[Arte/fotografía] Entre la pintura de Renoir y las fotografías de tres grandes en Madrid – Fotografía y otras artes visuales

Arte, Fotografía

Son las diez y media de la mañana aproximadamente del viernes 4 de noviembre de 2016 cuando desembarcamos del AVE que nos deja en la estación de Madrid-Puerta de Atocha. Llego a la capital del reino acompañado de una amiga con la intención de visitar la exposición de Pierre-Auguste Renoir en el Museo Thyssen-Bornemisza y las de tres grandes fotógrafos, Bruce Davidson, Castro Prieto y Robert Capa, en distintas salas de exposiciones madrileñas. En el enlace a continuación os lo cuento. Para quienes no estén interesados, unas fotografías del día.

Origen: Entre la pintura de Renoir y las fotografías de tres grandes en Madrid – Fotografía y otras artes visuales

.

Guardar

[Libros de fotografía] Capa en color y desnudos en Exit

Fotografía

Dos novedades he añadido recientemente a la biblioteca de libros de fotografía. En realidad tres. Pero como la tercera también se puede considerar como literatura, lo comentaré cuando lo termine de leer.

Parque Grande

Como veréis, la entrada de hoy va en gran medida sobre fotografía en color, y por ello la acompaño con algunos coloridos paisajes del Parque Grande de Zaragoza.

El primero de ellos es el libro, es bastante más que un catálogo, que ha editado el International Centre of Photography (ICP) con motivo de la exposición que están exhibiendo en Nueva York en estas fechas de fotografías de Robert Capa. Pero frente a las más conocidas fotografías del húngaro universal que son en blanco y negro, las que motivan esta exposición y el libro son en color. Y consecuentemente el libro se titula Capa in Color. Aunque hay también reportajes relacionados con la actualidad, bélica en la mayor parte de las ocasiones, sus fotografías en color no se corresponden con sus momentos de mayor tensión y zozobra. Más bien se tratan de fotografías más tranquilas, de una visión más reflexiva y calmada de los lugares que visita. Incluso están relacionados con sus momentos de ocio y vacaciones, o de sus relaciones con el mundo de la moda y de la alta sociedad. El libro está excelentemente editado, y tiene abundancia de textos que debemos a Cynthia Young, conservadora del ICP. Supongo que tarde o temprano este libro puede que aparezca traducido al castellano. Pero a mí me apetecía tenerlo ya, y lo encargué en su versión original, que a mí igual me da. Me encanta. Y desde que me llegó lo hojeo todos los días aunque no sea más que 10 minutos.

Parque Grande

No son pocos los que opinan que frente a la sutileza o el carácter, que de todo había, de las películas de antaño, los modernos captores digitales son demasiado neutros y faltos de personalidad.

La segunda entrada en la biblioteca es en realidad una publicación periódica, el número 53 de Exit, dedicado al desnudo. Si el número 52, que comenté recientemente, llegó con mucho retraso a Cálamo, mi librería habitual, este se ha adelantado un poco. Si mis cálculos no fallan, la fecha habitualmente de salida de esta revista es en el último mes de cada trimestre. Pero en esta ocasión parece que se han adelantado para hacer coincidir su salida con ARCO, la feria de arte contemporáneo. En cualquier caso, bienvenido sea, porque es excelente. El tema del desnudo, en sus versiones más actuales, lo podemos encontrar tratado de formas muy diversas, demostrando este número que es un tema con infinitas aproximaciones. También merece mucho la pena.

Parque Grande

De acuerdo con ellos, vengo utilizando preajustes (“presets”) en Lightroom que imitan el aspecto de viejas o actuales películas fotográficas. No los uso tal cual, siempre ajusto después la imagen para dejarla más redonda según mi criterio. Quizá no queden tan “clínicamente” perfectas, pero es cierto que creo que adquieren algo más de carácter.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; realmente, un poco de todo, con alguna curiosidad

Fotografía

En esta mañana de domingo en la que la pereza me invade, me encuentro además con que por motivos que desconozco mi conexión doméstica a internet va como el culo. Así que me está costando revisar los marcadores sobre fotografía de la semana un dolor. Si a eso sumas que ayer estuvimos de quedada fotográfica con Fotógraf@s en Zaragoza (Flickr), y que hice un par de rollos de blanco y negro en formato medio que he estado revelando esta mañana, pues tengo una sensación de caos absoluta. Pero bueno, intentaré escribir mi entrada dominical sobre fotografía, y acompañarla con algunos paisaje de ayer. No de los carretes en blanco y negro, que aún me llevarán un rato secarlos, escanearlos y esas cosas, pero bueno, con alguna de las cámaras que os mostraba en la noche del viernes.

En los primeros tiempos de la fotografía, era un producto caro para las clases menos pudientes de la sociedad. Muy caro. Uno no tenía dinero para gastárselo alegremente en hacerse un retrato, de sí mismo o de la familia. Por ello se reservaba para momentos especiales. O para el último momento, cuando ya no era posible esperar más. Y ese momento era el de la muerte. Y una especialidad de retrato muy extendida era la de los familiares que se retrataban con el finado reciente, antes de proceder a su sepultura. Macabro. Pero una consecuencia de la sociedad que les tocó vivir. Steve Huff nos recuerda esta práctica de la fotografía “post mortem”, aunque a él le resulta más extraña.

Desde hace unas semanas se están viendo mucho por la red de redes las fotografías en color de Robert Capa. Como no todo el mundo publica las mismas muestras, indico un par de entradas más sobre el tema para quien esté interesado en la cuestión. A mí me gustan mucho estas estupendas imágenes, que supongo fueron tomas en las primeras versiones de la mítica Kodachrome. Y podemos verla en eltumblr de Photojojo,y en Lightbox de Time.

Saladas de Sástago-Bujaraloz

Saladas de Sastago / Bujaraloz. Uiggg… en esta olvidé ajustar la cámara a la focal gran angular y hay un colorcillo raro en la parte izquierda del fotograma. Menos mal que en blanco y negro funciona incluso mejor.

Estas fotografías de Capa justamente se alejan de muchas de sus más dramáticas fotografías en blanco y negro realizadas durante los distintos conflictos bélicos en los que estuvo presente hasta su muerte en Indochina. Pero desgraciadamente, no fue el único que consiguió fotos de las que son consideradas iconos del siglo XX en tiempos de conflicto. Y una de las series más notables fue la que tomó la fotógrafa Cathy LeRoy, una joven fotógrafa francesa de sólo 21 años en 1966 cuando se dirigió a Vietnam. Pero a pesar de los problemas que se encontró, consiguió fotografías notables, y las más célebres las de la batalla de la colina 881, como nos cuentan en Iconic Photos.

Últimamente oímos hablar mucho de “drones”, aparatos voladores no tripulados, que se han desarrollado fuertemente como material bélico, como tantos inventos humanos, pero que poco a poco encuentran su utilidad en la vida civil. Como la fotografía desde las alturas. Pero lo de fotografiar a vista de pájaro es una ambición de hace muchos tiempos. Y una forma de hacerlo era sujetando las cámaras fotográficas a cometas o globos aerostáticos cautivos. En The Picture Show de NPR nos muestran las panorámicas de George R. Lawrence tomadas a principios del siglo XX.

