[Cine] Red Sparrow (2018)

Cine

Red Sparrow (2018; 16/20180304)

Tras una, como siempre, decepcionante resolución de los premios de la Academia de Hollywood, que te hace preguntarte siempre sobre si los miembros de la misma están capacitados para valorar las obras en las que trabajan, nos calmamos cinematográficamente hablando, asistiendo a una película destinada aparentemente al más puro y más o menos intranscendente entretenimiento, firmada por Francis Lawrence, director de vídeos musicales que en un momento dado se metió al cine de verdad, con resultados correctos desde el punto de vista artesanal, pero anodinos desde el artístico.

20101009-_1080714

Buena parte de la película transcurre en Budapest. Al viejo estilo de la guerra fría, las peleas entre espías se dan en las capitales de la Europa central y oriental. Esta bien. Budapest es bonita.

¿De qué va esto? En las películas de espías, especialmente de los tiempos de la guerra fría, uno de los personajes estereotipados que aparecían con frecuencia era uno, mujer habitualmente, de enorme atractivo físico, sexualmente irresistible, que le sonsacaba información al pardillo de turno, si no se encargaba de apiolarlo directamente. Bien. Pues en esta ocasión, este personaje es el protagonista. O por lo menos, una chica, bailarina en desgracia, Dominika (Jennifer Lawrence), que se ve forzada a ejercer este oficio. Lo que pasa es que en lugar de ser la época soviética, se ha trasladado a la Rusia actual. Por supuesto, en frente tendrá a un espía americano íntegro y dedicado, Nate (Joel Edgerton), que es como son los espías americanos… o a lo mejor no.

20101009-_1080786

No voy a perder mucho tiempo valorando esta película, que no sabe qué quiere ser de mayor. Tira del cebo de la carnaza, despelotando a la protagonista, y ofreciendo algún otro desnudo integral… no de la protagonista, cuyo pubis se ve protegido cuidadosamente. Aviso a los que acudan al cine motivados por esta expectativa, pues he visto alguna reseña equívoca al respecto. Pero luego quiere jugar a ser thriller psicológico… con poco éxito desde mi punto de vista.

Todo esto con dos protagonistas con escasa química real entre ambos, y a los que hemos visto en papeles muuuuuuuuuuucho mejores que estos. Sinceramente, el peor papel de Lawrence en la pantalla grande que le haya visto hasta el momento. Y eso que ya había salido en algún que otro pestiño. Entre medio, una serie de secundarios de postín… que no saben muy bien que hacen por allí.

20101009-_1080799

Película mala, que paradójicamente está recibiendo críticas suaves en muchos medios, y que habla muy mal de los caminos que está tomando una actriz que había comenzado muy bien su carrera, pero que parece que ha decidido que lo suyo es el lucimiento personal y la billetera llena.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: **
  • Valoración subjetiva: **

20101009-_1080964

[Cine] La encrucijada de Ángel Sanz Briz

Cine

La encrucijada de Ángel Sanz Briz (2015); visto el 27 de septiembre de 2015.

No soy muy de documentales en sala de cine. Básicamente, tengo la sensación de que la mayor parte de ellos se han realizado más pensando en la difusión televisiva, se acomodan bien a ese formato. Y cuando veo un documental en casa en la televisión, me gusta la interactividad que actualmente se puede establecer con internet. Puedes ir contrastando lo que te cuentan con datos a los que se puede acceder a través de la red de redes. Mi forma de ver el cine documental es muy distinta de como afronto el cine de ficción. Existen excepciones, y hace un poco menos de una año acudimos a las salas de cine a ver un documental que se debe ver en salas de cine por la naturaleza de sus imágenes. No hay verdades absolutas en esto.

Pero a pesar de ello, acudimos el domingo por la mañana a ver una de las proyecciones que se han programado en salas de cine de este documental sobre la figura de Ángel Sanz Briz, un diplomático español en Budapest durante la Segunda Guerra Mundial, que tuvo un papel destacado en la protección de judíos de las persecuciones a las que los alemanes y los fascistas húngaros los sometieron.

Sanz Briz fue de Zaragoza y estudió en los escolapios de Conde de Aranda.

Sanz Briz fue de Zaragoza y estudió en los escolapios de Conde de Aranda.

