[TV] Cosas de series; entre espías dramáticos y aliens (no tan dramáticos)

Televisión

Sigo con la tónica de las últimas semanas. Una serie seria acompañada de uno de esos estrenos nipones que aparecieron hace unas semanas en Amazon Prime Video. Empezaré con esta última.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por la serie japonesa, nos iremos a visitar el País del Sol Naciente. Con una peculiaridad; estoy probando un preajuste para corregir la distorsión de mi ojo de pez, que compré en Kioto, y usé de vez en cuando durante el viaje por Japón.

Businessmen vs Aliens (Uchū no sigoto [宇宙の仕事])

Sinceramente, me parece que el título original, que vendría a traducirse como “trabajo espacial”, está más comprometido con la realidad que ese “businessmen”… La cuestión de esta a ratos delirante comedia de situación japonesa de diez episodios de aproximadamente media hora de duración es que no son “hombres de negocios” sino gente corriente… pero un poco disfuncional. Un cuadro medio de una empresa, bastante oscuro. Un profesor de educación física de educación secundaria. Una señora de mediana edad rockera. Un cantante de rock que no tiene sentido de lo musical. Un estudiante preparando el ingreso a la universidad escasamente cualificado para entender lo que pone en los libros. Una adolescente muy mona, que dice que es limpiabotas, y que constantemente tiene que hacer recados. Todos ellos encargados por el gobierno de su país para detener las posibles amenazas alienígenas en una base en la luna. Porque genéticamente poseen un arma invencible, que sólo se da en unas pocas personas en Japón… Y una ristra de alienígenas invasores con los que hay que negociar, a cual más estrambótico.

20140918-9180399.jpg

Como otras comedias niponas, el estrafalario punto de partida tiene puntos interesantes. Otra cosa es la ejecución. Que es demasiado irregular. A ratos muy divertida,… a ratos, nada divertida. Demasiado irregular para que sea recomendable. Salvo por curiosos inveterados como yo. Una pena, porque puede llegar a tener un tono de absurdo montepitonesco, que no saben explotar por completo.

Homeland – temporada 7ª

Y aquí tenemos una nueva temporada de esta fenomenal serie de espionaje y política, que no deja de presentar buenas tramas e interesantes caracteres. Ya he comentado varias veces que, desde mi punto de vista, esta serie no sólo supo sobreponerse al desenlace de su primera trama de tres temporadas, en la que pasó de ser universalmente aclamada a muy criticada, sino que con posterioridad nos ha ofrecido una serie de historias muy interesantes, con interpretaciones muy sólidas, que hacen de ella una de las mejores series de acción de la actualidad, con el añadido de propuestas de reflexión sobre la situación política contemporánea.

20140918-9180451.jpg

Como continuación de la temporada anterior, esta temporada hemos asistido a los problemas de una democracia mucho más débil como régimen de lo que se cree. Porque las democracias son regímenes débiles que necesitan muchos cuidados para seguir adelante, como podemos ver cotidianamente en la prensa. A esto se añade siempre la oportunidad de los guionistas de la serie para incorporar elementos de la realidad para enriquecer las tramas. Lo cual les ha permitido recuperar al enemigo tradicional de los Estados Unidos en el siglo XX, los rusos, como villanos de la acción.

Con episodios brillantes, con fuertes pasos adelante en el desarrollo de las tramas que impiden que el espectador se adormezca en el desarrollo argumental, no queda más que esperar la que será octava y última temporada. Después, echaremos de menos a Carrie Mathison (Claire Danes), aunque si sirve para que descanse un poco de tanto ajetreo… Qué vida más atribulada.

Eso sí, pronto habrá que ver la otra serie de espías que me priva. Esta vez con los rusos (soviéticos) como protagonistas…

20140919-9190557.jpg

[TV] Cosas de series; desdichas infantiles y amores cursis

Televisión

En primer lugar, comentar que en Amazon Prime Vídeo han añadido recientemente un puñado de series japonesas, que dicen que son de producción propia. Esto nunca se sabe con las series niponas, ya que muchas veces en realidad hacen colaboraciones con la televisiones del País del Sol Naciente, por lo que son producciones propias para el resto del mundo. Hace unos días ya comenté la primera serie de este puñado, la sangrienta serie de vampiros de Sion Sono.

Okochi Sanso - Kioto

Pasearemos por las calles, los bosques de bambú, los templos y los santuarios de Kioto, que son realmente muy monos. Incluso nos tomaremos un té matcha con su pastelito incluido, como la ceremonia manda.

Hoy vamos con otra, con un tono muy distintos. Se trata de Fukuyado Honpo [福家堂本舗] – Kyoto Love Story, y lo del “Kyoto Love Story” suena a coletilla destinada a atraer al público no japonés… para que se hagan una idea de qué va la cosa. Y la cosa va de una señora, propietaria de una pastelería con 450 años de historia, en lo más clásico de la ciudad de Kioto, que quiere ir preparando su sucesión. Y puesto que su hija mayor ha decidido casarse con un tipo, un bancario, y dejar el entorno familiar, le toca a la segunda hija hacerse cargo… y casarse con el “chef pastelero”. Que es el macizo de la serie. Aun hay una tercera hija adolescente.

20140920-9200287.jpg

Probablemente sea la serie más cursi que he visto en muchos, muchos, muchos, muchos, muchos, muchos años… si es que alguna ver en visto algo más cursi en mi vida. Todos son muy guapos… las chicas realmente son muy guapas, pero eso sí, bajo los criterios nipones de belleza. Que no están mal. Y todo el mundo viste a la primera de cambio todo tipo de kimonos y ropajes tradicionales, y se pasean o discuten en los jardines, o en la miriada de santuarios y templos, y beben el té con las ceremonias consabidas… y puafff… Motivos para verla. Comprobar si era capaz de reconocer los diversos lugares típicos de la ciudad. Peligros… coma diabético. Entre el azucar de los pastelitos y el empalago argumental, los niveles de glucemia suben a niveles extremadamente peligrosos. Ver sólo como curiosidad y con una jeringuilla de insulina rápida a mano. Inverosimil, por lo demás.

