A mal tiempo, un poco de rugby

Deporte

Ante un fin de semana con tiempo desapacible, por lo menos el domingo ya que el sábado no estuvo mal, las televisiones temáticas deportivas han tenido a bien retransmitir partidos de los test matchs de la ventana de otoño de rugby, en la que los prestigiosos equipos nacionales del hemisferio sur han estado de gira por el hemisferio norte. Y además, he tenido tiempo y ocasión de verlos.

Los emparejamientos eran interesantes:

  • Irlanda, la última ganadora del Seis Naciones, recibía en Dublín a Sudáfrica, ganadora del último tres naciones y de la última Copa del Mundo. Así que, en teoría, lo mejor del norte contra lo mejor del sur. Sin embargo, el partido fue algo decepcionante, con un tanteo escaso, muy controlado por los irlandeses que hicieron todos sus puntos con lanzamientos entre los tres palos, y con un equipo africano muy lejos de la explosividad y de la claridad de ideas de otros tiempos.
  • En el Millenium de Cardiff, Gales recibía a Australia. Gales ha exhibido un buen tono los últimos años, aunque decepcionó en el mundial, y Australia también había venido decepcionando en alguna de sus últimas actuaciones, incluso con una asombrosa derrota contra la floja Escocia. Sin embargo, Australia, con un equipo muy joven, desarboló por completo a Gales en un partido muy entretenido. Fue realmente divertido.
  • Finalmente, en Marsella se enfrentaron el 15 del Gallo y los Old Blacks. Los Old Blacks han estado imbatidos en toda la gira, mientras que los franceses siempre son un equipo a tener en cuenta… si tienen la tarde inspirada. Pero no; los neozelandeses pasaron por enciman de los franceses, arrollándolos y dejando al final un marcado más abultado de lo deseable para un equipo con aspiraciones como el francés. Obviamente, el espectáculo lo pusieron los Old Blacks, en esta ocasión vistiendo de blanco.

Resumiendo, hacía mucho que no veía tranquilamente unos partidos de rugby. Y aunque los test matchs no tienen la intensidad de los campeonatos, distan mucho también de ser meros partidos amistosos, y dan una idea de por donde andan las tendencias del rugby internacional. A partir del 6 de febrero, la próxima cita será el Seis Naciones.

Mientras, sigo ofreciéndoos imagenes otoñales.

Alfombra de hojas

Alfombrado paseo entre el Canal Imperial de Aragón y los Pinares de Venecia, en Zaragoza - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Un fotógrafo, Edward Weston, y su modelo

Fotografía

Este miércoles, The Online Photographer publicaba una entrada dedicada a Charis Wilson. Fallecida recientemente a una edad muy avanzada, fue una de las principales modelos y durante un tiempo la esposa de uno de mis fotógrafos favoritos, Edward Weston.

Recuerdo la primera vez que fui consciente de que estaba viendo una fotografía de Weston. Era allá por el año 1992, probablemente a final de año. Hacía 3 años que había comprado mi primer cámara réflex, una honesta Pentax P30N con su 50mm f/2. El objetivo todavía lo conservo. Le había comprado algún objetivo Sigma de focal variable y calidad floja, de lo cual fui consciente tiempo después, en la extendida creencia de que más equipo equivale a mejores fotos. Pero eso no estaba sucediendo. Mis fotos eran muy flojas. No tengo un facilidad innata para el arte o la estética. Es algo que tengo que aprender, con tiempo y ganas. Y me di cuenta de ello. Por lo tanto, aquel año me apunté al Curso Básico I de la Galería Spectrum de Zaragoza. La profesora, Natividad Gascón, en una de las primeras clases nos pasó una serie de diapositivas con el fin de introducirnos en los conceptos básicos de la composición en fotografía. Y una de ellas,… era de un pimiento. Simplemente eso, un pimiento. A mí no se me había ocurrido hasta entonces que un pimiento, que además es uno de los escasísimos alimentos que no me gustan, fuese un objeto deseable como motivo fotográfico. Y ahí estaba.

No mucho tiempo después, quizá en aquella misma clase, aunque eso no lo recuerdo con claridad, tal vez al año siguiente en el Curso Básico II, preparando la sesión dedicada al desnudo, nos mostró también el Eloquent Nude, otra de las imágenes más conocidas y reconocidas del autor, cuya modelo fue la anteriormente mencionada Charis Wilson. Recuerdo perfectamente la explicación sobre la conveniencia e importancia de la composición basada en triángulos a partir de la pose de la modelo.

