1 año, 12 meses, 12 fotos

Fotografía personal

Poco rato tengo para elaborar una despedida adecuada al año 2009. Lamentablemente, voy a pasar el fin y el comienzo de año a caballo entre casa y el hospital. Cosas que pasan. Pero quiero dejaros aquí doce fotografías, una por cada mes del año que ha pasado. No serán ni las mejores ni las más representativas. Son las que se me han ocurrido en este momento. Pero ya valdrán. Y que el 2010 colme de dichas a quienes me leen,… y a los que no también, pero como no se enteran de lo que estoy escribiendo.

Estación - el fotógrafo

Enero - Mes de nieves y viajes a Madrid, pero me quedo con este autorretrato pasando frío para fotografíar la hora azul en la estación de Villarreal de Huerva - Canon EOS 40D, Tokina AT-X 12-24/4

Vagalume - A cuadros

Febrero - Carnaval, es decir, disfraces y alegría en el Paseo de la Independencia de Zaragoza - Canon EOS 40D, EF 24-105/4L IS USM

Hoja

Marzo - Mes tranquilo, con paseos frecuentes por la ciudad, por ejemplo, por el Parque Grande - Pentax *ist DS, SMC-A 100/4 Macro

Palacio Schönbrunn

Abril - Vacaciones de Semana Santa en Viena, con vistas al Schloss Schönbrunn (por cierto, chicas, hace tiempo que no sé de vosotras) - Panasonic Lumix LX3

Dolmen y Tozal de Guara

Mayo - Inspirado por la exposición de Bernard Plossu en el CDAN de Huesca, me voy a fotografiar a Guara, al Dolmen de Ibirque - Panasonic Lumix LX3

Tarde de tormenta

Junio - Pocas fotos este mes, pero recuero esta tormentosa tarde de sábado, paseando a orillas del Ebro - Panasonic Lumix LX3

Ascendiendo al Breithorn

Julio - Vacaciones en Suiza, y filas de montañeros subiendo al Breithorn, en las cercanías de Zermatt - Pentax K10D, SMC-M 200/4

Haus am Horn

Agosto - Escapada a Berlín y a la Bauhaus, como por ejemplo a la Haus am Horn de Weimar - Panasonic Lumix LX3

La muerte de Cleopatra

Septiembre - Aunque viajé, a Lisboa, recuerdo especialmente la visita al Museo Nacional de Arte de Cataluña en Barcelona, y a una yaciente Cleopatra - Panasonic Lumix LX3

Pasarela del Voluntariado

Octubre - En vísperas del Pilar, se abre de nuevo al público el frente fluvial de la antigua Expo,... y está muy bien - Panasonic Lumix LX3

Arco iris... doble

Noviembre - Muchos paseos con la nueva GF1, pero recuerdo especialmente este amanecer con arco iris en Las Canteras, cerca de Almudévar (Huesca) - Panasonic Lumix LX3

Grande Arche de la Defense

Diciembre - Este año también me voy a París unos días, y visito uno de mis sitios favoritos, La Defense - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Actualizando chismes fotográficos

Fotografía personal

Ya comenté hace unas semanas que tenía un nuevo aparato fotográfico. Después de familiarizarme un poco, me sirvió perfectamente en mi estancia en París a principios de diciembre. La ligera Panasonic Lumix GF1, con su objetivo G 20/1,7 ASPH constituye un excelente aparato de viaje. Ofrece una calidad de imagen buena, un rendimiento con luz escasa más que razonable, en un tamaño que no se hace pesado cuando vas por el mundo. Si le sumas la posibilidad de utilizar viejos objetivos de montura Leica con el adaptador correspondiente, compensas la escasez de objetivos. Aunque bien mirado, la inmensa mayoría de las fotos las hago con el 20 mm y no hecho de menos otro vidrios. Creo que la idea la describe muy bien Ken Rockwell en un artículo suyo reciente titulado Simplicity (sencillez).

Así que,… pues ya está incluida en mi página de Chismes fotográficos, como no podía ser menos.

