[Fotos] Un día con FeZ en San Juan de la Peña

Fotografía, Viajes

Ayer domingo hubo actividad de Fotógraf@s en Zaragoza (Fez) (Flickr). Un grupo de personas que saliendo desde Zaragoza, y diversos puntos del Pirineo aragonés, nos dimos cita para pasar el día haciendo fotos y risas.

Acudí llevándome la Canon EOS 5D Mk. II, con el EF 50/1,4 USM, como gran angular el Olympus Zuiko 21/3,5 con adaptador fijo incorporado para montura EF y el Cosina MC Macro 100/3,5, como tele corto y si se terciaba algo de fotografía de aproximación en los bonitos bosques que rodean el lugar. Como así fue. Como cámara de respaldo por si pasaba algo, la Panasonic Lumix GF1 con el G 20/1,7 ASPH, que luego utilice más de lo que pensaba.

Por lo demás os lo cuento con fotos, que es lo que cuenta.

Visita al monasterio viejo

Visita al monasterio viejo

La visita al monasterio viejo de San Juan de la Peña es el momento cultural más importante del día, y los FeZ se disponen al acecho para captar los momentos más interesantes.

Visita al monasterio viejo

La guía se multiplica dando explicaciones e interprestaciones sobre lo que vemos.

Visita al monasterio viejo

El mito del Santo Grial y San Juan de la Peña,… aunque hay quien afirma que si se reunen todos los santos griales que hay por el mundo, Jesús de Nazaré bebió mucho pero que mucho en aquella dichosa cena.

Visita al monasterio viejo

La principal queja de la visita es que había demasiada gente; estaba la sensación de que grupo de más de 20 o 25 personas son excesivos. Y eso que la acústica del lugar permite que mientras te dispersas haciendo fotos, puedes seguir escuchando las explicaciones de la guía.

Un paseo por el bosque

En el bosque

Tras la visita al monasterio viejo, muchos optamos por volver al centro de interpretación del monasterio nuevo caminando por el bosque. La distancia no es muy grande, aunque cuesta arriba, que siempre cuesta.

En el bosque

En cualquier caso, unas nubes oportunas nos quitan luz, pero también calor y el excesivo contraste que si no hubieran sufrido nuestras fotografías.

En el bosque

Así, el frondoso bosque en cara norte de la sierra prepirenaica ofrece numerosos rincones adecuados para el fotógrafo observador.

En el bosque

Y saltamos constantemente entre el teleobjetivo corto que nos permite aislar el detalle al gran angular que nos permite jugar con las perspectivas de los altos pinos del bosque.

En el bosque

O de los viejos tocones que vamos encontrando conforme nos acercamos a la pradera del monasterio nuevo.

La mariquita

La mariquita

Una pequeña mariquita que encontramos en el bosque nos ofrece la oportunidad de mostrar nuestras habilidades (o carencias de ellas) con el macro a escala de reproducción 1:1.

La mariquita

Así de pequeña es la mariquita que, a pesar de la escala de reproducción 1:1, ocupa una pequeña porción del fotograma.

La mariquita

Y además es tímida, pues constantemente esconde sus ojos del fotógrafo, ofreciéndole al objetivo su colorido caparazón. Por lo menos, en ningún momento lo abre, desplegando las alas y alejándose de nosostros.

El centro de interpretación del monasterio nuevo

Centro de interpretación en el monasterio nuevo

Finalmente, recorremos el centro de interpretación cultural que encontramos en el edificio del monasterio nuevo.

Centro de interpretación en el monasterio nuevo

Qué feos consideraban a los medievales habitantes y monjes del lugar.

A comer y a la foto de grupo

La hora de comer

Hora de comer, conversación animada, muy buen rollo, sonrisas y risas.

La hora de la foto de grupo

La foto de grupo, más atribulada, pero más divertida en el proceso, que nunca, se la debemos a Francesco, y su sofisticado mando a distancia.

La hora de la foto de grupo

No faltaron discusiones y debates sobre el resultado, que ya tengo ganas de ver a buen tamaño.

El paseo al balcón del Pirineo después de comer

El paseo después de comer

Tras la comida, un paseo saliendo desde la pradera, en dirección al mirador hacia el eje central del Pirineo.

El paseo después de comer

En el camino, pasamos junto a las umbrías tapias en el lado norte del monasterio nuevo.

El paseo después de comer

La bruma impide una visión clara de Bisaurín y la sierra de Aísa, justo en frente de nosotros.

El paseo después de comer

Con estas retorcidas ramas, y las figuras difuminadas de Pepo y su hijo Alex, despido este pequeño reportaje, que espero que os haya gustado y resultado informativo.