[Cine] Red Sparrow (2018)

Cine

Red Sparrow (2018; 16/20180304)

Tras una, como siempre, decepcionante resolución de los premios de la Academia de Hollywood, que te hace preguntarte siempre sobre si los miembros de la misma están capacitados para valorar las obras en las que trabajan, nos calmamos cinematográficamente hablando, asistiendo a una película destinada aparentemente al más puro y más o menos intranscendente entretenimiento, firmada por Francis Lawrence, director de vídeos musicales que en un momento dado se metió al cine de verdad, con resultados correctos desde el punto de vista artesanal, pero anodinos desde el artístico.

20101009-_1080714

Buena parte de la película transcurre en Budapest. Al viejo estilo de la guerra fría, las peleas entre espías se dan en las capitales de la Europa central y oriental. Esta bien. Budapest es bonita.

¿De qué va esto? En las películas de espías, especialmente de los tiempos de la guerra fría, uno de los personajes estereotipados que aparecían con frecuencia era uno, mujer habitualmente, de enorme atractivo físico, sexualmente irresistible, que le sonsacaba información al pardillo de turno, si no se encargaba de apiolarlo directamente. Bien. Pues en esta ocasión, este personaje es el protagonista. O por lo menos, una chica, bailarina en desgracia, Dominika (Jennifer Lawrence), que se ve forzada a ejercer este oficio. Lo que pasa es que en lugar de ser la época soviética, se ha trasladado a la Rusia actual. Por supuesto, en frente tendrá a un espía americano íntegro y dedicado, Nate (Joel Edgerton), que es como son los espías americanos… o a lo mejor no.

20101009-_1080786

No voy a perder mucho tiempo valorando esta película, que no sabe qué quiere ser de mayor. Tira del cebo de la carnaza, despelotando a la protagonista, y ofreciendo algún otro desnudo integral… no de la protagonista, cuyo pubis se ve protegido cuidadosamente. Aviso a los que acudan al cine motivados por esta expectativa, pues he visto alguna reseña equívoca al respecto. Pero luego quiere jugar a ser thriller psicológico… con poco éxito desde mi punto de vista.

Todo esto con dos protagonistas con escasa química real entre ambos, y a los que hemos visto en papeles muuuuuuuuuuucho mejores que estos. Sinceramente, el peor papel de Lawrence en la pantalla grande que le haya visto hasta el momento. Y eso que ya había salido en algún que otro pestiño. Entre medio, una serie de secundarios de postín… que no saben muy bien que hacen por allí.

20101009-_1080799

Película mala, que paradójicamente está recibiendo críticas suaves en muchos medios, y que habla muy mal de los caminos que está tomando una actriz que había comenzado muy bien su carrera, pero que parece que ha decidido que lo suyo es el lucimiento personal y la billetera llena.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: **
  • Valoración subjetiva: **

20101009-_1080964

[Cine] ¡Madre! (2017)

Cine

¡Madre! (Mother!, 2017; 402017-1610)

Hace ya más de una semana que vimos esta película. No era mi intención tardar tanto en comentarla… pero no viene mal. Es una película que conviene reposar. También he de decir que hay una serie de factores “ambientales” que han hecho que no hayamos podido disfrutar de forma adecuada de esta película. Mencionaré los cuatro principales:

El avance de la película, el trailer que se dice habitualmente, es una auténtica catástrofe. A efectos prácticos te están vendiendo una película de terror con muchos sustos. Y la cosa no tiene nada que ver con eso. Cada vez es más frecuente que los avances de las películas a) te destripen los momentos más interesantes de la misma, o incluso te la cuenten, o b) te engañen sobre la auténtica naturaleza del film.

Sólo pudimos optar por la versión doblada,… y esto roza la catástrofe. No ya porque las versiones dobladas sean versiones adulteradas del original, que los son. Sino porque muchas veces el doblaje conlleva una traducción inexacta del original, o sencillamente no busca una fórmula para trasladar el auténtico sentido del original. Ejemplo en esta película. Las primera y última palabras de la misma es la misma. Con la traducción de la versión doblada se pierde completamente el sentido. Y es importante.

Ha habido muchos comentarios de la crítica y de los medios previos a su estreno en España, unas semanas después de su estreno en EE.UU. y otros países, a los que ha sido imposible sustraerse y que condicionan su visionado.

La vimos en plena “fiesta del cine”, con mucha afluencia de espectadores para un lunes, muchos de ellos que no sabían o imaginaban lo que iban a ver, y que generaban mucho ruido y distracción.

20150611-_2220760

La casa donde transcurre la acción de la película está rodeada de bosques. La ficha técnica de la misma nos dice que está rodada en Montreal, Canadá. Pues nos iremos a pasear por los bosques del Mont Royal en la ciudad canadiense.

La película, dirigida por Darren Aronofsky, nos traslada al domicilio de un poeta (Javier Bardem) y su esposa (Jennifer Lawrence), una vieja casa
fuera de los núcleos de población, en el campo, donde se han recluido de cara a la concentración en el trabajo creativo de él, mientras ella se dedica a reformar y cuidar la casa. Un día reciben la visita de un admirador del poeta (Ed Harris), gravemente enfermo. Tras él llegará su esposa (Michelle Pfeiffer). Y a partir de ese momento la vida de la esposa del poeta empezará a entrar en una espiral de cambios.

Como ya he dicho, uno de los problemas con los que puede encontrarse el espectador, especialmente si ha visto el avance de la película, es sobre qué tipo de película se va a encontrar. Pero la película no pertenece al género de terror, aunque pueda ser tremendamente angustiosa en alguno de sus tramos. Si el espectador tiene unas referencias culturales suficientes, apreciará que estamos ante una película metáfora de los mitos religiosos de las religiones cristianas. La creación y el génesis, así como otros episodios del viejo y el nuevo testamento. También hay resonancias claras a la crisis medioambiental que estamos afrontando en estos momentos a nivel global. Es por lo tanto una película que tiene un carácter filosófico, que probablemente encajaría mejor en los antiguos cines de arte y ensayo que en las salas más comerciales. Por mucho que al frente del reparto esté la actriz mejor pagada del momento. Es una película con una realización técnicamente compleja, cámara en mano, de complejas coreografías en el movimiento de los actores, con un seguimiento continuo del personaje interpretado por Lawrence, que contribuye a la angustia que trasmite el metraje.

20150611-_2220803.jpg

En cuanto a las interpretaciones, es obligatorio destacar en primer lugar el trabajo de Jennifer Lawrence que soporta el peso de llevar siempre la cámara pegada, en un trabajo muy exigente tanto física como emocionalmente. La actriz tiene una calidad innegable a pesar de que su frecuente presencia en producciones extremadamente comerciales y de calidad real discutible pueda estar encasillándola como actriz también muy comercial, que está ahí por su cara bonita. Pero ya hemos visto en varias ocasiones que es realmente muy capaz, y aquí lo demuestra también. Bardem hace un papel antipático y no se luce, mientras que Harris y Pfeiffer tienen sus momentos.

Como resumen, película que no es apta para todos los públicos, ya que es compleja, muy simbólica y alejada del cine más comercial. Mi valoración global es en general positiva, aunque me surgen algunas dudas sobre algunos de los planteamientos del director. Pero es indudablemente una película osada y diferente de lo que estamos acostumbrados a ver. Pero no se la recomendaría a quienes buscan en el cine una mera distracción y una excusa para atracarse de palomitas. Y desde luego, no la recomiendo a los que buscan una película de terror y sustos.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***/****

20150611-_2220831.jpg

[Cine] Passengers (2016)

Cine

Passengers (2016; 672016-3012)

Antes de hablar de esta película, permitidme que os ponga un vídeo que recomendaron hace unos días en Microsiervos.

Para quien no se maneje bien con el inglés, en él, Lisa Yaszek, profesora de literatura en Georgia Tech, distingue tres tipos de obras en la ciencia ficción. Aunque es profesora de literatura, es evidente por el contenido del vídeo que se refiere a cualquier medio por el cual se cree una obra de ciencia ficción. Literario o audio visual.

SF o la ciencia ficción (Science Fiction) con mayúsculas; la seria, la que especula con el desarrollo de la ciencia pero dentro, más o menos de la plausibilidad, y que además reflexiona en profundidad sobre el ser humano y sus circunstancias.