A partir de ahí, se convirtió como ya he dicho en uno de mis fotógrafos favoritos. Ya sean sus desnudos, como sus paisajes, como sus naturalezas muertas o sus retratos, la limpieza de sus imágenes, su cuidada y exquisita composición siempre me han parecido inspiradoras.

Podéis encontrar estas imágenes en diversos sitios:

Por supuesto, ya que hemos comenzado hablando de ella, una búsqueda en Google Images nos ofrecerá algunas imágenes de una modelo tan elegante y fina como Charis Wilson.

Como curiosidad, Maikelnai’s, saliéndose de su temática habitual de blog científico, nos contaba ayer una estupenda anécdota de su biografía relacionada con un desnudo de Edward Weston, aunque en esta ocasión la modelo fuese la fotógrafa italiana Tina Modotti, de la cual tal vez hable otro día.

Hoy os dejo con una crepuscular imagen del reloj de sol situado en la puerta de un instituto de educación secundaria a orillas del Canal Imperial de Aragón en Zaragoza.

6 7 8

6 7 8... las horas pasan - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

La fotografía en el cine: El año que vivimos peligrosamente

Cine, Fotografía

Hace tiempo, pero que mucho tiempo, que tenía en mente incluir en esta recopilación de películas de cine con relación con la fotografía a este filme de Peter Weir. Pero es una película que vi en su momento hace muchos, muchos años, y quería volver a verla para tener frescas las impresiones del comentario.

El miércoles por la tarde sufrí un accidente doméstico, que aconsejó que ayer pasase la tarde en reposo y con el pie en alto. El cuarto dedo de mi pie izquierdo, tras un golpe con la pata de un sillón, tenía el tamaño del dedo gordo y estaba negro como mi conciencia. Descartada mi hora de tenis de los jueves, repasando la programación del satélite, he aquí que TNT programaba la película que me interesaba, ¡y además, con la opción de verla en versión original subtitulada! Y ya tenéis la reseña de El año que vivimos peligrosamente en mi colección La Fotografía en el cine.

Muchos serán los que piensen en el pesado de Mel Gibson al recordar esta película, aunque en aquel momento el australiano no había alcanzado el grado de endiosamiento que posteriormente le caracterizó. A mí siempre me ha parecido un actor mediocre,… lo que son las cosas. Sin embargo, para mí el/la protagonista absoluta/o es Linda Hunt con su interpretación del pequeño pero interesante Billy Kwan, el fotógrafo y camarógrafo del periodista que interpreta Gibson.

En fin, una entretenida e interesante película, no exenta de defectos, pero que merece la pena verse. Y claramente relacionada con el mundo de la fotografía.

Os dejo con una relajante fotografía otoñal.

Paseo junto al Canal

Paseo a orillas del Canal Imperial de Aragón en Zaragoza - Panasonic Lumix LX3, G 20/1,7 ASPH.

Libro: Fotorretórica de Hollywood: El manuscrito perdido

Fotografía, Literatura

En los últimos tiempos, compro muchos libros de fotografía. Mejor dícho, de fotografías. No suelo comentarlos aquí; prefiero hablar de los fotógrafos e indicar algún lugar en internet donde conocer su obra. Pero en esta ocasión es distinto. Porque, además de ser un libro de fotografías, es también un libro que se lee. Es un libro de poesía. Y por eso, porque además de contemplar las imágenes he leído los poemas, he decidido comentarlo aquí.

Fotorretórica de Hollywood: El manuscrito perdido
Bob Dylan y Barry Fenstein
Global Rhythm Press, Barcelona, 2009
ISBN: 9788496879430

Hace un par de años, el fotógrafo Barry Feinstein, famoso fotógrafo de personajes del mundo de la música y del cine, encontró un paquete con fotografías tomadas en Hollywood a principios de los sesenta. Fotografías poco glamurosas. Actrices y actores en ensayos, la piscina de Marylin Monroe el día que murió, pruebas de aspirantes actrices, calles desiertas, anuncios, el famoso cartel de HOLLYWOOD con el deterioro que sufría en el momento.

