[TV] Cosas de series; los “nuevos” papas

Televisión

Cuando se estrenó en 2016 la serie The Young Pope, salida de la mente del director italiano Paolo Sorrentino, quedó claro que iba a entrar a formar parte del género de las “inclasificables”. ¿Drama político? ¿Reflexión religiosa? ¿Comedia costumbrista en el Vaticano? ¿Crítica social? ¿Todo lo anterior es válido? ¿Nada de lo anterior puede asegurarse? Las aventuras del peculiar Pio XIII, o Lenny Belardo (Jude Law), un cardenal norteamericano, aparentemente ultraconservador, pero capaz de arrastrar tras de sí a gentes de todo tipo de ideologías, resultaron un indudable éxito. Aderezado además con un plantel de secundarios excelente en el que destaca ese impresionante cardenal Voiello (Silvio Orlando), camarlengo y secretario de estado, todopoderoso de la política vaticana, más compleja y renacentista que nunca. Todo ello aderezado con la moderna y personal estética que Sorrentino sabe imprimir a sus realizaciones. Hay que reconocerlo, nos dejo con ganas de más.

Paseemos por Roma y por el Vaticano, los museos al menos, como durante esta serie tan interesante y distinta.

Y han sido más de tres años los que hemos tenido que esperar para ver la continuación. Que no ha venido como una segunda temporada sino con un nuevo nombre, The New Pope. Pero desde ya hemos de decir que no hemos perdido al “papa joven”, y que hemos tenido no uno sino dos “papas nuevos”… Uno breve, en el que se ironiza sobre el breve papado de Juan Pablo I, y otro, nuevo coprotagonista, Sir John Brannox, o Juan Pablo III (John Malkovich), que ha resultado en algún cambio de tono de la serie.

La serie ha entrado más de lleno a cuestionar o fabular sobre la realidad de las intrigas internas de la Santa Sede como peculiar organización política y económica. Se cuestionan en momentos dados, incluso las creencias. Personalmente, hace tiempo, en mi adolescencia haciendo el bachillerato unificado polivalente en un colegio católico, ya me empecé a plantear en qué medida muchos de los sacerdotes que por allí pululaban creían realmente en lo que predicaban. Mantengo la sospecha, indemostrable, de que varios de ellos, y no pocos, no creían en su propia religión. Pero en la serie, que adopta a ratos un tono más críptico y lleno de simbolismo, no siempre fácil de aprehender, aunque mantiene la excelencia formal de la anterior, vamos cuestionando muchos de los fundamentos de la organización religiosa más potente y estructurada sobre la faz de la Tierra.

Una empresa con demasiados intereses. Mucho más allá de la guía de sus fieles. Y al final, no estoy seguro de haberlo entendido bien, seamos sinceros, por lo que he comentado con otras personas, en medio de un batiburrillo en el que lo que es honesto y lo que no queda confundido o resulta sorprendente, la impresión que te queda es que Sorrentino “apuesta” por el gatopardismo de la Iglesia, en la que mucho han de cambiar las cosas,… para que todo siga igual. La tercera vía de Brannox. Que inglés tenía que ser como todos los inventores de malditas terceras vías que ha habido en las últimas decadas.

Lenny Belardo,… ¿santo, resucitado, cristo, anticristo, mesías,…? ¿O simplemente, un papa? No he oído nada sobre una tercera entrega. Yo creo que así está bien. Muy bien. No hace falta más.

[Televisión] Cosas de series; un joven papa, dos excéntricos detectives, tres jóvenes huérfanos

Televisión

La semana pasado no tuve tiempo de hacer entrada televisiva y corro el riesgo de que se me acumulen las series sin comentar. Dí que, por ejemplo, una que pensaba que me iba a gustar, Z: The Beginning of Everything, no lo hizo, me creí muy poco a una treintañera Christina Ricci en el papel de una adolescente Zelda Fitzgerald, y es una menos a comentar. Si no con la costumbre que había establecido de comentar las series de dos en dos, ya se me habrían acumulado. Cuatro. Así que me quedo en tres.

Esta entrada televisiva que se mueve por todo el mundo la acompañaremos con lo último que aparece por mi tumblr de viajes (enlaces al final), ya sean las pista de esquí del Monte Baldo en Malcesine (Italia), en el encabeza, o la catedral de Wells en Inglaterra.

Esta entrada televisiva que se mueve por todo el mundo la acompañaremos con lo último que aparece por mi tumblr de viajes (enlaces al final), ya sean las pista de esquí del Monte Baldo en Malcesine (Italia), en el encabeza, o la catedral de Wells en Inglaterra.

