[TV] Cosas de series – Verdad, verosimilitud, incredulidad; a propósito de “Game of Thrones”

Televisión

Hemos terminado de ver la séptima temporada de Game of Thrones. Sólo siete episodios, frente a los diez habituales, aunque con la duración en minutos sumada de ocho. En un principio, cuando anunciaron que la serie duraría hasta la octava temporada, pero con las dos últimas más cortas, asumí que se trataría de la estratagema que se ha dado en otras series de dividir en dos la última temporada para aumentar la expectación en torno a la misma. Pero parece que todavía no está rodada esa octava temporada,… que a saber lo que nos depara.

La cuestión es que esta séptima temporada ha sido la que más polémica ha deparado, por su desarrollo, con ventaja sobre el resto. De hecho, ha dividido al personal en dos. Los que han estado entusiasmados y los que se han sentido decepcionados, considerando que la serie ha perdido en sus compases finales su naturaleza, su ADN. Soy de estos últimos, y me explicaré.

tumblr_ojgf7hI9sV1r5mrsgo1_1280

 Castillo y torres medievales para ilustrar el universo de “Game of Thrones”. El castillo de Edimburgo (Escocia) en el encabezado y una torre de vigilancia en Hoz de la Vieja, Aragón (España), sobre estas líneas.

Aunque salpicada con episodios de acción y aventura, Game of Thrones ha sido una serie política y de desarrollo de caracteres. En general, el esquema general de cada temporada ha sido el de ocho episodios dedicados a hacer avanzar la trama y el desarrollo de caracteres, establecer los puntos de conflicto y de tensión, para en el noveno de la temporada ofrecernos un espectáculo con más o menos acción o tensión, dedicando el décimo al reagrupamiento de líneas argumentales y encarrilamiento de las futuras a desarrollar en temporadas sucesivas. Eventualmente se daba algún momento de acción para animar el cotarro, pero casi todo sucedía en los maravillosos diálogos, sin desperdicio alguno, que constituyen la columna vertebral de la historia.

En la séptima tempora no ha sido así. No ha habido construcción de tensión y caracteres, sino una locura de acumulación de momentos espectaculares acompañada por una inevitable aceleración de los tiempos internos, de la cronología propia de la acción, que ha incomodado a no pocos espectadores porque ha supuesto una ruptura de lo que era propio en el desarrollo argumental. El momento cumbre de este desconcierto ha sido el sexto episodio de la temporada, en el que la gestión de los tiempos ha sido tal, que incluso ha llenado las redes sociales de todo tipo de memes haciendo solfa sobre lo que sucedió en el mismo. Incluso poniendo en duda la verosimilitud de la historia, y al mismo tiempo dando lugar a encendidos debates sobre los limítes o ausencia de ellos en una serie de ficción fantástica. Me gustaría aclarar algunos términos antes de explicar mi opinión, con el fin de hablar todos el mismo idioma.

tumblr_oqwvawupcX1r5mrsgo1_1280.jpg

Castillo de Peracense, Aragón (España).

En la ficción, sea literaria, cinematográfica, televisiva o de las artes escénica, existe lo que llamamos suspensión voluntaria de la incredulidad. De una forma u otra, cuando nos acercamos con una actitud acogedora hacia la obra de ficción, aceptamos que en el universo que crea el escritor, siempre hay escritores incluso en los audiovisuales, hay una leyes que lo rigen que son o pueden ser distintas de las del universo real en el que vivimos. No existen los dragones que escupen fuego en el mundo real. No hay magos que resucitan al caer en un abismo envueltos en las llamas de un Balrog. No se puede viajar a la velocidad de la luz. No nos podemos teletransportar instantáneamente desde una nave espacial a la superficie de un planeta desconocido. Pero en el ámbito del universo de ficción al que accedemos, aceptamos que son posibles, los integramos en la historia y disfrutamos con las consecuencias de la existencia de esos elementos en tales universos.

tumblr_oqwvfyHsfL1r5mrsgo1_1280.jpg

Roca de Cashel, (Irlanda).

