[Viajes/fotografía] Fotografiska – Exposiciones en el museo de la fotografía de Estocolmo – Fotografía y otras artes visuales

Fotografía, Viajes

Los museos dedicados de forma exclusiva a la fotografía no es que abunden. Van apareciendo poco a poco, y no suelen ser muy conocidos. En el enlace que viene a continuación, para aquellos que estén interesados en la cuestión, os hablo de mi reciente experiencia en Fotografiska, centro de fotografía contemporánea en Estocolmo.

Origen: Fotografiska – Exposiciones en el museo de la fotografía de Estocolmo – Fotografía y otras artes visuales

 

[Viajes] Escapada a tierras suecas – a modo de resumen

Viajes

Leía esta mañana en un blog de viajes, que últimamente me parece que flojea mucho, que Suecia es el país con mejor reputación del mundo. Muchos dirán que España no está mal en su 17ª posición… con la cantidad de países que hay en el mundo. Bueno, bueno… Que The Economist nos dice que sólo hay 20 democracias plenas en el mundo (hay también somos los 17º), así que no hay que dormirse en los laureles, que bajar del puesto 20 es empezar a entrar en problemas… En eso de la democracia tampoco están mal los suecos. Los terceros. Claro que en 2006 estaban los primeros. Han perdido algunas décimas, y por otro lado los noruegos y los islandeses las han ido ganando. ¿Pero no habíamos quedado que los vikingos eran una panda de brutos?

Todo el mundo admira a los nórdicos. Pero todos los mediterráneos los miran con escepticismo, convencidos que como en casa, siempre que hay sol, nocturnidad y juerga, no se vive en ningún sitio. Mmmmmm… Puede que haya algo de verdad, pero puede también que nos lo tengamos que mirar. No vaya a ser que nos estemos engañando un poquito a nosotros mismos.

En cualquier caso, he estado unos días en Suecia, y un poquito en Dinamarca. Una escapada cultural. Acompañando a una amiga a ver arte moderno y contemporáneo. Que cada vez me parece mucho más divertido y entretenido de ver que el arte “serio” que gusta a los señores y señoras formales, el arte “como dios quiere y manda”. Pero os lo intento resumir con fotos.

20160810-L2300094.jpg

Porque lo cierto es que son países, que en cuanto escampa y sale el sol, la luz es magnífica. Y llenos de parques y verde, como la coqueta ciudad de Malmo o Malmoe, que no me aclaro muy bien como se nombra la ciudad en castellano (Malmö en sueco)

20160811-L2300156.jpg

Eficientes sistemas de transporte público te llevan en un momento a cualquier lado.

20160811-L2300295.jpg

Por ejemplo a la vecina Dinamarca, donde pasamos una mañana en Arken, museo de arte contemporáneo con playa incluida.

20160811-L2300408.jpg

Y la tarde en Louisiana, otro museo de arte moderno y contemporáneo agradablemente situado junto al Øresund (estrecho de Øre)

20160811-L2300558.jpg

La expectativa de mal rollo en esas tierras es tan baja, que un artesano sacas sus velas a la calle, y las deja allí con un etiqueta con el precio y una lata-hucha. Nadie se lleva por el morro ni las velas ni la hucha.

20160812-L2300577.jpg

Cierto es que no les faltan las “calatravadas” de turno, como el Turning Torso de Malmo… que no se si pega o no mucho en una ciudad de casa bajitas…

20160812-L2300678.jpg

Pero a cambio, aunque los veranos son cortos, las temperaturas suaves hacer que las flores no se agosten,… ni en pleno agosto.

20160812-L2300635.jpg

Y les encanta la cultura, en muchas de sus facetas, como el diseño…

20160812-L2300755.jpg

… el arte moderno de todo el mundo… esto se lo han comprado a un argentino…

20160812-L2300772.jpg

… o dejando que las adolescentes pinten a su aire en plenos festivales de la ciudad.

20160813-L2300867_HDR.jpg

Tras un desplazamiento a la capital, Estocolmo, con uno de los cascos histórico más coquetos, aunque muy pequeñito comparado con la extensión de la ciudad…

20160813-L2300937.jpg

… un amante de la fotografía tiene que visitar Fotografiska, que en estos momentos puede estar a la cabeza de entre mis museos de fotografía favoritos de los que conozco. 