Sci Fi o la ciencia ficción dedicada al entretenimiento sano. Se toma muchas más libertades con las leyes de la naturaleza y con los desarrollos científicos y tecnológicos, y su reflexión sobre el ser humano o las sociedades humanas es más superficial o elemental.

Skiffy o la ciencia ficción absurda. Donde todo es tomado a la ligera. Aunque pueda ser muy divertido.

La verdad es que la categorización, tal y como la explica Yaszek, me ha convencido. Me parece operativa. Más que la tradicional división entre ciencia ficción “dura” y “blanda”.

060908-2262.jpg

Una de las escenas más bonitas de esta película me recuerda mucho a la versión literaria de “2001, una odisea del espacio”, en la que el destino de la “Discovery One” es Japeto, la luna de Saturno, y no Júpiter como en la película. Pero sí que utilizan Júpiter como una honda gravitatoria para impulsar el vuelo de la “Discovery One” hacia el planeta de los anillos. Como en esta película que nos ocupa hoy todo hay que hacerlo a lo grande, pues la enorme “Avalon” también usará una estrella, Arturo creo, para una maniobra similar… Pero de forma más inverosímil, bonita, pero inverosímil.

Con esto en mente, cuando me propusieron ir el viernes pasado a ver esta película del danés Morten Tyldum, un director que en los últimos años ha alcanzado cierto prestigio en el panorama internacional, y con un reparto breve pero de campanillas, teniendo en cuenta los avances que habíamos podido ver previamente, esperaba que en el peor de los casos estuviéramos ante una película de “Sci Fi”. Y si teníamos suerte, “SF”… Pues ya lo adelanto, nuestro gozo en un pozo… nos quedamos en la “Skiffy”. Eso sí, con un derroche visual y formal. Para un fondo… en el mejor de los casos “dudoso”.

La premisa de partida es interesante. Un viaje de colonización espacial. Nada de FTL, hiperespacio o “warp”. 120 años de travesía interestelar a velocidades casi relativísticas. ¿Mencionan un desplazamiento al 50% de la velocidad de la luz? Primer signo de alarma. No os podéis imaginar la cantidad de energía necesaria para acelerar semejante nave espacial hasta esas velocidades. Y la necesaria para frenarla sin pasarse de largo. Y cuando no están ni a mitad de camino, un incidente… y dos pasajeros, dos desconocidos entre sí, que se despiertan y se encuentran solos en la nave y en la inmensidad del espacio. Y tienen que aprender cómo vivir su vida en estas condiciones…

Empecemos con las cuestiones positivas. Tyldum consigue montar un espectáculo visualmente muy atractivo. El diseño de producción y el departamento de efectos visuales están de sobresaliente. Aunque se pasen las leyes de la física por el forro de la entrepierna. Disimulando eso sí. Pero se las pasan. Y tiene dos intérpretes de campanillas. Chris Pratt, a quien sólo recuerdo nítidamente de cierta gamberrada espacial, es un tipo que llena la pantalla, que tiene presencia, incluso cuando su posición es relativamente de antihéroe. Jennifer Lawrence es la actriz del momento. Para esta película se permitió conseguir un millonario contrato, superior ampliamente al de su “partenaire”, suele suceder al contrario, e incluso tener una sustancial parte en los beneficios. Esto… igual le sale rana. La película no está funcionando lo bien que pensaban en taquilla. Pero no se puede negar, dejando aparte lo guapa que es y que está, llena muchísimo la pantalla, tiene una presencia impresionante, y es capaz incluso de llevar con su compañero de reparto a este despropósito a un cierto nivel de visibilidad.

060908-2263.jpg

Nosotros no tenemos a mano una gigante naranja como Arturo, y nos tenemos que conformar con una tipo espectral G en la secuencia principal que llamamos Sol, y que nos ha tenido abandonados en Zaragoza desde hace semanas.

Porque una vez consideradas estas partes positivas, si analizásemos en detalle el planteamiento del filme, que no vamos a hacer para no destripar el argumento, veríamos que está lleno de despropósitos. Uno asume la famosa “suspensión temporal de la incredulidad“, necesaria para disfrutar de una obra de ficción. Más cuando hablamos de ciencia ficción, y más todavía en el terreno de la creación fantástica. Pero lo que el cerebro educado no admite son las estupideces. La suma de elementos que tienen que añadir los creadores del evento para que pueda resultar la trama que resulta.

Y a esto hay que añadir las cuestiones relacionadas con la ética que hay detrás de la película. Porque todo este decorado interestelar está al servicio de una trama que no deja de ser la vulgar y manida trama de tantos y tantas dramas y comedias románticas. Chico conoce chica, chico y chica se enamoran, chico mete la pata, chico y chica se distancian… y luego ya depende. En los dramas puede que vuelvan o puede que no, en las comedias suelen volver. Especialmente si media un comportamiento heroico del chico metepatas… No revelaré cuales son los derroteros de este filme. Pero es que “la metedura de pata” del chico y las consecuencias finales de la película me parecen que es como tratar a las mujeres de idiotas. Si yo fuese mujer, me sentiría muy indignada… Hay cuestiones que descalifican a una película, como cuestión de planteamiento.

La película en sí misma es entretenida, y como digo, visualmente atractiva. Pero globalmente, y cuatro días después de haberla visto, hay elementos que me parecen una tomadura de pelo. Y el problema es que gente como Jennifer Lawrence pueden empezar a perder el crédito. Da igual lo buena que seas (o estés, o ambas) si lo que vendes es lamentable. Y desde mi punto de vista lleva ya dos avisos. Soy buena persona y le perdono la tontería de los superhéroes o el hacerse pasar por una chica de 16 años con la presencia que tiene. Ni SF, ni SciFi,… Skiffy… y de la que no hace gracia.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: *
060908-2265.jpg

Pero eso sí, nos proporciona muy bellos amaneceres y ocasos, cuando el tiempo es propicio.

[Cine] Joy (2015), o “JLaw” y poco más en este “cuento de hadas”

Cine

Joy (2015; 022016-0109)

Para empezar… voy a dar un cambio en la forma en que comento las películas. Voy a desencorsetar estos artículos. Y voy a intentar hacer unos comentarios más ligeros. Menos serios. Que no es lo mismo que decir que no me tome en serio la cosa cinematográfica. Y empezaremos por la última película del trío cinematográfico conformado por el director David O. Russell, la actriz Jennifer Lawrence y el actor Bradley Cooper. Si el año pasado le tocaba a Cooper ser protagonista y a Lawrence secundaria, este año es al revés, pero están los tres en el ajo.

Llega la temporada de los premios gordos cinematográficos. Llevamos ya varias semanas con un goteo de premios menos conocidos o menos trascendentes en los medios, pero que van definiendo los que probablemente llegarán a la recta final de los premios cinematográficos por excelencia, los Óscar. He de decir que este año,… mmmm, no sé,… me faltan por ver bastantes películas todavía… pero como que la oferta no me atrae mucho. Por ejemplo, no hemos encontrado todavía tiempo, ni ganas especialmente, para ir a ver la que dedican al señor de la empresa de la manzana mordida.

Plaza del ayuntamiento de Copenhague, país con un alto nivel de movilidad social.

Plaza del ayuntamiento de Copenhague, país con un alto nivel de movilidad social.