Saladas de Sástago-Bujaraloz

Saladas de Sastago / Bujaraloz. Salinas.

En algún lugar del mundo anglosajón han decidido que la palabra inglesa del año 2013 es “selfie”, un acortamiento familiar de “selfportrait”, autorretrato. Los teléfonos móviles y los múltiples servicios para compartir fotografías en internet han hecho que la práctica de autorretratarse esté hasta en la sopa. Pero realmente no es algo nuevo. Y si no contemplemos la colección de autorretratos de conocidos fotógrafos con sus instrumentos de trabajo que nos ofrece Riya Bella Vintage. Si tengo que elegir me encanta el de Ilse Bing, el de Ed van der Elsken o el de una jovencísima Sally Mann. Pero todos superan ampliamente, el promedio de lo que se ve por ahí en la actualidad.

Estamos en una época entre la convergencia entre la imagen fija y la imagen móvil, entre la fotografía tradicional y el vídeo o el cine, empieza a ser muy acusada. Con cámaras fotográficas capaces de filmar vídeo con una estética muy cinematográfica y con gran calidad, los artistas que confluyen a puntos a caballo entre los dos artes son diversos. En The Phoblographer nos proponen los vídeos realizados a altísima velocidad por Adam Magyar, desde trenes de las redes de metro de distintas ciudades del mundo cuando entran en estaciones subterráneas de este popular medio de transporte público. Personas casi congeladas en un instante debido a pasar a la tradicional velocidad de 24 o 30 imágenes por segundo secuencias filmadas a más de 1000 imágenes por segundo. Nos comentan en el vídeo dedicado a la estación de Alexanderplatz de la línea U2 de Berlín, que las tres secuencias de 12 segundos recogidas están dispuestas para ser reproducidas a lo largo de 8 minutos.

Uno de los blogs dedicados a la fotografía que más me gusta es Proof de National Geographic, que nos acerca un poquito más al quehacer de los fotógrafos que trabajan para el famoso medio. En esta semana me parecieron muy interesantes las fotografías de Carolyn Drake de sus proyectos en Asia Central, desde Iraq hasta ChinaMongolia.

Saladas de Sástago-Bujaraloz

Saladas de Sastago / Bujaraloz. Salinas.

Desde L’Oeil de la Photographie nos llevan también a los más fríos paisajes de la tundra siberiana, lugares singularmente hostiles pero también capaces de mostrar paisajes de increíble belleza al mismo tiempo que muestran la capacidad del ser humano de adaptarse y colonizar los lugares más inhóspitos. Las fotografías son de Evgenia Arbugaeva.

La semana pasada hablaba someramente de las fotografías del fotógrafo chino MuGe (Huang Rong). En esta podemos ver más ejemplos de su obra gracias al artículo que nos traen también en L’Oeil de la Photographie. Especialmente de su serie Going Home. A mí me han parecido muy interesantes.

Saladas de Sástago-Bujaraloz

Saladas de Sastago / Bujaraloz. Ocaso.

Photoshop y los programas de retoque fotográfico se están convirtiendo en villanos habituales en el mundo de las noticias, de la moda, de la fotografía artística,… quizá más que por su uso, por el abuso que algunos ejercen. Pero he aquí que de vez en cuando vemos usos realmente simpáticos e interesante de estas herramientas. Como lo que nos muestran en Lens Culture de la obra de Chino Otsuka. Si antes hablábamos de la moda del autorretrato, qué pasa si usas tus autorretratos para insertarte en las fotografías de tu infancia, y consigues que el efecto sea natural, no forzado. Esto es lo que ha hecho Otsuka. Y realmente, la serie tiene un nosequé, entre encantador y melancólico.

He mencionado en varias ocasiones la importancia que va adquiriendo la fotografía realizada con el teléfono móvil, cámara omnipresente en estos momentos, y que está sustituyendo a los tradicionales aparatos sencillos domésticos que hasta ahora se usaban en todos los hogares. Pero hay quienes piensan que también pueden ser útiles fotográficos interesantes y de buen nivel. Y nada menos que el equipo de Bristish Journal of Photography, la más antigua revista de fotografía del mundo y realmente una publicación excelente, que ahora nos traen FLTR, en formato de revista electrónica de aparición semanal, donde se toman el tema realmente en serie. Espero que la gente la lea, y deje de publicar fotografías chorras y empiece a subir ejemplos como los que nos muestran en la nueva publicación.

Saladas de Sástago-Bujaraloz

Saladas de Sastago / Bujaraloz. Las saladas son humedales en la estepa monegrina. Estas que vemos en las fotografías se encuentran a caballo entre los términos municipales de Sástago y Bujaraloz. Es un lugar que tengo que volver a explorar cámara en ristre. Muy interesante.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; clásicos, modernos, contemporáneos,…

Fotografía

En las artes, es frecuente dividir los creadores según los periodos históricos que les tocó vivir, y de los que con frecuencia derivó su estilo creador, con afortunadas excepciones que impulsaron las artes. Son los adelantados. En fotografía, todo es más complejo. Porque en algo más de siglo y medio hay que comprimir muchas épocas históricas, y es difícil saber dónde poner limites a unas y otras. De todos modos, hoy agruparé mis recomendaciones según algunas de estas categorías. Aunque de forma no académica y excesivamente arbitraria. Advierto.

Norma

Noche, niebla, y una cámara de fotos eficaz y discreta, ¡qué más se puede querer!

Entre los clásicos,…

En Cada día un fotógrafo/Fotógrafos en la red nos hablan de la interesante Dora Kallmus (también conocida como Madame D’Ora), una fotógrafa nacida en 1881 y que atravesó muchas de las épocas que progresivamente marcaron el carácter propio de la fotografía como disciplina artística. Conviene seguir los enlaces al final de la página que nos la recomiendan.

Ya he comentado alguna vez la ironía de lo mucho que asocian el nombre de Robert Capa con el de Leica. Y es cierto que al principio de su carrera el fotógrafo de origen húngaro usó estas cámaras. Pero la mayor parte de la misma tiró más de la competidora alemana de aquella época, las Contax de Carl Zeiss. En Japan Camera Hunter nos hablan de las que usó en  Omaha Beach durante el desembarco de Normandía, y algunas otras de las cuestiones técnicas y emocionales que rodearon aquel acontecimiento.

Difícil es la disciplina del desnudo siendo como es una de las más difundidas, especialmente por la red de redes, vaya usted a saber por qué. Pero Rafael Roa nos trae una fotógrafa que podemos considerar una de las grandes en el desnudo femenino, con una cuidada estética, una no menos cuidada técnica y mucha elegancia. Se trata de Ruth Bernhard.

Cultura nocturna en la Seo

Si en la fotografía anterior aprovechaba los carteles pegados en las calles de la ciudad, aquí vemos los grupos de turistas o personas deseosas de cultura, que desafían la noche y el frío para conocer mejor la ciudad.