20140920-9200355.jpg

Mientras, me he merendado la segunda temporada de Lemony snicket’s A Series of Unfortunate Events, cuya primera temporada tanto gustó,… por lo menos a mí. Por lo que he leído, a mucha gente. Así que tenía ganas de ver la segunda. Ha seguido el mismo ritmo que la anterior. Cada dos episodios adapta uno de los 13 libros de la serie literaria original escrita por Daniel Handler, que la escribió con el pseudónimo de Lemony Snicket, narrador de los acontecimientos, y de alguna forma un personaje más de la serie. Como esta temporada ha tenido dos episodios más que la primera, en total se han adaptado nueve libros. Quedan cuatro, para una tercera y última temporada, salvo que lo alarguen con historias nuevas. Que no sé por qué, no creo.

20140918-9180454.jpg

El esquema de la serie sigue el mismo. Los huérfanos Beaudelaire siguen cambiando de tutores, colegios o guardianes mientras siguen acechados por el malvado Conde Olaf (Neil Patrick Harris) que busca quedarse con su fortuna. Aunque finalmente suelen frustrar sus intentos, aunque acaban cayendo de “guatemala a guatepeor”, y en la siguiente etapa de su peregrinar las vuelven a pasar canutas. Mucha gente les intenta ayudar, aunque la mayor parte son unos ineptos. Y hay algunos valientes que se arriesgan más… pero no vamos a contar más de la cuenta. El principio de la temporada dio señales de cierta monotonía en el esquema, aunque progresivamente la serie ha ido engarzando mejor las historias de los libros entre sí, y entrando en un tono más oscuro, que no le ha sentado mal. Sigue siendo una buena serie, especialmente en el aspecto visual, con buenas interpretaciones, aunque corre el riesgo no aguantar bien su prefijado esquema argumental.

20140918-9180455.jpg

[TV] Cosas de series; bestia y sangriento

Televisión

Dos series de corte más o menos gore han confluido para estas semanas atrás. Una fue una sorpresa que encontré en Amazon Prime Video que no me pude resistir a ver; la otra, una segunda temporada de una serie que se está viniendo arriba en mi opinión.

Tokyo Vampire Hotel

Desconozco cuántos de mis potenciales lectores conocerán o habrán oído hablar del director japonés Sion Sono. Director y artista contemporáneo en general, puesto que combina su trabajo en el cine con la escritura, poesía especialmente, aunque no solo. Se ha caracterizado tradicionalmente por realizar un estilo de cine muy transgresor, donde sexo violencia, religión y una estética muy vistosa o particular se combinan con frecuencia como ingredientes de platos que no son de todos los gustos. Eventualmente, he visto alguno de sus trabajos en Filmin y otros medios, con división interna de opiniones. A veces me gustan, a veces no, o una de sus obras puede resultar en sensaciones contrapuestas.

Shinjuku - Tokio

Si no recuerdo mal, la mayor parte de las escenas tokiotas de la serie de Sion Sono se desarrollan en Shinjuku,… y ya que estamos con vampiros, pues nos vamos a la noche de este popular distrito, el Tokio por excelencia.

En fin, todo lo anterior no podía hacer más que animar mi curiosidad por una serie dirigida por este director. Por lo que he visto en IMDb, esta producción debe tener dos montajes, una en forma de serie de nueve episodios (en realidad el octavo está desdoblado, por lo que son diez), o en forma de largometraje de casi dos horas y media de duración.

Es una de vampiros, como habréis deducido. Con el trasfondo de una guerra de siglos entre dos facciones de estos seres de la noche, y con la amenaza de un catástrofe apocalíptica, una de ellas reúne en un hotel de Tokio a un buen número de jóvenes de ambos sexos, y aficionados o desinhibidos para el sexo, con el fin de sobrevivir a la catástrofe, sirviendo de “sustento” a los vampiros durante décadas. Pero la otra facción tiene una baza en la manga; una joven que al nacer fue destinada a luchar contra sus adversarios, y cuyos poderes se harán patentes al cumplir 22 años, justo el día en que se encierran en el hotel mencionado.

20140923-_9230445.jpg

Notable espectáculo visual, con vistosos diseños en los que predominan los colores primarios, los del parchís, en los que abunda la violencia, con no poco rojo sangre, como es propio del género, y su parte de sexo, menos del que aparenta, aunque no falta. El resultado global, es de mucho ruido y pocas nueces. A pesar del notable esfuerzo de producción puesto en marcha, al final te queda la sensación de que no era para tanto. Y sobre si es recomendable… pues hombre, como curiosidad, y si no te resultan estomagantes los excesos visuales y de otros tipos. Menos transgresora de lo que parece. Un poco tarantinesca en algunas ocasiones.

Santa Clarita Diet – 2ª temporada

La primera temporada de esta comedia de situación en la que una esposa y madre de familia de clase media, agentes inmobiliarios ellos, para que la situación sea más tópica, californiana se nos convierte en una especie de zombi que solo satisface su apetito con carne humana.

20140923-_9230458.jpg

Con Drew Barrymore al frente de la función, y un inspiradísimo Timothy Olyphant como marido, a él debemos los momentos más inspirados y la mejor interpretación, esta serie, que fue normalita en su primera temporada, se ha convertido en muy divertida, ya que han sabido con inteligencia sacar de quicio cualquier situación de presunta normalidad, alternando los momentos de humor bestia y sangriento con las preocupaciones banales de la clase media norteamericana. Buenas interpretaciones también de la hija de la pareja, Liv Hewson, y como secundario de lujo, la peculiar interpretación de Nathan Fillion, con momentos muy muy muy inspirados.

Yo me lo he pasado de muerte.

tumblr_ocbv0yD2we1r5mrsgo1_1280.jpg

[TV] Cosas de series; perdidos en el espacio y en la psiquiatría

Televisión

Dos serie vistas en la plataforma de vídeo bajo demanda por suscripción Netflix son las que han protagonizado mis cada vez más irregulares sesiones televisivas en casa. He bajado a lo largo del último año bastante el tiempo que dedico a la series, y además los fines de semana repaso otras cosas. Algún día dedicaré un tiempo a hablar del repaso que estoy haciendo de la filmografía del Studio Ghibli. Y lo que disfruto con ello.

Lost in Space – 1ª temporada

La primera de las series que comentaré es la nueva versión de una serie de aventuras espaciales de los años 60, que ya había conocido varios intentos, poco afortunados de ser relanzada en pantalla grande o en pantalla pequeña, versión softcore incluida, y que ahora vuelve de la mano de la conocida plataforma de vídeo bajo demanda.