Pero claro, si nos estrenan un filme con la guapa Jennifer al frente, que en las últimas cuatro ediciones ha sido candidata al óscar tres veces y ha ganado uno, o en las cinco últimas ocasiones ha sido candidata en los Globos de Oro cuatro veces y ha ganado tres… hay que ir. Es más fácil ganar en los Globos de Oro. Hay dos categorías, drama por un lado y comedia o musical por otro. Todo es cuestión de apuntarse a la que más convenga. Donde haya menos competencia. Cuanto más lo pienso más estoy convencido de que esta biografía amañada de la mujer de negocios norteamericana Joy Mangano, tendría que ser considerada un drama, independientemente de que Robert De NiroVirginia Madsen o Isabella Rossellini salgan por ahí haciendo poco más que el payaso. Pero como intentar que la guapa de Jennifer, que eso sí sigue estando guapísima, tuviera éxito contra otras serias candidatas en películas más serias era complicado…

Y es que esta película da poco de sí. La biografía de la tal Mangano tiene escaso interés, y parece que es un producto para consumo interno americano. Podríamos discutir hasta que punto es una mentira y una falacia el famoso “gran sueño americano” según el cual, cualquiera puede hacerse rico a base de trabajo y valía. Lo cierto es que es una de las sociedades con menor trasiego entre clases sociales que hay en el mundo occidental. Lo más habitual es que “partiendo de la nada, y con solo tu esfuerzo, puedas alcanzar las más altas cotas de la miseria”, para fraseando a Groucho Marx. Lo cito para que si alguien me tacha de “marxista”, acierte con el Marx que me inspira, y no se equivoque. Pero soy un chico de ciencias, y los indicadores de movilidad social nos dicen lo que nos dicen y no lo que nos cuenta este cuento de hadas. No me hagan caso a mí. Infórmense entre los que saben.

Traducción aproximada pero honesta del título de la gráfica: La movilidad social es menor en países con más desigualdad. Obsérvese la posición de Estados Unidos: gran desigualdad comparada, escasa movilidad social. Tomado de https://en.wikipedia.org/wiki/Social_mobility

Si al escaso interés del tema de la película añades una caótica dirección… El sobrevalorado Russell de entrada opta por un formato de fotograma próximo al 16:9 televisivo, cuando en cine en estos momentos es más habitual el 2,35:1. Esto le permite llenar constantemente la pantalla de primeros planos y planos medios de Lawrence sin necesidad de preocuparse por lo que hay o pasa alrededor. Declaración de intenciones. Aquí estamos para enseñar lo guapa que es y lo bien que lo hace nuestra Jennifer. La película consigue no obstante arrancar con dignidad, pero pronto se dispersa sin encontrar tono alguno de coherencia, con situaciones pasmosas, y de difícil credibilidad. Nos lleva a un final de totum revolutum, hasta que la protagonista se pone el disfraz de madre coraje. Siendo una presunta inculta en los negocios y en derecho (la auténtica Joy Mangano tiene un grado universitario en administración de empresas) en el plazo de una noche resuelve todos los intríngulis de sus problemas, y acaba rica y respetada en el mundo entero a base de vender fregonas y otros trastos de plástico por televisión… ¡¡¡???

Mi consejo… no vayáis a ver esta película. Bueno, si os gusta mucho Jennifer, ¿he dicho ya que sigue estando muy guapa?, pues nada… a ello. Y cuidado con el onanismo que produce ceguera, según me contaban los padres escolapios. Aunque no hay nada ni parecido al sexo en el filme. Jennifer Lawrence sigue demostrando que es una excelente actriz incluso en una película tan floja. Pero sinceramente, carece de sentido para mí que por bien que lo haga, sea premiada por un papel tan absolutamente intrascendente en la historia del cine.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **
Casitas de madera en Porvoo, Finlandia, otro país con alta movilidad social. En el encabezado, Washington Square en Estados Unidos, donde si has nacido pobre lo tienes bastante más chungo.

Casitas de madera en Porvoo, Finlandia, otro país con alta movilidad social. En el encabezado, Washington Square en Estados Unidos, donde si has nacido pobre lo tienes bastante más chungo.

[Cine] La cartelera de junio, el balompié y la Patrulla X

Cine

Podría decir que aquí va una reseña de la película X-Men: Días del futuro pasado (X-Men: Days of Future Past), pero la verdad es que es algo que no me apetece mucho. Algo diré. Pero ya simplemente las semejanzas con el título del mítico álbum de The Moody Blues, Days of Future Passed, ya me empieza a poner de mal humor.

Lo cierto es que se veía venir. La llegada del balompié a escala global iba a pegar un hachazo a la cartelera de mucho cuidado. No hay distribuidora que se arriesgue. Mientras haya “fúmbol”,… nada más existe. Ni siquiera las gentes a quienes ver corretear 22 muchachotes en calzoncillos por una pradera detrás de una pelotita nos parece un aburrimiento de tomo y lomo. Soñábamos aquellos de quienes no disfrutamos de las carreras de messis, ronaldos, y otros que muchas veces nos sacan de nuestras casillas, con que se aprovecharía para rellenar la cartelera con buen cine atrasado. Películas con no mucho tirón comercial pero de buena calidad, que llegan tarde y mal a la cartelera española, porque las distribuidoras y los exhibidores no confían en hacer mucho dinero con ellas. Pero ni eso. Las sensaciones son muy, muy flojas. Hemos ido rascando alguna cosita en semanas anteriores, y tenemos en reserva alguna cosa por si hay suerte. Pero los comentarios previos no son buenos.

Torre Eiffel desde las Tullerías

La peliculilla esta que aparece en el artículo de hoy, peliculón según algún sabio cinéfilo de nuevo cuño, tiene algunas escenas en París, brindo por ello. Aquí en las Tullerías, con la Torre Eiffel desveneciendose entre las nubes en el horizonte.

Para colmo, el día del partido ese que dejó deprimido al 80 o 90% del país, pero que nos alivió al resto al comprobar que la gente volvía a vestir normal, sin riesgo a los desprendimientos de retina, un grupo de amigos, poco aficionados como yo al balompédico espectáculo, me invitan a ver una película. La enésima de la Patrulla X. Así la llamábamos cuando yo tenía 8 o 9 años y leíamos los tebeos. Entonces no se llamaban novelas o aventuras gráficas. Tebeos. Dejaron de interesarme a los 10 años. A los 11 todo lo más. Pero luego llega la moda de los superhéroes en pijama y vas de vez en cuando. Todas me parecen exactamente igual. Más o menos como las películas de 007 pero con disfraces. Guiones de manual.

Unas escenas de acción iniciales para impactar.

Unos cuantos diálogos, muchas veces ridículos, que pretenden explicar lo inexplicable.

Alguna otra escena de acción donde los héroes las pasan canutas y a veces hasta se desesperan.

Más diálogos, a estas alturas de la película, francamente absurdos en su mayor parte.

Traca final, con mucha acción y muchos fuegos artificiales. Ganan los buenos, pero hay una amenaza para una próxima película destinada a los devoradores de palomitas.

Plasce des Vosges

O en una de mis plazas favoritas, la place des Vosges, en la ciudad de la luz.

Acabo de contar la esencia de la película del otro día. Que muchos “críticos” y comentaristas de cine consideran estupendísima en esto de los tipos con máscara. En fin. Ni siquiera sale Jennifer Lawrence con las estupendas minifaldas sesenteras de la anterior película similar para alegrarnos la vista. Prácticamente siempre sale “desnuda” de azul, pero en la desnudez asexual propia de la reprimida américa (no pezones, no orificios por los que evacuar orina, heces o bebés; compleja la fisiología del mutante). Y por esto ¿cuánto dicen que hay que pagar? No sé… se extrañan de la cosa de la “piratería”. ¿No serán las leyes del mercado en acción determinando el justo precio a pagar por el bien ofrecido? Que cada uno lo vea como quiera o pueda.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: **
  • Valoración subjetiva: **
Arc de Triomphe du Carrousel

O paseando bajo el pequeño arco de triunfo del Carrusel.

[Cine] American Hustle (2013)

Cine

American Hustle (2013), 31 de enero de 2014.

Esta película fue vista en versión original con subtítulos en castellano y por eso conservo su título original. Pero para quien prefiera productos adulterados, puede encontrarla en la cartelera española con el título de La gran estafa americana.

Ambivalentes sensaciones esta semana pasada en relación con la cosa cinematográfica. A la sensación de pérdida derivada de los acontecimientos que comentaba ayer, se une la relativa abundancia de títulos sugerentes recién estrenados, y a la desconcertante política de distribución y exhibición de las salas españolas. Se suponía que en estas semanas pasadas teníamos que ver la segunda parte de Nymphomaniac, con lo cual esa sería la película comentada hoy. Pero las salas que trajeron la primera parte de la película en versión original a Zaragoza parece que han decidido que la segunda parte no la van a traer más que en versión doblada. Lo peor que sucede si levantas unas expectativas que luego no cumples es que cabreas a tu potencial cliente. Tengo esa reseña empezada, pero la terminaré cuando pueda ver en versión original la segunda parte. Que ya advierto que no voy a comprar. Y si a algún genio de la industria cinematográfica le sienta mal, que le den… Si ellos no respetan al espectador, los espectadores que hasta ahora pagamos por ver las películas, nos tomaremos la libertad de no respetar a la industria cinematográfica tampoco.