Establecida pues la suspensión voluntaria de la incredulidad, y sabiendo de antemano que estamos ante una ficción, nada de lo que sucede es verdad en sí mismo. El concepto de verdad como algo universal desaparece. Incluso en el mundo real nos vemos a veces en apuros para establecer lo que es verdad en los relatos históricos o biográficos, estando sometidos los hechos a interpretación de los testigos, que sufren engaños en sus sentidos, someten lo acontecido a la subjetividad provocada por su personal escala de valores, o directamente deciden ocultar o exagerar algunos hechos para arrimar el ascua a su sardina. Pero una vez establecidas las leyes por las que funciona un universo de ficción, sí que es importante el concepto de verosimilitud. Si has establecido el hecho de una comunicación a distancia mediante cuervos mensajeros, es fácil aceptar una raza de ellos más fuerte, rápida y resistente que los cuervos comunes que conocemos, por crianza y selección de ejemplares, y que recorran las grandes distancia en menor tiempo del previsible en el mundo real. Si has establecido que cualquier ser vivo muerto por uno de los caminantes blancos adquiere la naturaleza de estos, puedes aceptar lo que le pase a cualquier criatura en esas circunstancias,… incluso un dragón. Pero si has establecido que un ejército se desplaza caminado a través de un continente, o que los navíos que lo desplazan tienen el aspecto de los drakares vikingos o de las galeras mediterráneas, las guerra avanzan despacio, muuuuuuy despacio. Si quieres acelerar la acción y mantener la verosimilitud de la misma, de acuerdo al conjunto de reglas, por fantásticas que sean, de tu universo de ficción, tienes que exponer los hechos de forma clara. Y las elipsis tienen que ser perfectamente reconocibles y estar bien justificadas. Si esto no sucede, el trabajo de los guionistas es chapucero.

tumblr_oru6akwMBu1r5mrsgo1_1280.jpg

Castillo de Loarre, Aragón (España).

Se ha discutido mucho la verosimilitud de algunos pasajes de esta temporada, especialmente en el episodio sexto. No discuto esa verosimilitud. En algunos lugares, con pensamiento escéptico y crítico, incluso explican muy bien las condiciones en las que tales hechos son posibles dadas las leyes reinantes en el universo de Westeros. Pero si un porcentaje de tus espectadores se siente incómodo con el relato, si aquellos espectadores más exigentes que no se conforman con los fuegos de artificio propios de los blockbusters palomiteros y se acostumbrado a una forma de trabajar la historia y a unos niveles de calidad determinados en los guiones, tienen más ganas de hacer chistes sobre lo sucedido que de otra cosa,… algo ha fallado.

En mi opinión, los guiones y el relato de esta séptima temporada de Game of Thrones no ha estado a la altura de las circunstancias y se han acercado peligrosamente a esos productos cinematográficos a los que muchos se han acostumbrado en las dos últimas décadas. Productos sin coherencia interna, sin cuidado en el desarrollo de las historias, que basan su éxito en una espectacularidad muchas veces vacía de contenido. Lo espectacular por lo espectacular, sin más. Funciona a nivel de taquillas, aparentemente. Pero eso no quiere decir que sean buenos productos. Ni mucho menos.

tumblr_osvvmpi9sB1r5mrsgo1_1280.jpg

Uncastillo, Aragón (España).

Recuerdo un momento importante en Battlestar Galactica. Al final de la segunda temporada, los refugiados humanos encuentran un planeta habitable donde establecerse. Aparentemente, han dado esquinazo a los enemigos cylones, y pueden formar la colonia de Nueva Cáprica e iniciar una nueva sociedad planetaria. Pero en ese momento son atacados, derrotados e invadidos. Sólo las dos grandes naves que los han llevado hasta ahí consiguen escapar. Cuando empieza la tercera temporada, no se nos cuenta nada de lo que ha sucedido a continuación. Ha pasado mucho tiempo desde los acontecimientos del final de la temporada anterior. Los guionistas confian en que la inteligencia del espectador rellene los huecos que deja la enorme elipsis en el argumento. Luego ya irán soltando perlas de información que ayudarán a ello. Algo así he echado en falta en esta temporada de Game of Thrones. No necesitaba que me contaran todas la guerra en Westeros. La podíamos haber cogido ya muy avanzada, con los ejércitos cansados, con los dirigentes afectados por el desgaste… y encaminarnos directamente a lo esencial de la temporada. Todo ello contado correctamente. Hay muchas formas de hacer las cosas bien. Este es un ejemplo. Pero si cambias tus objetivos, si modificas tu forma de actuar… pues dejas descontentos. Generas el horrrrrrrrrendo deus ex machina del tío Benjen y equiparas al soso de Gendry al igualmente soso superhéroe de la capucha roja y el rayito amarillo.

Aunque da igual. Están batiendo récords de audiencia. Incluso con las filtraciones de los hackers. Pero no es debido a la calidad… es la “fast food” de la ficción audiovisual. El espectáculo vacuo. Por favor… den un cierre digno y de calidad a la serie. Y oye… que en una serie de televisión lo importante es el camino… que no es necesario cerrar perfectamente todas las tramas. O se puede dejar a la imaginación del espectador el cierre de algunas… Cosas.

tumblr_ouo5lzGv8p1r5mrsgo1_1280.jpg

Castillo de Sora en Castejón de Valdejasa, Aragón (España).

Un comentario en “[TV] Cosas de series – Verdad, verosimilitud, incredulidad; a propósito de “Game of Thrones”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s