El documental tiene un carácter claramente apologético. Realizado con subvenciones de prácticamente todas las administraciones públicas aragonesas y alguna española, Sanz Briz nació en Zaragoza, lo que hace es ensalzar en términos absolutos la figura del diplomático con motivo de la protección que brindó a varios miles de judíos en la Budapest ocupada por los alemanes en 1944, con someras pinceladas de lo que fue su vida desde que nació hasta que salió de la escuela diplomática, poco antes de la guerra civil española, y lo que fue su carrera diplomática con posterioridad. Hay un estruendoso silencio sobre sus actividades entre 1936 y 1942, cuando se casa y pasa a formar parte de la legación diplomática española en Budapest. Es decir, se nos oculta que participó activamente en la guerra civil en el bando fascista. Dato sobre el que parece que nadie quiere decir nada en ningún sitio. Pero resulta difícil pensar en un joven diplomático haciendo carrera en la España de los cuarenta sin un cierto grado de adhesión al franquismo.

Entendámonos bien. Creo que la actuación de Sanz Briz en Budapest fue muy meritoria, digna de ser contada, y de reflexionar sobre lo sucedido. Fueran cuales fueran sus motivos para realizar estas acciones, la oposición a la barbarie alemana y fascista es de destacar. Pero si alguien se pone a hacer un película seria, documental o ficcionalizada, sobre un personaje histórico, creo que se debe contar todo aquello que es fundamental para comprender de forma íntegra al personaje. Y yo salí del cine con la sensación de que me faltaba mucho para saber quién era Sanz Briz. Intuyo quién era por los retazos que se van soltando, pero no lo sé. No veo trabajo de investigación. De hecho, el documental no me cuenta nada nuevo. Un mero ensalzamiento, una “subida a los altares civiles” de alguien que hizo algo destacado en un momento dado de su vida y un momento difícil de la historia, pero de quien sé realmente poco más.

Pero vámonos a Budapest,... donde en vísperas de la fiesta de Szent István encontramos puestos de paella y otras especialidades españolas.

Pero vámonos a Budapest,… donde en vísperas de la fiesta de Szent István encontramos puestos de paella y otras especialidades españolas.

Se ha comparado mucho, o se le ha llamado, “el Schindler español”. Creo que ambos personajes coincidieron en un hecho, la protección de unos miles de judíos durante las persecuciones alemanas, pero se diferenciaron en muchos. El caso es que Spielberg, en su película sobre el industrial alemán, aun con los déficits sobre la verdad histórica que una ficcionalización puede acarrear respecto a un documental, profundiza mucho más en el personaje. En sus debilidades, en las cosas que hizo bien, pero también en las que hizo mal. Y al final, si decidimos simpatizar con Oskar Schindler, sabemos porqué lo hacemos o a pesar de qué lo hacemos. En el documental dirigido por José Alejandro González Baztán “nos imponen” la simpatía hacia el personaje.

Para la mayor parte de un público acrítico, acostumbrado a lo “políticamente correcto”, que en ocasiones es la mentira o la ocultación de lo políticamente incómodo, el documental estará muy bien, se sentirán confortables con lo visto y pasarán a otra cosa, mariposa. Para quienes intentamos comprender los sucesos histórico, para quienes pensamos que las cosas que pasan tienen múltiples causas, para quienes tenemos la impresión constante de la multidimensionalidad de las personas, lejos de los planteamientos maniqueos tan de moda desde hace un par de milenios, el resultado es pobre y no le hace favor alguno a la figura del diplomático. Mi admiración o mi respeto por él no ha aumentado por este documental. Sé que hizo algo muy bueno en un momento dado, pero sigo sin saber quién fue. No digo que los reconocimientos hacia su figura no sean merecidos; pero tampoco me aclaran que todas las alabanzas que se vierten hacia el diplomático lo sean en su totalidad. Oportunidad perdida; un producto mucho más superficial de lo que parece.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: No aplicable
  • Valoración subjetiva: **
No he comentado la inoportunidad de la cuestión... pero estos húngaros que nos cuentan homenajean a los héroes antifascistas... en estos momentos están cayendo en olas de xenofobia con las crisis de refugiados y otras inmigraciones... Si es que esta historia que deja mal a los apologetas de turno.