Y poco más que decir. Estos días de fiestas, aunque me toca ir a trabajar, me cansan un poco, y me agotan las ideas sobre las que hablar. Otro día…

Árboles

Árboles al viento el día de Navidad en los alrededores de Monzalbarba - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Libro: Nuevas greguerías

Fotografía, Literatura

En estos días de comilonas y regalos, voy a hablar de uno de estos últimos. Un regalo en forma de original libro, en el que se mezcla literatura y fotografía. Y que además se puede leer en una tarde. Pero también es un libro que puedes leer cada vez que quieras, o leer sólo una página,… o una sentencia que te guste recordar.

Nuevas greguerías
Ramón Gómez de la Serna; fotografías, Chema Madoz
Biblioteca BLOWUP Libros únicos, La Fábrica, Madrid, 2009
ISBN: 9788492841035

El libro es una colección de greguerías de Ramón Gómez de la Serna, nunca publicadas salvo algunas de ellas que aparecieron en diarios de Sudamérica en los años 50 y 60. Recopiladas por una hispanista norteamericana, Laurie-Anne Laget, forman parte del numeroso material no publicado de uno de los autores españoles de los que se ha oído hablar mucho pero de los que se ha leído poco. La greguería es un género que se ha cultivado poco, pero que conforme vas leyendo algunas de ellas te das cuenta de su potencial como instrumento que a veces resulta poético, otras veces filosófico, no pocas veces humorístico, pero sobretodo creo que puede considerarse un elemento de modernidad en la primera mitad del siglo XX en España, ya que sus claros elementos surrealistas lo situaría en una vanguardia pocas veces conocida en este país a lo largo de su historia. El juego entre los conceptos, a veces afines a veces contrarios, la reinvención de la metáfora como forma literaria, las asociaciones de ideas, son elementos creativos muy interesantes.

Pero es que además, en la cuidada edición que nos proporciona La Fábrica, las greguerías de Gómez de la Serna son acompañadas por una pequeña pero interesante selección de fotografías de Chema Madoz. Son quince imágenes que comparten con las greguerías su carácter  metafórico, en ocasiones con significados y significantes contradictorios, en otras surrealistas, y en muchas, simplemente bellos. Complementan muy bien los textos escogidos.

Para terminar, me permitiré reproducir aquí una de las greguerías con temática fotográfica:

Le quedaba en las gafas el recuerdo de las cosas vistas. Era un fotógrafo. – Ramón Gómez de la Serna.

Ventana

Vieja ventana en las calles de Monzalbarba, el día de Navidad - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7

Delpire&Cie, un editor expuesto en la Maison Européenne de la Photographie

Fotografía, Viajes

Reanudo en esta entrada mi narración sobre las exposiciones que visité en París a principio de mes. Y una visita obligada para un aficionado a la fotografía es la Maison Européenne de de la Photographie. Situada en la Rue de Fourcy, en el Marais parisino, siempre presenta exposiciones interesantes, además de poseer una pequeña pero también interesante tienda de libros y otros productos relacionados con la fotografía.

Maison Européenne de la Photographie

Entrada a la MEP en el 5-7 Rue Fourcy de París - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

En esta ocasión, la exposición no estaba dedicada a ningún fotógrafo en particular. Todas las salas de exposiciones estaban dedicadas al editor francés Robert Delpire, fundador de la editorial Delpire, una institución que siempre a cuidado con esmero la publicación de libros dedicados a la fotografía, a la ilustración y al arte en general.

Yo tengo desde hace años varios ejemplares de libros de su colección Photo Poche, una colección de libros de fotografía en pequeño formato y a precio asequible, pensados para acercar el arte de la fotografía a todos los públicos. La colección tiene ya más de 120 números, y evidentemente tiene presentes a la mayor parte de los fotógrafos más importantes.

Maison Européenne de la Photographie (Delpire & Cie)

Las estanterías de la exposición estaban repletas de ejemplares significativos de las mejores ediciones de Delpire, tanto de fotografía como de ilustración - Panasonic Lumix LX3

Pero su catálogo incluye numerosos fotógrafos importantes en ediciones de mayor calado, y entre ellos podemos encontrar a gente como Sarah Moon, Marc Riboud, Robert Frank, Henri Cartier-Bresson, William Klein, Josef Koudelka, por citar sólo algunos de los más conocidos.

En la exposición no sólo había ejemplares de las mejores ediciones de la editorial, sino que también se podían admirar copias de las obras fotográficas de muchos de los autores anteriormente mencionados. Una experiencia muy interesante, de la que me traje, además del recuerdo, varios libros de la colección Photo Poche o en formatos similares. Uno de ellos, muy interesante, el número 100 de la colección, dedicado a artistas que no son fotógrafos pero que realizaron fotografías que merecen ser conocidas.

