[Breve con foto – viajes] Terminado el diario del viaje a Suecia

Viajes

Suecia 2011

Como os anuncié el viernes tras mi llegada del viaje, durante este fin de semana he ido revelando las fotos y redactando las entradas del viaje a Suecia. Como lo he hecho sin las limitaciones que uno tiene cuando lo actualiza por el mundo, he dedicado más de una entrada a cada día del viaje, focalizándolas en las distintas atracciones turísticas que he ido visitando. Eso sí, todo está presentado de forma cronológica, y en las fechas en las que sucedieron las cosas. El enlace al diario está al principio de esta entrada, o en la columna lateral de este Cuaderno de ruta en el epígrafe Viajes.

Mälaren o lago Mälar ante el ayuntamiento de Estocolmo

Un grupo de turistas se agrupa ante las explicaciones de su guía a orilla del lago Mälar, delante del ayuntamiento de Estocolmo - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

[Viajes – Suecia] Ausente por viaje a Suecia, estoy de vuelta y retomo el hilo

Viajes

Pues eso. Que acabo de llegar hace un rato del viaje por tierras suecas que comencé el domingo pasado. Han sido pocos días pero bien utilizados. Como me fui ligero de equipaje, sin el portátil ni nada, para poder llevar simplemente en una maletita de las que pueden ir en cabina en los aviones, no he ido subiendo mi tradicional diario de viaje. Pero lo haré ahora en diferido. Así que conforme pueda ir dedicándome a ello, aparecerá el correspondiente relato en los días correspondientes a cuando sucedieron las cosas. Todo ello lo podréis encontrar agrupado en la columna lateral en el epígrafre Viajes etiquetado como Suecia 2011. Porque además de Estocolmo, he podido visitar un par de ciudades suecas más. De momento, nada más. Ya irá apareciendo el relato correspondiente, acompañado cómo no de las fotos de turno.

Atardecer tras el ayuntamiento de la capital sueca

El ayuntamiento de Estocolmo al anochecer - Panasonic Lumix GF1, G 14/2,5 ASPH.

[Viajes – Estocolmo] La hora dorada y la hora azul en Estocolmo

Viajes

Cuando llego a Estocolmo procedente de Uppsala lo primero que hago son algunas cuestiones prácticas. Por ejemplo, obtener la tarjeta de embarque en la terminal del Arlanda Express para no tener que madrugar tanto al día siguiente, que debo coger el avión de regreso a España. El check-in ya lo había hecho por el móvil. Me corresponde el asiento 7C. Pasillo. Modernos.

Luego, observo que hay un nublado considerable en la capital sueca. Parece que he acertado yéndome hacia el norte. Que hacia el archipiélago el día hubiera estado más feo. Así que pienso que estoy cansado. Que pese a todo al día siguiente hay que madrugar. Que quizá merezca la pena irse pronto a descansar. Pero no obstante, hay que buscar algún sitio donde cenar algo y esas cosas.

Empiezo a caminar. Las nubes se abren un poco. Empiezan a pasar cosas. Globos aerostáticos que surcan el cielo bajo las nubes. Rayos de sol que se cuelan entre ellas. Saco la cámara. Aunque sea la pequeña. Empiezo a tomar fotos. De repente, ahí está. La famosa golden hour, la hora dorada, por la que tanto suspiran los aficionados a la fotografía. Esos últimos momentos en que unos rayos de sol muy tangenciales y muy cálidos iluminan el mundo antes de que llegue la noche. Hay que aprovechar. A la hora dorada sigue la hora azul. Cuando el sol se ha puesto pero la luz crepuscular todavía tinta de azul el mundo que todavía no se entrega a las sombras. Buena despedida de la capital sueca.

Globo aerostático desde Drottninggatan

Un globo aerostático se divisa desde la calle peatonal de Drottninggatan.

Stadshuset

Al fonde, la silueta del Stadshuset (ayuntamiento) se destaca sobre un fondo de nubes multitonales.

Palacio Real

Entre las nubes aparecen unos rayos de sol que iluminan una de las fachadas del palacio real.

Nationalmuseum y Nordiska Museet

Dos museos en uno, el Nationalmuseum y el Nordiska Museet al fondo.

Por los muelles en Gamla Stan

Desde los muelles en Gamla Stan, los paseantes observan la iluminado orilla norte de Södermalm.

Caballero ante Södermalm

Ante los edificios elevados de Södermalm, las nubes adquieres tonos azulados, grises y dorados.