En su lugar, optamos por ir a ver una de las candidatas a los óscar de este año. Con el aliciente de volver a ver parte del equipo de una de las películas que el año pasado también lo fue, levantando mucha expectación, aunque al final sólo levantó una de las estatuillas, para su actriz protagonista, Jennifer Lawrence, que este año también aparece pero como actriz de reparto. El director del largometraje, por segunda vez candidato a los premios, es David O. Russell.

Irving Rosenfeld (Christian Bale) es un pequeño estafador que utiliza como tapadera una cadena de tintorerías, casado con una joven madre soltera, Rosalyn (Jennifer Lawrence), cuyo hijo adoptó. En un momento conoce a Sydney Prosser (Amy Adams), atractiva mujer, con quien se alían para las estafas,… y para algo más,… que nada tiene que ver con la fidelidad a Rosalyn. Pero en un momento dado, son descubiertos por Richie DiMaso (Bradley Cooper), un agente del FBI, que les propone que colabore con ellos para destapar políticos corruptos, a través Carmine Polito (Jeremy Renner), alcalde de una ciudad de Nueva Jersey, de quien se sospecha tratos con este tipo de personajes, y que quiere relanzar Atlantic City para atraer puestos de trabajo a su población. Pero al final, también atraen la atención de la mafia, y las cosas no están claras sobre quién es corrupto y quién no. Así que la pareja de pequeños estafadores tendrán que preparar alguna salida para el follón en el que se han metido.

En lo alto del Empire State Building

Aunque buena parte de la acción transcurren en Nueva Jersey, nuestros estafadores proceden de la Gran Manzana.

Voy a ser breve, que no tengo mucho tiempo. Coincido en lo que he leído por ahí por algunos comentaristas que esta película quiere recordar a algunas de las películas de Martin Scorsese, presencia, aunque breve, casi un cameo, de Robert De Niro incluida. Pero si ya tengo problemas con las películas del maestro en general, el presunto “discípulo” no me va a convencer más. No está mal, es entretenida, pero me parece larga, enrevesada y mal resuelta. Lo cual es una pena porque tiene muchos elementos para la crítica social y política y para la reflexión, a través de la aventura y la comedia. Eso sí, tremenda la ambientación de época de los años setenta, absolutamente lamentables desde el punto de vista estético y, probablemente, ético. Especialmente en los personajes.

Y es que los personajes son lo más interesante de la película, especialmente por el alto nivel del reparto. Un alto nivel teórico, porque luego me parece que hay de todo. Ciertamente la presencia de las dos chicas protagonistas arrastra a los espectadores, especialmente masculinos, por el imponente físico y sensualidad que destilan ambas. Ciertamente una sensualidad ordinaria, muy de la época. Amy Adams me parece que está muy bien, y Lawrence también está en buen nivel, pero no me parece que esté tan inspirada como en otras ocasiones, llegando a la sobreactuación en algún momento. Creo que Bale está especialmente inspirado también, especialmente por dar credibilidad a su personaje, el “héroe” de esta función, que es cualquier cosa menos carismático. Jeremy Renner me parece correcto, y Cooper muy pasado. El peor de la función.

En líneas generales considero que es una película entretenida, bastante visible, pero lejos de justificar las expectativas que ha levantado de cara a los premios, probablemente más asociadas a una hábil campaña de propaganda, asociada al carisma de su reparto, más que otra cosa.

Valoración

  • Dirección: *** Va a resultar que el director está sobrevalorado.
  • Interpretación: **** Un pelín por debajo de los esperado en algún caso, pero de alto nivel.
  • Valoración subjetiva: ***  Entretenida y visible pero nada más; un poco, una oportunidad desperdiciada.
Avenida de las Américas (Sexta Avenida)

Y lo mismo vale subirse a lo alto del Empire State Building, como en la fotografía anterior, que pasear un sábado por la Avenida de las Américas.

[Cine] The Hunger Games: Catching Fire (2013)

Cine

The Hunger Games: Catching Fire (2013), 22 de noviembre de 2013.

Está película fue vista en versión original subtitulada y por eso conservo su título en inglés. En la cartelera española puede encontrarse doblada al castellano bajo el título de Los juegos del hambre: En llamas.

No tenía yo pensado ir a ver esta película. Especialmente, después de la flojera de la primera parte, y teniendo en cuenta que claramente no pertenezco al sector del púbico al que va destinada la película. Pero se terció juntarse un grupo de gente, de edades diversas, con opción de cena posterior, y me apunté. Por otra parte, ver a la chica guapa de moda en el cine americano tampoco esta mal. Y decía la crítica que, tras el cambio de director, Francis Lawrence había dejado la historia y la película bastante mejor apañaditas. Vamos a ver qué pasó.

Tras las aventuras y desventuras de Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence) teniendo que pelear a muerte los sádicos juegos para adolescentes en esos Estados Unidos distópicos en los que transcurre esta saga de aventuras para jovencitos, o más bien jovencitas, volvemos al mismo escenario, donde el malo malísimo presidente del lugar, Snow (Donald Sutherland), se ha empeñado en hacerles la pirula a la chica y al sosillo que la acompañó en la aventura anterior, Peeta (Josh Hutcherson). Eso sí, no olvidemos que hay otro macizo por ahí rondando, que parece que el estándar romántico para chicas adolescentes son los tríos. Así que el malvado se busca una excusa para volver a repetir toda la trama de la película anterior, aunque con final en cliffhanger. Porque básicamente, salvo detalles a los que cada cual le pueda dar la importancia que quiera, es prácticamente la misma historia.

Hojas de otoño

Mucho bosque en estas películas, así que un poquito de hojas otoñales para ilustrar la entrada.

Veamos,… ciertamente, el director de esta versión, o reimaginación, o segunda parte, o como lo quieras llamar, es más ducho y habilidoso, y consigue hacer que la película tenga momentos entretenidos, muy entretenidos. Especialmente, en algunos momentos del principio, y en los dichosos juegos. Hay una parte central en la que pasan las mismas cosas que en la versión anterior, o primera parte, o lo que sea, y que es un rollo, que sólo sirve para estirar tontamente la película y para que las niñas se emboben con los vestidos y los peinados de la “prota”. Esta parte se hace eterna. Por repetida, casi insufrible. Pero parece que las escritoras que perpetran las obras literarias en las que se basan, exigen total fidelidad a sus “maravillas” del lenguaje escrito. Y este es un gran problema. Una adaptación más libre, más ágil, con más rasmia en según que situaciones, y podríamos estar ante una película de bastante buen nivel. Cosa que no sucede, digan lo que digan los críticos o los votantes de IMDb.

En cuanto a la interpretación, es cierto que la Lawrence parece estar en estado de gracia y saca partido incluso de un personaje como este. Bien es cierto que una mujer con esta actriz, con su tipo, su presencia, y su todo… hace falta algo más que una “suspensión temporal de la credulidad” para creerte que estás viendo a una adolescente de 17 años. Una adolescente de 16 o 17 años parecía cuando tenía su edad y la hicieron pasar por la versión joven de la Theron, donde a mí ya me parecía que apuntaba maneras, aunque la película no fue bien recibida por la crítica. A mí me gustó. Lo que son las cosas. Del resto… pues que los que mejor lo hacen que son el ya mencionado Sutherland, el etílico Woody Harrelson, y un más que inspirado, como de costumbre, Philip Seymour Hoffman, salen demasiado poquito para que metan un poco de chicha en este producto destinado a reventar taquillas a costa de los más jóvenes.

