[Fotos] Una vez más, el Museo Pablo Gargallo

Arte

Además de que es un museo que me gusta mucho, el Museo Pablo Gargallo es mi lugar preferido para probar películas de sensibilidad alta. Y por allí estuve hace unas semanas… bueno, a lo tonto modorro, hace casi dos meses. Los detalles técnicos fotográficos en el siguiente enlace: Negativos en color de sensibilidad alta – Fujicolor Superia Venus 800. Aquí os dejo las fotos.

 

[TV] Cosas de series; perdidos en el espacio y en la psiquiatría

Televisión

Dos serie vistas en la plataforma de vídeo bajo demanda por suscripción Netflix son las que han protagonizado mis cada vez más irregulares sesiones televisivas en casa. He bajado a lo largo del último año bastante el tiempo que dedico a la series, y además los fines de semana repaso otras cosas. Algún día dedicaré un tiempo a hablar del repaso que estoy haciendo de la filmografía del Studio Ghibli. Y lo que disfruto con ello.

Lost in Space – 1ª temporada

La primera de las series que comentaré es la nueva versión de una serie de aventuras espaciales de los años 60, que ya había conocido varios intentos, poco afortunados de ser relanzada en pantalla grande o en pantalla pequeña, versión softcore incluida, y que ahora vuelve de la mano de la conocida plataforma de vídeo bajo demanda.

En esencia, es parecida al original, con algunas variantes. En su viaje de la Tierra a un planeta habitable en Alfa Centauri, no nos dicen cuál de las estrellas de este sistema múltiple, la familia Robinson se ve desviada de su trayectoria y, tras ser enviada por medios no bien explicados, a una galaxia ignota a bordo de la Jupiter 2 tienen que sobrevivir e intentar regresar a la galaxia de origen. Por supuesto, con robot, con el más o menos apuesto Don West, rebajado aquí de piloto a mecánico, y con la perfidia de Smith, reconvertido en esta ocasión a taimada y mentirosa doctora. La principal variante del cotarro es que en esta ocasión, la Jupiter 2 y unas cuantas más, tienen su origen en una gran nave en la que viajan como colonos, y hay unas cuantas familias más en el planeta donde se pierden.

Como toda serie que se relanza o se hace una nueva versión, las preguntas que conviene hacerse es si aporta algo nuevo, si se pierde algo interesante del original o si se ve necesaria.

20171011-1080497

Como no tengo excesivas fotos de planetas perdidos,… por una de las series de hoy,… pasearemos por Seul, con la otra.

Lo que tenemos de nuevo es que el tono de la serie es distinto. Sigue siendo un producto de carácter familiar, pero con más conflictos internos propios del siglo XXI. Papá y mamá no andan en sus mejores relaciones. Y la hija mayor, por mor de la diversidad étnica, es fruto de una relación de mamá con un señor con la piel muy oscura. En general, lo raro, por lo de la diversidad, es que no hay ningún personaje con una orientación sexual o de género alternativa. Salvo el robot, quizá.

Lo que hemos perdido es la originalidad. Todo lo que vemos nos suena a visto en otras producciones. Hasta la forma de la Júpiter 2 tiene un no sé qué qué sé yo que te hace recordar al Halcón milenario, pero pulcramente pulida y recién salida de fábrica. Resulta un poco pastiche.

¿Era necesaria? No mucho. Aunque está hecha con medios y con buenos intérpretes de partida, lo cierto es que no aparta nada nuevo al género de las aventuras espaciales, y los guiones dejan que desear, con algunos momentos sonrojantes. Para ser una familia de genios, hay que ver cuántas veces la cagan, especialmente con las trampas que le tiende la “doctora” Smith, la cual tampoco es que sea de las malas más carismáticas. Oscilando entre momento entretenido y momentos horrendos desde el punto de vista del guion, sólo nos queda esperar que a partir de la segunda temporada se esmeren un poco en los guiones y tenga un poco de enjundia. Si no, no dejará de ser un producto flojo y sin personalidad pero hecho con medios.