En esencia, es parecida al original, con algunas variantes. En su viaje de la Tierra a un planeta habitable en Alfa Centauri, no nos dicen cuál de las estrellas de este sistema múltiple, la familia Robinson se ve desviada de su trayectoria y, tras ser enviada por medios no bien explicados, a una galaxia ignota a bordo de la Jupiter 2 tienen que sobrevivir e intentar regresar a la galaxia de origen. Por supuesto, con robot, con el más o menos apuesto Don West, rebajado aquí de piloto a mecánico, y con la perfidia de Smith, reconvertido en esta ocasión a taimada y mentirosa doctora. La principal variante del cotarro es que en esta ocasión, la Jupiter 2 y unas cuantas más, tienen su origen en una gran nave en la que viajan como colonos, y hay unas cuantas familias más en el planeta donde se pierden.

Como toda serie que se relanza o se hace una nueva versión, las preguntas que conviene hacerse es si aporta algo nuevo, si se pierde algo interesante del original o si se ve necesaria.

20171011-1080497

Como no tengo excesivas fotos de planetas perdidos,… por una de las series de hoy,… pasearemos por Seul, con la otra.

Lo que tenemos de nuevo es que el tono de la serie es distinto. Sigue siendo un producto de carácter familiar, pero con más conflictos internos propios del siglo XXI. Papá y mamá no andan en sus mejores relaciones. Y la hija mayor, por mor de la diversidad étnica, es fruto de una relación de mamá con un señor con la piel muy oscura. En general, lo raro, por lo de la diversidad, es que no hay ningún personaje con una orientación sexual o de género alternativa. Salvo el robot, quizá.

Lo que hemos perdido es la originalidad. Todo lo que vemos nos suena a visto en otras producciones. Hasta la forma de la Júpiter 2 tiene un no sé qué qué sé yo que te hace recordar al Halcón milenario, pero pulcramente pulida y recién salida de fábrica. Resulta un poco pastiche.

¿Era necesaria? No mucho. Aunque está hecha con medios y con buenos intérpretes de partida, lo cierto es que no aparta nada nuevo al género de las aventuras espaciales, y los guiones dejan que desear, con algunos momentos sonrojantes. Para ser una familia de genios, hay que ver cuántas veces la cagan, especialmente con las trampas que le tiende la “doctora” Smith, la cual tampoco es que sea de las malas más carismáticas. Oscilando entre momento entretenido y momentos horrendos desde el punto de vista del guion, sólo nos queda esperar que a partir de la segunda temporada se esmeren un poco en los guiones y tenga un poco de enjundia. Si no, no dejará de ser un producto flojo y sin personalidad pero hecho con medios.

20171011-1080500.jpg

Gwaenchanhah, Sarangiya

Conocida internacionalmente como It’s Okay, it’s love, procede de mis intentos que de vez en cuando me llevan a probar producciones de países poco habituales. En Netflix hay muchas series coreanas, en su mayor parte infumables. Pero aquí y allá me he encontrado alguna cosa curiosa. ¿Qué es lo que me enganchó de ésta?

No nos engañemos, es una comedia dramática o un drama con notas de comedia al uso, de las que parece que se producen como churros en Corea del Sur. Chica conoce chico, o chico conoce chica, parece que están condenados a llevarse como el perro y el gato, hasta que poco a poco descubren que están hechos el uno para el otro y llegamos al presumible happy end. Generalmente, si tienen algo de humor son más llevaderos que si se lo toman en serio. ¿Qué hizo que terminará de ver los dieciséis episodios de esta serie? Básicamente, los intérpretes principales de la serie y alguno de los secundarios me parecieron por encima de la media de lo que se ve habitualmente. Desde luego la protagonista femenina, Hyo-Jin Kong, da muestras de vez en cuando de una superior calidad interpretativa y naturalidad que lo que se suele ver en estas producciones. Así como alguno de los secundarios.

20171011-1080504.jpg

Esta serie es el típico guilty pleasure, culebrón que, a pesar de sus notorios defectos, ten engancha en mayor o menor medida, porque adquieres una cierta empatía con los personajes. En esta ocasión, hay que considerar que la protagonista y otros personajes son psiquiatras, y los que no son, tienen algún tipo de trastorno mental de uno u otro tipo. Con el grado que cultura que tengo por mi profesión sobre la salud mental, no me queda otra que afirmar que la visión de la psiquiatría y de la enfermedad mental grave que presentan se puede calificar como demencial. Con abundancia de “explicaciones” pseudopsicoanalíticas, que realmente no tienen otro interés que servir de macguffin para el avance la trama. Así que, dejando de lado que todo el tema psiquiátrico sólo sirve para echar abundantes risas si tienes un mínimo conocimiento del tema, no hay que hacerle ni caso y quedarse con que no es más que una excusa para introducir un poco de dramatismos en una historias que suelen ser muy rebuscadas para conseguir llegar a los dieciséis episodios de una hora de duración, cuando la cosa no da más que para un mediometraje de cuarenta o cincuenta minutos de duración.

Lo dicho. Un placer culpable de los que me dan de vez en cuando. Anda… que cuando os cuente lo de la serie del japonés Sion Sono que estoy viendo en Amazon Prime Video…

20171011-1080510.jpg

[TV] Cosas de series; Jessica Jones y poco más

Televisión

Hace un montón de días, varias semanas, que no escribo nada de televisión. A ratos tengo la sensación de que en algún momento me he dejado de comentar algo, y no recuerdo qué. En cualquier caso, lo cierto es que con las vacaciones de Semana Santa y los días de antes y de después, no he estado muy seriéfilo que digamos. De hecho, incluso comencé a ver la tercera temporada de Love,… y la he abandonado. Ya no me interesan esos amores. Sin embargo me he llevado la decepción de que han cancelado futuras temporadas de Mozart in the Jungle. Sin un cierre como es debido.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fotográficamente pasearemos por Nueva York, ciudad donde se las apaña mal que bien Jessica Jones; y la ficticia Sinfónica de Nueva York, a la que echaré más de menos que a la fortachona detective privada.

