[Cine] 2001: A Space Odyssey (1968) 50º aniversario

Cine

2001: A Space Odyssey (1968; 31/20180603)

Esta mañana me he encontrado en mi agregador de noticias con una fotografía de Jápeto en la APOD (Astronomical Photography of the Day). Es la fotografía astronómica del día 3 de junio de 2018, y como es una fotografía de la NASA, entiendo que es de dominio público, por lo que me voy a permitir reproducirla aquí.

iapetus3_cassini_960.jpg

Saturn’s Iapetus: Painted Moon 
Image Credit: NASAESAJPLSSICassini Imaging Team

Cuando en abril de 1968 se estrenó esta película, fue seguida un par de meses después de la novela escrita por Arthur C. Clarke, coguionista del largometraje. Tratando básicamente de lo mismo, son dos productos distintos. Si el largometraje nos presenta una punto de vista visualmente poético de una idea filosófica sobre la evolución del ser humano desde el simio antropomorfo hasta el ser estelar o universal, la novela es más un producto de ciencia ficción dura en la que se nos describe con el estilo propio de Clarke, preciso, no carente de poesía a veces, pero de otro tipo, el viaje de la Discovery… a Jápeto, la luna de Saturno. En la película se queda en Júpiter, en cuya órbita encontramos al tercer monolito, no sobre la superficie del blanco y helado satélite del padre de los dioses. Algo que conviene, puesto que nos dio a conocer algunos aspectos del viaje espacial, como el efecto de “tirachinas” gravitatorio aprovechando la inmensa masa del gigante Júpiter.

En cualquier caso, son 50 años de una de las películas más emblemáticas de la historia del cine. Obra de referencia visual y filosófica, gran exploración del concepto de inteligencia artificial y singularidad tecnológica, y gran apuesta de sus autores por un futuro de exploración científica y expansión de las fronteras del ser humano.

20080329-1075.jpg

Crepúsculo en los Monegros; encabezado, ocaso en la Sotonera.

Yo la vi por primera vez… no puedo precisar con exactitud, pero debía ser 1977. Durante toda mi infancia, había acudido regularmente a las sesiones del cine de barrio, el Rialto, para pasar la tarde de los domingos. En un movimiento curioso, con la apertura de la transición, el Rialto se convirtió en cine de arte y ensayo, y pasamos de ver peplumsspaghetti westerns y de más, a merendarnos algunas de las más interesantes obras cinematográficas. Les vacances de Mr Hulot, Solyaris, Dersu Uzala,… 2001: A Space Odyssey. He calculado la fecha a ojo, pero con cierta precisión, porque recuerdo que mi profesor de ciencias de octavo de EGB, el señor Ibarra, nos preguntó un día si alguien había visto la película. Fui el único. Me preguntó si me había gustado. Dije que sí. Me preguntó si sabía de qué iba. Y dije que no había entendido porqué los monos y el final. Nos contó su punto de vista. Que no he olvidado nunca. No voy a dedicarme aquí a explicar la película. Dejad de ser unos vagos, vedla y pensad.

Con posterioridad, pude verla en alguna otra ocasión en pantalla grande y en pantalla pequeña. Tengo el DVD por alguna parte. Es una película para verla en pantalla grande, sin lugar a dudas. En mi época universitaria, era una de las favoritas en los cineclubs de los colegios mayores. Y en algún otro aniversario volvió a haber algún reestreno que me llevó también a las salas de los cines. Ahora con el 50º aniversario, ha vuelto. Y hemos vuelto a alucinar con las imágenes, los sonidos, los silencios y las ideas que nos ofrece. Algunas cositas se han quedado desfasadas… los colorines del viaje final de Dave Bowman (Keir Dullea) a través de la puerta de las estrellas, están ampliamente superados por la tecnología. Pero en otros muchos aspectos sigue siendo más vanguardista y atrevida que la mayor parte del cine que se hace hoy en día.

20060810-95

Puesta de sol desde el Alto de Alcubierre.

