[Recomendación fotográfica] Ana Palacios y los niños esclavos (y algo más)

Arte, Fotografía

Este verano esta siendo abundante en exposiciones fotográficas de calidad en Zaragoza. A las tradicionales del festival PhotoEspaña, tanto en el Centro de Historias como en la Lonja, hemos de sumar a Robert Capa en Caixaforum y, finalmente, a Ana Palacios en el IAACC Pablo Serrano. Finalmente, no porque merezca estar a la cola de los anteriores, sino porque ha sido la última exposición que he visitado de todas ellas.

A Ana Palacios tuvimos ocasión de conocerla en persona hace algo menos de dos años, cuando Fotógraf@s en Zaragoza organizó una visita a su exposición en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza sobre la difícil vida de los albinos en África, en concreto en Tanzania. En aquel momento, la fotógrafa, una persona simpática y accesible, se prestó a guiarnos en su propia exposición, contarnos sus antecedentes personales en el mundo de la producción cinematografíca y su giro, arriesgado, a la fotografía en el marco de la cooperación con organizaciones humanitarias. Aquel trabajo, Albino, ya nos resultó notable, y aunque no tuvo la misma repercusión que el actual en los medios de comunicación, ya nos pareció meritorio e interesante, no sólo desde el punto de vista fotográfico, sino también desde el social y humano.

20180731-9930242

Más repercusión está teniendo en los medios de comunicación y en otros niveles su exposición actual en el IAACC Pablo Serrano. Niños esclavos. La puerta de atrás es el nombre de esta exposición. Palacios sigue con el mismo esquema de trabajo, la colaboración con organización humanitarias de carácter no gubernamental, con las que colabora en el proyecto The Back Door. En esta ocasión no cuento con el testimonio directo de la fotógrafa. Si en algún momento se celebró alguna visita guiada por la misma a la exposición, en esta ocasión no pude asistir. Y de hecho he tardado varias semanas en encontrar un momento para visitar tranquilamente la oferta expositiva actual del centro especializado en arte y cultura contemporánea. Pero a mí me parece un proyecto más complejo.

La esclavitud es un fenómeno que mucha gente asocia al pasado y a determinadas situaciones históricas. Pero sigue siendo un fenómeno actual en muchas partes del mundo. Incluso en nuestras sociedades occidentales encontramos situaciones de trabajo en condiciones de esclavitud o semiesclavitud asociadas a la inmigración clandestina. Y no digamos ya los tristes fenómenos de la esclavitud de mujeres asociada a la explotación de mujeres de todas las razas, por favor que no volvamos a escuchar hablar de “trata de blancas” ignorando el fenómeno en toda su extensión, para las redes dedicadas a la prostitución. Fenómenos en los que no sólo hay responsabilidad por parte de las redes de engaño, secuestro, traslado y explotación de estas mujeres, sino también por parte de los clientes, “consumidores” de estos servicios, muchos de los cuales se encuentran entre nuestros vecinos. Tanto a nivel local, como aquellos que hacen esos viajes exóticos, por ejemplo al sudeste asiático, con el fin de poder salvar las trabas a la prostitución de menores. Siempre debemos aprovechar estas ocasiones para reflexionar sobre las responsabilidades colectivas e individuales en el mantenimiento de las situaciones de injusticia y de violación de los derechos humanos más fundamentales.

20180731-9930244.jpg

El trabajo de Ana Palacios se centra en los niños esclavos. Un fenómeno que se da en todo el mundo, pero es especialmente en determinadas zonas de África, sobre todo en el África occidental, donde ha trabajado la fotógrafa, con decenas de millones de niños afectados. La extrema pobreza de muchas gentes, la incapacidad de sostener y criar a su progenie, hacen que caigan muchos de estos niños en un comercio en el cual se ven obligados a trabajos forzados impropios de su edad, y a abusos de todo tipo. Todo ello queda reflejado en la exposición de la fotógrafa, que no se limita mostrarlas imágenes, sino que también nos proporciona datos e información para la reflexión.

Por lo tanto, una exposición totalmente recomendable, que permanecerá en Zaragoza hasta el 30 de septiembre, y que se complementa con un libro, no sé si es adecuado llamarlo catálogo, sobre el proyecto, editado por La Fábrica, y que también merece la pena.

20180731-9930249.jpg

Como he dicho, la visita fue al conjunto de propuestas expositivas del IAACC. Además de un exposición sobre el tenor Miguel Fleta, personaje que no despierta en mí excesivas simpatías, había también una exposición de la pintora Cristina Huarte, nacida en Zaragoza en 1988, una artista joven, que sí que nos impresionó favorablemente, y que también recomendaría que visitarais… si es que está abierta todavía. En estos momentos no la localizo en la página del IAACC, ni entre las exposiciones actuales ni entre las pasadas ¡¡??