Maison Européenne de la Photographie (Delpire & Cie)

Además de algún audiovisual, numerosas copias de los más prestigiosos fotógrafos de la editorial colgaban en las paredes de la MEP - Panasonic Lumix LX3

Avatar (2009)

Cine

Avatar (2009), 22 de diciembre de 2009.

Ayer, con tiempo, antes de que las vacaciones escolares hagan estragos palomiteros en las salas de cine, e impidan ver cualquier película con un mínimo de silencio y dignidad, nos fuimos a ver el último producto de James Cameron, ese director tan amado por muchos, pero que para otros no nos parece más que un tipo que consigue hacer películas razonablemente entretenidas gastando mucho, mucho dinero, que luego parece recuperar con creces. Hay que tener en cuenta que, a priori, muchos ya la habían calificado como una revolución en el cine… Eso es mucho decir… Vamos a ver que me ha parecido.

Consideraremos dos partes en mi comentario, la historia que nos cuentan y los aspectos técnicos/tecnológicos de la producción.

La historia no es nada original. Dejémoslo así de claro. Lo primero que se te ocurre es que estás viendo una película “de indios”. Sí, los del oeste. Luego, conforme vas siguiendo el filme lo que te parece es que es un refrito de elementos cogidos de diversas películas de mayor o menor prestigio. Veamos cuales:

  • En primer lugar, se me pasó por la cabeza Bailando con lobos. Es la inmediata una vez que te has hecho a la idea de que estás viendo una “de indios”. Alguna de mis acompañantes a la sesión le recordó a Pocahontas, pero esta película de animación no la he visto.
  • La estética de los “marines” que protegen los intereses industriales y comerciales de “los malos”, sus modos y sus formas, me recordó en gran medida a Starship Troopers, aunque también podría ser heredera de otro producto del propio director, Aliens, una película que nunca he llegado a ver hasta el final, aunque pagué mi entrada en su momento para verla. Aunque no me he arrepentido nunca de ello, por motivos que no vienen al caso.
  • Hemos tenido la posibilidad de ver a Sigourney Weaver haciendo un papel que recuerda mucho, mucho, a su Dian Fossey de Gorilas en la niebla. Quizá más dulce, sin tanta mala leche, pero con resultados similares.
  • Todo el desarrollo de la batalla final en los bosques y en el aire entre un “imperio” tecnológico y una cultura prácticamente paleolítica parece un remake de la batalla en los bosques de Endor que pudimos disfrutar en El retorno del Jedi. De hecho, Pandora parece una reimaginación lujosa de la luna de Endor, y los Na’Vi son una dignificación de aquel infantilismo ridículo que fue la presencia de unos ositos de peluche, los Ewoks, en la trilogía galáctica. Pero por lo demás, los paralelismos en el desarrollo de ambas batallas son aplastantes.

Por lo demás, la historia en su conjunto en de una sencillez absoluta, hasta el punto que roza la simpleza. A ratos parece más un producto infantil que un producto para todos los públicos. Un maniqueísmo absoluto, un ecologismo elemental y de baratillo, situaciones estandarizadas en las interrelaciones de los personajes. Clichés y más clichés. Personajes poco elaborados para una historia simple y dirigida más a las tripas que al cerebro del espectador.

Sin embargo, en su conjunto funciona. El desarrollo de los acontecimientos tiene ritmo, no te aburres en ningún momento, y no se te hace larga, a pesar de que no es necesario que sea una película tan larga.

En el aspecto técnico, hay que aclarar que en su mayor parte es una película de animación generada por ordenador. La interpretación de actores de carne y hueso resulta relativamente anecdótica. Todo lo que importa es la capacidad de desarrollar un mundo y sus personajes con calidad fotográfica, pero eso… cosa de la capacidad de cálculo actual de los ordenadores y la capacidad de imaginar de un amplio equipo de diseñadores gráficos sobre la idea original de la historia de Cameron, que ya hemos visto que tampoco es nada del otro mundo. Con toda seguridad, podemos decir que actualmente es el no va más de la tecnología, aunque tengo la impresión de que aún ha de evolucionar más. La vimos en 3D, y no acabé del todo convencido. Visualmente creo que lo que aporta es un ventaja marginal, y a cambio ves una imagen menos contrastada, más oscura, y con colores menos saturados, lo cual, dado la importancia de los paisajes generados por el ordenador, creo que es una desventaja.