Stanley Kubrick fue un genio. Incomprendido muchas veces, como todos los genios. Adelantado a su época… Bueno, este es un tópico frecuente cuando se refiere uno a los genios. Yo creo que, como especie, todavía no hemos llegado al punto donde estaban Kubrick y Clarke cuando idearon esta historia. Aunque haya habido otros creadores que se hayan situado al mismo nivel o hayan desarrollado ideas nuevas. Pero como especie, puede que estemos incluso en retroceso. Yo lo que espero es seguir viviendo aniversarios de la película, y que en cada uno de ellos alguna sala de cine se atreva a reponer este majestuoso espectáculo visual y conceptual, esta magistral obra de arte cinematográfica.

Y luego está HAL 9000… pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

Valoración

  • Dirección: *****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: *****
20170613-2330817.jpg

Sol de medianoche en las islas Lofoten.

[Fotografía] La semana fotográfica – 15 al 21 de junio de 2014

Fotografía

Última semana de la primavera, pero con calor de verano. A pesar de todo, tiempo ha habido para las actividades relacionadas con la fotografía. Algunas de ellas, las comentaré más adelante. De momento os dejo aquí lo publicado en carloscarreter.es.

Comencé la semana comentando los resultados de practicar el bodegón con una cámara de formato medio como es la Hasselblad 503CX, calzada con el objetivo estándar Carl Zeiss Planar 80/2,8 y un tubo de aproximación de 10 mm. Película en blanco y negro Kodak Tri-X revelada en Rodinal.

Las fotografías de la entrada, tomadas hoy mismo, en el entorno del pabellón-puente, en una actividad también relacionada con la fotografía.

Las fotografías de la entrada, tomadas hoy mismo, en el entorno del pabellón-puente, en una actividad también relacionada con la fotografía.

Dediqué otro día a repasar algunas publicaciones periódicas, tanto en el tradicional papel, árboles muertos, como aquellas que tienen formato electrónico, llenas de 0 y 1 que en la pantalla del ordenador o de la tableta se convierte en letras y fotos. Las revistas revisadas fueron OjodePezFraction MagazineAdore NoirBJP.

Y finalmente, hoy mismo, con un día de antelación sobre lo habitual, porque mañana me voy a pasar el día fuera, mis recomendaciones semanales, que resumo a continuación:

Hemos visto cómo era la vida en los guetos durante la Segunda Guerra Mundial.

Hemos vuelto a repasar la actividad fotográfica de Stanley Kubrick.

Risaku Suzuki nos ha encantado con sus paisajes, especialmente aquellos cubiertos por la nieve.

 

El calor y el bochorno han nublado la ciudad, sin que haya habido gran riesgo de que rompiese a llover en ningún momento.

El calor y el bochorno han nublado la ciudad, sin que haya habido gran riesgo de que rompiese a llover en ningún momento.

Nos hemos permitido conocer algo más de la escuela de Helsinki a través de las fotografías de Elina Brotherus.

John Stember nos ha recordado la belleza y el destino malhadado de la supermodelo Gia Carangi.

Jason Larkin nos ha sensibilizado sobre las penosas condiciones de las comunidades mineras en el sur de Africa.

Y hemos descubierto otra niñera fotógrafa, Xyza Cruz Bacani, una joven filipina en Hong Kong.

También nos hemos deleitado con las escenografías de Paolo Ventura.

Y finalmente nos hemos informado de las nuevas tendencias y de algunas de las más destacadas exposiciones en PhotoEspaña.

Y con un día de antelación sobre lo habitual, me despido hasta la semana que viene.

En cualquier caso, nos hemos dado una vuelta, nos hemos tomado una cervecita, y me he venido a casa para preparar los chismes fotográficos de mañana.

En cualquier caso, nos hemos dado una vuelta, nos hemos tomado una cervecita, y me he venido a casa para preparar los chismes fotográficos de mañana.

[Libros de fotografía] Comprando libros en Londres

Fotografía

En el reciente viaje que he realizado a la capital británica, una cuestión estaba fuera de toda duda. El ímpetu por hacer turismo era bajo. Todos conocíamos la ciudad y, aunque inevitablemente prefiriéramos desplazarnos por sitios bonitos o llamativos, o significativos desde cualquier punto de vista, hemos dedicado una buena parte del tiempo a otras actividades.

