[Cine] La cartelera de junio, el balompié y la Patrulla X

Cine

Podría decir que aquí va una reseña de la película X-Men: Días del futuro pasado (X-Men: Days of Future Past), pero la verdad es que es algo que no me apetece mucho. Algo diré. Pero ya simplemente las semejanzas con el título del mítico álbum de The Moody Blues, Days of Future Passed, ya me empieza a poner de mal humor.

Lo cierto es que se veía venir. La llegada del balompié a escala global iba a pegar un hachazo a la cartelera de mucho cuidado. No hay distribuidora que se arriesgue. Mientras haya “fúmbol”,… nada más existe. Ni siquiera las gentes a quienes ver corretear 22 muchachotes en calzoncillos por una pradera detrás de una pelotita nos parece un aburrimiento de tomo y lomo. Soñábamos aquellos de quienes no disfrutamos de las carreras de messis, ronaldos, y otros que muchas veces nos sacan de nuestras casillas, con que se aprovecharía para rellenar la cartelera con buen cine atrasado. Películas con no mucho tirón comercial pero de buena calidad, que llegan tarde y mal a la cartelera española, porque las distribuidoras y los exhibidores no confían en hacer mucho dinero con ellas. Pero ni eso. Las sensaciones son muy, muy flojas. Hemos ido rascando alguna cosita en semanas anteriores, y tenemos en reserva alguna cosa por si hay suerte. Pero los comentarios previos no son buenos.

Torre Eiffel desde las Tullerías

La peliculilla esta que aparece en el artículo de hoy, peliculón según algún sabio cinéfilo de nuevo cuño, tiene algunas escenas en París, brindo por ello. Aquí en las Tullerías, con la Torre Eiffel desveneciendose entre las nubes en el horizonte.

Para colmo, el día del partido ese que dejó deprimido al 80 o 90% del país, pero que nos alivió al resto al comprobar que la gente volvía a vestir normal, sin riesgo a los desprendimientos de retina, un grupo de amigos, poco aficionados como yo al balompédico espectáculo, me invitan a ver una película. La enésima de la Patrulla X. Así la llamábamos cuando yo tenía 8 o 9 años y leíamos los tebeos. Entonces no se llamaban novelas o aventuras gráficas. Tebeos. Dejaron de interesarme a los 10 años. A los 11 todo lo más. Pero luego llega la moda de los superhéroes en pijama y vas de vez en cuando. Todas me parecen exactamente igual. Más o menos como las películas de 007 pero con disfraces. Guiones de manual.

Unas escenas de acción iniciales para impactar.

Unos cuantos diálogos, muchas veces ridículos, que pretenden explicar lo inexplicable.

Alguna otra escena de acción donde los héroes las pasan canutas y a veces hasta se desesperan.

Más diálogos, a estas alturas de la película, francamente absurdos en su mayor parte.

Traca final, con mucha acción y muchos fuegos artificiales. Ganan los buenos, pero hay una amenaza para una próxima película destinada a los devoradores de palomitas.

Plasce des Vosges

O en una de mis plazas favoritas, la place des Vosges, en la ciudad de la luz.

Acabo de contar la esencia de la película del otro día. Que muchos “críticos” y comentaristas de cine consideran estupendísima en esto de los tipos con máscara. En fin. Ni siquiera sale Jennifer Lawrence con las estupendas minifaldas sesenteras de la anterior película similar para alegrarnos la vista. Prácticamente siempre sale “desnuda” de azul, pero en la desnudez asexual propia de la reprimida américa (no pezones, no orificios por los que evacuar orina, heces o bebés; compleja la fisiología del mutante). Y por esto ¿cuánto dicen que hay que pagar? No sé… se extrañan de la cosa de la “piratería”. ¿No serán las leyes del mercado en acción determinando el justo precio a pagar por el bien ofrecido? Que cada uno lo vea como quiera o pueda.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: **
  • Valoración subjetiva: **
Arc de Triomphe du Carrousel

O paseando bajo el pequeño arco de triunfo del Carrusel.