Marineros y Katarinahisset

Sobre el fondo de Katarinahisset (ascensor de Katarina) estos dos marineros parecen encantados de haberse conocido.

Aeroplano

Un aeroplano está a punto de esconderse entre las encendidas nubes que cubren el cielo de Estocolmo.

Escultura en Gamla Stan

Un prohombre sueco merece un monumento en una de las esquinas de Gamla Stan.

En bici hacia Gamla Stan

Pocos vehículos circulan cuando llega el anochecer; algún ciclista pasa a gran velocidad en dirección a Gamla Stan.

El metro cruza las calmadas aguas del lago Mälar

Los metros y trenes que entran y salen de la estación central siguen su actividad sobre las aguas del lago Mälar.

Un paso elevado en Vasagatan

Buscando algún sitio donde picar algo para cenar, la silueta de unos de los pasos elevados sobre Vasagatan es la ocasión para la última instantánea del viaje.

[Viajes – Uppsala] Rindiendo homenaje a Carl Linnaeus

Viajes

Uno de los residentes más ilustres que a lo largo de su historia ha tenido la ciudad de Uppsala fue Carl Linnaeus. Biólogo, también doctor en medicina, su gran contribución a la ciencia fue el estudio sistemático de plantas y animales con el fin de clasificarlos de la forma más precisa posible basándose en sus caracteres, agrupándolos según una serie de niveles que han perdurado hasta nuestros días. Hoy todavía utilizamos el sistema de nomenclatura utilizado por  Linneo (forma castellanizada del apellido), y su sistema de géneros, familias, órdenes, etcétera.

Claro que también cometió algún “error”. Parece que fue el primero en denominar al ser humano como Homo sapiens. No sé dónde encontró la sabiduría en el ser humano. O era un despistado, o era un optimista incorregible. Eso sí. Acertó, aun con el escándalo de sus contemporáneos más religiosos, en clasificarlo entre los primates. Monos y demás parentela.

En cualquier caso, hoy en día se conservan en Uppsala la casa donde residió y el jardín botánico adjunto, con sus filas de parterres para plantas anuales y bianuales a la derecha, y las perennes a la izquierda. Estupendo.

Después de esta visita, y de una cervecita para aliviar el cansancio del día de turimos, a la estación a coger el tren regional hacia Estocolmo. A ver si allí también había hecho buen día.

Casa de Linneo

Carl Linnaeus ante la casa donde vivió y estudió.

Casa de Linneo

Algunos objetos personales del profesor.

Casa de Linneo

Un primo primate disecado; vaya forma de tratar a la familia.

Jardín botánico de Linneo

Parterres de plantas perennes en el jardín botánico.

Jardín botánico de Linneo

Intensa actividad sexual entre las plantitas con la colaboración de los abejorros.

Tren regional con destino Estocolmo

Qué feos son estos trenes regionales suecos, ¿verdad?

[Viajes – Uppsala] Después de la “vieja” Uppsala, toca la nueva Uppsala

Viajes

Donde antaño hubo un villorrio llamado Östra Aros, tras el incendio que dejó la catedral de la “vieja” Uppsala reducida a la iglesia que hemos visto en la entrada anterior, se construyó una catedral nueva y se “trasladó” el nombre de Uppsala al villorrio que se desarrolló como ciudad, dejando para la “vieja” Uppsala el actual nombre de Gamla Uppsala. Y después de comer un sustancioso plato bastante económico en los alrededores de los túmulos funerarios reales, me traslado a la nueva Uppsala donde básicamente hay un centro histórico muy armónico, muy cuidado, dominado por los edificios universitarios, por la catedral gótica de buen tamaño, y por los restos del antiguo castillo de Uppsala. Lo cual se puede ver todo en un paseo de dos a tres horas.

Valvgatan

Tunel en Valvgatan que nos lleva hasta la catedral de Uppsala.

Catedral

Fachada de la catedral con el clásico ladrillo rojo que encontramos en muchos edificios suecos.

Catedral

Este organista tocaba una música que me pareció muy interesante; le pregunté el nombre del compositor y me dio un nombre holandés incomprensible,... y se dio la vuelta y siguió a lo suyo...

Catedral

Angelicos míos...

Universidad

Paraninfo o aula magna de la universidad de Uppsala.

Carolina Rediviva (biblioteca universitaria)

Carolina Rediviva es una de la sedes de la biblioteca universitaria, una de las más importantes de Europa.

