[Viajes] Hopper, Hanzlová y una maleta mejicana; un día en Madrid

Viajes

Ya ayer comenté que el sábado pasé el día en Madrid. Bueno el día, tampoco madrugué mucho. Que eran casi las doce cuando llegué a la capital. Un café, un poquito de charla y a lo que íbamos a visitar la exposición de Edward Hopper en el Museo Thyssen. Ya he mencionado en otras ocasiones que Hopper es uno de mis pintores favoritos. No soy un gran entendido en arte en general ni en pintura en particular. Mi interés por las disciplinas artísticas nació de mi interés por la fotografía. Y poco a poco, con lo años se ha ido extendiendo. Intento modestamente ir tapando lagunas en mi formacion al respecto. Pero hace muchos años que me quedé encantado con la obra de este pintor tan norteamericano. Y ver una recopilación de la obra de este artista de golpe está muy bien, pero que muy bien. Y especialmente, si eres aficionado a la fotografía. En alguna entrada anterior, que encontraréis siguiendo el enlace previo, ya he mencionado la influencia del pintor en la fotografía norteamericana del siglo XX. Y desde luego, viendo la exposición es algo que se mastica. Pero es que además, estudiando la composición, analizando la luz de los cuadros de Hopper, reflexionando sobre cómo eso se puede aplicar a la fotografía, uno aprende mucho de este último arte. Y no hablo precisamente de los estilos pictorialistas, o de simplemente imitar al pintor. No. La cosa es mucho más profunda. Un excelente experiencia que recomiendo sin duda.

フンダシオンティッセン

Español, inglés y japonés señalan la localización del Museo Thyssen.

Recreación del "Sol de la mañana"

Prohibidas las fotos en la exposición, salvo en el set que el director de fotografía Ed Lachman (muy prolifíco, pero con cosas muy interesantes en su obra) ha diseñado para recrear con nuestros móviles y cámaras el famoso cuadro de Hopper “Sol de la mañana”.

Como teníamos la entrada para la una menos cuarto de la tarde, después nos fuimos directamente a tomar un aperitivo y comer algo en la zona de Huertas, en la que siempre puedes encontrar alguna cosa y escenas interesantes, incluso en el mediodía de verano madrileño.

Cerevezas frescas y tapas

Cervezas frescas y tapas; como íbamos a comer pronto, fueron básicamente cervezas frescas.

El punto medio es el punto miedo

“El punto medio es el punto miedo”, literatura callejera en el barrio de las letras en torno a la calle Huertas de Madrid.

¿Que llame al cerrajero? ¿Qué cerrajero?

Ni la mitad de pegatinas con propaganda de cerrajeros en esta persiana echada en Huertas.

Jardín del Ángel

El Jardín del Ángel, que participa del mercado de las Ranas que los primeros sábados de cada mes se celebra en el barrio de las letras.

Nada más comer nos cogimos el metro y nos acercamos a esa mezcla de horrores que para mí constituye la combinación de los Nuevos Ministerios y AZCA. Quizá este último por separado no estaría mal, pero con los talabartes neoministeriales cerca queda,… no sé raro. En cualquier caso, nos apetecía visitar la exposición de la fotógrafa checa afincada en Alemania, Jitka Hanzlová. En la sala de exposiciones de la Fundación Mapfre en AZCA. Me habían hablado muy bien de ella. Fotografías procedentes probablemente de una cámara de formato 24×36, que de alguna forma recorren la biografía de la artista. Copias no excesivamente grandes. En formato vertical todas ellas, lo cual no deja de ser una apuesta compositiva y creativa arriesgada, trabajadas por ella misma. Con un estilo muy consistente desde las más antiguas de 1990 hasta las más actuales de series todavía en proceso, pero en absoluto repetitivas. No voy a decir que todo lo que esta extensa exposición retrospectiva me interesó, pero encontré algunas imágenes muy interesantes. Y me parece una excelente retratista.

Nuevos Ministerios

Una de las cosas que a veces me encanta y otras aborrezco de Madrid son sus continuas contradicciones e inconsecuencias. Si sales de la estación de Nuevos Ministerios, verás que hay un indicador en el subterráneo que te indica dos salidas. Una a los pares de Castellana y otra a los impares. Eliges los impares, porque es la que toca. Pues bien. Las dos dan al lado de los impares, pero nos hubiera ido mejor cogiendo la de los “pares”. Enervante. A veces, por lo menos.

Deformación

Deformación en la geometría de uno de los rascacielos de AZCA para colocar un mirador suspendido en el vacío.

Tras pasar brevemente por la sucursal de la Librería Central de Barcelona que tiene en la sala de exposiciones de la Fundación Mapfre en Recoletos, a por el catálogo de la exposición de Hanzlová y alguna cosa más, nos dirigimos al Círculo de Bellas Artes para visitar la exposición de La Maleta Mejicana. Hace tiempo que conozco la historia y las características de este hallazgo de hace unos años de los negativos perdidos de la Guerra Civil española de los fotógrafos Robert Capa, Gerda Taro y Chim. Tengo desde hace tiempo la publicación en forma de maletín sobre el tema, en versión inglesa. Con motivo de la exposición, está publicada ya en versión española. En esta ocasión, además del interés fotográfico está el interés de los documentos históricos que se presentan. Copias de época, copias modernas, hojas de contactos, revistas de la época, y un documental de la época norteamericano en el que desbarraban notablemente. Según sus análisis de lo que sucedía en la guerra española, la guerra relámpago de avance rápido de infantería con el apoyo combinado de los carros de combate. No hay más que mirar la extensión del máximo avance del ejército nazi y la larga duración de la guerra como consecuencia para entender que el término “inteligencia militar” sean considerado con cierta frecuencia como un oxímoron.

En cualquier caso, un feliz encuentro de una de mis acompañantes con un amigo nos permitió que nos invitaran a tomar una cerveza en la terraza del Círculo donde para subir habitualmente hay que pagar un impuesto revolucionario. Precios, un euro si quieres entrar a la cafetería de la institución, dos euros si quieres optar por visitar las exposiciones, tres euros si añades la visita a la terraza. En este caso nos ahorramos el último euro. Normalmente no hubieramos subido porque considero que sólo merece la pena subir cuando las condiciones de luz son óptimas en las horas próximas al crepúsculo.

Gloriosa Atenea

Nuestros saludos a la diosa Atenea sobre la terraza del Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Ya conté ayer la historia de la invasión futbolera como consecuencia de los éxitos de un club de fútbol local, así que no me repetiré. Solo diré que aún nos dio tiempo a pasarnos un momento por la librería de Caixaforum Madrid, que lleva la Librería Laie de Barcelona, aunque sin exito para el objetivo que llevábamos. Pero me dio ocasión de admirar el jardín vertical contiguo en su mejor hora cuando se encuentra en sombra por la tarde.

Con tiempo suficiente pero no de sobra, me dirigí a continuación a coger el tren. Que extrañamente no era un AVE, sino un Alvia, lo que prolongó la duración del viaje casi media hora más que en el de ida. Desconozco porque utilizan este tren para un trayecto que no implica cambios en el ancho de vía. Supongo que Renfe anda escasa de material. Parece que el otros días de la semana no hay servicios con este material. Pero bueno, salvo por la duración más larga, el viaje fue cómodo y sin problemas. Hasta la próxima.

Jardín Vertical

En el Jardín Vertical del Caixaforum de Madrid.

Jardín Vertical

En el Jardín Vertical del Caixaforum de Madrid.

Alvia en Delicias

Cerca de las nueve y media de la noche, el Alvia procedente de Madrid Puerta de Atocha con destino Barcelona Sants me dejaba de vuelta en Zaragoza Delicias.

[Libro] Gerda Taro: La sombra de una fotógrafa

Fotografía, Literatura

Cuando leí hace algo más de una año una novela escrita y publicada en español sobre la relación entre Robert Capa y Gerda Taro, confesé que me había dejado relativamente insatisfecho. No me gustó mucho el tono de la novela, y tampoco encontré emoción en la novelización de la vida de estos dos fotógrafos. Sin embargo, el interés por la figura de la joven fotógrafa alemana muerta en la batalla de Brunete en 1937 ha visto un resurgir en los últimos tiempos. Al libro mencionado anteriormente, hay que añadir exposiciones en las que adquiere un protagonismo desusado hasta el momento, o la recuperación de sus fotogramas y el reconocimiento de la autoría de sus fotos que muchas veces quedaron escondidas a la sombra de la figura de Capa. Por eso, cuando hace unos meses vi esta biografía de la fotógrafa, decidí comprarla y ver si había algo nuevo que saber.

Gerda Taro: La sombra de una fotógrafa
François Maspero
La Fábrica; Madrid, 2010
ISBN: 9788492841387

El libro tiene tres bloques. En el primero, tras una ficticia conversación con la que podría haber sido la fotógrafa en el caso de haber sobrevivido a la guerra civil española, y haber llegado a una edad avanzada, se nos presenta en lineas generales a la persona.

En el segundo, se nos cuenta la corta pero intensa vida de esta mujer, que falleció cuando le faltaban unos días para cumplir los 27 años. Nacida como Gerta Pohorylle, conocemos que procedía de una familia judía razonablemente acomodada, que recibió una amplia y completa educación, y que desde muy joven se alineó con posiciones políticas de izquierdas y, por supuesto, con la oposición al régimen nacionalsocialista en Alemania. Exiliada en París, y habiendo entrado en contacto con medios intelectuales de izquierdas, empieza a trabajar para una agencia de fotografía como editora, y conoce al húngaro Endre Friedman. Cuenta como se creó la marca Capa y Taro, sobrenombres con los que pasarían a la historia, y como se involucraron en el conflicto civil español hasta su muerte.

En el tercer bloque hace un análisis de la figura de esta mujer desde distintos puntos de vista. Como mujer, libre y mucho más evolucionada socialmente que la mayoría de sus contemporáneas. Como figura política, en relación a sus posibles relaciones con los partidos comunistas u otros movimientos de izquierda radical. Como fotógrafa, hasta hace poco escasamente reconocida y que hoy en día, dado que apenas se dedicó a esta actividad un par de años y no pudo evolucionar, es más reconocida tanto por sus logros como por su potencial.

En el lado de los defectos, hay que decir que esta obra es quizá demasiado apologética y poco crítica con las acciones de la fotógrafa. Desde la simpatía que personalmente le tengo a esta figura histórica de la fotografía y de la evolución social, me resulta difícil creer en que nadie sea tan estupendo como lo pinta el autor.

Resumiendo, un librito que puede tener su interés, pero sólo para las personas que quieran conocer más de la historia de la fotografía y de sus protagonistas, o para quienes quiera ir conociendo a mujeres que en su momento pasaron desapercibidas, injustamente dada su actitud y su influencia en su entorno.

Monasterio de San Lorenzo

La fotógrafa falleció en un hospital de campaña en El Escorial, tras haber sido arrollada por una vehículo militar durante las operaciones de la batalla de Brunete - Pentax P30N, Sigma 28-70/3,5-4,5

[Libro de fotografía] The Mexican Suitcase

Fotografía

Se ha dado en llamar The Mexican Suitcase, el ‘maletín mejicano’, a un conjunto de tres cajas de cartón que contenían 126 rollos de película fotográfica, impresionada y revelada, con imágenes tomadas por Robert Capa, Gerda Taro y David Seymour ‘Chim’, entre 1936 y 1937. Estos negativos fueron llevados en 1939 de París a Burdeos y, posteriormente, entregados al embajador de Méjico ante el gobierno de Vichy entre 1941 y 1942. Posteriormente, viajarían hasta Méjico D.F., donde quedarían entre las posesiones de este antiguo embajador hasta que salieron a la luz pública en 2007, cuando fueron entregados al International Center of Photography.

Era de esperar que no tardase mucho en aparecer alguna exposición y alguna publicación seria al respecto. Y aquí tenemos la primera. Una exposición que se ha celebrado en Nueva York entre el 24 de septiembre de 2010 y el 9 de enero de 2011. Supongo que en el futuro podrá haber más, y que la actual recorrerá el mundo. A ver si se pone a tiro. Os cuento mis impresiones de esta obra, que no he podido evitar comprar a través de Amazon UK, que sale más barato que encargarla a las librerías españolas.

The Mexican Suitcase: The Legendary Spanish Civil War
Negatives of Robert Capa, Gerda Taro, and David Seymour
Cynthia Young y David Balsells
Steidl; Nueva York, 2010
ISBN: 9783869301419

Portillo hacia el puerto

Estos fotógrafos visitaron el frente de Aragón, y en concreto la zona de Alcubierre; en la imagen, uno de los puestos de combate republicanos, que recientemente he leído que han sufrido daños en un incendio - Canon EOS 40D, Tokina AT-X Pro 12-24/4

Esta publicación consta de dos libros editados en tapa blanda y contenidos en un maletín de cartón con un asa de plástico, de aspecto rústico. Obviamente destinado a contener los libros, y como elemento publicitario, más que para conservarlos en su interior en la biblioteca personal de cada cual.

El primero de los dos volúmenes se subtitula The History, y como podréis suponer nos cuenta la historia. Pero no sólo la de los negativos recuperados, sino también de los acontecimientos históricos en los que se tomaron las imágenes, así como la peripecia de los tres fotógrafos. Incluye porfolios con imágenes significativas de los tres autores, seleccionadas entre los negativos del ‘maletín’. Con 160 páginas, es el que resultará más atractivo para el público general.

El segundo volumen se subtitula The Films, y con 431 páginas contiene la reproducción de todos los negativos del ‘maletín’ como planchas de contacto, unos 4.500, con introducciones en las que se explican las circunstancias en las que se impresionaron los distintos rollos de película, así como reproducciones de las publicaciones de la época en las que aparecieron algunas imágenes. Este volumen probablemente interesará más al estudioso que al público general. Aunque cualquier curioso del proceso de toma de imágenes se sentirá atraído. Yo estoy pensando en comprarme una buena lupa para curiosear con cuidado los muchos negativos.

Aunque quizá se hubiese agradecido una encuadernación más sólida y una reproducción en papel de más calidad, lo cierto es que el interés histórico de la publicación es justificación más que suficiente para tenerla. Por lo menos para mí, que me gusta tanto la fotografía como la historia. También debo suponer que una mejora en las calidades hubiera elevado notablemente el precio [88 USD (aprox. 65 EUR)  en Amazon US, 58 GBP (aprox. 68 EUR) en Amazon UK, 86 EUR en Kowasa (a día de hoy, no disponible)]. He de decir que no me han cobrado los gastos de transporte desde Amazon UK.

Música recomendada

En esta más que fría mañana me estoy dedicando un poco a los songbooks de Ella Fitzgerald. Cancioneros de los principales estándares de la música norteamericana, contienen buena música para dar y vender. Aunque un poco fuera del conjunto, y de hecho no se considera oficialmente dentro de la colección, recomendaré el que grabó dedicado a las canciones de Antonio Carlos Jobim, especialmente su tema Photograph (Fotografia),… por motivos obvios.

Miliciano

'La muerte de un miliciano' de Robert Capa, aquí reproducida en la estación del S-Bahn de Savignyplatz en Berlín, es uno de los iconos de la fotografía del siglo XX; se esperaba encontrar el rollo con el negativo original en el 'maletín', y así aclarar las circunstancias en las que fue tomada, pero no ha habido suerte - Panasonic Lumix LX3

Fotógrafas, y compañeras de fotógrafos

Fotografía

Ayer aparecía publicado en Lens, el blog sobre fotografía, vídeo y periodismo visual de The New York Times, un pequeño reportaje con fotografías de Martine Franck. Franck fue una fotógrafa belga que ya durante los años 60 fue construyendo una carrera como fotógrafa independiente en Estados Unidos. En 1965 conoce a Henry Cartier-Bresson, con quien se casó en 1970. A partir de ese momento, aunque continúo su carrera como fotógrafa, da la impresión de que pasa a ser conocida más por su matrimonio que por su calidad profesional. Sin embargo, no hay más que echar un vistazo a su porfolio en las páginas de la agencia Magnum para ver que merece ser reconocida por sí misma.

Podemos encontrar otros casos, más o menos similares, de mujeres que con una visión propia y con una actividad propia como fotógrafas son más conocidas, creo yo, como “señoras de” que por su valía.

Pensemos por ejemplo en el caso de Gerda Taro, actualmente muy reivindicada afortunadamente. Compañera de fatigas y amante de Robert Capa, durante mucho tiempo ha sido conocida más por su relación con el fotógrafo húngaro que por su propio trabajo. Sin embargo, originalmente la denominación Robert Capa no era un mero seudónimo de Ernö Friedmann sino que era la imagen de marca del trabajo colectivo de ambos. De hecho, no estaban identificados al principio que negativos eran de uno y cuales de la otra.

En otro orden de cosas, el año pasado cuando visité la exposición de la Bauhaus en Berlín y los edificios relacionados con la misma en Dessau, supe de la existencia de Lucia Moholy, de soltera Lucia Schulz. Esta fotógrafa fue la esposa de László Moholy-Nagy, prestigioso profesor de la escuela durante su época en Dessau, pintor, fotógrafo y diseñador gráfico. Nuevamente, la fotógrafa queda en la sombra del fotógrafo y esposo, a pesar de la insteresante labor de documentación de una época y una institución que realizó, y de haber participado con su esposo en mucha labor de investigación y experimentación en la fotografía, y posteriormente haber realizado una importante labor docente.

Finalmente, señalaré el caso de June Newton, de soltera June Browne, y más conocida con el seudónimo de Alice Springs. Empezó su carrera como actriz, para luego tirar de cámara y hacer su propia carrera en este campo. Sin embargo, es fundamentalmente conocida por ser la esposa del fotógrafo berlinés Helmut Newton. Nuevamente, poca gente conoce su trabajo y si acaso es identificada por haber posado como modelo para su marido.

Seguramente hay más casos, pero en este momento me salen estos cuatro, con trabajos que he conocido más recientemente y que tengo frescos en la memoria. Pero que sirva para recordar que todavía hay muchas mujeres cuyo trabajo no es lo suficientemente reconocido, simplemente por haber tenido “la mala suerte” de convivir con un hombre destacado. Que quizá destacó porque era hombre; si hubiese sido mujer…

Parque Grande

Ejemplo de fotografía tomada por un ser humano masculino a quien le gustaría tener una fracción del saber de las cuatro fotógrafas mencionadas en el artículo; en el Parque Grande de Zaragoza - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Libro: Esperando a Robert Capa

Literatura

Este año he tenido muy presente las figuras de Robert Capa y Gerda Taro. O Andrei Friedmann y Gerta Pohorylle. Como prefiráis. Exiliado, fotógrafos, amantes, idealistas,… Allá por el mes de junio tuve la ocasión de leer, y disfrutar, del Ligeramente desenfocado del fotógrafo húngaro. En septiembre, disfruté también de la exposición de ambos fotógrafos en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Y me compre el catálogo de las fotografías de Taro. De Capa ya tenía hace tiempo algún libro.

Por todo ello, cuando hace unas semanas me enteré de la publicación de una novela se Susana Fortes sobre la relación de la pareja, y a pesar de que suelo esperar a que este tipo de relatos lleguen a su edición de bolsillo, me compré el libro y en las dos últimas semanas he procedido a su lectura.

Esperando a Robert Capa
Susana Fortes
Editorial Planeta, Barcelona 2009
ISBN: 9788408087250

El relato es una novelización de la vida de Gerda Taro desde que la encontramos en el tren que la lleva, exiliada, desde Alemania al París de los años 30 hasta su muerte en la Batalla de Brunete en 1937, centrándose especialmente en la relación que mantuvo con el fotógrafo de origen húngaro, también exilado, Robert Capa.

He de decir, que a pesar del interés que sentía a priori por los personajes, me ha costado terminar de leer la novela. Normalmente, una novela de esta extensión que me enganche la leo en menos de una semana, y esta me ha durado casi dos semanas. No es que esté mal escrita, ni nada de eso. No dudo de las cualidades lingüísticas de la autora. Pero no me ha convencido lo que me ha contado y cómo me lo ha contado. Tengo la sensación de que más que una historia, me ha descrito una serie de imágenes tópicas, basadas muchas veces en fotografías de la época, como postales. Aquí Taro y Capa se conocen/se emborrachan/discuten (táchese lo que no proceda) en tal o cual café/bar/lugar de París que sea. Ahora lo vemos relacionándose con este o aquel intelectual de la época, o en medio de uno u otro acontecimiento social o político del momento. Y así hasta el momento de la contienda civil española. Lo dicho, todo me ha resultado muy tópico. No me ha generado o transmitido las emociones que deberían haber estado ahí.

Las expectativas eran elevadas. Habiendo recibido algún que otro premio, y con reseñas favorables en determinados medios, esperaba más de la novela. Pero, yo soy así. El hecho de que las intenciones sean buenas, de la mayor o menor afinidad ideológica con los personajes o con la autora, para mí no bastan para decidir que un libro me gusta. Y este me ha dejado frío. Es más, por mi simpatía con los personajes, me parece una ocasión perdida.

Una pena. ¿Verdad?

Cementerio Père Lachaise

El cementerio Père-Lachaise de París, donde fue enterrada la fotógrafa alemana con honores de heroína republicana - Panasonic Lumix LX3

Visitando a Robert Capa y Gerda Taro en el MNAC de Barcelona

Arte, Fotografía

No sé si lo he comentado en estas páginas, pero esta semana estoy de vacaciones. No tenía planes especiales, aunque los he ido construyendo poco a poco. El caso es que ayer cogí el AVE, sin madrugar, y me fui a Barcelona con dos objetivos. Por la mañana, casi al mediodía en realidad, y hasta la ahora de comer, visitar el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), cuya sede es el ostentoso Palacio Nacional de la Exposición Universal en Montjuic. Después, visitar algunas tiendas y librerías, antes de volver a Zaragoza a una hora prudente. Y a Barcelona llegué en un día gris y ligeramente lluvioso.

Av Reina María Cristina

La lluvia cae lentamente sobre la Avenida de la Reina María Cristina - Panasonic Lumix LX3

Cúpula

Cúpula del Palacio Nacional, sede del MNAC - Panasonic Lumix LX3

No había visitado todavía el MNAC, pero lo que me llevó hasta allí fueron la doble exposición ¡Esto es la guerra! de fotografías de Robert Capa y Gerda Taro, dedicada a su compañera, tristemente fallecida durante la Guerra Civil Española. Como yo ya había visto en varias ocasiones las imágenes de Capa de quien tengo también algún libro, me interesaba especialmente la parte dedicada a Taro. Una fotógrafa quizá menos desarrollada, con un estilo estético menos definido, pero con una visión muy intensa, y condicionada ideológica sin duda, sobre determinados colectivos como la mujer, los refugiados, los niños. Los que realmente sufren las guerras. Me interesó.

Gerda Taro

Un gran cartel con la foto de unas milicianas haciendo la instrucción en Barcelona ilustra el principio de la exposición de Gerda Taro - Panasonic Lumix LX3

¡Esto es la guerra! Robert Capa

La exposición dedicada a Robert Capa atrae mucho más interés, incluso con visitas guiadas - Panasonic Lumix LX3

Después de ver las exposiciones temporales de fotografía, decidí que tenía un rato para visitar el conjunto del museo pero no para visitarlo entero. Me había informado de la importante colección de fotografías que posee, así que busqué esta sección y visité las que estaban a su alrededor en la primera planta. Es decir, parte de la exposición permanente dedicada al Barroco y la exposición permanente dedicada al Arte Moderno. Tengo buenísimas referencia de la exposición dedicada al Románico, pero eso queda para otra ocasión.