20171011-1080500.jpg

Gwaenchanhah, Sarangiya

Conocida internacionalmente como It’s Okay, it’s love, procede de mis intentos que de vez en cuando me llevan a probar producciones de países poco habituales. En Netflix hay muchas series coreanas, en su mayor parte infumables. Pero aquí y allá me he encontrado alguna cosa curiosa. ¿Qué es lo que me enganchó de ésta?

No nos engañemos, es una comedia dramática o un drama con notas de comedia al uso, de las que parece que se producen como churros en Corea del Sur. Chica conoce chico, o chico conoce chica, parece que están condenados a llevarse como el perro y el gato, hasta que poco a poco descubren que están hechos el uno para el otro y llegamos al presumible happy end. Generalmente, si tienen algo de humor son más llevaderos que si se lo toman en serio. ¿Qué hizo que terminará de ver los dieciséis episodios de esta serie? Básicamente, los intérpretes principales de la serie y alguno de los secundarios me parecieron por encima de la media de lo que se ve habitualmente. Desde luego la protagonista femenina, Hyo-Jin Kong, da muestras de vez en cuando de una superior calidad interpretativa y naturalidad que lo que se suele ver en estas producciones. Así como alguno de los secundarios.

20171011-1080504.jpg

Esta serie es el típico guilty pleasure, culebrón que, a pesar de sus notorios defectos, ten engancha en mayor o menor medida, porque adquieres una cierta empatía con los personajes. En esta ocasión, hay que considerar que la protagonista y otros personajes son psiquiatras, y los que no son, tienen algún tipo de trastorno mental de uno u otro tipo. Con el grado que cultura que tengo por mi profesión sobre la salud mental, no me queda otra que afirmar que la visión de la psiquiatría y de la enfermedad mental grave que presentan se puede calificar como demencial. Con abundancia de “explicaciones” pseudopsicoanalíticas, que realmente no tienen otro interés que servir de macguffin para el avance la trama. Así que, dejando de lado que todo el tema psiquiátrico sólo sirve para echar abundantes risas si tienes un mínimo conocimiento del tema, no hay que hacerle ni caso y quedarse con que no es más que una excusa para introducir un poco de dramatismos en una historias que suelen ser muy rebuscadas para conseguir llegar a los dieciséis episodios de una hora de duración, cuando la cosa no da más que para un mediometraje de cuarenta o cincuenta minutos de duración.

Lo dicho. Un placer culpable de los que me dan de vez en cuando. Anda… que cuando os cuente lo de la serie del japonés Sion Sono que estoy viendo en Amazon Prime Video…

20171011-1080510.jpg

[Libro] Una arruga en el tiempo

Literatura

Hace unas semanas se estrenó una película de acción real, no de animación, de la factoría Disney bajo el título A Wrinkle in Time (Un pliegue en el tiempo). A la película le llovieron palos de la crítica por doquier; y el público votante en IMDb, muchas veces disociado de los críticos profesionales, en esta ocasión tiene una opinión escandalosamente coincidente. Una valoración promedio de 4,2 sobre 10 para una película de Disney no es algo que se vea todo los días. No fuimos a verla. Ni se nos ocurrió.

Lo curioso del caso es que la película está basada en una novela de Madeleine L’Engle con el mismo título. Novela y autora, aunque poco conocidos en nuestro país, sí que tienen bastante reconocimiento en el mundo anglosajón. La versión española, publicada por Alfaguara, llevaba un título ligeramente modificado, Una arruga en el tiempo. Escrita entre finales de los años 50 y principios de los 60 del siglo XX, fue de las primeras obras que se atrevió a introducir conceptos de la física moderna, especialmente las cambiantes percepciones que se tenían en la época sobre el espacio y el tiempo, en un relato claramente dirigido al público juvenil.

tumblr_naz4odqwen1r5mrsgo1_1280

Dos hipercubos de tres dimensiones, dos cubos, uno en el interior del otro, conforman la proyección en el espacio tridimensional de un teseracto, un hipercubo de cuatro dimensiones. Y como digo, esta es la gracia y la armonía de la geometría arquitectónica de la Grande Arche de la Defense de París.