Castillo

El antiguo patio del castillo de Uppsala ahora es una esplanada ante lo que queda de él.

Campanario en el castillo

Rústico campanario en el castillo.

Fyrisån

Azud en el Fyrisån o río Fyri.

[Viajes – Uppsala] Nuevas reflexiones sobre la climatología sueca, y Gamla Uppsala

Viajes

Cuando llega el último día aprovechable del viaje, lo único que sé es que quiero hacer una excursión fuera de Estocolmo. Se me ofrecen tres posibilidades.

Una, embarcarme en una excursión hacia el archipiélago de Estocolmo, un sinfín de islas, islotes que se interponen entre la capital y el mar abierto en el Báltico. Atractiva idea. Pero para que resulte agradable es preciso que haga buen día.

Dos, embarcarme por el lago Mällar en dirección al palacio de Drottningholm, uno de los palacios reales en las proximidades de la capital sueca. Pero al ser el recorrido también en barco, conviene también que haga bueno.

Tres, acercarme a la ciudad de Uppsala que parece prometer una visita agradable, aunque siendo más de lo mismo de los últimos días.

Las amenazantes nubes que cubren Estocolmo cuando salgo del hotel deciden la cuestión. Me voy a Uppsala. Además el tema del palacio no me atraía mucho. Lo de las islas era otra cosa. Pero con nubes y lluvia no apetece. En una ciudad siempre es más fácil guarecerse, o si no llueve fuerte caminar con el paraguas bajo la lluvia.

Por supuesto, una vez tomada la decisión y ya en el tren hacia la conocida ciudad universitaria, lugar de nacimiento de Ingmar Bergman, el sol se asoma con decisión. Seguro que si decido embarcarme, las nubes se hubieran apelotonado y hubieran caído chuzos de punta.

Y lo primero que hago es acercarme hasta la modesta población de Gamla Uppsala, el lugar que originalmente recibió el nombre de la ciudad, donde una serie de yacimientos arqueológicos han mostrado al existencia de túmulos funerarios de época prehistórica vikinga. Claro que la prehistoria vikinga en este caso es hacia el siglo VI. Cuando el Mediterráneo tiempo ha que había entrado en épocas históricas.

Túmulo

Uno de los túmulos funerarios de los antiguos suecos, probablemente de algún personaje importante, como algún tipo de rey.

Iglesia

Coqueta iglesia, en medio del cementerio como es habitual en estas latitudes.

Retablo - Iglesia

Algunos visitantes contemplan el retablo de la iglesia.

Campanario

El campanario de madera, separado de la iglesia, es muy estiloso y elegante.

Fondo de un antiguo lago

La llanura cercana fue en la antigüedad un lago, y más antiguamente todavía, parte de una de las bahías del Báltico; hoy día, hay un parque natural que prometía, pero no había tiempo para recorrerlo.

Túmulos funerarios

Vista de conjunto de los túmulos funerarios.

Gamla Uppsala

Hoy día Gamla Uppsala es una pequeña población en las afueras de Uppsala; pero en su día llevo el nombre de la principal, y fue el centro político de los antiguos suecos, donde celebraban sus parlamentos.

[Viajes – Gotemburgo] Un paseo por el centro de Gotemburgo antes de volver a Estocolmo

Viajes

Tras la visita al puerto, una nueva tormenta, con chubascos de gran intensidad, nos obliga a refugiarnos en un café antes de seguir el paseo por la ciudad. No hay mucho tiempo, pero el centro de Gotemburgo tampoco es muy grande, aunque luego la ciudad se extiende bastante por los alrededores. Así que cuando va amainando vamos paseando aunque sea bajo los paraguas para que me de tiempo a hacerme una idea de lo que hay antes de coger el tren de vuelta a Estocolmo.

Sin grandes monumentos o atracciones que destacar, he de reconocer que es una ciudad muy agradable y aseada. A pesar de que el centro está muy concurrido, del constante paso de los tranvías y autobuses urbanos, no hay mucho ruido en el ambiente. El tráfico privado de vehículos es relativamente escaso. Y grandes zonas del centro son espacios peatonales, cubiertos, de modo que hay un grupo de manzanas que se convierte en un gran centro comercial donde realizar compras sin miedo a la inclemencia del tiempo.