Y una de esas actividades ha sido conocer librerías o entrar en las que ya habíamos conocido en viajes anteriores. Y una parte no despreciable de esas librerías han sido librerías especializadas en arte, y especialmente en fotografía y diseño. Respondiendo a intereses de distintos miembros del grupo. En una de las entradas que ya tengo publicadas de mi diario de viaje a Londres, cuento alguna de las aventuras en este peregrinar librero. Aquí me voy a centrar en los libros que me he traído de las orillas del Támesis. Que han sido elegidos sobre la base de motivaciones tan distintas como “por capricho”, “porque no pude comprarlos en otro viaje” o “por que no quería comprarlo sin verlo primero, y en España es imposible”.

17 accesorio

Ayer salí a conocer mejor a mi Ikonta B, recién traída de Londres; pero los resultados no los conoceré hasta dentro de unos días. De momento, algunas imágenes, en blanco y negro, que tomé simultáneamente con la Olympus OM-D E-M5 y el 20 mm de Panasonic. Lateral del seminario de San Carlos.

This Must Be The Place de Pieter Hugo: Curiosamente, este libro tiene que ver con mi viaje anterior, a Ginebra. En concreto con la visita que hicimos al Musée de l’Elysée en Lausana. Y es el catálogo de la exposición de este fotógrafo sudafricano que estaba en activo en aquel momento en el museo. No lo compré in situ por no cargar con él todo el día, en aquel momento. Pero me lo encontré ahora en Foyles y lo compré un día casi a la hora de cierre, antes de cenar y volver al hotel.

Stanley Kubrick: Photographer: Si alguien no conoce la capacidad de Kubrick para componer visualmente, es que no conoce el cine. Y antes que cineasta fue fotógrafo, y muy, muy interesante. Para alguien a quien gusta tanto el cine como la fotografía, obligado.

Ebro

El río Ebro con el puente de Hierro al fondo.

The Green Memories of Desire, escrito por Katherine Slusher: En una visita a París en el 2008, pude ver una exposición de la fotógrafa Lee Miller. Y me gustaron las fotografías, y me gustó más la persona y sus vivencias. En este libro, además de abundantes fotografía e imágenes de y sobre Miller, se nos habla de su relación con el artista, historiador y poeta inglés Roland Penrose. Para leer poco a poco y aprender un poco más de la modelo y fotógrafa.

Yang Yong: Photographs: Pequeño librito, prácticamente de bolsillo, con fotografías de este fotógrafo chino que me era desconocido. Pero el librito me gustó. Como dice la contraportada, imágenes a caballo entre las del cineasta Wong Kar-wai y la fotógrafa Nan Goldin.

Pilar

La basílica del Pilar desde las riveras del Ebro junto al puente de Piedra.

En la galería Chris Beetles donde visitamos la exposición que tenían con divertidas imágenes de Elliott Erwitt, también vimos que vendían pequeños catálogos muy asequibles de los artistas que representan (representan a los artistas o a sus herederos, porque algunos ya crían malvas). El caso es que compramos varios. Yo, dos. El de la exposición de Elliott Erwitt en vigor, y ya que poco antes había visitado la exposición de Cecil Beaton en el Imperial War Museum, uno con fotos de este fotógrafo, aunque no coincidente en su tema con la exposición visitada. Ya que “no llevábamos suelto” para comprar una ampliación a buen tamaño de las divertidas obras de Erwitt

En la primera visita a la Tate Modern me cogí el libro de Elisabeth Couturier titulado Talk About Contemporary Photography. A ver si me desasno un poco y entiendo mejor a algunos de los más destacados fotógrafos contemporáneos con quienes “no me acabo de llevar bien”. También es para leer. Poco a poco.

Finalmente, aunque no lo he comentado todavía en el diario del viaje a Londres, no me ha dado tiempo pero ya saldrá, la última mañana, antes de salir hacia el aeropuerto para el regreso me pasé a visitar una exposición conjunta retrospectiva con obras de William Klein y Daido Moriyama. Del autor japonés ya tengo algún libro. Así que compré allí en la Tate Modern el ABC de William Klein, que funciona bastante bien también como catálogo de su parte de la exposición.

Niños y gigantes

Hemos estado de fiestas en Zaragoza, y los niños lo pasan bien con la comparsa de gigantes y cabezudos, aquí en la plaza del Pilar.

[Fotografía] Recomendaciones semanales de orígenes muy variados

Fotografía

Quien siga esta ya establecida sección, en la que todos los fines de semana os pongo enlaces para ver la obra de fotógrafos que me ha llamado la atención, sabrá que una de mis fuentes fundamentales, y cómoda, es la revista virtual La Lettre de la Photographie. Pero esta semana he encontrado cosas interesantes en muchos sitios, así que sólo una recomendación vendrá a través de esa fuente. Pero habrá muchas más cosas. Voy a ello sin un orden o preferencia en particular.

