Este fin de semana pasado…

Fotografía personal

… es un momento del año en el que siempre se mezcla un cierto grado de alegría y un cierto grado de melancolía. En cualquier caso, de un día como ayer domingo, en WolframAlpha nos dicen que:

El sol salió a las 8:19 horas.

Se puso a las 18:17 horas.

Por lo que la duración de la luz diurna fue de 9 horas y 58 minutos. Supongo que hay que descontar la luminosidad de los crepúsculos tanto al alba como al ocaso.

La luna estaba menguante, acercándose a la luna nueva.

Mirando la torre que no está (Pza. San Felipe)

Mirando a lo alto de una torre que ya no está - Pentax K-x, SMC-DA 70/2,4 Limited

Como curiosidad, por ejemplo, podemos ver qué pasó en 1963, por coger un año al azar:

El sol salió a las 8:19 horas.

Se puso a las 18:16 horas.

Por lo que la duración de la luz diurna fue de 9 horas y 57 minutos. Un minuto menos.

La luna estaba creciente. Mira tú. Por llevar la contraria.

Arcada

Estos días melancólicos son buenos para ir a ver crecer las plantas en las renovadas y agradables riberas del río Ebro - Pentax K-x, SMC-DA 40/2,8 Limited

En cualquier caso, este año espero que me sacudiré la parte melancólica lo antes posible, y me reactivaré nuevamente. Mientras tanto, esta mañana he puesto en el coche cuando iba a trabajar el álbum Live de Alison Krauss, que tiene una mezcla muy adecuada de música animada y melancólica. Muy propio del country, un género que no me gusta mucho, salvo cuando encuentro algo que me llama la atención que entonces me encanta. Contradicciones. Estos días todo son contradicciones.

Barandilla

Remozadas y blanqueadas barandillas en el Parque Grande de Zaragoza - Pentax K-x, SMC-M 200/4