Aparte de no encontrar cosas excesivamente motivantes, he de decir que estoy dedicando tiempo a repasar películas de animación japonesa. Además de alguna otra, he empezado a revisar entera toda la filmografía de Studio Ghibli. Recientemente he vuelto a ver Majo no takkyūbin (Nicky, la aprendiz de bruja), Kurenai no buta (Porco Rosso), Umi ga kikoeru (Puedo escuchar el mar) y Sen to Chihiro no kamikakushi (El viaje de Chihiro). Son estupendas. Hasta las menos conocidas. De hecho, la tercera de ellas, dirigida por Tomomi Mochizuki, que siempre ha aparecido como una película menor del estudio, siempre me ha traído extraños recuerdos y añoranzas de mi adolescencia. Aunque mi historia no se pareciera realmente a la de los protagonistas de la película. Cosas que pasan.

_9300283.jpg

El caso es que lo más destacado que he visto en series de televisión ha sido la segunda temporada de Jessica Jones. Una temporada que se ha hecho esperar dos años, después del excelente sabor de boca que nos dejó la primera. Para mí, esa primera temporada es lo mejor que he visto nunca relacionado con el universo Marvel, con ventaja sobre lo siguiente, e infinita ventaja sobre cualquier largometraje de superhéroes vestidos con pijamas de colores. Pero hay un viejo dicho que dice que ningún héroe es nunca mejor que el villano al que se enfrenta. Y hay numerosos ejemplos en la literatura, el cine y la ficción televisiva que lo demuestran. Y la ausencia de Kilgrave, salvo en un episodio, se ha notado como un enorme y tremendo vacío que nada ha podido cubrir. Para colmo, algunos personajes interesantes como la abogada Jeri Hogarth (Carrie-Anne Moss) han sido malempleados en tramas paralelas que no han aportado nada y que han sido totalmente prescindibles. Ninguna catástrofe. Sigue por encima de otros productos de ese universo,… pero quizá haya dejado de tener interés para mí, que nunca he sido muy aficionado al género superheroico. En fin… como digo muchas veces… cosas que pasan.

_9300304.jpg

[TV] Cosas de series; puentes que unen y que separan

Televisión

Hoy traigo dos series de muy alto nivel. Una de ellas una miniserie. La otra, la temporada final de una serie que casi podríamos considerar emblemática, desde ciertos puntos de vista. Vamos con ellas.

Collateral

Miniserie británica de cuatro episodios, realizada para la BBC pero con difusión internacional a través de Netflix. Detrás de su apariencia de trama policiaca, la investigación de la muerte de un repartidor de pizza de origen iraquí a la puerta de la vivienda de la madre de los hijos de un destacado político laborista, nos encontramos con un drama de contenido profundamente político y social en la que se hace un duro repaso a los temas de actualidad del Reino Unido. La política de acogida (o ausencia de ella) hacia los refugiados, la droga, el ejército, el papel de las mujeres en las instituciones más tradicionales como el mencionado ejército o la iglesia anglicana, la homosexualidad, la hipocresía de los partidos políticos, en este caso especialmente el  laborista (creo que ya ni les merece la pena mencionar la deriva de los conservadores y liberales), los abusos de autoridad e incluso violaciones de los hombres en puestos jerárquicamente superiores hacia las mujeres subordinadas,… Vamos, sólo falta el Brexit, que de alguna forma está ahí sin mencionarlo, ya que de trasfondo está la crítica hacia los valores o ausencia de valores a los que deriva la sociedad británica.

20160810-L2300029

Aunque la última temporada “Bron Broen” transcurre más en Copenhague que en Malmo, en honor a Saga Norén, será por esta ciudad sueca por donde paseemos fotográficamente.

Para ello, la serie cuenta con un reparto coral, aunque liderado por la siempre eficiente aunque sobria Carey Mulligan, la inspectora de policía al cargo de la investigación del asesinato. Pero son muchos los intérpretes que intervienen en papeles más o menos relevantes para ejecutar este mosaico sociopolítico británico. Serie que me da la impresión de que va a pasar relativamente despercibida y poco valorada, siendo como tiene mucha enjundia y gran calidad.

Críticas por parte de un sector de la prensa británica por el hecho de que la BBC muestre tal independencia de los poderes políticos. En España, es una utopía impensable que la televisión pública produzca y emita una serie abiertamente contraria a la ideología de los políticos dominantes.

20160810-L2300067.jpg

Bron Broen – 4ª temporada

Temporada que cierra claramente el ciclo de la peculiar inspectora de la policía de Malmo, en el sur de Suecia, Saga Norén (Sofia Helin), que se ha erigido en el conjunto como la auténtica y única protagonista de la serie, independientemente del inspector de la policía danesa que le haya acompañado en cada momento. Temporada que, además de plantear, desarrollar y resolver su propio caso de asesinato en serie con el puente del Øresund/Öresund como epicentro, va cerrando todos los flecos personales que la protagonista principal y sus adláteres principales tenían pendientes. Tomamos a nuestra inspectora sueca favorita, con su Asperger siempre implícito, nunca mencionado, en sus momentos más bajos. Y la dejamos… bueno, no desvelaré aquí cómo la dejamos.

20160812-L2300580.jpg

En general, una temporada también de muy buen nivel, aunque quizá ya sorprenda menos que las que la precedieron. Pero en su conjunto una serie de televisión virtualmente imprescindible para los amantes de la buena ficción para la pequeña pantalla, especialmente si les gusta el género policiaco. No digamos ya si son fanáticos de eso que han dado en llamar el Nordic Noir.

20160812-L2300785.jpg

[TV] Cosas de series; músicas en la ciudad y películas en el pueblo

Televisión

Esta semana traigo dos comedias. De las que se ven en un ratito. Comedias de situación de las que duran entre 20 minutos y 30 minutos. Que muchas veces tienen un puntito dramático. Pero que en general nos alegran el rato. Voy con ellas…

Mozart in the Jungle – 4ª temporada

Definitivamente una de mis comedias favoritas. Pero al contrario que otras, en las que me gusta un poquito de tono ácido y puñetero, esta me gusta por su tono más amable. Porque todo el mundo es bueno, aunque la caguen de vez en cuando. Por sabe ser romántica sin ser empalagosa. Porque las chicas, de todas las edades, son y están todas estupendas. Porque disfrutas un montón con su música. Porque viajas por el mundo. Porque siempre tiene algún momento especialmente inspirado. Aunque quizá haya venido al mundo sin tantas pretensiones como otras.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La New York Simphony nos ha paseado por las calles y los parques de Nueva York y Tokio. Incluso hemos asistido a una delicada ceremonia del té… ¿un poco tristona? Pero hay que mirar las cosas con optimismo,… y que les den a los robots.

