[Cine] Dos reivindicaciones afroamericanas y el follón de los Óscar

Cine

Aunque parecía que el musical de moda podía arrasar en los Óscar, es cierto que había indicios que podía darse la sorpresa. Y que esta la diese Moonlight. Veamos…

Esta última ganó el Globo de Oro a la mejor película en la categoría de “drama”, que siempre se ha considerado más prestigiosa que la de “comedia o musical”. Es paradójico que La La Land sea un drama más que una comedia, pero…

En los premios del cine independiente celebrados poco antes que los Óscar, Moonlight arrasó.

El ambiente político y social como consecuencia de la campaña electoral estadounidense y de la presidencia de Donal Trump crean un entorno favorable a los gestos.

El año pasado hubo fuertes críticas al hecho de que tan apenas hubiera candidatos afroamericanos.

Así que tampoco es para extrañarse. Eso no quita para que yo siga considerando que mi preferida, emocionalmente hablando, siga siendo Manchester by the Sea.

Fue "La La Land" quien se llevó el Óscar a la mejor dirección de fotografía con su colorida puesta en escena. Pero he estado pensando en alguna muestra de cinematografía en blanco y negro que se ha podido ver recientemente, y por ello he optado por esta colección de vistas monocromas de Zaragoza para ilustrar esta entrada.

Fue “La La Land” quien se llevó el Óscar a la mejor dirección de fotografía con su colorida puesta en escena. Pero he estado pensando en alguna muestra de cinematografía en blanco y negro que se ha podido ver recientemente, y por ello he optado por esta colección de vistas monocromas de Zaragoza para ilustrar esta entrada.

El caso es que al final, casi llegan Bonnie Parker y Clyde Barrow y les roban el premio a los que se ven azules a la luz de la luna. Y mira que tuvo que darse cadena de errores para llegar a semejante follón. Y que nadie lo dude. Dos errores no hacen un acierto. Hacen un error más gordo todavía.

En cualquier caso, en el fin de semana previo, teníamos interés por ver un par de películas. Ambas prometía mucho en su momento de cara a los Óscar, aunque sólo una llegó con alguna candidatura.

The Birth of a Nation

(2016; 122017-2402)

Juro por el niño Jesús de Praga que hace unos meses se hablaba de esta película dirigida por Nate Parker, como una seria candidata a los premios gordos. Había tenido un gran éxito en el festival de Sundance, por ejemplo.

La aventura de Nathaniel Turner (Nate Parker en un yo me lo guiso, yo me lo como) en 1931, pasando de ser un esclavo acomodado en su función de predicador para otros esclavos gracias que aprendió a leer, a encabezar una rebelión en el estado de Virginia contra sus amos, parecía tener todos los ingredientes para atraer la atención y poner la película en órbita hacia algo importante.

Sin embargo, una polémica sobre la posible participación de Turner en una violación hace bastantes años, cuando era estudiante universitario, hizo que la opinión pública se pusiera en contra. Y parece que todas las posibilidades se diluyeron. A pesar de las buenas críticas que recibió la película, incluso el público votante en IMDb le dio bastante la espalda. Poco más de un 6 se puntuación media es muy poco.

20170209-l2320084

Lo cierto es que la película no está mal. Las interpretaciones son buenas, la producción correcta y tiene sus cosas interesantes. No la veo yo tanto de todas formas como para ganar muchos premios, pero es una película que se deja ver.

Como curiosidad, el ganador del óscar al mejor actor protagonista, Casey Affleck, también se vio envuelto en acusaciones similares, que sin embargo no le afectaron a la hora de conseguir el premio. ¿Doble rasero, doble moral, después de todo? ¿O unas acusaciones eran más verosímiles que otras? No tengo ni idea. El caso es que la película que nos ocupa se deja ver.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

Fences

(2016; 132017-2502)

Otra de yo me lo guiso, yo me lo como. Esta vez de la mano de Denzel Washington, director y protagonista de la película, que junto con su PROTAGONISTA femenina, Viola Davis, ya había interpretado los mismos papeles en la versión teatral original hace unos años.

