Intenso día de paseo por la isla… ha habido de todo

Mallorca, Mallorca 2006, Viajes

Hoy viernes, y a los mandos de un «aguerrido» Smart ForFour diesel, he salido ha recorrer la isla. Y efectivamente, ha habido de todo. Empezaremos por las piadosas ascensiones a un par de montes con sus santuarios incluidos, en uno de los cuales, a modo de deportivo relicario he podido encontrarme con los maillots arco iris de Guillermo Timoner, un campeón ciclista español, de los tiempos que el dopaje consistía en ponerse ciego de bocadillos de sardinas. Campeón del mundo en repetidas ocasiones, hoy se le recuerda menos que a otros «esforzados de la ruta».

Tras una visita a las típicas y tópicas Cuevas del Drac, de las que no hay imágenes porque estaba oscuro (como en todas las cuevas) y porque las fotos con flash en las cuevas son horribles, ha habido tiempo para pasear por algunas playas, como las de Portocristo, la Bahía de Alcudia y la Bahía de Pollença. Algunas imágenes inocentes de la gente pasándoselo «chupi«.

Bueno, algunas imágenes no son tan inocentes… pero quien se resiste a ser paparazzo por un día. Vale. No lo volveré hacer. Que está muy feo.

FOTO AUTOCENSURADA POR LA DIRECCIÓN DE ESTE CUADERNO DE RUTA

Finalmente, un bello recorrido por el Cabo Formentor, donde ha habido bellos acantilados que se adentran en un mar de intenso azul.

Fotos familiares, de los sopotocientos turistas que han tenido la misma idea que yo. Que la mejor hora para visitar el lugar era la caída de la tarde.

También nos ha saludado una cabra, que no era la de la legión, que primero ha sorprendido a este fotógrafo cuando trepaba por los riscos, con menos agilidad que ella, para intentar pillar la perspectiva original del paisaje.

Pero que posteriormente, acercándose hasta las inmediaciones del faro del Cabo Formentor, se ha mostrado como una gran relaciones públicas.

La puesta de Sol ha sido lo inmensa que uno espera de un lugar tan bello como éste. Ya veremos si la habilidad del fotógrafo le ha hecho justicia.

Finalmente, tras cenar algo en el Puerto de Pollença, un paseíco por la orilla de la playa/puerto, muy animada con los paseantes y los chiringuitos de artesanías. Mañana será otro día.