Feliz cumpleaños, Charles

Ciencia

Me estuve acordando todo el día. Pero no tuve ocasión de sentarme a actualizar este Cuaderno de Ruta. Ayer fue el aniversario del nacimiento de Charles Robert Darwin. Hace 200 años, este británico nacía en Shrewsbury, y comenzaba una vida en el que iba a revolucionar no sólo el mundo de la biología, sino el de la ciencia en general, así como algunos de los conceptos filosóficos y religiosos que durante siglos se habían mantenido.

Wikipedia.org - Fotografia de dominio público)

Charles Darwin (Fuente: Wikipedia.org - Fotografía de dominio público)

La formulación de la Teoría de la Evolución supuso un fuerte choque frente a las ideas preconcebidas del origen de los seres vivos. La comprensión de que lo conocido, generalmente lo reflejado en los textos sagrados de las religiones monoteístas occidentales, no podía ser tomado al pie de la letra indujo fuertes cambios en la mentalidad de las gentes.

Hoy día, cualquier persona con un nivel razonable de cultura debiera comprender claramente el concepto de evolución biológica, aceptarlo como una teoría científica más válida para explicar una serie de fenómenos observados en la naturaleza, y sin más problemas. Sin embargo, todavía encontramos integristas religiosos, y no sólo en los países pobres con bajos niveles de educación y cultura, que rechazan el conocimiento científico adquirido en estos dos siglos, pretendiendo devolvernos a la “caverna ideológica” de las religiones intransigentes.

En cualquier caso, dejemos que el sentimiento que predomine hoy sea la alegría de que el mundo disfrutó de la vida y la presencia de una persona observadora, reflexiva, sin prejuicios o con capacidad de crítica de los mismos, que nos ofreció algún modelo de cómo debemos pensar cuando observamos el mundo que nos rodea.

Abadia de Westminster

Abadia de Westminster, lugar de reposo de los restos de Charles Darwin - Canon EOS D60; composición de cuatro imágenes