Recientemente, leí un par de reseñas, no he conservado los enlaces de ninguna de ellas, que alababan bastante la adaptación al formato de novela gráfica, historieta, de la novela de L’Engle realizada por Hope Larson. Y este fue el formato que elegí para conocer las aventuras de la joven inteligente, pero inadaptada, Meg Murry, su hermano Charles Wallace y su nuevo amigo Calvin cuando se lanzan a un viaje por el espacio y el tiempo para rescatar a su padre, cuando este se encontraba estudiando un extraño fenómeno en el universo que acabará amenazando a los habitantes de la Tierra.

tumblr_m36gekzckT1r5mrsgo1_1280.jpg

He de decir que si bien la obra no carece de virtudes, me ha resultado un tanto decepcionante. Presentada como de ciencia ficción, lo cierto es que es un pastiche en el que los más habituales elementos de la ficción fantástica son permutados por elementos seudocientífico, pero sin que cambie la esencia de la obra. Es decir, que si en lugar de viajar por el “teseracto”, lo hicieran en escobas mágicas, sería lo mismo. Y las señoras Qué, Quién y Cuál son una variante más de las hadas/brujas buenas de tantas y tantas obras fantásticas previas. El uso de terminología o ambiente seudocientífico me parece algo más oportunista a la hora de diferenciar la historia, que de fondo. Fondo que no es más que la habitual lucha entre el bien y el mal, con la tradicional y conservadora visión del bien identificado con la individualidad frente al mar considerado como colectividad homogénea. Recordemos que por su época, se escribió en plena guerra fría. También hay tonos de palabrería religiosa mezclada con los discursos moralizantes que habitualmente nos sueltan los personajes de la historia.

tumblr_oa7nqnjAQE1r5mrsgo1_1280.jpg

Como digo, no carece de alguna virtud a la hora de estructurar el relato, que se lee sin problemas. Pero a mi no me llegó, e incluso me tiró para atrás por cierta ranciedumbre conceptual en algún momento.

Por cierto, si partimos del polinomio (x+2)^n, donde n son las dimensiones espaciales en las que trabajamos, y x la longitud de los segmentos que limitan la figura geométrica descrita, igual para todos ellos, para un espacio de n=2 dimensiones, describe un cuadrado, para n=3 dimensiones, un cubo, y para n=4 dimensiones, un teseracto. Y esto y no otra cosa mágica o maravillosa es un teseracto. No es el dispositivo del fin del mundo, ni la clave para viajar por el universo a velocidades superiores a las de la luz, ni la fuente de todo poder y todo mal,… digan lo que digan las películas de hoy en día. Y como está en un espacio de cuatro dimensiones espaciales, os recuerdo que vivimos en uno de tres dimensiones espaciales y una temporal, no podemos imaginarlo con facilidad. Pero sí su proyección en el espacio tridimensional, de lo cual tenéis un bello ejemplo en el Gran Arco de la Defense en París.

tumblr_n3katesqkW1r5mrsgo1_1280.jpg

[Fotos] Día de Aragón 2018,… con un sentido crítico

Fotografía, Política y sociedad

Lo he de reconocer. Mi sentimiento de pertenencia a instituciones o lugares suele ser bajo. Mi escepticismo natural hacia los fenómenos del mundo es alto, por lo tanto me cuesta creer que el lugar donde he nacido, el equipo de mi tierra, la asociación donde practico mis aficiones, el restaurante donde salgo a cenar con los amigos, el barrio donde vivo,… o lo que sea, sean el o la mejor del mundo. Miro al mundo con sentido crítico y, al conocer bien lo que me es cercano, veo con más claridad sus defectos.

20170424-100012

Presa romana de Muel.

20170617-001.jpg

Cielo circumpolar en los Monegros.

Tampoco soy un cenizo. Soy consciente de que no he tenido mala suerte en la vida, y que me ha tocado nacer y vivir en un entorno mejor que la gran mayoría de mis congéneres de la especie humana. Pero también soy consciente de que podría ser mejor. Y que aplicando el refranero en castellano, no me consuelan los defectos que veo, porque “mal de muchos, consuelo de tontos”.

20170817-00008.jpg

Castillo de Loarre.

20170817-00011.jpg

Saladas de Sástago.

20170812-1060668.jpg

Castillo de Sora en Castejón de Valdejasa.

