Gente de mala calidad (2008)

Cine

Gente de mala calidad (2008), 17 de julio de 2008.

En los últimos tiempos, ir a ver cine español se ha convertido en un actividad de riesgo. Hace unos años, era una delicia ir a ver cine patrio. Si bien la cantidad no era mucha, era fácil encontrar productos de buena calidad. Buenos actores y actrices, también.

En estos momentos, tengo la impresión de que se ha producido un cierto cambio generacional. Y creo que no ha sido para bien. Se han diversificado los temas, es cierto, pero no necesariamente ha aumentado el interés de las propuestas. Con toda la avalancha de cine de terror que viene del otro lado del charco y de Asia, ¿a qué viene la moda de hacer “pelis de miedo” por aquí, saliendo productos relativamente cutres en comparación? Ya me suelen parecer cutres los de los países con tradición…

Y otra impresión… Hay un nuevo “landismo” en España. El “landismo” fue aquella infumable colección de películas cutres, en los años 70 y 80, muchas veces protagonizadas por Alfredo Landa, en el cual los españolitos aparecíamos como verdaderos cretinos. Pues bien, hoy en día existe un fenómeno similar, basado en actores que se han popularizado en la televisión, y que se suelen caracterizar por hacer de idiotas. El ejemplo más claro es Fernando Tejero. Y a mí, esta sensación de que el cine español, cuando se queda sin ideas, se dedica a tratarnos a los españoles de tontos, nunca me ha gustado. Nada.

En la película que hoy nos ocupa, dirigida por Juan Cavestany, tenemos a algunos representantes del “neolandismo”. La película pretende tener un tono serio. Alterna entre la comedia negra y el drama, sobre un conjunto de personajes, todos ellos clasificables como fracasados o pringados. Desde mi punto de vista es intentar dar un poco de empaque a la idea básica de lo que he definido como “neolandismo”.

Pero desde mi punto de vista, no sale bien. No me siento identificado con este conjunto de personajes, inadaptados sociales con aspecto normal, y que creo que no representan a esta sociedad. Que es mucho más rica y sutil. Incluso en sus estratos más desfavorecidos.

La interpretación… Pues hay gente con capacidad, pero el filme no da para más. Los más dados a la cosa cómica fracasan totalmente al intentar dar un tono de seriedad a sus papeles. Los más solventes se diluyen en la obra coral, cayendo en la mediocridad global.

Hablan de la crisis del cine español. Siempre, las crisis en el cine, tienen un trasfondo como crisis de ideas y de contenidos. Y esto no ha dejado de ser así. Yo a este filme no le doy más de un cinco. Con la misma nota en dirección e interpretación.

Respecto a la imagen de hoy, en la Polonia que he visitado en estas vacaciones he visto elementos socialmente preocupantes. El empleo basura parece estar a la orden del día y, por ejemplo, no son escasas las personas que se dedican a sostener un cartel anunciador en la calle. Como esta que mata el aburrimiento del quehacer leyendo un libro, en las calles de Cracovia.

Empleo basura - Cracovia

(Canon EOS 40D; EF 24-105/4L IS USM)

Por fallos constantes en el acceso a IMDb, esta entrada no tiene de momento los correspondientes enlaces a los distintos personajes y películas citadas.