aparecen en sus obras.

También artistas españoles, como los valencianos del Equipo Crónica.

El arte pop es también un arte fácilmente reproducible. Porque a partir de dibujos, ilustraciones, grabados, fotografías y otros… tira de técnicas como la serigrafía para reproducir la obra, hacerla más asequible, si no al público general, al menos no reservada a unos pocos privilegiados. Frente a la obra única que es una pintura al óleo, por ejemplo, o a las pocas copias que se funden a partir de los moldes de una escultura, entre lo que hemos visto esta mañana,… de Warhol, de Lichtenstein, de Murakami (Takashi, no Haruki… que es este último es un novelista), de Opie, de Koons… hemos visto ejemplares de series de 1000, 2000, 3000 ejemplares. Cuando decenas de miles cuando la obra ilustra la carátula de un LP musical. Por lo tanto, la obra de arte pop, además, es popular. O se populariza. En algún caso… es populista, incluso… véanse algunas obras de Koons, por ejemplo.

Julian Opie.

Sobre la reproductibilidad técnica de la obra artística ya nos habló Walter Benjamin en los años 30 del siglo XX. Por ahí tengo el libro. En francés… lo compré en el museo de arte contemporáneo de Estrasburgo. Me interesó de inmediato. Al fin y al cabo, la manifestación artística que más me interesa es la fotografía. Y salvo determinadas técnicas fotográficas alternativas que ofrecen ejemplares únicos, una de las ideas base de la fotografía es que se pueden reproducir… ad nauseam.

Takashi Murakami.

La exposición no se para en el pop-art, en sentido estricto, el que estuvo de moda en los años 50 y 60 del siglo XX, emanando desde el Reino Unido y los Estados Unidos. Se adentra también en el arte postmoderno, en el arte urbano y en otras manifestaciones contemporáneas, de las que fue precursor o de las que se convirtió en un componente.

KAWS.

La exposición… no es como si fuese una sucursal del MoMA. Por la facilidad de reproducir la obra, no es tan difícil montar una exposición de este estilo artístico como del neoclasicismo veneciano… por ejemplo. Pero tiene un valor didáctico indiscutible. Estaba muy concurrida. Por las limitaciones de aforo en las salas, incluso filas para la entrada en las mismas. Cuando nos íbamos. Nosotros es que hemos llegado pronto. Pero la mayor parte de la gente no. España no madruga ni para parar una epidemia.

[Cine] “Days of being wild” o “Afei zingzyun 阿飛正傳” (1990)

Cine

Days of being wild, también titulada, Afei zingzyun 阿飛正傳 (1990; 04/20210119)

Y esta semana pude ver la tercera película del ciclo de películas de Wong Karwai. Y probablemente, esta es la que más ganas tenía de ver junto con Chunking Express, para la que tendremos que esperar al segundo martes de febrero, si todo va bien. En esta película, es la primera ocasión en la que aparece el personaje de Su Lizhen o Sou Laizan 蘇麗珍, según se transcriba aproximadamente del mandarín o del cantonés. Personaje principal en In the mood for love, donde es interpretado por Maggie Cheung, aquí fue un personaje importante, pero no protagonista, e interpretado por primera vez por la guapa hongkonesa. Volverá al final del ciclo con 2046… pero será más complicado.

Que Sou Laizan, el personaje interpretado por Maggie Cheung ( o Cheung Manyuk), diga que pas´ó su infancia en Macau me sirve de excusa para no poner fotos de Hong Kong solamente durante las películas de este ciclo.

Al igual que en muchas películas del director, el título original en cantonés no es significa la mismo que el título “internacional” en inglés. Siendo su traducción más aproximada la de “la verdadera historia de un vividor” o “camorrista”. Pero tal y como aparece el carácter en la película creo que le va más lo de “vividor” que lo de “camorrista”. “Mujeriego” también le iría bien.

Porque su protagonista es Yuddy, un joven que vive del cuento, (Leslie Cheung), que fue adoptado por una antigua prostituta que vive muy acomodada (Rebecca Pan), y que es un mujeriego con poco o ningún desea de comprometerse con ninguno de sus ligues, mientras piensa en encontrar a su auténtica madre. Conoceremos su relación con la modosita y guapa Sou Laizan (Cheung), y con la descarada cabaretera, y también muy guapa, Leung Fungying (Carina Lau). Las cuales atraerán a un joven policía (Andy Lau) y al mejor amigo de Yuddy (Jacky Cheung).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La película fue la primera que rodó con Christopher Doyle como director de fotografía, y vaya si se nota. Esta película tiene ya un empaque visual en el que se aprecia notablemente la combinación entre la visión de autor del director, muy personal y distintiva, y la excelencia como iluminador y fotógrafo de Doyle. Es una adelanto de lo que ambos nos ofrecerán más adelante en su carrera.

