[Fotografía] Recomendaciones semanales; fundamentalmente fotógrafos contemporáneos, aunque no todos

Fotografía

Hoy tenía acumuladas recomendaciones de las dos últimas semanas; pero he reducido a algunas cuantas, fundamentalmente de fotógrafos contemporáneos, con alguna excepción. Acompañaré la entrada con algunas fotografías de la quedada de ayer de Fotógrafos en Zaragoza por un lugar por el que voy con cierta frecuencia, pero no me canso. El soto de Cantalobos.

Empecemos de todos modos por un fotógrafo del pasado. Fotógrafa. Lee Miller. Hace unos días, eIconic Photos nos presentaban una de sus fotografías, aquel autorretrato que se hizo mientras cubría la invasión de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. Tomando un baño en la bañera de Hitler, en su residencia en Múnich. Mucho se ha hablado de lo que quiso representar la fotógrafa con esa imagen. Era una fotografía con formación surrealista. Por lo que no era ajena a los simbolismos de todo tipo. Se han publicado más imágenes que se tomaron en aquel instante.

Azud

Comenzamos el paseo fotográfico desde el azud del Ebro; el día está inestable, con nubes y claros, y posibilidad de algún chaparrón.

Ababoles

Antes de internarnos en el soto, nos entretenemos con algunos ababoles (amapolas dicen en Castilla), que ya pueblan los campos a estas alturas de la primavera.

El Photobooth de The New Yorker nos presentaba las extrañas pero interesantes fotografías de Nina Leen, nacida en Rusia, pero que vivió por todo el mundo hasta que se estableció en Estados Unidos. La fotógrafa murió hace un tiempo ya. No está de más echar un vistazo a las interesantes imágenes.

Six Shooters es un fotoblog mantenido entre seis fotógrafos que mantienen un diálogo mediante imágenes entre ellos. De vez en cuando muestran imágenes realmente interesantes. Como esta de Heidi Lender. Que es una de las fotógrafas que más me gustan del sexteto.

En Lenscratch nos hablan de la monografía titulada Disquiets de Amani Willett. Y me ha parecido una serie muy interesante, con un interesante uso del color y de la luz, en un conjunto de imágenes con sujetos variados, pero fundamentalmente en clave baja que transmiten esos desasosiegos de los que habla el título.

Gotas de rocío

Conviene llevarse algún objetivo macro o al menos con capacidad de aproximación cuando uno entra en un bosque; siempre surgen motivos, como las gotas de lluvia y rocía.

Soto

O estas setas, que no abundaban pero que alguna había.

Un artículo de The Guardian nos habla de la principal premiada en los Sony World Photography Awards,  Andrea Gjestvang, por sus retratos de algunos de los supervivientes de la masacre de Utøya en Noruega, una año después de estos acontecimientos. La serie se llama Un día en la historia y creo que merece la pena un vistazo.

Aunque una de mis fotógrafas favoritas, Inge Morath, dudaba de que la fotografía en color pudiese tener nivel artístico, cosa que quedaba reservado al blanco y negro, nunca he sido de la misma opinión. De hecho, tengo un libro de la propia fotógrafa que lo desmiente. En cualquier caso, Rafael Roa nos recomienda un vistazo a la obra de Harry Gruyaert, que básicamente me da mucha envidia por mi incapacidad para acercarme mínimamente a esa capacidad para mirar.

Peleando con la profundidad de campo y las umbrelas de florecillas amarillas

De todas formas, la fotografía de aproximación no es una disciplina fácil y exige su esfuerzo

Soto

El objetivo de 50 mm es un todoterreno útil para un paisaje en un entorno cerrado como es el interior del bosque de ribera. Aunque gustosamente hubiera usado el 35 mm que olvidé en casa.

Volvamos al tema del retrato, y recojamos la recomendación del blog Lightbox de Time, que nos habla de la fotógrafa iraní Newsha Tavakolian, que nos hace un recorrido por la sociedad iraní con unos retratos que muestran básicamente la desesperanza de una generación por las condiciones sociopolíticas del país.

No le gusta mucho a Rafael Roa la fotógrafa holandesa Hellen Van Meene. Pero he encontrado alguno de sus retratos que me han llamado la atención. Así que lo mejor será que cada uno considere lo que crea oportuno.

Por último, y en un artículo que nos trae Le Journal de la Photographie, podemos conocer la serie de la finesa Marja Pirilä, en la que combina los retratos de personas en sus dormitorios o en sus salones, con la técnica de la cámara oscura en la que convierte sus habitaciones. Mas allá de la curiosidad, he encontrado interesantes las imágenes.