Desde el primer episodio de la primera temporada soy muy fan del maestro Rodrigo (Gael García Bernal) (ese no, otro Rodrigo), de Hai Lai (Lola Kirke) y de toda la New York Simphony. Y lo pienso seguir todavía mientras el cuerpo aguante y en Amazon sigan confiando en la serie. Que sea por mucho tiempo.

20130929-_9290089.jpg

Everything sucks – 1ª temporada

Llegó hace unas semanas a Netflix sin hacer mucho ruido y con el título en castellano excesivamente escatológico de Todo es una mierda. Parecía una comedia de institutos americanos al uso, una más, si nada que aportar. Pero eso de que la acción se desarrolle en los años 90, cuando todavía se usaba el VHS, en una ciudad norteamericana del estado norteamericano de Oregon llamada Boring (aburrido), y que realmente existe allí mismo… pues me pareció gracioso.

20140924-_9240637.jpg

Y ahí tenemos un grupito de adolescentes cada uno con sus inadaptaciones propias, que se gustan los unos a los otros, pero pocas veces de forma biunívoca. Donde las identidades sexuales están por verse. Y las inseguridades se manifiestan con frecuencia mediante bravatas con poco fundamento. Y que encontrarán su forma de reconciliarse con el mundo… haciendo una película de extraterrestres.

No aporta mucho más de lo habitual a las comedias de instituto, pero les coges cariño. Y algo sí que aportan después de todo. Yo veré la segunda temporada cuando toque. Sí.

20140924-_9240667.jpg

[TV] Cosas de series; una chica que se llama Michael y un detective, Dirk

Televisión

No sé si tengo mucho tiempo hoy, pero intentaré sacar adelante un par de series vistas en esta semana.

Star Trek: Discovery – 1ª temporada

Algunos la consideran como la menos trekkie de todas las series de la saga Star Trek. Quizá por eso me ha gusta a mí más que ninguna otra, si descontamos el recuerdo que me merecen los episodios de la serie original que veía de niño, cuando en España se titulaba La conquista del espacio. Más tarde le pusieron un más literal Viaje a las estrellas.

Elementos que la hacen especialmente interesante:

Es moderna, no cutre. Aunque quedan por ahí algunas razas alienígenas casposas, en general ha dejado de parecer series de cartón piedra con colorines chirriantes. Leía el otro día que alguien atribuía a Battlestar Galactica, la nueva, ser un reverso oscuro de Star Trek. Yo tengo la sensación que esta nueva serie le debe más a los cylones que al contrario con sus predecesoras.

20081210-P1000734

Al final de la serie trekkie aparecen unas vistas nocturnas de París en el siglo veinti… ¡yo que sé! Estas son de 2008.

Hay personajes realmente carismáticos y complejos. Aunque hay una tendencia al maniqueísmo, permanece lo suficientemente camuflada para que no sea insufrible. Y hay tres personajes de primer nivel, por este orden; Lorca (Jason Isaacs), Burnham (Sonequa Martin-Green) y Georgiu (Michelle Yeoh). Esta última bien aprovechada en sus primeras apariciones, menos en las últimas.

Hay conflicto con barra. Nada de buenismos gratuitos. Aquí hay que mojarse y cagarla. Es oscura en algún momento. Bien. Y esto hace que tenga tensión, sea entretenida y la esperemos de un episodio a otro. Especialmente en la segunda mitad de la serie.

¿Es perfecta? No. Tiene algún que otro episodio tontorrón. Y el último de la temporada es flojo, y no presagia nada bueno. Tal vez recuperen el tono general de las anteriores series. Desde mi punto de vista, un error, aunque contente a los trekkies más conservadores. Ya veremos.

20081211-P1000957.jpg

Dirk Gently’s Holistic Detective Agency – 2ª temporada

Ya conocíamos al peculiar universo de Dirk Gently (Samuel Barnett) y su compañero Todd Brotzman (Elijah Wood). Y ya de paso, porque es genial, a la hermana de este, Amanda (Hannah Marks). O a Farah (Jade Eshete); Farah es genial… Y a muchos otros personajes de este mundo que salió de la pluma de Douglas Adams, más conocido por su autoestopista galactico. Ya sabréis que la respuesta al sentido de la vida, el universo y todo lo demás es 42. Si no lo sabéis, y pensáis que es una tontería. No os interesa esto. Porque esta es una serie de fantasía que bordea el absurdo y el dadaísmo con demasiada frecuencia como para que si no estás por la labor, si no estás dispuesto a entrar en el juego, no te merece la pena entrar en el juego.

20081211-P1000969.jpg

Yo sí que me dejo llevar, y disfruto. Más cuando además de unos protagonistas entrañables, con un antiheroísmo carismático esencia, se generan malos tan estupendos como esa mala bruja que es Suzie Boreton (excelente Amanda Walsh; que pudo ser Katie, no Penny, en The Big Bang, y que tal vez hubiera merecido la pena).

En esta ocasión, los casos que no se resuelven buscando pistas, sino dejando que los elementos del universo se alineen adecuadamente en torno a Dirk, nos lleva a un mundo de fantasía más allá del nuestro, pero conectado con este en Montana.

No está clara su continuación. Pues ojalá, sí. Oye.

20081211-P1000972.jpg

[TV] Cosas de series; dos mujeres en sus respectivos infiernos

Televisión

Tanto Eleanor Shellstrop (Kristen Bell) como Elizabeth of Windsor (Claire Foy) viven ya en Netflix sus respectivos infiernos en sus segundas temporadas. Dos series muy distintas, pero ambas muy recomendables. Con las dos puedes disfrutar. Y con una de ellas te podrás reir. Con la otra,… puede que también. Pero es seria.

The Good Place – 2ª temporada

Esta comedia de situación norteamericana sorprendió en su primera temporada. Después de haberno hecho reír durante toda ella, dio un vuelco final a su trama que la dejó preparada para una segunda temporada renovada.