No obstante, la película confía también mucho en el buen trabajo de sus intérpretes. El tema principal es la peligrosa mezcla del abandono y del miedo al compromiso. Yuddy fue abandonado por su madre y no es capaz de comprometerse ni con la formalita y fina Sou Laizan, ni con la descarada y más sensual Leung Fungying. Las cuales, rechazadas por el anterior, no encontrarán camino hacia los pretendientes que se les acercan.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Con un tramo final, rodado en Filipinas, desaforado, intenso y trágico, se desvelan algunos secretos. Entre los cuales… cual de las mujeres es aquella a la que realmente amó. Y termina con una misteriosa escena protagonizada por Tony Leung, el otro protagonista de In the mood for love, que no tiene sentido si no te explican que iba a ser continuada por otra película que iba a tener a este por protagonista, pero que no se llegó a rodar. Se habla de esta película, junto con In the mood for love y 2046, como una trilogía. O trilogía informal. Las dos últimas están claramente relacionadas. Ahora bien… sobre si esta y la segunda lo están, sobre si la Sou Laizan de esta y la segunda es la misma mujer… se admiten opiniones opuestas. Y me da igual lo que hayan declarado en algún momento sus responsables. En cualquier caso, esta película no me ha defraudado; me gustó mucho.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ****

[Fotos] La suave luz del invierno en color

Fotografía

En la primera semana de diciembre opté por llevar una cámara ligera, compacta, pero con una buena óptica y un rollo de película negativa en color en la mochila. Algo que no me pesase demasiado o casi nada. Así que opté por la Minilux que me traje hace algo más de tres años de Seúl. No la uso tanto como debería dadas sus características. Pero bueno…

Los datos técnicos de las fotos están en Una sensibilidad un poco justa para el invierno – Leica Minilux + Kodak Pro Image 100. Por lo demás, os dejo algunas fotos. Me gusta la luz del invierno en Zaragoza. Pero dura poco. Estamos ya a mediados de enero, y cuando sale el sol empieza a ser ya demasiado intenso en las horas centrales del día.

[Libro] Sin contar – W. G. Sebald (texto) y Jean Peter Tripp (ilustración)

Arte, Literatura

Como os contaba hace unos días, poco antes de Navidad visité mi librería preferida cuando se trata de comprar libros tradicionales en papel, con el fin de preparar unos regalos en forma de libros ilustrados. Y os decía que no tenía planificado comprar ninguno para mí mismo. Pero acabé picando.

Nacido durante la Segunda Guerra Mundial, Sebald quedó muy impresionado cuando en el colegio tomo conciencia del holocausto. Siendo un joven de veintitantos, se mudó a Inglaterra donde vivió y murió. Aunque no abandonó nunca su pasaporte alemán, ni el uso de su idioma materno como lengua literaria. Murió prematuramente, en pleno apogeo creativo. Su carrera literaria fue breve pero profunda y muy reconocida.

El libro de hoy tiene su miga. Y para sacarle todo su jugo será necesario revisitarlo con frecuencia. Con textos de W. G. Sebald e ilustraciones procedentes de grabados del pintor Jan Peter Tripp (artículo disponible solo en wikipedia en alemán… podéis tirar de algún traductor para coscaros), vamos recorriendo parejas de grabados y píldoras poéticas que dialogan entre sí. En algún lugar he leído que denominaban haikus, a estos pequeños poemas del escritor alemán. No lo son. Son poemas muy cortitos, de cuatro o cinco versos por lo general, pero no son haikus. Hay cierto empeño en algunos y algunas en utilizar la fórmula del haiku en idiomas occidentales. Y creo que no es una fórmula apropiada. Los idiomas indoeuropeos son muy distintos en estructura, escritura y formación de las palabras del japonés, y la mayor parte de los haikus en estos idiomas me parece muy forzados. Incluso en lo que se refiere a la traducción de los originales japoneses, me parece preferible traducciones lo más correctas posible en cuanto al contenido, olvidándose de la forma. Pero lo importante en este libro es ese diálogo entre los pequeños poemas y los grabados que representan ojos, miradas más bien, de personas relacionadas con el mundo de las artes y el pensamiento.

La lectura de este tipo de obras exige cierta parsimonia. Pasar de forma seguida de uno a otro poema puede impedir su digestión. Y los temas son diversos, así como los tonos. Es un libro bonito. Para tener a mano, y recetarse uno a sí mismo alguna que otra dosis de poesía sencilla ilustrada. Que nunca está mal..

[Cine] Pieces of a woman (2020)

Cine

Pieces of a woman (2020; 03/20210117)

La actriz británica Vanessa Kirby está de moda. Una actriz que procede fundamentalmente del mundo de teatro, pero que en los últimos años se ha ido infiltrando en las producciones de televisión y para la gran pantalla. Tiene talento y tiene presencia. El papel que más vuelo le ha proporcionado es su princesa Margarita en The Crown, donde se convertía en una auténtica roba escenas, y que le llevó a ganar algún premio que otro. Ahora sólo necesita el papel que le dé el prestigio en la gran pantalla. Y creo que muchos han pensado que el que realiza en esta película dirigida por el húngaro Kornél Mundruczó, rodada en Canadá, aunque la acción se desarrolle teóricamente en Boston, es ese papel. Algunos hablan incluso de su candidatura al Oscar. Aunque todavía no está claro cuál va a ser la repercusión de una película estrenada en la mayor parte del mundo en la plataforma de Netflix, y sobre la que hay opiniones diversas.

La acción de la película transcurre en Boston, según nos dicen. Pero está rodada en Montreal. Y nos dicen que la “nacionalidad” de la película es canadiense. Bueno… cosas del cine. Y de los dineros. Como yo tampoco he estado en Boston, Montreal tendrá que ser la ciudad que ilustre esta entrada.

La película tiene un acto inicial de gran fuerza e impacto. Una joven pareja va a tener su primer hija. Él, Sean (Shia LaBeouf), es lo que en inglés se llama un blue collar, un empleado en una empresa de construcción, no bien aceptado por la madre de su compañera (Ellen Burstyn), superviviente del holocausto judío. Ella, Martha (Kirby), es una white collar, con mayor nivel cultural tiene un empleo de más nivel o mejor consideración social. Han decidido tener el parto en casa, pero la matrona en la que confiaban tiene otro parto al mismo tiempo y manda una sustituta, Eva (Molly Parker). Aunque la niña nace aparentemente bien, minutos después del parto, muere. El resto de la película nos narrará cómo el duelo afectará a cada uno de ellos y cómo afrontarán de forma muy diferente las consecuencias del mismo.

La película es muy académica en su concepción y su realización, confiando en el buen trabajo de los intérpretes, que están todos a gran nivel. Pero tiene un problema que vimos no hace mucho en otra película que también prometía mucho. Tiene un comienzo tan potente, que luego la historia pierde mucha fuerza y asistimos a una representación del duelo que, por bien interpretada que esté, nos parece rutinaria, y que no aporta nada realmente nuevo. No he podido dejar de compararla con otra película sobre el duelo, excelente desde muchos puntos de vista, que sabía llevarnos de la mano del duelo de su protagonista por su hijo muerto hasta un culmen importante que permite el principio de la cicatrización de la heridas que deja. Por lo tanto, esta película lo tenía complicado para funcionar como una gran película. Por otra parte, la otra línea dramática que queda en un segundo plano, aunque el tramo final de la película se centre en ella, la cuestión sobre la responsabilidad de la matrona, queda desdibujada y tratada con trazos muy esquemáticos.

Entendámonos. No es una mala película. En absoluto. Podemos considerarla incluso como recomendable, especialmente para los abonados de la plataforma. Está bien hecha, muy bien interpretada… pero no es extraordinaria. Y quizá eso puede lastrar el recuerdo que la interpretación de Kirby, por donde empezaba este comentario, deje en nuestras memorias. Por cierto que el resto del reparto también está igualmente a buen nivel.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

[Fotos] Instantáneas de un par de días de sol radiante

Fotografía

Entre otras actividades fotográficas, este fin de semana pasado he sacado a pasear la cámara de película instantánea. Y no ha ido mal. Ya le he cogido bastante el tranquillo, y el porcentaje de éxitos, por lo menos en cuanto a la calidad intrínseca de la foto, la artística es otro cantar, empieza a ser bueno. Aunque me he puesto a hacer algún experimento y eso siempre lleva a alguna pifia.