Huellas en el paso hacia el bebedero en el Ebro

Aun con riesgo de meternos, literalmente, en algún barrizal, nos acercamos a la orilla del Ebro, donde descubrimos las huellas de los animales, carnívoros y herbívoros, que usan esta acceso a la orilla de río como bebedero.

Ebro

El día había comenzado nuboso e incierto, pero conforme avanza la mañana se despeja. Se aleja el peligro de lluvia, pero empeora la luz, que se hace demasiado dura para fotografiar. Salvo los momentos en que el sol queda velado por alguna nube pasajera.

[Libros de fotografía] Comprando libros en Londres

Fotografía

En el reciente viaje que he realizado a la capital británica, una cuestión estaba fuera de toda duda. El ímpetu por hacer turismo era bajo. Todos conocíamos la ciudad y, aunque inevitablemente prefiriéramos desplazarnos por sitios bonitos o llamativos, o significativos desde cualquier punto de vista, hemos dedicado una buena parte del tiempo a otras actividades.

Y una de esas actividades ha sido conocer librerías o entrar en las que ya habíamos conocido en viajes anteriores. Y una parte no despreciable de esas librerías han sido librerías especializadas en arte, y especialmente en fotografía y diseño. Respondiendo a intereses de distintos miembros del grupo. En una de las entradas que ya tengo publicadas de mi diario de viaje a Londres, cuento alguna de las aventuras en este peregrinar librero. Aquí me voy a centrar en los libros que me he traído de las orillas del Támesis. Que han sido elegidos sobre la base de motivaciones tan distintas como “por capricho”, “porque no pude comprarlos en otro viaje” o “por que no quería comprarlo sin verlo primero, y en España es imposible”.

17 accesorio

Ayer salí a conocer mejor a mi Ikonta B, recién traída de Londres; pero los resultados no los conoceré hasta dentro de unos días. De momento, algunas imágenes, en blanco y negro, que tomé simultáneamente con la Olympus OM-D E-M5 y el 20 mm de Panasonic. Lateral del seminario de San Carlos.

This Must Be The Place de Pieter Hugo: Curiosamente, este libro tiene que ver con mi viaje anterior, a Ginebra. En concreto con la visita que hicimos al Musée de l’Elysée en Lausana. Y es el catálogo de la exposición de este fotógrafo sudafricano que estaba en activo en aquel momento en el museo. No lo compré in situ por no cargar con él todo el día, en aquel momento. Pero me lo encontré ahora en Foyles y lo compré un día casi a la hora de cierre, antes de cenar y volver al hotel.

Stanley Kubrick: Photographer: Si alguien no conoce la capacidad de Kubrick para componer visualmente, es que no conoce el cine. Y antes que cineasta fue fotógrafo, y muy, muy interesante. Para alguien a quien gusta tanto el cine como la fotografía, obligado.

Ebro

El río Ebro con el puente de Hierro al fondo.

The Green Memories of Desire, escrito por Katherine Slusher: En una visita a París en el 2008, pude ver una exposición de la fotógrafa Lee Miller. Y me gustaron las fotografías, y me gustó más la persona y sus vivencias. En este libro, además de abundantes fotografía e imágenes de y sobre Miller, se nos habla de su relación con el artista, historiador y poeta inglés Roland Penrose. Para leer poco a poco y aprender un poco más de la modelo y fotógrafa.

Yang Yong: Photographs: Pequeño librito, prácticamente de bolsillo, con fotografías de este fotógrafo chino que me era desconocido. Pero el librito me gustó. Como dice la contraportada, imágenes a caballo entre las del cineasta Wong Kar-wai y la fotógrafa Nan Goldin.

Pilar

La basílica del Pilar desde las riveras del Ebro junto al puente de Piedra.

En la galería Chris Beetles donde visitamos la exposición que tenían con divertidas imágenes de Elliott Erwitt, también vimos que vendían pequeños catálogos muy asequibles de los artistas que representan (representan a los artistas o a sus herederos, porque algunos ya crían malvas). El caso es que compramos varios. Yo, dos. El de la exposición de Elliott Erwitt en vigor, y ya que poco antes había visitado la exposición de Cecil Beaton en el Imperial War Museum, uno con fotos de este fotógrafo, aunque no coincidente en su tema con la exposición visitada. Ya que “no llevábamos suelto” para comprar una ampliación a buen tamaño de las divertidas obras de Erwitt

En la primera visita a la Tate Modern me cogí el libro de Elisabeth Couturier titulado Talk About Contemporary Photography. A ver si me desasno un poco y entiendo mejor a algunos de los más destacados fotógrafos contemporáneos con quienes “no me acabo de llevar bien”. También es para leer. Poco a poco.