Pérgola

Esta semana salió en la prensa la polémica por el derribo de la pérgola de la rosaleda del Parque Grande de Zaragoza. Se dice que se trata de un desmontaje para su rehabilitación y posterior nuevo montaje. Espero que sea así. Os dejo con algunas estructuras todavía presentes en el parque, como las pérgolas del Cabezo Buenavista (Pentax K-x, SMC-DA 40/2,8 Limited).

Llevo ya unos días repasando el blog de Rafael Roa, que me parece muy instructivo. Pero en su entrada del pasado domingo nos hablaba de las surrealistas fotografías de Robert y Shana ParkeHarrison. Y nos da el enlace a la página web de los fotógrafos.

Desde la LightBox de Time, sugiero las imágenes sobre la cambiante cultura y el cambiante paisaje de Marruecos que nos ofrece el fotógrafo John Francis Peters. Localizado a traves de Tumblr.

El interesantísimo blog aCurator nos proponía hace unos días un vistazo a la faceta del director de cine Stanley Kubrick, que bien merece la pena el desvío.

En la página web de American Photo nos sugieren un acercamiento a los fotógrafos chinos, que como yo ya había podido comprobar previamente, encuentran su inspiración en los paisajes suburbiales a orillas de los grandes ríos que recorren el país.

De La Lettre de la Photographie recojo esta semana un muestra de imágenes de un fotógrafo que siempre me ha gustado, el francés Bernard Plossu, y en concreto de sus viajes por Méjico. Bernard Plossu no es la primera vez que se acerca a estas páginas. Ni la segunda.

Fraction Magazine ha publicado su número 33. Y entre los porfolios propuestos en este número por esta revista virtual me quedo por el titulado Grasslands del fotógrafo norteamericano H. Lee. Entre los icónicos paisajes del norte de California, nos ofrece un reportaje sobre los cultivos de marihuana para en el paraíso de los cultivos del cannabis.

A traves del twitter de Fraction Magazine me llega también una enlace a Periodismo humano en la que entre los finalistas de la II edición del premio 7.7 está el reportaje de las fotógrafas polacas Monicka Bereżecka y Monika Redzisz titulado Madres. Sobrios retratos en blanco y negro de madres e hijas, en algún caso en tres generaciones realmente muy expresivos.

No recuerdo dónde encontré la recomendación para visionar el projecto titulado Anna & Eve de la fotógrafa Viktoria Sorochinski. De alguna forma es volve al concepto de contrastar los conceptos de madre e hija. Esta vez en vistosas imágenes en color de la vida cotidiana de ambas.

Esta semana ha sido muy popular en diversos sitios en internet un reportaje de imágenes que podemos encontrar en Life.com sobre Picasso pintando con luz. La mayor parte de los comentarios hacían referencia a la “genialidad” del pintor. Sin embargo, a mí lo que me ha gustado es el trabajo del fotógrafo, Gjon Mili.

Cerrando el círculo, vuelvo a la recomendación de este domingo en el blog de Rafael Roa, en esta ocasión es del fotógrafo ya fallecido Harry Callahan, que no, no tiene nada que ver con ningún ficticio aunque más famoso “sucio” Harry con quien comparte el nombre. Para ver más imágenes de este fotógrafo, convendrá pasarse por Masters of Photography, página web que ya merecería un diseño un poco más cuidado y digno. Que parece de los años noventa.

Cenador

También le vendría bien una restauración al cenador próximo a la ahora desaparecida pérgola de la rosaleda (Pentax K-x, SMC-DA 40/2,8 Limited).

Cierro las recomendaciones de hoy recordando que el fotoblog In Focus de The Atlantic ha comenzado su calendario de adviento con imágenes del telescopio espacial Hubble. Cambiemos la mítica estrella de los magos de oriente por las maravillas del universo real. Que merecen la pena. Cada día una imagen nueva hasta que llegue la navidad.

Escultura

Y a muchos nos gustaría carteles que nos expliquen el origen de algunas de las esculturas más interesantes del parque, como esta también próxima a la desaparecida pérgola (Pentax K-x, SMC-DA 40/2,8 Limited).