En tiempos más modernos, a caballo entre los clásicos y los contemporáneos,…

Es difícil no ser escéptico, incluso un poco cínico, en lo que se refiere a las relaciones de pareja si uno observa el mundo que le rodea. Pero existen fotógrafos, destacados algunos de ellos, que parecen dispuestos a romper este escepticismo y este cinismo con sus cámaras poniendo como objeto principal de sus miradas a sus parejas o cónyuges. En la revista Chicago nos hablan de Art Shay que durante 70 años tomó miles de fotografías de todo tipo de personas, muchas muy importantes, para todo tipo de publicaciones. Pero destacan entre ellas la impresionante colección de fotografías que a lo largo de 70 años de convivencia tomó de su esposa Florence. Fotografías que demuestran tres cosas: lo buen fotógrafo que fue desde muy joven, la vivacidad de Florence y que, evidentemente, la quería.

En algún caso he hablado de Bill Cunnigham, fotógrafo de moda que recorre las calles de Nueva York con una Nikon FM2 calzada con una 35 mm y película negativa color Fuji de 400 ISO. Más simple imposible. Dicen que a veces usa una réflex digital también de Nikon, pero de las más baratas. Para qué complicarse la vida. Pues bien, en su momento se dedicó a recrear el ambiente del viejo Manhattan en una curiosa serie de fotografías tomadas entre 1968 y 1976. Nos lo cuentan en Gizmodo.

De los años 70 nos llega también la fotógrafa Carole Jerrems, tal y como lo cuentan en American Suburb X (ASX)car, fotógrafa australiana que como nos dice se dedicó a documentar la contracultura australiana en aquella época. No la conocía, y me ha parecido interesante. Murió muy joven, con 30 años, en 1980. Nunca sabremos lo que podría haber llegado a dar de sí.

Un salto frente a la Lonja

Ciudad sorprendentemente animada a pesar de la humedad que te salpica en la cara, pero que no impide a las familias salir a dar sus paseos.

En tiempos contemporáneos, tenemos algunos porfolios interesantes que nos traen en L’Oeil de la Photographie,…

Los viajes y recorridos de Stéphane Goin por las carreteras y los paisajes de Estados Unidos. Como tema un clásico, pero el colorido y el estilo de Goin me han interesado.

También me parecen interesantes las fotografías y la visión de otro fotógrafo muy viajero, especialmente por el continente asiático. Se trata del joven británico Phillip Reed. Y por ello me ha interesado la entrevista y las fotos que nos muestran.

El crepúsculo y el paisaje urbano, dos motivos que cada vez me atraen más. Y me gusta cómo lo trabaja Lynn Saville para su serie Vacancy.

Por último, creo que merece la pena darse una vuelta por las entradas de los últimos días de Lenscratch dedicadas a la fotografía china. Y por qué no darse una vuelta por los artículos dedicados a los fotógrafos, muy diversos en temas y formas, Yijun (Pixy) Liao, que también actúa como editor que selecciona el resto de los artículos, MugeWenjie YangLi JieZhang JungangYou LiRen Hang. Me resultaría difícil seleccionar alguno por encima de los otros. Quizá el propio Pixy LiaoMuge.

Calle Mendez Núñez

Esta bien esto de comprobar que con aparentemente poco puedes recoger un poquito del tono de la ciudad en su oscuridad invernal.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; aparte de repasar algún clásico, hoy sobretodo va de paisajes, y alguna cosa más

Fotografía

No tenía hoy muchas recomendaciones de esta semana en mis marcadores. Por lo menos en términos relativos. Pero creo que tengo una selección bastante interesante. Mucho paisaje. Ya veréis. Y muy diverso. Por cierto, que las fotografías que acompañan hoy la entrada corresponden a un nuevo carrete tomado con la Canon Demi EE17. Las características técnicas de la cámara las podéis encontrar en mi serie de artículos más técnicos en Medium, donde contaré más adelante cómo he revelado este carrete. Es que con 76 exposiciones, se hacen eternos.

Instantáneas zaragozanas

Jardín botánico en el Parque Grande de Zaragoza.

En primer lugar, comentaré o recordaré algunos clásicos, que siempre viene bien.

En L’Oeil de la Photographie nos hacen un repaso de la fotografía de Edward Steichen. Indudablemente, el maestro de la fotografía de moda en los años 20. “Flappers” con gran estilo, y una estética muy modernista, muy “art déco”, alejándose progresivamente del pictorialismo que había marcado la pauta hasta ese momento en el arte fotográfico.

Definitivamente, está de moda recuperar el trabajo en color de fotógrafos conocidos especialmente por su trabajo en blanco y negro. En esta ocasión es el blog fotográfico de la CNN el que nos descubre las fotografías en color de Robert Capa, actuando como foto fija en los rodajes de película de principios de los años 50. Pues curioso de ver, oye.

Instantáneas zaragozanas

Cámaras, violines, máscaras africanas,… trastos diversos en la Plaza de San Francisco.

Entre los fotógrafos de actualidad, que buscan nuevas formas o tendencias, podríamos destacar los siguientes.

Rafael Roa nos trae a la holandesa Viviane Sassen, fotógrafa que está de gran actualidad y que imprime un estilo muy personal en sus trabajos, da lo mismo que se trate de moda, publicidad, reportaje o trabajos más personales. Como dice Roa, con una perspectiva muy conceptual, sus fotografías se salen de lo que uno esperaría encontrarse en cada momento. Me gustan sus trabajos en África, de la serie que sean.

En Cada día un fotógrafo/Fotógrafos en la red nos proponen el trabajo del multidisciplinar Dionisio González, que mezcla en sus imágenes fotografía, diseño y arquitectura. Especialmente en sus serie Venecia – Las horas claras que ya conocía, y en el que en paisajes urbanos panorámicos de la ciudad de los canales inserta reinterpretaciones o reinvenciones de algunos de sus edificios más característicos.

Y siempre me ha gustado mucho la abstracción a través del medio fotográfico. y por ello me ha interesado la serie Fragments de Patricia Voulgaris, que con un blanco y negro muy limpio, muy nítido, de contrastes bien definidos, utilizando elementos conceptuales, partes del cuerpo y objetos diversos, nos ofrece una obra muy gráfica, y para mí, muy atractiva. Lo he encontrado en Excerpt Magazine.

Instantáneas zaragozanas

Autorretrato en los porches del Paseo de la Independencia.

Ya he dicho que el paisaje tendría un lugar privilegiado en las recomendaciones de hoy.

Empezamos por los bellos y relajantes paisajes del japonés Shigeru Yoshida, planteados como contrapunto al caos y al disturbio que causó el gran desastre del seísmo de marzo de 2011, y las consecuencias posteriores relacionadas con la central nuclear de Fukushima. Bello blanco y negro, de gradaciones suaves, de exposiciones largas, y con la presencia constante de un mar que en aquel momento se convirtió en destructor, y que percibimos como una frontera. Nos lo mostraron en Lens Culture.

Se habla de una escuela de Helsinki, un conjunto de fotógrafos fineses que ofrecen una visión particular del mundo, con una estética que les es propia y diferencial. En este caso, Rafael Roa nos trae a las fotógrafas Ritva KovalainenSanni Seppo que nos trasladan a través de su serie El Bosque Dorado al interior de los bosques de diversos lugares de Finlandia y de Japón. Tanto en lo que es el bosque natural, como en los destinados a la producción maderera. Me gustan.

