Felices fiestas… supongo

Política y sociedad

En estos días, buena parte de la humanidad, o por lo menos esa impresión da, está de fiesta. Naturalmente, en nuestras sociedades occidentales, todo está contaminado por la creencia religiosa dominante, la cristiana, en sus diversas versiones. Así que a estas fiestas las llamamos Navidad.

Sin embargo, yo no soy creyente, y por lo tanto la Navidad no tiene ningún significado para mí, más allá de la expresión más o menos multitudinaria de una superstición de las muchas que recorren las poblaciones humanas. Se crea un sentimiento o una presión social en el sentido de que en estos días todo es buen rollito. Independientemente de la insolidaridad creciente que nos rodea el resto del año.

Para colmo, estos días están siendo difíciles en mi entorno familiar por problemas de salud. De hecho, no pensaba tener ni tiempo para escribir estas líneas. Pero he encontrado un huequito. Lo cual hace que maldita la gracia nos hace todo este jolgorio. Ni siquiera vamos a tener la oportunidad de disfrutar apropiadamente de esos regalos que con mayor o menor prodigalidad circulan en estos días.

En la parada del autobús

Una parada de autobús, relacionada con el tema del os regalos festivos - Canon EOS 5D Mk.II, EF 50/1,8

En cualquier caso, aunque las poderosas religiones cristianas se hallan apoderado de estas fiestas, no deja de ser un reflejo de algo que se lleva celebrando por siglos y siglos. El solsticio de invierno, adaptado por las distintas religiones y supersticiones, por lo que adopta formas diversas en todo el mundo. Fiestas similares podemos encontrar entorno a los equinoccios y al solsticio de verano. Si a eso añadimos la proximidad del cambio de año del calendario gregoriano, predominante también en el mundo,… pues ya está el jolgorio montado del todo. Para bien o para mal.

Así que nada. Ya que estamos. Pues buen rollito para todos. Y que todos aquellos que pueda, que pasen muy felices fiestas.

Puesta de sol en Primrose Hill

En las proximidades del equinoccio de otoño, hace unos años en Londres, vemos el sol ponerse desde Primrose Hill - Canon Digital Ixus 400

Deporte y fotos desde Vancouver

Deporte

Se están celebrando unos Juegos Olímpicos en Canadá. La cabeza, quien pone el nombre a los juegos, es la capital de la Columbia Británica, Vancouver. Un lugar que me gustaría visitar.

Tengo la sensación de que en estas latitudes estos juegos están pasando sin pena ni gloria. No merecen nunca la atención de los juegos de verano, y la posibilidades de medalla para el deporte español en deportes de inviernos son muy, muy, muy escasas. Así que no hay tanto tirón mediático y de público.

Pero los deportes de invierno son muy bonitos. Las coloridas indumentarias de los deportistas sobre la blanca materia de la nieve y el hielo, la estética de las formas humanas en ejercicio, dan lugar a fotos estupendas. Así que nada. A ver fotos.

De la ceremonia inaugural, recomiendo acudir a nuestro habitual The Big Picture de The Boston Globe.

De los primeros días de competición, podemos ira a un habitual mío también de los blogs de fotoperiodismo, el Captured Photo Collection del Denver Post.

Y os dejo una foto apropiada, claro.

Batallero

Nieve en las montañas que rodean la estación de invierno de Formigal - Fujifilm Finepix F10