De la interpretación de los actores, no hablaré mucho. Ya he dicho que la considero una película de animación más que otra cosa. Pero en la medida que salen personajes de carne y hueso en un 15 o 20% del filme, podemos decir que aportan lo justo y necesario para el buen funcionamiento del filme.

En resumen, desde mi punto de vista no es un película revolucionaria ni mucho menos. Es un paso más en una evolución tecnológica de la que ya hemos visto varios ejemplos. Lamentablemente, siendo productos que buscan ante todo una ganancia económica brutal, porque han de generar ganancias además de resarcir la tremenda inversión realizada, arriesgan poco en otros aspectos cinematográficos importantes como el guion, el desarrollo de los caracteres, y otras cuestiones. Por ello, en muchas ocasiones resultan decepcionantes. No es el caso. Una vez que uno sabe exactamente qué se va a encontrar, es un espectáculo entretenido, muy divertido, y por lo tanto, razonablemente recomendable. Quizá en párrafos anteriores en cargado las tintas en las críticas, pero es consecuencia lógica de las espectativas generadas. Una opción perfectamente razonable para todos los públicos en estos días de fiesta.

Mi puntuación:

Dirección: ***
Interpretación: ***
Valoración subjetiva:
*** (ó **** si estás muy interesado en el avance tecnológico del cine).

Una película con tantas selvas hay que acompañarla con algo de vegetación, ¿no?

Parc Monceau

Parc Monceau, París (Francia) - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

El ataque de los neutrones mutantes,… o más bien, 2012 (2009)

Cine

2012 (2009), 19 de diciembre de 2009.

Como ayer contaba, el sábado por la tarde hice dos cosas, y la segunda fue imprevista, impensada y, hasta cierto punto, impensable. Había quedado con unos amigos con los que actualmente me veo poco en que nos íbamos al cine, y luego a picar alguna tontada. El caso es que yo llegué con el tiempo muy justo a la cita, por haberme ido a ver la exposición de W. Eugene Smith, que me entretuvo más de lo previsto, y al llegar me dicen que como había mucha gente que habían sacado ya las entradas… Y yo pregunté: “¿Para qué película?” Y sí, efectivamente, para la del título. Para un filme dirigido por el infumable Roland Emmerich, que me había propuesto ignorar, pero que llegados a ese punto o desairaba a mis amigos o la sufría en silencio. Vamos,… como si fuera una hemorroide.

Al poco de empezar ya me dio el ataque de risa tonta. La culpa de la catástrofe que iba a venir era de los neutrinos del sol que se habían vuelto mutantes. Empecé a imaginarme a los neutrinos como los personajes de cierto filme de un distinguido director español venido a menos en su calidad realizadora en los últimos tiempos. Pobres neutrinos, tan sosos ellos habitualmente, que nos atraviesan constantemente como si no existiéramos o como si ellos no existiesen.

Bueno, a partir de ahí, la típica película de catástrofes, con un guion que se le podría haber ocurrido a cualquiera que hubiese visto cualquier otra película de catástrofes, cuyo único aliciente es unos efectos especiales que recrean la catástrofe de forma tan total y absolutamente inverosimil que simplemente te desentiendes de la cosa y a lo único que aspiras es a que deje de hacer tanto ruido. Un ejemplo más de que Hollywood toma al espectador medio por oligofrénico, y algo de razón debe tener porque la gente va a ver estos productos.

De la interpretación ni vamos a hablar. Si da igual. Cualquiera podría haber hecho estos papeles. Además nada tiene sentido, así que.

En resumen, una estupidez creada a base de gastar muchísimo dinero, y que por supuesto no voy a recomendar ni a mis peores enemigos. Quizá no tan rematadamente mala como otros productos del mismo engendrador, pero absolutamente sin interés salvo para devoradores descerebrados de kilos y kilos de palomitas, sal y cocacola.

