Vuelo a París y tarde de relax

Viajes

Pues eso, que según lo que anunciaba ayer, hoy me he venido a París. Pero no penséis que voy a empezar a contaros tremendas andanzas por la capital francesa. No. Me lo estoy tomando con tranquilidad. Que además, estos andurriales ya me los he pateado más de una vez.

Es la primera vez que hago un vuelo directo desde Zaragoza a París. Lamentablemente, a París-Orly. Me hubiera venido un poco mejor que hubiese sido a Charles de Gaule. Pero bueno, tampoco ha estado mal. Tras una breve en el sobredimensionado aeropuerto de Zaragoza, hemos embarcado en un avioncillo de Air Nostrum, filial de Iberia, de unas 50 plazas, que no iba lleno. Un autobús con alas, vamos. Mono, pero un poco justo de amplitud.

P1090018

Discreta ventilación en el aeropuerto de Zaragoza

P1090025

El avioncillo que nos transportará a Orly

Tras sobrevolar con tiempo despejado las provincias de Zaragoza y Navarra, nos hemos introducido en el nuboso tiempo francés. El piloto del avión se debía de haber tomado unos tragos, porque cuando estábamos a punto de llegar a anunciado buen tiempo en París con algo de nubosidad. La realidad, un denso nublado que no se podía cortar no con cuchillo y lluvia floja de vez en cuando.

P1090029

Aerogeneradores en las yermas tierras aragonesas

P1090030

El cruce sobre el Ebro a modo de simbólica despedida

Viajecillo en RER y Metro a Saint-Denis, y tarde en compañía de la familia. Mañana me iré a recorrer un la llamada Ciudad de la Luz, que está un poquito sombría.