Para terminar, no nos equivoquemos. Tiene cosas buenas esta película. Tiene momentos de aventuras muy entretenidas, que te tienen en vilo y te divierten. Pero son ratos. El conjunto, con un romance a tres bandas bastante mal traído y llevado, y con esa manía de coger a la protagonista y jugar a las “barbies” con ella, a base de vestiditos raros… pues hace que se quede un producto segmentado para un sector de la población, en lugar de desarrollar una historia que podría ser apta para todos los públicos. En cualquier caso, ya me he reconocido como fuera del público diana de este producto comercial.

Valoración

  • Dirección: *** Un director con oficio y poco más.
  • Interpretación: *** Una interpretación correcta en la protagonista y algunos secundarios desaprovechados, anodina en el resto.
  • Valoración subjetiva: ***  Sube un escalón sobre la anterior, aunque por los pelos. No entiendo el optimismo de muchos medios.
Palomas y arbol otoñal

Y palomas en vez de ¿sinsajos?… Parece que es una mezcla de sinsonte, un ave que sólo se encuentra en américa, y grajo… Pues nada…

[Fotografía] Recomendaciones semanales; muchas cosas y muy variadas después de dos semanas

Fotografía

Por un lado, como el domingo de la semana pasado no hubo esta sección semanal porque os conté mi viaje a Madrid, tenía un montón de sugerencias apalancadas y he tenido que seleccionar, sin tener un criterio muy claro. Así que habrá una lista de recomendaciones sin mucha coherencia interna, y sin mucho rollo para que no se haga muy largo.

Por otro lado, como ya sabréis si seguís este Cuaderno de ruta con cierta frecuencia, estos días pasados los he dedicado más a la fotografía a la antigua, con película fotográfica. Y me quedaba por mostraros algunos ejemplos de las que tomé con la pequeña Minox GT-E, compacta para película de 35 mm, del tamaño de un paquete de cigarrillos, que se usa enfocando por estimación, a “ojímetro”, y que tiene un curiosamente buen objetivo de 35 mm de focal con una sencilla fórmula Tessar, de cuatro elementos en tres grupos. Fórmula similar a otros objetivos que he estado utilizando estos días. Las fotografías son de la celebración de la Cincomarzada.

Reivindicaciones ciudadanas en la Cincomarzada, en la arboleda de Macanaz.

Reivindicaciones ciudadanas en la Cincomarzada, en la arboleda de Macanaz.

Pero vayamos a las recomendaciones fotográficas:

Una famosa protesta de nativo americanos hace 40 años, la de Wounded Knee, fotografíada por Owen Luck. Vía The Picture Show.

Un excelente fotógrafo, ya un clásico, Bruce Davidson, que conviene recordar de vez en cuando. Vía Le Journal de la Photographie.

En las últimas semanas he hablado varias veces de Robert Adams, uno de los miembros de The New Topographics. Hoy toca recordar a otro, que además es un gran teórico de la fotografía, Stephen Shore. Vía Siéntate y observa.

Este Goya, o Sombrerero Loco, ya había aparecido por aquí estos días atrás.

Este Goya, o Sombrerero Loco, ya había aparecido por aquí estos días atrás.

Llamativo el trabajo de Chi Lei “Chili”, que refleja algunos aspectos de la sociedad moderna, preparando escenas en habitaciones de motel donde hay sexo, violencia, drogas, crímenes,… Curioso e interesante. Vía Feature Shoot.

Jennifer Lawrence es la rutilante estrella del momento, con su flamante óscar recién ganado. Y ha sido centro de atención fotográfica que ha hecho para Dior en la que claramente ha sido atacada por el monstruo Photoshop hasta prácticamente no parece ella. Desde luego la han sometido a una profunda dieta de adelgazamiento. ¿La ética de todo esto de cara a la imagen de sí mismas de las mujeres reales? No sé. A mí la chica me parece muy atractiva tal y como es, no sé porque hay que reinventarla. Vía Petapixel.

Como ya dije, los puestos de comida, los que más atraían a la gente.

Como ya dije, los puestos de comida, los que más atraían a la gente.

Algunos con más simpatía que otros.

Algunos con más simpatía que otros.

Interesante el recorrido por los lugares sagrados de los Uigur en China que conocemos gracias a las fotografías de Lisa Ross. Unas gentes sometidas a la férrea censura de la dictadura china. Vía Le Journal de la Photographie.

Durante mucho tiempo, la fotografía seria y con pretensiones artísticas tenía que ser en blanco y negro. Pero a mí me encantan aquellos fotógrafos que han hecho del color su personal distintivo creativo. Y entre ellos Jay Maisel. Y que sirva de recuerdo para el desaparecido Kodachrome. Vía Rafael Roa.

Muy interesante realmente la fotografía de Jessica Tremp, para perder un buen rato recorriendo sus porfolios. Fue una recomendación a traves de Facebook de Javier Roche.

Erwin Olaf es uno de los fotógrafos actuales que más hay que seguir, aunque a mí, su formalismo tan rígido a veces me deja un poco frío. Pero echadle un vistazo a su serie Berlin que nos presentan en Le Journal de la Photographie.

A pesar de la simpatía despejada, las artesanías no parecían atraer tantos clientes.

A pesar de la simpatía despejada, las artesanías no parecían atraer tantos clientes.

Así que se aprovechaba el rato ampliando el muestrario.

Así que se aprovechaba el rato ampliando el muestrario.

Japón y su cultura es un mundo inmenso por explorar, con sus cosas muy buenas, y con cosas que a veces dan miedo. Pero hay que arriesgarse. Y en el mundo de la fotografía japonesa, hay mucho bueno. Por ejemplo, Yoshihiko UedaVía Rafael Roa.

En los porfolios del fin de semana deLe Journal de la Photographie, inquietante y atractivo el de los fotomontajes de la serie Sacrifice de Lia Dostlieva.

El fin de semana pasado fue de recreacionismo bélico en la ciudad de Zaragoza, y fueron muchos los fotógrafos que por profesión o por afición sacaron sus cámaras para inmortalizar el espectáculo. Pero claro, cuando uno ve las fotografías que utiliza Michael Falco, realizadas con una cámara estenopeica de gran formato, para las recreaciones de las batallas de la guerra civil americana,… pues es otra cosa. Vía Photojojo.

Una dedicatoria a las mujeres, muy interesante, con fotografías de distintos autores, la que publicó el 8 de marzo en Oitzarisme Constantin Nimigean. Eso sí, más vale que una imagen valga más que mil palabras, porque las palabras del artículo están en rumano.

Found es el nuevo Tumblr de National Geographic, donde nos van a ir poniendo sus fotografías de antaño. Pues muy bien, oye.

Finalmente, recordar que está disponible el número 48 de Fraction Magazine, dedicado a lo que antaño se llamaba fotografía documental y ahora los modernos llaman street photography. Fotografía callejera. Es un número que está muy bien, pero yo me quedo sobre todo con los artículos de Polly BradenStella Kalaw. Aunque para gustos los colores, que no faltan en ninguno de los artículos.

En cualquier caso, mucha diversión.

En cualquier caso, mucha diversión.

Buen rollo entre los ciudadanos que se dieron una vuelta por allí a pesar de la climatología inestable.

Buen rollo entre los ciudadanos que se dieron una vuelta por allí a pesar de la climatología inestable.

Y mucho colorido para ambientar el día de fiesta.

Y mucho colorido para ambientar el día de fiesta.

[Cine] Silver Linings Playbook (2012)

Cine

Silver Linings Playbook (2012), 25 de enero de 203.

Esta película fue vista en versión original subtitulada en español y por ello conservo su título original en inglés. Es posible encontrarla en la cartelera española con un título castellano, El lado bueno de las cosas, que no es traducción literal en inglés, lo cual sería difícil manteniendo el significado del título. Así que han hecho lo que han podido. Que comparado con los desastres de otras películas no es poco.

Tenía muchas expectativas por ver este filme dirigido por David O. Russell. Que hasta ahora no era uno de mis directores favoritos. Pero hay tenemos entre los protagonistas a Jennifer Lawrence, a la que gustosamente le hubiera dado el óscar hace un par de años, y a otros ilustres de la cosa de la interpretación. Y encima, osa competir a los premios óscar siendo una comedia, cuando lo normal, aunque excepciones no faltan, es que estos premios tengan preferencia por los dramas. Veremos que me ha parecido.