En Fototazo entrevistan, y nos muestran algunas fotografías, al colombiano Camilo Echevarría. Y esto nos permite trasladarnos a un conjunto de paisajes que mezclan la espectacularidad de la naturaleza con un cierto sentimiento de melancolía, a través de un color y unos ambientes cuidadosamente buscados.

Instantáneas zaragozanas

El reflejo de la Magdalena tras la limpieza del domingo por la mañana.

Finalmente, en el Twitter de FotoDNG he encontrado la iniciativa de un grupo de gentes que han lanzado un proyecto de financiación colectiva para producir un documental sobre Juanita Biarnés, una fotorreportera en la transición española, en un mundo de hombres, que por lo poco que he visto sería interesante recuperar. Si os interesa colaborar…

Instantáneas zaragozanas

Puente y pasarela sobre el Canal Imperial de Aragón en el Parque de la Paz.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; el aniversario de Robert Capa y más

Fotografía

Los domingos por la mañana noto cuándo la semana ha sido ajetreada, incluso dura. Cuando esto sucede, tengo muchos más artículos seleccionados como posibles candidatos a entrar en mis recomendaciones semanales. No he tenido tiempo durante la semana a ir viéndolos con detalle. Esta es una de esas semanas. Por lo tanto, corro el riesgo de dos cosas. De ser demasiado prolijo en mis recomendaciones, y de que haya poca coherencia interna en la entrada de este domingo. Veremos cómo sale al final.

Por otro lado, llevo un tiempo dándole vueltas a que no siempre estoy contengo con mi tradicional combinación de objetivos, angular en torno a los 24-28 mm, estándar entre los 40-50 mm y el tele corto de 85-200 mm. Por ejemplo, durante mi viaje a Nueva York he sentido en varias ocasiones que hay poco intervalo entre el 14 mm y el 20 mm de Panasonic, que en focales equivalente de lo que se da en llamar “formato completo” serían un 28 mm y un 40 mm. Pero sólo tengo una posibilidad de usar focales más abiertas. El Tokina AT-X Pro 12-24/4 que en su momento compré para las Canon EOS de captor APS-C, cuando se usa sobre la 5D Mk. II es utilizable en el intervalo de focales entre 19 y 24 mm. Por debajo de los 19 mm no cubre la totalidad del fotograma. Ayer, aprovechando el buen día y que aunque lentamente entra el otoño, estuve usándolo en una gama de focales entre los 19 mm y 21 mm. La pena es lo que se degrada la imagen en las esquinas. Incluso diafragmando. De hecho, casi la mejor forma pasarlo bien con el es utilizándolo a plena abertura, f/4, sobre objetos próximos, de modo que los bordes y las esquinas salgan desenfocados por la limitada profundidad de campo. Entonces da igual que en esas zonas pierda nitidez. Os dejaré algunas fotos en la entrada de hoy.

Parque Grande

A veces echo de menos el dinamismo que los grandes angulares potentes introducen en las imágenes, especialmente en las que incluyen elementos arquitectónicos. Escalinata del Batallador, Parque Grande de Zaragoza.

Pero vamos al grano con las recomendaciones de hoy, que han venido marcadas por los numerosos recordatorios al 100º aniversario del nacimiento de Robert Capa (Endre Ernö Friedmann, 1913 – 1954), un fotógrafo que nos dejó muchas fotografías que sea han convertidos en iconos del turbulento siglo XX, y que nos abandonó demasiado pronto por culpa de una mina en Indochina. Algunas referencias al aniversario en Photographs on the BrainRafael RoaMagnum Photos entre otros muchos sitios. Mi homenaje particular ha venido releyendo algunos pasajes del libro que escribió sobre sus memorias de la Segunda Guerra MundialLigeramente desenfocado editado en español por La Fabrica. Una lectura realmente muy interesante y amena.

Quedándonos entre los fotógrafos de otra época, y en concreto otro húngaro que acabó viviendo en París hasta el final de sus días, uno que siempre me ha resultado muy interesante es Brassaï (Gyula Halász). En American Suburb X (ASX) nos lo han recordado a propósito de un libro sobre su obra que se publicó hace ya sus buenos quince años. Pero cualquier excusa es buena para recordar a este interesante fotógrafo.

Josef Koudelka, aunque más moderno, podemos considerarlo uno más de los fotógrafos de la Europa oriental que ha encontrado su sitio entre los clásicos. En este caso un clásico todavía vivito y coleando. En Eric Kim Street Photography nos hablan de 10 lecciones que podemos extraer de la obra del fotógrafo checo.

Parque Grande

Pero los grandes angulares para cámaras réflex suelen tener distancias de enfoque mínimas muy favorables para acercarnos a los objetos, para trabajar el micropaisaje. Nos podemos centrar en un sujeto, al mismo tiempo que ofrecemos amplia información del contexto. Parque Grande, Zaragoza.

Robert Capa es recordado principalmente por ser uno de los primeros grandes reporteros gráficos de guerra. Y con los campos de batalla tienen que ver las dos siguientes recomendaciones.

En Feature Shoot nos muestran la contribución del fotógrafo Brett Van Ort, que nos muestra por pares de fotografías. Por un lado idílicos, a veces casi feéricos paisajes de los campo de Bosnia. Lugares que parece increíble que fueran escenario de las horribles matanzas de las guerras que atenazaron el país durante una década. Pero a su lado aparecen frías imágenes de minas antipersona y prótesis que nos recuerdan que todavía hoy, estos idílicos lugares son una amenaza para las personas, por los miles de artefactos asesinos de los que están sembrados aun hoy.

Curiosa es la serie del fotógrafo bilbaino Mikel BastidaWar Theatre, que ha recorrido los campos de batalla de Europa recreando con una calidad cinematográfica las escenas que pudieron darse en esos escenarios en un momento dado. Imágenes que combinan la belleza del paisaje, con la realidad/irrealidad de los seres humanos que las habitan y el recuerdo de los hechos que sucedieron. Son fotografía que buscan más que el realismo, la reproducción de los arquetipos instalados en el imaginario colectivo. Nos lo han contado en 30 y 3.

Parque Grande

Ante la escasa definición del Tokina en las esquinas, incluso diafragmando a f/8 o f/11, opto por aproximarme a los objetos, y abrir a f/4 para obtener fondos desenfocados. Entre las bondades del objetivos, que funciona muy bien en el centro, está su buena resistencia a la pérdida de contraste cuando la luz incide casi frontalmente sobre el mismo. Jardín Botánico, Parque Grande de Zaragoza.

Este mes, la puntual aparición del número correspondiente de Fraction Magazine en el primer día del mismo me pilló de vacaciones. Y olvidé echarle un vistazo. El caso es que me ha parecido un número bastante interesante, en el que he seleccionado tres porfolios.

Enchanted Awe de Sarah Moore, en el que junto con la autora recorremos los amplios, y a veces desolados paisajes de Nuevo Méjico, estado norteamericano en el que vive.