Empiezo por la más destacable. Esa producción que HBO ha realizado en Europa con el director italiano Paolo Sorrentino al frente. The Young Pope nos presenta una realidad alternativa para la Iglesia Católica en la que, tras una apertura a los tiempos modernos (esto es de un optimismo alarmante), los cardenales en cónclave eligen a uno joven, cuarentañero, cardenal norteamericano, Lenny Belardo (Jude Law), como Pío XIII. Sin saber muy bien a quien elegían. Sorrentino ajusta cuentas con el Vaticano situando a la institución al frente de la cual está al borde colapso por el giro de timón brutal que da. Sin embargo, que nadie se engañe. Como suele suceder con las obras de Sorrentino, hay mucha sutileza en los personajes y en sus acciones. Y mucho simbolismo en el conjunto de las mismas. Esta serie no es una excepción, se aleja de maniqueísmos, y ofrece siempre la posibilidad de redención a casi todos. “Casi” es la palabra clave, para Pío XIII, para Sorrentino, hay pecados imperdonables que condenan a quien los cometen. Y es una profunda reflexión sobre el concepto de paternidad, maternidad, hermandad y relaciones familiares en general. Donde casi nadie es biologicamente padre, madre, hermano o hijo. Bueno… sí,… todo somos hijos biológicos de alguien. Altamente recomendable. Fenomenales interpretaciones también. Reparto de postín, además de Law, Diane Keaton, Silvio Orlando, Javier Cámara, Cécile De France, Ludivine Sagnier, James Cromwell,…

También podemos visitar las cataratas del Niágara en Canada...

También podemos visitar las cataratas del Niágara en Canada…

En segundo lugar, la adaptación como serie los relatos de A Series of Unfortunate Events (Una sere de catastróficas desdichas) de Lemony Snicket (pseudónimo de Daniel Handler). Estos relatos ya tuvieron una adaptación cinematográfica, que en su momento intenté ver en televisión, con poca fortuna. Ahora ha llegado al formato de serie de la mano de Netflix, que la adaptado a mayor gloria del actor Neil Patrick Harris, en su papel de Count Olaf, el archienemigo de los huérfanos Baudelaire (Malina Weissman, Louis Hynes, Presley Smith). Con un ritmo de un relato por cada dos episodios, los ocho episodios de esta primera temporada que han venido de la mano de Barry Sonnenfeld que ha dirigido cuatro de ellos, ha consumido cuatro de los trece relatos originales. O sea que nos da para tres temporadas, salvo que inventen nuevos relatos. No está mal, y tiene su gracia ver a actores conocidos haciendo personajes secundarios con más o menos gracia. Pero tengo la sensación de que ha andado un poco falta de ritmo. Y que Harris no ha estado siempre a la altura. Se deja ver de todos modos.

... la catedral mezquita de Córdoba, en España,...

… la catedral mezquita de Córdoba, en España,…

Y lo último que comento también viene de la mano de Netflix, y se trata de Dirk Gently’s Holistic Detective Agency, la adaptación de la novela de Douglas Adams, el excéntrico escritor británico de ciencia ficción, más conocido por sus autostopistas galácticos. Jugando con la idea de la intuición y la interconexión de todos los eventos que suceden en el universo, entramos en una (a ratos disparatada) aventura policiaca en la que nada se investiga como suelen hacer los detectives. Dirk Gently (Samuel Barnett) y su poco entusiasta ayudante Todd Brotzman (Elijah Wood) investigan la muerte de una magnate, la desaparición de la hija del mismo, y una serie de extraños sucesos asociados con ellos, mientras una suerte de disparatados personajes van convergiendo por distintos caminos para tener todos su papel en la resolución del caso. Antítesis de los Holmes y Watson que los inspiran, las aventuras de los protagonistas, un poco confusas al principio, van encajando poco a poco en una historia realmente bien trenzada, en la que los viajes en el tiempo tienen una papel destacado. Y aquí viene la habilidad del escritor de la historia original, de dar emoción a una histoira de viajes en el tiempo sin que se den paradojas irresolubles. Pero bueno… Adams fue también en alguna ocasión guionista de Doctor Who… y todos sabemos que en el tiempo hay acontecimientos fijos e inamovibles. Al menos sin que se produzcan consecuencias desastrosas… Al final, me ha gustado bastante. Aunque probablemente sólo sea recomendable para espectadores con mente abierta, sin demasiados prejuicios y con cierta capacidad para el pensamiento libre.

... o cerca de casa, las cumbres nevadas de los Pirineos en el Alto Aragón, también en España... casi Francia.

… o cerca de casa, las cumbres nevadas de los Pirineos en el Alto Aragón, también en España… casi Francia.

De viaje con Carlos (cuadernos de viajero)

De viaje con Carlos (tumblr)

Una foto de mis viajes al azar…

Guardar