Junto a las imágenes, apareció una colección de 23 poemas escritos por Bob Dylan, inspirados o referentes a las fotografías encontradas. El manuscrito que los contenía había estado perdido durante décadas; incluyo el propio autor había olvidado que las había escrito. Y como tampoco se trata de perder comba, decidieron publicar un libro con las fotografías y los poemas.

He de decir que las fotografías de Feinstein me han resultado más atractivas que los poemas de Dylan. Estos últimos me resultaron un poco caóticos; sin mayúsculas, carentes de signos de puntuación, con versos cortos, con frecuencia de una, dos, tres o como mucho cuatro palabras,… He tenido que alternar la lectura en el original inglés y en la traducción castellana. Ambas aparecen en paralelo. En ocasiones es mejor la versión en inglés para entender lo que estoy leyendo, pero en otras, ese caos mencionado anteriormente recomendaba la lectura de la versión traducida, espero que bien, para no perderme demasiado. Temas pesimistas, variados, pero con clara relación con las imágenes a las que acompañan.

En cuanto a las fotografías, son de las que cuando las vuelves a ver te dicen más que en la primera ocasión en que te enfrentas a ellas. Al principio, parecen imágenes relativamente banales. Parece meras imágenes documentales, sin más pretensión. Luego, las vuelves a observar y te vas percatando de los significados que contienen, y van adquiriendo un valor, más allá de documentar la parte no glamurosa de un Hollywood que ya había pasado sus mejores años, su época dorada.

En resumen, un libro que interesará al aficionado a la fotografía, con el plus añadido de los versos de Dylan, que no está mal para redondear el trabajo. Un documento de una época ya pasada que gustará también al aficionado al mundillo de la farándula hollywoodiense.

Pinares

Quien sabe si alguien, algún día, dedicirá colocar un cartel en las laderas de los Pinares de Venecia de Zaragoza, emulando al famoso carte de Hollywood, mientras tanto... - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Innovaciones en el blog: nuevo sistema de valoración de las películas de cine

Cine, Páginas personales

Como pudieron saber quienes leyeran mi comentario de ayer de la película Un lugar donde quedarse, he cambiado mi forma de valorar las películas que veo en las salas de cine. El sistema en su conjunto lo encontraréis en la página que he creado, Cómo valoro las películas de cine que yo veo, cuyo enlace encontraréis de forma permanente en la columna de la derecha. Básicamente, he cambiado un sistema de puntuación sobre 10 puntos como máximo, a una escala cualitativa con seis categorías. Que son las siguientes:

***** (5) Obra maestra que todo el mundo al que le importe el cine debería ver.
**** (4) Muy buena película, recomendable a todos los efectos.
*** (3) Es una película que considero buena, o apta por su calidad para ser vista por cualquiera sin mayor problema en cualquier momento, independientemente del tema, los actores, el director, etc.
** (2) Es una película que me parece floja, o bien, que sólo puede ser atractiva para los amantes del género al que pertenece, o para quienes los intérpretes o el director o los caracteres son atractivos, pero que puede no gustar o aburrir a otras personas.
* (1) Definitivamente, una mala película, por la cual no hay que perder ni el tiempo ni el dinero.
o (0) Atentado contra el buen gusto, contra la dignidad del cine o de los espectadores; crimen de lesa humanidad.

Creo que de esta forma queda más clara la síntesis de lo que opino de un filme a la hora de recomendarlo o no. Además he hecho accesible la base de datos con todas las películas que he visto en salas de cine, incluyendo filmotecas y cineclubs, desde el 28 de diciembre de 1997 hasta la fecha. Es la vista como página web de una hoja de cálculo en Google Docs, y se actualizará automáticamente cada vez que introduzca una nueva película. Espero que os resulte interesante.

Os dejo con una imagen otoñal a orillas del Canal Imperial de Aragón.

Valla

Canal Imperial de Aragón a su paso por Zaragoza - Panasonic Lumix GF1, Canon 50/1,8 II S-mount

Un lugar donde quedarse (2009)

Cine

Un lugar donde quedarse (Away We Go, 2009), 23 de noviembre de 2009.

El principal motivo por el cual hemos ido a ver esta película es por los excelentes antecedentes de  su director, Sam Mendes. No es que haya habido una acogida muy calurosa en su estreno en nuestro país. Las críticas que he leído por ahí han sido más bien tibias. Pero bueno… Es Sam Mendes, y había que verla.