No he comentado la inoportunidad de la cuestión… pero nos cuentan en la película cómo los húngaros homenajean a los héroes antifascistas… y en estos momentos están cayendo en olas de xenofobia con las crisis de refugiados y otras inmigraciones… Si es que esta historia que deja siempre mal a los apologetas de turno.

Cuatro viajes, y alguna excursión en 2010

Fotografía personal, Viajes

Si ayer resumía la cotidianidad fotográfica en 12 meses del año 2010, hoy resumiré mis correrías por el mundo. Básicamente, han sido cuatro viajes al extranjero, que van desde casi un par de semanas de vacaciones en julio el más largo, hasta un fin de semana extendido en septiembre el más corto. En cualquier caso, han dado bastante materia fotográfica.

En el apartado local, no me he movido mucho por tierras hispanas salvo cuatro viajes en el día a Madrid, además de un día a la vuelta de Alsacia, y un par de escapadas a Barcelona. En algún momento hemos planificado como alternativa a alguno de los viajes al extranjero, algún recorrido por tierras hispanas. Pero ha habido un problema. Los transportes públicos en España, salvo las cercanías ferroviarias en algunas ciudades y los trenes de alta velocidad, son una porquería desde el punto de vista de quien viaja por placer. Y es muy difícil planificar un recorrido ágil sin llevar coche propio o alquilado. Y no nos ha apetecido conducir. Cosas que pasan. Así que para otra vez. Aunque dudo que esto se resuelva a corto plazo.

Pero vamos al resumen.

Semana Santa – Ámsterdam y otras ciudades holandesas:

¿Será la calle de perdición y lenocinio más estrecha del mundo?

Lugar de perdición, las estrechas calles del Barrio Rojo de Ámsterdam son visitadas en masa por los turistas que visitan la capital neerlandesa.

De Hortus - Mariposa

Probablemente, mi mejor fotografía de mariposas la tomé en 'De Hortus Botanicus' de Ámsterdam, en unas condiciones altamente desfavorables para este tipo de imágenes.

Niewe Kerk

Un vistoso arco iris nos saludó tras la Nieuwe Kerk de Delft, tras una fuerte tormenta.

Vacaciones estivales – Alsacia y algo más:

Ponts Couverts

En el límite sur de la Petite France se encuentran los vistosos 'pont couverts' de Estrasburgo.

Alegría en la baca del Land Rover

Nuestra visita a Baden-Baden se vio alterada por la victoria de la selección alemana de fútbol con la argentina en una de las eliminatorias de la Copa del Mundo de Fútbol, que en ese momento se celebraba en Sudáfrica.

Champ du Feu

Los frondosos bosques de los Vosgos se abren en las pistas de esquí del Champ de feu.

Escapada en septiembre – Colonia y alrededores:

Catedral - fachada

La magnifica fachada de la catedral de Colonia es probablemente el principal hito turístico de la ciudad, especialmente con la cálida luz del atardecer.

Love is only a four letter word (Hohenzollernbrücke)

Una iconoclasta frase en la calzada contrasta con el entusiasmo con el que los enamorados enganchan sus candados del amor en el puente Hohenzollern de Colonia.

Augustusburg - bosque

Tras un día de lluvia, pudimos visitar los frondosos bosques del parque del palacio Augustusburg en Brühl, en una mañana fresca y soleada.

Huyendo del Pilar – Hungría:

Parlamento desde el Puente de las Cadenas

Al fondo, tras la silueta de este apresurado húngaro, se levanta la mole del Parlamento en Budapest.

Isla Margit

Uno de los lugares que más nos gustó de Budapest fue la isla Margit, donde muchos habitantes de la ciudad acuden a mantenerse en forma.

Ayuntamiento

Con la luz de la tarde, se muestra en todo su esplendor la plaza principal de Pésc, capital europea de la cultura 2010.

Por Madrid de vez en cuando:

Memorial 11-M

Habiendo llegado con suficiente tiempo a la estación de Atocha, dediqué un momento en marzo a visitar el memorial a los atentados de los trenes de cercanías del 11-M, cuyo aniversario se celebró un par de días antes.

El hombre invisible

En mayo, y con un tiempo excelente, la plaza Mayor de Madrid se llena de animación callejera que busca entretener a los turistas, y librarles del peso de parte de su presupuesto de gastos para el viaje.

