[TV] Cosas de series; de San Francisco a Seul pasando por Manchester

Televisión

Retomo las entradas televisivas. Durante mi escapada berlinesa no se me han acumulado más series, porque no hubo ocasión de entretenerse demasiado con los episodios que llevaba cargados en el iPad. Alguno cayó en los viajes largos, pero poco más. Lo que traigo hoy aquí lo vi con anterioridad. Y nos lleva a a cruzar el globo a través de algunas ciudades características.

Con un tono fundamentalmente urbano en las series de hoy, nos desplazaremos a una de las ciudades “protagonistas”. La única que he visitado, Seul, concretamente en los alrededores de Dongdaemun y las riberas de Cheonggyecheon.

Del pasado nos llegan las secuelas de Tales of the city, cuyo original y secuela original ya comenté. Ambas se pueden encontrar junto con otras dos secuelas del original de 1998, More tales of the city, y de 2001, Further tales of the city, en Netflix. Estas dos últimas son las que vi recientemente. Son dos miniseries de dos y tres episodios respectivamente, de hora y media de duración cada uno, en la que se mantienen buena parte de los personajes de la serie original, y se desarrollan tramas más o menos conseguidas de sus amoríos, mezclados con intrigas más (o más bien menos) inverosímiles. Son entretenidas, pero ningúna me ha parecido que tenga tantas virtudes como para que hayan arrastrado la secuela moderna. Más allá de ciertas provocaciones, para la época y para la mentalidad norteamericana, en las costumbres sexuales de sus protagonistas no hay grandes cosas que destacar. Se mantiene la discrepancia entre las edades de los protagonistas en la secuela de 2019 y la de los mismos en aquellas producciones. La acción en aquellas se situaba en los años 70, lo que hace inverosímiles las edades de la secuela de los años 2019 situada en la actualidad.

En el recorrido por las ciudades del mundo nos pararemos en Manchester, donde encontramos a la familia Lyons, que inicia su andadura en una fiesta familiar en 2019 y a la que seguimos durante una década (y más) en el futuro próximo, en la que en Years and Years especulan con la evolución política, social y económica del Reino Unido a partir de las tendencias actuales. Fundamentalmente, una extrapolación de las consecuencias del populismo político y social y las nefastas consecuencias que puede conllevar en pérdida de derechos individuales, en desigualdades y en catástrofes de distinto tipo. Producida por la BBC pero emitida por HBO en el resto del mundo, está bastante bien, con muy notables interpretaciones. Te pone los pelos como escarpias por las consecuencias posibles, y plausibles, de lo que está pasando en el mundo de la posverdad y del populismo político, aunque al final dejan un final con un tono relativamente optimista. Y muy ingeniosamente abierto en cuanto al destino de una de las protagonistas. Me parece muy recomendable.

Y llegamos hasta Seul, donde hemos llegado al final de una de las producciones coreanas para Netflix, My First First Love, en su título internacional. Cheossarangeun Cheoeumiraseo [첫사랑은 처음이라서], es su título original, que vendría a significar algo así como “porque es mi primer amor” o “la primera vez de mi primer amor”. Así como la mayor parte de estas producciones se emiten durante ocho semanas en tandas de dos episodios de una hora de duración para cumplir los dieciséis típicos (en Corea se emiten en tandas de cuatro semanales, de media hora de duración hasta los 32), esta ha venido en dos tandas de ocho episodios que se pusieron simultáneamente a disposición de los abonados con unos meses de diferencia. Los episodios han sido algo más corto de lo habitual. 50 minutos en lugar de los 60-70 minutos de otras series. Lo cual se agradece. Es una serie de la que ya comenté en su primera tanda, básicamente buen rollista, donde se pone de relieve la importancia de la amistad y la fidelidad entre amigos, en la que con un tono básicamente de comedia, hay un punto de drama en el triángulo amoroso entre los protagonistas y algún culebrón familiar. Es entretenida, más ágil que otras comedias/dramas románticos coreanos por el estilo, con un nivel de interpretación algo por encima de lo que nos tienen acostumbrados. Y como siempre son todos chicos y chicas muy guapos y guapas.

