[TV] Final a la quinta temporada de Dexter; esperando con impaciencia la sexta

Televisión

La cuarta temporada de nuestro sociópata favorito fue fenomenal. Con un final impactante que para muchos era imposible de superar. Porque era a la vez una conclusión y un cliffhanger de cara a la siguiente. O así lo quisieron ver muchos. Ha transcurrido un año y muchas cosas han pasado. En nuestra vida y en la de Dexter.

Recordemos el entorno para quienes no estén al tanto. Por lo tanto, advirtamos que en las siguientes líneas se puede destripar parte del argumento de las cuatro primeras temporadas. Dexter (Michael C. Hall) fue un niño que fue encontrado en un contenedor, sentado sobre un charco de sangre, junto al cadáver de su madre. Adoptado y criado como un auténtico hijo por el policía que lo encontró, pronto dio señales de ser un sociópata cruel, con un fuerte potencial para convertirse en un asesino en serie. Pero su padre adoptivo se dio cuenta, y sintiéndose incapaz de evitar el funesto destino del chaval, lo encauzó con un código que pudiera entender y asumir. Sus víctimas tenían que merecer su destino fatal, y las “ejecuciones” debían seguir un método limpio y ordenado que minimizara las posibilidades de ser pillado.

Y así lo conocimos. Así como su entorno familiar y laboral. Porque para más inri, su hermana adoptiva es policía y el trabaja como técnico en el departamento de la policía científica, especializado en sangre. Y supimos también en las primeras cuatro temporadas cómo en cada una de ellas se enfrenta a otros sociópatas, o criminales, o tiene que bordear a los policías que trabajan con él y sospechan de él. Y conocimos, cómo se conformaba su propia familia, con una mujer por la que nunca supimos si sentía amor, en el caso de que sea capaz de algún sentimiento. Y tuvo un hijo… y asistimos al tremendo final de la cuarta temporada.

Y así empieza la quinta. Viudo, con un hijo, y enfrentado a nuevos problemas. Con un nuevo asesino en serie como antagonista, nuevos problemas en el entorno laboral, y… bueno… conoce a una mujer, Lumen (Julia Stiles), víctima de sus nuevos antagonistas, que se convertirá en su compañera, tanto de asesinatos como de cama… Y hasta aquí puedo contar, que he contado mucho.

Lo mejor de la serie es que cambia. Dentro de un marco estable y reconocible, los retos, las situaciones a enfrentar, van variando. Y el personaje crece. Esto es un desafío notable para los guionistas del que, por el momento, van saliendo airosos. Y por lo tanto, yo me encuentro entre los incondicionales de la serie. Esperemos que durante un tiempo todavía. Porque ya está anunciada la sexta temporada. No siempre tiene la misma intensidad, ni el mismo impacto, pero sí que está siempre interesante. El final de esta quinta temporada ha sido más reflexivo, como lo fue el principio. Todo se relativiza más. Dexter ha conocido algo muy parecido al amor; más parecido que lo que sintió por la desafortunada Rita. Pero también ha aprendido ha aceptar las pérdidas de la vida; y las ganancias, que también las ha habido.

Muy recomendable. Por supuesto.

Recomendación musical:

Lo más adecuado que se me ocurre es la banda sonora de Anatomía de un asesinato, memorable película de Otto Preminger, protagonizada por James Stewart, una guapísima Lee Remick, y un cínico Ben Gazzara, que gozaba de una magnifica banda sonora a cargo de un inspirado Duke Ellington.

Calle de Alcalá

Como no tengo fotos ni de Miami ni de asesinos en serie, sigo poniendo imágenes del estupendo atardecer de hace unos días desde la terraza del Círculo de Bellas Artes de Madrid - Panasonic Lumix GF1, G 14/2,5 ASPH.