Hay que decir que se trata de una película muy diferente a las anteriores. Tiene el tratamiento, incluso los temas, de lo que habitualmente se llama el cine independiente americano. En este caso una joven pareja, no tan joven, va a tener un hijo por lo que se plantean cómo y dónde van a vivir, que sea el mejor entorno familiar. En su momento se mudaron al lugar donde viven los padres de él, para tener un apoyo, pero estos les anuncian que se van a vivir dos años a Europa. A partir de ahí, comenzarán un periplo que les llevará a Phoenix y Tucson en Arizona, a Madison creo que en Wisconsin, a Montreal en Canadá, a Miami en Florida, y a un lugar indeterminado, donde finalmente establecerán su hogar. En este periplo, revisitarán a sus amigos y familiares, buscando un entorno amigable, que les ofrezca un apoyo ante las dudas y los miedos que les plantea la responsabilidad de la paternidad y del establecimiento de una familia formal.

Por lo tanto, no es una película de acción, sino de diálogos y de reflexión. Un filme que sólo tiene sentido en una sociedad como la norteamericana, donde la movilidad a lo largo de la vida de una persona es normal, frente al sedentarismo europeo, y especialmente el español, donde tanto nos aferramos al lugar de origen. La realización, aunque sencilla, está muy cuidada y en ella abundan los primeros planos de las personas que dialogan, aunque siempre conservando de fondo el entorno, siempre cambiante en el que se mueven.

Los protagonistas absolutos son los dos miembros de la pareja que inician esta particular road-movie (aunque se desplacen de forma diversa, no sólo por carretera). Y están interpretados por los para mí desconocidos John Krasinski y Maya Rudolph, que resuelven la papeleta con buen oficio. Entre los secundarios, los más conocidos son Jeff Daniels en una breve intervención y Maggie Gyllenhaal, siempre sólida actriz, en una exótica intervención. Todos ellos cumplen con buena nota.

En resumen, un pequeño drama con toques de humor y buen rollo general, que no nos cansará ya que dura un poco más de hora y media, hecho con dignidad, y que aunque nos describe una cultura un poco alienígena para los europeos, tampoco disgustará. Una buena opción para pasar una tarde agradable de cine.

Como mi puntuación sobre 10 puntos no me parecía suficientemente discriminativa, paso a una de estrellitas que vendrá a querer decir los siguiente.

***** – Obra maestra imprescindible.
**** – Muy buena, recomendable.
*** – Buena o aceptable, según las preferencias individuales.
** – Floja, sólo apta para fanáticos del tema, de los personajes o de los protagonistas.
* – Mala, no pierdas tu tiempo ni tu dinero.
o – Atentado contra el buen gusto, contra la dignidad; crimen de lesa humanidad.

Y a la película de hoy le pongo:

Dirección: ***
Interpretación: ***
Valoración subjetiva: ***

El ambiente melancólico del filme se acomoda bien a una imagen otoñal como la que os dejo hoy.

Hojas

Hojas otoñales a orillas del Canal Imperial de Aragón a su paso por Zaragoza - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Exposiciones, maratones y buen tiempo general

Arte, Fotografía, Fotografía personal

A pesar de que el pronóstico del tiempo era regular, lo cierto es que ayer hizo un día excelente en Zaragoza. Excelente si no tenemos en cuenta que un clima tan templado no me parece muy normal, y seguimos arrastrando un sequía excesiva. Pero bueno, a efectos de pasar el fin de semana, buen tiempo.

Visitamos dos exposiciones muy recomendables. Una de pintura y algo de escultura, Después de la alambrada, sobre el arte español en el exilio. Se celebra en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza hasta el día 13 de diciembre. Aun hay tiempo. También algo de fotografía. Un autor zaragozano, Pedro Avellaned, expone Los restos del naufragio en la Casa de los Morlanes. Muy variada; fotografías sobre papel, rayogramas, collage, cortometraje,… y me gustó bastante en general. Me compré el catálogo. 10 euros bien gastados.

Después de la alambrada

Pintura en el exilio expañol en América dentro de la exposición Después de la alambrada - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Exposición Los Restos del Naufragio

Retratos de Pedro Avellaned en la Casa de los Morlanes - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Restos de un naufragio

Cortometraje Los restos del naufragio, que da título a la exposición de Pedro Avellaned - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

El paseo matutino por el centro de Zaragoza fue accidentado por los cortes de circulación causados por la maratón celebrada ayer, que afectaban a las líneas de autobús. Esto nos llevó hasta la ribera del Ebro, donde descubrimos que han puesto unos puestos de venta de libros viejos y de ocasión, quizá a imagen de los “bouquinistes” del Sena parisino. No me había fijado yo en esto.