20180731-9930247.jpg

[Fotos] Rebullida, gente y tiempo tormentoso

Fotografía

Para acompañar mis recomendaciones fotográficas de esta semana, que encontraréis en Recomendaciones semanales – del 27 de mayo al 3 de junio de 2018, he incluido algunas fotos de nuestro paseo de ayer, en el que paramos a ver las exposición del pintor Rebullida en la Lonja de Zaragoza, paseamos entre las casetas de la feria del libro, aunque me pareció más interesante la fauna humana de los alrededores que la poca expectación que la feria producía, y contemplamos el paisaje del Ebro mientras amenazaba una tormenta que descargó poco después,… pero ya nos pilló en el autobús camino de la cena.

Si alguien tiene la curiosidad, salvo el marco que las separa del fondo, las fotos son JPEGs directos de cámara, sin procesado posterior. Salvo dos panorámicas en las que he unido entre 3 y 8 fotogramas para conformarlas.

[Arte] Giorgio de Chirico en Caixaforum Zaragoza

Arte

A punto estoy de entrar en este Cuaderno de ruta en modo sólo fotos durante unos días. Pero antes quería dejar constancia de esta exposición que se inauguró recientemente en el Caixaforum de Zaragoza, dedicada al pintor y escultor italiano, de padres italianos, aunque nacido en Grecia, Giorgio de Chirico.

20180321-_1004670

En ocasiones había visto encuadrado a De Chirico entre los surrealistas. Especialmente por sus primeras etapas en la pintura, con sus interiores y sus plazas abandonados, con sus maniquíes despersonalizados, con el aspecto onírico de sus cuadros. Ahora sé que más bien deberíamos considerarlo un precursor, que influyó en los surrealistas, a partir de lo que se denominó el arte metafísico, que le otorgó un lugar entre los importantes de las vanguardias del siglo XX.

Con posterioridad, para decepción de muchos representantes de estas vanguardias, tornó su estilo hacia formas más clásicas, muy inspiradas en los periodos clásicos de las artes. Que conste que a mí también me han gustado las obras expuestas de estas etapas.

En fin, una exposición que me ha resultado muy interesante y recomendable. No descarto volver a verla con tranquilidad más adelante. Cuando fuimos, había un par de grupos de escolares adolescentes que armaban bastante follón ante los tibios intentos de sus profesores de mantener el orden y ante la desesperación de las guías de la sala de exposiciones que intentaban penetrar con poco éxito en sus duras molleras.20180321-_1004705.jpg

[Cine] Sesión doble: Churchills y Van Goghs (2017)

Cine

Nuevamente una semana con sesión doble. Y ya se han hecho públicas las candidaturas a los Oscars. Y ya sabemos que las dos optan a premios en distintas categorías. Y las dos están dedicadas a sendas figuras históricas. Vamos a por ellas.

Darkest Hour (2017; 05/20180122)

Si habéis visto Dunkirk, esta película podría titularse algo así como “Y mientras tanto en Londres…”. Porque efectivamente trata del nombramiento de Winston Churchill como Primer Ministro del Reino Unido durante la ofensiva alemana en los Países Bajos, Bélgica y el norte de Francia en mayo de 1940, y de las presiones y dudas sobre si firmar una paz con la Alemania nazi o mantenerse en guerra a pesar de lo mal que iban las cosas.

La película está dirigida por Joe Wright, un especialista británico en películas de época, por lo que el oficio a la hora de poner en pie el largometraje estaba asegurado a priori, aunque en su filmografía hay cosas que me gustan más y otras menos. Se sustenta el film sobretodo en la interpretación de su protagonista, Gary Oldman, absolutamente irreconocible en su caracterización. El resto de personajes tienen pequeños papeles de soporte o ambientales, con simpáticas interpretaciones de Lily James, como secretaria de Churchill, y Kristin Scott Thomas, como su esposa. Pero no pasan de ser personajes accesorios por completo.

20100401-_1020899

Van Gogh, definitivamente no era francés, sino holandés. Y en Amsterdam está el principal museo dedicado a su obra, que no es demasiado amistoso con los fotógrafos. Por lo menos en 2010, la última vez que estuve. Pero sus alrededores están muy bien. Incluso cuando amenaza lluvia.

