[Cine en TV] Liúlàng Dìqiú [流浪地球] 2019

Cine

Liúlàng Dìqiú [流浪地球] (2019; 26/20190501)

El estreno de hoy también viene de Netflix. Recientemente oímos hablar del gran éxito en su país de una de las primeras superproducciones en el ámbito de la aventura de ciencia ficción del cine chino, basado en una novela reciente de Liu Cixin. Novela que tengo pendiente de leer, en inglés porque no ha salido en castellano. En cualquier caso, tenía curiosidad. Liu se caracteriza por escribir ciencia ficción dura, aunque altamente especulativa, y la ciencia ficción dura no siempre es del gusto de las masas cuando se lleva al cine. Así que decidí ver la película antes de leer la novela, que es la siguiente que leeré cuando terminé con la de Murakami que llevo muy avanzada en este momento, siendo consciente que muy probablemente el tono de la obra literaria diferirá de la cinematográfica.

Ya tenemos ganas de ir a China. Recorreremos Shanghái y otras localidades cercanas. Cuatro patrimonios de la humanidad hemos contado. De momento, recordaremos nuestra visita a la isla de Hong Kong, en concreto a la localidad de Stanley, playa al sur de dicha isla.

En esta película dirigida por Frant Gwo (nombre por el que ha optado para presentarse ante las sociedades occidentales) nos encontramos ante una epopeya catastrófica que no deja de recordarnos a productos norteamericanos de hace 20 años. En medio de un frenesí constante, nos encontramos con que la humanidad se las ha apañado para, ante la amenaza de un expansión en gigante roja del sol, cosa que en realidad no sucederá hasta dentro de cuatro mil o cinco mil millones de años, motorizar el planeta para escapar del sistema solar y desplazarse a un sistema estelar más estable a 4,3 años-luz de distancia. O sea, Alfa Centauri, aunque no se nombre en ningún momento. Pero está previsto ayudarse de la gravedad de Júpiter para imprimir mayor aceleración al planeta, en el típico efecto tirachinas gravitatorio que se usa habitualmente con las sondas espaciales. Pero los cálculos han fallado, y la Tierra lleva rumbo de colisión con el gigante gaseoso de nuestro sistema solar.

Ya he dicho que Liu Cixin, hasta la fecha, escribe ciencia ficción dura con unos toques de alta especulación científica, que a mí no me desagrada. Pero esta película pone a prueba constantemente y duramente la suspensión temporal de la incredulidad que se da por descontada cuando te asomas a una obra de ficción. Tanto la gestión de los tiempos internos de la acción, como la inverosimilitud de determinadas maniobras, como determinados planteados, entre los que se encuentra la mayor… la capacidad de acelerar la Tierra fuera del sistema solar y el modo en que plantean separarse de la fatal atracción gravitatoria de Júpiter… me producen cierta vergüenza ajena.

A esto hay que sumar una realización vistosa, pero que realmente recuerda demasiado al cine de hace 20 años, y que detrás de la acción están las teorías sociales y morales de la dictadura china. No hay más que ver que la pareja protagonista de chico y chica, adolescentes, y que das por hecho al principio que van a ser novietes… pues son hermanos. Aunque sea adoptivos. Y viva la familia. No gran diferencia ideológica del cine más comprometidamente franquista. Porque todas las dictaduras, no importa el partido que gobierne, son más parecidas que diferentes

Sin embargo, con cierta benevolencia, le concederé el aprobado, muy justito, en todas las valoraciones. Porque la película entretiene. A pesar de que son más de dos horas de sillón, se te pasan rápido. Hay un esfuerzo notable de producción, aunque no siempre esté acertado, y los intérpretes hacen lo que pueden, con honestidad, con los guiones que les han puesto encima de la mesa. Ale pues… que hoy estoy de buen humor. Además, me llegó a principio de semana el visado para visitar China como turista a partir del 28 de mayo… así que… seamos buenos por una vez con la RPC.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: ***

[Cine] El vuelo (2012)

Cine

El vuelo (Flight, 2012), 1 de febrero de 2013.