He destacado lo de protagonista, porque como ya he comentado en ocasiones, me parece fraudulento que se pueda escoger a voluntad por parte de los productores dónde competir, para tener más posibilidades. Davis lo hace bien, pero el no haber competido al premio de mejor actriz protagonista, me parece de bajo nivel ético. Aunque aplicando el ande yo caliente y ríase la gente, a ella le dará igual. Su eunuco dorado será para ella para siempre.

20170214-l2320178

Es teatro esta película sobre un matrimonio de clase obrera afroamericano en los años cincuenta en alguna ciudad norteamericana, en la que la actitud del padre, reñido y rencoroso con el mundo, con más o menos justificación, lleva a problemas en una familia aparentemente feliz. Y las adaptaciones de teatro al cine son complejas, puesto que tienen que ofrecer algo más o algo distinto de lo que es la obra en escena. Una mera puesta en escena filmada no basta. Y aunque los actores no se encuentren en un escenario, ese patio de la casa de los Maxson no es más que un escenario teatral. Washington aporta poco como director. Y como consecuencia, las casi dos horas y media de duración se hacen largas, aportan poco, porque cinematográficamente hablando, con otro lenguaje, se podría contar la historia mejor y en noventa minutos.

Artes escénicas ambas, el teatro y el cine, sus lenguajes son distintos no obstante. Y por lo tanto son pocas y muy especiales las películas que triunfan adaptando fielmente obras teatrales. Aunque cuando lo hacen, suelen ser espectaculares. Aportan la calidad del libreto teatral a una buena película. No es el caso.

No obstante, se deja ver. Y sus intérpretes lo hacen bien. Tanto los dos protagonistas, con especial mención a Davis, como los secundarios, donde destacaría la bonhomía que transmite a su personaje Stephen Henderson.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

20170214-l2320179

[Cine] El vuelo (2012)

Cine

El vuelo (Flight, 2012), 1 de febrero de 2013.

Esta película, con lo que tenía oído de ella, no me interesaba demasiado a priori. Sin embargo, una floja entrada de nuevas películas en cartelera este fin de semana, y el hecho de que tenga una candidatura para los premios Óscar, en concreto para su actor protagonista, Denzel Washington, nos hizo ir a verla. He de decir, que para poder apreciar adecuadamente la interpretación, he buscado la posibilidad de visualizarla también en casa en versión original. Y lo he hecho. Por otra parte, la película tiene un director de cierto prestigio, Robert Zemeckis, aunque hay no pocas de sus películas que a mí no me gustan nada.

Estamos ante la historia de un piloto de líneas aéreas comerciales que, gracias a su pericia y mediante maniobras poco usuales, consigue salvar a la inmensa mayoría de los pasajeros y tripulantes de un accidente fatal. Convertido en un héroe, pronto irá saliendo a la luz algo que el espectador conoce desde el principio. El piloto tiene problemas con el alcohol y las drogas. Lo cual afecta profundamente a su vida personal, y queda la duda siempre de si, a pesar de la gesta en el vuelo maldito, no está poniendo constantemente en peligro a mucha gente en su actividad profesional.

Esta película tiene dos partes. Una breve introducción inicial, de acción, en la que asistimos al malhadado vuelo y al accidente. Muy bien rodada, es espectacular sin caer en la inverosimilitud. Es de esas situaciones que te deja pegado a la butaca. Pero una vez sucedido el accidente, entramos en una segunda película, donde todo gira alrededor del problema de las adicciones del protagonista. No está mal, pero no aporta nada realmente nuevo a otras películas que han tratado el mismo tema y que la superan ampliamente en diversos aspectos.

La película está muy interpretada tanto por su protagonista, que acapara muchísimos minutos, como por los diversos secundarios que están todos en muy buen tono.

Una película que se deja ver, quizá excesivamente larga, ya que lo que tenía que contar de original lo cuenta muy pronto. Pero que tampoco quedará como una película memorable ni mucho menos. Lo mejor, la secuencia del vuelo y las interpretaciones.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

En lo que se refiere a mi opinión sobre los premios ÓscarWashington lo hace muy bien, pero no inquieta la posición de otros candidatos, más carismáticos, con mejores papeles. Aunque es uno de los protagonistas con más porcentaje de protagonismo a sus espaldas en su película.

Siluetas contra el cielo

Afortunadamente, son escasos los vuelos que se vienen abajo de los muchos que sobrevuelan nuestras ciudades.