[Recomendaciones fotográficas] Amantes, urinarios, fotógrafas (algunas españolas) y alguna cosa más

Arte, Fotografía

Hoy voy a recuperar un poco algunos marcadores que tenía seleccionados con vistas a una entrada de recomendaciones fotográficas, pero que por unas cosas u otras no había tenido oportunidad de ir sacando adelante todavía. Acompaño la entrada de fotografías de nuestra última visita al IAACC Pablo Serrano (Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos), con la exposición de pinturas de la aragonesa Lorena Domingo y una exposición dedicada al modisto Balenciaga.

Hace una semana comentábamos cómo el fotógrafo Saul Leiter, durante 20 años, fotografió en la intimidad de su estudio a amigas y amantes. Ahora traigo un punto de vista distinto. La fotógrafa sueca radicada en Zúrich Jenny Rova ha reunido un conjunto de autorretratos, ÄLSKLING, tomados a través de sus amantes durante un periodo de 25 años. La intimidad de la fotógrafa, desde el otro punto de vista. Lo hemos visto en FKMagazine. Algunos dirán que son retratos realizados por sus amantes y no autorretratos… mmmmm… consideremos siempre que la autoría de la foto es de quien la concibe, y que en ocasiones, quien pulsa el disparador, es instrumental.

Stephen Shore (Instagram) es uno de los fotógrafos más influyentes de la fotografía contemporánea, además de haber extendido su actividad a la reflexión como teórico de la fotografía, la enseñanza y la promoción del medio. En el canal de Youtube del SFMoMA (Museo de Arte Moderno de San Francisco), le dedicaron hace unas semanas un vídeo, en el que el propio Shore habla de su fotografía. Muy interesante.

Cartier-Bresson no es un reloj es uno de los mejores blogs de fotografía en castellano que se pueden seguir y leer, y recientemente dedicaron una interesantísima entrada a la influencia de la fotografía en la difusión del arte contemporáneo, e incluso en la evolución de las concepciones estéticas que lo rodean, y en general de toda la sociedad. Sus puntos de partida, La fuente de Marcel Duchamp fotografiado por Alfred Stieglitz y por Elsa von Freytag-Loringhoven, el Excusado de Edward Weston, y el modo de trabajar de Jackson Pollock fotografiado por Hans Namuth y por Martha Holmes. Más conocido el trabajo del primero, es hombre, más sutil el trabajo de la segunda, que merecería más reconocimiento, pero es mujer.

Hablando de mujeres. Este año es el 100º aniversario de la Bauhaus. Estuvimos en Berlín, Weimar y Dessau hace 10 años cuando el 90º aniversario. No me habría importado volver a las actividades que celebrar la actual efeméride, pero parece que no va a poder ser. Hay otros proyectos que se interponen y no hay tiempo o dinero para todos. En cualquier caso, en Creative Boom han dedicado un artículo a las chicas de la Bauhaus. A pesar de ser una institución progresista que, claro está, no sobrevivió a la llegada del nazismo, las mujeres no dejaron de estar discriminadas y en un segundo plano. Se les impidió el acceso a muchos de los estudios, reservados a hombres. Aunque también es cierto que se les abrieron puertas en la Bauhaus, que de otras formas siempre hubieran estado cerradas. Afortunadamente, se va documentando y conociendo el papel de muchas de ellas en aquellos convulsos años. Quedaros con algunos nombres; Marianne Brandt, Gertrud Arndt, Lucia Moholy,…

Sé que Cristina de Middel (Instagram) estaba en la lista de candidatos a la plena pertenencia a Magnum Photos. No sé si ya ha cambiado esta situación o si ya es miembro de pleno derecho, pero en las páginas de la agencia le han dedicado estos días atrás un artículo a su trabajo The Perfect Man, inspirado por la película de Charles Chaplin Modern Times y por la lectura de un artículo que decía que en una ciudad india se había reunido la mayor concentración de imitadores del cineasta y cómico británico. Y así, la de Middel nos presenta su peculiar visión de la industrialización en el subcontinente indio.

Por último, creo que es interesante la lectura en Clavoardiendo de la entrevista que le hacen a la fotógrafa Tanit Plana (Instagram), también uno de los nombres más interesantes del panorama fotográfico español en la actualidad.

[Cultura] Moda y revista musical en el Centro de Historias

Cultura

Con el final del verano se han renovado las exposiciones del Centro de Historias de Zaragoza. Este centro nació como “Centro de Historia”, “historia” en singular, y en un momento se convirtió en “historias” en plural. Nunca he entendido muy bien el cambio… la historia en singular me parece suficientemente importente, y además se puede descomponer en una serie de historias en plural. Lo contrario no siempre es cierto. Pero la oferta de estos momentos es fiel a los propósitos iniciales del centro. Dar un repaso histórico a fenómenos culturales o sociales con impacto en la ciudad. Y dos son los temas que se tratan en estos momentos; la evolución de la moda y el comercio de moda en la ciudad, y los 150 años de historia de la revista musical en España y en Zaragoza.

