[TV] Cosas de series; humor y drama desde Japón

Televisión

Durante las navidades cambié mi sistema de comunicación de mis diversos dispositivos informáticos con la televisión. Cambién el Chromecast por un Apple TV. Y la verdad es que el cambio tiene efectos positivos y otros negativos. Entre los positivos, dos. La calidad de la imagen es superior, admite más plataformas que el anterior. O alguna muy significativa. Entre los negativos, dos. La interfaz de Apple TV es manifiestamente mejorable en algunas aplicaciones, más lenta de manejar y con menos posibilidades. Es muy claro con el caso de Youtube, donde es preferible verla desde la tableta o el teléfono. Y la segunda, que de vez en cuando se queda congelado y hay que reiniciar.

Como consecuencia de lo anterior, durante el mes de enero he seguido dos series niponas que se pueden encontrar en Amazon Prime Video. Una de ellas también está en Netflix. Esta plataforma no es compatible en estos momentos con el Chromecast. El caso es que han sido muy entretenidas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hoy el viaje a Japón es obligado. Y por ello he decidido reinterpretar en blanco y negro algunas de las fotografías de los templos y santuarios históricos de Nara, una ciudad donde se conjugan el pasado histórico y un presente tranquilo.

Samurai Champloo

Serie de animación japonesa del año 2004. Esta es la que podéis encontrar en diversas plataformas de contenidos.

Con esta serie nos vamos a los tiempos en los que se había establecido ya el shogunato Tokugawa, el principio del período Edo en Japón. El país tiene una cierta estabilidad, y los samurais tiene menos tarea. Y vagan por el país. En un pueblo cerca de Edo, la actual Tokio, una huérfana de 15 años Fuu, que sirve de camarera en una casa de té, salva de la ejecución a dos samuráis errantes, Jin y Mugen, cada uno con un pasado oscuro detrás. A cambio les pide que le ayuden a encontrar a “un samurai que huele a girasoles”. Y este es el principio de un viaje, una odisea que les llevará desde Edo hasta Nagasaki en 26 capítulos.

20140921-_9210802.jpg

He de decir que es de las mejores series de animación del País del Sol Naciente que he visto. Una mezcla de situaciones con una base histórica, aderezada con múltiples anacronismos. El hip hop, un barco de Estados Unidos donde se juega al beisbol cuando ni siquiera existía la noción de ese país, gafas de estilo hipster,… un sinnúmero. Que sin embargo no chirrían. Dan un tono distinto. Es un universo similar al histórico, pero no el mismo. Y de paso sirven para repartir un poco de estopa a unos y otros. Porque la serie es mucho más adulta de lo que parece, con temas sociales de fondo. Corrupción, prostitución, el papel de la mujere, el valor de las creencias, el derecho a redimirse de los pecados pasados,…

Todo ello mezclado con un notable sentido de la aventura, con una ternura que aporta siempre la joven Fuu, y con el viaje como metáfora del crecimiento y del cambio personal, mas importante que el llegar, que el destino. En algún sitio he visto alabanzas a la serie y quejas con su final… Es lo de menos. Es un final muy coherente. Auqnue no sea del gusto de quienes están habituados a finales cerrados, milimétricamente ejecutados. Muy recomendable.

20140921-_9210828.jpg

Doctor X – Gekai Daimon Michiko [ドクターX〜外科医・大門未知子〜]

Esta serie me la encontré por casualidad. Cuando comprobé que Amazon Prime Video estaba disponible en Apple TV sin problemas, hice un repaso a su catálogo y me llamó la atención. Venía dentro del epígrafe “Dramas”, de Japón, y tenía la pinta de ser una traslación al país oriental de los dramas médicos que mantienen desde hace década cierta popularidad en occidente. No esperaba gran cosa de esta serie… hasta que vi un par de episodios.

El planteamiento es el siguiente. En Japón, en el año en el que transcurre la acción, los grandes hospitales universitarios están en crisis, incluso perdiendo efectivos entre los cirujanos. Por ello surgen cirujanos autónomos, freelances, que son contratados para suplir carencias. Y Michiko Daimon (Ryôko Yonekura), representada por la agencia de Akira Kanbara (Ittoku Kishibe), antiguo cirujano, es uno de ellos. Y se niega ha hacer (itashimasen) cualquier tarea que no sea atender y operar pacientes, y nunca falla (watashi shippai sinai no de). Son las líneas de diálogo características.

20140921-_9210849.jpg

Mi sensación es que iban a hacer un drama, pero se dieron cuenta de que funcionaba mejor como comedia. El resto del reparto, con excepción de la anestesista Hiromi Jonouchi (Yuki Uchida), son un montón de médicos que se caracterizan por ser más o menos corruptos, peseteros, pelotas de sus jefes, piensan poco, tienen unas habilidades limitadas… y en general resultan con el tiempo bastante tontos (baka – バカ). Todos odian a Daimon, “Demon” para algunos, le tienen envidia de sus capacidades, de su libertad, de su desparpajo,… y todos quieren que falle. Cosa que nunca sucede. A pesar de que los casos que le caen suelen ser de personas de relevancia social, famosas, poderosas, que ponen en riesgo el prestigio del hospital y que padecen enfermedades que en general consideraríamos incurables. Nunca falla.