Mentiría si dijese que todo ha sido estupendo en esta segunda temporada. He de reconocer que me costó cogerle el tranquillo. Sus primeros episodios me parecieron un poco apresurados, como con ganas de correr mucho. Pero al cabo mereció la pena, puesto que permitió situar a los 6 personajes principales de la serie en un punto a partir del cual pudieron crecer y avanzar, sin encasillar la serie en ningún momento.

Carlos Carreter

Nada… hoy toca visitar los dominios de la “Isabelita”… Incluso nos llegaremos a las puertas de sus casas, en Londres y en Windsor.

Recientemente he leído un análisis de la serie que muestra hasta qué punto, lejos de ser una mera serie de entretenimiento, tiene calado. Realmente, hay una reflexión sobre cuestiones éticas y morales de cierto calado, que sin embargo nos entran con facilidad, muy didácticamente. Y totalmente alejadas de cualquier dogmatismo o a priorismo sobre lo que es correcto o no. Probablemente, si alguna conclusión se puede sacar es lo absurdo del concepto del cielo (el buen lugar) o el infierno (el mal lugar) para premiar o castigar el comportamiento de nadie. Tan condicionado por su entorno y el momento que le ha tocado vivir. Y con valores en continua evolución, nunca estables ni prefijados.

Todos los intérpretes están bien, aunque especialmente nos alegremos de la recuperación de Bell, a la que añorábamos desde su Veronica Mars. No es que haya estado inactiva precisamente; simplemente, nunca la he encontrado al nivel que prometía. En cualquier caso, ahí la tenemos liderando la función con un hilarante Ted Danson, que tiene momentos sublimes. Y con un final de temporada que ya nos avisa que la serie se volverá a reinventar en su tercera temporada. Que ya añoramos.

20040626-Londres (54).jpg

The Crown – 2ª temporada

Está claro. Esta serie de época es una serie de momentos. De episodios enteros incluso. Y el protagonismo se reparte. A mí, toda esta gente de la que hablan, me importa entre poco y nada. Pero sabes que en todo episodio encontrarás un par de escenas o secuencias que te van a dejar pegado al sillón. Un diálogo. Un cruce de miradas. Un recorrido de cámara. Lo que sea, que te permite ser consciente de lo buena que es esta producción.

Reconozco, al igual que en el caso anterior, que el comienzo de la temporada me pareció un poco moroso, y dependía mi atención mucho de estar atento a esos momentos de genialidad. El ciclo sobre el viaje del duque (Matt Smith) y sus posibles infidelidades, no me interesó gran cosa. Pero pronto entró en materia.

20040626-Londres (64).jpg

Episodios absolutamente antológicos como Beryl, el que protagonizó Vanessa Kirby encarnando a una princesa Margarita con un atractivo impresionante, muy lejos de la imagen que te dan las fotografías de la época, y al mismo tiempo con una conducta elitista que te darían ganas de meterla boca a bajo en una maceta del palacio de Kengsinton.

O ese Paterfamilias en el que Matt Smith se luce y muestra hasta que punto ha dejada atrás al Doctor, y es capaz de mostrarse como un actor dramático de primer nivel.

Y estos son solo dos que he seleccionado para mostrar cómo la serie sabe ceder el testigo del protagonismo cuando conviene, repartiendo juego, otorgando variedad y profundidad, haciendo más interesante el conjunto.

Esperando también con ganas la tercera temporada, en la que se anuncian cambios de protagonistas conforme envejecen los personajes históricos.

20040626-Windsor (12).jpg

[TV] Cosas de series; humor y drama desde Japón

Televisión

Durante las navidades cambié mi sistema de comunicación de mis diversos dispositivos informáticos con la televisión. Cambién el Chromecast por un Apple TV. Y la verdad es que el cambio tiene efectos positivos y otros negativos. Entre los positivos, dos. La calidad de la imagen es superior, admite más plataformas que el anterior. O alguna muy significativa. Entre los negativos, dos. La interfaz de Apple TV es manifiestamente mejorable en algunas aplicaciones, más lenta de manejar y con menos posibilidades. Es muy claro con el caso de Youtube, donde es preferible verla desde la tableta o el teléfono. Y la segunda, que de vez en cuando se queda congelado y hay que reiniciar.

Como consecuencia de lo anterior, durante el mes de enero he seguido dos series niponas que se pueden encontrar en Amazon Prime Video. Una de ellas también está en Netflix. Esta plataforma no es compatible en estos momentos con el Chromecast. El caso es que han sido muy entretenidas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hoy el viaje a Japón es obligado. Y por ello he decidido reinterpretar en blanco y negro algunas de las fotografías de los templos y santuarios históricos de Nara, una ciudad donde se conjugan el pasado histórico y un presente tranquilo.

Samurai Champloo

Serie de animación japonesa del año 2004. Esta es la que podéis encontrar en diversas plataformas de contenidos.

Con esta serie nos vamos a los tiempos en los que se había establecido ya el shogunato Tokugawa, el principio del período Edo en Japón. El país tiene una cierta estabilidad, y los samurais tiene menos tarea. Y vagan por el país. En un pueblo cerca de Edo, la actual Tokio, una huérfana de 15 años Fuu, que sirve de camarera en una casa de té, salva de la ejecución a dos samuráis errantes, Jin y Mugen, cada uno con un pasado oscuro detrás. A cambio les pide que le ayuden a encontrar a “un samurai que huele a girasoles”. Y este es el principio de un viaje, una odisea que les llevará desde Edo hasta Nagasaki en 26 capítulos.

20140921-_9210802.jpg

He de decir que es de las mejores series de animación del País del Sol Naciente que he visto. Una mezcla de situaciones con una base histórica, aderezada con múltiples anacronismos. El hip hop, un barco de Estados Unidos donde se juega al beisbol cuando ni siquiera existía la noción de ese país, gafas de estilo hipster,… un sinnúmero. Que sin embargo no chirrían. Dan un tono distinto. Es un universo similar al histórico, pero no el mismo. Y de paso sirven para repartir un poco de estopa a unos y otros. Porque la serie es mucho más adulta de lo que parece, con temas sociales de fondo. Corrupción, prostitución, el papel de la mujere, el valor de las creencias, el derecho a redimirse de los pecados pasados,…

Todo ello mezclado con un notable sentido de la aventura, con una ternura que aporta siempre la joven Fuu, y con el viaje como metáfora del crecimiento y del cambio personal, mas importante que el llegar, que el destino. En algún sitio he visto alabanzas a la serie y quejas con su final… Es lo de menos. Es un final muy coherente. Auqnue no sea del gusto de quienes están habituados a finales cerrados, milimétricamente ejecutados. Muy recomendable.