Pat (Bradley Cooper) ha estado ingresado ocho meses en una institución psiquiátrica por agredir al amante de su mujer. Si no fue a la cárcel fue por que se le diagnosticó un trastorno bipolar. Y ahora su madre, Dolores (Jacki Weaver), se compromete ante la administración de justicia a velar en su domicilio por su tratamiento y rehabilitación. Domicilio en el que también encontramos al padre, Pat Senior (Robert De Niro), que pone en riesgo constantemente la economía familiar con sus apuestas. Pat está obsesionado con recuperar a su exmujer, pero tiene una orden de alejamiento. Y la adaptación a la sociedad está siendo difícil. En una cena, conocerá a la hermana de la mujer de uno de sus amigos, Tiffany (Jennifer Lawrence), una joven viuda de un policía, que tras la muerte en accidente de este cayó en una adicción al sexo de la que también está en recuperación. Ambos llegan a un trato, Pat será pareja de baile de Tiffany en un concurso y, a cambio, esta servirá de correo burlando la orden de alejamiento en sus comunicaciones con la ex. Pero las cosas se van a complicar en semejante cuadro de personas con la salud mental tocada.

Al final de la proyección acepté la calificación de “comedia” de este largometraje. Pero no sin reticencia en diversos momentos del filme. Porque en las vidas de los personajes de esta historia hay mucho drama. Hay mucho daño personal. Incluso tragedia, o tendencia a la tragedia. Partimos de situaciones relativamente difíciles. Y es una opción el enfocarlas por el lado del humor. Un humor que en ningún caso va a ser de risa. Ya que no podemos dejar de lado los dramas personales que viven los protagonistas, que en ningún caso, a un espectador con un mínimo de posibilidad le van a inducir una carcajada. Con estas premisas, la película se desarrolla con fluidez. El espectador, conforme pasan los minutos, va empatizando con todos los caracteres, asume sus virtudes y sus defectos, y empieza a sufrir alegrías y tristezas con ellos. Quizá el principal defecto del desarrollo de la historia sea su excesiva previsibilidad en el tramo final, en el que supones con facilidad por donde van a ir los tiros.

Y luego está, en efecto, la gran virtud del filme que es la interpretación. Aunque hay dos protagonistas principales, PatTiffany, especialmente el primero, la película tiene un cierto grado de coralidad. Y las interacciones con el resto de los personajes, especialmente con el padre y la madre, DeNiroWeaver, pero también otros, son fundamentales para el desarrollo de la historia, incluso claves para desencadenar las reacciones de los protagonistas. De todos ellos, quien más alabanzas y más opciones de premios tiene es la joven Jennifer Lawrence, que da muestras de una gran versatilidad en sus capacidades interpretativas. Esta chica siempre me ha gustado, pero hasta ahora solo la había visto fina en papeles fundamentalmente dramáticos. Aquí la vemos loca, la vemos seria, la vemos trágica, y la vemos bailar. No es cómica, pero no carece de capacidad para la comedia. Weaver y sobretodo DeNiro son los otros grandes del filme, que roban cualquier escena en la que se encuentren.

Película muy recomendable, que te hará salir de la sala de cine con una sonrisa y con buen humor, sin por ello haber caída en la simpleza o en la superficialidad de la que hacen gala la mayor parte de las comedias hoy en día. No la veo yo ganando un óscar al mejor filme, pero fíate tú de la capacidad de sus productores, que llevaron al premio a algo como Shakespeare in Love que, siendo maja, era inferior a la de hoy y se impuso a uno de los peliculones de Spielberg.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: *****
  • Valoración subjetiva: ****

En lo que se refiere a mis preferencias en la carrera a los Óscar, he colocado a sus candidatos en su posición, que en ningún momento es ganadora. Aunque como no creo que osen darle el óscar a Emmanuelle Riva, y habiendo colocado a Lawrence en segunda posición, declaro que si no se lo va a dar a la francesa, que se lo den a esta joven, guapa y cada vez más versátil actriz. Por otra parte, he tenido muchas dudas sobre si preferir a DeNiro por encima de Tommy Lee Jones o no. De momento me decanto por este último. Aunque estoy pensando en cambios globales en las clasificaciones ahora que voy teniendo una visión amplia de la oferta. Sólo me quedan por ver tres de las películas con candidaturas a los premios, y pienso verlas antes del día de la ceremonia de entrega de los mismos. De hecho, una ya está vista. Ya la comentaré en su momento. Otra está al caer… Y la tercera, tendré que hacer trampa porque no la estrenan hasta marzo.

Visita al palacio Larrinaga

Por leer. Al protagonista masculino de la película le da por leer. Los libros que le recomendaba su ex. Aunque se enfada con el final de alguno. En cualquier caso, no son los libros de derecho de esta antigua biblioteca en el Palacio de Larrinaga de Zaragoza.

[Cine] The Hunger Games (2012), y alguna reflexión sobre los ‘blockbusters’

Cine

The Hunger Games (2012), 20 de abril de 2012.

Esta película fue vista en versión original, y por ello se conserva su título en inglés. En España se puede ver también en versión doblada bajo el título de Los juegos del hambre.

En los últimos años, cada vez voy a ver menos blockbusters. Para quien no lo sepa, en el mundo del espectáculo, un blockbuster es un producto (película, obra teatral, etcétera) que supone un taquillazo, con una recaudación elevada. El equivalente al best-seller en el mundo editorial. Lo que pasa es que a partir de su concepción inicial, que no presupone nada sobre el tipo de película que se ha rodado, se ha pasado a un género en sí mismo. La de las películas diseñadas para ser un blockbuster. Con frecuencia películas de aventuras, con la espectacularidad como seña de identidad, muchos efectos especiales, grandes inversiones, repartos llamativos, fuertes campañas publicitarias, buscan atraer a muchos espectadores a la salas, y que se vendan las versiones para vídeo así como los productos derivados. Bandas sonoras, figuritas de juguete, videojuegos, y todo lo demás. Pero algo que he ido constatando con el tiempo es que el hecho de que algo se venda en cantidad, no significa que sea algo de calidad. Y la mayor parte de los blockbusters de la última época, son productos que desde el punto de vista del arte cinematográfico son prescindibles. Como la mayor parte de los best-seller, o de la música pop,… Así que cada vez consumo menos de este tipo de productos.

Una variante de los blockbusters son los orientados al público juvenil. O adolescente más bien. Sagas de películas basadas generalmente en best-sellers literarios, y que suelen integrar una trama aventurera para atraerlOS, y una trama romanticona para atraerlAS. Los dos productos más característicos en la última década de este tipo de productos son la saga de Harry Potter, de calidad irregular (he visto todas, algunas en el cine, la mayor parte en televisión), y la de Crepúsculo, de calidad nefasta (vi la primera de la saga en televisión, y no me he atrevido a acercarme más; pero los comentarios son lo que son). Da igual la calidad. Los adolescentes van. Consumen. No tienen criterio todavía, y se tragan lo que les echen siempre y cuando esté convenientemente publicitado. La película que hoy nos ocupa vendría a integrarse en esta corriente. Así que… dados los antecedentes… la probabilidad de que yo fuera al cine a ver este filme era más bien pequeña. Muy próxima a cero.

Siendo como es el día de San Jorge, día de la comunidad autónoma de Aragón, hoy daré un pequeño paseo por la comunidad. De la provincia de Teruel, el castillo de Peracense.

Pero se han dado una serie de circunstancias que me llevaron el viernes pasado a ver esta película. Hace un año aproximadamente, comentábamos tomando café en casa de una amiga con una hija adolescente la excelente impresión que nos causó Winter’s Bone, y la excelente interpretación como adolescente curtida, dura y decidida en medio de un paisaje humano muy hostil de la joven actriz Jennifer Lawrence, muy merecida candidata al óscar por ese trabajo. Y la hija adolescente comentó que esta actriz iba a protagonizar la primera entrega de la adaptación de unos libros que ella había leído recientemente. Lo que hoy nos ocupa. Inmediatamente, tiré de prejuicios y aseguré que seguro que todo era un bodrio del tipo comentado en el párrafo anterior. La chica, ni corta ni perezosa, me sacó el libro (en inglés, que la chica es muy aplicadita), y me retó. Léelo y ya me dirás. Lo leí muy por encima. Que no andaba yo con mucho tiempo. Mi opinión… sólo apto para adolescentes. Preferentemente femeninas. Pero no malo. Simplemente con un público objetivo muy definido. Un año después, vino la segunda parte del reto. Ver la película, con mi amiga, su hija, y un par de amigas de esta. Y luego comerse unas pizzas… Un ritual poco habitual para mí, a mis años, pero bueno. Potencialmente divertido.