Isabel Muñoz en el Canal de Isabel II

La visita de julio la dediqué casi en exclusiva a las exposiciones de PhotoEspaña 2010, entre las que se encontraba una de Isabel Muñoz en el Canal de Isabel II.

Atardecer desde la terraza del Círculo

Uno de los momentos más agradables del año fue el ocaso desde la terraza del Círculo de Bellas Artes de Madrid, ya en el mes de diciembre.

Un par de visitas en Barcelona a los amigos:

Desconsuelo

Aprovechando el festivo en Huesca de San Lorenzo en agosto, me escapé a Barcelona, donde visitamos otra vez el MNAC, y apreciamos la sensualidad de la escultura modernista.

Ramblas

Ya en diciembre, en una nueva visita a la capital catalana, nos vimos obligados a cruzar las tumultuosas ramblas, donde algunos de los muchos mimos descansaban.

Recomendación musical:

Nadie puede dudar de que Frank Sinatra fue uno de los grandes cantantes populares del siglo XX. Y el más grande de los crooners. Pero su ego fue tan grande, al menos, como su fama. En 1967 grabó un disco absolutamente recomendable con el maestro Jobim. Pero claro, cuando fueron a bautizar el disco, se dio cuenta que su nombre artístico, Frank Sinatra, por el que lo conocemos todos, era mucho más corto que el de Antonio Carlos Jobim. Y eso no podía ser. Así que este disco, cuya audición recomiendo hoy, fue el único en el que apareció con su nombre completo. Y el disco se tituló, Francis Albert Sinatra & Antonio Carlos Jobim. Feliz año.

Fin de viaje, de vuelta a casa

Viajes

Hoy hemos madrugado también. Teníamos que estar a las siete y media en el aeropuerto. Además, mi experiencia previa en este aeropuerto fue de filas horribles y caos. Luego todo ha sido tranquilo. Y un viaje tranquilo pero aburrido, con escala en Frankfurt, que es un aeropuerto odioso. Y hoy me lo ha parecido más todavía. Pero bueno. Es lo que hay que sufrir cuando uno se va por el mundo. Hasta la próxima.

P1110769

Muy animados los alrededores de Budapest a las siete de la mañana. Muy madrugadores estos húngaros.

P1110766

Y por lo menos, conforme nos acercábamos al aeropuerto, hemos visto la salida del sol... que siempre es bonito.

Excursión a Esztergom; una basílica muy grande, un pueblo mono, un puente a Eslovaquia y poco más

Viajes
_1090247

Hoy hemos ido de excursión a Esztergom. Tal y como venía en la guía parecía un destino muy recomendable. Pero tampoco ha sido para tanto. Básicamente, visitar un basílica de tamaño monstruoso y mérito artístico dudoso, y poco más.

_1090193

No sé muy bien qué pretendían demostrar, pero todo es enorme en la basílica; los mosaicos, las pinturas, el altar, la cúpula,... y nada original. Todo copia de otros lugares.

_1090201

La ventaja, eso sí, que en un martes de octubre la afluencia de turistas es pequeña, y se visita con paz y tranquilidad.

P1110686

Lo mejor es subir los 421 escalones hasta la cúpula y admirar las vistas de la ciudad y del Danubio, que hace frontera en este punto con Eslovaquia.

_1090264

La basílica esta en una colina sobre la ciudad, donde también hay restos de un palacio fortificado, reconvertido en museo. Como es lunes, y en Europa los museos cierran los lunes, pues sólo lo hemos visto por fuera.

_1090258

Un paseo curioso es a otra colina más pequeña, en frente de la anterior, por un camino donde hay un vía crucis. Aunque la verdad es que nos han salido bastante menos de las 14 estaciones previstas.

P1110687

Al final del via crucis, el tradicional calvario, con una capilla, de San Matías, muy blanquita y muy mona, que estaban restaurando por dentro.

_1090281

Después, hemos decidido que la mejor vista del lugar no estaba en Esztergom, sino en el país de enfrente; en Eslovaquia. Así que hemos cruzado por el puente internacional, puente de María Valeria, para ver qué se veía.

