Bye, bye, love! Bye, bye, happiness! Hello, loneliness…

Cine

Eso era lo que cantaba Ben Vereen en All that Jazz, cuando el protagonista interpretado por Roy Scheider, alter ego del director Bob Fosse, se debate entre la vida y la muerte tras sufrir un infarto. En realidad, habría que decir que se debate entre la muerte y la muerte. Empieza el espectáculo, se tituló tontamente en castellano, demostrando quien le puso el título que no tenía ni idea de qué iba la película. “I think I gonna die”, terminaba la estrofa. “Creo que me estoy muriendo”; y esto es lo que le ha pasado al protagonista de aquel irregular filme. Porque Roy Scheider se nos murió este domingo.

Este buen actor tuvo una época dorada en los años 70, en la que nos obsequió con papeles en películas como The French Connection (Contra el imperio de la droga), Jaws (Tiburón), Marathon Man, Klute o la mencionada All that Jazz. Después es más difícil encontrar buenas películas en su filmografía. También hizo algo de televisión, protagonizando una producción de Spielberg de ciencia ficción más bien flojita, Seaquest.

En cualquier caso, tengo un buen recuerdo de él. Era un tipo que me caía bien. No sé por qué al principio de su carrera hacía tanto de duro. A mí me parecía que tenía cara de buena persona. Qué se le va a hacer.

Alegraremos un poco tan luctuosa noticia con un poquito de alegría de carnaval.

Multicolor

(Canon EOS 40D; EF 24-105/4L IS USM)