Siendo como es una buena película, me parece que no llega ni de cerca a ser una película brillante, por buenos que sean los ladrillos con los que está construida. Para empezar, sinceramente, no me simpatizan las interpretaciones basada en los extremos. Excesos de caracterizaciones. O excesos en la interpretación. Incluso si el personaje es excesivo. Por otro lado, el dilema sobre el que trata la película, las opciones de Churchill respecto a la guerra, no me parece que mantengan un nivel de debate interno y externo tan grande como para justificar el largometraje. Creo que al final es una cuestión que se trata de un forma un tanto simplista. Con una escena en el metro, que desconozco que aval histórico tiene, pero que me resultó excesivamente patriotera y simplona. Se deja ver, no está mal, pero sin más.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: ***

20100401-_1020895.jpg

Loving Vincent (2017; 06/20180126)

Película de animación cuyo principal argumento de ventas es que se filmó a partir de nosecuantitas decenas de miles de óleos realizados por 100 pintores o así. Lo cual es cierto pero con matizaciones a la hora de describir la técnica utilizada. En realidad, la base de esta película anglopolaca dirigida por Dorota Kobiela y Hugh Welchman es la rotoscopia. Es decir, la filmación con auténticos actores para luego, sobre la imagen de los fotogramas filmados, pintar los fotogramas de la animación. Lo que facilita mucho el trabajo del pintor y la progresividad de la animación. El óleo no me consta que se hubiese utilizado todavía en animación. Pero otras técnicas pictóricas, como la acuarela, sí. Y sin la ayuda del rotoscopio.

Y así seguimos el periplo de Armand Roulin (Douglas Booth), hijo del jefe de carteros, para entregar una carta póstuma de Vincent van Gogh (Robert Gulaczyk), muerto en lo que parece un extraño suicidio, meses más tarde de su muerte, a su hermano Theo, que también ha fallecido. Y por lo tanto ha de buscar la forma de entregarla a la viuda de este, a través del doctor Gachet (Jerome Flynn) y la hija de este, Marguerite (Saoirse Ronan). Lo cual le llevará a querer conocer más sobre las circunstancias de la muerte del pintor, y sobre su personalidad.

20100401-_1020910.jpg

La principal virtud de la película es su virtuosismo técnico, indudable. Sin embargo, y a pesar de la buena acogida de la crítica, creo que su planteamiento, su guion y sus diálogos están poco cuidados, resultando un tanto simplones. Hubo momentos en que me sentí algo aburrido, por una trama que, pese a la limitada longitud del metraje, 88 minutos, me pareció innecesariamente alargada.

Loable intento, que hay que ver si uno es un aficionado a animación cinematográfica. Pero que puede aburrir a quien no sepa apreciar estas técnicas.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **/***

20100401-_1020915.jpg

[Arte/fotografía] Entre la pintura de Renoir y las fotografías de tres grandes en Madrid – Fotografía y otras artes visuales

Arte, Fotografía

Son las diez y media de la mañana aproximadamente del viernes 4 de noviembre de 2016 cuando desembarcamos del AVE que nos deja en la estación de Madrid-Puerta de Atocha. Llego a la capital del reino acompañado de una amiga con la intención de visitar la exposición de Pierre-Auguste Renoir en el Museo Thyssen-Bornemisza y las de tres grandes fotógrafos, Bruce Davidson, Castro Prieto y Robert Capa, en distintas salas de exposiciones madrileñas. En el enlace a continuación os lo cuento. Para quienes no estén interesados, unas fotografías del día.

Origen: Entre la pintura de Renoir y las fotografías de tres grandes en Madrid – Fotografía y otras artes visuales

.

Guardar

[Arte] Exposición de Iris Lázaro en La Lonja

Arte

En las últimas semanas me he paseado por varias exposiciones. Un par de ellas de fotografía, ambas en visita colectiva organizada por Fotógraf@s en Zaragoza, y otra de pintura, la que hoy os presento aquí, de la pintora Iris Lázaro que se puede visitar desde hace unas semanas en La Lonja.

Sobre las exposiciones de fotografía, por llevarme la contraria a mi mismo respecto a lo que suelo hacer, no voy a decir gran cosa. Me pillaron en la semana a continuación de mis vacacione, un poco saturado de ir con la cámara a todas partes, y asistí a ellas con una actitud más pasiva de lo habitual. No obstante, de la más interesante para mí, “Albino” de Ana Palacios, que se encuentra en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, fue ampliamente reseñada en el blog de Fotógraf@s en Zaragoza, y os animo a visitar este artículo. Fue especialmente interesante por contar con la propia fotógrafa como guía de excepción de la visita.

La otra, “Zaragoza años 20”, organizada por la Real Sociedad Fotográfica de Zaragoza, tuvo un carácter un poco más anecdótico. La curiosidad de comparar la ciudad de hace casi 100 años con la de ahora.

Pero el domingo de final de mis vacaciones, sin tiempo para pararme con detalle, vi que estaba la exposición de pintura que aquí os traigo en La Lonja de Zaragoza. La pintora, Iris Lázaro.

