[Fotos] Fiestas

Fotografía personal

Hoy se acaban las Fiestas del Pilar. Fiesta grande en Zaragoza. Mucha gente en la calle. Mucha. Si además contamos con que buena parte del centro de la ciudad parece zona de guerra por las obras del tranvía, la capacidad del ciudadano para desplazarse con un mínimo de comodidad por el centro es mínima. Si además consideramos que desde hace 20 años perdí el gusto por los festejos multitudinarios, he evitado lo que he podido el verme mezclado en el evento. Lo que no quiere decir que lo haya podido o querido evitar por completo. Ayer sábado por la tarde di una vuelta con unos amigos por el centro, e hice algunas fotos. Para que conste el evento en este Cuaderno de ruta. Fotos realizadas con la pequeña Pentax K-x con objetivos SMC-DA 40/2,8 Limited y SMC-DA 70/2,4 Limited.

Paseando por Don Jaime I

Nos metimos por la calle Don Jaime I, donde la densidad de gente era tal que era imposible apuntar con la cámara sin que te pasará constantemente gente por delante.

35 en La Seo

Al llegar a la plaza de la Seo, nos paramos un momento en el contraste de fuentes de luz que iluminaban la escena.

Ensayo

Frente al ayuntamiento, se hacían los últimos ensayos para el concierto de Taxi y Revolver, un rato más tarde.

Entre la multitud

Mucha gente curioseando la pirámide de flores formada en la ofrenda a la virgen, y muchos niños a hombros de su padres; para que puedan ver, o para que no los pisen,... no sé muy bien.

Un poco de dixieland

Patrocinados por una conocida cervecera maña, una banda tocaba dixieland en una esquina de la plaza del Pilar.

A fotografiar la virgen

El porqué la gente prefiere tener malas fotos hechas con teléfonos guays que obtener fotos razonables con cámaras de verdad es algo que no acabo de entender, pero...

Goya en los carteles

Una conocida entidad de ahorro de la ciudad promociona en la calle Alfonso I su museo con obras de Goya.

Troll,… o lo que sean

Un horrible troll asusta a los abundantes viandantes de la calle Alfonso I.

Dora, la exploradora

Y con una imagen de Dora, la exploradora, que también parece estar pasándoselo bien, recojo la cámara y nos vamos a tomar una cerveza antes de irnos a casa.

Felices fiestas… supongo

Política y sociedad

En estos días, buena parte de la humanidad, o por lo menos esa impresión da, está de fiesta. Naturalmente, en nuestras sociedades occidentales, todo está contaminado por la creencia religiosa dominante, la cristiana, en sus diversas versiones. Así que a estas fiestas las llamamos Navidad.

Sin embargo, yo no soy creyente, y por lo tanto la Navidad no tiene ningún significado para mí, más allá de la expresión más o menos multitudinaria de una superstición de las muchas que recorren las poblaciones humanas. Se crea un sentimiento o una presión social en el sentido de que en estos días todo es buen rollito. Independientemente de la insolidaridad creciente que nos rodea el resto del año.

Para colmo, estos días están siendo difíciles en mi entorno familiar por problemas de salud. De hecho, no pensaba tener ni tiempo para escribir estas líneas. Pero he encontrado un huequito. Lo cual hace que maldita la gracia nos hace todo este jolgorio. Ni siquiera vamos a tener la oportunidad de disfrutar apropiadamente de esos regalos que con mayor o menor prodigalidad circulan en estos días.

En la parada del autobús

Una parada de autobús, relacionada con el tema del os regalos festivos - Canon EOS 5D Mk.II, EF 50/1,8

En cualquier caso, aunque las poderosas religiones cristianas se hallan apoderado de estas fiestas, no deja de ser un reflejo de algo que se lleva celebrando por siglos y siglos. El solsticio de invierno, adaptado por las distintas religiones y supersticiones, por lo que adopta formas diversas en todo el mundo. Fiestas similares podemos encontrar entorno a los equinoccios y al solsticio de verano. Si a eso añadimos la proximidad del cambio de año del calendario gregoriano, predominante también en el mundo,… pues ya está el jolgorio montado del todo. Para bien o para mal.