20140921-_9210828.jpg

Doctor X – Gekai Daimon Michiko [ドクターX〜外科医・大門未知子〜]

Esta serie me la encontré por casualidad. Cuando comprobé que Amazon Prime Video estaba disponible en Apple TV sin problemas, hice un repaso a su catálogo y me llamó la atención. Venía dentro del epígrafe “Dramas”, de Japón, y tenía la pinta de ser una traslación al país oriental de los dramas médicos que mantienen desde hace década cierta popularidad en occidente. No esperaba gran cosa de esta serie… hasta que vi un par de episodios.

El planteamiento es el siguiente. En Japón, en el año en el que transcurre la acción, los grandes hospitales universitarios están en crisis, incluso perdiendo efectivos entre los cirujanos. Por ello surgen cirujanos autónomos, freelances, que son contratados para suplir carencias. Y Michiko Daimon (Ryôko Yonekura), representada por la agencia de Akira Kanbara (Ittoku Kishibe), antiguo cirujano, es uno de ellos. Y se niega ha hacer (itashimasen) cualquier tarea que no sea atender y operar pacientes, y nunca falla (watashi shippai sinai no de). Son las líneas de diálogo características.

20140921-_9210849.jpg

Mi sensación es que iban a hacer un drama, pero se dieron cuenta de que funcionaba mejor como comedia. El resto del reparto, con excepción de la anestesista Hiromi Jonouchi (Yuki Uchida), son un montón de médicos que se caracterizan por ser más o menos corruptos, peseteros, pelotas de sus jefes, piensan poco, tienen unas habilidades limitadas… y en general resultan con el tiempo bastante tontos (baka – バカ). Todos odian a Daimon, “Demon” para algunos, le tienen envidia de sus capacidades, de su libertad, de su desparpajo,… y todos quieren que falle. Cosa que nunca sucede. A pesar de que los casos que le caen suelen ser de personas de relevancia social, famosas, poderosas, que ponen en riesgo el prestigio del hospital y que padecen enfermedades que en general consideraríamos incurables. Nunca falla.

20140921-_9210919.jpg

La sanidad japonesa está bien considerada en el mundo, por lo que la serie en general la podemos considerar como una parodia monumental, sacando de quicio diversos defectos que eventualmente puedan darse, muchos de los cuales representan la propia sociedad patriarcal nipona. Todo ello sin hacer excesiva sangre. Ridiculiza, pero a un nivel amable. La sucesión de episodio es realmente repetitiva, y sabes en todo momento qué te puedes esperar. Pero es muy divertida, te echas alguna risa de vez en cuando. Es en definitiva un producto de entretenimiento básico, pero bien hecho. Y a mí, que comparto los estudios de medicina con los personajes, y algún conocimiento tengo del funcionamiento de un hospital, me ha divertido mucho.

No sé si es muy recomendable en general. Sólo está disponible en versión original, japonés, subtitulada en inglés. Pero yo me lo he pasado estupendamente. Tiene una derivada, Doctor Y, formada por episodios de quince minutos de duración, protagonizada por el Doctor Hideji Kaji (Masanobu Katsumura), uno de los habituales de la serie principal, que poco a poco va convirtiéndose en uno de los simpáticos. La miniserie está también muy divertida.

20140921-_9210998.jpg

[TV] Cosas de series; futuros virtuales y humoristas elegantonas

Televisión

He de reconocer que en las últimas semanas, si no he visto mucho la tele, no tanto como antes, por lo menos lo que he visto me ha gustado. Me divierte. Con la serie de Star Trek que menos se parece a Star Trek de toda la historia en alza, con unos episodios muy divertidos, muy entretenidos. Aunque han supuesto un cambio tremendo en la dinámica de la serie. Por un momento pensé que el lunes pasado habíamos llegado al final de temporada. El final del episodio era muy propio para esto. Pero no,… parece que hay un par más de episodios. Y el cachondeo que supone un “drama” médico japonés que estoy viendo, y que hay momentos que es una juerga. Como habéis visto “drama” entre comillas. De todo esto hablaremos más adelante. Vamos con dos temporadas completa de dos series que están bastante bien.

tumblr_p32nlpPyr61r5mrsgo1_1280

En mi tumblr de fotos viajeras he dado la vuelta recientemente, regresando a finales de los 80 y principio de los noventa (ver enlaces al final). Recientemente ha aparecido el castillo de Pau, Francia, en el encabezado, o yo mismo en Fuenterrabía sobre estas líneas.

Black Mirror – 4ª temporada

Decir a estas alturas que esta es una de las series más interesantes de la televisión actual es una obviedad. No hay más que ver el interés que despierta en los medios. Hay quien se queja de que ya no es lo que era. En realidad, en muchos de estos casos, cuando se quejan, es que la serie sigue siendo lo que era, fiel a su naturaleza. Y ya no sorprende tanto como cuando llegó a la pequeña pantalla.

También es falso decir que no va evolucionando. De hecho, en la última serie, más allá de su orientación hacia la distopía tecnológica, ha flirteado también con el terror y con el género posapocalíptico. Incluso en esta época donde el estilo “Star Trek” está de nuevo tan de moda, han jugado con el tema. En un episodio que si bien ha sido criticado por su escasa plausibilidad, desde otros punto de vista es muy muy entretenido como género de aventuras. Hasta tal punto de que hay quien habla de hacer una secuela del USS Callister. No sé si es para tanto.

Por lo demás, es una serie que sigue mereciendo la pena. Y no es tan fácil de replicar. Vi un episodio de una serie en Amazon Prime Video, que intenta emular hasta cierto punto la intención, pero basándose en relatos de Philip K. Dick. Incluso con buen reparto. Al menos conocido. Pero el primer episodio que vi,… no me funcionó bien. Veremos si le damos una nueva oportunidad. Cuando termine con Daimon sensei.

tumblr_p37i4awRSB1r5mrsgo1_1280.jpg

La iglesia parroquial de Saint-Thégonec en la Bretaña francesa.