20161029-_1050784.jpg

Es esta una pintora nacida en un pueblo de la provincia de Soria, Trévago, en 1952, que como muchas personas y familias de esa provincia abandonaron su lugar de origen. Y se vino a Zaragoza, donde se forma en la escuela de artes… con lo cual de alguna forma, “nos apropiamos” de la figura.

En la exposición veo dos partes, las obras más antiguas, más de juventud, que muestran un cierto descaro conceptual. Muy centradas sobre el universo femenino, tienen sus puntos de surrealismo o simbolismo subyacente. Y sobretodo marcan algo que parecerá una constante en lo que vemos de la obra. Su perfeccionismo. Trazos suaves finísimos, gran detalle en los objetos que pinta. Sin llegar, afortunadamente desde mi punto de vista, al hiperrealismo que a mí me aburre.

20161029-_1050789.jpg

20161029-_1050788.jpg

20161029-_1050778.jpg

Luego, conforme pasan los años, el tono de la obra cambia, y predomina una sensación nostálgica. Evidentemente, la pintora no ha olvidado sus raíces y pinta repetidamente el paisaje de su pueblo. U otros lugares que evidentemente nos trasladan un cierto grado de calma melancólica. Esa nostalgia por algo que mencionaba, sea o no sea su pueblo.

Toda esta parte de la exposición, sin negar el virtuosismo técnico de la pintora, me parece menos interesante, si os he de decir la verdad. Pero en términos relativos; sigue pareciéndome una exposición interesante de visitar.

20161029-_1050781

20161029-_1050784.jpg

20161029-_1050783.jpg

Hacia el final de la exposición hay algunas marinas muy interesantes, un par de bodegones que me llaman la atención, y un retrato de sus padres… que me deja muy frío. Quizá no sea el retrato el fuerte de la pintora… En cualquier caso, una exposición interesante y agradable que se puede recomendar ver a quien esté por Zaragoza, sin dudarlo.

20161029-_1050787.jpg

[Arte/fotografía] Exposiciones en Caixaforum Zaragoza – Fotografía documental y “settecento” italiano – Fotografía y otras artes visuales

Arte, Fotografía

Quiero hacer un repaso aunque sea breve a las exposiciones actualmente en vigor en el Caixaforum de Zaragoza, una de pintura y otra de fotografía documental. Ya hace un par de semanas que visité estas exposiciones, pero como últimamente he tenido muchas cosas de las que hablar… se me ha ido retrasando esta entrada.

En el enlace a continuación lo cuanto con más detalle, en mis páginas dedicadas a la fotografía y las artes visuales. Para quien no quiera saber tanto, dejo aquí algunas imágenes de las exposiciones.

Origen: Exposiciones en Caixaforum Zaragoza – Fotografía documental y “settecento” italiano – Fotografía y otras artes visuales

[Arte] La mujer en la Roma clásica en Caixaforum Zaragoza

Arte

Esto casi se puede decir que son noticias viejas, aunque la exposición de la que os hablo todavía estará en activo un tiempo en las salas de exposiciones de Caixaforum Zaragoza. Pero yo la visité a mediados de marzo. Incluso antes de las vacaciones en Umbría y Toscana. Se trata de la exposición “Mujeres de Roma – Seductoras, maternales, excesivas“, en la que, mediante esculturas, bajo relieves, pinturas, mosaicos y otras técnicas artísticas, hacemos un repaso al papel de la mujer en la antigua Roma. Ama de casa, amante, diosa, emperatriz, símbolo de gracia y símbolo de lo equívoco o incluso de lo peligroso o monstruoso.

Pero no me enrollaré mucho. Os dejo unas cuantas fotografías que tomé en la exposición, y si estáis por aquí, os vais a verla.

20160316-_1030919

20160316-_1030929

20160316-_1030935

20160316-_1030937

20160316-_1030938

20160316-_1030945

20160316-_1030948

20160316-_1030953

20160316-_1030955

20160316-_1030957

[Libro] Enterrado en vida

Literatura

Aunque estoy en estos momentos muy liado con el procesado de las fotografías de mi viaje a Canadá y con la elaboración del diario de viaje, no quiero dejar de lado los temas habituales de este Cuaderno de ruta, aunque sea en entradas breves. Y además tengo varios libros que comentar desde hace unas semanas. Así que voy a ver si voy sacando un poquito de tajo. Voy una curiosidad en forma de comedia de un autor británico de principios del siglo XX que era desconocido para mí.

Enterrado en vida
Arnold Bennett; traducido por Vicente Vera
Editorial Impedimenta, 2013
Edición electrónica

En esta entrada descansaremos de fotografías canadienses y nos trasladaremos a la antigua metrópoli de la América del Norte Británica. Londres, claro.