20160813-L2310036.jpg

No nos faltará tampoco el arte en las calles…

20160814-L2310046.jpg

… o en no pocas estaciones del metro… Tunnelbana, le llaman, así que no busquéis la clásica “M” para las bocas del metro si no una aparete “T”.

20160813-L2310038.jpg

Eso sí… el concepto de cocina internacional lo tienen un poco al biés. ¿Qué carajo es “il forno con tapas”?

20160814-L2310076.jpg

Nos queda el plato fuerte de la visita por diversos motivos en los que no voy a entrar. Pero el Moderna Museet es un sitio interesantísimo, ya sea visitando las habitaciones con espejos de Yoyoi Kusama…

20160814-L2310204.jpg

… o aprovechando los móviles rotatorios de Marcel Ducham, para comprobar la fiabilidad de la cámara a velocidades bajas de obturación.

20160814-L2310249.jpg

Hoy en día está de moda que en todas partes haya un museo de arte moderno y contemporáneo, aunque sean talabartes de edificios con poco dentro. Pero esta gente tiene un edificio discretito en una isla monísima, con una colección que vienen acumulando desde hace 60 años. Se adelantaron a las modas por varias décadas.

20160814-L2310297-Pano.jpg

Y lo mejor de la ciudad es que, si el tiempo acompaña, es muy paseable, entre sus islas…

20160814-L2310313.jpg

… montando en sus tranvías de época, donde hasta las niñas acompañan con sus atuendos,…

20160814-L2310395.jpg

… o visitando Skansen. Yo no soy muy partidario de las experiencias postizas, recreaciones ad hoc de lo que era o es el mundo real al alcance del urbanita; pero Skansen tiene su encanto. Sin abusar, tiene su encanto.

20160814-L2310438.jpg

Y si el tiempo se pone oscuro y gris, no olvidan poner una nota de color incluso en las monótonas escaleras mecánicas del “tunnelbana”.

20160815-L2310458.jpg

Y entre turistas, inmigrantes y refugiados, empieza a verse una notable diversidad de tipos humanos, más allá del tradicional rubicundo.

20160815-L2310465.jpg

Bien es cierto que esta diversidad puede estar ocasionando alguna gotera en la “perfecta” democracia y sociedad sueca… y varios ejemplos hemos visto.

20160815-L2310462.jpg

Pero bueno… estábamos de vacaciones y había que disfrutar. Yo con mi pequeña y fiel Leica compacta… aunque no tan “in style” como la Leica R9 de este señor… eso sí que es nivel para hacer turismo, oye.

Menos viajes y alguna escapada a Madrid

Fotografía personal, Viajes

Decir que este año he hecho menos viajes de los que me gustaría es una obviedad. Eso es algo que me pasa siempre. Pero es cierto que en este 2011, las circunstancias han hecho que haya hecho menos viajes que en años pasados. Hasta dos veces se me malogró un viaje, en semana santa y en la semana del pilar. Pero bueno intentaremos disfrutar de los que sí hice.

Escapadas a Madrid

Tres escapadas hice a la capital este año. Ninguna a Barcelona, donde me tiene puesta falta. Las dos primeras con la excusa de exposiciones fotográficas, MadridFoto 2011 y PhotoEspaña 2011. La última, para compensar, mi viaje fallido en la semana del pilar. Por decir que me iba a algún sitio.

Y tú que miras

Un paseo entre las obras expuestas en MadridFoto 2011.

En el Ave bajo el arco iris

De vuelta en el AVE, el arco iris saluda el final de las tormentas de ese día.

Peso y levedad (Instituto Cervantes)

Intensos tonos carmesíes en la exposición del Instituto Cervantes, en PhotoEspaña 2011.

En el metro

Mucho desplazamiento en metro ese día en Madrid, para evitar el intenso calor del verano.

Visita en grupo

En octubre, aproveché para revisitar el Museo del Ferrocarril. Hacía 10 años de la última vez. Y es un sitio que me gusta.

Bellas vistas desde el Parque del Oeste

Por la tarde, dimos un paseo por el Parque del Oeste, que tiene excelentes vistas.