We Make the Path by Walking de Paul Gaffney, fotógrafo irlandés que ha caminado 3500 kilómetros explorando la idea de soledad contemplativa durante el viaje. Básicamente paisaje, paisaje transformado por el ser humano, y que a pesar de todo transmite mucho la idea de soledad y de camino ante la persona.

There is no Sun without Shadow de Alex Catt, está muy en la línea de los dos anteriores. Nuevamente se vinculan los paisajes de un viaje solitario, con la necesidad de reflexionar y de interiorizar acontecimientos, en este caso la muerte del padre.

Parque Grande

Y siempre he estado bastante satisfecho con el rendimiento del color, como se puede ver en la única rosa que encontré en la Rosaleda del Parque Grande de Zaragoza. Sorprendente que con el buen tiempo que hace no haya más. No debe haber mucho dinero en las arcas municipales para las actividades de jardinería.

Interesante el trabajo de Nick Brandt tal y como nos lo presentan en Feature Shoot. El fotógrafo es conocido por sus imágenes, maravillosas en blanco y negro, sobre la fauna salvaje africana. Pero en esta ocasión se centran en los animales muertos en las orillas del Lago Natron, en el norte de Tanzania. Combinando las altas temperaturas con la elevada alcalinidad de sus aguas, estas son mortales para los animales. Que perecen en sus orillas y quedan calcificados. Las fotografías de Brandt examina la relación entre vida y muerte con imágenes muy potentes y técnicamente impecables.

Parque Grande

Otra toma más general, pero también con diafragma a f/4, lo que hace que haya un progresivo desenfoque hacia el fondo de la escena. Que siempre aparece reconocible, porque con grandes angulares nunca alcanzamos los extremos desenfocados que conseguimos con los teleobjetivos. Y menos a f/4. Como vemos en la verja del Jardín Botánico del Parque Grande de Zaragoza.

Finalizaré las recomendaciones de hoy, con tres autores que utilizan técnicas fotográficas muy diversas, y que espero sirvan para comprender hasta que punto es rico el medio de expresión basado en la luz.

En Lenscratch nos proponen las platinotipias de Beth Moon. En su serie Between Earth and Sky, paisajes y retratos de plantas, animales y personas vinculados al medio natural con el bello rendimiento que esta técnica fotográfica en blanco y negro ofrece. Muy bellas imágenes.

En Sales de plata, un sitio español dedicado a los medios fotoquímicos tradicionales, suelen dedicar la mayor parte de sus artículos a técnicas y fotógrafos que trabajan el blanco y negro. Pero esta semana nos han sorprendido con las potentes imágenes en color que nos proponía los años 70 el fotógrafo John Batho. Como nos dicen en la entrada que le dedican “… un concepto perfectamente actual casi cuarenta años más tarde.”

Finalmente, Rafael Roa nos habla de Robyn Stacy, fotógrafa australiana, y en concreto la serie Guest Relations, en las que se explora el concepto de cámara oscura en el interior de apartamentos de Sidney, en la que se generan imágenes también muy coloridas y con curiosas interrelaciones entre el exterior proyectado sobre las paredes y los objetos de los apartamentos, y las gentes que de forma expresa o implícita los habitan.

Bueno. Creo que al final me ha quedado una entrada amplia pero razonablemente coherente e interesante. Esto de que gracias al cambio de hora he dormido una más, me ha permitido estar más despejado y activo. Claro que lo pagaré en el cambio de hora de primavera, que supone una verdadera catástrofe para mi pobre organismo.

Parque Grande

Uno de los usos habituales de los grandes angulares acusados es el paisaje. Pero es curioso que yo siempre prefiero focales más cerradas para esta disciplina. Parque Grande, Zaragoza.

[Viajes] Hopper, Hanzlová y una maleta mejicana; un día en Madrid

Viajes

Ya ayer comenté que el sábado pasé el día en Madrid. Bueno el día, tampoco madrugué mucho. Que eran casi las doce cuando llegué a la capital. Un café, un poquito de charla y a lo que íbamos a visitar la exposición de Edward Hopper en el Museo Thyssen. Ya he mencionado en otras ocasiones que Hopper es uno de mis pintores favoritos. No soy un gran entendido en arte en general ni en pintura en particular. Mi interés por las disciplinas artísticas nació de mi interés por la fotografía. Y poco a poco, con lo años se ha ido extendiendo. Intento modestamente ir tapando lagunas en mi formacion al respecto. Pero hace muchos años que me quedé encantado con la obra de este pintor tan norteamericano. Y ver una recopilación de la obra de este artista de golpe está muy bien, pero que muy bien. Y especialmente, si eres aficionado a la fotografía. En alguna entrada anterior, que encontraréis siguiendo el enlace previo, ya he mencionado la influencia del pintor en la fotografía norteamericana del siglo XX. Y desde luego, viendo la exposición es algo que se mastica. Pero es que además, estudiando la composición, analizando la luz de los cuadros de Hopper, reflexionando sobre cómo eso se puede aplicar a la fotografía, uno aprende mucho de este último arte. Y no hablo precisamente de los estilos pictorialistas, o de simplemente imitar al pintor. No. La cosa es mucho más profunda. Un excelente experiencia que recomiendo sin duda.

フンダシオンティッセン

Español, inglés y japonés señalan la localización del Museo Thyssen.

Recreación del "Sol de la mañana"

Prohibidas las fotos en la exposición, salvo en el set que el director de fotografía Ed Lachman (muy prolifíco, pero con cosas muy interesantes en su obra) ha diseñado para recrear con nuestros móviles y cámaras el famoso cuadro de Hopper “Sol de la mañana”.

Como teníamos la entrada para la una menos cuarto de la tarde, después nos fuimos directamente a tomar un aperitivo y comer algo en la zona de Huertas, en la que siempre puedes encontrar alguna cosa y escenas interesantes, incluso en el mediodía de verano madrileño.

Cerevezas frescas y tapas

Cervezas frescas y tapas; como íbamos a comer pronto, fueron básicamente cervezas frescas.

El punto medio es el punto miedo

“El punto medio es el punto miedo”, literatura callejera en el barrio de las letras en torno a la calle Huertas de Madrid.

¿Que llame al cerrajero? ¿Qué cerrajero?

Ni la mitad de pegatinas con propaganda de cerrajeros en esta persiana echada en Huertas.

Jardín del Ángel

El Jardín del Ángel, que participa del mercado de las Ranas que los primeros sábados de cada mes se celebra en el barrio de las letras.

Nada más comer nos cogimos el metro y nos acercamos a esa mezcla de horrores que para mí constituye la combinación de los Nuevos Ministerios y AZCA. Quizá este último por separado no estaría mal, pero con los talabartes neoministeriales cerca queda,… no sé raro. En cualquier caso, nos apetecía visitar la exposición de la fotógrafa checa afincada en Alemania, Jitka Hanzlová. En la sala de exposiciones de la Fundación Mapfre en AZCA. Me habían hablado muy bien de ella. Fotografías procedentes probablemente de una cámara de formato 24×36, que de alguna forma recorren la biografía de la artista. Copias no excesivamente grandes. En formato vertical todas ellas, lo cual no deja de ser una apuesta compositiva y creativa arriesgada, trabajadas por ella misma. Con un estilo muy consistente desde las más antiguas de 1990 hasta las más actuales de series todavía en proceso, pero en absoluto repetitivas. No voy a decir que todo lo que esta extensa exposición retrospectiva me interesó, pero encontré algunas imágenes muy interesantes. Y me parece una excelente retratista.