El argumento de la película… Pues en una sociedad distópica futura, en lo que hoy llamamos Norteamérica, tras una guerra, se ha instaurado un régimen dictatorial, que tiene sometido a los distintos territorios. Y como recordatorio de quien manda, anualmente se celebran unos “juegos” en los que 24 adolescentes, dos por territorio, chico y chica, tienen que enfrentarse hasta que todos menos uno han muerto. Y del distrito más pobre, sale la protagonista, Katniss (Jennifer Lawrence) que se presta voluntaria cuando su hermana pequeña sale elegida. Así que asistimos a la preparación de los juegos, y al desarrollo de los mismos. La chica, eso sí, es muy independiente y habilidosa, habituada a cazar furtivamente para suministrar comida a su pobre familia, muy hábil con el arco.

De la provincia de Huesca, una vista del Tozal de Guara desde el dolmen de Ibirque.

Para lo que son las producciones actuales, la producción es “modesta”. No tiene los mejores efectos especiales, y ahorran mucho situando la mayor parte de la acción en un bosque. El director, Gary Ross, no es muy conocido. Hizo alguna cosa interesante allá por finales de los noventa y poco más. Tiene aciertos y fallos. En el lado de los aciertos, la película avanza con ritmo. Aunque mis recuerdos de la novela son difusos por la superficialidad con la que me acerqué a ella, tengo la sensación de que está bien adaptada. Con el fin de que la película sea para una gama de públicos amplia, han evitado las situaciones más escabrosas en lo que es ver a adolescentes matándose entre sí. También han suavizado el carácter de la heroína. Como recordábamos mientras comíamos las pizzas-cineforum, en una de las escenas más dramáticas, la heroína, en el libro, mata a un contrincante como venganza. En la película, la escena está rodada de forma que que lo haga en defensa propia. Un matiz no desdeñable. Más discutible es la forma de rodar y el montaje, que con cámara en mano y planos cortos, especialmente en las escenas de acción, acaba mareando un poco. O mucho, a ratos. Otros aspectos que podrían ser mejores es la ambientación. El distrito de la protagonista y sus habitantes parecen sacado de la época de la Gran Depresión; del pasado más que de un futuro indefinido. Poco imaginativos.

Todo el peso interpretativo lo lleva la protagonista. La Lawrence, en lo que le voy viendo, es una actriz muy competente en los papeles dramáticos. Y en gran medida, este que nos ofrece ahora es heredera de la Ree Dolly de Winter’s Bone. Cuando le toca poner sonrisas o mostrar alegría parece más panfilona. Y en general, hace un gran trabajo, siendo el principal aliciente del filme. Con un pero. Que será más o menos importante según como lo considere cada cual. El personaje de la novela es una chica de 16 años, físicamente más bien delgada y no muy alta. Ágil y fibrosa. Y Jennifer Lawrence es ya una mujer de 20 o 21 años, bien conformada, con formas redondeadas, que en determinados momentos cantan. Sobretodo cuando la sacan rodeada de auténticos adolescentes. Pero bueno,… lo hace bien por lo demás. El resto del reparto tiene una presencia mucho más secundaria, aunque tiene intérpretes de prestigio haciendo papelitos. Stanley TucciDonald SutherlandElizabeth BanksLenny Kravitz metido a actor, y otros. Los dos catetos que se supone constituyen el conflicto triangular típico romántico y pitagórico alrededor de la hipotenusa, pasan sin pena ni gloria.

Si tengo que resumir mis impresiones de esta película, sería alrededor de dos conceptos. Uno, la película es entretenida a ratos. Y su duración un poco excesiva. Es un espectáculo razonable para su público díana, a pesar de sus defectos. La virtudes que permiten esto es una historia bastante aprovechable, aunque no aprovechada, cosa de la que carecen muchos de los blockbusters actuales, y una heroína con la que empatizas, que te cae bien y que te preocupa. Mérito a medias de quien creó el personaje y quien lo interpreta. El otro,… pues que básicamente es una película que dejará insatisfecho al público adulto por la gran cantidad de oportunidades perdidas de hacer algo más profundo e intenso con unos buenos materiales que estaban ahí. Pero probablemente, la reflexión política, la violencia necesaria, y otros aspectos, hubieran hecho que esta película perdiera su norte, que es sacarle la pasta al público adolescente.

Eso sí, tengo prometido que en este fin de semana larga por fiesta autonómica en Aragón, como compensación por haber ido a ver este filme, iríamos a ver otro más acorde con edad y circunstancias. Os lo cuento. Mañana o pasado. Espero.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **

Y para finalizar, Zaragoza, con alguno de sus paisajes más característicos, desde la terraza del IAACC Pablo Serrano.

[Cine] X-Men: First Class (2011)

Cine

X-Men: First Class (2011), 5 de junio de 2011.

Nota: Esta película fue vista en versión original y por eso aparece en la entrada con su título original en inglés. En la mayor parte de las salas en España se ha estrenado en versión doblada bajo el título X-Men: Primera generación.

.

Como os contaba ayer, esta película no entraba en mi agenda. Desde luego, el género de superhéroes me ha producido desde que se puso de moda más aburrimiento que otra cosa. Y algún tremendo fiasco visto recientemente, prácticamente me tenía decidido a abandonar por completo estas películas, que por otra parte nunca he visto con más ilusión que un eventual entretenimiento palomitero. Pero como contaba ayer, alguien me hizo notar que este fin de semana podíamos dedicar un “miniciclo” dedicado a una joven actriz que nos entusiasmó hace unos meses y que aparece como personaje secundario en dos de las películas que están este fin de semana en cartel. La que reseñé ayer, y la que reseño hoy.

Así que nos lo tomamos con humor, con palomitas y con aperitivo dominical, y nos acercamos a la matinal en versión original, para ver como le va yendo a la guapa Jennifer Lawrence. Ahora como superheroína de acción.

Sinopsis

Para los aficionados al género y a la franquicia de Marvel, la cosa va de cómo se reunieron cuando jóvenes el futuro Profesor X (James McAvoy) y al futuro Magneto (Michael Fassbender), los antagonistas por excelencia de esta historia. Creo. Que yo no estoy muy puesto. El antagonista en esta ocasión es Sebastian Shaw (Kevin Bacon), un antiguo nazi que mató a la madre de Magneto ante sus ojos, que con un grupo de mutantes entre los que destaca la guapa y adamantina Emma Frost (January Jones), manipula a los gobiernos de Estados Unidos y la Unión Soviética allá por 1963 para provocar la crisis de los misiles de Cuba, con el fin de que gracias a una guerra termonuclear, los mutantes queden como herederos de una raza humana autoextinguida. Pero un par de agentes de la CIA, (Oliver Platt Rose Byrne) reconocen la importancia de los mutantes y consiguen la ayuda, con el escepticismo y a veces la oposición de sus jefes, de los protagonistas del filme. La guapa Jennifer Lawrence interpreta a Raven, más tarde conocida como Mystique, una mutante de piel azulada que desde la infancia es la mejor amiga del futuro Profesor X. El resto ya os lo podéis imaginar, acción más o menos dosificada hasta llegar a los fuegos artificiales finales, como es costumbre en este tipo de largometrajes.

Realización y producción

La película está dirigida por Matthew Vaughn, y como es habitual en estas producciones disfruta de todo tipo de medios para efectos especiales y para gráficos generados por computadora. Estos últimos cantan un poco en las escenas finales donde hay muchos barcos y muchos misiles; he visto mejores cosas en este sentido. Me ha resultado un pelín casposillos para una producción de este nivel. El guión es un de los típicos al uso, en el que se van alternando con cierto ritmo las escenas de acción con otras que sirven de transición. En este caso razonablemente dosificadas, aunque al final generan más de dos horas de película de forma un poco incomprensible. Creo que esta historia cabe en menos tiempo sin problema. Desde luego no vamos a entrar en sutilezas como la distancia respecto a la costa cubana a la que se encontraba la línea de bloqueo en la crisis real de los misiles de Cuba, y las distancias que se ven aquí. Cualquiera que sepa cómo son las operaciones militares navales desde la segunda guerra mundial se habrá partido de risa ante lo ridículo de la situación. Pero bueno, no dejemos que la realidad nos estropee el espectáculo.