_1090282

Nos ha hecho gracia encontrar un candado del amor, uno, prendido en las barandillas del puente, justo en el límite entre Eslovaquia (SR) y Hungría (MK). ¿Un amor internacional? Quién sabe. Luego al volver, hemos visto que en el otro lado también había otro. Pero con las inscripciones borradas. El rotulador no era indeleble. Y el tiempo no perdona. Que metafórico, ¿no? El caso es que después de los miles que vimos hace un mes en Colonia, todos ellos grabados y tan monos, estos intentos aislados nos han resultado "enternecedores".

P1110693

Finalmente, hemos confirmado que la vista desde Eslovaquia no estaba mal. Con Danubio y puente incluidos.

P1110697

Hay trenes cada hora que unen Esztergom con Budapest en ambos sentidos. Pero hemos descubierto con horror, que los 53 kilómetros de trayecto los hacen a paso de "canfranero". Quienes conozcan tan querido, venerable y obsoleto ferrocarril sabrán a qué me refiero. Así que hemos cogido el tren de las cinco y diez de la tarde, para ver si llegábamos a Budapest con luz crepuscular todavía, y no noche cerrada. Por hacer alguna foto nocturna maja.

_1090315

Pero no ha habido suerte. Si a la ida le ha costado una hora y veinte minutos hacer el recorrido, a la vuelta ha sido casi veinte minutos más. Por lo que cuando hemos llegado a las orillas del Danubio,... noche cerrada. Una pena, porque al salir de la estación de Nyugati todavía el cielo estaba azul, y nos ha costado llegar al lugar de la foto quince minutos. Justo los que ha tardado demás el tren en volver de Esztergom. En cualquier caso, con Kir Kiralylany, que todavía no sabemos si es una princesita, una especie de elfo, o un piterpán húngaro,... que las tres versiones tenemos. Mañana nos vamos a Pécs. Madrugando. Y volveremos ya cerca de las diez de la noche. Así que en la práctica, nos despedimos de Budapest. Si mañana llegamos tarde, os cuento lo de Pécs al día siguiente, "en diferido". Aaaaaadiós.

Nos hemos ido fuera de Budapest; pero los sitios, aunque bonitos, no me han inspirado mucho, fotográficamente hablando

Viajes
P1110635

La cosa no pintaba muy bien. Unos vecinos de habitación, mejicanos, nos han despertado a hora intempestiva, poniendo la televisión a todo volumen. ¿Cómo sabemos que eran mejicanos? Ya digo que se oía perfectamente el contenido de la programación. En el comedor, al desayunar, los hemos localizado. Les hemos dicho lo que pasaba. Y entonces uno de ellos, ya mayor, ha respondido: "Y... ¿exactamente cuál es el problema?" Mi compañera de fatigas se ha desternillado la risa, y se ha hecho imposible la discusión. Así que hemos llegado prontísimo a la estación de Budapest-Nyugati, y hemos aprovechado para sacar billetes para dentro de dos días a Pécs. No hay mal que por bien no venga.

P1110642

Hemos cogido un moderno tren regional hasta Nagymaros-Visegrad. Lo más moderno en materia ferroviaria que hemos visto hasta ahora. Y cómodamente, remontando el curso del Danubio, hemos llegado hasta esta estación...

_1080979

... que está en la orilla equivocada del gran río europeo. Por lo que hemos tenido que coger un transbordador para ir donde nos interesaba. De lo más entretenido.

_1080982

Y aquí han comenzado los problemas fotográficos. Porque si uno coge vacaciones en otoño es porque piensa que la luz va a ser más suave, va a haber nubecitas, todo va a resultar fotográficamente mejor. Pero no. Como si fuese pleno verano. Luz durísima, brumilla por la inversión térmica del anticiclonazo,... una ruina. Y eso que el paisaje es notable desde la fortaleza de Visegrad. Pero no veáis que sudores para sacar algo de contraste en esta foto.

_1090007

Así que hemos visitado la fortaleza, que está bastante más ruinosa de lo que pensábamos. De hecho, sólo merece la pena subir por la vista de los meandros del Danubio.

_1090018

Hemos bajado de nuevo a la población, y nos hemos reído un rato con los perros "harapientos". Bueno. Acabo de mirar en el traductor de guguel. Ahí, en realidad, dice que el perro muerde. Vale.

