large-1482060927

[Fotografía] Recomendaciones – del 11 al 18 de diciembre de 2016 – Fotografía y otras artes visuales

Fotografía

Llegamos casi al final de año, y con una novedad anticipada ya en semanas pasadas. Ya no voy a elaborar más los tableros de Pinterest de la semana. Se me estaban acumulando muchos, más de sesenta, sin que sean prácticos una vez pasada la semana en que se recopilan. Por lo tanto, ahora tendré tableros temáticos, y todas las semanas os recomendaré uno. Desde que abrí la cuenta en Pinterest, y porque era una motivación que yo sentía entonces, abrí uno dedicado al bodegón y la naturaleza muerta, y ese es el que os dejo hoy como recomendación, porque es el más nutrido de los que tengo. Pero poco a poco habrá otros interesantes. Podéis visitar mi página en Pinterest para irlos viendo desde este mismo momento.

Por supuesto, a continuación el enlace a las recomendaciones de esta semana. Para quienes no interese todo el rollo, dejo aquí las fotografías acompañantes. Negativos en blanco y negro recién escaneados del viaje a París en Diciembre de 1996,… Como decía Gardel, “que veinte años no es nada, qué febril la mirada…”.

Origen: Recomendaciones – del 11 al 18 de diciembre de 2016 – Fotografía y otras artes visuales.

 

20141207-_1000471

[Libro] Alex

Literatura

En los últimos años he descubierto un escritor francés que realmente me gusta bastante. Se trata de Pierre Lemaitre, a quien descubrí leyendo su incisiva, mordaz y a ratos delirante novela sobre la posguerra de la Gran Guerra en la victoriosa Francia de principios de siglo. Me gustó tanto que decidí que tenía que conocer más de la obra de este escritor del país vecino. La sorpresa me la dio el hecho de que su carrera se había desarrollado en el ámbito de la novela de género, en concreto el “polar” que dicen los franceses, la novela negra policiaca. Género que consumo con mucha moderación, porque a lo largo de mi vida por cada novela del mismo que me gusta me he encontrado diez que me han dejado con una sensación de

“-¿Qué te ha parecido la novela?”

“-¡Meh…!”

No en su totalidad, pero la mayor parte de la novela transcurre en las calles y los suburbios parisinos,... y allí me voy fotográficamente, entre la luz y los colores de la ciudad cosmopolita y la nostalgia de la ciudad milenaria.

No en su totalidad, pero la mayor parte de la novela transcurre en las calles y los suburbios parisinos,… y allí me voy fotográficamente, entre la luz y los colores de la ciudad cosmopolita y la nostalgia de la ciudad milenaria.

Por lo tanto, no me lancé inmediatamente a por nuevas novelas de Lemaitre. Tardé unos meses en animarme a lanzarme en la lectura de la primera de las novelas dedicadas a uno de sus personajes más característicos, el bajito comandante Camille Verhoeven. Y realmente me volvió a encantar. Novela con giros inesperados que nos sorprende, dura, bien escrita… El único “pero” que le pude poner es el título de la novela en su versión española.

Por lo tanto, no he tardado tanto en volver a reencontrarme con el peculiar comandante de la policía francesa en su “caso” “Alex”, editado por Alfaguara en su serie Alfaguara Negra, y traducido al castellano por Artur Jordà.

20141207-_1000452

Novela que se desarrolla en tres actos bien diferenciados, el primero de los cuales comienza con el cruel secuestro de la mujer que da nombre a la protagonista del libro, secuestro cuya resolución se encomendará al comandante Verhoeven y a su peculiar equipo. Pero el final de cada acto, especialmente los dos primeros, supondrá un cambio de enfoque y de rumbo de la novela que finalmente tendrá una lectura muy distinta de la que imaginábamos al principio.

Nuevamente, Lemaitre hace habilidad de una capacidad notable para sorprender, para llevar la historia y con ella al lector por caminos absolutamente insospechados en un principio. Todo ello con un tono que no pocas veces sorprende por la crudeza de sus descripciones, por la “sangre fría” que demuestra el escritor a la hora de exponer la realidad de los hechos… cuando toca. No antes de que lo que conviene para mantener al lector absolutamente agarrado a la narración. Porque independientemente del género de la novela que tenemos entre manos, lo que es evidente es que Lemaitre es un narrador de primera, que domina las claves de la novela como pocos escritores actuales. A mi me encanta.