Maratón... o así

Un veterano corredor trota cansino al paso por un puesto de avituallamiento - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

"Bouquinistes" en el Ebro

Puesto de librero en el Paseo de Echegaray y Caballero de Zaragoza - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Por la tarde, decidí seguir familiarizándome con la GF1, y salí a recorrer el Canal Imperial de Aragón desde las Terrazas de Cuellar hasta las esclusas de Casablanca, aprovechando la buena tarde. Seguí probando su funcionamiento con algunos viejos objetivos manuales con montura Leica a través de los oportunos adaptadores.

Un día tranquilo y agradable.

Mentidero

"Mentidero" soleado junto a las Terrazas de Cuellar de Zaragoza - Panasonic Lumix GF1, Leica Elmar-C 90/4

Pinares de Venecia

Los Pinares de Venecia dominan sobre el curso del Canal Imperial de Aragón a su paso por Zaragoza - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Paseo junto al Canal

Paseo en la orilla derecha del Canal - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Esclusas de Casablanca

Esclusas del Canal Imperial de Aragón en el barrio de Casablanca - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Tres sitios donde ver fotografías

Fotografía

Un elemento importante para apreciar la fotografía, tanto como arte como documento, es ver mirar fotografías. A ser posible fotografías de calidad, claro. Eso permite establecer referentes sobre estilos, formas, técnicas, géneros, etc. Y si uno es aficionado a realizar sus propias fotografías, permite establecer patrones de progreso, comparando lo que uno hace con lo que hacen los buenos, por no aspirar a lo que hacen los mejores. Que uno es consciente de sus propias y abundantes limitaciones.

Sitios donde mirar fotografías hay muchos. Está el omnipresente Flickr,… pero ahí, salvo recomendaciones específicas de quienes tienen tiempo para revisar exhaustivamente la mencionada red social, es fácil perderse en la masa de imágenes que constantemente se producen. Hay otros muchos. Pero hoy voy a recomendar tres sitios en internet, que periódicamente van mostrando galerías de fotógrafos con calidad, que no abruman, que se pueden seguir fácilmente por RSS y que a mí me gustan.

  1. PHOTOICON: Yo lo conocí como revista en papel, que era posible comprar en alguno de los mejores quioscos de Zaragoza. Después le perdí la vista, porque dejó de llegar; pero al cabo del tiempo, repesqué sus páginas en internet.  Los números de la revista se pueden bajar en formato PDF, lo cual está muy bien. Pero además, hay un montón de galerías de fotógrafos diversos. Desde maestros del arte hasta usuarios animosos que suben sus propias fotografías.
  2. Photo Slaves: Se definen a sí mismo como “revista online sobre foto y fotógrafos; sólo las mejores fotos de fotógrafos conocidos en todo el mundo”. Su formato es el de un blog en el que periódicamente van subiendo entradas con galerías de fotógrafos de gran calidad. Unos más conocidos que otros para el público general, pero todos reconocidos en el mundo de la fotografía. Calidad asegurada.
  3. Behance Network: Es uno de los típicos lugares donde la gente puede colocar sus porfolios con cierta calidad. Lo he conocido recientemente, pero me ha sorprendido gratamente por esto último. Por la calidad de las galerías que muestra. No es exclusivo de fotografía, ya que diseñadores gráficos, ilustradores y otros profesionales de la imagen tienen su lugar también. Lo cual no está mal.

Bueno, ahí queda una propuesta que, para quien le guste la fotografía, puede rellenar el tiempo de un día frío y gris de otoño en el que no apetezca salir a la calle. Porque entre los sitios hay fotografías para dar y vender.

Por cierto, el domingo pasado paseé por el mercadillo de la Plaza de San Bruno en Zaragoza. Y encontré algunas cosas curiosas. En dos puestos tenían puestas a la venta sendas Argus C3, paralepipédica cámara norteamericana de la que hablé en mi reseña dedicada a Sky Captain y el Mundo del Mañana., una de las películas de mi sección La fotografía en el cine. Un pelo me faltó para no pillar alguna; si me hubieran garantizado un cierto nivel de funcionamiento… aunque luego simplemente hubiese servido para adornar una vitrina. También había alguna curiosa Polaroid y alguna Leica R4… de lo más entretenido, vamos.

