[Cine] Colossal (2016)

Cine

Colossal (2016; 282017-0907)

Vamos con un comentario al que creo que es el cuarto largometraje en solitario del director Nacho Vigalondo. A veces tengo una sensación… que desde mi punto de vista, Vigalondo se convierta en el nuevo Amenábar. Sí. Amenábar hice un primer largometraje que me encantó y después… la tendencia ha sido a dejarme relativamente frío con sus propuestas. Eso sí, pose… no le falta. Me pregunto si con Vigalondo me puede pasar algo parecido. Sus “cronocrímenes” me parecieron una propuesta sumamente interesante y bien llevada, pero a partir de ahí… Pero eso sí, coba ya le dan. Y fíjate… con financiación internacional y fichando a alguna estrella de postín. Amenábar lo hizo con Nicole Kidman para su película de fantasmas; Vigalondo ha fichado a Anne Hathaway para su película de monstruos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En la película de hoy, los monstruos amenazan con destruir Seul… pero no nos engañemos. A los “godzillas” les gusta destruir Tokio. Antes de que lo consigan, vamos a darnos un paseo por Shibuya, aunque sea bajo la lluvia.

De entrada, la película nos lleva a un prólogo en Seul, donde en un parque donde una niña busca su muñeca, de repente aparece como de la nada un monstruo gigantesco y aterrador. A partir de ahí, la cosa va de una mujer, Hathaway, claro, que ha perdido su trabajo y se dedica a fiestear y darle al “drinking” para desesperación de su estirado y repollo novio (Dan Stevens). En una de sus discusiones, la chica deja Nueva York y se pira a su pueblo. Y allí se encuentra con Oscar (Jason Sudeikis) un antiguo novio de la infancia con quien reconecta, y empieza a trabajar para él en su bar. Y de repente vuelven a aparecer monstruos en Seul… y Gloria, que así se llama la “prota”, se da cuenta que de alguna forma su vida y las apariciones de los monstruos están conectadas.

Vamos a ver, la idea de Vigalondo, partir de unos monstruos tipo “godzilla” para contarnos unas historias sobre gente perdida en su vida y sobre la complejidad de las relaciones humanas, suena bien. Original. De alguna forma, la cosa debería funcionar. No quiero ser muy explícito para no chafar la película a quien vaya a verla. Pero el caso es que el cóctel sólo funciona a ratos, de modo irregular. Por algún motivo, probablemente por una definición de caracteres un tanto pobre, quizá demasiado preocupado el director por afinar las partes “monstruosas”, los que allí estábamos viendo la película en la matinal del domingo, no empatizamos con los personajes. Y si no conectas y te importan los caracteres principales… la cosa no funciona del todo bien.

20140924-_9240722.jpg

Hay que reconocer que tuvimos que ver la versión doblada al castellano, la única que ha llegado a nuestra cartelera. Y eso es una catástrofe. Las voces no casan, no sé que manía tienen de doblar a las chicas siempre con voces de pito además, y la traducción de los textos en inglés notas perfectamente que son forzados, mediocres. Son diálogos con expresiones carentes de naturalidad, por su excesiva fidelidad al original. Pero aun descontando este factor… qué se yo. A Hathaway le hemos visto trabajar mucho mejor en papeles que puede ser del mismo tenor. Y eso que aparece como productora ejecutiva del filme. Se podría haber esmerado un poco más.

20140924-_9240733.jpg

La película no es ninguna catástrofe. Seguro que hay muchas cosas peores que ver en cartelera en estos momentos. Pero no termina de funcionar, o por lo menos no lo hizo para quienes estábamos en esa sesión matinal. No sé. Quizá tengo prejuicios, aunque no fui el único en pensar así. Pero quizá ciertamente la carrera de Vigalondo está tomando realmente paralelismos con Amenábar. Y este creo que está sobrevalorado, nunca ha sido santo de mi devoción. Qué se le va a hacer.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **/***

20140924-L1090144.jpg