Hoy es el día de Aragón, la región, país, nación, comunidad autónoma, antiguo reino,… que cada uno se quede con lo que prefiera,… que me vio nacer. Y en el que contra todo pronóstico he vivido toda mi vida. Contra todo pronóstico, porque hubo un momento cuando tenía entre los 25 y los 28 años que estaba convencido que me iría a otra parte. Pero eso es otra historia y debe ser contada en otra ocasión. Es el día de Aragón porque alguien decidió que un personaje mítico de existencia más que dudosa, al cual la iglesia católica y otras veneran como santo, era el patrón de esta tierra.

20170924-1060842.jpg

Castillejos de los Armantes.

20171026-21.jpg

Viñedos de Cariñena.

20171029-32.jpg

Recogida de la flor del Azafrán en Monreal del Campo.

San Jorge, Jorge de Capadocia, es un guerrero que vence a un dragón, en su representación más habitual. Una figura muy sincrética, puesto que representaciones similares existen en culturas de todo el viejo mundo, desde el archipiélago de Japón hasta el sur de África. Dragones, serpientes, monstruos de todo tipo,… da igual. Lo más curioso del tema es que el dragón representa al mal. Sin embargo, la última vez que lo comprobé en los textos de historia y de ciencias, no consta que ningún dragón haya causado mal alguno a la humanidad, salvo en la literatura de fantasía, mientras que cotidianamente hay guerreros jodiendo la vida a sus semejantes desde siempre. Veis… lo que yo decía. Soy incapaz de aceptar las tradiciones de mi tierra sin un escepticismo y un sentido crítico que las arruinan por completo.

20171027-270091.jpg

Ejea de los Caballeros.

20171111-.jpg

Embalse de la Sotonera en Tormos.

20171223-9920099.jpg

Trincheras de la guerra civil en el Alto de Alcubierre.

Y luego está lo del ondear de banderas… como si en los últimos meses en este solar patrio, no hubiésemos tenido puñeteras banderas, con todo tipo de diseños pero con poca variedad de colores, para todos los gustos, y siempre enarboladas contra otros. Que es lo propio del origen de las banderas; señalar a los guerreros en el campo de batalla a quienes tienen que matar y a quienes no. Hasta allá de banderas.

20180204-375.jpg

Ibón de Panticosa.

20180224-0381.jpg

Castillo de Peracense.

Pero a pesar de todo, en este sufrido Aragón en el que me ha tocado vivir hay cosas buenas. Y si las gentes que lo habitan son tan buenas o tan malas, tan tenaces o tan inconsecuentes, tan coherentes o tan hipócritas, como en cualquier otro lugar del mundo, ni mejores ni peores, reconozco que algunos de sus paisajes me tienen encantado. Y esto es lo que dejaré aquí. Entreveradas entre este escéptico texto, algunas fotografías de esta tierra que celebra su día hoy. Que tengáis un muy feliz día. Y los demás días también.

20180317-111.jpg

Fuendetodos.

20180317-1004581.jpg

Puente de la Almozara en Zaragoza. En el encabezado, os regalo una rosa del Parque Grande de la capital del antiguo reino.

[Fotos] Domingo de otoño en la desembocadura del río Gállego

Fotografía

Hace unos meses hicimos un fotopaseo con unos colegas aficionados a la fotografía por la desembocadura del río Gállego, cuando se aboca al Ebro en Zaragoza. A las fotos con película tradicional de aquel paseo aún les hice caso, pero había olvidado en la tarjeta las que hice con el teleobjetivo y la cámara digital. Os las traigo aquí ahora, porque han servido para acompañar mis recomendaciones fotográficas de este domingo: Recomendaciones semanales – del 15 al 22 de abril de 2018.

 

[Fotos] Mil últimas Polaroids… y parón instantáneo

Fotografía

En mi blog dedicado a la fotografía explico un poquito porqué he parado de hacer, por lo menos por un tiempo, las vulgarmente llamadas “polaroids”: Mis últimos Polaroid Originals… por el momento. Básicamente, la película es cara… e inconsistente (¿por no decir mala?), aunque eventualmente se obtienen imágenes interesantes. Bueno. Os dejo con los dos últimos cartuchos que hice antes del parón. Fallos incluidos.

Un paseo a orillas del Ebro en Zaragoza, con colegas del grupo Fotógraf@s en Zaragoza.