[Breve – cine en TV] Barry Lyndon (1975)

Cine

Barry Lyndon (1975) – IMDb.

En líneas generales, el cine de Stanley Kubrick me gusta. Aunque existen excepciones a la regla. Para empezar su última película, que nunca he podido tragar. Y luego está la que hoy comento en este breve, Barry Lyndon, que a pesar de ser puesta por las nubes en muchas ocasiones, nunca había podido ver entera. Por mi edad cuando se estrenó, no pude verla en pantalla grande nunca. Aprovechando que esta semana la programaban en un canal vía satélite, en versión original y esas cosas, me hice el firme propósito de verla entera para terminar de formarme una opinión. Y así lo hice. Ayer. No negaré la virguería técnica de su fotografía. Y que la banda sonora está bien. Pero me sigue pareciendo un aburrimiento absolutamente monumental. Con un reparto en estado de desgracia. Para empezar porque se trataban de intérpretes limitados a priori. Me mantengo en la opinión. Esta es de las excepciones a la regla. Y encima dura tres horas. Aunque probablemente eso forma parte del problema.

Bueno. Mañana, en una entrada reglamentaria, hablaremos de Almodóvar. Mientras, el fin de semana he dedicado más tiempo a los Paisajes sin figura que al Cuaderno de ruta.

Cine y TV para Navidad; Blake Edwards, Coppola, Kubrick, Altman y el Doctor, entre otros

Cine, Televisión

Cuando llegan los días de las fiestas navideñas, cuando el frío suele apretar más en Zaragoza, apetece salir menos, en las tardes de los festivos donde tampoco hay muchos sitios donde ir, suelo aprovechar para ver películas de otro tiempo. Algunas de ellas las he visto un sin fin de veces, como Casablanca, a la que dediqué una tarde hace unos días ya. O Gone with the Wind (Lo que el viento se llevó), que suele caer más hacia Año Nuevo o Reyes. Pero otras son un repaso a películas que me gustan pero he visto sólo en alguna ocasión, o películas a las que quiero dar una oportunidad. También este año está matizado porque la situación familiar ha hecho que haya renunciado a alguna actividad social. Estoy algo cansado. Lo que ha favorecido que me apeteciese sentarme en mi butaca favorita a ver buen cine.

Un listado de lo visto en estos últimos días:

Blake Edwards: Recientemente fallecido, diversas cadenas han programado películas suyas como homenaje. Y yo decidí grabar para ver en estos días Experiment in Terror (Chantaje contra una mujer). Creo que la había visto una vez, hace bastante tiempo. Pero no me acordaba mucho. Bueno. Pues me ha gustado un montón. Por muchas cosas. Pero destacaré tres. Lee Remick estaba absolutamente sensacional, tanto como actriz como por guapa. La cinematografía en blanco y negro, con unas iluminación maravillosa firmada por Philip Lathrop, recomendable para todos quienes amen la fotografía. La estupenda música de Henri Mancini.

Francis Ford Coppola: Hace poco leí un artículo en el que alguien, una vez más, ponía por las nubes el Dracula del director italoamericano. Así que decidí darle una oportunidad… Pues nada. Que no me engancha. No le pillo el truco a esta película. Acaba aburriéndome. Más larga que un día sin pan. Y encima no puedo quitarme de encima el prejuicio que tengo hacia la Ryder y el Reeves. Uiggg… Ni ver a la Bellucci en tetas sirve como aliciente.

Stanley Kubrick: Sin embargo cada vez me alucina y me admira más la acidez critica del maestro en Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb (¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú). Y qué actual me parece todavía en según que cosas. Nadie debería dejar de verla.

Robert Altman: Hace unos días mencionaba Gosford Park en la entrada que dediqué a la serie de televisión Downton Abbey. Si bien la filmografía de este director es algo irregular, reconozco que hay algunas de sus películas que me parecen imprescindibles. Y que maestría para manejar los repartos corales. O para dar protagonismo a quien no parece tenerlo. Indudablemente, los actores que interpreta a los de “arriba” están estupendos. Pero los de “abajo” están insuperables. Echad un vistazo al reparto en IMDb, y veréis que colección de ilustres de todas las edades. Cada vez me gusta más.