Interpretación

A mí, el único que me ha llamado la atención ha sido Kevin Bacon, que es un malo con sentido del humor y con saber estar. Suele pasar. El resto, como es habitual en este tipo de películas, ponen cara seria, como si estuvieran permanentemente estreñidos… y bueno… luego vemos muchos dobles haciendo escenas de acción. Nuestra chica favorita, Jennifer Lawrence, la que ha motivado el “miniciclo” de fin de semana,… pues está muy guapa… vamos… como un queso… pero floja. En cualquier caso, creo que es lo único que piden en estas películas. Chicas monas que presten el palmito al personaje. Es el caso de la inexpresiva January Jones. O la sosa Rose Byrne. O cualquier otra moza que salga, que no son muchas más, pero que ya no me acuerdo. Para colmo, hacia el final de la película, cada vez sale menos con aspecto humano y esas estupendas faldas cortas años 60, para ir completamente caracterizada de azul y con el cuerpo lleno de escamas. En fin, esta película la rodó, al igual que la de ayer, antes de las candidaturas a los óscars. Esperemos que a partir de ahora le ofrezcan papeles mejores que le den la oportunidad de revalidar lo bueno que le vimos con anterioridad.

Conclusiones

Pues que queréis que os diga. Un entretenimiento. En este caso razonable, siempre que no te lo tomes en serio. Pero que por lo demás, perfectamente intrascendente salvo que seas un friqui de estas cosas. En cualquier caso, por muy por encima de la media de lo que he visto en este género. Aunque eso es fácil. Porque en general, aunque rodadas con muchos medios, suelen ser películas con guiones ridículos o absurdos que deberían ser calificadas habitualmente como malas.

Calificación

Dirección: ***
Interpretación: **
Valoración subjetiva: 
***

Recomendación musical

Camino del cine he ido escuchando a Cab Calloway en un podcast de Jazz por que sí. Lo cual es muy animado y te pone de buen humor, que es lo que tocaba en una mañana soleada e intrascendente como la de este domingo.

La banda navega

El barco que llevó a la Dixie Rue del Percebe a su lugar bajo el puente de Piedra de Zaragoza el pasado viernes, era bastante más divertido que los feos barcos de guerra de la película - Canon EOS 5D Mk.II, EF 85/1,8 USM

[Cine] The Beaver (2011)

Cine

The Beaver (2011), 4 de junio de 2011.

Nota: Esta película fue vista en versión original y por eso aparece en la entrada con su título original en inglés. En la mayor parte de las salas en España se ha estrenado en versión doblada bajo el título El castor.

.

En principio, no tenía pensado ir a ver esta película. Entendámonos. Jodie Foster, actriz y directora de la película, nunca me ha entusiasmado como directora. Y encima la protagoniza Mel Gibson al que le tengo profunda antipatía. Pero ayer por la mañana, mientras tomaba un chismito con unos amigos antes de ir a las compras habituales de los sábados, alguien hizo una observación sobre una coincidencia que se da en dos de las películas que están en cartelera en estos días. Y me picó. Y el pique fue colectivo. Y decidimos ir a ver esta película. Y hoy, otra. Que tampoco pensaba ver. Os lo cuento cuando la reseñe si no se estropean los planes. Así que a lo hecho, pecho. Os lo cuento.

Sinopsis

Es la historia de Walter Black (Gibson), propietario y director general de una empresa de juguetería, casado con, Meredith (Foster) una exitosa ingeniera, y con hijos, el mayor, Porter (Anton Yelchin), en su último año de instituto, y el menor, Henry (Riley Thomas Stewart), todavía en la escuela primaria. El problema es que Walter padece una profunda depresión que se ve aliviada por ningún remedio. Y esto está afectando profundamente a la familia. Tanto que la esposa lo echa de casa. A partir de ahí, y tras un intento de suicidio fallido, empieza a hablar con y a través de un castor de juguete que lleva permanentemente en la mano. Esto le permite retomar el contacto con la empresa, con la esposa y con el hijo menor, que tras la extrañeza inicial lo aceptan. Pero el hijo mayor no. Este, que piensa que puede heredar los problemas psiquiátricos de su padre, se dedica a hacer trabajos por dinero para sus compañeros de clase. En un momento dado, la chica más guapa, popular y lista del instituto, Norah (Jennifer Lawrence), le pide que le redacte la conferencia de graduación del instituto. Y ahí comenzará también una relación que acabará repercutiendo en la situación familiar. Y nadie sabe como va a terminar todo este dramático lío.

Realización y producción

La idea, aunque tiene diversos puntos de inverosimilitud, en los que no voy a entrar puede valer para hacer muchas cosas. Cosas como reflexionar sobre la identidad, sobre el sentido de la vida, sobre la vida familiar, sobre la presión que el mundo ejerce sobre la persona,… es altamente aprovechable. Sin embargo, finalmente, y creo que la culpable es la directora, sobre la que sigo pensando que es mediocre, en el mejor de los casos, se queda como una melodrama familiar, más propio de una telefilme que otra cosa. Eso sí, hecho con mucho cuidado, con una fotografía cuidada, con unos muy pensados desenfoques donde el muñeco está fuera de foco aunque en primer plano, para que nos centremos en el actor, y con muchas cuestiones técnicas muy diversas en las que no voy a entrar. Pero la historia se va vaciando poco a poco de los contenido interesantes para quedarse en mucho ruido y pocas nueces.

Interpretación

Las interpretaciones se salvan. Y quizá con nota, salvo quizá las femeninas, que andan un poco más flojas. Gibson y los dos hijos están bien, con matices y aportan algo a la película. Foster está normalita. Hace tiempo que parece que está estancada en su forma de actuar, no aportando grandes cosas nuevas desde sus tiempos de agente del FBI.

Y sí. Aparece mi favorita de los óscars de este año, Jennifer Lawrence, que está como era de esperar muy guapa, pero muy adolescente todavía. Sin embargo, no alcanza el nivel de su trabajo en Winter’s Bone, siendo dos películas que se rodaron muy próximas la una de la otra, ya que este filme ha tardado mucho en llegar a estrenarse. Ambos se rodaron en 2009, y por lo tanto en ambos hace de adolescente. Pero aquí muestra más sus debilidades de actriz muy joven, que necesita una buena dirección para sacar lo que lleva dentro. Y no es el caso. Además cuando se ríe resulta un poco pánfila. En Winter’s Bone, el personaje no se puede permitir el lujo de reírse. A ver en nuevas películas cómo lo lleva.

Conclusiones

Una película que ha tardado mucho tiempo en llegar a las pantallas por culpa de la vida privada del actor principal, y que en su país de origen lo ha hecho de forma limitada. Tampoco debían confiar mucho los productores y distribuidores en sus posibilidades. Si bien, tiene puntos positivos, creo que es una película ligeramente fallida, que no cumple con las expectativas que plantea.

Calificación

Dirección: **
Interpretación: ***
Valoración subjetiva: 
**

Recomendación musical

Nada que tenga que ver con la película. Ayer, mientras hacía la comida, tuve puesta un programa de jazz en MezzoTV HD dedicado al guitarrista de jazz Biréli Lagrène, con un trío formado por guitarra, saxofón y bajo. Original. Y lo hacía bien. Estoy mirando a ver que tiene por ahí este guitarrista, y estoy escuchando Djangology (es obvio el homenaje a Reinhardt), donde actúa con la WDR Big Band (big band de la radio pública del oeste de Alemania).

Dixie Rue del Percebe

La Dixie Rue del Percebe no es la WDR Big Band, pero los tenemos más cercanos; aquí, tocando bajo las arcadas del puente de Piedra de Zaragoza - Canon EOS 5D Mk.II, EF 85/1,8 USM