1 año, 12 meses… pues 12 fotos + 1

Fotografía personal

Como en años anteriores, voy a resumir el 2010 en fotos. Quizá no uno de mis mejores años. En muchos sentidos. Pero tampoco me voy a quejar en exceso, viendo lo que corre por el mundo. Lo divido en dos partes. La primera, con fotografías, una por mes, más la de la despedida, de mi entorno habitual. Zaragoza, Aragón,… Mañana, viajes. No son necesariamente las mejores fotos. Porque este concepto no es fijo. Lo que me parece estupendo hoy,… mañana ya veremos. Pero de alguna forma representativas. Que os gusten. Aunque muchas ya han aparecido por aquí.

Enero:

Escultura

En este año he hecho alguna foto con el teléfono móvil. La cosa no ha terminado de convencerme, la verdad... pero bueno... ahí queda esta imagen clandestina tomada en el Museo Pablo Gargallo de Zaragoza.

Febrero:

Stitch

En febrero, carnavales; y en la foto, un "stitch" que debajo lleva una niña que se llama Julia.

Marzo:

Jardín botánico

En este año me ha dado bastante por el entorno de naturaleza urbana en Zaragoza; y en la imagen, algunas hojas que se sujetan en las vallas del jardín botánico en el Parque Grande.

Abril:

Música para el futuro - violín

La crisis económica nos robó los grandes espectáculos de San Jorge; a cambio, los alumnos de los conservatorios de música de Aragón nos mostraron sus conocimientos y habilidades en el Paseo de la Independencia de Zaragoza, y estuvieron muy bien.

Mayo:

Conversación y gestualidad

La primavera siempre trae numerosas actividades ciudadanas al centro de Zaragoza; y entre ellas 'Zaragoza Diversa", donde diferentes grupos étnicos que conviven en la ciudad nos muestran sus aportaciones a la cultura de la comunidad.

Junio:

Promoviendo el alcoholismo

En esta fecha, los mercadillos medievales son casi obligatorios; y aquí a unos muy jóvenes 'seres medievales' bebiendo en cuerno en la plaza de la Seo de Zaragoza.

Julio:

La escultura

Tras conocer la obra del escultor Richard Deacon en Estrasburgo, me enteré de que bajo el puente de Las Fuentes, en Zaragoza, tenemos una obra suya; y me paseé por allí para verla una vez más.

Agosto:

Rectas y curvas

Me sentí atraído en las tardes de verano por las formas geométricas de las modernas edificaciones entre el recinto de la Expo y el puente de Santiago.

Septiembre:

Caser

Tengo el propósito de ir recopilando imágenes interesantes de la arquitectura en Zaragoza; y he ido tomando apuntes con las cámaras compactas, como este en la plaza de Paraíso.

Octubre:

Castiello de Jaca

Con la llegada del otoño, una escapada a Castiello de Jaca nos muestra lo bonitos que se ponen los montes.

Noviembre:

Soto de Cantalobos

Con mi interés por los entornos naturales en Zaragoza, me he pasado varias veces por el Soto de Cantalobos; y volveré más veces con la cámara fotográfica,... hay muchas posibilidades.

Diciembre:

Esperando el ocaso

El Parque Grande de Zaragoza es imprescindible para salir de vez en cuando a pasear con la cámara de fotos; como las personas bajo esta pérgola del Cabezo Buenavista, esperando la puesta de sol.

+1,… 31 de diciembre de 2010

Amanece sobre Torrero

Probablemente la última foto del año... no sé, aun faltan unas horas; tomada esta mañana desde el Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Desgraciadamente termino el año como el pasado... visitando todos los días este centro hospitalario. A ver si hay más suerte al año que viene. - Fujifilm Finepix F10

Recomendación musical:

Mientras escribo esta entrada, tengo puesta en la televisión una grabación del canal Mezzo con unos conciertos de los años 60 de ‘Rahsaan’ Roland Kirk, saxofonista de jazz que también tocaba otros instrumentos de viento, muchas veces en la misma pieza. Y me esta encantando. Así que ahí queda la recomendación.

[Libro] La bandera invisible

Historia, Literatura

Estos días paso mucho tiempo metido en un hospital. Esto no es raro en mí, que trabajo en uno. Pero no. Estoy metido en “otro” hospital, y no precisamente por motivos de trabajo. Voy y vengo. Espero resultados. Atiendo necesidades. Y los ratos libres ando con pocas ganas de hacer nada. Así que leo. Es una de esas situaciones donde das gracias por la invención de los libros de bolsillo. Menos mal que hace unos días compré varios y tengo para leer unos días. Pero también es verdad que los acabo mucho más deprisa de lo habitual.

El que comento hoy era un misterio para mí. Me llamó la atención en la librería. Curiosamente, estaba entre las novedades de la sección de ficción, aunque se trata de las memorias de guerra de Curt Emmrich, un médico y periodista alemán, que sirvió como cirujano en un puesto de socorro avanzado de una división de la Wehrmacht, en el frente soviético. El libro está escrito bajo el seudónimo de Peter Bamm. Y bueno… ha resultado una lectura interesante. A continuación os la comento.

La bandera invisible
Peter Bamm
Libros del Asteroide; Barcelona, 2010
ISBN: 9788492663293

Para empezar, y para entender un poco mejor lo que vamos a leer, conviene explicar qué es para el autor “la bandera invisible” del título. Para él sería la bandera del humanismo bajo la cual actuaron algunas personas durante el terrible conflicto que enfrentó a la Alemania nazi con el régimen soviético de Stalin. Un enfrentamiento en el que el nivel de deshumanización fue tremendo, y en el que la barbarie campó a sus anchas en ambos bandos. Así pues, las memorias que nos ofrece el autor no son un registro preciso ni concreto de lo que contempló en el frente. Hay que decir que el periodo de tiempo que abarca, desde el verano de 1941, cuando el grupo de ejércitos Sur avanza por la llanura ucraniana hasta que es evacuado por los pelos de la Prusia Oriental en la primavera de 1945 con destino Copenague, donde el autor se rindió a las tropas británicas que liberaron Dinamarca. Entre medio, la terrible campaña en la península de Crimea, el avance alemán hasta el Caucaso, la retirada de la cabeza de puente de Kuban, la segunda campaña en Crimea, de donde sería evacuado poco antes del desastre, para finalizar en un hospital militar de Prusia Oriental, donde quedó cercado contra el Báltico, hasta su escapatoria.