Dirección: *
Interpretación: *
Valoración subjetiva:
*

Y por cierto, parece que ha muerto Britanny Murphy. Con 32 años. Nunca sabré si realmente era una mala actriz, o sólo una actriz tremendamente desaprovechada, y con desafortunadas elecciones en sus papeles. Me entran dudas. Siempre me pareció ver algún destello de calidad entre tanta morralla que interpretó. Ya nunca lo sabremos.

Vista desde Trocadero

La Torre Eiffel suele ser uno de los monumentos favoritos para mandar a freir espárragos en las películas catastróficas, pero no recuerdo yo ahora si en el engendro este aparece,... no recuerdo, no... - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Visitando a W. Eugene Smith

Fotografía

Ayer sábado, por la tarde, hice dos cosas. Una fue estupenda; la otra, pues bueno, la hice con unos buenos amigos… en fin,… ya os la cuento mañana.

La estupenda es que antes de acudir a la cita con estos amigos, me fui paseando a pesar del frío hasta la Lonja de Zaragoza, donde recientemente se ha inaugurado una exposición del fotógrafo norteamericano W. Eugene Smith. La exposición estará abierta al público hasta el 31 de enero de 2010. Y ya os puedo adelantar una cosa. Os la recomiendo vivamente a todos. Aunque no seáis aficionados a la fotografía. Tal vez lo seáis a los tremendamente humanos a los que se dedicaba el fotógrafo.

Las vidas de una comadrona en el sur de California o de un médico rural en Colorado, la España de posguerra, un acercamiento al Premio Nobel de la Paz Albert Schweitzer, un amplio retrato de la ciudad de Pitsburg, las terribles consecuencias del envenenamiento por mercurio en la bahía de Minamata,… Y todo ello con una mirada compasiva, acercándose realmente a las personas que fotografía. Y con una calidad estética superior. Hay quienes critican la falta de objetividad del autor. Realmente, el opinaba que no se puede ser objetivos; que se debe ser subjetivos, especialmente si se quiere cambiar el mundo. Personalmente, ya admiraba algunas imágenes del autor. Pero la contemplación de su obra como un conjunto me ha convertido en un admirador ferviente del conjunto de la misma y del personaje, con todas sus contradicciones y defectos. Que los tuvo.

Recomiendo una búsqueda en Google Imágenes para ver algunas de sus fotografías. También las podéis encontrar en Masters of Photography.

Otra cosa que hice fue comprar el magnífico catálogo editado por La Fabrica, con un papel y una impresión de las fotografías de excelente calidad.

Su autorretrato

Aunque no con la maestría de Gene Smith, todos podemos ser fotógrafos hoy en día, como esta turista asiática en el Cerro de Montmartre sobre París - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Esta vez sí que murió Perla (in memoriam, Jennifer Jones)

Cine

La primera película que vi de Jennifer Jones con pleno conocimiento cinematográfico fue la única que me gustó realmente de la actriz. Duelo al sol, ese melodramón disfrazado de western, donde hace de Perla, esa mestiza que se interpone entre los dos hermanos, hijos de terrateniente, el caballleroso y cabal interpretado por Joseph Cotten, y el mujeriego, arrogante y pendenciero personificado por Gregory Peck. Siempre he pensado que buena parte del éxito de la película se debe al trágico final en las montañas tejanas.

El problema es la segunda película que vi con mirada crítica de esta intérprete fue ese coñazo absoluto que es Estación Termini. Y ahí, casi podríamos decir que la odié. Claro… cosas como La canción de Bernadette o La colina del adiós, no le hicieron recuperar el prestigio perdido. Pero es obvio que la actriz, una de las más melodramáticas de la historia del cine, tiene un puesto notable en la misma, y merece su homenaje y su recuerdo. Y aquí queda.

Os dejo con una fotico parisina. De tono fúnebre, claro.

Cementerio de Montparnasse

Bajo relieve en el cementerio de Montparnasse - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Julie & Julia (2009)

Cine

Julie & Julia (2009), ?? de octubre de 2009.

Ayer por la tarde estaba revisando las películas vistas en el último año, y me encontré con sorpresa que había una vista hace unas semanas, no recuerdo el día ya, sobre la que no había redactado la reseña correspondiente. No es de extrañar. Supongo que mi subconsciente me frenaba para hablar de una película dirigida por alguien como Nora Ephron, de quien en ocasiones en pensado que habría que juzgar por crímenes contra la humanidad. O por lo menos contra el buen cine. Pero el caso es que fui a ver esta película arrastrado por las circunstancias y sin sabe quién la había dirigido, y con la esperanza de que sus dos protagonistas, Meryl Streep y Amy Adams, a quienes había visto juntas hace unos meses en un drama muy interesante, salvasen la tarde.