Processed with VSCOcam with a6 preset

20141208-_1000974

[Cine] Lolo (2015)

Cine

Lolo (2015; 412016-2907)

Hubo dos motivos para ir a ver el viernes pasado esta película. Por un lado tener la oportunidad de entrenar un poco el oído con el francés, que últimamente lo tenemos un poco oxidado. La película está también en cartelera doblada al castellano con el aclaratorio, tópico y vulgar título de “Lolo, el hijo de mi novia”. La tontada de costumbre. Por otro lado, más sustancial en lo cinematográfico, hace muchos años… desde cierto color “blanco” por lo menos, que tenemos cierta debilidad por Julie Delpy, que convertida en un gran “Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como” escribe, dirige y protagoniza esta comedia romántica del país vecino. Sip. Delpy nos gusta… incluso si hay quien en este país que la confunde con la novia del presidente de la república, craso error. Incluso ahora que ya no oculta su condición de cuarentona,… mejor cuarentañera, no vaya a ser que nos ofendan algunas, de culo amplio, sobre lo que ella misma no duda en ironizar en los diálogos de la película. Bien por su sentido del humor.

20141208-_1000607.jpg

Aunque hay algunas escenas en Biarritz y Londres, la película se desarrolla principalmente en París, con varias coñas relacionadas con la torre Eiffel.

Pero, ay, que “amemos” a Julie Delpy no impide para que tengamos que ponernos un poco “serios” a la hora de evaluar este filme. Despy encarna a Violette, mujer parisina, separada desde hace tiempo, con un hijo asperiante a artista contemporáneo que no tardará en cumplir los 20 años, y a la que lo mismo le va estupendamente en su vida profesional de directora artística de “nomeacuerdoqueexactamente”, que ve como sus sucesivas relaciones con los hombres van naufragando una tras otra. Animada por su mejor amiga, Ariane (una imponderable Karin Viard que merece mucha más presencia y protagonismo; extraordinariamente dotada para la comedia), durante unas vacaciones en Biarritz liga con un ingeniero informático, Jean-René (Dany Boon), que aunque no juega en las mismas ligas de la relación social, la hace feliz en otros aspectos de la vida. Especialmente, cuando se trata de la relación horizontal en la cama. Pero su retoño Lolo (Vincent Lacoste) no parece ver con buenos ojos la relación… Y cuando un retoño es una persona creativa y un tanto borde, rozando la sociopatía… cualquier cosa puede pasar.

20141208-_1000634.jpg

Así que nos pasearemos por su parques, como el de las Tullerías,…

Delpy tenía dos opciones en este comedia. O tirar por el lado francamente amable, del enredo con final feliz y sin más consecuencias, lo cual nos hubiera decepcionado en una persona de la inteligencia que le suponemos, o tirar directamente por la comedia borde y con final imprevisible que pusiese a caldo con desliciosa mala leche las instituciones pareja/familia/materno-filial todas de un plumazo. El caso es que no se decanta, y de hacerlo al final lo hace por el lado más amable, por lo que una comedia que comienza con unos mimbres muy interesantes, acaba vulgarizándose y no pasando de un mero entretenimiento con altibajos. Los varones de la función no acaban de dar la talla, Delpy monopoliza en exceso, y ya digo que echamos de menos una mayor presencia de Viard, cuyas escenas suben de modo casi sistemático el nivel de lo que estamos presenciando. De todos modos, la película se va volviendo previsible hasta desembocar en un final un poco precipitado y algo forzado.

20141208-_1000668.jpg

O por las orillas del Sena…

Entendámonos, seguiremos amando a Julie Delpy. Es un amor generacional, que dedicamos a esas mujeres del cine nacidas en los años 60 del siglo XX, comparable al el que profesamos por alguna que otra actriz francesa o española, cada una en su estilo, por mencionar a algunas, y al que ninguna actriz de Hollywood puede aspirar, porque siempre las veremos de papel couché o celuloide, mientras que las de este lado del oceano las sintamos de carne y hueso, más de verdad. Pero en esta ocasión nos ha dejado con las ganas… La película navega por una cierta mediocridad con apenas algún que otro momento salvador. Otra vez será.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: ***
20141208-_1000952.jpg

O por donde el romanticismo que atribuirmos a la ciudad-luz, merecido o no, nos lleve.

tumblr_nmvyt2aGW11r5mrsgo1_1280

[Libro] Petronille

Literatura

Os hablaba hace pocas semanas de la novelista belga de habla francesa Amélie Nothomb  escritora a propósito de la adaptación cinematográfica de una de sus novelas más conocidas. Enlazo a la página francesa de la Wikipedia porque la página en español podría contener inexactitudes, confundiendo pasajes de la bibliografía del personaje literiario “Amélie Nothomb” con la de la propia escritora. En cualquier caso, en esta que parece ser la penúltima novela de la belga, la última publicada en castellano aunque yo la he leído en su idioma original, vuelve a ser su alter ego literario de ficción la protagonista de la acción. Vamos a ello.