Siegesaule

Buena parte de los compañeros de la compañía de sanidad en la que estuvo enrolado el autor eran berlineses; y seguramente, hubieran dado lo que fuera en muchas ocasiones por estar paseando bajo la columna de la victoria en el Tiergarten, en lugar de tragando polvo en la estepa ucraniana - Pentax *ist DS, SMC-A 50/2

Todas las anteriores campañas son narradas indirectamente, ya que en realidad cada capítulo es la narración de un hecho en el que se pone de manifiesto y se da preferencia a las acciones de aquellos que, en medio de la barbarie bélica, mostraron una determinación por mantener el respeto o la soladaridad hacia el ser humano, independientemente de su bando, nacionalidad, creencia, o religión. Por supuesto, no puede evitar hacer referencia a las barbaridades. Pero aunque menciona las matanzas de judíos, no entra a fondo en ellas. Ni en el trato que mayoritariamente se dio a los prisioneros rusos. Para él, los nazis son “los otros”. De hecho, nunca menciona la palabra nacionalsocialista o nazi, o SS,… sólo “los otros”. Ni menciona nunca a Hitler. Para él es “el hombre primitivo”. De alguna manera, es como si él y el conjunto de buenos alemanes que luchan en la Wehrmacht fueran también víctimas en esa guerra, en la que los alemanes cultos representan la esencia de los valores y la cultura europea, tanto en sus raíces clásicas como cristianas. Y son frecuentes las referencias históricas y literarias que aparecen en el relato a ambas raíces. En un momento dado, se sienten como lacedemonios de Leónidas en las Termópilas,… la primera línea de defensa ante la barbarie oriental. Lo cual conlleva una paradoja terrible. Los propios nazis utilizaron esta comparación para definirse ante el mundo contra los soviéticos.

Así, el conjunto del libro te sume una profunda reflexión sobre las contradicciones internas de la sociedad alemana. Creo que el autor es sincero a la hora de sentir unos valores positivos en su cultura, amenazados tanto por el enemigo externo como por la dictadura en el poder. Pero es inevitable leer entre líneas que frente a la capacidad de algunos individuos para diferenciarse en sus actitudes y comportamientos del poder nazi, aun a riesgo de sus propias vidas, hay una mayoría de alemanes que colaboran y luchan hombro con hombro con la estulticia nazi que en su soberbia llevó a la catastrofe a toda Europa en general y a su propio país en particular.

En resumen, se trata de un libro muy entretenido de leer, muy ameno. Pero que sin duda llenará de interrogantes al lector informado, puesto que no hay una correspondencia entre lo que lee y la historia conocida en lo que se refiere a los comportamientos globales de las personas que allí estuvieron, independientemente de los ejemplos de humanismo que selecciona el autor. Para el lector no informado, debe tener cuidado en no caer en el embrujo del buenrollismo que muestra el autor. Los alemanes actuaron en el frente oriental con crueldad criminal en su conjunto. Y pareciera que esto no es así, leyendo este libro.

Recomendación musical:

El autor del libro, junto con dos compañeros de fatigas, tienen un momento para escuchar en la lujosa casa abandonada del director de una fábrica en Prusia Oriental la Sinfonía Nº 3 en re menor de Bruckner, salvo el cuarto movimiento, interrumpido por el comienzo de un bombardeo con obuses por parte de los soviéticos. Así que esa es la recomendación para hoy.

Playa - Sopot

No lejos de las playas de Sopot, actualmente Polonia, se encuentra el puerto de Hel, donde el autor del libro consiguió embarcar en un transporte que los llevó por el Báltico hasta Copenague - Canon EOS 40D, EF 24-105/4L IS USM

[Libro] Almas grises

Literatura

Me recomendaron este libro del francés Philippe Claudel hace ya unos meses. Pero no estaba disponible en edición de bolsillo. Y últimamente, salvo alguna excepción, la novela la leo en edición de bolsillo. Porque me permite llevarlas a todas partes y aprovechar tiempos muertos. Pero recientemente la editorial Salamandra ha sacado una colección especial de 10 títulos en edición de bolsillo para celebrar su 10º aniversario. Libros auténticamente de bolsillo. Muy llevaderos. Muy sencillos de diseño, pero muy agradables para leer. Y entre ellos este título, que he leído estos últimos días. Y que me ha gustado mucho. A continuación os diré porqué.

Almas grises
Philippe Claudel
Salamandra; Barcelona, 2010
ISBN: 9788498383355

Nos encontramos al principio del relato en un lugar no determinado del norte de Francia. Probablemente en algún lugar del norte de Lorena (el autor es de esta región). La ciudad más cercano con tribunal de justicia viene denominado como V. Tal vez Verdun, célebre por la gran batalla que en 1916 se celebró en las cercanías de dicha ciudad, que no llegó a ser tomada por los alemanes. en un momento dado de 1917, en dicho lugar no especificado se produce la muerte de una niña de 10 años. El narrador de los hechos es el policía de la población que intentó investigar los hechos. Pero en su narración, nos va presentando una serie de personajes, aparte de sí mismo. Un fiscal, serio, viudo, duro, que vive en soledad. Una joven maestra que pide voluntariamente ese destino para estar cerca del frente, quizá porque quiere estar cerca de su amado. Un juez corrupto y sin escrúpulos.Unos desertores, pobres desgraciados que aparentemente se encontrarán en el momento menos adecuado en el lugar más inoportuno. Y otros personajes que aparecerán por allí, en un recorrido que nos llevará desde el último cuarto del siglo XIX hasta los años 30 en el siglo XX. Aunque el núcleo del relato se concentrará en los cuatro años de la guerra mundial y, especialmente, en los meses que siguieron al asesinato de la niña.

