[Televisión] Especial cosas de series; adiós al universo Fringe… es decir, adiós a unos personajes que se quedarán en nuestro corazoncito de ficción

Sin categorizar

Hemos despedido en este fin de semana a una serie que cuando empezó nunca pensé que llegaría a ver más allá de uno o dos episodios. Pero aguanté… y hasta el final. Se trata de Fringe, una serie que se inauguró como la “nueva Lost (Perdidos)” o la “nueva The X Files (Expediente X)“, pero que al final cogió su propia personalidad, que la ha hecho grande, aunque probablemente le haya costado la vida con “sólo” cinco temporadas, una de ellas, la última, cortita.

La primera temporada de la serie sólo me interesó por los personajes. La verdad es que un procedimental con tintes sobrenaturales o de ciencia rara no me llamaba la atención. Pero pronto, el grupo humano que formaban Olivia Dunhan (Anna Torv), los BishopPeter (Joshua Jackson)Walter (John Noble), así como la discreta pero eficaz Astrid Farnsworth (Jasika Nicole) me interesó. Tenían unas interacciones muy interesantes, y empatizabas con ellos. Y así aguanté con una serie cuyo tema inicialmente no me atraía.

En la segunda temporada, la cosa se fue animando. Se empezaba a crear una mitología, una continuidad en la historia, era algo más que un procedimental. Y además, comenzaron a hacerse importantes una serie de personajes secundarios que te atraían también mucho, y que aportaban mucha sal y pimienta a la acción. Broyles (Lance Reddick)Nina Sharp (Blair Brown)Lincoln Lee (Seth Gabel)William Bell (Leonard Nimoy),… la vaca… Y llega el final de la segunda temporada y la serie se revoluciona. Deja de ser un procedimental, y se convierte en ciencia ficción pura y dura, con universos paralelos y todo el monario. A mí me tenían ya completamente enganchado. Si eso lo rematas con la duplicación de todos los personajes con otras personalidades y otros puntos de vista en el universo alternativo, me entusiasmó. Y la tercera temporada de la serie me tuvo pegado al televisor como pocas. He de decir que el principal activo de la serie seguían siendo los personajes, aunque yo siempre he sentido más debilidad por la Olivia alternativa que por la de “este mundo”. Y con la Astrid también.

Soy consciente que la escasa audiencia probablemente ha hecho que la trama, en un serie siempre en peligro de cancelación haya sido entrecortada. Lo que la ha obligado a reinventarse de vez en cuando. La cuarta temporada supuso un bajón respecto a la segunda mitad de la segunda y la tercera completa. Pero también fue interesante sin duda. Y finalmente, hemos llegado a la quinta. Que a mí, hasta ayer, me parecía como un spin-off de la serie original con su traslado al futuro. Hasta ayer. En el que se ha visto que ha sido en realidad un largo preparativo para los dos capítulos finales que son muy entretenidos y que homenajean en toda regla al conjunto de la serie, a sus excelentes personajes, y son un agradecimiento en toda regla con un montón de guiños cómplices a los fieles seguidores. Ha merecido la pena. Y qué queréis que os diga. La Olivia alternativa, siendo la misma actriz que la de “este mundo”, siempre me ha parecido más guapa y atractiva. Incluso cuando tiene 20 años más. Desde luego mucho más estilosa.

Y gracias por la diversión.

Lluvia / llora

Parece llorar esta escultura en la Gran Vía de Zaragoza bajo la lluvia; y algo de emoción sí que hemos sentido en el final de esta entretenida serie de ciencia ficción.