The Marvelous Mrs. Maisel – 1ª temporada

Novedad reciente en el catálogo de Amazon Prime Video que llegó de la mano de los Palladino, responsables de series tan divertidas como Gilmore Girls. El sello característico de los Palladino son los diálogos ingeniosos, muy incisivos, llenos de referencias culturales, rápidos, a veces vertiginosos, y que dotan a los personajes de una gran vivacidad. Si el intérprete está a la altura de las circunstancias, inmediatamente se convierte en un personaje carismático. Y la pareja por Midge Maisel (Rachel Brosnahan) y Susie Meyerson (Alex Borstein) no sólo están a la altura de las circunstancias sino que la sobrepasan. Y sin desmerecer ni un ápice al resto del reparto que acompaña a estas dos sin ningún problema.

Miriam “Midge” Maisel es un ama de casa judía en Manhattan que apoya firmemente a su marido Joel (Michael Zegen) en su afición de cómico monologuista. En la que no tiene éxito. Y esta y otras circunstancias llevan a la ruptura del matrimonio. En un momento de rabia, Midge se sube a un escenario y suelta su monólogo. Improvisado. Y es un éxito… y poco a poco comienza a considerar la posibilidad de convertirse ella misma en monologuista. Todo ello en el ambiento de los años 50 neoyorkino, con la amable crítica social propia de las producciones de esta gente.

Yo me lo he pasado muy bien, tengo ganas de más. Ya tardan en volver con una nueva temporada. No conocía yo a la actriz protagonista, pero muy bien. Borstein ya fue una recurrente con las Gilmore, y la he disfrutado en otras producciones.

tumblr_p37idrYGbp1r5mrsgo1_1280.jpg

O un paseo por los canales de Amsterdam en barco.

[TV] Cosas de series; comedias, a veces, con un toque dramático… un toque grande, a veces

Televisión

No tenía muy claro con qué ir hoy en el Cuaderno de ruta. O en mis páginas fotográficas. Para estas había pensado un carrete en color que hice en la sierra de Alcubierre,… pero ha quedado muy flojo. Paso. Había otras posibilidades… que ya llegarán. Tengo pendiente de ver alguna película de cine,… tengo pendiente de terminar una novela,… podría terminar de mostraros mis fotos de la #fp4party,… Pero he decidido darle una vuelta a lo televisivo, que tenía unas cuantas series acumuladas. Comedias, las que traigo hoy. Aunque con matices. Y si eso dejo alguna de las fotos que he mencionado de la sierra de Alcubierre, a ver si puedo dejar algo digno.

20180117-Carlos_Carreter_19-16

Con el final de año, pasamos una tarde de sábado en el lugar arqueológico de las trincheras y refugios de la guerra civil en la sierra de Alcubierre; entre otras cámaras, me llevé la Nikomat FTn con un carrete de Kodak Ektar 100, pero me quedaron regular… 

Fuller House – Temporada 3ª

Segunda parte de la tercera temporada de la secuela de Full House (Padres forzosos). Aquella serie original era una tontadica, que uno veía porque… salía Lori Loughlin, que estaba muy buena. De verdad, no recuerdo otro motivo. Aunque en general, lo pasaba bien, con las neuronas en estado de reposo absoluto.

La serie actual es claramente peor, y desconozco el motivo por el que sigo viéndola. Porque no sale (tan apenas) Lori Loughlin. Y no hay ningún equivalente que compense. Pero bueno, todo el mundo tiene sus placeres culpables, ¿no? Yo tengo varios.

20180117-Carlos_Carreter_19-26.jpg

The Ranch – Parte 4ª

Parte 4ª según Netflix, segunda mitad de la segunda temporada según otras fuentes como IMDb. No hay mucho que contar que no haya contado en momentos anteriores con esta serie. Comenzó como una clara comedia, pero progresivamente a derivado al drama con momentos de humor. Con una factura de múltiple cámara y risas de fondo, que suena muy casposo, tenemos una serie bastante bien interpretada, y que se ha hecho con un huequito en mi corazón.

De cara al futuro, se puede ver afectada por los escándalos de abusos sexuales, ya que Rooster (Danny Masterson) ha sido acusado de ellos. Y eso suele implicar la salida de el acusado de la serie en vigor. Ya veremos. Lo cierto es que es un personaje importante, y el actor lo hace bien. Pero… una cosa es interpretar a un salido descerebrado y otra, serlo. Lo primero pase, lo segundo no.

20180117-Carlos_Carreter_19-35.jpg

The End of de F***ing World – Temporada 1ª

Y he aquí una de las sensaciones del comienzo del invierno, serie británica de 8 episodios de más o menos 20 minutos de duración, sobre dos adolescentes peculiares. Con diecisiete años, Alyssa (Jessica Barden) es una descarada que vive un hogar desestructurado y en el que es difícil encontrar cariño y comprensión. Va echándole morro a la vida, pero pronto notaremos que es más víctima que otra cosa. De la misma edad, James (Alex Lawther), que de niño vio suicidarse a su madre, y que vive con su padre, entusiasta pero poco eficaz a la hora de educar al hijo, está convencido de sí mismo que es un psicópata. Y ha decidido que su primera víctima humana será Alyssa. Y en estas están, cuando deciden abandonar sus hogares.

Y a partir de aquí, no dejarán de pasar cosas… Accidentes, muertes,… y otros sucesos más o menos desagradables que no voy a destripar. Con tan pocos capítulos y tan cortitos, te la meriendas en un par de sesiones. Sabe a poco.

La gente se ha dividido. Basada en un cómic poco conocido, ha divido a los espectadores y a la crítica en dos grupos. Los que se entusiasmaron en sus primeros capítulos y siguen absolutamente entusiasmados. Y los que se entusiasmaron en sus primeros capítulos, pero su entusiasmo se enfrió un tanto en los siguientes. Soy más bien de estos últimos. Pero sin duda, cuando vuelvan, les dará algunas oportunidades más. Porque tiene potencial, y porque los dos protagonistas lo hace muy bien. Enamorado estoy de la chavalilla, y de sus inseguridades.

20180117-Carlos_Carreter_19-36.jpg