Abro una ventana en mi manzana

informática

Viernes por la tarde… un momento tan bueno como otro cualquiera para relajarse de cara al fin de semana. Aprovecho para tantear las posibilidades informáticas de mi iMac. Hace ya tres meses que me pasé a Mac, y no tengo motivo para arrepentirme. Ya hace un tiempo me instalé VirtualBox, para ejecutar máquinas virtuales con otros sistemas operativos. Una solución GPL, probablemente no tan chachi como otros sistemas de más prestigio, pero que desde hace un tiempo me permite ejecutar una Xubuntu de lo más cuca. Así palío la ausencia de una adecuada versión de Gnumeric para Mac OS X.

Hoy he decidido probar otra cosilla. Y he instalado una versión OEM que tenía por ahí de Windows XP. De algún equipo ya periclitado. Y oye, que va muy bien… Ved, ved algún pantallazo que me permite redactar una entrada en este blog autoalusiva.


El único problema es que como se trata de una versión OEM, no deja activar la versión previamente activada en la maquina de origen. Pues nada… di que sólo era unas ganas de enredar. Que no necesito las “ventanitas” para nada. Aunque luego se extrañarán que con lo que te cobran y con lo que te restrigen el uso por lo que pagas, la gente piratee… no sé que otra cosa pretenden.

Taller de alfarería, fabricación de ladrillos, mientras este joven trabajaba y se deslomaba…

… estos dos se fumaban unos pitillitos y se tomaban una cervecita; qué escena tan enternecedora y castizamente hispánica en el Mercado Medieval, junto a la Seo de Zaragoza.