Pero no todo va a ser cine en estos días. Y también me he merendado el especial de navidad de Doctor Who. Inspirado en A Christmas Carol (Un cuento de Navidad) de Dickens, cuyo título adopta aunque contando una historia distinta, nos traslada como de costumbre a un mundo de fantasía apto para todos los públicos, con una aventura amable aunque con un tono dramático siempre. Claramente orientada a los críos, no dejará de entretener a los adultos que se dejen llevar por una fantasía bien realizada. Lo mejor, que volvemos a ver a Amy Pond (Karen Gillan) con el disfraz de policía con el que la conocimos hace unos meses en el primer episodio de la quinta temporada de la nueva época del Doctor. Lo peor, que Amy Pond (Karen Gillan) hace un papel secundario en esta historia y sale poco… para mi gusto.

Así que ya tenéis algunas recomendaciones para conseguir que por “la caja tonta” salgan contenidos que contraríen ese ominoso apelativo.

Recomendación musical:

Cómo no,… el tema principal de Experiment in Terror de Henry Mancini. Aunque también el tema de Dr. Strangelove…, basado en la canción popular de la Guerra Civil de los Estados Unidos When Johnny Comes Marching Home. Este tema también ha salido en otras películas bien conocidas como Stalag 17 (Traidor en el infierno) o Antz (Hormigaz), entre otras.

Puente del Parque Grande

El puente sobre el río Huerva que sirve de acceso al Parque Grande de Zaragoza; un camino que estoy haciendo en estos días más de lo que me gustaría - Canon EOS 5D Mk.II, EF 50/1,8

La fotografía en el cine: La chaqueta metálica

Cine

Es curioso. Sólo había visto esta película en una ocasión. Cuando su estreno. Por aquel entonces, yo experimentaba un acusado rechazo a todo lo bélico. Incluido el cine. Si algo tenía que ver con la guerra ya no me gustaba; supongo que fui a ver la película porque así se decidió en el grupo de amigos. Pero no guardaba especial recuerdo.

Hoy día no es así. Por supuesto, rechazo la guerra de forma total y absoluta, habiendo llegado a la conclusión de que no hay guerras buenas o malas o ejércitos buenos o malos. Hay guerras y ejércitos malos… o peores. Pero con el tiempo, dejé a un lado la visceralidad  y admití que las artes, sea el cine, o la literatura, o la fotografía, han dejado espléndidas obras maestras relacionadas con el tema bélico. Así que aprovechando su emisión en alta definición y con opción a versión original subtitulada en uno de los canales vía satélite, grabé y vi ayer la película de Stanley Kubrick, La chaqueta metálica. Nefasta traducción ya que el título original, Full Metal Jacket, no hace referencia a ningún tipo de vestimenta sino a un tipo de munición. Y el título en castellano no tiene ningún sentido. La película es excelente; altamente recomendable.

Y lo que no recordaba tampoco es que el protagonista ejerce de reportero militar, junto con un compañero suyo que va de fotógrafo, y que ambos se exhiben “armados” con una o dos Nikon F cada uno, cámara de reportero de guerra durante años, por su fiabilidad, resistencia y posibilidades de configuración. Así que la he incluido en mi colección sobre la fotografía en el cine, con su enlace correspondiente.

El Pilar, a la izquierda

El Che Guevara fue durante los años 60 uno de los símbolos de la lucha contra el imperialismo americano, el cual sufrió una especial derrota en las castigadas tierras del Vietnam, donde transcurre parte de la acción del filme - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

40 años para una odisea muy especial…

Ciencia, Cine, Literatura

… y espacial.

Es curioso la cantidad de tontos aniversarios con los que nos bombardean los medios cotidianamente. Sin embargo, ha tenido que pasar un mes para que apareciera en un blog el recordatorio de que el pasado 4 de abril se cumplió el 40 aniversario de 2001: una odisea del espacio.

Esta película es importante por dos motivos; uno general y otro particular, más personal.