 

Visita al castillo de Peracense a finales del mes de febrero.

[Cine] Submergence (2017)

Cine

Submergence (2017; 23/20180415)

Estuvimos en un sí ir no ir con esta película. Por un lado, que la firme Wim Wenders, con James McAvoy y Alicia Vikander de protagonistas parecían alicientes más que suficientes para incitarnos a acercarnos a las salas de cine. Pero las críticas previas de la película no eran buenas, sumándose a las que desde hace unos años plantean que Wenders ya sólo se defiende bien en el documental, y que pasaron hace tiempo los tiempos de gloria a la hora de narrar ficción.

20090919-P1080694.jpg

Algunos de los mares y costas que recorre el barco de la chica protagonista; Portugal…

La película nos sitúa en dos líneas paralelas de acción. Por un lado, la profesora Danielle Flinders (Vikander), investigadora oceanográfica, se embarca en una larga travesía por el Atlántico norte, desde el sur de Portugal hasta las regiones árticas, bastante más allá de Islandia, donde habrá de sumergirse en las profundidades abisales buscando los orígenes de la vida. Por otro lado, James More (McAvoy) es un agente de espionaje que, bajo la apariencia de ingeniero de obra civil especializado en suministros de agua, se internará en la revuelta Somalia con la excusa de ir excavar pozos y suministros para las poblaciones, y se verá retenido por los insurgentes islamistas más extremos. Mediante flashbacks provocados por los recuerdos de ambos sabremos que se conocieron en un hotel costera en el norte de Francia donde se enamoraron y prometieron volver a reunirse.

20120711-_7110638.jpg

… Noruega,…

Detrás de una calmada historia de romance y de acción pausada, Wenders propone un película filosófica que nos invita a reflexionar sobre las amenazas que caen sobre el planeta en estos momentos. A nivel físico y ambiental, la amenaza sobre los mares, fuente de vida original en la Tierra. A nivel sociopolítico, la amenaza de los integrismos, de los fanatismos y de las dictaduras. Todo esto está muy bien… pero la película funciona a penas. Está llena de lugares comunes, de tensión forzada, de alguna situación que podríamos calificar incluso de absurda. Todo ello con una realización fría, que transmite poca emoción. Desde luego, el romance entre los protagonistas más da la impresión de parecer un aquí te pillo aquí te cojo entre dos “guapos” que una pasión que justifique la reflexión posterior.

20130707-_7070134.jpg

… Escocia,…

Los dos protagonistas tienen su oficio y evitan el desastre, aunque tampoco parecen especialmente motivados por la labor. Se limitan a cumplir.

Me resulta difícil recomendar una película, que sin ser tan catastrófica como en algún sitio he leído, realmente aporta muy poquito. Y realmente, estamos muy lejos del Wenders que nos emocionó hace unas décadas.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **
20160627-_1040846.jpg

… e Islandia (también en el encabezado).

[Fotos] Drones

Fotografía

En mis páginas específicas dedicadas a la fotografía hoy encontraréis información sobre el taller de fotografía aérea que realicé el pasado sábado con ASAFONA (Asociación aragonesa de fotógrafos de naturaleza): Taller de fotografía aérea en ASAFONA. Aquí simplemente os dejo, para animaros a visitar ese enlace, algunas fotos que hice ese día.

[Libro] Los pies de Fumiko

Literatura

Dos libros había leído hasta el momento de Jun’ichiro Tanizaki. Y si el primero, un ensayo sobre estética, me dejó con un sabor un poco agridulce, el segundo me pareció un hallazgo que me dejó con muchas ganas de leer más de este autor nipón. Hasta que llegue el momento de afrontar la lectura de otra novela con cierto empaque, ya veremos cual y cómo, para romper una dinámica de parón lector que me sucedió hace unos días afronté la lectura de este relato corto. Un cuento plagado de ironía y humor.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esta entrada con relato nipón la ilustraremos con algunas instantáneas de mi visita a la isla de Miyajima y los santuarios de Itsukushima.