En fin… los detalles técnicos en Un cartucho más de Instax Square Monochrome… definitivamente, subexponer.

[TV] Cosas de series; series británicas (o así) para las vísperas del Brexit

Televisión

Con fecha 1 de enero quedó perpetrado el Brexit, el divorcio, atribulado como tantos divorcios, entre el Reino Unido y la Unión Europea. Un divorcio a petición de una de las partes, que siempre se ha sentido poco comprometida con este poliamoroso matrimonio con ventitantos cónyuges. Y motivado más por intereses particules, y espoleado por los populismos fascistas o cuasifascitas que remueven el mundo. Pero la vida sigue, y entre las series de televisión, siempre hay alguna británica que destaca en la cartelera seriéfila. Y en las vísperas del Brexit, esto no ha sido una excepción.

Como digo en el texto, claramente una de las serie de hoy está rodada en Margate, sur de Inglaterra, lugar que visité en octubre de 2013 y del que os dejo unas vistas.

Las series británicas, especialmente aquellas de tono más amable o familiar, tienen especiales navideños. Y la nueva recreación de All creatures great and small no ha escapado a esta tradición. Y además han aprovechado para “corregir” cierto “desaguisado romántico” que nos habían dejado con el fin de la temporada “normal”. En fin… buen rollo a raudales para esta serie cuyo principal objetivo es,… ese. Generar buen rollo. Hay que recordar que se puede ver en Filmin.

Bridgerton no es una serie británica. Aunque su reparto sí lo es en buena medida. Supongo que para dar un poco de convicción a este pastiche aparentemente ambientado en la segunda década del siglo XIX, en 1813 si no recuerdo mal, los británicos están enzarzados en España contra los ejércitos napoleónicos. Y nos movemos en la serie entre la alta sociedad inglesa, con tramas aparentemente muy del estilo de las novelas de Jane Austen. Pero como decía es un pastiche. De la factoría de culebrones de Shonda Rhimes, aunque ella no aparezca directamente involucrada en la creación de “esto”. En realidad, la serie está más emparentada con cosas como Grey’s Anatomy, Scandal, o How to Get Away with Murder. Romanticismo de instituto, algo de sexo sin pasarse, y los elementos tradicionales de los culebrones. Buenos, malos, guapos, mezquinos, tontos… y todos contra todos. Basada en una saga de novelas “románticas” de una autora americana cuyo nombre ni recuerdo ni me importa, propone un universo alternativo en el que la reina Carlota de Mecklenburg-Strelitz, alemana de nacimiento, es negra, o al menos mezcla, y gracias a ellos los británicos disfrutan de una sociedad igualitaria multirracial. Si yo perteneciera a alguno de los grupos que han sido discriminado por el color de su piel, creo que me cabrearía más esta extraña “puesta en escena políticamente correcta” que la representación de la realidad de cómo era la sociedad británica de la época. Y esto no tiene nada que ver con la tradición del teatro británico de otorgar papeles en las obras dramáticas a buenos intérpretes, haciendo abstracción del color de su piel, lo cual me parece muy bien. A partir de ahí, que nos interpreten la Barcarolle de Los cuentos de Hoffman de Offenbach, en un momento situado 70 años antes de su composición… pues son ya detalles sin importancia. Dejando a un lado que los yanquis de Shondaland se pasen cualquier consideración de respeto histórico por el forro de la entrepierna, ¿se deja ver la serie? Sólo como placer culpable, inconfesable o como lo queráis denominar. Eso sí, se han gastado un pastón en ambientación, vestuario y diseño de producción. Seguro que tiene éxito.

