[Viajes] Escapada a tierras suecas – a modo de resumen

Viajes

Leía esta mañana en un blog de viajes, que últimamente me parece que flojea mucho, que Suecia es el país con mejor reputación del mundo. Muchos dirán que España no está mal en su 17ª posición… con la cantidad de países que hay en el mundo. Bueno, bueno… Que The Economist nos dice que sólo hay 20 democracias plenas en el mundo (hay también somos los 17º), así que no hay que dormirse en los laureles, que bajar del puesto 20 es empezar a entrar en problemas… En eso de la democracia tampoco están mal los suecos. Los terceros. Claro que en 2006 estaban los primeros. Han perdido algunas décimas, y por otro lado los noruegos y los islandeses las han ido ganando. ¿Pero no habíamos quedado que los vikingos eran una panda de brutos?

Todo el mundo admira a los nórdicos. Pero todos los mediterráneos los miran con escepticismo, convencidos que como en casa, siempre que hay sol, nocturnidad y juerga, no se vive en ningún sitio. Mmmmmm… Puede que haya algo de verdad, pero puede también que nos lo tengamos que mirar. No vaya a ser que nos estemos engañando un poquito a nosotros mismos.

En cualquier caso, he estado unos días en Suecia, y un poquito en Dinamarca. Una escapada cultural. Acompañando a una amiga a ver arte moderno y contemporáneo. Que cada vez me parece mucho más divertido y entretenido de ver que el arte “serio” que gusta a los señores y señoras formales, el arte “como dios quiere y manda”. Pero os lo intento resumir con fotos.

20160810-L2300094.jpg

Porque lo cierto es que son países, que en cuanto escampa y sale el sol, la luz es magnífica. Y llenos de parques y verde, como la coqueta ciudad de Malmo o Malmoe, que no me aclaro muy bien como se nombra la ciudad en castellano (Malmö en sueco)

20160811-L2300156.jpg

Eficientes sistemas de transporte público te llevan en un momento a cualquier lado.

20160811-L2300295.jpg

Por ejemplo a la vecina Dinamarca, donde pasamos una mañana en Arken, museo de arte contemporáneo con playa incluida.

20160811-L2300408.jpg

Y la tarde en Louisiana, otro museo de arte moderno y contemporáneo agradablemente situado junto al Øresund (estrecho de Øre)

20160811-L2300558.jpg

La expectativa de mal rollo en esas tierras es tan baja, que un artesano sacas sus velas a la calle, y las deja allí con un etiqueta con el precio y una lata-hucha. Nadie se lleva por el morro ni las velas ni la hucha.

20160812-L2300577.jpg

Cierto es que no les faltan las “calatravadas” de turno, como el Turning Torso de Malmo… que no se si pega o no mucho en una ciudad de casa bajitas…

20160812-L2300678.jpg

Pero a cambio, aunque los veranos son cortos, las temperaturas suaves hacer que las flores no se agosten,… ni en pleno agosto.

20160812-L2300635.jpg

Y les encanta la cultura, en muchas de sus facetas, como el diseño…

20160812-L2300755.jpg

… el arte moderno de todo el mundo… esto se lo han comprado a un argentino…

20160812-L2300772.jpg

… o dejando que las adolescentes pinten a su aire en plenos festivales de la ciudad.

20160813-L2300867_HDR.jpg

Tras un desplazamiento a la capital, Estocolmo, con uno de los cascos histórico más coquetos, aunque muy pequeñito comparado con la extensión de la ciudad…

20160813-L2300937.jpg

… un amante de la fotografía tiene que visitar Fotografiska, que en estos momentos puede estar a la cabeza de entre mis museos de fotografía favoritos de los que conozco. 

20160813-L2310036.jpg

No nos faltará tampoco el arte en las calles…

20160814-L2310046.jpg

… o en no pocas estaciones del metro… Tunnelbana, le llaman, así que no busquéis la clásica “M” para las bocas del metro si no una aparete “T”.

20160813-L2310038.jpg

Eso sí… el concepto de cocina internacional lo tienen un poco al biés. ¿Qué carajo es “il forno con tapas”?

20160814-L2310076.jpg

Nos queda el plato fuerte de la visita por diversos motivos en los que no voy a entrar. Pero el Moderna Museet es un sitio interesantísimo, ya sea visitando las habitaciones con espejos de Yoyoi Kusama…

20160814-L2310204.jpg

… o aprovechando los móviles rotatorios de Marcel Ducham, para comprobar la fiabilidad de la cámara a velocidades bajas de obturación.

20160814-L2310249.jpg

Hoy en día está de moda que en todas partes haya un museo de arte moderno y contemporáneo, aunque sean talabartes de edificios con poco dentro. Pero esta gente tiene un edificio discretito en una isla monísima, con una colección que vienen acumulando desde hace 60 años. Se adelantaron a las modas por varias décadas.