Polaroid, Argus y otras

En primer plano, la primera de las Argus C3; al fondo una Polaroid "folding" - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Leica R4 y Argus

Tres infantiles dedos apunta a la Argus C3 de este puesto; a la izquierda, reina la Leica R4 - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Película recomendada… Luna nueva… pero la buena…

Cine

Hace unas meses tuve el infortunio de ver en vídeo la primera película de la saga Crepúsculo. Un aburrimiento solemne y soberano; un adoctrinamiento para niñas bobas, que deben asumir que son débiles, que algún machote tiene que venir a salvarlas de todos los películas… y claro, que tienen que ser castas y puras hasta el día que se casen (esto me han chivado que está por venir para los que aguanten tan nefasta serie de filmes; desconozco cómo serán las novelas).

Pero ahora, con la llegada de la segunda entrega de este producto ultra-comercial y ultra-reaccionario, llega un nuevo peligro contra el cine y contra la historia cinematográfica. A partir de ahora, toda una generación, amenazada de quedar como analfabetos cinematográficos a poco que vean unas cuantas películas de este tipo, creerán que Luna nueva es el engendro de moda estas navidades. Y desconocerán que en el año 1940, con ese título se estrenó una de las mejores comedias del cine que he visto en mi vida (His Girl Friday fue su título original), dirigida por Howard Hawks y protagonizada por Cary Grant y Rosalind Russell. Está basada en una comedia de Broadway titulada The Front Page, y en ella arremete tanto contra la prensa como contra el sistema judicial americano. Tan buena y divertida es la historia, que ha habido hasta cuatro versiones cinematográficos. Además de la mencionada están:

La última es muy floja, pero las otras tres son absolutamente recomendables. Háganme caso. Olvídense de las estúpidas historias de vampiros adolescentes. Incluso si ustedes son jovencitas quinceañeras a quienes las hormonas se les salen por las orejas. Y vean buen cine clásico. Algún día me lo agradecerán.

Esto no tiene ni pies ni cabeza

Sin pies ni cabeza, como las películas para adolescentes de hoy en día, en el cementerio, dónde viven realmente los vampiros, o en sombríos castillos transilvanos, y no en casas pijas conduciendo coches deportivos, ¡leche! - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Libro: Kiki de Montparnasse

Literatura

Tras la grata experiencia de leer Maus, y meterme así en el mundo de la historieta seria, con contenido, con miga, he vuelto a probar el género. Y si el anterior se basaba en las vivencias biográficas de un superviviente del holocausto, en esta ocasión me he metido en la biografía completa de uno de los más conspicuos personajes del París de entreguerras; Alice Prin, más conocida como Kiki de Montparnasse.

Kiki de Montparnasse
Catel Muller y Jose-Louis Bocquet
Sins.entido. Jesús Moreno y asociados – Espacio y comunicación. Barcelona, 2007
ISBN: 9788496722309

Antes de comentar el libro, hablemos un poco de la persona. Alice Prin nació pobre, no reconocida por su padre, y criada por su abuela en Châtillon-sur-Seine hasta que siendo una preadolescente fue a vivir con su madre a París. Sin embargo, tras tener diversos oficio durante su adolescencia, acaba por trabajar de modelo posando desnuda para un escultor, lo cual ocasionó la ruptura con su madre, siendo todavía una adolescente. A partir de ahí, tras algunos altibajos, continuó su carrera como modelo siendo la musa de pintores, escultores y fotógrafos, afiliados a los distintos ismos que configuraron la vanguardia parisina en el París de los felices años 20. En los enlaces a sus biografías en español y en francés en Wikipedia, podréis encontrar un listado de los artistas a los que inspiró y para quienes posó. En su momento, fue declarada la “reina de Montparnasse“, y no dudó en cantar y bailar en los cabarés de la época. Sin embargo, el estilo de vida, el abuso del alcohol y de las drogas, le llevó a un deterioro físico precoz, y a desaparecer de la escena intelectual relativamente olvidada.

