Los premios IgNobel… y algún que otro premio Nobel

Ciencia, Humor, Política y sociedad

Ya hace días vi la noticia en Microsiervos de los premios IgNobel. Otorgados por los Annals of Improbable Research, se otorgan a aquellas investigaciones científicas que se perciban como auténticamente inútiles o absurdas. Y da la impresión de que hay muchas más investigaciones de este tipo de lo que parece.

Este año, han recaído en perlas como las siguientes:

  • Medicina: Demostrar que medicamentos falsos y caros son más efectivos que medicamentos falsos y baratos.
  • Física: Demostrar matemáticamente que montones de cuerda o cabellos, o de casi cualquier otra cosa,inevitablemente se terminan enmarañando y formando nudos.
  • Química: Ex-aequo para dos grupos de investigadores. Uno demostró las propiedades espermicidas de la Coca-Cola; el otro demostró que la Coca-Cola carecía de propiedades espermicidas.
  • Nutrición: Modificar electrónicamente el sonido de las patatas “chip” para que quien las mastique crea que son más crujientes y frescas de lo que realmente son.
  • Biología: Demostrar que las pulgas que viven en perros saltan más alto que las que viven en gatos.

“and so on…” que dirían los británicos. En cualquier caso, queda demostrado que el mundo de la ciencia es como el mundo general. Un lugar donde cabe todo, desde lo mejor hasta… esto.

Pasando al mundo de “lo serio”, este año el Premio Nobel de la Paz se ha otorgado al que fue presidente de Finlandia, Martti Ahtisaari. A este buen señor, se le acredita/acusa por ser el responsable de plan de paz para la antigua provincia serbia con un mayoría étnica de origen albanés de Kosovo. Como consecuencia de dicho plan, esta antigua provincia, con pocos medios para una subsistencia por sí misma, se ha declarado independiente y ha sido reconocida por buena parte de la comunidad internacional más influyente. La minoría étnica de origen serbio vive con miedo a violencias o discriminación, o está viéndose obligada a dejar sus hogares, yéndose a Serbia. Esta situación también ha sido utilizada como excusa por Rusia para su guerra con Georgia y para reconocer a las regiones separatistas de esta última. Se supone que las bienintencionadas sin duda acciones de este señor estaban encaminadas a conseguir un mayor nivel de paz en el mundo, y eso se ha premiado. Pero la realidad es otra.

Sigo con imágenes de mi viaje por Italia. Quizá el Foro Romano, como ejemplo de lugar de convivencia ciudadana por excelencia.

Foro Romano, vista

Foro Romano desde el Campidoglio - Canon EOS 40D; EF 50/1,8