Con este planteamiento, Claudel compone un fresco muy crítico de la sociedad francesa de ese momento, y por extensión, de las sociedades pretendidamente civilizadas de cualquier momento. Las instituciones públicas y políticas, la industrialización, las diferencias sociales, los privilegios de los poderosos, todo ello cae bajo el escrutinio crítico del autor. Especialmente, en un momento donde en nombre del patriotismo tantos horrores se perpetraron y tantos hombres murieron en los campos de batalla.

Pero también es un retrato de tres personas, el policía, el fiscal y la maestra, estrañamente vinculados por el amor perdido en manos de la muerte, que hará que sus destinos se unan de una forma mucho más íntima de lo que al principio podemos llegar a entender. Un destino que necesariamente nos conmoverá, y nos hará perdonar muchas de sus debilidades. Incluso llegado el final de sus vidas.

Un relato fuertemente dramático que me ha interesado como hacía tiempo que no lo hacía una novela de ficción. Tanto por los destinos de sus personajes, como por el retrato histórico de una época, como por el dramatismo que hace que tengas que dejar de leer de vez en cuando, para dejar reposar los sucesos de los que eres testigo, sólo para luego retomar la lectura con más interés todavía.

Altamente recomendable. Ciertamente.

Recomendación musical:

Aunque no tiene que ver directamente, el tono melancólico del relato me ha hecho pensar en alguna de las composiciones de Claude Debussy, uno de mis compositores clásicos preferidos. Me permitiré recomendar la Suite bergamasque, de la que es especialmente conocido el cuarto movimiento, Claire de Lune.

Hielo en las fuentes

Frío hacía a orillas del canal que atraviesa la campiña del norte de Lorena cuando asesinaron a la niña Belle de Jour, en la novela que hoy nos interesa; y frío hace estos días en Zaragoza, en los que las fuentes del Parque Grande aparecen heladas, y así permanecen durante todo el día - Canon EOS 5D Mk.II, EF 85/1,8 USM

 

Cine y TV para Navidad; Blake Edwards, Coppola, Kubrick, Altman y el Doctor, entre otros

Cine, Televisión

Cuando llegan los días de las fiestas navideñas, cuando el frío suele apretar más en Zaragoza, apetece salir menos, en las tardes de los festivos donde tampoco hay muchos sitios donde ir, suelo aprovechar para ver películas de otro tiempo. Algunas de ellas las he visto un sin fin de veces, como Casablanca, a la que dediqué una tarde hace unos días ya. O Gone with the Wind (Lo que el viento se llevó), que suele caer más hacia Año Nuevo o Reyes. Pero otras son un repaso a películas que me gustan pero he visto sólo en alguna ocasión, o películas a las que quiero dar una oportunidad. También este año está matizado porque la situación familiar ha hecho que haya renunciado a alguna actividad social. Estoy algo cansado. Lo que ha favorecido que me apeteciese sentarme en mi butaca favorita a ver buen cine.

Un listado de lo visto en estos últimos días:

Blake Edwards: Recientemente fallecido, diversas cadenas han programado películas suyas como homenaje. Y yo decidí grabar para ver en estos días Experiment in Terror (Chantaje contra una mujer). Creo que la había visto una vez, hace bastante tiempo. Pero no me acordaba mucho. Bueno. Pues me ha gustado un montón. Por muchas cosas. Pero destacaré tres. Lee Remick estaba absolutamente sensacional, tanto como actriz como por guapa. La cinematografía en blanco y negro, con unas iluminación maravillosa firmada por Philip Lathrop, recomendable para todos quienes amen la fotografía. La estupenda música de Henri Mancini.

Francis Ford Coppola: Hace poco leí un artículo en el que alguien, una vez más, ponía por las nubes el Dracula del director italoamericano. Así que decidí darle una oportunidad… Pues nada. Que no me engancha. No le pillo el truco a esta película. Acaba aburriéndome. Más larga que un día sin pan. Y encima no puedo quitarme de encima el prejuicio que tengo hacia la Ryder y el Reeves. Uiggg… Ni ver a la Bellucci en tetas sirve como aliciente.

Stanley Kubrick: Sin embargo cada vez me alucina y me admira más la acidez critica del maestro en Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb (¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú). Y qué actual me parece todavía en según que cosas. Nadie debería dejar de verla.

Robert Altman: Hace unos días mencionaba Gosford Park en la entrada que dediqué a la serie de televisión Downton Abbey. Si bien la filmografía de este director es algo irregular, reconozco que hay algunas de sus películas que me parecen imprescindibles. Y que maestría para manejar los repartos corales. O para dar protagonismo a quien no parece tenerlo. Indudablemente, los actores que interpreta a los de “arriba” están estupendos. Pero los de “abajo” están insuperables. Echad un vistazo al reparto en IMDb, y veréis que colección de ilustres de todas las edades. Cada vez me gusta más.

Pero no todo va a ser cine en estos días. Y también me he merendado el especial de navidad de Doctor Who. Inspirado en A Christmas Carol (Un cuento de Navidad) de Dickens, cuyo título adopta aunque contando una historia distinta, nos traslada como de costumbre a un mundo de fantasía apto para todos los públicos, con una aventura amable aunque con un tono dramático siempre. Claramente orientada a los críos, no dejará de entretener a los adultos que se dejen llevar por una fantasía bien realizada. Lo mejor, que volvemos a ver a Amy Pond (Karen Gillan) con el disfraz de policía con el que la conocimos hace unos meses en el primer episodio de la quinta temporada de la nueva época del Doctor. Lo peor, que Amy Pond (Karen Gillan) hace un papel secundario en esta historia y sale poco… para mi gusto.

Así que ya tenéis algunas recomendaciones para conseguir que por “la caja tonta” salgan contenidos que contraríen ese ominoso apelativo.