Otra cosa muy distinta es The Singapore Grip, comedia dramática de época, que nos lleva a Singapur en las semanas previas al desastre británico que llevó a la conquista de la península malaya y la ciudad por parte de las tropas japonesas en un tiempo que se podría considerar récord, dada la lejanía de los nipones de sus bases de origen y las naturaleza del terreno. Y esta producción británica incide en ello, los militares británicos, especialmente los de alta graduación, aparecen como unos perfectos y absolutos imbéciles e ineptos. La serie está basada en una novela del mismo título de J. G. Ferrell, un autor del que no he leído nada, y tiene un carácter fundamentalmente satírico. Al fin y al cabo, desde su propio título, juega a la confusión conceptual al comparar una técnica sexual con la situación sociopolítica del Imperio británico en Asia, causada por la tenaza de los capitales occidentales sobre las economías coloniales. Y evidentemente, hay elementos interesantes de crítica anticolonial. Sin embargo, la serie opta por dar más fuerza al trío amoroso entre el idealista heredero de la mitad de una empresa exportadora de caucho que acude a la ciudad asiática al morir su padre (Luke Treadaway), la desaprensiva hija del empresario que posee la otra mitad (Georgia Blizzard) y una joven china (Elizabeth Tan), que huye de los japoneses, y que está mal vista por los británicos, ya que es una joven culta y leída, por lo que probablemente será “comunista”. Pero esta trama romántica tiene graves limitaciones, las interpretaciones no están siempre a la misma altura que otras producciones británicas, y hay otras subtramas en el relato que tienen más miga y que quedan muy superficialmente tratadas. Hasta cierto punto es una serie fallida. Aunque la ambientación y el diseño de producción es de lujo y las chicas salen muy guapas.

Y finalmente, Two weeks to live, una corta serie de seis episodios en HBO de 24 minutos de duración cada uno, protagonizada por la “tronada” Maisie Williams. Interpreta a una joven que ha vivido aislada en los bosques de Escocia, alejada del mundo, con su madre y que de repente sale al mundo convencida de que este se acaba para vengarse de los que mataron a su padre. Es como una versión descabalada de Hanna, puesto que el tono es también satírico o al menos paródico, aunque no falta violencia más o menos gore. Transcurre en buena parte en algún lugar a orillas del mar en el sur de Inglaterra, cuya localización es inconfundible para mí, puesto que es un lugar que visité hace unos años. Ver las fotos acompañantes. Es entretenida. Y tiene algún momento muy divertido. Pero tampoco es la octava maravilla. Realizada a mayor gloria de su protagonista… lo cierto es que los intérpretes que han alcanzado celebridad con los “tronos” lo van a tener complicado para encontrar su lugar en otras producciones. Me supongo. Aunque ya hay alguna excepción por ahí para esta afirmación.

[Libros de fotografía] Novedades en mi biblioteca para las fiestas de fin de año

Fotografía

Pues sí. Entre las series de libros o cuadernos de fotografía que voy recibiendo periódicamente, más aquellos que decidí regalarme con motivo de las “fiestas” que nos acechan cada fin de año, tengo unas cuantas novedades acumuladas. Vamos con un comentario sobre ellas, aunque sea rápido.

Los contenido de hoy, al igual que una conversación reciente, me han recordado mi viaje a Escocia en 2013. Os dejo con fotos tomadas en Stirling y la ribera norte del Forth.

Como ya sabréis los habituales de estas entradas, estoy más o menos “abonado” a las novedades más interesantes de Another Place Press, esta editorial británica que se centra en las relaciones entre los humano y el paisaje, y que publica libros sencillos pero bien presentados de fotógrafos emergentes, a precios razonables. Y periódicamente nos ofrece sus Cuadernos de campo (Field notes), pequeñas revistas que presentan una serie o un trabajo de un fotógrafo de forma muy asequible. Recibí los números 16 al 18.

# 016, An Uncertain Winter de Marco Kesseler (Insta), un repaso en el año 2015 al paisaje de Bielorrusia frente a un proceso electoral sin garantías democráticas, en la denominada “última dictadura de Europa”. Aunque yo creo que queda alguna más. Paisajes de las ciudades bielorrusas y retratos de opositores democráticos. Originalmente, fue un encargo de Magnum Photos, y ahora se reedita de esta forma.

# 017, Sea Level de Mandy Williams (Insta), paisajes marinos de las playas en Worthing realizados a través de las imperfecciones de las ventanas de los refugios de estas playas cuando la marea sube. Curioso. Un paisaje conceptual con algunas buenas fotografías.

# 018, Hamara Ghar de Saleem Ahmed (Insta), paisajes y retratos realizados desde la nostalgia cuando el fotógrafo regresa a su hogar de la infancia a visitar a su familia. No nos líemos, aunque procedentes de algún lugar del subcontinente indio, el título del libro significa nuestro hogar en hindí, los lugares fotografiados están en Connecticut.

