La carrera de los autos-locos y el final del campeonato

Deporte

Este año he seguido poco los avatares de la Formula 1. Me suele pasar con todos los deportes. De vez en cuando, uno de ellos me atrae, me engancha a la televisión durante una temporada, pero… tarde o temprano empiezo a perder la atención y lo dejo estar. Con las carreras de coches me está pasando lo mismo. Después de un par de años de seguimiento… últimamente siempre encuentro cosas mejores que hacer.

Ayer, de hecho, y a pesar de estar todo el día en casa por el mal tiempo reinante en Zaragoza, ni siquiera sabía a qué hora se corría el Gran Premio de Brasil. Un poco por casualidad, lo comencé a ver a partir de las seis y media de la tarde pasadas, con ciertas incertidumbres debido al mal tiempo en la pista. Tal vez fuera divertido. En ese momento, Felipe Massa lideraba la carrera y era campeón del mundo provisional, aunque esto duró poco por la recuperación de posiciones del británico Hamilton. Lo cierto es que a partir de ahí, la cosa se puso un poco aburrida. Dejó de llover y las posiciones se estabilizaron. Massa hacía lo que debía, liderar la carrera, y Hamilton lo suyo, puntuar lo suficiente para conservar el título.

Pero a escasas vueltas del final, todo se enredó. Otro chaparrón hizo que una mayoría de los pilotos entrase a poner neumáticos mixtos. A la salida, Massa seguí liderando el Gran Premio y Hamilton el Campeonato… por un punto. A cuatro vueltas del final, la sorpresa. El alemán Vettel adelanta a Hamilton en una bonita pelea. Massa pasa a ser el campeón virtual. Y no parece que el inglés pueda recuperar la posición. En las últimas curvas de la última vuelta, la cosa se vuelve confusa por que se producen lo que aparentemente son adelantamientos a doblados. Ferrari celebra la victoria y el campeonato con alegría hasta que… se les congela la sonrisa en la boca. Uno de los doblados no era tal. Era Timo Glock que no había cambiado neumáticos con la lluvia, y que es pasado por Vettel y Hamilton, con lo que este gana el puesto perdido con anterioridad y el punto que que necesitaba para mantener el título. Lo que un alemán te quita, otro de lo devuelve.

Más emocionante imposible. Eso sí, en una temporada de altibajos en la que muchos pilotos y escuderías han cometido muchos errores. Al año que viene, más. Despidámonos de la Fórmula 1 hasta al año que viene, como el barco que se despide al atardecer alejándose en el Golfo de Nápoles.

Partiendo de Sorrento

Barco al atardecer en saliendo del puerto de Sorrento - Canon EOS 40D; EF 24-105/4L IS USM

Novedad de novedades, victoria de Fernando Alonso

Deporte

Esta temporada, realmente, estoy un poco bajo de interés hacia el deporte del motor. Los tejemanejes de McLaren del año pasado ya presagiaban algo de esto. Si a eso se suma que el paso de Alonso por Renault se está produciendo con más pena que gloria, y que mi escudería favorita de toda la vida, Ferrari, esté muy irregular y con dos pilotos de escaso carisma… pues eso. Bajo de interés. Me pasa con muchos deportes. Me despiertan el interés un tiempo, pero luego me aburro y los abandono.

El caso es que ayer se produjo la novedad de la primera carrera nocturna de la Fórmula 1, en un circuito urbano en Singapur. Para empezar, menos mal que era de noche, porque las condiciones de temperatura y humedad provocar serios problemas en la condición física de los pilotos. En cualquier caso, nada como un safety car a tiempo, para dar al traste con todas las estrategias de carrera, y permitir que el asturiano que salía en el 15º puesto de la parrilla, pasase a los primeros puestos con los deberes hechos, y en último extremo ganase la carrera. También, por uno de esos azares, el Renault corrió. Así que alegrón para la peña hispana. Aunque al que realmente le fue bien fue a Hamilton, en una nefasta jornada para Ferrari. Todavía no está dicho todo, pero el título huele a inglés. Y eso amarga un poco. Qué se le va a hacer.

En la imagen de hoy, el edificio central de BMW en Munich, con el Allianz Arena al fondo, muy al fondo. BMW, una escudería que se ha desinchado un poquito con el avanzar de la temporada.

BMW

Pentax K10D; SMC-DA 70/2,4 Limited

Domingo de carrera: Espejismo de Alonso, doblete de Ferrari

Deporte

Pues eso, que hoy tocaba carrera de Formula 1. Concretamente, tocaba el Gran Premio de España. Y con algunas espectativas interesantes para los aficionados españoles ya que ayer, sorprendentemente, el piloto asturiano de Renault fue capaz de situarse en segunda posición, a punto de birlarle la primera a Kimi Räikkonen. Es como si de repente los monoplazas de Renault hubiesen aprendido a correr.

Pues nada,… sin milagros. Alonso iba bajo de carga de gasolina, más un poco de arrojo y habilidad, lo cual permitió una buena vuelta. Hoy, ya en carrera, podría haber quedado aproximadamente el quinto, tras los azares que han sufrido otros pilotos de MacLaren y BMW. Pero tampoco,… el motor de Renault se ha roto. Los antaño tan fiables coches amarillos… pues nada, otra vez será. En cualquier caso, lo que importa… los bólidos rojos de Ferrari están muy fuertes. Y el doblete lo demuestra. De momento, el campeonato pinta colorado.

La imagen de hoy pertenece a un bólido… un poco menos rápido y más antiguo. En el Paseo de las Damas de Zaragoza.

Citroën

(Fujifilm Finepix F10)

Domingo de Fórmula 1 y Ferrari toma el mando

Deporte

La carrera en Sepang no ha tenido mucha historia. Salvo la salida que ha provocado alguna alteración en las posiciones de la mitad del grupo y alguna escaramuza durante la carrera, todo se ha decidido en la estrategia y en los repostajes.

Finalmente, con un dominio completo, en parte gracias al abandono de su compañero, el gélido Räikkönen se ha hecho con el Gran Premio con cierta facilidad. A falta de que el brasileño empiece a dar los primeros resultados, mis ferraris empiezan a empujar fuerte. Ánimo.

Como ilustración, un veterano bólido pillado el sábado de hace una semana en el Paseo de las Damas de Zaragoza.

PM5100

 

(Fujifilm Finepix F10)