[TV] Cosas de series; ronda de series asiáticas

Televisión

Sigo acumulando retrasos en mis comentarios televisivos. Hasta tal punto que me estoy planteando hacer dos en una semana. Y eso en medio de la semana en que nos preparamos para asistir al último, definitivo, episodio de Game of Thrones, de la que se puede hablar mucho, pero como hay mucha gente que no lleva un ritmo acelerado de visualización de episodios, no quiere que se comente nada. Pero todo llegará. Y por otra parte, está Lucifer. Este procedimental policíaco me gustaba, tenia salero y personajes con cierto carisma. Vi dos temporadas, pero cuando anunciaron que la tercera tendría más de 20 episodios… pasé. Cancelada por su cadena original, recientemente fue retomada por Netflix que ha estrenado una cuarta temporada con 10 episodios y ha recuperado las tres primeras. El caso es que me ido poniendo al día en los dos últimos meses… y ya casi la tengo terminada. Ya hablaré de ella.

Dicho todo esto, vamos con unas cuantas series asiáticas, algunas de las cuales ya las terminé de ver en el entorno de las vacaciones de Pascua. Intentaré no extenderme mucho, porque no merece la pena. Aunque hay alguna cosa interesante.

Sip… son tres series coreanas frente a sólo una japonesa. Pero la que más me ha gustado e interesado es la de animación japonesa. Así que a Japón nos vamos con mis fotos.

Persona [페르소나]

Un poco presuntuoso poner el mismo título a esta antología de cortometrajes de unos 20 minutos de duración realizados por directores coreanos de cierto prestigio que uno de las más celebradas películas de Ingmar Bergman. Pero bueno… El caso es que estos cortometrajes nos hablan de los conflictos y las personalidades de una serie de personajes femeninos, más o menos jóvenes y con carácter. Con muchas gente guapa, como es habitual en la televisión coreana, esta miniserie de miniepisodios autoconclusivos estrenada hace unas semanas en Netflix, tiene su interés, y razonablemente buenas interpretaciones. Muy superior a la mayor parte de las producciones televisivas coreanas, sin que alcanza tampoco cotas excesivamente altas.

Otra serie coreana de episodios cortitos, que muchas veces no llegan a los 15 minutos. En ellos seguimos la vida cotidiana de Jae-Young (Hee-von Park), una mujer de unos treintaypocos años, con su trabajo independiente, sus amigas, sus novios, que no le suelen funcionar bien, y que debe lidiar con los problemas del día a día y con la condición de mujer soltera a una edad que en una sociedad conservadora como la coreana se supone que debería estar casada. Pero la serie tiene un tono positivo, y en todos los episodios se pone buena cara a los problemas a través de la comida. Todos terminan con la receta de un plato de la cocina coreana. La protagonista cae bien, y lo hace bien. Es una serie simpática, con buen rollo, pero sin esconder realidades. Hay dos temporadas de la misma en Netflix. Desconozco si en algún momento habrá alguna más.

My first first love [Cheossalangeun Cheoeumilaseo (첫사랑은 처음이라서)]

Estreno reciente en Netflix de esta serie que se presenta como de producción propia. Sorprende, en principio, que sólo tenga ocho episodios, frente a los 16 o más que son los habituales en las series coreanas. Pero luego vemos que la serie no termina. Probablemente habrá una segunda temporada o una segunda tanda de ocho episodios.

Grupo de amigos jóvenes, en sus últimos años de universidad que acaban viviendo juntos e interrelacionándose. La pareja protagonista son amigos de la infancia, y existe cierto grado de tensión sexual no resuelta. Pero pronto cada uno de ellos encontrará un interés romántico en otras personas… lo cual puede generar otro tipo de tensiones.

Intrascendente, prescindible, pero simpática y entretenida. Y como siempre, todos son muy guapos en las series coreanas.

Rirakkuma to Kaoru-san [リラックマとカオルさん]

Simpática serie de animación japonesa realizada con muñecos mediante la técnica del stop motion o animación foto a foto en volumen. Son trece episodios de unos 12 minutos de duración, con afinidades temática, aunque no formales, con una de las anteriores. Kaoru-san es una joven soltera, que empieza a ser “no tan joven”, que trabaja en una empresa con pocas posibilidades de promoción, que vive alquilada en un viejo caserón, y a la que no se le da bien lo de ligar, aunque esté prendada del repartidor de la empresa de paquetería. Vive “sola”. Y entrecomillo porque con ella “viven” en la apartamento un pajarito y dos osos de peluche, de los cuales el más grandón Rirakkuma es el otro protagonista de la serie. A mí me ha encantado, por su sencillez, por la animación y por el planteamiento mucho más serio de lo que parece. Típico recorrido a lo largo de un periodo de tiempo en el que van sucediendo problemas cotidianos con los que hay que apechugar. Mantiene cierto optimismo dentro de los problemas. Como la anterior. Me parece muy muy muy recomendable.