Por lo demás, cuando se acercan las siete de la tarde, nos dirigimos a la estación para un viaje de poco más de tres horas de vuelta a la capital en uno de los X2000, el orgullo de los ferrocarriles suecos. Que está bien, pero no es para tanto. Aunque eficaces, no son muy vistosos estos ferrocarriles, no.

Tormenta

Una nueva tormenta nos obliga a refugiarnos un rato en una cafetería, donde vemos la gente apurarse bajo la lluvia.

Sortear charcos y vías del tranvía

El paseo posterior por el centro de la ciudad es un eslalon constante de charcos y tranvías.

Gustaf Adolf Torg

Mientras paseamos, se suceden constantemente los momentos soleados con pequeños chaparrones de apenas unos segundos o pocos minutos de duración.

Teatro

Cuando llegamos a la altura del Gran Teatro, pareciera que la tarde se va a despejar y quedar agradable.

Caballero y mercado central

Sin embargo, camino de la estación no tardan en volverse a echar las nubes encima.

Charcos en el subterráneo

En el subterráneo de acceso a la estación, los charcos abundan, pero son ignorados por los suecos, que pasan por encima de ellos como si nada.

X2000

A punto de coger el X2000 que me llevará a Estocolmo, la lluvia vuelve con cierta fuerza.

Paisaje desde el tren

En el camino de vuelta no habrá muchas oportunidades para disfrutar del paisaje iluminado por el sol.

[Viajes – Gotemburgo] Un algo más que fresco paseo por el puerto

Viajes

Tras la visita al Konstmuseum, me llevan a visitar el puerto de Gotemburgo, al parecer la principal atracción de la ciudad. Ha dejado de llover y salen algunos rayos de sol que alegran la tarde. Pero en la orilla del estuario del Göta, río que da nombre a la ciudad, donde se encuentra el puerto, sopla un viento que es algo más que una brisa fresca, y que nos deja al borde del pasmo cuando el sol se oculta tras algún edificio o por las nubes que cruzan el cielo a gran velocidad. En cualquier caso no deja de tener cierto interés, y la tarde, sino fuera por el viento, estaría agradable.

Velero convertido en hotel flotante

Un vistoso velero reconvertido en hotel flotante es uno de los elementos más típicos del puerto de Gotemburgo.

Puente sobre el estuario del Göta

Un notable puente une ambas orillas del estuario, permitiendo el paso de vehículos de motor y tranvías.

Ópera

La Ópera de Gotemburgo es uno de los edificios emblemáticos, y discutidos, de la ciudad.

Escultura

Escultura en la orilla del estuario.

Noria

Ganas entraron de contemplar la vista desde lo alto de la noria; pero lo impredecible del tiempo junto con lo absurdo, por elevado, del precio nos hicieron desistir.

[Viajes – Gotemburgo] Konstmuseum y Centro Hasselblad

Viajes

Los aficionados al mundo de la fotografía suelen saber que una de las marcas más destacadas de aparatos fotográficos, Hasselblad, es sueca en origen. A saber quienes son sus accionistas principales actuales. Y la fábrica está en Gotemburgo. Busqué a ver si por este motivo tenía algún centro visitable en la ciudad, y encontré referencias al Centro Hasselblad, que se encuentra en el Konstmuseum.

Tras la reunión y la comida, nos hemos dirigido algunos a este interesante museo, pero me he sentido un poco decepcionado con lo que llaman el Centro Hasselblad, que no son más que algunas salas del museo dedicadas a exposiciones temporales de fotografía. Comparado con el Fotografiska Museet de Estocolmo, que patrocina una marca japonesa a la que debemos los aparatos que se han usado para las fotografías de este reportaje,… no sé,… le debería dar un poco de pundonor patrio y montar algo más vistoso.

Pero bueno. La exposición de fotógrafos nórdicos no estaba mal, por lo menos en algunas de sus cosas. Y el resto del museo deparaba también algunas sorpresas interesantes.

Göteborg Konstmuseum

Fachada del Konstmuseum al que llegamos en una tregua de la lluvia.

Proyección de Through the Bridges - David Molander (Centro Hasselblad - Konstmuseum)

Me interesó la proyección del audiovisual Through the Bridges de David Molander, que se exhibía dentro de la muestra de fotógrafos nórdicos; realizada bajo los puentes de tráfico y ferrocarril de Estocolmo.

Escultura moderna (Konstmuseum)

En la sala de escultura del Konstmuseum sorprendía esta descocada "pole dancer" de tamaño gigantesco

Escultura y pintura nórdicas (Konstmuseum)

Probablemente, las salas del museo más específicas son las dedicadas a la pintura y la escultura de artistas nórdicos.