Vacaciones en el norte de Alemania y Copenhague

Este año, mis “vacaciones largas”, a principios de julio fueron para visitar Hamburgo y otras ciudades hanseáticas, con una escapada a Copenhague y alrededores. Lo cierto es que estuvo muy bien. Tiempo agradable. Cosas interesantes por ver. Que más puedes pedir.

Ballindamm

Una tarde estupenda a orillas del Binenalster de Hamburgo.

Hafencity

Y tranquilos paseos por Hafencity, aprovechando también la suave luz del atardecer.

Nyhavn

En Copenhague, a veces sorprende poder obtener tranquilas imágenes de un sitio tan bullicioso como Nyhavn.

Gefionspringvandet

En cualquier caso, cualquier sitio es bueno para descansar, incluso la turbulenta fuente de la diosa Gefion.

Markt y Rathaus

Una niña, contempla la Lübeck que fue, mientras come un helado y da la espalda a la Lübeck que es.

Holstentor

Anochece sobre la Holstentor de Lübeck, patrimonio de la humanidad según la UNESCO.

Vacaciones cortas en Estocolmo y otras ciudades suecas

Sí que pude realizar mi escapada corta de cinco o seis días a mitad de agosto. Y en esta ocasión me dirigí a la capital sueca, aunque también visité Gotemburgo y Uppsala. Fuero unos días tranquilos, con bellas ocasiones fotográficas, gracias a unas condiciones de luz cambiantes, pero en general más agradables que en nuestras latitudes.

Ciclistas bajo la lluvia y Stadshus (ayuntamiento)

La capital sueca me recibió, con su ayuntamiento como elemento significativo, con un día de nubes y lluvia.

Vasa, maqueta y original

Espectacular es la visita al museo dedicado a esa catástrofe naval que fue la botadura del Vasa.

Järnpojken

Habitualmente rodeado de muchos turistas, el momento ideal para visitar al diminuto Järnpojken es la noche.

Velero convertido en hotel flotante

Gotemburgo resultó no ser tan atractiva turísticamente, con el puerto, muy ventoso ese día, como uno de los sitios a visitar.

Gustaf Adolf Torg

Fue un día de alternar los paseos con la búsqueda de refugio ante los eventuales y fríos chaparrones que se sucedieron a lo largo del día.

[Breve con foto – viajes] Terminado el diario del viaje a Suecia

Viajes

Suecia 2011

Como os anuncié el viernes tras mi llegada del viaje, durante este fin de semana he ido revelando las fotos y redactando las entradas del viaje a Suecia. Como lo he hecho sin las limitaciones que uno tiene cuando lo actualiza por el mundo, he dedicado más de una entrada a cada día del viaje, focalizándolas en las distintas atracciones turísticas que he ido visitando. Eso sí, todo está presentado de forma cronológica, y en las fechas en las que sucedieron las cosas. El enlace al diario está al principio de esta entrada, o en la columna lateral de este Cuaderno de ruta en el epígrafe Viajes.

Mälaren o lago Mälar ante el ayuntamiento de Estocolmo

Un grupo de turistas se agrupa ante las explicaciones de su guía a orilla del lago Mälar, delante del ayuntamiento de Estocolmo - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

[Viajes – Estocolmo] La hora dorada y la hora azul en Estocolmo

Viajes

Cuando llego a Estocolmo procedente de Uppsala lo primero que hago son algunas cuestiones prácticas. Por ejemplo, obtener la tarjeta de embarque en la terminal del Arlanda Express para no tener que madrugar tanto al día siguiente, que debo coger el avión de regreso a España. El check-in ya lo había hecho por el móvil. Me corresponde el asiento 7C. Pasillo. Modernos.

Luego, observo que hay un nublado considerable en la capital sueca. Parece que he acertado yéndome hacia el norte. Que hacia el archipiélago el día hubiera estado más feo. Así que pienso que estoy cansado. Que pese a todo al día siguiente hay que madrugar. Que quizá merezca la pena irse pronto a descansar. Pero no obstante, hay que buscar algún sitio donde cenar algo y esas cosas.