20160814-L2310297-Pano.jpg

Y lo mejor de la ciudad es que, si el tiempo acompaña, es muy paseable, entre sus islas…

20160814-L2310313.jpg

… montando en sus tranvías de época, donde hasta las niñas acompañan con sus atuendos,…

20160814-L2310395.jpg

… o visitando Skansen. Yo no soy muy partidario de las experiencias postizas, recreaciones ad hoc de lo que era o es el mundo real al alcance del urbanita; pero Skansen tiene su encanto. Sin abusar, tiene su encanto.

20160814-L2310438.jpg

Y si el tiempo se pone oscuro y gris, no olvidan poner una nota de color incluso en las monótonas escaleras mecánicas del “tunnelbana”.

20160815-L2310458.jpg

Y entre turistas, inmigrantes y refugiados, empieza a verse una notable diversidad de tipos humanos, más allá del tradicional rubicundo.

20160815-L2310465.jpg

Bien es cierto que esta diversidad puede estar ocasionando alguna gotera en la “perfecta” democracia y sociedad sueca… y varios ejemplos hemos visto.

20160815-L2310462.jpg

Pero bueno… estábamos de vacaciones y había que disfrutar. Yo con mi pequeña y fiel Leica compacta… aunque no tan “in style” como la Leica R9 de este señor… eso sí que es nivel para hacer turismo, oye.

Jazz en la calle en Copenhague – Fotografía y otras artes visuales

Viajes

Jazz en la calle en Copenhague – Fotografía y otras artes visuales.

Pues sí… mi tercera etapa de las vacaciones de este mes de julio fue por las calles de Copenhague. Y en la capital danesa, el prestigioso festival internacional de jazz que anualmente se celebra allí. No me hubiera importado ir a alguna de las actuaciones estelares, pero nos conformamos con las que se daban por las calles y plazas de la ciudad.

Y os recuerdo que todas las etapas del viaje las encontráis en el cuaderno de viajeroÖresund / Øresund, 2014.

La big band toca, la señora les hace un foto, y la niña curiosea por debajo de la falda de mama. Jazz en la calle en una templada tarde del verano danés.

Louisiana – Museo de arte moderno y contemporáneo a orillas del Oresund – Fotografía y otras artes visuales

Viajes

Louisiana – Museo de arte moderno y contemporáneo a orillas del Oresund – Fotografía y otras artes visuales. Estamos en la segunda etapa de mis vacaciones, y nos desplazamos hasta la vecina Dinamarca para dedicar la mañana al arte del siglo XX, fundamentalmente.

Sabéis que todas las etapas del viaje las encontráis en el cuaderno de viajeroÖresund / Øresund, 2014.

Características esculturas de Giacometti, mientras paseamos por las magníficas instalaciones de Louisiana, museo de arte moderno al norte de Copenhague.

[Viajes] Dicen que más vale poco y bueno que mucho y malo… pero no así… de vuelta de Suecia

Viajes

Tenía previsto el regreso a Zaragoza para mañana jueves. Hoy tendría que haber estado paseando por la capital sueca. Pero problemas familiares me trajeron de vuelta ayer, en un viaje largo y pesado, de unas vacaciones que me han sabido a poco, en el sur de Suecia, con una escapada de un día a Dinamarca. Todo alrededor del Öresund/Øresund, según lo escribamos en sueco o en danés. Tradicionalmente en España se le ha conocido como el estrecho de Sund u Oresund, aunque lo adecuado sería estrecho de Ore, ya que sund significa estrecho o canal o canal de navegación.

Pues allí, alojado en la ciudad sueca de Malmö, con excursiones a diversos lugares, y con el proyecto de haber subido a Estocolmo ayer martes, y volar mañana de regreso a la Península Ibérica, abandonando la Península Escandinava. Pero como decía… bueno. Que estoy de vuelta. Y que os dejo algunas fotos. Como adelanto.

Södergatan - Malmö (S)

Animada la tarde-noche en Malmö, con muchas gentes saliendo a tomar chisme. Se hace muy tarde de noche en estas fechas en esas latitudes.

Louisiana (Museo de Arte Moderno) - Humlebæk (DK)

Una aficionada al arte moderno contempla las pinturas semiabstractas de Hilma af Klint en Louisiana Museo de Arte Moderno.

Festival de jazz en Copenhague (DK)

Segunda vez en mi vida que coincido en Copenhague con el festival de jazz, que saca a la calle a diversos grupos y bandas de aficionados.

Malmö Konsthall (S)

Obras de Gunilla Klinberg en la Malmö Konsthall, impresionante sala de exposiciones.

Playa de Falsterbo (S)

Entre las dunas y la vegetación de las playas del Falsterbo.

Reloj astronómico en la catedral de Lund (S)

Reloj astronómico en la catedral de Lund.

Klostret - Ystad (S)

Además de ser conocida como la ciudad del detective de ficción Kurt Wallander (personaje de Hening Mankell), tiene algunos bonitos lugares de época medieval y renacentista como el Klostret.

Menos viajes y alguna escapada a Madrid

Fotografía personal, Viajes

Decir que este año he hecho menos viajes de los que me gustaría es una obviedad. Eso es algo que me pasa siempre. Pero es cierto que en este 2011, las circunstancias han hecho que haya hecho menos viajes que en años pasados. Hasta dos veces se me malogró un viaje, en semana santa y en la semana del pilar. Pero bueno intentaremos disfrutar de los que sí hice.