Esta película, con lo que tenía oído de ella, no me interesaba demasiado a priori. Sin embargo, una floja entrada de nuevas películas en cartelera este fin de semana, y el hecho de que tenga una candidatura para los premios Óscar, en concreto para su actor protagonista, Denzel Washington, nos hizo ir a verla. He de decir, que para poder apreciar adecuadamente la interpretación, he buscado la posibilidad de visualizarla también en casa en versión original. Y lo he hecho. Por otra parte, la película tiene un director de cierto prestigio, Robert Zemeckis, aunque hay no pocas de sus películas que a mí no me gustan nada.

Estamos ante la historia de un piloto de líneas aéreas comerciales que, gracias a su pericia y mediante maniobras poco usuales, consigue salvar a la inmensa mayoría de los pasajeros y tripulantes de un accidente fatal. Convertido en un héroe, pronto irá saliendo a la luz algo que el espectador conoce desde el principio. El piloto tiene problemas con el alcohol y las drogas. Lo cual afecta profundamente a su vida personal, y queda la duda siempre de si, a pesar de la gesta en el vuelo maldito, no está poniendo constantemente en peligro a mucha gente en su actividad profesional.

Esta película tiene dos partes. Una breve introducción inicial, de acción, en la que asistimos al malhadado vuelo y al accidente. Muy bien rodada, es espectacular sin caer en la inverosimilitud. Es de esas situaciones que te deja pegado a la butaca. Pero una vez sucedido el accidente, entramos en una segunda película, donde todo gira alrededor del problema de las adicciones del protagonista. No está mal, pero no aporta nada realmente nuevo a otras películas que han tratado el mismo tema y que la superan ampliamente en diversos aspectos.

La película está muy interpretada tanto por su protagonista, que acapara muchísimos minutos, como por los diversos secundarios que están todos en muy buen tono.

Una película que se deja ver, quizá excesivamente larga, ya que lo que tenía que contar de original lo cuenta muy pronto. Pero que tampoco quedará como una película memorable ni mucho menos. Lo mejor, la secuencia del vuelo y las interpretaciones.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

En lo que se refiere a mi opinión sobre los premios ÓscarWashington lo hace muy bien, pero no inquieta la posición de otros candidatos, más carismáticos, con mejores papeles. Aunque es uno de los protagonistas con más porcentaje de protagonismo a sus espaldas en su película.

Siluetas contra el cielo

Afortunadamente, son escasos los vuelos que se vienen abajo de los muchos que sobrevuelan nuestras ciudades.

[Cine] Lo imposible (2012)

Cine

Lo imposible (The Impossible, 2012), 16 de enero de 2012.

En estas semanas tenemos previsto ver más cine de lo habitual, por dar un repaso a las candidatas a los premios óscar que se van estrenando. Pero no me imaginaba yo que iba a acabar viendo esta película que lleva un montón de tiempo en cartelera, y que no me había interesado en absoluto. Sin embargo, me dejo convencer para acompañar a unas amistades a verla. Para convencerme me dicen que es candidata a algún óscar. Más me mueve la oportunidad de tomarme unas cervezas después y charrar un rato que este filme español, dirigido por Juan Antonio Bayona, con ambiciones internacionales.

La película nos cuenta la odisea de una familia normal y corriente, los Bennet (en la película parecen norteamericanos o de algún país anglosajón, pero está basada en lo que le sucedió a una familia española, los Álvarez-Belón), que pasan unas vacaciones en algún lugar de playa del Océano Índico, donde son sorprendidos por el tsunami que asoló aquella región el 26 de diciembre de 2004. Así, la malherida Maria (Naomi Watts) y su hijo mayor Lucas (Tom Holland) quedan separados del marido, Henry (Ewan McGregor) y los dos niños pequeños. Y ahí comienza una lucha por sobrevivir y volver a reunirse.

No perderé mucho tiempo en comentar. Los presagios que tenía sobre el filme se confirman. Es una película efectista más que efectiva, con un guion que no está muy bien encadenado, y que se limita a presentar momentos que buscan conmover al espectador, ligados por ratos en los que realmente no pasa gran cosa. Esto se cuenta en un mediometraje de 45 minutos. Eso sí, es producción española sacando pecho en cuanto a gastos de producción.