_1090042

Hemos visitado a continuación el palacio real de la dinastía de los Anjou, que en realidad está muy, muy, muy reconstruido. Pero es razonablemente agradable de visitar. Aunque tampoco es para tirar cohetes.

P1110651

Así que hemos comido, y mientras esperábamos al autobús que nos iba a llevar al siguiente destino, hemos dado otra vuelta por el pueblo, que tiene cosas muy monas, aunque sus monumentos defrauden un poco.

_1090075

El siguiente destino ha sido Szentendre, una población próxima a Budapest, en la que se establecieron inmigrantes serbios hace unos siglos. Como atestiguan algunas inscripciones en serbo-croata con alfabeto cirílico.

_1090081

Los más mono que hemos visto ha sido un pequeña iglesia ortodoxa, en la que curiosamente estábamos solos. Curiosamente digo, porque el pueblo estaba lleno de turistas y no turistas pasando la tarde del domingo.

P1110667

Conseguir imágenes en las que no saliesen mil turistas, de los cuales la mitad japoneses, y otras mil tiendas de artesanía y recuerdos, es casi misión imposible. Pero todo se consigue con un poco de esfuerzo. Y además, aprovechando que han aparecido nubecillas, y que ya están llegando los colores del otoño. Más lo que esperábamos, aunque en dosis pequeñas.

_1090121

La otra cosa estupenda del lugar es el paseo a orillas el Danubio, ideal para relajarse, pasear, y desestresarse un poco.

P1110676

Allí hemos estado, tras tomarnos unas cervecitas, hasta que se ha ido poniendo el sol.

_1090168

Cuando íbamos hacia el tren de vuelta, hemos descubierto que todos los turistas se habían ido, y hemos disfrutado un poquito de la belleza de las calles del lugar, pero con pocos minutos de luz para volver a recorrer lo que un par de horas antes estaba imposible de gente.

P1110679

El viaje en el cercanías ha sido un poco accidentado, ya que había un tramo cortado al tráfico. Si llegamos a depender de las explicaciones de los empleados, aún estamos allí. Pero hemos optado por seguir a la multitud, y efectivamente hemos llegado a Budapest.

P1110681

Aunque ya la noche era cerrada, y con el cielo negro las fotos no quedan tan monas como cuando está azuladico, aún hemos tirado alguna al ostentoso parlamento húngaro. Y ya, la rutina de todos los días, cena, y chismes en el hotel, mientras aprovecho para escribir estas líneas. Mañana, más.

Mañana ferroviaria, mediodía ciudadano y tarde en la Isla Margarita

Viajes
_1080715

Hoy ha sido un día denso, que ha comenzado con una visita relámpago a los baños Széchenyi en el parque de Városliget, cerca del hotel; una pinta estupenda, pero hemos decidido que lo de bañarnos lo dejábamos para según como transcurriese el viaje.

_1080720

Hemos bajado paseando hasta Hösök Tere donde hay un inmenso monumento a las glorias magiares, con una colección de bigotudos de aire tremendo muy notable; y ahí hoy hemos dividido nuestras fuerzas, ante los distintos intereses de cada cual.

_1080734

Me cuesta resistirme al hecho de no visitar un museo del ferrocarril cuando hay alguno en las cercanías; y hay uno bien hermoso con algún material ordenadito, razonablemente conservado sin tirar cohetes, al aire libre.

_1080749

Pero también otro material, menos "ordenadito" y bastante cochambroso, amontonado en una playa de vías en el recinto del museo.

_1080759

Y por el contrario, algunas piezas en excelente estado, a cubierto para que no se estropeen; un poco de caos, pocas informaciones, pero una visita curiosa.

_1080774

Hacia el final de la mañana, habíamos quedado en Vörösmarty Ter, plaza muy céntrica, y final de trayecto de la primera línea de metro de Europa; muy pintoresca, con unos trenecillos muy cucos y muy cortitos, todos amarillos ellos.

_1080793

Tras averiguar si era posible hacer navegando el meandro del Danubio, que no es posible, hemos comido antes de iniciar un paseo por el centro de Pest; por ejemplo, admirando el estilo Secesión, una especie de modernismo austro-húngaro.