Fuera ya de esta colección de cuadernos de campo, recibo el libro Between Two Mysteries del británico Carl Bigmore (Insta), que recorre la región de la costa del Pacífico en el noroeste de los Estados Unidos, una región que me gustaría mucho visitar… aunque en estos momentos esté tan complicado todo el tema de viajes. Entre las montañas y el océano, una región con mucho paisaje salvaje todavía, lluvioso por los vientos húmedos del mar, colonizado y habitado por los europeos desde el siglo XIX, tiene todavía capacidad para despertar la imaginación y la sensación de lo inexplorado. Colección de paisajes naturales, urbanos y retratos que buscan reflejar la esencia de esta región. En un formato cuadrado, formato medio con película tradicional, que se presta muy bien a esta exploración tranquila, reflexiva, del medio y el entorno. Viene con una copia fotográfica firmada… la número 19 de 30. Me ha encantado.

Un libro concebido de forma muy similar al anterior, pero con un contenido muy distinto, es Inner Sound de Iain Stewart (Insta). También son paisajes, en esta ocasión de forma exclusiva. También viene con una copia fotográfica firmada… la número 6 de 30. Pero en esta ocasión nos vamos a la esencia del paisaje, supongo que el escocés, para un fotógrafo establecido en Edimburgo. El conflicto de los elementos que configuran el paisaje. Las tormentas, la lluvia, la nieve, los vientes. Jugando más con las impresiones, incluso con la abstracción, que con la definición precisa. Muy inspirador.

[Fotos] Las nieves de “Filomena” con película en blanco y negro

Fotografía

El sábado pasado me desperté de forma espontánea relativamente pronto. Y viendo cómo caía la nieve, eché al macuto algunas cámaras de fotos y algún rollo de película negativa en blanco y negro y estuve un par de horas buscando algo interesante que fotografiar. Los detalles técnicos en Día de nieves – Fujifilm GS645S Wide 60 + Bergger Pancro 400 @ 1600.

Lo cierto es que justo cuando está nevando no suele ser el mejor momento para hacer fotos a un paisaje nevado. Hay muy poca luz, es extraordinariamente difusa y apenas hay contraste sobre un paisaje que además está uniformemente cubierto de blanco. Pero bueno… buscando elementos que destacaran en el mismo… aun conseguí quedarme con algún recuerdo del acontecimiento meteorológico.

[Cine] “As tears go by” o “Wonggok kaamun 旺角卡門” (1988)

Cine

As tears go by, también titulada, Wonggok kaamun 旺角卡門 (1988; 02/20210112)

Seguimos esta semana con el ciclo de películas de Wong Karwai, que empezó la semana pasada con In the mood for love. Aquella fue la primera película del ciclo porque es la más conocida, la que más personas arrastra a las salas, más si se proyecta en una víspera de festivo. A partir de esta semana, el resto de las películas del ciclo, creo que son seis, van en orden cronológico de su estreno. Y la que hoy nos ocupa, que nunca he visto, y que en IMDb no consta que se llegase a estrenar comercialmente en España, fue la primera película del realizador hongkonés. Película que ya de entrada fue presentada en la quincena de los realizadores de Cannes de 1988, con buen éxito de crítica.

La película se desarrolla principalmente en las calle de Mong Kok en Kowloon. Aunque también hay escenas, o un ir y venir de los protagonistas, entre Kowloon y la isla de Lantau, donde vive Ngor, el personaje femenino principal de la película.

Algunas aclaraciones sobre el título. En su distribución internacional, se conoce con el título en inglés de As tears go by. Pareciera que quisiera inspirarse en la conocida canción de Mike Jagger del mismo título, que estrenó Marianne Faithfull, aunque luego los Rolling Stones la incorporaron a su repertorio. Una canción melancólica por algo que se perdió. Pero desconozco si hay relación, y desde luego no aparece en la película. Pero el título original de la película, en cantonés es 旺角卡門, que se traduciría por Mong Kok Carmen. Siendo Mong Kok una conocida zona comercial de Hong Kong en la península de Kowloon, y reconocible para quien haya visitado la ciudad por las escenas rodadas en lo que parece el Ladies’ Market, y siendo Carmen una referencia al conocido carácter de la novela de Merimée. Algo no del todo bien entendido por los responsables de la película, porque el efecto del personaje femenino principal, Ngor (Maggie Cheung), sobre el protagonista masculino, Wah (Andy Lau), parecería el opuesto al de la gitana Carmen sobre don José. Pero esto es algo anecdótico. Porque en la primera colaboración de Wong con Cheung, la guapa actriz no deja de ser un personaje secundario, aunque importante.