Nuevos Ministerios

Una de las cosas que a veces me encanta y otras aborrezco de Madrid son sus continuas contradicciones e inconsecuencias. Si sales de la estación de Nuevos Ministerios, verás que hay un indicador en el subterráneo que te indica dos salidas. Una a los pares de Castellana y otra a los impares. Eliges los impares, porque es la que toca. Pues bien. Las dos dan al lado de los impares, pero nos hubiera ido mejor cogiendo la de los “pares”. Enervante. A veces, por lo menos.

Deformación

Deformación en la geometría de uno de los rascacielos de AZCA para colocar un mirador suspendido en el vacío.

Tras pasar brevemente por la sucursal de la Librería Central de Barcelona que tiene en la sala de exposiciones de la Fundación Mapfre en Recoletos, a por el catálogo de la exposición de Hanzlová y alguna cosa más, nos dirigimos al Círculo de Bellas Artes para visitar la exposición de La Maleta Mejicana. Hace tiempo que conozco la historia y las características de este hallazgo de hace unos años de los negativos perdidos de la Guerra Civil española de los fotógrafos Robert Capa, Gerda Taro y Chim. Tengo desde hace tiempo la publicación en forma de maletín sobre el tema, en versión inglesa. Con motivo de la exposición, está publicada ya en versión española. En esta ocasión, además del interés fotográfico está el interés de los documentos históricos que se presentan. Copias de época, copias modernas, hojas de contactos, revistas de la época, y un documental de la época norteamericano en el que desbarraban notablemente. Según sus análisis de lo que sucedía en la guerra española, la guerra relámpago de avance rápido de infantería con el apoyo combinado de los carros de combate. No hay más que mirar la extensión del máximo avance del ejército nazi y la larga duración de la guerra como consecuencia para entender que el término “inteligencia militar” sean considerado con cierta frecuencia como un oxímoron.

En cualquier caso, un feliz encuentro de una de mis acompañantes con un amigo nos permitió que nos invitaran a tomar una cerveza en la terraza del Círculo donde para subir habitualmente hay que pagar un impuesto revolucionario. Precios, un euro si quieres entrar a la cafetería de la institución, dos euros si quieres optar por visitar las exposiciones, tres euros si añades la visita a la terraza. En este caso nos ahorramos el último euro. Normalmente no hubieramos subido porque considero que sólo merece la pena subir cuando las condiciones de luz son óptimas en las horas próximas al crepúsculo.

Gloriosa Atenea

Nuestros saludos a la diosa Atenea sobre la terraza del Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Ya conté ayer la historia de la invasión futbolera como consecuencia de los éxitos de un club de fútbol local, así que no me repetiré. Solo diré que aún nos dio tiempo a pasarnos un momento por la librería de Caixaforum Madrid, que lleva la Librería Laie de Barcelona, aunque sin exito para el objetivo que llevábamos. Pero me dio ocasión de admirar el jardín vertical contiguo en su mejor hora cuando se encuentra en sombra por la tarde.

Con tiempo suficiente pero no de sobra, me dirigí a continuación a coger el tren. Que extrañamente no era un AVE, sino un Alvia, lo que prolongó la duración del viaje casi media hora más que en el de ida. Desconozco porque utilizan este tren para un trayecto que no implica cambios en el ancho de vía. Supongo que Renfe anda escasa de material. Parece que el otros días de la semana no hay servicios con este material. Pero bueno, salvo por la duración más larga, el viaje fue cómodo y sin problemas. Hasta la próxima.

Jardín Vertical

En el Jardín Vertical del Caixaforum de Madrid.

Jardín Vertical

En el Jardín Vertical del Caixaforum de Madrid.

Alvia en Delicias

Cerca de las nueve y media de la noche, el Alvia procedente de Madrid Puerta de Atocha con destino Barcelona Sants me dejaba de vuelta en Zaragoza Delicias.

[Fotografía] Exposición de fotógrafos húngaros en el patio de la Infanta (Ibercaja)

Fotografía

Si. Ya hace una semana que la visité en compañía de unos amigos. Pero el miércoles me volvía a pasar. Es que entre semana no hay ni dios. Y puedes contemplar las imágenes y moverte por la sala con más libertad, yendo hacia delante y atrás sin ir chocando con la gente.

El lugar, las salas de exposiciones del patio de la Infanta en la sede central de Ibercaja en Zaragoza. Estarán hasta el 31 de diciembre. De lunes a viernes abren de 18 a 21 horas. Los sábados, domingos y festivos abren también por la mañana de 11 a 14 horas.

Los fotógrafos húngaros: Robert Capa, Brassaï, André KertészLászló Moholy NagyMartin Munkácsi. Cada uno de ellos ya merece la pena por separado. Pero, ver la obra de todos ellos reunida, ¿aporta algo en especial? Creo que no. A pesar de que los patrocinadores húngaros nos quieren hacer ver la significación de ser húngaro en la obra de estos artistas, puro nacionalismo, lo cierto es que pertenecen a corrientes y estilos distintos, aunque obviamente, por fechas de nacimiento y de recorrido vital todos han recibido influencias comunes o se han influido mutuamente. No obstante, todo amante de la fotografía pasará un rato agradable en esta exposición. Y los curiosos tampoco saldrán defraudados.

Mis favoritos, según mi estado de ánimo o mis apetencias del momento, Capa, Brassaï o Moholy Nagy. Por descubrir, Munkácsi.

Os dejo con unas cuantas imágenes de mi viaje por Hungría del año pasado.

Bastión de los pescadores

Fotografía "húngara" desde el bastión de los pescadores en Budapest (Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8).

Mercado Central

Estos fotógrafos que tuvieron que emigrar o exiliarse, seguro que hubieran cogido a gusto en más de una ocasión alguna de estas botellas de Tokaj (Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8).

Szent István

Músicos callejeros y otros bohemos ante Szent István (Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8).

Basílica - interior

Conversaciones entre penumbras en el interior de la basílica de Esztergom (Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8).

Budapest Keleti

Muchos húngaros saldrían a principios de siglo hacia la emigración o el exilio desde la estación de Budapest Keleti (Panasonic Lumix LX3).

[Libro de fotografía] The Mexican Suitcase

Fotografía

Se ha dado en llamar The Mexican Suitcase, el ‘maletín mejicano’, a un conjunto de tres cajas de cartón que contenían 126 rollos de película fotográfica, impresionada y revelada, con imágenes tomadas por Robert Capa, Gerda Taro y David Seymour ‘Chim’, entre 1936 y 1937. Estos negativos fueron llevados en 1939 de París a Burdeos y, posteriormente, entregados al embajador de Méjico ante el gobierno de Vichy entre 1941 y 1942. Posteriormente, viajarían hasta Méjico D.F., donde quedarían entre las posesiones de este antiguo embajador hasta que salieron a la luz pública en 2007, cuando fueron entregados al International Center of Photography.