Empiezo a caminar. Las nubes se abren un poco. Empiezan a pasar cosas. Globos aerostáticos que surcan el cielo bajo las nubes. Rayos de sol que se cuelan entre ellas. Saco la cámara. Aunque sea la pequeña. Empiezo a tomar fotos. De repente, ahí está. La famosa golden hour, la hora dorada, por la que tanto suspiran los aficionados a la fotografía. Esos últimos momentos en que unos rayos de sol muy tangenciales y muy cálidos iluminan el mundo antes de que llegue la noche. Hay que aprovechar. A la hora dorada sigue la hora azul. Cuando el sol se ha puesto pero la luz crepuscular todavía tinta de azul el mundo que todavía no se entrega a las sombras. Buena despedida de la capital sueca.

Globo aerostático desde Drottninggatan

Un globo aerostático se divisa desde la calle peatonal de Drottninggatan.

Stadshuset

Al fonde, la silueta del Stadshuset (ayuntamiento) se destaca sobre un fondo de nubes multitonales.

Palacio Real

Entre las nubes aparecen unos rayos de sol que iluminan una de las fachadas del palacio real.

Nationalmuseum y Nordiska Museet

Dos museos en uno, el Nationalmuseum y el Nordiska Museet al fondo.

Por los muelles en Gamla Stan

Desde los muelles en Gamla Stan, los paseantes observan la iluminado orilla norte de Södermalm.

Caballero ante Södermalm

Ante los edificios elevados de Södermalm, las nubes adquieres tonos azulados, grises y dorados.

Marineros y Katarinahisset

Sobre el fondo de Katarinahisset (ascensor de Katarina) estos dos marineros parecen encantados de haberse conocido.

Aeroplano

Un aeroplano está a punto de esconderse entre las encendidas nubes que cubren el cielo de Estocolmo.

Escultura en Gamla Stan

Un prohombre sueco merece un monumento en una de las esquinas de Gamla Stan.

En bici hacia Gamla Stan

Pocos vehículos circulan cuando llega el anochecer; algún ciclista pasa a gran velocidad en dirección a Gamla Stan.

El metro cruza las calmadas aguas del lago Mälar

Los metros y trenes que entran y salen de la estación central siguen su actividad sobre las aguas del lago Mälar.

Un paso elevado en Vasagatan

Buscando algún sitio donde picar algo para cenar, la silueta de unos de los pasos elevados sobre Vasagatan es la ocasión para la última instantánea del viaje.

[Viajes – Gotemburgo] Un paseo por el centro de Gotemburgo antes de volver a Estocolmo

Viajes

Tras la visita al puerto, una nueva tormenta, con chubascos de gran intensidad, nos obliga a refugiarnos en un café antes de seguir el paseo por la ciudad. No hay mucho tiempo, pero el centro de Gotemburgo tampoco es muy grande, aunque luego la ciudad se extiende bastante por los alrededores. Así que cuando va amainando vamos paseando aunque sea bajo los paraguas para que me de tiempo a hacerme una idea de lo que hay antes de coger el tren de vuelta a Estocolmo.

Sin grandes monumentos o atracciones que destacar, he de reconocer que es una ciudad muy agradable y aseada. A pesar de que el centro está muy concurrido, del constante paso de los tranvías y autobuses urbanos, no hay mucho ruido en el ambiente. El tráfico privado de vehículos es relativamente escaso. Y grandes zonas del centro son espacios peatonales, cubiertos, de modo que hay un grupo de manzanas que se convierte en un gran centro comercial donde realizar compras sin miedo a la inclemencia del tiempo.

Por lo demás, cuando se acercan las siete de la tarde, nos dirigimos a la estación para un viaje de poco más de tres horas de vuelta a la capital en uno de los X2000, el orgullo de los ferrocarriles suecos. Que está bien, pero no es para tanto. Aunque eficaces, no son muy vistosos estos ferrocarriles, no.

Tormenta

Una nueva tormenta nos obliga a refugiarnos un rato en una cafetería, donde vemos la gente apurarse bajo la lluvia.

Sortear charcos y vías del tranvía

El paseo posterior por el centro de la ciudad es un eslalon constante de charcos y tranvías.

Gustaf Adolf Torg

Mientras paseamos, se suceden constantemente los momentos soleados con pequeños chaparrones de apenas unos segundos o pocos minutos de duración.

Teatro

Cuando llegamos a la altura del Gran Teatro, pareciera que la tarde se va a despejar y quedar agradable.