Así que nada. Ya que estamos. Pues buen rollito para todos. Y que todos aquellos que pueda, que pasen muy felices fiestas.

Puesta de sol en Primrose Hill

En las proximidades del equinoccio de otoño, hace unos años en Londres, vemos el sol ponerse desde Primrose Hill - Canon Digital Ixus 400

¿De fiestas y sin fotos? Pues no, pero tampoco mucho

Política y sociedad

Es una de esas maldiciones que se presentan cíclicamente, asociadas al giro del planeta alrededor de su estrella madre. Con el principio del otoño, a Zaragoza llegan las fiestas del Pilar. Porque aquí nadie celebra la Fiesta Nacional, ¿vale? Ese tema sólo preocupa al resto del país. Como si tuviese alguna importancia. No. Aquí, a poco que haga bueno, todos a la calle. Como si los diablos con puntiagudos tridentes pincharan en el culo a todos los maños para echarlos de casa. Todo tiene que estar a reventar. Pero a mí no me gustan mucho las multitudes. Así que no me gustan mucho las fiestas. Lo que pasa es que si no me queda más remedio que estar por casa, pues salgo algún rato a hacer alguna foto. En ocasiones merece la pena.

Tampoco este año he estado muy lucido en este tema. Poco inspirado. El sábado, la verdad es que huyendo un poco del follón del centro de la ciudad, fuimos a pasear un poco a la caída de la tarde de lo que se ha dado en llamar el frente fluvial del Ebro, que no es más que la zona de la Expo 2008, ajardinada y adecentada como paseo ciudadano, y la verdad es que no está nada mal. Lejos de todo, por lo menos para mí, pero ha quedado bien. Que dure.

Cubos y telecabina

Cubos de distintos materiales a la salida del Pabellón Puente, que se encuentra abierto al público durante el día - Panasonic Lumix LX3

Pabellón puente

Despejado del entorno de pabellones y escenarios, se aprecian mucho mejor las formas del Pabellón Puente - Panasonic Lumix LX3

Bailan

Los pabellones de los países, los "cacahuetes", están siendo despojados de sus paredes para ser reestructurados y reutilizados; pero a este todavía le quedan sus animadas paredes exteriores - Panasonic Lumix LX3

Mapa

Este cubo sirve de recordatorio de toda la animación que en un momento dado hubo en este ahora tranquilo entorno - Panasonic Lumix LX3

Embarcadero

Poca gente se anima a realizar el recorrido en el "fabuloso barco fluvial" - Panasonic Lumix LX3

Pasarela del Voluntariado

La pasarela de Manterola destaca al atardecer con su esbelta aguja central - Panasonic Lumix LX3

Pero el domingo si que salí a meterme un poquito en la cosa de las fiestas. No mucho. Algo. Muy moderadamente. Sin atragantamientos. Un paseo por la mañana. Lo de siempre. Gigantes y cabezudos, vendedores en los mercadillos, vendedores en la calle, músicos de la cosa andina, que nunca había visto tantos de estos, todos dánde al Condor que pasa, mucho tamborilero aspirantes a sambistas cariocas, que estos también proliferan últimamente como las crisis económicas,… Bueno. Lo de siempre. Lo mejor de las fiestas,… que se pasan. ¡Jo, mira que soy insociable!

Entre lámparas

Artesanías en la Plaza de los Sitios, como todos los años - Canon EOS 40D, EF 85/1,8 USM

Reflejo

Es casi imposible no sacar a la gente que pasea entre los puestos de los artesanos; ni en los espejos - Canon EOS 40D, EF 85/1,8 USM

Morico

El Morico animando el cotarro en la salida de la comparsa de gigantes y cabezudos - Canon EOS 40D, EF 28/1,8 USM

Niños y gigantes

Niños y gigantes en la Plaza de España - Canon EOS 40D, EF 28/1,8 USM

Uno de los "cientos" de grupos "andinos"

Estos también tocaban El Condor Pasa, a pesar de la rubicundez de la chelista - Canon EOS 40D, EF 85/1,8 USM

Todo el mundo toca tambores "brasileiros"

A modo de batucada, o lo que fuera... - Canon EOS 40D, EF 85/1,8 USM