Era de esperar que no tardase mucho en aparecer alguna exposición y alguna publicación seria al respecto. Y aquí tenemos la primera. Una exposición que se ha celebrado en Nueva York entre el 24 de septiembre de 2010 y el 9 de enero de 2011. Supongo que en el futuro podrá haber más, y que la actual recorrerá el mundo. A ver si se pone a tiro. Os cuento mis impresiones de esta obra, que no he podido evitar comprar a través de Amazon UK, que sale más barato que encargarla a las librerías españolas.

The Mexican Suitcase: The Legendary Spanish Civil War
Negatives of Robert Capa, Gerda Taro, and David Seymour
Cynthia Young y David Balsells
Steidl; Nueva York, 2010
ISBN: 9783869301419

Portillo hacia el puerto

Estos fotógrafos visitaron el frente de Aragón, y en concreto la zona de Alcubierre; en la imagen, uno de los puestos de combate republicanos, que recientemente he leído que han sufrido daños en un incendio - Canon EOS 40D, Tokina AT-X Pro 12-24/4

Esta publicación consta de dos libros editados en tapa blanda y contenidos en un maletín de cartón con un asa de plástico, de aspecto rústico. Obviamente destinado a contener los libros, y como elemento publicitario, más que para conservarlos en su interior en la biblioteca personal de cada cual.

El primero de los dos volúmenes se subtitula The History, y como podréis suponer nos cuenta la historia. Pero no sólo la de los negativos recuperados, sino también de los acontecimientos históricos en los que se tomaron las imágenes, así como la peripecia de los tres fotógrafos. Incluye porfolios con imágenes significativas de los tres autores, seleccionadas entre los negativos del ‘maletín’. Con 160 páginas, es el que resultará más atractivo para el público general.

El segundo volumen se subtitula The Films, y con 431 páginas contiene la reproducción de todos los negativos del ‘maletín’ como planchas de contacto, unos 4.500, con introducciones en las que se explican las circunstancias en las que se impresionaron los distintos rollos de película, así como reproducciones de las publicaciones de la época en las que aparecieron algunas imágenes. Este volumen probablemente interesará más al estudioso que al público general. Aunque cualquier curioso del proceso de toma de imágenes se sentirá atraído. Yo estoy pensando en comprarme una buena lupa para curiosear con cuidado los muchos negativos.

Aunque quizá se hubiese agradecido una encuadernación más sólida y una reproducción en papel de más calidad, lo cierto es que el interés histórico de la publicación es justificación más que suficiente para tenerla. Por lo menos para mí, que me gusta tanto la fotografía como la historia. También debo suponer que una mejora en las calidades hubiera elevado notablemente el precio [88 USD (aprox. 65 EUR)  en Amazon US, 58 GBP (aprox. 68 EUR) en Amazon UK, 86 EUR en Kowasa (a día de hoy, no disponible)]. He de decir que no me han cobrado los gastos de transporte desde Amazon UK.

Música recomendada

En esta más que fría mañana me estoy dedicando un poco a los songbooks de Ella Fitzgerald. Cancioneros de los principales estándares de la música norteamericana, contienen buena música para dar y vender. Aunque un poco fuera del conjunto, y de hecho no se considera oficialmente dentro de la colección, recomendaré el que grabó dedicado a las canciones de Antonio Carlos Jobim, especialmente su tema Photograph (Fotografia),… por motivos obvios.

Miliciano

'La muerte de un miliciano' de Robert Capa, aquí reproducida en la estación del S-Bahn de Savignyplatz en Berlín, es uno de los iconos de la fotografía del siglo XX; se esperaba encontrar el rollo con el negativo original en el 'maletín', y así aclarar las circunstancias en las que fue tomada, pero no ha habido suerte - Panasonic Lumix LX3

Libro: Esperando a Robert Capa

Literatura

Este año he tenido muy presente las figuras de Robert Capa y Gerda Taro. O Andrei Friedmann y Gerta Pohorylle. Como prefiráis. Exiliado, fotógrafos, amantes, idealistas,… Allá por el mes de junio tuve la ocasión de leer, y disfrutar, del Ligeramente desenfocado del fotógrafo húngaro. En septiembre, disfruté también de la exposición de ambos fotógrafos en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Y me compre el catálogo de las fotografías de Taro. De Capa ya tenía hace tiempo algún libro.

Por todo ello, cuando hace unas semanas me enteré de la publicación de una novela se Susana Fortes sobre la relación de la pareja, y a pesar de que suelo esperar a que este tipo de relatos lleguen a su edición de bolsillo, me compré el libro y en las dos últimas semanas he procedido a su lectura.

Esperando a Robert Capa
Susana Fortes
Editorial Planeta, Barcelona 2009
ISBN: 9788408087250

El relato es una novelización de la vida de Gerda Taro desde que la encontramos en el tren que la lleva, exiliada, desde Alemania al París de los años 30 hasta su muerte en la Batalla de Brunete en 1937, centrándose especialmente en la relación que mantuvo con el fotógrafo de origen húngaro, también exilado, Robert Capa.

He de decir, que a pesar del interés que sentía a priori por los personajes, me ha costado terminar de leer la novela. Normalmente, una novela de esta extensión que me enganche la leo en menos de una semana, y esta me ha durado casi dos semanas. No es que esté mal escrita, ni nada de eso. No dudo de las cualidades lingüísticas de la autora. Pero no me ha convencido lo que me ha contado y cómo me lo ha contado. Tengo la sensación de que más que una historia, me ha descrito una serie de imágenes tópicas, basadas muchas veces en fotografías de la época, como postales. Aquí Taro y Capa se conocen/se emborrachan/discuten (táchese lo que no proceda) en tal o cual café/bar/lugar de París que sea. Ahora lo vemos relacionándose con este o aquel intelectual de la época, o en medio de uno u otro acontecimiento social o político del momento. Y así hasta el momento de la contienda civil española. Lo dicho, todo me ha resultado muy tópico. No me ha generado o transmitido las emociones que deberían haber estado ahí.

Las expectativas eran elevadas. Habiendo recibido algún que otro premio, y con reseñas favorables en determinados medios, esperaba más de la novela. Pero, yo soy así. El hecho de que las intenciones sean buenas, de la mayor o menor afinidad ideológica con los personajes o con la autora, para mí no bastan para decidir que un libro me gusta. Y este me ha dejado frío. Es más, por mi simpatía con los personajes, me parece una ocasión perdida.

Una pena. ¿Verdad?

Cementerio Père Lachaise

El cementerio Père-Lachaise de París, donde fue enterrada la fotógrafa alemana con honores de heroína republicana - Panasonic Lumix LX3

Visitando a Robert Capa y Gerda Taro en el MNAC de Barcelona

Arte, Fotografía

No sé si lo he comentado en estas páginas, pero esta semana estoy de vacaciones. No tenía planes especiales, aunque los he ido construyendo poco a poco. El caso es que ayer cogí el AVE, sin madrugar, y me fui a Barcelona con dos objetivos. Por la mañana, casi al mediodía en realidad, y hasta la ahora de comer, visitar el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), cuya sede es el ostentoso Palacio Nacional de la Exposición Universal en Montjuic. Después, visitar algunas tiendas y librerías, antes de volver a Zaragoza a una hora prudente. Y a Barcelona llegué en un día gris y ligeramente lluvioso.