A estas alturas, casi nadie puede negar que este filme es una obra maestra de Stanley Kubrick, que marca un hito en la historia del cine de ciencia ficción. Reflexionemos por un momento:

  1. No es una película de ciencia ficción dedicada al mero entretenimiento, a las aventuras. Es una película que entra en aspectos filosóficos sobre el desarrollo y evolución de la especia humana desde su estado de simio sin consciencia hasta el momento en el que se plantea la evolución hacia un Homo tecnológico o espacial. Kubrick es consciente de que las transformaciones tecnológicas que se estaban empezando a producir en ese momento van a impactar notablemente en el ser humano. Es la época en la que aparecen y se conocen los primeros ordenadores relativamente potentes, aunque todavía no personales. Es la época en la que el hombre sale al espacio y visita nuestro satélite. Pero es también una época en la que muchos valores son puestos en cuestión, y todo eso, de una forma u otra está ahí.
  2. Es una película en la que, salvo las partes especulativas, no quedan derogadas las leyes de la física. Los movimientos por el espacio se corresponden con la mecánica clásica newtoniana. El espacio está sumido en el silencio. La luz se desplaza a su cansina velocidad de 299.792,458 km/s. Es auténtica ciencia ficción. No es una mera película fantástica. Hay rigor. Quizá haya predicciones sobre el futuro que no resultan correctas, pero hay un interés es ser correcto dentro del marco de la ciencia conocida. Obviamente, hay una parte especulativa, por no decir metafórica, que se salta estas leyes en pro de otros objetivos.
  3. Hablando de metáforas, hay que decir que también es un filme en el que abunda la poesía. No sólo en las metáforas, sino también en la realización. Ese momento en el que el fémur lanzado al aire mientras terminan de sonar las notas del poema sinfónico Also sprach Zarathustra de Richard Strauss se convierte en una lanzadera espacial que baila un vals con la estación en órbita bajo los compases de An der schönen blauen Donau de Johann Strauss hijo, tiene algo de especial que pocas veces he encontrado en el cine.
  4. Desarrolla uno de los personajes más fascinantes y humanos de la historia del cine. Y se trata de una computadora, HAL 9000, que nos refleja más lo que somos nosotros mismos que el resto de los personajes humanos del filme.
  5. Este filme y esta historia es un influjo neto en toda la ciencia ficción posterior, tanto filmada como escrita. Acabo de leer un par de novelas del escritor Jack McDevitt y me ha sorprendido ver hasta que punto es posible encontrar el influjo de 2001 en obras escritas 38 o 39 años más tarde.

Hay más elementos de reflexión, pero nos conformaremos con estos en este momento.

El motivo personal es el impacto que tuvo sobre mí mismo. Cuando yo vi este filme, calculo que tendría unos 13 años o como mucho 14 años recién cumplidos. Recuerdo que al poco tiempo leí el libro escrito por Arthur C. Clarke, guionista del filme, que con ciertas variaciones seguí la misma historia. Es curioso, como novela me parece mucho menos importante que como película, pero hay elementos de la historia escrita que me gustaría que hubieran sido así también en el filme. El Ojo de Japeto siempre me ha fascinado. También recuerdo como el profesor de ciencias que tenía en el Colegio Calasancio de Zaragoza, José Luis Ibarra creo que se llamaba (del apellido estoy seguro), nos preguntó si habíamos visto la película. Sólo levanté la mano yo. Me hizo unas preguntas para ver si había entendido algo; fue piadoso, comprendió que una “persona” de 13 años tiene serias limitaciones para entender el conjunto de la obra. Pero entendió que sí había apreciado algunos de los aspectos formales del filme. En cualquier caso, hizo una serie de comentarios que contribuyeron a que empezase a entender de qué iba la cosa. Luego he visto el largometraje en numerosas ocasiones, y aunque reconozco que la parte final no ha envejecido bien, sobre todo la parte de los colorines psicodélicos, el conjunto sigue siendo importante y válido.

También es importante personalmente porque contribuyó a poner la semilla de lo que es mi sistema de pensamiento actual en algunas cuestiones que tienen que ver con mi concepción de la ciencia, del universo, y también del sentido de la vida.

Así que mi propósito para esta semana será encontrar un momento para volver a ver la película, que descansa en mi videoteca personal sin ser vista desde hace unos años. Recordar al maestro Kubrick y volver a pensar sobre lo que nos quiere contar.

Como la imaginación es libre, uno puede imaginar que esa estela que cruza el cielo sobre el Monasterio de Veruela es una lanzadera con destino a la Luna, transportando al profesor Heywood Floyd, para desentrañar el misterio de TMA-1.

Luna y jet - Veruela

(Canon EOS 40D; EF 24-105/4L IS USM)

Via: Blog de cine.