El filme nos cuenta dos historias interrelacionadas. Está basado en el libro escrito por la protagonista de una de ellas, una escritora norteamericana que adquirió por lo que se ve cierta fama escribiendo un blog en el que contaba cómo durante un año cocinó todas las recetas de un libro de Julia Child, una cocinera aficionada norteamericana, que vivió un tiempo en París donde estudió cocina en Le Cordon Bleu. El tono de la película es de comedia con sentimientos, o como algunos llaman, dramedia. Es decir, un tono ligero y de comedia pero contando los pequeños dramas cotidianos de las personas. Esta es la primera historia, el cómo la moza esta pasó un año cocinando y escribiendo un blog. La otra historia es la de la cocinera que escribió las recetas.

Bien. Pues eso. Una historia de las que le gustan a la directora, técnicamente correcta, con mucho buenismo y corrección política en los temas tratados, pero que realmente tampoco tiene más miga. A mí los dos personajes protagonistas no me interesaron gran cosa, por lo tanto sus idas y venidas tampoco. Como la comedia no se decanta como tal ni extrae sonrisas ni risas de ningún tipo,… pues ya se sabe… una reacción de indiferencia total.

En el plano interpretativo, reconozco que el papel de Meryl Streep como Julia Child me carga bastante. Me parece una individua insoportable. Si realmente es eso lo que querían mostrar en la película, lo hace muy bien; pero como sospecho que no era esa la intención, igual hay que considerarla como floja. Sin embargo, Amy Adams queda más convincente en su papel. No es que consiga que nos interesemos gran cosa en su personaje, cosa difícil por los lastres de base del mismo, pero por lo menos no nos cae mal, y como la actriz tiene un físico muy simpático, muy agradable… pues ya está bien. Creo que esta chica es capaz de dar bastante más de sí, si le dan los papeles adecuados. No me parece mala actriz. Hay algunos secudarios masculinos, pero su papel es tan anecdótico en el conjunto, que pasaré de comentarlos.

En resumen, una película sólo aconsejable para ñoños y ñoñas, partidarios de los productos de la directora; aunque globalmente me parece algo más soportable. La valoración que le doy es la siguiente:

Dirección: **
Interpretación: **
Valoración subjetiva: **

El que buena parte de la acción pase en París, me viene muy bien a la hora de colocar una foto de mi viaje reciente.

Les Deux Magots

Les Deux Magots, famoso café, punto de reunión de intelectuales en el Boulevard Saint-Germain de París - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Definitivamente, Dexter

Televisión

En esta entrada voy a comentar el final de la cuarta temporada de la serie de televisión “Dexter”, e inevitablemente hablaré de sucesos ficticios de la acción que “destriparán” el contenido y el desenlace de la misma. Así que, avisados estáis.

Hace tres años, quedé encantado la descubrir uno de los personajes de ficción, televisión y cine incluidos, más atractivos que hasta el momento había conocido. Se trataba de Dexter Morgan (interpretado por Michael C. Hall), técnico forense de la policía metropolitana de Miami (EE.UU.), y asesino en serie justiciero en sus ratos libres. Un sociópata o psicópata carente de empatía y de sentimientos por los que le rodean, tampoco es capaz de sentir remordimientos por sus actos, que si ha conseguido integrarse en la sociedad y pasar desapercibido ha sido gracias al “código” que le inculcó su padre adoptivo, un antiguo policía ya fallecido, y que supo reconocer a tiempo el carácter del adolescente. El “código” consiste en que, ya que no es capaz de eliminar sus instintos homicidas, que los muertos lo merezcan por la propia maldad de sus actos. También incluye el “código” una forma de actuar organizada y planificada, ritualizada incluso, que evite el riesgo de ser descubierto.

Sin embargo, el personaje está muy lejos de tener un carácter plano y excesivamente definido. El personaje, a lo largo de cada una de las cuatro temporadas de 12 capítulos de la serie, ha tenido que evolucionar, enfrentándose a distintos retos o peligros, que en el fondo no eran más que variantes de sí mismo, o espejos ajenos en los que verse a sí mismo.