Petronille
Amélie Nothomb
Albin Michel, 2014
Edición electrónica

tumblr_o393dsES6X1r5mrsgo1_1280.jpg

Un personaje más de la novela son las calles de París.

En tono de comedia, con algún toquecito dramático aquí y allí, la ficticia escritora belga Amélie Nothomb nos cuenta su amistad con una joven francesa, también aspirante a escritora, a quien conoce durante una sesión de dedicatorias en una librería, y que se convierte en su compañera de eventuales borracheras a base de champaña de la mejor calidad. Petronille Fanto, que es el nombre de la joven, de aspecto aniñado, algo andrógino, tiene un origen proletario de la “banlieu” parisina, con padres afiliados al Partido Comunista Francés, frente al origen aristocrático de la belga. Eso no les impide adquirir una amistad que se extiende desde 1998 hasta el momento de la redacción de la novela que tenemos entre manos, que aparece y desaparece en función de los bandazos que la vida da a ambas escritoras.

tumblr_o1t9zy7Rnr1r5mrsgo2_1280.jpg

Y aunque la novela también se pasea por alguna otra ciudad… nos quedaremos fotográficamente en la capital francesa.

Como digo, el tono de la novela es de comedia, con algunos pasajes realmente divertidos, partiendo de la excentricidad de partida de ambos personajes, de la improbabilidad de su amistad, y del absurdo de algunas de las situaciones en las que se introducen. Nothomb aprovecha para por el camino sacudir estopa a unos y a otros, siendo notable el descrédito personal que dirige a cierta diseñadora de moda británica. Desconozco si el pasaje está basado o no en alguna experiencia personal. En cualquier caso, también es cierto que conforme la novela avanza, el personaje de Petronille se va oscureciendo, se hace más misterioso. Al final, Nothomb nos propone un final a su novela que no voy a desvelar, pero que me hace pensar que ha podido decidir que pueda ser la última de sus novelas que protagoniza su alter ego de ficción. Ya veremos… Por cierto, que hay todos los motivos, según leo por ahí, para pensar que el personaje de Petronille Fanto está basado en la novelista francesa Stéphanie Hochet, de quien no he leído nada.

Novela de humor negro a la postre, homenaje a los placeres de la vida, quizá no sea la mejor novela de Nothomb, pero se deja leer bien. El estilo de la belga es fluido, no complica el esfuerzo del lector, quien debe ejercitar ese esfuerzo sin embargo en seguir los caprichos argumentales y conceptuales de la autora, que habitualmente juega a la confusión entre realidad y ficción. Yo me lo he pasado bien, la verdad.

tumblr_nxsq6g45qF1r5mrsgo1_1280.jpg

Ciudad que muchos considerar la “ciudad de la luz”, pero que bajo la pluma de Nothomb puede ser también la “ciudad de la sombra”.

Carlos Carreter

[Cine] Francofonia (2015)

Cine

Francofonia (2015; 332016-1006)

Aunque no habíamos leído malas críticas de este peculiar largometraje del director ruso Aleksandr Sokurov, no fue eso lo que nos hizo ir a verlo, sino la curiosidad sobre qué habrá inventado en esta ocasión el responsable de ese alarde técnico que fue Русский ковчег (El arca rusa) que en su momento vi en vídeo, o esa interesante versión del Fausto de Goethe que pudimos ver no hace mucho en la gran pantalla.

Por los antecedentes, la sensación es que la película rodada en una única toma en el Museo del Hermitage era el referente para comparar con esta otra cuyo “argumento” gira alrededor de otro museo famoso, el Louvre. Lo cierto es que son obras muy diferentes. Si en aquella se marcaba una visión nostálgica de una grandeza de la nación rusa que es cuando menos históricamente discutible, especialmente por lo poco que dedicaba a las muchas miserias de la historia del gran imperio transcontinental, en esta ocasión tienes que pararte a pensar varias veces cuál es la tesis del director.

DIA_0203.jpg

Nos vamos a pasear por el Louvre, claro… aunque sea en un frío, frío, frío día de diciembre.