Recomendación musical:

Cómo no,… el tema principal de Experiment in Terror de Henry Mancini. Aunque también el tema de Dr. Strangelove…, basado en la canción popular de la Guerra Civil de los Estados Unidos When Johnny Comes Marching Home. Este tema también ha salido en otras películas bien conocidas como Stalag 17 (Traidor en el infierno) o Antz (Hormigaz), entre otras.

Puente del Parque Grande

El puente sobre el río Huerva que sirve de acceso al Parque Grande de Zaragoza; un camino que estoy haciendo en estos días más de lo que me gustaría - Canon EOS 5D Mk.II, EF 50/1,8

[Noticias del sábado]… pero de Navidad,… vamos

Humor

Aunque no han dejado de surgir nuevas noticias en navidad… o lo que es lo mismo, no han dejado de suceder hechos desagradables por el mundo… pues hoy las dejaremos de lado. Y pasaremos a otro tipo de noticias.

Grandes tetas, penes erectos, mentes idas…

Me llega un correo electrónico de una ámiga con la que alguien ha considerado que es la mejor frase del año. A saber:

En el mundo actual, se está invirtiendo cinco veces más en medicamentos para la virilidad masculina y silicona para mujeres, que en la cura del Alzheimer. De aquí a algunos años, tendremos viejas de tetas grandes y viejos con pene duro, pero ninguno de ellos se acordará para que sirven. (Drauzio Varella, oncólogo brasileño)

……

……

……

¿Realmente es necesario que comente algo? Porque estoy casi seguro que de una forma u otra, incluso si fuese una frase apócrifa, los datos son aproximadamente cierto. Mis dudas sobre si se dijo o no vienen porque en el mensaje se otorga al autor el premio nobel de medicina… y no. Este señor no tiene el mencionado galardón.

En respuesta a Bardem y sus tomates

Parece que Javier Bardem, uno de los posibles endiosados que pontifican sobre diversas libertades mientras vigilan su cartera, ha comparado las descargas ilegales con robar tomates en un huerto. Y le han respondido. Como reproducir aquí todo el texto sería muy largo, os pongo un enlace. Me parece muy bien razonado,… y muy muy divertido.

Se me olvida. El enlace al texto en Blogoff.

Woody, de Toy Story, el pervertido

Parece que los diseñadores de mercaderías de Disney no son especialmente cuidadosos. Por lo menos, en Cinéfagos se hacen eco de las posibilidades que da la expresión de Woody, el vaquero de Toy Story, en una serie de imágenes que no son precisamente aptas para todos los públicos como la película de origen. Pero qué cochinos…

Ale… ánimo… a recuperarse de la navidad… que viene el año nuevo…

Regent's Park

"Lo que el viento se llevó",... o dónde van a parar la gente de las tumbonas en Regents Park, Londres - Canon Digital Ixus 400

 

Felices fiestas… supongo

Política y sociedad

En estos días, buena parte de la humanidad, o por lo menos esa impresión da, está de fiesta. Naturalmente, en nuestras sociedades occidentales, todo está contaminado por la creencia religiosa dominante, la cristiana, en sus diversas versiones. Así que a estas fiestas las llamamos Navidad.

Sin embargo, yo no soy creyente, y por lo tanto la Navidad no tiene ningún significado para mí, más allá de la expresión más o menos multitudinaria de una superstición de las muchas que recorren las poblaciones humanas. Se crea un sentimiento o una presión social en el sentido de que en estos días todo es buen rollito. Independientemente de la insolidaridad creciente que nos rodea el resto del año.

Para colmo, estos días están siendo difíciles en mi entorno familiar por problemas de salud. De hecho, no pensaba tener ni tiempo para escribir estas líneas. Pero he encontrado un huequito. Lo cual hace que maldita la gracia nos hace todo este jolgorio. Ni siquiera vamos a tener la oportunidad de disfrutar apropiadamente de esos regalos que con mayor o menor prodigalidad circulan en estos días.

En la parada del autobús

Una parada de autobús, relacionada con el tema del os regalos festivos - Canon EOS 5D Mk.II, EF 50/1,8

En cualquier caso, aunque las poderosas religiones cristianas se hallan apoderado de estas fiestas, no deja de ser un reflejo de algo que se lleva celebrando por siglos y siglos. El solsticio de invierno, adaptado por las distintas religiones y supersticiones, por lo que adopta formas diversas en todo el mundo. Fiestas similares podemos encontrar entorno a los equinoccios y al solsticio de verano. Si a eso añadimos la proximidad del cambio de año del calendario gregoriano, predominante también en el mundo,… pues ya está el jolgorio montado del todo. Para bien o para mal.

Así que nada. Ya que estamos. Pues buen rollito para todos. Y que todos aquellos que pueda, que pasen muy felices fiestas.

Puesta de sol en Primrose Hill

En las proximidades del equinoccio de otoño, hace unos años en Londres, vemos el sol ponerse desde Primrose Hill - Canon Digital Ixus 400

[Cine] Biutiful (2010)

Cine

Biutiful (2010), 21 de diciembre de 2010.

Lo cierto es que los tres largometrajes anteriores del mejicano Alejandro González Iñárritu me gustaron bastante. Alguno de ellos incluso mucho. Pero todos ellos reunían también una característica. Eran incómodos de ver. Eran duros. Y no te dejaban el ánimo en el cuerpo para muchos bailes. Y he aquí, que vuelve a la carga con una película rodada en España, en español, y con un protagonista absoluto que copa casi todo el metraje de la cinta que es el también español Javier Bardem. Imposible perdérsela. Veremos lo que ha dado de sí.