20140921-_9210919.jpg

La sanidad japonesa está bien considerada en el mundo, por lo que la serie en general la podemos considerar como una parodia monumental, sacando de quicio diversos defectos que eventualmente puedan darse, muchos de los cuales representan la propia sociedad patriarcal nipona. Todo ello sin hacer excesiva sangre. Ridiculiza, pero a un nivel amable. La sucesión de episodio es realmente repetitiva, y sabes en todo momento qué te puedes esperar. Pero es muy divertida, te echas alguna risa de vez en cuando. Es en definitiva un producto de entretenimiento básico, pero bien hecho. Y a mí, que comparto los estudios de medicina con los personajes, y algún conocimiento tengo del funcionamiento de un hospital, me ha divertido mucho.

No sé si es muy recomendable en general. Sólo está disponible en versión original, japonés, subtitulada en inglés. Pero yo me lo he pasado estupendamente. Tiene una derivada, Doctor Y, formada por episodios de quince minutos de duración, protagonizada por el Doctor Hideji Kaji (Masanobu Katsumura), uno de los habituales de la serie principal, que poco a poco va convirtiéndose en uno de los simpáticos. La miniserie está también muy divertida.

20140921-_9210998.jpg

[TV] Cosas de series; futuros virtuales y humoristas elegantonas

Televisión

He de reconocer que en las últimas semanas, si no he visto mucho la tele, no tanto como antes, por lo menos lo que he visto me ha gustado. Me divierte. Con la serie de Star Trek que menos se parece a Star Trek de toda la historia en alza, con unos episodios muy divertidos, muy entretenidos. Aunque han supuesto un cambio tremendo en la dinámica de la serie. Por un momento pensé que el lunes pasado habíamos llegado al final de temporada. El final del episodio era muy propio para esto. Pero no,… parece que hay un par más de episodios. Y el cachondeo que supone un “drama” médico japonés que estoy viendo, y que hay momentos que es una juerga. Como habéis visto “drama” entre comillas. De todo esto hablaremos más adelante. Vamos con dos temporadas completa de dos series que están bastante bien.

tumblr_p32nlpPyr61r5mrsgo1_1280

En mi tumblr de fotos viajeras he dado la vuelta recientemente, regresando a finales de los 80 y principio de los noventa (ver enlaces al final). Recientemente ha aparecido el castillo de Pau, Francia, en el encabezado, o yo mismo en Fuenterrabía sobre estas líneas.

Black Mirror – 4ª temporada

Decir a estas alturas que esta es una de las series más interesantes de la televisión actual es una obviedad. No hay más que ver el interés que despierta en los medios. Hay quien se queja de que ya no es lo que era. En realidad, en muchos de estos casos, cuando se quejan, es que la serie sigue siendo lo que era, fiel a su naturaleza. Y ya no sorprende tanto como cuando llegó a la pequeña pantalla.

También es falso decir que no va evolucionando. De hecho, en la última serie, más allá de su orientación hacia la distopía tecnológica, ha flirteado también con el terror y con el género posapocalíptico. Incluso en esta época donde el estilo “Star Trek” está de nuevo tan de moda, han jugado con el tema. En un episodio que si bien ha sido criticado por su escasa plausibilidad, desde otros punto de vista es muy muy entretenido como género de aventuras. Hasta tal punto de que hay quien habla de hacer una secuela del USS Callister. No sé si es para tanto.

Por lo demás, es una serie que sigue mereciendo la pena. Y no es tan fácil de replicar. Vi un episodio de una serie en Amazon Prime Video, que intenta emular hasta cierto punto la intención, pero basándose en relatos de Philip K. Dick. Incluso con buen reparto. Al menos conocido. Pero el primer episodio que vi,… no me funcionó bien. Veremos si le damos una nueva oportunidad. Cuando termine con Daimon sensei.

tumblr_p37i4awRSB1r5mrsgo1_1280.jpg

La iglesia parroquial de Saint-Thégonec en la Bretaña francesa.

The Marvelous Mrs. Maisel – 1ª temporada

Novedad reciente en el catálogo de Amazon Prime Video que llegó de la mano de los Palladino, responsables de series tan divertidas como Gilmore Girls. El sello característico de los Palladino son los diálogos ingeniosos, muy incisivos, llenos de referencias culturales, rápidos, a veces vertiginosos, y que dotan a los personajes de una gran vivacidad. Si el intérprete está a la altura de las circunstancias, inmediatamente se convierte en un personaje carismático. Y la pareja por Midge Maisel (Rachel Brosnahan) y Susie Meyerson (Alex Borstein) no sólo están a la altura de las circunstancias sino que la sobrepasan. Y sin desmerecer ni un ápice al resto del reparto que acompaña a estas dos sin ningún problema.

Miriam “Midge” Maisel es un ama de casa judía en Manhattan que apoya firmemente a su marido Joel (Michael Zegen) en su afición de cómico monologuista. En la que no tiene éxito. Y esta y otras circunstancias llevan a la ruptura del matrimonio. En un momento de rabia, Midge se sube a un escenario y suelta su monólogo. Improvisado. Y es un éxito… y poco a poco comienza a considerar la posibilidad de convertirse ella misma en monologuista. Todo ello en el ambiento de los años 50 neoyorkino, con la amable crítica social propia de las producciones de esta gente.

Yo me lo he pasado muy bien, tengo ganas de más. Ya tardan en volver con una nueva temporada. No conocía yo a la actriz protagonista, pero muy bien. Borstein ya fue una recurrente con las Gilmore, y la he disfrutado en otras producciones.

tumblr_p37idrYGbp1r5mrsgo1_1280.jpg

O un paseo por los canales de Amsterdam en barco.