Para algunos un documental sobre el gran palacio-museo parisino, con especial relieve en la conservación de las obras de arte durante la segunda contienda mundial, para otros es una recreación, probablemente con fuertes dosis de invención, de la relación entre el conde Wolff-Metternich (Benjamin Utzerath), responsable militar alemán de los bienes culturales en los territorio conquistados, y el director de los museos nacionales de la República Francesa, Jacques Jaujard (Louis-Do de Lencquesaing), que permitió que al final del conflicto la colección del Louvre saliera razonablemente indemne. Todo ello mientras vamos recorriendo las galerías y las salas del museo guiados por Napoleón Bonaparte (Vincent Nemeth) y Marianne (Johanna Korthals Altes), símbolo de la República Francesa.

Mi sensación es que el filme, aunque con aspectos de ambas versiones del mismo, es más bien un ensayo. Igual que entre los géneros literarios está el ensayo,… pues también entre los géneros cinematográficos. Por qué no. Pero como decía antes, eso supone pararte a pensar en cuál es la tesis del director. ¿La capacidad de gentes adversarias pero suficientemente razonables para encontrar un poco de luz en la cultura en medio de la barbarie? ¿Un homenaje al museo del Louvre, a propósito de un evento histórico, como faro de la cultura occidental? ¿Una crítica al racismo alemán que trato bien a la cultura “hermana” de los países conquistados en la Europa occidental, mientras arrasaba con las culturas eslavas de Rusia, entonces Unión Soviética, que consideraba infrahumanas? ¿Una crítica al colaboracionismo francés frente a la resistencia rusa/soviética ante el invasor alemán?

DIA_0211.jpg

Pero entre sus salas encontraremos la calidez que le faltan a las neblinosas calles de París.

He tenido que buscar por ahí estos días algunos comentarios o reflexiones sobre el filme que me ayudaran a tomar alguna decisión. Y quizá esté la clave en los personajes secundarios. No en Wolff-Metternich ni Jaujard, por mucho que sean el eje de la película. Que por otra parte parece que fue un encargo del propio museo del Louvre. Veamos a estos secundarios… Tenemos a una desesperada Marianne, gritando o susurrando su “Liberté, egalité, fraternité”, sin que nadie le haga mucho caso… Tenemos a ese orgulloso Bonaparte, que no dejó de ser un dictador que disfrazado de ilustrado pretendió imponer su linaje y su dominio por toda Europa a cañonazos. nunca he entendido por qué para los franceses sigue siendo un compatriota ilustre. Desde mi punto de vista, eso les anula como defensores de valores democráticos y republicanos. Hace tiempo que entiendo que la revolución francesa fue una revolución fracasada. Y tenemos las angustiosas conversaciones entrecortadas entre el propio director y ese barco de contenedores, repletos de la cultura y el arte europeo, que afronta un tremendo temporal sin llegar a puerto, perdiendo contenedores por el camino. Europa sin rumbo despreciando y perdiendo sus valores culturales y artísticos, su propia personalidad. Sí… por ahí parece que van los tiros… Bajo el homenaje al museo, un crítica a Europa… desde el Atlántico hasta los Urales… o más allá. Desde el Ártico hasta el Mediterráneo. Un continente, ni eso en realidad, que ha perdido el rumbo, su razón de ser, los valores que pueden ayudar a configurar su identidad en un mundo complejo y globalizado… Y eso sin entrar a hablar ni de economía, ni de desequilibrios sociales.

DIA_0212.jpg

Y no dejaremos de visitar esa megalomaniaca autocoronación del tirano Bonaparte.

Esta es una película más compleja de lo que parece, aunque algunos se quedarán en la superficie, sin rascar más allá, en lo que es de homenaje al museo y a los dos hombres presuntamente protagonistas. Un película a la que si dedicas algún que otro pensamiento se vuelve más y más agradecida devolviéndote el esfuerzo dedicado. Con el pero de la excesiva complacencia de su director hacia su patria y sus valores… que no anda precisamente sobrados en estos días.

No voy a decir que sea para recomendar a todo el mundo. Pero para aquellos más inquietos culturalmente, no está nada mal.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: ***
DIA_0213.jpg

Aunque seamos mucho más partidarios de esa ilustre manirrota que es la Venus de Milo.