Sinopsis:

Nos encontramos en Barcelona. Y seguimos los pasos de Uxbal (Javier Bardem). Tras un par de escenas iniciales, que se repetirán al final de la película cobrando todo el sentido, lo encontramos en una consulta médica. Pronto comprendemos que algo grave le pasa. Y conoceremos que pronto se convertirá en un enfermo terminal. También conocemos su modo de vida. Vive con sus dos hijos, niña y niño, en un piso de mala muerte. Está separado de su mujer (Maricel Álvarez), enferma de un trastorno bipolar, por lo que él tiene la custodia de los hijos. Se gana la vida intermediando entre los inmigrantes irregulares y quienes les proporcionan trabajo. Artículos de venta para el “top manta”, mano de obra barata para la construcción, etc. A pesar de la inmoralidad inherente a su ocupación, no deja de sentir afecto por algunas de estas personas.

A lo largo de la película, en su vida aparecerán algunos destellos de alegría, pero todo ello en un ambiente más propenso al drama e incluso la tragedia.

Dirección y producción:

La dirección del filme es el típico del realizador. Muchas veces cámara en mano, con grandes primeros planos, que provocan un juego de enfoques y desenfoque, una imagen a veces difusa, muy encima de los actores. No es una imagen que haga sentir cómodo al espectador, ya que provoca una tensión que se queda ahí. Pero esto va en consonancia con la historia que nos está contando. En esta ocasión una historia lineal, centrada en un personaje, del que vamos conociendo muchas cosas de su vida, y del que vamos percibiendo un suficiente número de matices como para guardarnos para nosotros los juicios morales que a priori podrían surgir.

Es muy importante la iluminación de la película y la localización. En una Barcelona que podríamos considerar la contraposición de lo que nos enseñó Woody Allen en su desafortunada película en la que también aparecía Bardem. Vemos lo más sórdido, lo menos acogedor. Nada hay bonito. Están los problema del día a día, y el inframundo de los sin papeles. Pero a su vez, el entorno es perfecto. En este sentido, frente a la glorificación turística de la capital catalana de los últimos tiempos, volvemos a la tradición de los dramas que se han escrito o rodado en los barrios menos favorecidos de esta ciudad. Lo cual no está mal, porque hay muy ilustres antecedentes.

Interpretación:

La mayor parte de la misma, como ya he adelantado recae sobre Bardem, que está bastante bien, conteniendo en gran medida su tendencia hacia el exceso, lo cual hubiera sido muy fácil con un personaje como el que le ha tocado en este filme. Con una caracterización muy dura, de una forma que ya le hemos visto, consigue matizar bastante sus ímpetus, dando más credibilidad y más humanidad al personaje. El resto del reparto también está bien. La desconocida Maricel Álvarez está bien en su papel, aunque desconcierta un poco ese aparente intento de esconder o suavizar su original acento argentino. Tiene alguna intervención Eduard Fernández, que como suele, lo hace bien. Y luego hay un conjunto de niños y actores y actrices extranjeros, en su mayor parte desconocidos, que podéis consultar en la ficha de IMDb que lo hacen muy bien, especialmente el personaje de la senegalesa Ige, a la que da vida Diaryatou Daff, con sobriedad y elegancia. Me ha gustado mucho esta chica.

Conclusión:

Aunque no me parece que esté a la altura de otros trabajos previos del director, el filme está en la línea de las propuestas del mejicano. Como en ocasiones anteriores, hay un empatía con los personajes pero no piedad con su devenir, si bien deja abierta a que no todos paguen los pecados de sus mayores. Pero es una película dura, con muy poquitos momentos de luz y de esperanza, y que no recomiendo a quien acuda con ánimo especialmente depresivo. Sin embargo, es buen cine, que tal y como está el panorama, no es poco.

Calificación:

Dirección: ***
Interpretación: ****
Valoración subjetiva:
***

Recomendación musical:

Nada que ver con la película. Sólo algo que he venido escuchando últimamente por la radio. Una versión de A historia de Lily Braun de Chico Buarque, cantada por Maria Gadú. Pero no esta cantante no está en Spotify, por lo que alternativamente puedo ofrecer la versión de Ana Paula Lopes. También podemos recordar que hace 24 años Ana Belén nos ofreció una versión de este animado tema en castellano. Aunque yo prefiero escucharlo en la dulce lengua portuguesa.

Vista desde la Sagrada Familia

Desde la Sagrada Familia tenemos vistas privilegiadas de la Barcelona más actual - Pentax K10D, SMC-A 50/2

[TV] Maravilloso culebrón de época británico; Downton Abbey

Televisión

Que la época victoriana fue un momento importante en la sociedad británica no lo duda nadie. Con el imperio en todo su esplendor, salvo la pérdida de parte de las colonias nortamericanas a finales del siglo XVIII, y con la revolución industrial a toda velocidad, era una de las sociedades más potentes y dinámicas que había en el panorama internacional.

Sin embargo, en la base de esa sociedad todavía existían estructuras generadas mucho tiempo atrás, en el feudalismo agrícola, en una sociedad profundamente separada en un sistema de clases, muy rígido, muy conservador. Y estas estructuras continuaron en vigor hasta las profundas crisis que las turbulencias de la Gran Depresión, y la Segunda Guerra Mundial trajeron, anunciando el ocaso del imperio.

Sin embargo, ningún sistema social se derrumba de repente, siempre hay un periodo de crisis, durante el cual es interesante saber qué sucede. Y ese periodo, para la sociedad victoriana, viene representado por la época que podemos situar entre poco antes de la Primera Guerra Mundial y el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

En la literatura, el teatro, el cine y la televisión británicas, uno de los elementos más analizados son la familia, núcleo básico de la sociedad victoriana. Especialmente las familias de clase alta o media alta, en las que además del núcleo familiar básico, o ampliado a los familiares cercanos, hay que incluir el servicio doméstico, con una estructuras tan rígidas como el conjunto de la sociedad. Hasta ahora, hemos podido admirar obras como Upstairs, Downstairs (Arriba y abajo), Gossford Park, The Remains of the Day (Lo que queda del día), que han tratado de una forma u otra estos temas. Entre otras. Hoy quiero comentar la última producción de la cadena británica ITV, Downton Abbey, que le da una nueva vuelta de tuerca al tema.