Caballero y mercado central

Sin embargo, camino de la estación no tardan en volverse a echar las nubes encima.

Charcos en el subterráneo

En el subterráneo de acceso a la estación, los charcos abundan, pero son ignorados por los suecos, que pasan por encima de ellos como si nada.

X2000

A punto de coger el X2000 que me llevará a Estocolmo, la lluvia vuelve con cierta fuerza.

Paisaje desde el tren

En el camino de vuelta no habrá muchas oportunidades para disfrutar del paisaje iluminado por el sol.

[Viajes – Gotemburgo] Un algo más que fresco paseo por el puerto

Viajes

Tras la visita al Konstmuseum, me llevan a visitar el puerto de Gotemburgo, al parecer la principal atracción de la ciudad. Ha dejado de llover y salen algunos rayos de sol que alegran la tarde. Pero en la orilla del estuario del Göta, río que da nombre a la ciudad, donde se encuentra el puerto, sopla un viento que es algo más que una brisa fresca, y que nos deja al borde del pasmo cuando el sol se oculta tras algún edificio o por las nubes que cruzan el cielo a gran velocidad. En cualquier caso no deja de tener cierto interés, y la tarde, sino fuera por el viento, estaría agradable.

Velero convertido en hotel flotante

Un vistoso velero reconvertido en hotel flotante es uno de los elementos más típicos del puerto de Gotemburgo.

Puente sobre el estuario del Göta

Un notable puente une ambas orillas del estuario, permitiendo el paso de vehículos de motor y tranvías.

Ópera

La Ópera de Gotemburgo es uno de los edificios emblemáticos, y discutidos, de la ciudad.

Escultura

Escultura en la orilla del estuario.

Noria

Ganas entraron de contemplar la vista desde lo alto de la noria; pero lo impredecible del tiempo junto con lo absurdo, por elevado, del precio nos hicieron desistir.

[Viajes – Suecia] Un poco del centro comercial, ruidoso y feo de la ciudad…

Viajes

Hacia las siete de la tarde tengo he quedado con una joven amiga de la familia y su chico que viven y trabajan en Estocolmo. Mientras hago tiempo, recorro un poco de ese centro moderno de la ciudad que tan poco me convence. Pero siempre es posible encontrar alguna cosa interesante.

Luego, esa noche, con una luz muy regular por el nublado, apenas me doy paseo, busco un lugar donde cenar y me retiro pronto. Que a la mañana siguiente hay que madrugar para coger un tren.

Sergelstorg

Edificios en Sergelstorg que básicamente dan ganas de jugar con ellos como con las fichas de un dominó.

Kulturhuset

Vuelvo a entrar en la Kulturhuset, donde veo las plantas cerradas el lunes; y me toma un refresco, porque aquí son muy restrictivos con los lugares donde venden alcohol, aunque sea una vulgar cerveza.

Nybrogatan

Me acerco hasta la orilla del mar, y me encuentro en Nybrogatan con unas curiosa y dorada chimenea.

Tranvía de época

Constantemente pasan los tranvías de la línea 7; de vez en cuando nos alegra la vista algún tranvía de época.

Sergelstorg

Reflexiva escultura callejera en Sergelstorg.

Gamla Stan

Mientras espero que me traigan los fetucini en un tranquilo restaurante en Gamla Stan, veo a la gente pasar.

[Viajes – Suecia] Me resisto a abandonar Djurgården sin echar un vistacillo a sus parques y jardines

Viajes

Por vivir en una ciudad donde cuando llueve es noticia, y que tanto cuesta tener unos parque y jardines verdes y en condiciones, me muero de envidia cuando visito estas ciudades del norte de Europa donde lo difícil es que no salgan plantas verdes hasta en los sobacos. Después de salir de Skansen, me doy una vuelta por los parques y jardines de los alrededores, que en esa hora de la tarde, y con las nubes que pasan, van y vienen, están muy lánguidos. Lo cual está muy bien.

Torre de comunicaciones

Desde Djurgården se ve la omnipresente torre de comunicaciones, que desentona un poco del entorno.

Pradera con ánades (Djurgården)

Una pradera que parece una alfombra solo es ocupada por algunos ánades despistados.

Viveros (Djurgården)

Cuando llego aquí me parece algún tipo de jardín botánico o rosaleda, de lo más agradable.