Av Reina María Cristina

La lluvia cae lentamente sobre la Avenida de la Reina María Cristina - Panasonic Lumix LX3

Cúpula

Cúpula del Palacio Nacional, sede del MNAC - Panasonic Lumix LX3

No había visitado todavía el MNAC, pero lo que me llevó hasta allí fueron la doble exposición ¡Esto es la guerra! de fotografías de Robert Capa y Gerda Taro, dedicada a su compañera, tristemente fallecida durante la Guerra Civil Española. Como yo ya había visto en varias ocasiones las imágenes de Capa de quien tengo también algún libro, me interesaba especialmente la parte dedicada a Taro. Una fotógrafa quizá menos desarrollada, con un estilo estético menos definido, pero con una visión muy intensa, y condicionada ideológica sin duda, sobre determinados colectivos como la mujer, los refugiados, los niños. Los que realmente sufren las guerras. Me interesó.

Gerda Taro

Un gran cartel con la foto de unas milicianas haciendo la instrucción en Barcelona ilustra el principio de la exposición de Gerda Taro - Panasonic Lumix LX3

¡Esto es la guerra! Robert Capa

La exposición dedicada a Robert Capa atrae mucho más interés, incluso con visitas guiadas - Panasonic Lumix LX3

Después de ver las exposiciones temporales de fotografía, decidí que tenía un rato para visitar el conjunto del museo pero no para visitarlo entero. Me había informado de la importante colección de fotografías que posee, así que busqué esta sección y visité las que estaban a su alrededor en la primera planta. Es decir, parte de la exposición permanente dedicada al Barroco y la exposición permanente dedicada al Arte Moderno. Tengo buenísimas referencia de la exposición dedicada al Románico, pero eso queda para otra ocasión.

La sección de fotografía me decepcionó. Por su limitada extensión. Y porque estoy seguro que tienen más cosas interesantes. Parece que la fotografía sigue siendo considerada un arte menor. Pero bueno. Es lo que ahí. La exposición dedicada al Arte Moderno realmente me gustó bastante a pesar de que fue bastante deprisa.

Fotografía

Coqueta aunque limitada sección de fotografía en el MNAC - Panasonic Lumix LX3

Durmiente

La muerte de Cleopatra de Damià Campeny - Panasonic Lumix LX3

Torso

Torso de Eva, de Enric Clarasó - Panasonic Lumix LX3

Vidriera

Detalle del vitral Pozo Azul de Joaquim Mir - Panasonic Lumix LX3

Después comí allí mismo en el museo, en el restaurante Oleum, muy mono y muy pijo, aunque el carpaccio de pescado que pedí no me acabó de convencer. Después, me fui de tiendas y librerías como ya he comentado. Y compré libros en una librería de caracter general y en otra especializada en fotografía. Que están muy bien.

Restaurante Oleum

Grandes espejos sobre lso comensales del Restaurante Oleum - Pansonic Lumix LX3

Y si todo va bien, mañana me voy a pasar unos pocos días, hasta el domingo, a Lisboa. Plan improvisado. Pero vi el domingo un vuelo barato desde Madrid… Y como hace 11 años que no visito una de mis ciudades favoritas… Que no me llueva mucho.

Libro: Ligeramente desenfocado

Fotografía, Literatura

Cuando Robert Capa desembarcó con las tropas norteamericanas en Omaha Beach, una de las playas normandas donde se realizó el desembarco aliado en Francia, fotografió lo que pudo aquel infierno, hasta completar cuatro carretes; 144 imágenes. Estos carretes fueron inmediatamente mandados a revelar y a procesar, y un laborante de Life los sometió a una temperatura excesiva estropeando la emulsión. El fatídico resultado fue que sólo pudieron ser aprovechados 11 fotogramas, que no se veían con excesiva nitidez. En los pies de foto, Life puso que las fotografías estaban “slightly out of focus“, ligeramente desenfocadas, como consecuencia de la azarosa situación en la que se encontraba el fotógrafo, inmerso en una batalla durísima y sangrienta. Ese “slightly out of focus” es el título que eligió el propio Capa para el libro en el que relató su crónica personal de su intervención como reportero gráfico en la II Guerra Mundial.

Ligeramente desenfocado.
Madrid: La Fábrica Editorial, 2009.
ISBN: 978-84-92498-87-1

Robert Capa, judío exiliado húngaro, quiso ser en primera instancia periodista, redactor. Pero acabó tomando en sus manos una cámara fotográfica, donde encontró su auténtico destino. No obstante, quiso tomar la máquina de escribir en 1947 para ofrecernos en palabras lo que de alguna manera ya nos había ofrecido en imágenes. Su visión y su vivencia de ese gran fracaso de la humanidad que fue la II Guerra Mundial.

La crónica se lee fácil, el estilo es directo; no hay alardes literarios. Va a contar lo que quiere contar, y ya está. Pero lo que es realmente importante es el tono. La ironía es constante. Capa hace gala de un humor excelente, incluso cuando está narrando los momentos más duros, aquellos que comprometían su integridad física, moral o sentimental. Sí, también sentimental. Porque en paralelo a su historia como reportero gráfico discurre la relación que tuvo con Pinky, apodo que le puso a la pelirroja Elaine Justin (en el libro aparece como Elaine Parker). Pero no sólo hay amor, también hay mucha tristeza. Y un reflejo del miedo que se siente cuando tu vida está en peligro constantemente.

Aunque la acción no abarca más que el período en el que participó en la contienda mundial, en el escenario europeo, no se olvida de España, donde comenzó su carrera como reportero de guerra en 1936. Según nos cuenta, entró en París subido en un carro de combate bautizado con el nombre de Teruel, lugar que visitó durante nuestra contienda nacional, y tripulado por republicanos españoles que peleaban en la 2ª División Acorazada del General Leclerc. También nos cuenta como, una vez liberado el sur de Francia, bajó al sur del país, y acompañó a un grupo de antiguos milicianos republicanos a una incursión en el Valle de Arán. El final de este episodio es uno de los que destilan mayor tristeza en el libro. Realmente, estoy seguro que Capa pensaba que a los aliados se les olvidó liberar Madrid tras Roma y París. Es de los que piensan que la lucha contra el fascismo no empezó en el 39, sino el el 36 en España. Poco agradecidos se mostraron los aliados ante este hecho.

No me quiero alargar mucho más. Encuentro la lectura de este libro muy recomendable. Tanto por su estilo, como por su tono, como por las reflexiones se suscita. Además esta ilustrado con una abundancia de fotografías del autor, de los acontecimientos que narra. Mejor que mejor.

La imagen más icónica de las que tomó Capa fue la muerte de un miliciano español en Cerro Muriano, Córdoba. Uno se la encuentra hasta en el S-Bahn de Berlín.

Savignyplatz (Estación)

Miliciano español en la estación de Savignyplatz, Berlín (Alemania) - Fujifilm Finepix F10