Obituarios cinematográficos, ciencia ficción y comedias varias

Cine

En estos últimos días se ha producido el fallecimiento de varias figuras del cine mundial. Y algunas me parecen dignas de comentarse. Pasaré de corrido la muerte de Mario Monicelli, un director italiano de larga trayectoria, dedicado fundamentalmente a las comedias, pero que por más que repaso su cinematografía no encuentro que me haga ningún impacto significativo en mi memoria. Así que ya está. Nada más sobre el italiano.

Pero vamos con los otros dos fallecidos, a quienes sí reconozco cierta transcendencia en mi vida cinematográfica.

Leslie Nielsen (1926 – 2010)

Este actor es fundamentalmente reconocido por su participación en un sin fin de comedias disparatadas, en general dedicadas a parodiar otras películas más serias, y que se pusieron de moda en 1980 con el estreno de Airplane! (Aterriza como puedas, en España). Parodia de las películas de catastrofes aeronáuticas tan de moda en los años 70, reconozco que era un auténtico descacharre, y que me reí con ganas en su momento. Sin embargo, tan apenas he visto películas del género que inauguró y que 30 años después todavía perdura. En general, no suelen hacerme gracia, suelen tener un humor facilón y grosero, y no tienen mayor interés que el de promover el consumo masivo de palomitas, sal y refrescos de cola.

Pero el actor, comenzó su carrera en los años 50, aunque fue muy irregular hasta el filme antes mencionado. Y allá en los cincuenta, protagonizó una de las películas más emblemáticas de la ciencia ficción de la época. Se trata de Forbbiden Planet, un filme que si tuviera que ser reconocido por sus efectos especiales o espectacularidad, desde luego está a años luz de los parámetros actuales. Pero sin embargo, tiene un interés argumental innegable aparte de ser una adaptación libre de La Tempestad de Shakespeare. Desde luego, puedo considerarla como una de mis películas de ciencia ficción favoritas. Cierto es que como actor, en aquella película, no vale gran cosa. Pero eso no quita para que no recuerde con gran cariño al platillo volante tan divertido que aterrizaba sobre un planeta tan psicoanalítico. Para no perdérsela.

Irvin Kershner (1923 – 2010)

No fue un director muy prolífico. Y no hay grandes títulos en su filmografía. Pero hay uno que me parece absolutamente emblemático. Nada más y nada menos que The Empire Strikes Back (El imperio contraataca, en España). La que según la mayor parte de las opiniones es la mejor película de la saga Star Wars, y una de las mejores películas de acción y ciencia ficción que se han hecho. En ella se conjugan la magia del universo creado por Lucas, el espléndido guion proporcionado por Leigh Brackett a título póstumo, la eficaz dirección de Kershner, y el mejor trabajo de los protagonistas de la saga. Conforme pasan los años, hay películas de la saga que pierden su frescura. Especialmente la tercera de la saga, con sus malditos ositos de peluche. Y la nueva trilogía se ve más como un producto de derroche tecnológico y mercadotecnia, pero con muchas carencias cinematográficas. Por lo tanto, la odisea de nuestro héroes galacticos favoritos desde el planeta helado de Hoth hasta las nubes de Bespin, cada vez se configura más como el referente definitivo del universo que a tantos nos hizo soñar en algún momento. Así que, como decía en el caso anterior, para no perdérsela.

Recomendación musical

Inevitablemente, hoy sugiero la Marcha Imperial, actualmente popularizada por todo el mundo, que se dio a conocer en la segunda entrega de la saga Star Wars.

Rincón de Goya

Sigo con mis imágenes de melancolía otoñal; hoy en el Rincón de Goya del Parque Grande de Zaragoza - Panasonic Lumix GF1, G 12/2,5 ASPH.