[Televisión] Cosas de series; Banshee, sexo y violencia, mucha violencia…

Televisión

Tras cuatro intensas temporadas, ha llegado a su fin la serie de televisión Banshee. Es curioso, pero cuando vi los dos primeros capítulos nunca pensé que me engancharía a esta serie. El motivo… un exceso de violencia. No ha habido episodio en toda la duración de la misma en el que el protagonista no recibiese al menos un somanta de palos… Lo que más me extraña es que no haya llegado totalmente sonado al final de la serie. Bueno… un poquito tocado del ala ya se ha quedado ya… o estaba.

Ya comentaba hace unas semanas la cuestión del desnudo en las series. Aquí,… nada de paños calientes, no es meramente que la gente salga desnuda, las chicas preferentemente, con el fin de servir de gancho. El número de polvos por episodio también ha sido notable. Es cierto que con tendencia a la baja. Pero sin desaparecer nunca. Y acordes a la cuestión de la violencia, nada de polvos tranquilitos y cariñosos… nada… a lo bruto pasional.

20150613-_2230327.jpg

Una ciudad cualquier, en algún lugar de Norteamérica.

Con estos elementos básicos, lo habitual es que me hubiese cansado relativamente pronto de la serie. Lo que pasa es que más allá de estos ganchos elementales, nos hemos encontrado con guiones bien hilvanados, temporadas coherentes, personajes interesantes e interpretaciones, si no de alto nivel, al menos correctas. Por lo tanto, me enganché a los aconteceres de esta pequeña ciudad ficticia situada en algún lugar indeterminado de Pensilvania, donde los amish aquellos tan estirados de la película de Harrison Ford y aquella guapetona de aspecto sanote, Kelly McGillis, con el baile aquel que se marcan a los compases del Wonderful World de Sam Cooke.

Pues no… en esta ocasión el “policía” protagonista (Antony Starr) y la chica amish con curiosidad por el mundo (Lili Simmons) se marcan fundamentalmente bailes horizontales, o verticales, o en la posición que sea, pero muy muy próximos el uno del otro. Pero eso sí, este tipo de series sólo valen lo que valga el antagonista. El “malo”. Y tenemos un par de nivel. Sobre todo el mafioso local, que nos ha acompañado toda la serie, el también amish de origen Kai Proctor (Ulrich Thomsen). Pero han sido varios los que han ido apareciendo, unos más sutiles y otros más zafios. Sin quejas en este aspecto… malos, pero malos…

20150613-_2230328.jpg

Un lugar donde se diría que nunca nada pasa, pero que atrae a todos los males.

Otra de las características de la serie ha sido su misoginia… entendiendo por tal que la probabilidad de que alguna de las guapas mozas de la serie acabe apiolada por exceso de plomo en sus órganos vitales, evisceración, degollamientos diversos, u otras “simpáticas” formas de abandonar esta vida. En este sentido, es un poco al estilo George R. R. Martin,… cuanto más ten encariñas de la chica, más probable es que acabe mal. Salvo la sosa de la presunta protagonista (Ivana Milicevic), que mira tú por donde nos ha aguantado hasta el final.

Y el brutal homicidio de una de las chicas protagonistas ha servido para guiar la última temporada. Temporada final que los responsables de la serie han sacado adelante con dignidad. Porque uno de los problemas que tiene una serie tan centrada en el sexo y la violencia, especialmente esta, es que se agota enseguida. Y se han marcado un homenaje a Twin Peaks, con cadaver de chica mona envuelto en plásticos a la orilla del agua, por todo lo alto. Y diablos o satanistas o poseidos. Y sectas. Y agente del FBI. Eso sí, el sexo y la violencia en Twin Peaks estaban ahí, pero no se solían ver, o no tenían los caracteres de casquería de Banshee. Bueno… no ha estado mal. Hasta el “prota” se ha buscado una novia nueva… Que hay que ver… que Eliza Dushku prometía algo más de lo que al final ha sido… Compárala con Kirsten Dunst, con quien compartío protagonismo hace quince o dieciséis años en una infame película de “cheerleaders”. Y nada… se ha quedado en un recurso apañado para cuando “has matado” a todas las opciones románticas del “prota”.

Probablemente Banshee no pasará a la historia de la televisión como algo especial. Y por sus temas y contenidos no se puede recomendar a todo el mundo. Pero como ya he dicho está bien hecha, y nos hemos entretenido. Que no es poco.

20150613-_2230335.jpg

Así es Banshee, en Pensilvania… bueno… las fotos son de barrios residenciales de Ottawa en Canadá…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s