El personaje principal está acompañado de una serie de personajes secundarios, algunos invitados por una temporada y que suelen representar los obstáculos que debe salvar en su evolución personal, y otros fijos que acompañan en su vida cotidiana al personaje.

Entre estos últimos tenemos que destacar a tres.

Por un lado está Debra (Jennifer Carpenter) su hermana, hija biológica de su padre adoptivo, policía también, una mujer insegura al principio que poco a poco va adquiriendo carácter y presencia en la serie. Las pasa canutas, pero se va sobreponiendo. Poco a poco va atando cabos sobre el pasado, oscuro, de su hermano y de su padre, y se da la paradoja de que cuanto más cercana se siente a Dexter más se convierte en una amenaza para el secreto criminal de su hermano. Y en ese punto nos encontramos al final de la cuarta temporada. Puede ser la que descubra la realidad sobre el protagonista en futuras temporadas.

Por otro lado está Rita (Julie Benz), que empieza siendo una tapadera de respetabilidad al convertirla en su novia. Rita tiene una historia de violencia familiar, con un ex-marido abusador, del cual tiene dos hijos. Nunca está claro hasta que punto Dexter siente algo por Rita. Aunque sí queda claro que de las pocas personas por las que siente algún afecto son los niños. Lo mismo sucede con otros niños que aparecen en la serie. En un momento dado se casan y acaban teniendo un hijo. El final de la cuarta temporada es dramático para Rita. Luego comentaré.

Finalmente, Harry Morgan (James Remar) es el padre adoptivo ya fallecido, que se sigue apareciendo a modo de voz de la conciencia, expresando visualmente y en voz alta los dilemas tal y como los plantea el lado oscuro del personaje. Es el recurso del guion para hacernos llegar los debates interiores que el personaje sufre en las situaciones de conflicto. Hay decir que estos debates interiores, pese a lo que piense alguna gente, no son debates éticos. El personaje carece de ética. Son debates sobre la supervivencia, su propia supervivencia o la de aquellos que son sus apoyos en el difícil anclaje social que se ha fabricado, su familia.

Si las tres primeras temporadas han servido para que, pese a las amenazas que ha sufrido el personaje, su anclaje social y familiar se fuera reafirmando. La cuarta temporada ha hecho saltar por los aires todo esto. El “malo” de la cuarta temporada, otro asesino en serie interpretado magistral e inquietantemente por John Lithgow, ha sido como verse en el espejo de lo que pueda ser dentro de 5, 10 ó 15 años. El duelo entre los dos personajes ha ido “in crescendo” hasta un capítulo final antológico, en el que, si bien nuestro “héroe” consigue acabar con su contrincante, no es sin pagar han tremendo peaje. Éste, con antelación, y Dexter no lo sabe hasta mucho más tarde, ha asesinado a Rita… Los anclajes de Dexter se están rompiendo. Sin su mujer, padre de un niño huérfano, con su hermana reconstruyendo paso a paso el pasado oscuro de su padre… Sospecho que en un futuro veremos un Dexter más oscuro que nunca.

Indudablemente, de las series que están en estos momentos en activo, mi favorita. Sólo pensar la cantidad de meses que faltan para que vuelva de nuevo mi serial-killer favorito, me pone de los nervios.

Os dejo con la enigmática figura de las esculturas en la entra de la estación de metro de Esplanade de la Defense en París. Ciudad donde terminó la segunda temporada de la serie, por cierto…

Esculturas en Esplanade de la Defense

Escultura en la Esplanade de la Defense, París - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Denise Colomb en el Hôtel de Sully

Fotografía, Viajes

Si en la entrada anterior hablaba de las exposiciones que visité en la sede principal del Jeu de Paume en los Jardines de las Tullerías, en esta ocasión me referiré a la más modesta pero interesante que la misma organización proponía en su sede secundaria del Hôtel de Sully, en el Marais parisino.