En esta entrada descansaremos de fotografías canadienses y nos trasladaremos a la antigua metrópoli de la América del Norte Británica. Londres, claro.

Priam Farll es un pintor egregio y reconocido mundialmente, y especialmente en su país, Inglaterra. Pero también tiene una timidez patológica. Un día, su criado Henry Leek, un caradura de tomo y lomo, muere. Y Farll, aterrado por tener que afrontar el hecho, se hace pasar por él. Resultado, es expulsado de su casa, Leek es enterrado como Farll en funeral de estado en Westminster, y conoce a una alegre viuda de Putney con la que acabará casándose. Pero semejante enredo no quedará ahí… especialmente el día que decida volver a coger los pinceles.

Estamos ante una simpática comedia inglesa de las que publica Impedimenta en sus cuidadas ediciones, que aunque no produce tanta hilaridad como se nos promete, la verdad es que nos hace pasar un rato agradable, nos mantiene con la sonrisa permanente en la boca y, de paso, arremete un poco, sin hacer demasiada sangre pero sin vacilar, contra la sociedad británica de la primera década del siglo XX y contra el mundo del arte en particular.

No es lo mejor que he leído en esta editorial, pero no está mal.

Al fin y al cabo, la capital británica es el escenario de las andanzas de Priam Farll y sus más o menos estrambóticos compañeros de andanzas.

Al fin y al cabo, la capital británica es el escenario de las andanzas de Priam Farll y sus más o menos estrambóticos compañeros de andanzas.

[Arte] Visitando el Museo Goya – Colección Ibercaja con Fotógraf@s en Zaragoza

Arte
Este artículo es una variante del que ha salido publicado recientemente en el blog de Fotógraf@s en Zaragoza. ¿En qué se diferenica? En el artículo del blog de FeZ mi responsabilidad estaba en el texto, pero las fotografías son aportación de todos los que hicimos la visita. Aquí, las fotografías, para bien o para mal, son todas mías. Espero que ambos os resulten interesantes.

El jueves 28 de mayo de 2015 Fotógraf@s en Zaragoza (Facebook, Flickr) dejó parcialmente a un lado la fotografía para enfocar su atención sobre algunas del resto de las bellas artes, fundamentalmente la pintura y la escultura. Sin dejarse las cámaras en casa, como veremos. Porque recibimos la invitación del Museo Goya – Colección Ibercaja para hacer una visita guiada, reservada a 25 participantes, a las instalaciones de este museo, uno de los más emblemáticos de la ciudad de Zaragoza.

Este museo fue inaugurado en 1979, como parte de la Obra Social de Ibercaja, y sus fondos procedían fundamentalmente del legado del profesor y coleccionista zaragozano José Camón Aznar, del qué tomó originalmente su nombre. Sin embargo, en febrero de 2015 se inauguró de nuevo con el nombre de Museo Goya – Colección Ibercaja, sobre las base de la institución anterior y los fondos mencionados, entre los cuales se encuentran algunas interesantes obras del pintor aragonés Francisco de Goya y Lucientes de quien toma su nombre actual.

El museo se encuentra ubicado en la Casa del Infanzón Jerónimo Cósida, en la calle Espoz y Mina 23, un palacio renacentista que destaca por su vistoso patio. Como se nos explicó en la bienvenida al museo, este patio era el lugar donde los dueños de los palacios echaban el resto, mostrando su riqueza y poder en la riqueza ornamentación de los mismos. Nos contaron que a estos patios en Aragón se les llamaba “lunas”. Y no sé qué experiencia tendréis los lectores de estas líneas que seáis aragoneses, pero de toda la vida en mi casa, al patio de luces de los edificios de viviendas se les seguía llamando la “luna”. Lo que yo desconocía es que fuese un modismo local o regional.

Vista del patio de la Casa del Infanzón

Vista del patio de la Casa del Infanzón Jerónimo Cósida.

En la página en internet del museo podréis encontrar toda la información pertinente para planificar de forma adecuada la visita al museo; horarios, precios, cómo llegar,… Incluso para quienes no podáis acercaros allí, de momento, podéis acceder a una visita virtual,… aunque no he conseguido pasar el patio… Quizá problemas con mi navegador.

Como bienvenida, nos proyectaron una película documental de alrededor de 10 minutos de duración, que nos situaba perfectamente en la figura de Goya y su tiempo, en sus principales acontecimientos vitales y en el devenir de su obra. Además, por los comentarios que intercambié con otros miembros del grupo, coincidíamos en la calidad del montaje, del grafismo y del guion del documental. Casi encuentro una lástima que hasta el momento no lo hayan incluido en su página web, o que no lo compartan con el público en general a través del canal del museo en Youtube, donde hay comentarios de algunas obras destacadas. Valga como sugerencia, la primera que me surge a vuela pluma tras la visita del museo.