Sinopsis:

Abril de 1912. A Downton Abbey, la magnífica residencia de los condes de Grantham, llega un telegrama. En el hundimiento del Titanic a fallecido el sobrino de los condes que iba a heredar la propiedad y la fortuna de los condes, y que estaba prometido con la hija mayor de los condes. Estos sólo tienen hijas, y el heredero necesariamente ha de ser un varón. Por lo tanto, el nuevo heredero es un primo lejano, burgués, procurador en los tribunales. La mansión está servida por un pequeño ejército de sirvientes, que también tienen sus cuitas, agudizadas por la llegada de un misterioso nuevo ayuda de cámara, que sirvió como ordenanza del conde en el ejército.

A partir de ahí, asistiremos a cómo surgen amistades y enemistades, rencores y alianzas, todo un mundo que pretende reflejar lo que sucede en una sociedad cambiante. La acción llega hasta el momento en que se declara la Primera Guerra Mundial.

Producción y realización:

La serie de época más cara de la televisión británica. Localizaciones naturales privilegiadas. Un montón de actores, coordinados perfectamente. Una calidad de imagen, en alta definición, absolutamente envidiable. Una magnífica producción que acompaña muy buenos guiones que hacen que podamos seguir las andanzas de casi 20 personajes, muchos de ellos protagonistas, sin que nos perdamos. Excelente.

Interpretación:

Uno de los puntos fuertes de las producciones británicas, con muchos actores con larga experiencia en las exigentes tablas teatrales inglesas. Comentar las interpretaciones de todos los actores y actrices serían excesivamente prolijo. Pero cuanto son capaces de decir sin mencionar una palabra. Entre los que se desenvuelven escaleras arriba, desde grandes veteranas como Maggie Smith, u otras algo menos pero muy sólidas como Elizabeth MacGovern, o la muy interesante y bastante más joven Michelle Dockery, que poco a poco va componiendo uno de mis personajes favoritos. Entre los que trabajan y se esfuerzan escaleras abajo, la sobriedad y cordialidad de Joanne Froggatt, el estoicismo de Brendan Coyle, o la silenciosa expresividad de Jim Carter. Y no es que los que no nombre estén mal. Es que si no me alargaría en exceso.

Sí que es destacable en general, que los papeles femeninos son mucho más interesantes en la trama. Son las mujeres quienes realmente soportan las decisiones importantes en la acción, las que la hacen mover, las que sufren las consecuencias. Probablemente, como en la vida misma. Eso hace que la labor de las actrices femeninas sea todavía más meritoria. En este sentido, debemos cuidar el sesgo inducido por el envoltorio. Las actrices de “arriba” se nos presentan guapísimas, con maravillosos vestidos y peinados, en un entorno de ensueño. Las de “abajo” con delantales y cofias, con plumeros, o entre cacharros de cocina. No nos debemos dejar engañar. Están excelentes igualmente, y no debemos relegarlas en nuestra consideración a la hora de valorar el conjunto.

Conclusiones:

Decir que sería un producto original sería muy atrevido. Ya he mencionado tres ejemplos anteriormente de producciones relacionadas con los temas y la época, aunque muy distintos entre sí. El antecedente más claro es Upstairs, Downstairs, si bien aquella serie se centraba en una familia acomodada de Belgravia en Londres, y en esta nos hallamos más en el entorno rural de reminiscencias casi feudales. Pero básicamente, estamos en lo que estamos. En un culebrón familiar, que según den las audiencias se puede prolongar durante unos cuantos años, e incluso décadas.

El principal hecho diferencial con aquella es el presupuesto y los medios de producción. Los actuales son absolutamente impresionantes, y estamos ante una auténtica superproducción, que puede tener continuidad en años futuros. Ya está comprometida una segunda temporada de ocho episodios. La primera ha tenido siete.

Yo no puedo dejar de recomendarla vivamente, tanto si a uno le gusta la televisión, como si le gusta el buen cine, pues elementos de ambos encontraremos en la serie.

Nota práctica:

Una de las cuestiones que más confunde es la línea temporal de la acción. Muchos espectadores se han visto sorprendidos cuando en el sexto capítulo se han encontrado en el año 1914, cuando en el primero estaban en 1912. Pareciera que han pasado unas semanas o como mucho unos meses. Sin embargo, entre capítulo y capítulo pasa tiempo. Meses. Algo que se nota en muchos detalles de producción. El vestuarios, los acontecimientos históricos, referencias a las actividades de los personajes principales. Todo muy sutil, pero está ahí. En cualquier caso, para despistados he encontrado un página, en inglés, donde explican el orden cronológico de los acontecimientos.

Sugerencia musical:

Lo primero sería hacer referencia a la banda sonora de la serie, pero sólo he encontrado alguna versión del tema principal. También se me había ocurrido recomendar la música de Sadie and the Hotheads, grupo en el que participa la actric Elizabeth MacGovern y con quienes ha cantado alguna vez la también actriz Michelle Dockery, pero no tienen enlace en Spotify, y no he podido escucharlos adecuadamente. Pero finalmente me iré al conjunto de marchas Pomp and Circumstance de Edward Elgar, de la que es particularmente muy conocida la marcha número 1. Os pondrá inmediatamente en situación. Muy británicas.

El Támesis desde Greenwich

Puesta de sol junto al río Támesis, en Greenwich, en el Gran Londres; también muy británico - Canon Digital Ixus 400

[Libro de fotografía] The Flesh and The Spirit; Sally Mann

Fotografía

Conocí las fotografías de Sally Mann ya hace unos años. Si no recuerdo mal, y puede que sí, en alguna de las primeras ediciones de PhotoEspaña, esperad que lo busco… efectivamente,… en la primera, la del 98, vi una exposición de sus más conocidas imágenes en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Y me gustaron. Sin embargo, también ha sido una fotógrafa controvertida. Uno de sus ejes creativos son las fotografías tomadas a su propia familia, concretamente a sus hijos, durante las vacaciones familiares, en las que con frecuencia aparecen desnudos o en ropa interior. Esto ha llevado a que sea acusada por los sectores más conservadores de todo tipo de cosas. Ya os podéis imaginar.