Escrito como una carta que un estudiante de bellas artes remite a un escritor en la que le cuenta el peculiar episodio de su amistad con un viejo comerciante, un crápula que a sus sesenta años, y enfermo de diabetes y tuberculosis, acoge en su casa como amante a un aprendiz de geisha, una adolescente descarada, pero por cuyos pies siente una pasión fetichista y desmedida. Pasión que se contagia al estudiante que escribe la carta.

El relato se lee en un plisplás. En primer lugar, porque no es muy largo. En segundo lugar, porque una vez que lo enganchas, prácticamente no lo sueltas hasta el final. A caballo entre la escritura erótica y sensual, con las descripciones del físico de la joven geisha, y del cuento humorístico, que con ironía y no poca mala leche, arremete contra las pasiones mal contoladas de los hombres, dominados al cabo por sus instintos y apetitos, por extravagantes que parezcan.

_9190559.jpeg

Absolutamente recomendable, no es para echar risas, pero sí para esbozar en un momento dado una sonrisa, que ya no abandona tu rostro hasta un tiempo después de terminar la lectura del cuento. No ha dejado de alimentar mis ganas de volver a leer alguna otra novela de Tanizaki. Y como curiosidad… el primer matrimonio de Tanizaki fue con una geisha de diecinueve años…

_9190504.jpeg

[Fotos] Ángeles

Fotografía

Las esculturas en piedra de criaturas angélicas siempre me han producido cierta fascinación. Para colmo, en una de mis series preferidas, Doctor Who, uno de los monstruos malísimos más logrados son los ángeles llorosos (The Weeping Angels), que aparecieron por primera vez en aquel fenomenal episodio, Blink, protagonizado por una jovencita Carey Mulligan, en el que el propio Doctor, protagonista de la serie, era un personaje secundario. Sigue pareciéndome el mejor episodio que conozco de la serie.

En fin, que a lo que venía esto es que mis recomendaciones fotográficas de esta semana, Recomendaciones semanales – del 8 al 15 de abril de 2018, vienen acompañadas de los ángeles de piedra del Ponte Sant’Angelo de Roma.

[TV] Cosas de series; Jessica Jones y poco más

Televisión

Hace un montón de días, varias semanas, que no escribo nada de televisión. A ratos tengo la sensación de que en algún momento me he dejado de comentar algo, y no recuerdo qué. En cualquier caso, lo cierto es que con las vacaciones de Semana Santa y los días de antes y de después, no he estado muy seriéfilo que digamos. De hecho, incluso comencé a ver la tercera temporada de Love,… y la he abandonado. Ya no me interesan esos amores. Sin embargo me he llevado la decepción de que han cancelado futuras temporadas de Mozart in the Jungle. Sin un cierre como es debido.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fotográficamente pasearemos por Nueva York, ciudad donde se las apaña mal que bien Jessica Jones; y la ficticia Sinfónica de Nueva York, a la que echaré más de menos que a la fortachona detective privada.

Aparte de no encontrar cosas excesivamente motivantes, he de decir que estoy dedicando tiempo a repasar películas de animación japonesa. Además de alguna otra, he empezado a revisar entera toda la filmografía de Studio Ghibli. Recientemente he vuelto a ver Majo no takkyūbin (Nicky, la aprendiz de bruja), Kurenai no buta (Porco Rosso), Umi ga kikoeru (Puedo escuchar el mar) y Sen to Chihiro no kamikakushi (El viaje de Chihiro). Son estupendas. Hasta las menos conocidas. De hecho, la tercera de ellas, dirigida por Tomomi Mochizuki, que siempre ha aparecido como una película menor del estudio, siempre me ha traído extraños recuerdos y añoranzas de mi adolescencia. Aunque mi historia no se pareciera realmente a la de los protagonistas de la película. Cosas que pasan.