20141208-_1000669

[Viajes] Cuaderno de viajero de París 2014 | De viaje con Carlos

Viajes

La casualidad ha querido que justamente coincidiendo con los tristes atentados en la capital francesa, yo estuviese a punto de terminar mi cuaderno de viajero de mi estancia en París hace casi un año. Son ya nueve o diez ocasiones en las que he tenido la ocasión de visitar la Ciudad Luz. Y no es la primera vez en la que el entorno sea de odio y miedo. Recuerdo el invierno de 1996 cuando visitamos París con la psicosis de terrorismo derivada de los atentados en la estación del RER de St-Michel en julio de 1995 con una botella de gas. Su carácter de ciudad icónica y, actualmente, multicultural la hace especialmente propensa a ser víctima del odio. Pero que no sirvan los atentados terroristas para fomentar el odio entre las poblaciones pacíficas, porque eso no sirve más que para realimentar el círculo vicioso del odio y la violencia. ¿Acaso las guerras “contra el terror” declaradas tras el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York han servido para hacer del mundo un lugar más seguro? Por si alguien no se había dado cuenta todavía, esta noche pasada hemos visto que no. Solidaridad, sí. Firmeza en la justicia, también. Dejarnos llevar por el odio racial o étnico,… por mi parte va a ser que no.

Origen: París 2014 | De viaje con Carlos

[Fotografía] La Voigtländer Perkeo II en París – Fotografía y otras artes visuales

Fotografía

La Voigtländer Perkeo II en París – Fotografía y otras artes visuales.

¿Sabéis que me llevé una vieja cámara de formato medio de los años 50 a París? ¿Que hice fotos con ella? ¿Que incluso me sirvió para que me dejaran probar un respaldo Hasselblad de los más modernos en una tienda? Qué pena que no me dejaron traerme las fotos…

En fin, en el enlace anterior os lo cuento con más extensión. Aquí, os dejo algunas de las fotos tomadas con la veterana Perkeo II.

[Fotografía] Recomendaciones semanales – del 6 al 11 de diciembre de 2014, exposiciones en París – Fotografía y otras artes visuales

Fotografía

Recomendaciones semanales – del 6 al 11 de diciembre de 2014, exposiciones en París – Fotografía y otras artes visuales.

Esta semana mis recomendaciones semanales son un amplio comentario sobre las exposiciones de fotografía y otras artes que pude visitar la semana pasada en la capital francesa. Para todos los gustos, cosas muy interesantes.

Fundación Henri Cartier-Bresson.

El pensador en el museo Rodin.

Atardecer en la terraza del Centro Pompidou.

La Maison La Roche en la Fundación Le Corbusier.

Sonia Delaunay en el Museo de arte moderno de la villa de París.

[Viaje] Recién llegado de una semana por París

Viajes

Quien se haya pasado por aquí en los últimos días, habrá visto que el Cuaderno de Ruta estaba en modo “sólo fotos”. Es decir. He estado fuera de casa, de viaje, en concreto en París. Unos días de escapada y relax activo que me han venido “terapéuticamente” muy bien, aunque los efecto duran poco tiempo.

En cualquier caso, en los próximos días iré complementando con algún comentario de las actividades realizadas, fundamentalmente culturales. Me he hartado de ver exposiciones de fotografía, y algunas de otras artes muy, muy, muy interesantes. He comprado algún libro, he conocido algún museíllo que no había visitado todavía en los últimos 25 años (los que hace que fui a la capital francesa por primera vez, esta es la novena) y, simplemente, he paseado.

Os dejo unas cuantas fotografías. De la cámara de verdad. Nada de la del móvil.

Basílica de St-Denis

Necrópolis real en la basílica de St-Denis.

 

La Torre Eiffel desde Trocadero

Turistas en Trocadero llevándose un recuerdo de la Torre Eiffel.

 

Notre-Dame

Celebraciones en Notre-Dame en la fiesta de la Inmaculada Concepción.

 

St-Germain-des-Prés

Una feligresa en St-Germain-des-Prés.

 

Pont des Arts

Plaga de candados en el Pont des Arts.

 

Champs-Elysées

Caos de coches, motocarros y otros vehículos con ruedas en los Campos Elíseos.

 

Montparnasse

Anochecer en Montparnasse bajo la lluvia.

 

3107325313_44e0e83b18_o

[Cine] Diplomacia (2014)

Cine

Diplomacia (Diplomatie, 2014)

Teníamos buenas referencias de esta película del alemán Volker Schlöndorff desde hace unas semanas. Pero nuestra preferencia por las películas en versión original habían postergado esta adaptación de una obra de teatro al cine por el hecho de que en Zaragoza, lamentablemente, sólo se puede ver doblada. Algo absurdo siempre, pero más por el hecho de ser una película rodada en más de un idioma, en la que el doblaje impide disfrutar de los matices introducidos por este hecho. Pero este fin de semana ha sido de estrenos anodinos, quizá por la entrada en cartelera de un blockbuster orientado al público adolescente, cuyo horrible nombre rima con ajo, badajo, carajo, rajo o tajo. O grajo, que parece que está en el origen del neologismo. A ver quien hace poesía con un “palabro” semejante por mona que sea la actriz protagonista. Así que le hemos dado una oportunidad a esta versión adulterada de esta película francoalemana.