Círculo de Bellas Artes y su Atenea

En este edificio, en 1998, vi una exposición dedicada a Sally Mann donde por primera vez contemplé sus interesantes imágenes - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Ya me había enterado por ahí de que se había editado un nuevo libro con fotografías suyas, y en el reciente viaje a Barcelona lo pude hojear en la librería Kowasa. Y decidí comprarlo. He aquí un breve comentario.

The Flesh and The Spirit
Sally Mann
Aperture y Virginia Museum of Fine Arts (VMFA); Nueva York, 2010
ISBN: 9781597111621

El libro tiene su origen en una exposición de la autora en el VMFA, consta de las siguientes secciones:

  • Autorretratos (2006 – 2007). Ambrotipos.
  • Family Color ( 1990 – 1994). Cibachromes en color, retratos familiares, principalmente su hijos de niños.
  • What Remains (2004). Copias en emulsión de plata a partir de negativos de colodión húmedo. Imágenes de sus hijo, ya adultos.
  • Last Measure (2001 – 2002). Copias en emulsión de plata a partir de negativos de colodión húmedo. Paisajes de escenarios de batallas de la guerra civil americana.
  • Matter Lent (2000 – 2001). Copias en emulsión de plata a partir de negativos de colodión húmedo, y copias digitales a partir de negativos en color. Imágenes de cadáveres en descomposición, durante estudios de investigación forense.
  • Imágenes sin título. Polaroids de 1983 y platinotipias entre 1978 y 1980. Estudios sobre formas y texturas asociadas al cuerpo humano.
  • Proud Flesh (2003 – 2009). Copias en emulsión de plata a partir de negativos de colodión húmedo. Son imágenes tomadas a su marido, cuyo cuerpo aparece fragmentado y anónimo.
  • Thin Skin (2006 – 2009) y naturalezas muertas sin título (2006). Ambrotipos. Thin Skin es una variante de los autorretratos.

Como se puede ver, una amplia variedad de procesos y temas, cuyo elemento conductor es lo señalado en el título del libro. Una reflexión sobre la relación entre la carne, o en general la materia, bien sea la joven, ágil y agradable de los niños y jóvenes, o la que refleja el paso del tiempo de los adultos, o la que está en descomposición, o incluso la que ya ha desaparecido pero estuvo allí, muerta (campos de batalla), y el espíritu humano, también cambiante a lo largo del tiempo.

A mí me pareció cuando decidí comprarlo, y me lo sigue pareciendo, un libro interesante, ya que nos habla de una vida profesional y artística investigando alrededor de unos conceptos que tienen que ver con la persona misma. Y también porque en una época en la que parece que todo es la moderna fotografía digital y todo está photoshopado, hay una diversidad de formas de acercarse a la fotografía también muy interesantes. Aunque yo, que soy más bien torpe con los trabajos manuales, me limite a lo digital, medio con el que me llevo lo suficientemente bien, gracias a que no puedo estropear nada con mis torpes manos durante el procesado.

Recomendación musical:

Llevo buena parte de la mañana escuchando algunos podcasts de Tres en la carretera, programa de Radio 3 en el que Isabel Ruiz Lara, además de traernos alguna recomendación musical, cinematográfica o literaria, nos pone una música, frecuentemente de jazz que está realmente muy bien. Pero que muy bien.

Soto de Cantalobos

Materia vegetal, entrando en la latencia invernal, en el Soto de Cantalobos, Zaragoza - Panasonic Lumix GF1, G 14/2,5 ASPH.

[In memoriam] Blake Edwards, que nos hizo reir,… y también llorar

Cine

Entendámonos, Blake Edwards hizo algún pestiño que otro, tanto como director como como guionista, pero…

Operation Petticoat (Operación Pacífico)

Breakfast at Tiffany’s (Desayuno con diamantes)

Days of Wine and Roses (Días de vino y rosas)

The Pink Panther (La pantera rosa)

The Party (El guateque)

He visto que en muchos lugares definen a todas las anteriores como comedias, matizando que Days of Wine and Roses es una comedia amarga… lo cual para mí no sería más que un sinónimo de drama, demostrando que este señor no estaba dotado sólo para la comedia.

En otro orden de cosas, a pesar de que es una película que me gusta notablemente, siempre me he sentido dolido porque cambió totalmente el sentido de Breakfast at Tiffany’s, tal cual la escribió Capote. A ver. Holly Golightly no es una chica alegre de clase media que va a fiestas. Es una prostituta. Una escort. Y el final no es como nos lo pinta Edwards. Debería haber sido una “comedia amarga” y no una comedia romántica. Pero bueno… estaba Audrey Hepburn,… cantaba Moon River,… encantadora a más no poder,…

Y luego está The PartyPeter Sellers en la fiesta más demencial de la historia del cine… Más divertida… No sólo es una de las películas que más me reí la primera vez que la vi, sino que es una de las películas que más me río cada vez que la vuelvo a ver. Y me la sé casi de memoria. Nunca olvidaré un viaje entre Madrid y Zaragoza. Cambié el billete para volver en un tren anterior al previsto. Eran los tiempos de los intercities. Y me dijeron que si no me importaba tenía que ir en el coche de fumadores. Primera clase y segunda no fumadores iban llenos. En segunda fumadores, apenas íbamos seis personas. Cada uno en una punta del coche. Pusieron la película, nos fuimos agrupando todos para comentar la película, nos reímos con ganas, dejaron de fumar por deferencia a mí,… y no nos hicimos amigos íntimos por los pelos. Tengo que decir algo más para hablar de las virtudes de este filme. Y no exagero nada; así fue, y así os lo cuento.

En resumen, aunque hay mucha furrufalla en su filmografía, los dineros mandan en la industria del cine como en todas las demás, hay un número no muy grande pero suficientemente significativo de títulos para recordar a Edwards como se merece. Y rendirle el merecido homenaje.

Recomendación musical:

Qué decir. Ya he mencionado Moon River, un estándar americano y universal por derecho propio. Pero es que, en general, el cine de Edwards ha estado ligado durante décadas a la música de Henry Mancini. Así que para dar un tono más desenfadado, recomendaré también los temas principales de The Pink Panther y su secuela, A Shot in the Dark.

Breakfast in Tiffany's

La 'Holly Golightly' de 'Breakfast at Tiffany's' se ha convertido en un icono de la cultura popular del siglo XX y principios del XXI; como podemos comprobar en esta galería de arte de la place de Vosges en Paris - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

[Libros en Issuu] Viajes en blanco y negro, y el soto de Cantalobos

Fotografía personal

Recientemente he estado trabajando en un par de proyectos a la hora de presentar mis fotografías. Y ambos proyectos están publicados en Issuu.

El primero en realidad ha sido un proyecto que se ha desarrollado a lo largo del año. Básicamente ha consistido en revisar las fotografías de mis viajes del año pasado, el 2009, especialmente las que en su momento deseché para su utilización o publicación en color. E intentar comprobar qué potencial tenían algunas de ellas en blanco y negro, bien tal y como fueron tomadas, bien con algún reencuadre que resulte interesante. He de decir que en la medida de lo posible intento presentar mis fotos sin reencuadres y con simples ajuste de color y contraste. Es decir intento, y a veces consigo, que las fotos me queden bien a la primera, para no tener que trabajar mucho luego en el ordenador. Pero con este proyecto me lo tomo de otra forma.

Bien. El caso es que ya está terminado, he enviado el libro a imprimir a Blurb, y he subido una copia a Issuu para que se pueda ver por quien lo desee.

Portada del libro 'Viajes con otra mirada, 2009'.

Por otro lado, todos los años preparo varios libros con fotografías que voy tomando sobre la marcha en el día a día. No asociadas a viajes de vacaciones. Fotos tomadas mientras camino por la calle, paseando los fines de semana, en excursiones diversas. Lo cotidiano. Estos libros no los hago públicos. Porque en ocasiones hay fotografías de carácter más personal. Son más, eso. Un álbum de fotos personal. Pero es cierto que ocasionalmente puedo reunir conjuntos de fotos con un tema común. Por lo tanto, he decidido publicar pequeños álbumes o porfolios virtuales sobre distintos temas.

El primero de ellos trata del Soto de Cantalobos. Esta es una zona de la ribera del Ebro, aguas abajo respecto a la ciudad de Zaragoza, a la que se llega caminando sin ningún problema ya que está adyacente a la propia ciudad, y rodeado de campos de labor agrícola. Es un paseo muy agradable por las tardes en la puesta de sol, y a lo largo de este año he ido varias veces con la cámara. Así que he recopilado fotografías y las he subido a Issuu.

 

Portada del porfolio 'El Soto de Cantalobos'

Recomendación musical:

Hoy me siento dado a cierta melancolía a la que va bien el suave timbre de la voz de Melody Gardot, cantante canadiense que en los últimos tiempos está alcanzando cierta notoriedad. Pero tampoco me importaría animarme con el You’re Gonna Make Me Lonesome When You Go de Bob Dylan en la voz de Madeleine Peyroux. Que también tiene un cierto tono melancólico a pesar de su vivo ritmo.

Mirando hacia la desembocadura del Río Gállego

Contemplando el paso del Ebro y la desembocadura del río Gállego, desde un mirador en el soto de Cantalobos, Zaragoza - Pentax K-x, SMC-DA 21/3,2 Limited

[Libro de fotografía] C Photo 1 – Génesis

Fotografía

Con más parsimonia de lo que pensaba, he ido hojeando los libros que compré la semana pasada en mis escapadas a Barcelona primero y después a Madrid. Y en la medida de lo posible iré comentando las adquisiciones.

El primero que comentaré es la aparición del número 1 de C Photo. ¿Número 1? Cuando lo vi en la sucursal del MACBA de la  librería La Central me extrañó. Porque yo tengo en casa los números 9 y 10. Una hojeada a la introducción del libro y comprobé que se trata de un nuevo proyecto editorial, heredero del anterior.

El anterior fue C International Photo Magazine, de Ivorypress, un proyecto que duró cinco años en los que se publicaron 10 volúmenes dedicados a la fotografía en distintas vertientes. Yo tengo dos números; el 9 dedicado a las mujeres en la fotografía, y el 10 sobre los vínculos entre el cine y la fotografía. Son volúmenes de gran formato, con una presentación muy cuidada,… y caros. Pero merecen la pena.

Con el nuevo número, con el mismo estilo de edición, aunque un poco más pequeñito y más barato menos caro, alrededor de 40 eurillos, nos informan que comienzan un nuevo proyecto editorial a 5 años, C Photo. Otros 10 volúmenes. Pero variando algo el estilo. El primer volumen se titula Génesis. Y este título tiene un doble significado. Por un lado, representa el nacimiento o creación del nuevo proyecto. Por otro, nos presenta los primeros trabajos de una serie de fotógrafos realmente significativos. Trabajos de cuando no eran famosos, de cuando estaban empezando, de cuando estaban creando estilo, o incluso de cuando todavía tenían un estilo distinto del que los haría famosos. Os pongo la lista de fotógrafos cuyas imágenes podréis disfrutar. Algunos muy conocidos, otros menos. Pero todos interesantes. Incluso en sus comienzos, como he podido comprobar.

Así que ya sabéis, quien quiera disfrutar de un buen libro de fotografías, quien quiera conocer algo más de estos buenos autores, quien quiera imaginar cómo son los principios del genio creativo de los artistas, aquí tiene una buena ocasión.

Echando la vista atrás

Hojear este libro me ha parecido como echar la vista atrás; quizá como por un retrovisor - Panasonic Lumix GF1, G 14/2,5 ASPH.