Finalmente, aunque no lo he comentado todavía en el diario del viaje a Londres, no me ha dado tiempo pero ya saldrá, la última mañana, antes de salir hacia el aeropuerto para el regreso me pasé a visitar una exposición conjunta retrospectiva con obras de William Klein y Daido Moriyama. Del autor japonés ya tengo algún libro. Así que compré allí en la Tate Modern el ABC de William Klein, que funciona bastante bien también como catálogo de su parte de la exposición.

Niños y gigantes

Hemos estado de fiestas en Zaragoza, y los niños lo pasan bien con la comparsa de gigantes y cabezudos, aquí en la plaza del Pilar.

[Breve – foto] Ephémères y retratos de mineros

Fotografía

Hoy tengo un ratito para parar por la mañana, mientras como una manzana. Lo que aprovecho para revisar noticias diversas, como en otras ocasiones.

Hoy la Lettre de la Photographie trae varias novedades acompañadas de fotos, de las que selecciono dos:

Retratos de mineros por Li Hu. En blanco y negro. Con la cara tiznada. En grupos o en solitario. En el entorno de trabajo. Me han gustado.

Algunas de las imágenes expuestas en Ephémères, en París. Me ha gustado mucho una imagen de Steve Hiett de una chica asomada a una ventana. También un desnudo de Brigitte Bardot en la playa por Serge Jacques, de cuando las mujeres tenían curvas. Pero hay otras interesantes. Y algunas muy sensuales.

También nos recomiendan algunos sitios en internet, entre los cuales el dedicado oficialmente a Lee Miller, que ya apareció en tiempos en estas páginas.

Maestro y discípula; fotografía en el surrealismo, Man Ray y Lee Miller

Fotografía

Una de las exposiciones que más me gustó durante mi visita a París hace unas semanas fue la dedicada a la modelo y fotógrafa norteamericana Lee Miller. Esta fotógrafa fue modelo durante los años 20, desplazándose a París a final de dicha década donde conoció a Man Ray, de quien fue modelo y musa, y posteriormente ayudante y discípula.

Man Ray es uno de mis fotógrafos favoritos de todos los tiempos. Inmerso en la revolución cultural que se produjo en la posguerra europea, se instala como el máximo exponente del dadaísmo y posteriormente del surrealismo. Fue muy innovador en las técnicas fotográficas y le son atribuibles la utilización y difusión de los rayogramas y las solarizaciones. Fue un excelente retratista, y también son famosos sus desnudos. No se limitó a la fotografía. Filmó películas, fue diseñador gráfico y publicitario, diseñador de moda, dibujante,… en general fue un artista de la imagen muy completo. Sugiero una visita a la página de la organización que gestiona su legado.

Lee Miller pasó a su lado de modelo a fotógrafa, siendo sus primeros pasos en este arte de la mano del maestro y trabajando en técnicas similares. Posteriormente, de vuelta a Estados Unidos se caracterizó por su habilidad para el retrato y la fotografía de moda, aunque en ningún momento dejó de experimentar a partir de las técnicas aprendidas junto a Ray, encontrándose siempre ese tono surrealista en toda su obra. Durante su estancia en Egipto mostró aptitudes para la fotografía documental, y llegó a convertirse en reportera de guerra para la revista de moda Vogue durante la Segunda Guerra Mundial, siguiendo desde cerca a las tropas alíadas desde el desembarco de Normandía. Fue de los primeros reporteros de guerra que reflejó algunas de las realidades de los campos de concentración nazis.

Después de la guerra su carrera y su creatividad fueron decreciendo, hasta cesar casi completamente. Parece que algunos de los episodios de depresión que le fueron diagnosticados podrían ser lo que hoy en día se conoce como trastorno de estrés postraumático. Muestra de su real implicación en la acción bélica y lejos de la imagen frívola que se asocia con la revista para la que trabajó.

Yo la conocía poco, pero la exposición que vi en el Jeu de Paume me gustó mucho, e incluso adquirí el catálogo de la misma para poder seguir disfrutando de sus imágenes. Así que ya supondréis cuál es mi recomedación.

No dejéis de visitar el Lee Miller Archive para conocer más su obra.

En la imagen de hoy, he querido jugar un poco con la técnica de la solarización, utilizada tanto por Ray como por Miller, y que yo he simulado tirando de software sobre un archivo digital.

Figura (solarizada)

Escultura en el patio del museo de Zaragoza - Panasonic Lumix LX3