Nos encontramos en el mes de agosto de 1944. Tras la invasión aliada en Normandía, las tropas americanas y de las divisiones blindadas francesas de Leclerc se encuentran a las puertas de los suburbios de París. El gobernador militar de la ciudad, el general Von Choltitz (Niels Arestrup), dispone de escasas tropas y escasos medios materiales para defender la ciudad. Y además ha recibido una orden clara de Hitler. Si no queda más remedio que abandonarla a los aliados, hay que destruirla. Y un plan hay establecido para ello. Pero en su habitación de un hotel de la Rue Rivoli, en medio de un apagón, recibe la visita sorpresa del cónsul general de Suecia en la capital francesa, Raoul Nordling (André Dussollier), que habiendo trabajado ya previamente en la liberación de presos políticos y en otras acciones de carácter humanitario, actuando de mensajero de las autoridades de la Francia Libre, intentará convencer a Choltitz para que desobedezca al demencial orden.

Palomas calentándose en l'Etoile

El Arco del Triunfo en la plaza de la Estrella, actualmente del General de Gaulle, un monumento emblemático a la gloria de otro personaje que también llevó la miseria de la guerra a toda Europa, y que hubiera quedado destruido según el plan de Hitler.

Siempre me ha gustado el teatro adaptado al cine. Hay varias obras maestras del séptimo arte que tiene su origen en textos pensados para los escenarios teatrales. Ahí está la habilidad del director de turno para saber realizar la adaptación, en la cual, respetando el texto literario, se enriquezca con las posibilidades visuales que permite el cine. La adaptación de Schlöndorff no es especialmente arriesgada. Un rodaje mayoritariamente centrado en una suite de hotel, convertida en cuartel general del militar, donde asistimos a un duelo interpretativo entre ambos protagonistas. Aparte de esto, unas pocas escenas que nos permite apreciar la belleza de la capital gala, o que complementan el desarrollo de la historia con un poco de dramatismo, aunque superfluas. Buen trabajo artesanal, corrección técnica, pero pocos riesgos. El interés, la profundidad y la viveza de los diálogos al fin y al cabo está en la obra original para las tablas.

Donde la película brilla es en las interpretaciones, ya que los dos veteranos actores que se lanzan al duelo argumentativo están estupendos. Bien sea la picardía escasamente nórdica y sí muy francesa que otorga Dusollier a su personaje, bien sea la angustia vital del militar alemán, roto entre su deber militar, su deber a sus seres queridos y su conciencia, más o menos establecida, de la inutilidad del acto de barbarie. Un personaje que mantiene a duras penas su dignidad, puesto que los propios diálogos que el autor pone en su boca manifiestan las barbaridades cometidas bajo su mando durante el conflicto. Quizá lo que más extrañe durante toda la representación,… perdón, la filmación, sea la edad de los intérpretes, mucho más avanzada de la que imaginas en los protagonistas reales de la situación histórica.

Pont Alexandre III

También el puente de Alejandro III se hubiera hundido y sumergido en las aguas, actuando sus restos y los de los demás puentes como represas para una crecida destructura del Sena.

Sobre si esta confrontación dialéctica entre ambos hombres se produjo durante aquella noche se ha comentado de vez en cuando. Aparece en una novela y la obra de teatro que hemos mencionado hoy, ambas adaptadas al cine. Pero no está claro que sea un hecho histórico. Seguro que ambos hombres se entrevistaron varias veces en aquellas semanas. Pero el cómo París fue salvada del desastre total parece que fue algo en el que intervinieron muchos factores, muchos de los cuales tenían que ver con la progresiva desafección de los militares de carrera alemanes respecto a Hitler, que cada vez confiaba menos en ellos. Al fin y al cabo, la resistencia alemana en el frente occidental fue mucho menor, con más número de rendiciones y de acuerdos ante los aliados, que las que se produjeron en el frente oriental, donde el odio racial provocó una resistencia feroz y una lucha mucho más encarnizada.

