[TV] Cosas de series; series amables coreanas para la época festiva

Televisión

Pues sí. Los fines de semana y festivos adjuntos suelo ver en la televisión series surcoreanas poco trascendentes. Aunque de vez en cuando hay alguna que sí que lo es. Y para los fines de semana y días festivos en torno a las navidades y el año nuevo, opté por series de carácter alegre o con buen rollo. Tirando a comedias, aunque siempre tienen una dosis mayor o menor de drama acompañando a la comedia. Veamos las que fueron.

Keopi Hanjan Halkkayo? [커피 한잔 할까요, ¿tomamos una taza de café], internacionalmente conocida como Would you like a cup of coffee? (más o menos parecido), es una serie de 12 episodios cortitos. Alrededor de media hora de duración en lugar de los 70 minutos que son frecuentes en las series surcoreanas. Y es una serie tranquilita de buen rollo. Un joven despistado con su vida decide empezar a trabajar en una pequeña cafetería como barista. Vamos a ver… barista es una palabra italiana que se refiere al camarero que sirve detrás de la barra de un café o de un bar. Pero que se ha extendido por el mundo como sinónimo del que prepara cafés pijos, más o menos sofisticados, en determinado tipo de cafeterías donde cobran 6 u 8 euros por un café en lugar de la modesta cantidad que, al menos en España, se cobra por un expreso, un cortado o un café con leche. Esta mañana, a un compañero de trabajo, en el descanso del trabajo, un euro y treinta céntimos. Y le ha parecido que estaba bien. Y con un churro. A mí no me gusta el café. Pero viviendo en una cultura donde el café es de consumo habitual y de batalla, y barato, esto de que te cobren un dineral por uno, por mucho que te dibujen un corazoncito o un oso panda con la espuma… no acabo de cogerle la gracia. En cualquier caso, la serie no está nada mal. Pues al fin y al cabo, lo del café es el macguffin. Lo de importante son las relaciones humanas de una comunidad, el buen rollo y la solidaridad entre las gentes. Muy agradable de ver.

La chica protagonista se supone que vive en Busan, y se desplaza a Seúl donde trabaja su padre en una agencia de representación de famosos. Y al final, en las playas de Busán hay algunas escenas importantes dentro de la trama.

Yeon-yein Maenijeolo Sal-anamgi [연예인 매니저로 살아남기, Como sobrevivir como agente de famosos] es conocida internacionalmente como Behind every star (Detrás de cada estrella). Es una adaptación coreana de una serie francesa, Dix pour cent (Diez por ciento, por el porcentaje que se lleva el agente), de gran éxito que yo no he visto. La premisa es similar; una agencia cuyo presidente y alma fallece, y los cuatro principales agentes tienen que sacarla adelante. Cada episodio lidia con un famoso, versiones ficticias de famosos reales con sus mismos nombres y apellidos, generalmente en tono de comedia. Pero también tiene una trama transversal en torno a las vidas privadas de los agentes. El personaje conducto es una joven aprendiza de agente, que es hija natural de uno de los cuatro agentes importantes… pero que nadie sabe que tiene una hija natural en otra ciudad. Es simpática y tiene momentos divertidos. Son 12 episodios de una hora, y el final queda abierto a futuras temporadas. No tan estupenda como pensaba que sería… pero divertida.

Y The fabulous [título original en inglés, por una vida fabulosa o de fábula] tiene un premisa parecida. Un grupo de amigos que trabajan en el mundo de la moda; un diseñador-modisto, una modelo de cierto nivel, un fotógrafo aspirante, y una relaciones públicas en una agencia de representación de marcas. Esta última, encarnada por Chae Soo-bin, es la protagonista; ahora me he puesto con otra serie, en Disney+, que también protagoniza. Y la cosa va de las dificultades en sus carreras profesionales, combinadas con las dificultades o peripecias en el ámbito personal. Vamos… al estilo de la anterior. Al igual que la anterior, es simpática. Y son ocho episodios de una hora. Podría tener segunda parte… pero ha quedado más cerrada. Y hay temas que los trata de un poco… meh. Por ejemplo, los personajes LGBTQ+ están demasiado estereotipados… y más que una visión inclusiva, a veces resulta una visión caricaturesca, aunque creo que la intención es buena. Pero parece que en Corea del Sur todavía tienen mucho que avanzar en estas cosas. Tiene sus momentos, los protagonistas son todos muy majos… pero es mejorable.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA