[Recomendación fotográfica] dos profesores y una gran fotógrafa

Fotografía

Hace sólo dos días que hice una entrada de recomendaciones fotográficas, pero lo cierto es que en esta ocasión era esto o volver a hablar de cine como ayer, aunque fuese cine visto en televisión. Así que voy a ir dosificando temas. Por cierto, que hoy todo tiene está en idioma castellano/español, por aquellos que se me quejan de recomendar demasiadas cosas procedentes del mundo anglófono. Tendré que hacer una recopilación de sitios en español/castellano, para todos aquellos interesados.

Estuve revisando hace poco fotografías realizadas en 2004 con una Canon Powershot G6. En aquellos momentos, me pareció la leche, aquella cámara. Hoy en día se le nota la juventud tecnológica. Pero creo que demuestra que la calidad de la foto está más vinculada al fotógrafo que a la tecnología.

A finales de octubre de 2015 hice un taller de fotografía con cámara de gran formato en Vilassar de Dalt, organizado por Revela-t. Un taller muy satisfactorio. De los dos profesores que tuvimos, uno de ellos fue Faustí Llucià. Y recientemente he encontrado en su canal de Youtube un vídeo, que más bien es un pase de diapositivas, de uno de sus trabajos Extraños en el paisaje, realizado en la playa de las Catedrales (en realidad playa de Aguas Santas, cosas de la promoción turística) de Lugo. Os lo dejo aquí puesto.

Esta playa está relativamente de moda en internet, con muchos de esos paisajes siempre un “pelín” sobreprocesados, muy saturados, de idílicos ocasos o amaneceres, que se parecen todos entre sí como una gota de agua a otra gota. Llucià, austero, con una cámara de medio formato, formato cuadrado, blanco y negro, recoge el impacto en el paisaje de la presencia del ser humano, de la invasión de turistas cuando un lugar se pone de moda. Sobrias, sencillas que no simples, bellas también.

Oscar Coronado es profesor. Universitario. Y tiene un blog de fotografía, Oscar en fotos, que es una auténtica referencia en habla española. Sus artículos suelen ser extensos e intensos en contenido. Y recientemente ha realizado uno, un trabajo impresionante de revisión y documentación, indicando 400 hitos en la historia de la fotografía desde muchos, muchos, muchos siglos antes de su invención hasta la época actual. Es “cuestionable” que en una historia de menos de dos siglos, dejando aparte los antecedentes previos relacionados con la cámara oscura y otros procesos físicos, haya 400 “hitos”, pero sin duda es un notable repaso o resumen de hechos notables en la historia del medio.

En estos últimos días he visto varios artículos reivindicando la figura de Martine Franck. Yo señalaré el artículo que le han dedicado en Cartier-Bresson no es un reloj. Otro blog necesario en idioma castellano. Esta fotógrafa belga, fallecida en 2012, que tiene sus relaciones con España ya que estudió historia del arte en Madrid, tuvo una suerte y una desgracia.

Tuvo la suerte de casarse con Henri Cartier-Bresson.

Tuvo la desgracia de casarse con Henri Cartier-Bresson. 

En lo que a mí me consta, el matrimonio fue afortunado, y permanecieron juntos hasta la muerte de Cartier-Bresson. Con él fundó la fundación que lleva el nombre del célebre fotógrafo y que presidió durante un tiempo. Fundación que también le dedica exposiciones periódicamente. El problema es que siendo una fotógrafa excelente, y hay abundantes testimonios del hecho, ved el artículo que he recomendado al principio de este comentario, permaneció en gran medida a la sombra del ilustre marido, por su fama y porque no olvidemos que estamos en un mundo muy patriarcal todavía. Así pues, sirva este recordatorio para reivindicar a la fotógrafa y no a la esposa.

Fotógrafas, y compañeras de fotógrafos

Fotografía

Ayer aparecía publicado en Lens, el blog sobre fotografía, vídeo y periodismo visual de The New York Times, un pequeño reportaje con fotografías de Martine Franck. Franck fue una fotógrafa belga que ya durante los años 60 fue construyendo una carrera como fotógrafa independiente en Estados Unidos. En 1965 conoce a Henry Cartier-Bresson, con quien se casó en 1970. A partir de ese momento, aunque continúo su carrera como fotógrafa, da la impresión de que pasa a ser conocida más por su matrimonio que por su calidad profesional. Sin embargo, no hay más que echar un vistazo a su porfolio en las páginas de la agencia Magnum para ver que merece ser reconocida por sí misma.

Podemos encontrar otros casos, más o menos similares, de mujeres que con una visión propia y con una actividad propia como fotógrafas son más conocidas, creo yo, como “señoras de” que por su valía.

Pensemos por ejemplo en el caso de Gerda Taro, actualmente muy reivindicada afortunadamente. Compañera de fatigas y amante de Robert Capa, durante mucho tiempo ha sido conocida más por su relación con el fotógrafo húngaro que por su propio trabajo. Sin embargo, originalmente la denominación Robert Capa no era un mero seudónimo de Ernö Friedmann sino que era la imagen de marca del trabajo colectivo de ambos. De hecho, no estaban identificados al principio que negativos eran de uno y cuales de la otra.

En otro orden de cosas, el año pasado cuando visité la exposición de la Bauhaus en Berlín y los edificios relacionados con la misma en Dessau, supe de la existencia de Lucia Moholy, de soltera Lucia Schulz. Esta fotógrafa fue la esposa de László Moholy-Nagy, prestigioso profesor de la escuela durante su época en Dessau, pintor, fotógrafo y diseñador gráfico. Nuevamente, la fotógrafa queda en la sombra del fotógrafo y esposo, a pesar de la insteresante labor de documentación de una época y una institución que realizó, y de haber participado con su esposo en mucha labor de investigación y experimentación en la fotografía, y posteriormente haber realizado una importante labor docente.

Finalmente, señalaré el caso de June Newton, de soltera June Browne, y más conocida con el seudónimo de Alice Springs. Empezó su carrera como actriz, para luego tirar de cámara y hacer su propia carrera en este campo. Sin embargo, es fundamentalmente conocida por ser la esposa del fotógrafo berlinés Helmut Newton. Nuevamente, poca gente conoce su trabajo y si acaso es identificada por haber posado como modelo para su marido.

Seguramente hay más casos, pero en este momento me salen estos cuatro, con trabajos que he conocido más recientemente y que tengo frescos en la memoria. Pero que sirva para recordar que todavía hay muchas mujeres cuyo trabajo no es lo suficientemente reconocido, simplemente por haber tenido “la mala suerte” de convivir con un hombre destacado. Que quizá destacó porque era hombre; si hubiese sido mujer…

Parque Grande

Ejemplo de fotografía tomada por un ser humano masculino a quien le gustaría tener una fracción del saber de las cuatro fotógrafas mencionadas en el artículo; en el Parque Grande de Zaragoza - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8