Desnudo en el espejo, por Julian Mandel (imagen de dominio público); la modelo es Alice Prin, Kiki de Montparnasse. Es evidente que los criterios estéticos de la época no favorecían a las anoréxicas modelos de la actualidad (Fuente: Wikimedia Commons)

Yo me familiaricé con el personaje por mi afición a la fotografía, ya que fue amante y musa del polifacético artista norteamericano Man Ray, con quien hizo una de las obras más representativas de la fotografía surrealista, el Violón de Ingrés.

En el relato gráfico que hoy nos ocupa, conocemos a la joven Alice de niña, cuando vive con su abuela, y vamos siguiendo su vida hasta que desaparece de la escena parisina con la llegada de los alemanes a París, después de lo cual la encontramos ya retirada de la vida pública y enferma, muriendo con sólo 51 años en 1953. El relato está estructurado en escenas de su vida que son representativas de su forma de vivir, de sus relaciones, o de los acontecimientos más señalados de su vida.

Kiki de Montparnasse por el escultor aragonés Pablo Gargallo, Museo del Louvre. Fotografía de Hay Kranen (Fuente: Wikimedia Commons)

El relato gráfico es muy dinámico, aunque profundiza poco en los acontecimientos que narra. Creo que genera una sensación de superficialidad en la protagonista, cuando en muchos entornos se ha destacado que se puede considerar como una de las primeras mujeres realmente liberadas del siglo XX, aun con los costes personales que eso le produjo. Además, la historia se va desfondando conforme llega a sus últimos capítulos; creo que hubiese sido mejor dar más profundidad a determinados momentos clave de la biografía de la modelo, aun a costa de no ser tan exhaustivo en la descripción de su vida.

En resumen, un relato que no está mal, que me sirve para ir conociendo más el medio de la historieta, y que me ha entretenido a ratos.

Torre de Montparnasse

Montparnasse, el reino de Kiki, con su gran y emblemático rascacielos - Panasonic Lumix LX3

Reportaje de París como vídeo de Youtube

Fotografía personal

Me he decidido. Con Picasa es muy fácil. A lo que me refiere es a preparar un pase de fotografías en formato de vídeo que se puede ver en Youtube. Si tienes una cuenta en Youtube, lo cual es muy fácil si ya tienes cuenta en algún servicio de Google, preparas en Picasa, en pocos pasos, el vídeo. No puede durar más de 10 minutos. Pero puedes hacerlo con alta calidad. El que yo he preparado, con fotografías de París del año pasado, es de 1280×720 píxeles. Para verlo en grande los mejor es que pinchéis en el ángulo inferior derecho del vídeo que aparece a continuación. Donde aparece el logotipo de Youtube.

Cuando aparezca en grande, no olvidéis marcar el cuadrito HD. Tardará más en cargar, pero se verá con mayor nitidez. Como lo he acompañado con música de Miles Davis, me ha dado un aviso sobre el copyright, y es posible que no se vea en todo el mundo. Ya me mandaréis un comentario o un correo si tenéis algún problema. Espero que no se pongan quisquiyosos. Al fin y al cabo, esto no es comercial ni mal intencionado.

Sobre el Bidasoa

Cruzando el puente internacional ferroviario entre Hendaya (Francia) e Irún (España) sobre el río Bidasoa - Panasonic Lumix LX3

La fotografía en el cine: Tada, kimi wo aishiteru

Cine, Fotografía

Nueva adición a la página dedicada a la fotografía en el cine. En esta ocasión un filme japonés, prácticamente desconocido por estos lares, y que sin embargo me ha gustado mucho cuando lo he visto en el vídeo de mi casa. Me la ha recomendado un conocido que sabe de mi empeño en ir viendo y reseñando las películas en las que la fotografía tiene una presencia más o menos importante en la historia que cuentan.

En Tada, kimi wo aishiteru nos encontramos con una bonita historia de amor en un triángulo de estudiantes universitarios a los que acompañamos a lo largo de su vida como tales estudiantes. También asistimos a cómo la fotografía es el elemento catalizador para el desarrollo del amor entre dos de ellos. La encuentro muy recomendable. Su título internacional es Heavenly Forest. La reseña la podéis encontrar aquí.

Aerogeneradores

Aerogeneradores en la Hoya de Huesca, tonos suaves y cálidos, como los de la película que hoy recomiendo - Panasonic Lumix GF1, Canon 50/1,8 II (montura de rosca)