Viveros de dalias (Djurgården)

Vistas de cercas, las flores resultan ser dalias de distintos tipos, propias de este tipo de instalaciones.

Viveros (Djurgården)

Luego descubro que se trata de un vivero privado, donde la gente va a comprar las flores bien frescas, recién cortadas de la planta.

Parques (Djurgården)

Poco a poco, entre las praderas y los árboles me voy dirigiendo hacia la para del tranvía; aunque sin prisas.

[Viajes – Suecia] Skansen, museo etnológico y zoológico a partes iguales

Viajes

Tras comer en el Nationalmuseum,… Sí, la verdad es que por Europa, las cafeterías de los museos suelen ser un sitio estupendo para comer por un precio razonable, y muchas veces no es necesario pagar la entrada para acceder a ellas. Como decía, después de comer, me cojo el tranvía de la línea 7 para ir Djurgärden, donde me han recomendado vivamente que visite Skansen. Este es un parque temático, en parte museo etnológico y en parte museo zoológico de la fauna típica sueca. El caso es que está bastante bien y la visita es agradable.

Eso sí me queda una cosa de fondo. Yo ya había visitado un pueblo típico sueco similar a lo que me enseñan en este parque. Pero fue en Finlandia, hace cuatro años. En Porvoo, Borga para los suecos. Y allí no había zoológico, pero sí un museo del ferrocarril. Creo que prefiero aquel.

Tranvía de época

Algunos de los tranvías que llevan a Skansen son de época; no son especialmente bonitos, pero hace ilusión.

Casa tradicional (Skansen)

Una de las construcciones típica suecas, con el color ojo característico, y el tejado con plantas.

Bisontes europeos (Skansen)

Viendo comer a los bisontes europeos.

Osos pardos (Skansen)

Dos perezosos osos pardos.

Ardilla (Skansen)

Una avispada ardilla roja baja a que la alimenten los turistas.

Alces (Skansen)

Un cachorro de alce con su madre se toman la tarde con tranquilidad.

Foca (Skansen)

Dos niños esperan a ver si la foca hace algo; pero lo único que hace es tomar el sol.

Cabañas samis (Skansen)

Cabañas típicas de los samis; antes se les conocía como lapones, pero hoy en día se considera ofensivo.

Renos (Skansen)

Y en Laponia, o Sápmi, lo típico son los renos, que están un poco escondidos.

Fronda en el parque (Skansen)

Abandono el parque por una puerta secundaria, entre la fronda de los árboes y los helechos; qué agradable.

[Viajes – Suecia] Lujuria y vicio en el Nationalmuseum (museo nacional de bellas artes)

Viajes

Simplemente con cruzar el puente que une Skeppsholmen con Norrmalm, la parte principal de la ciudad, y llegamos al Nationalmuseum. No tenía incluido este museo en mi agenda. Pero se han dado tres factores. Uno, que iba bien de tiempo. Dos, que la entrada estaba ya pagada con la Stockholm Card. Tres, que hay una exposición monográfica titulada Lust & Last. O sea, lujuria y vicio. ¿Quién se puede resistir? No es un museo muy grande, pero realmente solo he visitado con atención la mencionada exposición. El resto de las salas las he pasado al vuelo, aunque me he encontrado alguna agradable sorpresa.

af Chapman

Al salir de Skeppsholmen tenemos una vista del af Chapman y, al fondo, el Fotografiska Museet.

Vestíbulo (Nationalmuseum)

El vestíbulo del Nationalmuseum está muy animado; la lujuria y el vicio son un fuerte reclamo para los visitantes.

Reproducción del Laoconte (Nationalmuseum)

Me encuentro con varias reproducciones de esculturas famosas, como el Laocoonte y sus hijos cuyo original pude en su momento admirar en los Museos Vaticanos.

Lust & Last (Lujuria y vicio - Nationalmuseum)

Las fotografías en la "lujuria y vicio" están prohibidas; pero consigo una imagen de tapadillo.

Boceto de la bailarina de Degas (Nationalmuseum)

Entre las obras de la exposición permanente me encuentro con un boceto de una de mis preferidas; la bailarina de catorce años de Degas, que hace casi un mes pude admirar también en Copenhague.