_1080805

O acercándonos a visitar la Gran Sinagoga, que estaba cerrada... como decía Vinicius de Moraes en su canción "porque hoy es sábado".

_1080812

O con la gran animación en Erzsébet Ter, con dinosaurio "de palillos" incluido.

_1080825

Sin olvidar la visita a la basílica de Szent István (San Estebán), delante de la cual este simpático muchacho obtenía música de algo que se parecía a una tapa de cacerola.

_1080841

Basílica que hemos visitado un poco de refilón, porque mientras los judíos descansan rigurosamente los sábados, a los católicos les da por casarse; y si es en un iglesia mona, pues mejor. Por cierto que el cura era muy gracioso por que cuando se dirigía a la novia lo hacía en riguroso húngaro, pero al novio, que se llamaba Ludovic, le hablaba en un perfecto francés. Boda multinacional.

_1080858

También hemos hecho risas con una chica muy simpática, de origen nacional desconocido, que se ha dedicado a hacer poses junto a la estatua de este barrigudo policía de otros tiempos.

_1080876

Luego nos hemos dirigido a ver de cerca el imponente parlamento húngaro, con lo que hemos decidido que estábamos cansados ya de calles y ruido.

_1080908

Así que nos hemos dirigido a la isla Margit (Margarita), un inmenso parque rodeado por el Danubio, gran zona verde donde te olvidas que estás prácticamente en el centro de una gran ciudad. Por ejemplo, mientras hecha una partida con el "frisbee"..

P1110602

O paseando entre las flores que rodean las praderas del parque.

P1110613

También viendo pasar los barcos mercantes del Danubio... que me parecen pocos en comparación con los que vimos hace unas semanas en el Rin a su paso por Colonia.

_1080961

Por supuesto, viendo ponerse el sol tras la colinas de Buda, al asomarnos al otro brazo del Danubio.

_1080964

O dejando paso a los numerosos corredores que aprovechan la pista de tartán que rodea la isla para su comodidad.

P1110628

Ya de regreso a las calles, una últimas fotos de la arquitectura moderna; poco más, puesto que en estas fechas, en cuanto se pone el sol, la noche cae con gran rapidez. Un paseo informativo a alguna estación de tren, buscar un restaurante acogedor para cenar, y ha tomar los chismitos al hotel mientras repasamos el día y aprovecho para escribir estas líneas. Hasta mañana.

Fundamentalmente, hemos paseado bajo el sol de Buda, y un ratito por el mercado central en Pest

Viajes
_1080381

Pues eso, fundamentalmente hemos paseado por Buda, la orilla derecha del Danubio; así, pronto por la mañana acompañados por el tráfico incesante de tranvías.

_1080570

Y como lo de subir a lo alto de la vieja ciudad es cansado, pues nos hemos cogido el bonito funicular que sube al Palacio.

_1080411

Espectacular palacio que domina toda la ciudad, hoy convertido en museo; el actual presidente de la república ocupa unas dependencias cercanas más modestas.

_1080466

Después nos hemos ido a visitar la colorida iglesia de Matías, el templo más característico de la capital húngara.

_1080480

Y hemos paseado por los bastiones de los pescadores, donde uno cetreros ofrecía a la gente, por dos módicos euros al cambio, un contacto con las rapaces; aunque alguna soplaba del susto que llevaba en el cuerpo.

_1080506

En toda esta zona alrededor de la iglesia y los bastiones, es donde más turistas hemos encontrado; todos haciendo fotos, unos hacia un lado...

_1080507

... otros hacia el otro.

_1080531

Después, justo antes y después de comer, el obligado paseo por las calles de Buda, tan coquetas, aseadas,... y con restos del pasado... aunque muy bien conservados. ¡Mono el "trabi! ¿Verdad?

_1080599

Hemos seguido por el Danubio corriente abajo; y hemos entrado en el vestíbulo de los baños del hotel Geller; yo ya estuve dentro hace 13 años. Ahora estamos valorando si merece la pena ir... vaya precios para un rato de piscina... porque lo que son los baños al aire libre, con la rasca que hace...

_1080625

Como nos pillaba a un paso, hemos pasado a Pest, y hemos visitado el bonito mercado central de la ciudad.

_1080652

Para depués, dando un paseo por esa orilla del Danubio,...