En una de las paradas de metro de Mong Kok siempre animadas.

Son muchos los que han comparada esta película con Mean streets, una de las primeras películas de Scorsese, por sus analogías argumentales. El joven mafioso (Lau) que protege a su amigo/hermano poco inteligente y confundido, Fly (Jacky Cheung), en el mundo de los bajos fondos de la antigua colonia británica. Y en esas están cuando aparece la guapa primita que puede enderezar el rumbo del protagonista, si no fuera por que Fly va a meterlos en constantes embrollos con otros hampones.

La película está hecha con cuatro cuartos y se nota. Con una banda sonora electrónica de las que se llevaban en los años 80 y que en la actualidad chirría un tanto, se aprecia no obstante el talento del director, que saca adelante las limitaciones del filme con un rodaje atrevido, con encuadres y puesta en escena visual meritorios, y con un trabajo actoral que puede distar de lo que acostumbramos en occidente y en estos tiempos, pero que tiene también su mérito.

El ferry que lleva desde Kowloon, al fondo, hasta la isla de Lantau, hacen parada en los muelles de Central, en la isla de Hong Kong.

Esta primera película de Wong Karwai no es una obra maestra, pero teniendo en cuenta que es su debut en la dirección de largometrajes, no es de extrañar que se haya ganado el favor de la crítica de forma casi universal. Y fue la película más taquillera del director en su ciudad de origen hasta 2013 con The Grandmaster. La semana que viene… tendremos la primera de las tres apariciones del personaje Su Lizhen (interpretado por Maggie Cheung, mayormente, aunque no siempre) en las películas del director.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: ***
Vista de los canales de Tai O en la isla de Lantau.

[Libro] Tokio – Taro Miura

Arte, Literatura

Poco antes de Navidad visité mi librería preferida cuando se trata de comprar libros fabricados con árboles muertos, papel, para los que no se cosquen, con el fin de comprar algún regalo. Bueno… en concreto iba a buscar un encargo para mí, pero aproveché para comprar algún regalo en forma de libro ilustrado. Lo que no tenía planificado, pero acabó sucediendo, era que acabase comprando para mi mismo alguno de estos. Alguno por un interés profundo, otro por curiosidad. Este último caso es el del libro que nos ocupa hoy. En un comentario que no puede prolongarse mucho, porque la cosa es sencilla, que no simple.

Algunas fotos con película en blanco y negro en cámara desechable en mi último viaje, octubre de 2019, a la capital del País del Sol Naciente.

Taro Miura es un ilustrador japonés que ha trabajado especialmente, por lo que he podido averiguar, para libros infantiles. En este caso, ante el nacimiento de su hija, Mito, nos cuenta la historia con muchas ilustraciones y pocas palabras de una niña que va a viajar a Tokio por primera vez. Y emocionada, pregunta a una serie de animales, que se supone tienen relación con la capital japonesa, cómo es la ciudad para prepararse. Luego, escribirá una serie de postales a sus amigos en las que dará su visión sobre lo que le contaron los animales.

El libro, que es simpático de hojear y leer, juega con el tópico, pero también con el conocimiento que tiene el autor de la ciudad. Una ciudad sobre la que ciertamente mucha gente cae en los lugares comunes, pero que por su historia, tamaño, dinamismo y diversidad es mucho más compleja de lo que parece. En cualquier caso es una visión distinta y, como digo, simpática de la capital nipona. Para mí ha sido más que nada una curiosidad para distraerme un rato en los últimos días del año. Pero que bien, oye… que no hay que ponerse trascendentes continuamente.

[Fotos]Paisaje urbano en blanco y negro durante diciembre de 2021

Fotografía

Los rollos tradicionales de 36 exposiciones cunden mucho cuando los usas con las Olympus Pen, que ofrecen el doble de negativos a la mitad de tamaño. Así que durante buena parte del mes de diciembre, muy agradable en luz y tiempo en general, salvo algunos días, he llevado encima una de estas cámaras. Los detalles técnicos los encontraréis en Olympus Pen F y Fujifilm Neopan 100 Acros – una combinación a considerar.

A continuación os dejo algunas fotos.