Pero en esta película lo importante no son los hechos históricos, sino la defensa que se hace de la tolerancia, de la educación, de la cultura y de la civilización frente a la perversa lógica militarista y fascista. Y desde ese punto, disfrutamos de unos diálogos interesantes, bien llevados y que con una duración de menos de hora y media, no cansan nada en absoluto.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: *****
  • Valoración subjetiva: ****
Hôtel de Ville

Crecida que hubiera afectado especialmente al Marais (la marisma), que hubiera quedado inundada, lo que hubiera producido el derrumbe de edificios. Quizá entre ellos el Hôtel de Ville.

 

[Libro] Dans le café de la jeunesse perdue

Literatura

Con un fin de semana muy marcado por cuestiones profesionales, un simposio de comités de ética asistencial que se celebró el viernes y el sábado por la mañana, el resto lo he pasado de forma muy tranquila y sin mayores novedades. Así que comienzo la semana con un libro que ya terminé hace unos días. El segundo de los que adquirí para conocer la obra de Patrick Modiano, el más reciente premio nóbel. Y si el primero de los que leí y que ya comenté en estas páginas fue una obra temprana en la obra del escritor, esta de hoy es más reciente en su fecha de publicación, aunque también transcurre en un París de varias décadas atrás.

Dans le café de la jeunesse perdue
Patrick Modiano
Editions Gallimarda, 2012
Versión electrónica

Les Deux Magots

Nos desplazamos con esta novela a la “rive gauche” parisina, a los cafés de los artistas… de los cuales queda todavía la presencia de Les Deux Magots en Saint-Germain-des-Prés.

Situada la acción en algún momento de los años 50 o 60, en París como ya he dicho, cuando la “rive gauche” era refugio de artistas e intelectuales, esta novela intenta descubrir quién es Louki, apodo de Jacqueline Delanque, una misteriosa joven que durante un tiempo fue cliente habitual del café Le Condé, no lejos de los ambientes universitarios y de las librerías de Saint-Germain-des-Prè. Son cuatro los narradores que nos llevarán a conocer quienes esta mujer. Un estudiante de la escuela de minas que la observa en el café, un detective privado que busca su paradero, la propia Louki presentándonos su difícil transición de la adolescencia a la juventud y uno de sus amantes. Sus orígenes modestos en lo peor del barrio de Pigalle, sus fugas y su flirteo con la droga, un extraño y fallido matrimonio, su deambular por los distintos ambientes de París,…

Figura

Tampoco nos movemos muy lejos de los jardines del Luxembourg, próximo al barrio latino y a la Sorbonne.

Estamos ante una novela con fuerte carga existencialista, pero su versión más pesimista. Sobre la base de que es difícil conocer a una persona, que distintos observadores pueden tender distintas versiones de esa persona, Modiano nos presenta un carácter femenino fuertemente melancólico, depresivo. Condicionado, muy condicionado por el entorno, su existencia parece predeterminada en un fatalismo existencial que como digo se me antoja muy pesmista. Al igual que me sucedió con el libro anterior que comenté del autor, es necesario que transcurra una buen proporción del contenido de la novela, no muy larga por otra parte, para que empiecen a encajar las piezas que constituyen el rompecabezas del carácter y la personalidad de Louki/Jacqueline.

Aunque indudablemente interesante, la novela no ha acabado de engancharme. Y el autor, tras estados dos novelas no lo veo entre mis opciones inmediatas para continuar con la lectura de su obra. Más si es cierto que como he leído en algún lugar sus obras tienen estructuras y temáticas similares. Pero tampoco diré que ha sido decepcionante o un tiempo perdido. Por otra parte, habiendo leído ambas obras en su idioma original, un francés culto, me ha servido para quitarme un poco el óxido en esta lengua que, por el predominio mundial del inglés, últimamente tenía algo abandonada.

Boulevard de Rochechouart

Y Montmartre y el boulevard Rochechouart también se encuentran en la vecindad de Pigalle, lugar de la infancia y adolescencia de Louki/Jacqueline.

[Libro] Un avion sans elle

Literatura

Sinceramente, acabé leyendo este libro porque me equivoqué al seleccionarlo. Me equivoqué de autor, no era obras de Michel Bussi lo que buscaba. Y “me equivoqué” de tema. No es que fuera una equivocación exactamente esto último. Yo iba con una idea en la cabeza, pero la sinopsis de este libro me llamó la atención, y acabé pinchando el botón de comprar. Ahora, en un momento, os cuento se la “equivocación” mereció la pena o no.