No son dos temas que a mí me atraigan mucho a priori, pero nos pasamos este domingo a visitarlos. Os lo cuento con fotos.

En la exposición relativa a la moda nos encontramos una primera parte en la que se hace un repaso a los distintos elementos o actores relacionados con la moda, femenina de forma prácticamente exclusiva, que va desde la evolución de los comercios, los escaparates, los muestrarios, las revistas de patrones, o el anecdotario diverso. Me hizo gracia especialmente el recorte del Heraldo de Aragón sobre “la guerra de los biquinis” en 1970, cuando las piscinas de la ciudad, casi ninguna pública, casi todas privadas y muchas veces con dependencia de instituciones donde la iglesia católica tenía mucho poder, se empeñaban en prohibir esta prenda de baño, mientras las zaragozanas exigían la libertad de llevarla. Tengo yo recuerdos de aquellas historia a pesar de mi corta edad, porque la piscina a la que mi familia estábamos abonados fue uno de “los frentes de batalla” de “aquella guerra”.

20160918-_1050665

En cualquier caso, el plato fuerte de la exposición es un bosque de vestidos que abarcan la moda del vestir cotidiano desde principios del siglo XX hasta nuestros días, vestidos procedentes de las colecciones de propietarios privados que las han prestado para la exposición.

20160918-_105066920160918-_1050672

La otra exposición notable está dedicada a la revista musical, de la que nos dicen tiene 150 de años de historia como género escénico y musical, con características específicas respecto a los espectáculos de “varietés” franceses, las operetas vienesas, el “music hall” británico o el musical norteamericano. Personalmente, a lo que fui consciente de la existencia del género, los tiempos habían avanzado mucho y siempre me ha parecido que tenía un tufillo a cutre, que algunos de los vídeos y fotografías que se muestran en la exposición no consiguen eliminar, pese a los esfuerzos de los comisarios de la misma.

Pero hay cosas curiosas,… como comprobar que el famoso “chotis” madrileño se escribía en alemán a mediados del siglo XIX, “schottisch”, y que era una danza de origen escocés, y que de ahí el nombre.

20160918-p1050704

También me hicieron gracia los cancioneros que se vendían en los años 40 y 50 con los éxitos del género, y de otros géneros, porque en casa, en el “baúl de los recuerdos” heredado de mi madre se pueden encontrar también algunos ejemplares.

20160918-p1050710

Otro elemento que provocó nuestra alegría, e incluso hilaridad, es ver el contrato de la taquillera María Paz Chen Fernández en el Teatro Chino. Teatro Chino de Manolita Chen, que era su madre, y que venía para las fiestas del Pilar todos los años instalándose en el recinto ferial con su espectáculo de revista portatil. Todo quedaba en casa, aunque la chica no debió heredar las dotes “artísticas” de la madre. Que creo que era madrileña, del Puente de Vallecas. El padre, el empresario, sí que era chino. Durante mi infancia siempre tuve curiosidad por saber qué sucedía en aquellas carpas que aparecía todos los meses de octubre en la ciudad. Pero cuando tuve la edad para entrar, esa curiosidad se había pasado, y las miraba como engendros de otra época.

20160918-p1050714

No voy a entrar a hora en otros detalles sobre lo que se nos cuenta en la exposición, que hace repaso a las “vedettes” del Plata o el Oasis, del Paralelo barcelonés, o de la que se considera como reina del asunto, Celia Gámez. Insisto,… tengo motivos para pensar que detrás de las plumas, la música y las coristas más o menos macizas, no había más que unos cuantos ejemplos más de la caspa cultural del país. Especialmente en tiempos oscuros del siglo XX.

20160918-p1050711

Aparte de estas dos exposiciones recientemente inauguradas, en el espacio tránsito hay una instalación “En las sombras de la Felicidad” de Jenni Kärnä-Escalante (instagram) que muestra de forma muy elegante con ilustraciones los contrastes de la vida de la infancia entre los países ricos y los pobres. Es lo que más me gustó de lo que pude ver el domingo. Están a punto de retirarla.

20160918-p1050700

[Fotografía/Cine documental] Bill Cunningham New York (2010)

Cine, Fotografía

Bill Cunningham New York (2010).