La sección de fotografía me decepcionó. Por su limitada extensión. Y porque estoy seguro que tienen más cosas interesantes. Parece que la fotografía sigue siendo considerada un arte menor. Pero bueno. Es lo que ahí. La exposición dedicada al Arte Moderno realmente me gustó bastante a pesar de que fue bastante deprisa.

Fotografía

Coqueta aunque limitada sección de fotografía en el MNAC - Panasonic Lumix LX3

Durmiente

La muerte de Cleopatra de Damià Campeny - Panasonic Lumix LX3

Torso

Torso de Eva, de Enric Clarasó - Panasonic Lumix LX3

Vidriera

Detalle del vitral Pozo Azul de Joaquim Mir - Panasonic Lumix LX3

Después comí allí mismo en el museo, en el restaurante Oleum, muy mono y muy pijo, aunque el carpaccio de pescado que pedí no me acabó de convencer. Después, me fui de tiendas y librerías como ya he comentado. Y compré libros en una librería de caracter general y en otra especializada en fotografía. Que están muy bien.

Restaurante Oleum

Grandes espejos sobre lso comensales del Restaurante Oleum - Pansonic Lumix LX3

Y si todo va bien, mañana me voy a pasar unos pocos días, hasta el domingo, a Lisboa. Plan improvisado. Pero vi el domingo un vuelo barato desde Madrid… Y como hace 11 años que no visito una de mis ciudades favoritas… Que no me llueva mucho.

En busca del negativo perdido y los amores de Ingrid Bergman

Cine, Fotografía

Varios de los blogs sobre fotografía que sigo habitualmente, como T.O.P. y Foto36, se hacían eco de una noticia aparecida en The NY Times recientemente sobre el descubrimiento en Méjico de varios miles de negativos de Robert Capa tomados durante su seguimiento de la Guerra Civil española. No sólo hay negativos de Capa. También encontramos negativos de Chim y de Gerda Taro.

Parece ser que los negativos fueron dejados en París cuando el fotógrafo abandonó Europa ante el avance alemán en 1940. Creyó hasta su muerte que se habían perdido. Pero parece ser que tras numerosas peripecias, consiguieron salvarse, y muchos años más tarde, reaparecer en buen estado, tal y como parece que han confirmado los técnicos de Eastman Kodak.

Por un lado, este descubrimiento es una excelente noticia para la conservación del patrimonio histórico de la fotografía y también, dándole la vuelta a la cosa, para la conservación del patrimonio fotográfico de la historia. Pero por otro, nos puede hacer reflexionar sobre otra cosa. Los viejos negativos fotográficos han mostrado en numerosas ocasiones su capacidad para resistir todo tipo de peripecias y durar en el tiempo. Pero… ¿los archivos digitales resistirán igualmente? ¿Estamos condenados a perder la mayor parte del patrimonio fotográfico que actualmente se está generando por la volatidad de los datos electrónicos? Interesante cuestión.

Un poco de cotilleo. Mientras releo algunas de las cuestiones relacionadas con Capa, veo que fue amante de Ingrid Bergman, quien quiso llevarle al altar, cosa que no consiguió porque el permaneció fiel a la memoria de su compañera Gerda Taro, que murió en Brunete durante la contienda civil española. Por un lado, qué envidia, y por otro, qué romántico. También leo que esta pareja, la Bergman y Capa, sirvieron de inspiración a Hitchcock para la pareja protagonista de Rear Window, interpretada por Grace Kelly y James Stewart. Cómo me gusta; todo se interrelaciona. Todo tiene que ver. Todo es un todo.En la foto de hoy, una vista de las playas del desembarco de Normandía, donde también estuvo Robert Capa.

En las playas del desembarco
(Pentax P30N; Sigma 28-70/3,5-4,5)