Alguna de las vistas del documental de bienvenida...

Alguna de las vistas del documental de bienvenida…

... que realmente encontramos bastante bien hecho e informativo.

… que realmente encontramos bastante bien hecho e informativo.

Tras la bienvenida y el audiovisual, comenzamos la visita propiamente dicha a las colecciones permanentes del museo. Estas están dispuestas en tres pisos. En el primero, encontraremos fundamentalmente los antecedentes y precursores del pintor aragonés. Obras pictóricas y escultóricas del gótico, el renacimiento y el barroco, hasta llegar a la época neoclásica, época con la que se topa el pintor, aunque finalmente adquirirá un estilo más propio del romanticismo y precursor de la pintura moderna y contemporánea.

Explicaciones sobre "La Virgen entronizada" de Blasco de Grañén.

Explicaciones sobre “La Virgen entronizada” de Blasco de Grañén.

La segunda planta incorpora fundamentalmente la obra de Goya, así como de algunos de sus contemporáneos, fundamentalmente la de sus cuñados los hermanos Bayeu, Ramón, Manuel y especialmente Francisco. Además de las obras pictóricas que se exponen, creo que lo más destacado es poder contemplar las cuatro series de grabados de Goya íntegras, Los Caprichos, Los desastres de la guerra, La tauromaquia y Los disparates. A mi siempre me han parecido algunas de las obras más geniales del pintor, y como aficionado a la fotografía no puedo dejar de reconocer en el grabado un antecedente en el deseo del ser humano de facilitar la reproducibilidad de la obra de arte, garantizando la consideración de obra de arte a cada una de las copias obtenidas a partir del material original del autor.

Representación de la Inmaculada Concepción pintada por Francisco Bayeu.

Representación de la Inmaculada Concepción pintada por Francisco Bayeu.

Detalladas explicaciones de la técnica del grabado antes de visitar las series completas de los de Goya.

Detalladas explicaciones de la técnica del grabado antes de visitar las series completas de los de Goya.

Finalmente, la tercera planta incluye obras de artistas posteriores a Goya, con una orientación a aquellos que lo copiaron con más o menos éxito, y de forma más importante a aquellos en los que influyó de forma característica. Ya hemos mencionado su carácter de precursor de muchas corrientes del arte moderno y contemporáneo, podemos ver obras de escultores como Gargallo, Serrano o García Condo, y pintores como Beruete, Barbasán, Palencia o Fermín Aguayo, entre otros nombres ilustres.

Durante la visita, la guía, de cuyo nombre no me acuerdo, fue parándose y explicando una serie de obras seleccionadas del conjunto de las expuestas de la colección de forma permanente. Estas obras, para todos aquellos que todavía no conocéis el museo, son las que en la página en internet del museo vienen agrupadas bajo el epígrafe de 15 esenciales.

"El joven de la margarita" de Pablo Gargallo, supuestamente la esencia de ser aragonés.

“El joven de la margarita” de Pablo Gargallo, supuestamente la esencia de ser aragonés.

Una de las esculturas de Honorio García Condoy.

Una de las esculturas de Honorio García Condoy.

Finalmente, tras la visita guiada, la dirección del museo nos permitió permanecer en las dependencias del mismo con libertad para hacer fotografías, sin flash, como las que ilustran este artículo. A pesar que la norma general, por alguna indicación que pudimos ver a la entrada, es de prohibición para las mismas. Desde luego, agradecemos el detalle hacia nuestro grupo. Pero quiero aprovechar para lanzar la segunda sugerencia que se me ocurre mientras escribo. Cuando visité París por última vez, en diciembre de 2014, pude conocer la campaña Tous photographes! (¡Todos fotógrafos!) (enlace en francés). Esta es una iniciativa del gobierno francés, consecuencia de que en la actualidad la práctica fotográfica y fílmica es omnipresente en las vidas de los ciudadanos. Todo el mundo lleva una cámara en su teléfono móvil, que cada año que pasa es capaz de ofrecer una mejor calidad de imagen en todo tipo de situaciones. Reconociendo la dificultad, por no decir imposibilidad, de luchar con prohibiciones contra quienes toman fotografías del interior de los museos y los monumentos más destacados, publicaron una declaración de buenas prácticas, promotora de un comportamiento ético (PDF en francés) para todas las partes implicadas. Consta de cinco artículos que establecen la necesidad de respetar la propiedad intelectual de las obras expuestas, especialmente cuando se comparte en las redes sociales, evitar conductas que puedan producir daños en las obras, no molestar al resto de los visitantes mientras realizamos la fotografía, no molestar a los trabajadores de los museos y monumentos haciéndoles fotografías que probablemente no deseen, y solicitar autorizaciones específicas cuando se quiera usar un material especial o las imágenes tengan un fin comercial. Por supuesto, nada de flash, trípodes o paloselfis. Reconozco que es más fácil implantar campañas de este tipo cuando las obras artísticas están en propiedad de los poderes públicos. Pero a pesar de todo, considero que son iniciativas a copiar y a respetar, para una mejor difusión de la cultura.