Las interpretaciones, desde mi punto de vista son de aliño. Ambos protagonistas son intérpretes solventes que cumplen con lo establecido. Considero excesiva la nominación de Watts al óscar a mejor actriz protagonista. Su trabajo es correcto pero no extraordinario y, por otra parte, casi diría que su papel es secundario respecto al del chaval que hace de hijo mayor, Tom Holland, y que me parece el personaje más interesante del filme. Dicen los créditos que por ahí pasa Marta Etura, a la que no he reconocido mientras veía la película, y Geraldine Chaplin, que sí he reconocido, pero que no hace más que poco más que un cameo.

Película que he visto más por estar con la gente que por el interés que me despertaba, que no es que sea una catástrofe ni nada de eso, pero que no me parece que merezca la atención que ha recibido ni de los medios ni del público. Pero las cosas son así. Qué se le va a hacer.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **

Hay modificaciones en mis valoraciones de Hacia los premios Óscar 2013, que afectan a la categoría de  Actriz protagonista, situando a Watts provisionalmente la tercera de mis preferencias, aunque dudo que sostenga la posición.

Playa de Margate

Parece que las playas del mar del Norte, como la de Margate en Inglaterra, son menos idílicas, más borrascosas, pero dan menos disgustos que las de Tailandia.

El ataque de los neutrones mutantes,… o más bien, 2012 (2009)

Cine

2012 (2009), 19 de diciembre de 2009.

Como ayer contaba, el sábado por la tarde hice dos cosas, y la segunda fue imprevista, impensada y, hasta cierto punto, impensable. Había quedado con unos amigos con los que actualmente me veo poco en que nos íbamos al cine, y luego a picar alguna tontada. El caso es que yo llegué con el tiempo muy justo a la cita, por haberme ido a ver la exposición de W. Eugene Smith, que me entretuvo más de lo previsto, y al llegar me dicen que como había mucha gente que habían sacado ya las entradas… Y yo pregunté: “¿Para qué película?” Y sí, efectivamente, para la del título. Para un filme dirigido por el infumable Roland Emmerich, que me había propuesto ignorar, pero que llegados a ese punto o desairaba a mis amigos o la sufría en silencio. Vamos,… como si fuera una hemorroide.

Al poco de empezar ya me dio el ataque de risa tonta. La culpa de la catástrofe que iba a venir era de los neutrinos del sol que se habían vuelto mutantes. Empecé a imaginarme a los neutrinos como los personajes de cierto filme de un distinguido director español venido a menos en su calidad realizadora en los últimos tiempos. Pobres neutrinos, tan sosos ellos habitualmente, que nos atraviesan constantemente como si no existiéramos o como si ellos no existiesen.

Bueno, a partir de ahí, la típica película de catástrofes, con un guion que se le podría haber ocurrido a cualquiera que hubiese visto cualquier otra película de catástrofes, cuyo único aliciente es unos efectos especiales que recrean la catástrofe de forma tan total y absolutamente inverosimil que simplemente te desentiendes de la cosa y a lo único que aspiras es a que deje de hacer tanto ruido. Un ejemplo más de que Hollywood toma al espectador medio por oligofrénico, y algo de razón debe tener porque la gente va a ver estos productos.

De la interpretación ni vamos a hablar. Si da igual. Cualquiera podría haber hecho estos papeles. Además nada tiene sentido, así que.

En resumen, una estupidez creada a base de gastar muchísimo dinero, y que por supuesto no voy a recomendar ni a mis peores enemigos. Quizá no tan rematadamente mala como otros productos del mismo engendrador, pero absolutamente sin interés salvo para devoradores descerebrados de kilos y kilos de palomitas, sal y cocacola.

Dirección: *
Interpretación: *
Valoración subjetiva:
*

Y por cierto, parece que ha muerto Britanny Murphy. Con 32 años. Nunca sabré si realmente era una mala actriz, o sólo una actriz tremendamente desaprovechada, y con desafortunadas elecciones en sus papeles. Me entran dudas. Siempre me pareció ver algún destello de calidad entre tanta morralla que interpretó. Ya nunca lo sabremos.

Vista desde Trocadero

La Torre Eiffel suele ser uno de los monumentos favoritos para mandar a freir espárragos en las películas catastróficas, pero no recuerdo yo ahora si en el engendro este aparece,... no recuerdo, no... - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.