El otro día recibí mediante una comunicación privada una recomendación para ver una película documental sobre el fotógrafo Bill Cunningham. Este es un fotógrafo de moda norteamericano del que había oído hablar, pero no siendo este género de fotografía el que más me interesa, no tenía mucha idea de su obra ni de su modo de trabajar. En el mensaje, recibido un corresponsal del otro lado del charco, me decían que había cosas muy interesantes en el filme. Que estaba disponible de forma gratuita en internet, y que me gustaría. Lo cierto es que la dirección que me mandó, de un servicio de cine en streaming, sólo funciona si estás en los Estados Unidos. Pero a día de hoy, hay alternativas para soslayar la cortedad de miras del mundo de la cultura y el espectáculo, y he encontrado formas alternativas de ver el documental.

Ciertamente estamos ante un individuo peculiar. A sus 80 años (en el momento de realizar el documental, que se estrenó en la primavera de 2010, y por lo tanto se filmó el año anterior, supongo), este fotógrafo sale a la calle montado en bicicleta con una vieja Nikon FM2, con una focal fija que supongo un 50 mm, aunque tal vez un 35 mm (muchas de las imágenes que se publican de él están evidentemente reencuadradas), y se dedica a fotografiar a aquellas personas que caminan por las calles de Nueva York, y cuyo atuendo le llama la atención desde el punto de vista del estilismo y las tendencias en el vestir y arreglarse.

Turistas en Sol

Fotografiar a la gente que pasa por la calle, y no me refiero a tomar recuerdos turísticos en Sol en Madrid, es una actividad difícil, que puede llevar a conflictos con las personas fotografiadas (Panasonic Lumix GF1, M. Zuiko 45/1.8).

El minimalismo y sencillez de su equipo fotográfico, que a veces complementa con un flash unido por un cable para separarlo y dirigirlo con la mano izquierda de la forma que considera más conveniente hacia el individuo, da que pensar respecto a la sofisticación de otros fotógrafos de moda. Esto se contrasta en especial cuando, invitado a la semana de la moda parisina, lo vemos con su sencillo equipo sentado al borde de la pasarela en primera fila, retorciéndose desde su silla para tomar imágenes de las modelos, mientras el resto de fotógrafos se colocan al extremo de la pasarela con sus enormes teleobjetivos montados en grandes trípodes con los que todos ellos sacan exactamente las mismas fotografías de las modelos que lucen las nuevas creaciones.

Hay que distinguir su forma de trabajar, tomando al vuelo las imágenes de la gente que pasa por la calle, tanto si le sonríe como si pretenden ocultarse de él, de otros fotógrafos que últimamente han adquirido fama por sus imágenes de moda entre la gente de la calle. Por ejemplo, Scott Schuman, conocido por su blog The Sartorialist es obvio que una mayoría de imágenes pide a las personas que posen para él y selecciona cuidadosamente los fondos y la estética de la toma. Puede tomar alguna imagen al vuelo, pero no es el modo predominante.

Librería San Ginés

Las tomas en contexto en lugares públicos no suelen conllevar problemas, como esta en la librería del pasaje de San Ginés, también en Madrid. Otra cosa es cuando el fotógrafo enfoca directamente a una persona, y a sus quehaceres particulares (Panasonic Lumix GF1, M. Zuiko 45/1.8).

Pero hay más aspectos interesantes o curiosos del personaje. Viviendo en un apartamento en el que lo importante son sus archivos con negativos y fotografías, minimizando sus elementos de confort personal, vistiendo simplemente, con una chaquetilla azul de las que se compran en las tiendas de ropa para trabajo, comiendo en locales de comida barata, es sin embargo respetado o agasajado por muchas personalidades del mundo de la moda o del mundo editorial.

Es también un solitario. Hombre religioso, católico, que todos los domingo acude a misa, no se le conocen relaciones personales, y parece que tiene una dedicación absoluta a su trabajo. El afirma además que no fotografía personas, que no le interesan las personas, que le interesan los vestidos o los complementos. La belleza que hay en ellos. Las personas en un momento dado no son más que el soporte adecuado para resaltar la belleza de esos objetos. Yo creí percibir, puedo estar equivocado, un fondo de misantropía en esta actitud. No obstante, a lo largo de todo el documental aparece como un hombre afable y simpático, con una sonrisa que aparece con frecuencia en su boca cuando no está concentrado en su trabajo.

El documental cuenta con la participación de diversas personas del mundo de la moda y del mundo editorial, que aportan sus opiniones y sus experiencias. Asimismo, acompaña al fotógrafo en su trabajo cotidiano y muestra ejemplos de sus obras. Estas se pueden seguien en la sección On the Street de The New York Times, donde semanalmente el fotógrafo muestra su sección con sus propias imágenes. También hay una colección de vídeos al respecto.