La familiar silueta de Francisco de Goya en las paredes del museo.

La familiar silueta de Francisco de Goya en las paredes del museo.

Y finalizaré este artículo con mi tercera sugerencia, que no se me ha ocurrido sobre la marcha, sino que la he pensado hace tiempo. En las visitas que he realizado a muchos museos por el mundo, es frecuente que existan los abonos anuales, que por una cantidad superior a la entrada individual pero moderada, permitieran a la población local la entrada libre durante todo el año al museo. En estos momentos, con los cuatro euros de la entrada, buena parte de los habitantes de Zaragoza van a visitar el museo en un momento dado, y luego,… de forma excepcional o en las jornadas de puertas abiertas; día de los museos, fiestas locales señaladas, etcétera. Imaginemos que ponemos un bono anual por ocho euros. El equivalente a dos visitas. Pero que permite entrar cuantas veces quieras… ¿No saldríamos ganando todos? Los ciudadanos, que accederíamos más, el museo, que tendría una mayor vitalidad, y la cultura, que recibiría un cierto impulso. Ahi queda.

Y por supuesto, reiterar a la dirección y empleados del Museo Goya – Colección Ibercaja por su invitación y por la extrema amabilidad y paciencia de la que hicieron gala durante la visita.

Autorretrato con pequeña y coqueta escultura de un autor que, sinceramente, no recuerdo.

Autorretrato con pequeña y coqueta escultura de un autor que, sinceramente, no recuerdo.

[Exposición / arte] Obras del Prado y el mar de Sorolla en Caixaforum Zaragoza

Arte, Cultura

En las últimas semanas se han renovado las exposiciones de Caixaforum Zaragoza, y parece que el sábado pasado por la mañana era un momento adecuado para ir a visitarlas. Con un día frío y algo desapacible por el viento en la ciudad, meterse un rato a culturizarse un poco parecía una buena opción, con café incluido.

El viento era tal que estaba cerrado el acceso a la terraza del edificio. No pudimos disfrutar de sus vistas.

El viento era tal que estaba cerrado el acceso a la terraza del edificio. No pudimos disfrutar de sus vistas.

La primera exposición que visitamos fue la denominada “Los objetos hablan – Colecciones del Museo del Prado”. Una serie de pinturas procedentes del Museo del Prado, y que abarcan un período de tiempo entre el siglo XVI y el siglo XIX, nos muestran la importancia de los objetos a la hora de dotar de significado las obras de arte. Bien sea porque su presencia complementa la información que tenemos sobre la escena o la persona representada, bien porque tienen un valor de símbolos que nos transmiten una información añadida o trascendente, bien porque se trate de bodegones o escenarios que nos informan de una forma de vivir en un período determinado. Me pareció muy interesante y muy didáctica, con pequeñas explicaciones en cada obra que nos mostraban la importancia de los objetos representados en las mismas.

20150314-IMG_1897

Caixforum no es una entidad amigable para los fotógrafos, pero me permití con discreción tomar algunas instantáneas con el teléfono movil para reflejar el ambiente de la exposición.

20150314-IMG_1898

Las salas se fueron animando conforme avanzaba la mañana, aunque probablemente como consecuencia de la exposición que comentaré a continuación.

20150314-IMG_1899

Un selfi en un espejo que formaba parte de la exposición… esas cosas que le dan a uno cada vez que ve un espejo…

Probablemente, la exposición que estaba atrayendo más gente al centro. Se trata de “Sorolla – El color del mar”. Joaquín Sorolla es uno de los pintores más populares en España y que más gente atrae a las salas de exposiciones, y eso se nota cuando acudes a una exposición dedicada a su obra.

A mí siempre me atraen sus paisajes, porque son una fuente excelente de información sobre el manejo de la luz. Como aficionado a la fotografía, la pintura me parece una excelente fuente de análisis de las fuentes de luz. De su calidad, de su dirección, de su distribución… Muchas veces me resulta más fácil analizar la iluminación de una escena en un cuadro que una fotografía real. Por lo tanto, encuentro una utilidad pedagógica. Esta mañana de exposiciones fue provechosa en este sentido, porque en la exposición anterior contemplé varios bodegones en los que nos quedamos un rato desentrañando las relaciones entre la disposición de los objetos y la fuente de iluminación de los mismos.