Esbozo de la bailarina de Degas (Konstmuseum)

Pero también aquí, al igual que en Estocolmo, hay un esbozo de la bailarina de catorce años de Degas.

Llueve en el exterior del Konstmuseum

Finalmente, tuvimos que aguardar un rato antes de salir del Konstmuseum, ya que fuera estaba cayendo un aguacero de intensidad más que regular.

[Viajes – Gotemburgo] Algunas reflexiones sobre qué significa un 30% de probabilidad de lluvia

Viajes

La excusa, más que el motivo, para tomarme unas minivacaciones en Suecia estaba ligada a la posibilidad de participar en cierta reunión que un grupo de gente con la que he estado vinculado durante cierto tiempo por motivos que no vienen al caso, procedentes de toda Europa, que se iba a celebrar en Gotemburgo, la segunda ciudad más importante del país. Y así ha sido.

Madrugando para coger un intercity antes de las ocho de la mañana con el fin de llegar a Gotemburgo antes de las once y media, con tiempo para participar en la reunión y posterior almuerzo. Con tiempo por la tarde para conocer la ciudad.

Y he aquí que el día ha salido revuelto. En The Weather Channel daban un probabilidad de lluvia del 30%. No parecía un pronóstico muy malo. Si tal cosa aparece en los pronósticos que dan para Zaragoza, la mayoría de los días en esas condiciones diría que no va a llover. Lo interpretaría como que en condiciones similares, un 30% de estos días lloverá. Pero es evidente que esto no es así en el caso de las latitudes que nos ocupan. Y si te dicen que hay un 30% de probabilidad de lluvia,… llévate el paraguas porque tengo la impresión de que lo que en realidad sucederá es que el 30% del tiempo estará lloviendo. Y muy posiblemente, de forma torrencial. Así que nada. Que sirva de aviso para “navegantes”.

En cualquier caso, el viaje en tren sirvió para apreciar el paisaje sueco.

Pradera (entre Estocolmo y Gotemburgo)

Muchos bosques y alguna pradera; típico paisaje sueco.

Árbol (entre Estocolmo y Gotemburgo)

Los árboles indudablemente es una de las grandes riquezas de los países escandinavos.

Caserío (entre Estocolmo y Gotemburgo)

Aquí y allá aparece algún caserío con las características casas de madera pintadas en rojo oscuro.

Lago (entre Estocolmo y Gotemburgo)

También aparecen lagos eventualmente, e incluso alguno iluminado por eventuales rayos de sol que escapan el escudo de nubes.

Tranvía

Llegado a Gotemburgo, parece que la lluvia no va a aparecer, y me va a respetar la visita.

Lluvia y ambiente otoñal

Pero esto no es así, y eventualmente la visita se desarrolla en un ambiente que en nuestras latitudes no dudaríamos en calificar de otoñal.

[Viajes – Suecia] Un poco del centro comercial, ruidoso y feo de la ciudad…

Viajes

Hacia las siete de la tarde tengo he quedado con una joven amiga de la familia y su chico que viven y trabajan en Estocolmo. Mientras hago tiempo, recorro un poco de ese centro moderno de la ciudad que tan poco me convence. Pero siempre es posible encontrar alguna cosa interesante.

Luego, esa noche, con una luz muy regular por el nublado, apenas me doy paseo, busco un lugar donde cenar y me retiro pronto. Que a la mañana siguiente hay que madrugar para coger un tren.

Sergelstorg

Edificios en Sergelstorg que básicamente dan ganas de jugar con ellos como con las fichas de un dominó.

Kulturhuset

Vuelvo a entrar en la Kulturhuset, donde veo las plantas cerradas el lunes; y me toma un refresco, porque aquí son muy restrictivos con los lugares donde venden alcohol, aunque sea una vulgar cerveza.

Nybrogatan

Me acerco hasta la orilla del mar, y me encuentro en Nybrogatan con unas curiosa y dorada chimenea.

Tranvía de época

Constantemente pasan los tranvías de la línea 7; de vez en cuando nos alegra la vista algún tranvía de época.

Sergelstorg

Reflexiva escultura callejera en Sergelstorg.

Gamla Stan

Mientras espero que me traigan los fetucini en un tranquilo restaurante en Gamla Stan, veo a la gente pasar.