Jeu de Paume - Hotel de Sully (Denise Colomb)

Patio del Hôtel de Sully, donde se encuentra la sala de exposiciones del Jeu de Paume - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

En esta estupenda localización, a espaldas de la espléndida Place des Vosges, tuve la oportunidad de contemplar las fotografías tomadas en las Antillas en los años 1948 y 1958 por la fotógrafa francesa Denise Colomb. Realizadas a iniciativa del escritor y político francés originario de la Maritinica, Aimé Césaire, esta colección de imágenes suponen un amplio estudio etnográfico sobre la población de estos departamentos franceses de ultramar. Las imágenes tomadas en 1948 fueron realizadas sobre película negativa en blanco y negro, pero las de 1958 fueron tomadas en gran parte sobre película diapositiva en color, posteriormente copiada en blanco y negro, ofreciendo imágenes contrastadas pero detalladas, que devuelven con gran eficacia el ambiente del lugar.

La mayor parte de las fotografías se centran sobre las personas, más que sobre los lugares, transmitiendo una simpatía, un afecto sincero, sobre las gentes que nos son mostradas. Se puede encontrar una amplia colección de imágenes de la fotógrafa en la Médiathèque de l’Architecture et du Patrimoine del Ministerio de Cultura francés.

En resumen, una autora, que murió recientemente a los 101 años, altamente recomendable.

Jeu de Paume - Hotel de Sully (Denise Colomb)

Exposición de Denis Colom en la sede del Jeu de Paume en el Hôtel de Sully - Panasonic Lumix LX3

Jeu de Paume - Hotel de Sully (Denise Colomb)

Pase de los positivos en color que sirvieron para realizar las copias en blanco y negro del reportaje en las Antillas francesas de Denise Colomb - Pansonic Lumix LX3

El gran desfile de Fellini en el Jeu de Paume

Cine, Fotografía, Viajes

Siguiendo con los comentarios de las exposiciones visitadas en París durante mi último viaje, un lugar destacado tiene la programación del Jeu de Paume. Con el nombre más correcto de Galerie national du Jeu de Paume, el antiguo lugar de exposición de los impresionistas antes de su traslado al Musée d’Orsay, se ha convertido, y traduzco lo mejor que puedo de su presentación en internet, en un “lugar de referencia para la difusión de la fotografía y la imagen desde una aproximación resueltamente abierta y transversal tanto en el plano cronológico, del siglo XIX al XXI, como en el plano de las diferentes formas actuales de la imagen (fotografía, cine, vídeo, instalaciones…)…

Con semejante definición, se ha convertido para mí en un lugar obligado de peregrinación durante mis visitas a la capital francesa. Tiene dos sedes, la tradicional del Jeu de Paume en las Tullerías junto a la Place de la Concorde, y otra secundaria en el Hôtel de Sully. Hoy hablaré de lo que me he encontrado en la primera de ellas.

Jeu de Paume (Fellini y Vezzoli)

El Jeu de Paume en las Tullerías - Panasonic Lumix LX3

Y lo que me he encontrado es una amplia e interesantísima exposición titulada La Grande Parade (El Gran Desfile), dedicada al personalísimo director de cine italiano Federico Fellini. A través de dibujos, carteles, abundantes fotografías, fragmentos de sus películas y otros audiovisuales, la exposición hace un repaso exhaustivo de la obra del realizador, tanto desde el punto de vista cronológico, como desde el punto de los temas y los motivos que son constantes en sus filmes. El mundo del espectáculo, la religión, las prostitutas, los desfiles, la alta sociedad italiana,… por un lado. Giulietta Masina, Marcello Mastroianni, Anita Eckberg, Nino Rota,… por otro lado.

Globalmente considerada, la exposición es una delicia para cualquier aficionado al cine y a la imagen en general. Pero quizá el apartado que más me interesó de la exposición fue el dedicado a su esposa y musa, Giulietta Masina, que con su expresivo rostro, especialmente en los fotogramas de La Strada, enamora a cualquiera.

La exposición se podrá visitar hasta el 17 de enero de 2010.

Jeu de Paume (Fellini)

Fragmento de una de las películas del director italiano - Panasonic Lumix LX3

Jeu de Paume (Fellini)

Cartel francés de Le notti di Cabiria - Panasonic Lumix LX3

En paralelo a la exposición dedicada a Fellini, se ofrecen también algunas imágenes del artista conceptual Francesco Vezzoli, que también ha preparado un filme en el que reflexiona sobre algunos de los conceptos del universo felliniano.

Jeu de Paume (Vezzoli)

Imágenes de Francesco Vezzoli en el Jeu de Paume - Panasonic Lumix LX3