_9300283.jpg

El caso es que lo más destacado que he visto en series de televisión ha sido la segunda temporada de Jessica Jones. Una temporada que se ha hecho esperar dos años, después del excelente sabor de boca que nos dejó la primera. Para mí, esa primera temporada es lo mejor que he visto nunca relacionado con el universo Marvel, con ventaja sobre lo siguiente, e infinita ventaja sobre cualquier largometraje de superhéroes vestidos con pijamas de colores. Pero hay un viejo dicho que dice que ningún héroe es nunca mejor que el villano al que se enfrenta. Y hay numerosos ejemplos en la literatura, el cine y la ficción televisiva que lo demuestran. Y la ausencia de Kilgrave, salvo en un episodio, se ha notado como un enorme y tremendo vacío que nada ha podido cubrir. Para colmo, algunos personajes interesantes como la abogada Jeri Hogarth (Carrie-Anne Moss) han sido malempleados en tramas paralelas que no han aportado nada y que han sido totalmente prescindibles. Ninguna catástrofe. Sigue por encima de otros productos de ese universo,… pero quizá haya dejado de tener interés para mí, que nunca he sido muy aficionado al género superheroico. En fin… como digo muchas veces… cosas que pasan.

_9300304.jpg

[Cine] Una (2016)

Cine

Una (2016; 22/20180407)

Seguimos con películas que tienen por título un nombre de mujer. Hace un par de años podíamos disfrutar de una notable película de amor entre mujeres que, entre otras cosas, ponía de manifiesto el excelente trabajo de sus dos protagonistas. Una de ellas, ya tenía un reconocido prestigio; no era ningún descubrimiento. Pero había ganas de ver el recorrido de la otra, que curiosamente se ha mostrado muy discreta en sus apariciones tras aquella injustamente olvidada película en las ceremonias de los premios. Aquí la recuperamos en una película dirigida por Benedict Andrews, y que nos llega con mucho retraso. De hecho, no ha encontrado distribución en salas de cine en nuestro país, por lo que la ha estrenado directamente en vídeo bajo demanda la plataforma Netflix.

Carlos Carreter

Una parte de la acción, recreada en forma de flashback, tiene lugar en el pasado en una localidad británica costera; que yo representaré aquí por una otoñal y poco concurrida Margate.

Aquí hay una tremenda contradicción en la industria del cine. Se niegan a reconocer como productos de cine los largometrajes producidos por estas plataformas para su estreno en las mismas, pero luego la industria del cine nos escamotea la posibilidad de ver películas potencialmente interesantes en las salas de pantalla grande. Viva la (in)coherencia.

En cualquier caso, en este largometraje de muy moderada duración, basada en una obra de teatro, esto se nota bastante, nos encontramos con Una (Ruby Stokes, adolescente; Rooney Mara, adulta), una joven que con trece años mantuvo una relación con un hombre, Ray (Ben Mendelsohn), muchos años mayor que ella. Este fue detenido y condenado por los hechos, y ha rehecho su vida con otro nombre. Pero Una quiere confrontar a Ray y pedirle explicaciones. Entre el asqueo de haber sufrido el abuso a tan joven edad, y la incomprensión de sentirse abandonada por un hombre que decía estar enamorada de ella.

20121007-_A070570.jpg

Andrews realiza una película que está básicamente al servicio de la interacción entre los personajes, especialmente los dos protagonistas. De realización técnica correcta, quizá excesivamente pulcra para un tema que tiene tantas miserias escondidas, quizá pueda pecar de impersonal aunque no carezca de oficio. Pero donde destaca la película es en la interpretación de ambos protagonistas. A Mendelsohn, que solemos verlo encarnar a villanos diversos en diversas producciones, le va que ni pintada la ambigüedad con la que se plantea su personaje, hasta tal punto que puede plantear en algunas personas dudas sobre la (carencia de) moralidad de sus acciones. Sobre el egoísmo de aprovecharse de un niña de 13 años. Mara, por su parte, consigue dotar a su personaje de una mezcla de determinación e inseguridad a la hora de confrontar el pasado, algo que necesita hacer si quiere seguir adelante. Mención obligatoria para la joven Stokes, que interpreta a la joven Una.

20121007-_A070556.jpg

Película que no ha recibido las mejores críticas, y que sin embargo no deja de ser bastante interesante de ver por la calidad y poderío de la obra de teatro en la que se basa. Obra que no deja de jugar con la ambigüedad, real o aparente según los casos, de los hechos, de los sentimientos, de la ética subyacente a la relación entre una preadolescente y un hombre casi veinte años mayor que ella. Yo creo que es recomendable, aunque le falte un poquito de intensidad y le sobre limpieza en la puesta de escena.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

20121007-_A070589.jpg