_1080657

...volver a Buda atravesando el Puente de las Cadenas,...

_1080675

... y llegar a tiempo de ver el espectacular parlamento húngaro iluminado por los últimos rayos de sol del atardecer. Luego se ha hecho de noche en pocos minutos. Dura poco el crepúsculo. Así que paseíllo, cenar, y a tomar unos chismitos en el hotel, donde escribo esto. Hasta mañana.

Hemos llegado a Budapest; pero lo de empezar a hacer turismo lo dejamos para mañana

Viajes
Avión que nos ha traido de Munich a Budapest-Ferihegy

Poco antes de las 18:30, un avioncillo de Lufthansa Regional operado por Augsburg Airlines, nos ha dejado en suelo húngaro.

Aeropuerto de Ferihegy

Aunque llevamos la misma hora que en España, la diferencia de meridiano hace que en el momento del aterrizaje en Budapest-Ferihegy, el ambiente fuera totalmente crepuscular.

Ferihegy (estación del aeropuerto)

De hecho, aunque los trámites aeroportuarios han sido muy ágiles, a lo que hemos llegado a la estación para coger el tren hacia Budapest, francamente, ya era de noche.

Ferihegy (estación del aeropuerto)

Mientras esperábamos nuestro tren, hemos visto pasar varios en sentido opusto; un poco destartalados nos han parecido. La cuestión se ha confirmado cuando ha llegado el nuestro.

Metro Oktogon

Ya en Budapest, hemos cogido el estupendo y antiguo metro de la línea más antigua de la capital húngara en Oktogon. Después de acomodarnos, hemos decidido cenar en el hotel, a precio bastante conveniente, y tomar unas cervezas mientras charrábamos y trasteábamos un poco en internet. Mañana, y los siguientes días, tiempo quedará para hacer turismo. Hay que tomarse las cosas con calma.

Vacaciones… en Hungría… espero que no demasiado tóxicas

Viajes

Estoy de vacaciones. Y me voy a escapar a Hungría unos días. Hotel en Budapest. Trenes o lo que sea para hacer excursiones a diversos lugares del país. Aunque eso sí, habremos de cuidar no acercarnos a la zona donde ayer se comunicó un derrame tóxico que supone un desastre humano y ecológico catastrófico. Pero creo que no será problema. Espero.

No es la primera vez que estoy en Budapest. Visité la capital húngara allá por el mes de agosto de 1997, en un viaje en el que también visitamos Praga y otras localidades checas y, brevemente, Viena. Cuando veo ahora las fotos de entonces,… me parecen lamentables.

Vista del Danubio desde Buda - Canon EOS 100, EF 28-135/3,5-5,6 IS USM

Recuerdo que hizo calor. Que aunque es menos mona que Praga, nos gustó más. Nos sentimos más a gusto. Que las carreteras húngaras estaban llenas de camiones con los toldos rotulados como “Hungarocamion“, lo cual nos hizo gracia, y cómo acabamos bautizando como tales a las estupendas húngaras, todas ellas tan rubias, tan altas, tan monas, y subidas a unos taconazos y plataformas altas como andamios, que sospechábamos el tremendo trabajo para los servicios de urgencias traumatológicas de los hospitales de Budapest.

Un par de "hungarocamiones" en las calles de Budapest - Canon EOS 100, EF 28-135/3,5-5,6 IS USM

Pero más que estas cuestiones, lo que más valoramos era la sensación de que se mezclaba en la ciudad por un lado la laboriosidad y por otro lado un cierto saber vivir sin demasiado estrés. En lineas generales la ciudad nos gustó, y por ello, ante la posibilidad de coger unos días en esta primera quincena de octubre, la opción de la capital húngara ha sido algo a considerar muy seriamente. Y allá nos vamos.

Es muy probable que durante estos días vaya contándoos como nos va, qué vemos o que vivencias tenemos. Así que permaneced al tanto a estas páginas. Si por algún motivo no puede ser, a la vuelta os lo cuento, respetando las fechas, como hice con el reciente viaje a Colonia.

Los baños Gellert son de los más bonitos de la capital húngara; en su momento, fueron muy conocidos en España por el rodaje en esta piscina interior de un anuncio de una marca muy conocida de yogures - Minox 35ML