En cuanto a la exposición en sí misma, hay que tener un cuenta que no hace mucho que visité en Madrid otra exposición dedicada al pintor. En aquella ocasión, el contenido era más rico y más variado, y el comisariado de la exposición me pareció más competente, mejor organizada y mejor explicada. No obstante, siempre merece la pena contemplar al natural la obra del pintor valenciano.

El blanco de los vestidos de las damas en las escenas playeras de Sorolla suele ser el punto de atracción principal del cuadro, y el que condiciona el recorrido de la mirada por el mismo.

El blanco de los vestidos de las damas en las escenas playeras de Sorolla suele ser el punto de atracción principal del cuadro, y el que condiciona el recorrido de la mirada por el mismo.

A parte de estas dos exposiciones de pintura, ambas de pago, 4 euros por ver las dos salvo que seas cliente de la entidad bancaria que patrocina el centro cultural, de acceso libre estaba la exposición “Una expo más”. Fotografía, diseño, dibujo, pintura, cómics, vídeos,… obras todas ellas con un compromiso social con su entorno y sus temas.

EPSON scanner image

En la exposición de acceso libre, lo mismo se pueden contemplar fotografías de gran formato a partir de película de formato medio…

EPSON scanner image

… que vídeos que nos cuentan cómo el artista comprometido socialmente llegó a la fotografía. En total, nos pasamos prácticamente dos hora y media en Caixaforum… cafés incluidos.

 

 

[Arte] Utagawa Hiroshige en el Museo de Zaragoza

Arte

De las exposiciones de arte que he visitado en los últimos tiempos, una de las que más me impresionó fue la que dedicaron en el Grand Palais de París a Hokusai, probablemente el dibujante, pintor y grabador más famoso en occidente del arte japonés anterior a la restauración Meiji. Recientemente, el Museo de Zaragoza, un museo con mucho más interés del que muchas veces se le concede, abrió una exposición temporal dedicada a un contemporáneo de Hokusai, Utagawa Hiroshige. Las obras proceden de la colección de arte oriental legada al museo por el coleccionista Federico Torralba Soriano, que fue profesor y catedrático de historia del arte en la Universidad de Zaragoza.

20150310-_2190573

Entrada al Museo de Zaragoza (antiguamente Museo Provincial) en una agradable de primavera, aunque oficialmente no haya llegado esta estación desde el punto de vista astronómico.

Esta exposición es infinitamente más modesta que la que pude ver en París, y tiene menos variedad, ya que se centra fundamentalmente en estampas de algunas de sus series más famosas como las Cincuenta y tres estaciones de Tokaido, las Cien famosas visas de Edo (nombre antiguo de Tokio), o las Treinta y seis vistas del monte Fuji (que no hay que confundir con la serie del mismo nombre de Hokusai, más famosa). Hay alguna otra cosa, y se exponen algunos otros objetos de la colección de arte oriental mencionada que ponen en contexto la obra de Hiroshige.

Os dejo a continuación con algunos ejemplos de las obras expuestas.

20150310-_2190587

El arte japonés tuvo una evolución muy diferente a la del arte occidental; sin embargo, sus paisajes, aparentemente sencillos, estampas a partir de grabado en madera, son de una delicadeza y con unas perspectivas exquisitas.

20150310-_2190577

Esta dinámica vista de un puente bajo la lluvia fue la que animó a Federico Torralba Soriano a comenzar esta interesante colección.

20150310-_2190579

Las escenas ciudadanas están llenas de detalles que nos permiten conocer con precisión como era la vida en Edo, la actual Tokio, a principios del siglo XIX, antes de la apertura del país al mundo.

20150310-_2190586

Viendo algunas de las estampas, entendemos que la historieta actual japonesa, conocida como manga, tiene sus orígenes en la tradición artística del país.

Realmente, es una exposición muy recomendable. No cansa, no es muy amplia, se puede dedicar un rato a verla con calma, con detalle. Uno se queda asombrado de la delicadeza, el detalle y la belleza de las obras. Un estilo muy distinto de lo que se podía ver en Europa en la misma época. Pero ni mejor ni peor, sólo distinto. A mí cada vez me gusta más.

A la salida de la exposición, aun se pudo aprovechar un rato de la luz del sol de tarde primaveral antes de volver a casa. Una tarde muy bien aprovechada.

A la salida de la exposición, aun se pudo aprovechar un rato de la luz del sol de tarde primaveral antes de volver a casa. Una tarde muy bien aprovechada.