Personalmente, me dejó un poco sorprendido. Los contrastes. Entre la austeridad del personaje, y la vanidad de vanidades intrínseca al mundo que se dedica a retratar y documentar. Indudablemente, su sencillez de medios también es una enseñanza para los fotógrafos que se cargan muchas veces con equipos excesivos y excesivamente sofisticados. Y sobre todo, pensar que la mayor parte de su archivo fotográfico, inmenso archivo, está sin publicar, y que constituye un conjunto de documentos de carácter social y antropológico de primer nivel de las calles de Nueva York. Un documental totalmente recomendable tanto si te atrae el mundo de la fotografía, como a mí, como si lo que te interesa es el mundo de la moda. Y quizá para el público en general que sea mínimamente curioso con lo que pasa en el mundo.

Recomendación musical:

El documental se acompaña de diversos momentos con acompañamiento musical. Pero yo me quedo con el I’ll be your mirror de The Velvet Underground & Nico que acompaña los créditos finales. Creo que esta canción y muchas del mismo disco y de aquella época dan la sensación de ser más modernas e interesante que mucho de lo que se escucha hoy como novedades. Claro que fue un álbum emblemático en la historia de la música pop. A mi me gusta la grave y personal voz de Nico.

Plaza Mayor

Mi opción general es más bien la de integrar la figura humana como referente en los paisajes urbanos que me puede interesar, aquí en la madrileña plaza Mayor. No tengo el descaro para llegar mucho más allá, habitualmente (Panasonic Lumix GF1, M. Zuiko 45/1.8).

Irving Penn (1917 – 2009)

Fotografía

Como sucede de vez en cuando, hoy traigo a estas páginas las noticia de la muerte de un destacado fotógrafo. Y consecuentemente, dedicaré algunas líneas a comentar su trabajo como tal. En esta ocasión se trata de Irving Penn, que falleció ayer día 7 de octubre a la edad de 92 años.

La primera sugerencia que se me ocurre es hacer una búsqueda en Google Imágenes para ver que sale. Y simplemente, con la primera página de resultados de nuestra búsqueda apreciaremos que su campo de acción fundamental fue la fotografía de moda, el retrato y el desnudo. Fundamentalmente en blanco y negro. También veremos que sale alguna naturaleza muerta, en esta ocasión en color.

Sus fotografías son muy cuidadas. En ocasiones, minimalistas. Pocos elementos, cuidadosamente ordenados. Con una composición muy pensada, muy meditada. Y un uso magistral de la luz para “pintar” con ella la futura imagen fotográfica. Podemos decir sin lugar a dudas que es un fotógrafo elegante.

Podemos encontrar más ejemplos de su fotografía en:

National Gallery of Art – USA

Art Pages – Irving Penn

The Online Photographer

En este último blog, la entrada que le dedican creo que es muy expresiva. Tras mostrar 10 u 11 de sus fotografías, muy diversas y con distintos estilos, se limitan a terminar con un lacónico

… I could go on, but I think you get the point.

En el idioma de Cervantes sería algo así como “podría seguir, pero creo que os hacéis una idea”. Un homenaje sencillo, ya que es de los autores de los que podemos decir sin lugar a dudas que sus imágenes hablan por sí mismas. En resumen, un fotógrafo que creo que gustará a todo el mundo.

Por mi parte, sigo con mis instantáneas lisboetas.

Castelo de San Jorge y Puente 25 de abril

Vista desde el Mirador de Santa Clara, Lisboa (Portugal) - Panasonic Lumix LX3

Erwin Blumenfeld, innovación en el mundo de la fotografía de moda

Fotografía

No es el tipo de fotografía a cuya observación dedique más tiempo. La fotografía de moda la veo como un campo al que difícilmente me voy a acercar personalmente. Pero eso no quiere decir que no me guste… cuando me dice algo.

Hace unos días, el blog de la revista francesa Photo hablaba del fotógrafo de origen alemán Erwin Blumenfeld con motivo de una exposición suya en el Mois de la Photo en París. Las imágenes del fotógrafo, tanto en color como en blanco y negro, son muy personales y tienen bastante fuerza. Se le considera uno de los grandes innovadores de la fotografía de moda, publicando fundamentalmente en las revistas punteras de los años 30 y 40, Vogue y Harper’s Bazaar. Es mi opinión que la fotografía de moda hoy en día está muy vulgarizada en comparación con la fuerte búsqueda de la estética, con la investigación sobre las formas, la luz y los colores que se realizaba en tiempos del fotógrafo que nos ocupa. Hoy en día, las imágenes resultan más carnales; probablemente buscan un impacto mayor en los instintos de los potenciales compradores. En aquel momento, se intentaba transmitir un sentido de elegancia al mismo tiempo que de vanguardia que llevó a hallazgos visuales notables.

Además del enlace anterior a Photo, he encontrado algún otro enlace para valorar las imágenes del artista:

La imagen de hoy también procede de mis paseos otoñales por los parques de la ciudad.

Hojas y esfera

Hojas y esfera, Parque Grande, Zaragoza - Canon EOS 40D; Cosina MC 100/3,5 Macro