Un avion sans elle
Michel Bussi
Presses de la cité, 2012
Edición electrónica

Introducción al libro, en vísperas de la navidad de 1980, un avión procedente de Estambul con destino París sobrevuela los Alpes, y cuando enfila las cimas del Jura, en la frontera entre SuizaFrancia una novela comienza a desestabilizar al aparato. Pocos minutos después, entra en pérdida y cae sobre las laderas del Monte Terrible, donde comienza un incendio que acaba con la vida de los posibles supervivientes. Salvo que unos metros del accidente aparece una niña, un bebé de tres meses que, milagrosamente, ha sobrevivido en muy buen estado. A partir de aquí, dieciocho años más tarde, un detective privado está decidido a acabar con su vida. En dieciocho años no ha conseguido desentrañar el principal misterio de aquel suceso. La identidad de la niña, convertida ya en una joven atractiva e inteligente. Una niña que se disputaron en su momento dos familias. Dos parejas de presuntos abuelos, una de ellos, ricos, de la periferia pija de París, poderosos, influyentes, conservadores,… La otra, pobres, vendedores de pescado frito en una furgoneta de Dieppe, de izquierdas convencidos, no menos orgullosos… A estos últimos, la justicia les entregó la niña. Pero sobretodo son dos personas las que quieren saber la auténtica identidad de la chica. Uno, el presunto hermano mayor según la justicia, que no quiere que la chica sea su hermana… La otra, la que hubiese sido hermana mayor de la chica si la justicia hubiese fallado de otra forma, que mataría porque la chica fuese su hermana… Y algunas muertes por el camino.

Place de la Concorde

Buena parte de la acción de la novela sucede en París y alrededores. No recuerdo si pasan en algún momento por Concorde, porque van de metro en metro, pero aquí queda.

Se supone que en la novela hay un misterio. No se supone, lo hay. Pero es un misterio que, para cualquiera que tenga dos dedos de frente, algún conocimiento del desarrollo de la genética y sus aplicaciones judiciales, o capacidad para consultar en internet, sabe que es imposible que el misterio dure 18 años. Aun contando la época en que sucede la acción como las vísperas del año 2000. Luego eso quiere decir que esos análisis son inconclusos. Lo cual deja sólo dos posibilidades… no entraré a hacer el trabajo de quien quiera leer el libro. Al final, mi hipótesis inicial, la que construyo en los primeros minutos tras abrir el libro es la que triunfa. Y cualquier lector mínimamente avispado lo deducirá, incluso con los magros datos que he dado en esta entrada.

Por lo tanto, como principal interés del libro está el camino que recorren los personajes del libro. El protagonista no es la chica. Emily, la chica en cierto modo es el macguffin que lleva a actuar a Marc, su hermano mayor según decisión de la justicia. Y que en el plazo de un par de días tiene que asimilar toda la información que el detective, de improbable nombre Crédule Grand-Duc, ha adquirido en dieciocho años, y llegar a la conclusión correcta. Y eso, supone desentrañar muchos secretos, algunos de ellos tristes, otros incómodos. Y también ir en contra, y a veces a favor, de las personas del entorno, especialmente la también improbable hermana mayor “alternativa” de EmilyMalvina de Carville, personaje entre lo bufo y lo siniestro.

Arco de Triunfo de l'Etoile

Lamentablemente no tengo fotografías del Jura ni de la Alta Normandía, así que más París, el Arco de Triunfo de l’Etoile.

Al final tenemos un thriller en el que los investigadores son gente, que tendrían que haber llevado sus vidas, y se meten en este lío improbable. Improbable por la cantidad de coincidencias que el escritor obliga a que sucedan para que la historia pueda durar más de 500 páginas, quizá un número excesivo. Improbable, porque tanta carambola puede resultar de difícil tragaderas para el lector, especialmente el más avispado. Improbable, porque casi imposibles son algunos de los caracteres que se nos proponen. No obstante, el libro se deja leer, entretiene, tiene algún momento de emoción y de atrapamiento de lector, aunque esté muy lejos de ser una obra redonda. A mí me ha servido para practicar la lectura en francés. Eso sí. Y a darle varias vueltas a la homofonía de un avion sans elleun avion sans ailes… aunque sin necesidad de darle vueltas a esta homofonía, la resolución del misterio está por ahí…

Entrada a la Place des Vosges por la rue de Birague

En cualquier caso, en Google Maps, el Monte Terrible, como Mont Terri, aparece integramente en el cantón suizo del Jura y no en Francia… y esta entrada porticada no es a una plaza dedicada a estos montes sino a los Vosgos… que son unos montes estupendos, y la plaza también.