Escapadas a Madrid

Tres escapadas hice a la capital este año. Ninguna a Barcelona, donde me tiene puesta falta. Las dos primeras con la excusa de exposiciones fotográficas, MadridFoto 2011 y PhotoEspaña 2011. La última, para compensar, mi viaje fallido en la semana del pilar. Por decir que me iba a algún sitio.

Y tú que miras

Un paseo entre las obras expuestas en MadridFoto 2011.

En el Ave bajo el arco iris

De vuelta en el AVE, el arco iris saluda el final de las tormentas de ese día.

Peso y levedad (Instituto Cervantes)

Intensos tonos carmesíes en la exposición del Instituto Cervantes, en PhotoEspaña 2011.

En el metro

Mucho desplazamiento en metro ese día en Madrid, para evitar el intenso calor del verano.

Visita en grupo

En octubre, aproveché para revisitar el Museo del Ferrocarril. Hacía 10 años de la última vez. Y es un sitio que me gusta.

Bellas vistas desde el Parque del Oeste

Por la tarde, dimos un paseo por el Parque del Oeste, que tiene excelentes vistas.

Vacaciones en el norte de Alemania y Copenhague

Este año, mis “vacaciones largas”, a principios de julio fueron para visitar Hamburgo y otras ciudades hanseáticas, con una escapada a Copenhague y alrededores. Lo cierto es que estuvo muy bien. Tiempo agradable. Cosas interesantes por ver. Que más puedes pedir.

Ballindamm

Una tarde estupenda a orillas del Binenalster de Hamburgo.

Hafencity

Y tranquilos paseos por Hafencity, aprovechando también la suave luz del atardecer.

Nyhavn

En Copenhague, a veces sorprende poder obtener tranquilas imágenes de un sitio tan bullicioso como Nyhavn.

Gefionspringvandet

En cualquier caso, cualquier sitio es bueno para descansar, incluso la turbulenta fuente de la diosa Gefion.

Markt y Rathaus

Una niña, contempla la Lübeck que fue, mientras come un helado y da la espalda a la Lübeck que es.

Holstentor

Anochece sobre la Holstentor de Lübeck, patrimonio de la humanidad según la UNESCO.

Vacaciones cortas en Estocolmo y otras ciudades suecas

Sí que pude realizar mi escapada corta de cinco o seis días a mitad de agosto. Y en esta ocasión me dirigí a la capital sueca, aunque también visité Gotemburgo y Uppsala. Fuero unos días tranquilos, con bellas ocasiones fotográficas, gracias a unas condiciones de luz cambiantes, pero en general más agradables que en nuestras latitudes.

Ciclistas bajo la lluvia y Stadshus (ayuntamiento)

La capital sueca me recibió, con su ayuntamiento como elemento significativo, con un día de nubes y lluvia.

Vasa, maqueta y original

Espectacular es la visita al museo dedicado a esa catástrofe naval que fue la botadura del Vasa.

Järnpojken

Habitualmente rodeado de muchos turistas, el momento ideal para visitar al diminuto Järnpojken es la noche.

Velero convertido en hotel flotante

Gotemburgo resultó no ser tan atractiva turísticamente, con el puerto, muy ventoso ese día, como uno de los sitios a visitar.

Gustaf Adolf Torg

Fue un día de alternar los paseos con la búsqueda de refugio ante los eventuales y fríos chaparrones que se sucedieron a lo largo del día.

[Breve con fotos] El mundo de Cleopatra

Arte, Historia

Cuando visitamos en las recientes vacaciones la Ny Carlsberg Glyptotek, en Copenhague, pudimos visitar una exposición temporal dedicada al mundo de Cleopatra. Y por Cleopatra me refiero a la famosa. A Cleopatra VII, la última reina de la dinastía ptolemaica, instaurada en el reino del Nilo a la muerte de Alejandro Magno. La que llevó de cabeza a un par de romanos famosos. El caso es que nos hicieron gracia algunas de las representaciones que de la reina pudimos encontrar en la exposición.

Arte en Ny Carlsberg Glyptotek

La versión trágica de la atractiva, aunque no necesariamente hermosa, reina egipcia; suicidándose mediante la mordedura de un áspid en uno de sus senos.

Arte en Ny Carlsberg Glyptotek

La versión romántica, encarnada en una voluptuosa Liz Taylor, rodeada de su Julio (Rex Harrison) y su Marco (Richard Burton).

Arte en Ny Carlsberg Glyptotek

La versión cómica y desenfadada, que debemos al genio de Goscinny y Uderzo, en "la mayor aventura jamás dibujada", Astérix y Cleopatra. Se dice que «14 litros de tinta china, 30 pinceles, 62 lapiceros de mina blanda, 1 lapicero de mina dura, 27 gomas de borrar, 38 kilos de papel, 16 cintas para máquina de escribir, 2 máquinas de escribir, 67 litros de cerveza fueron necesarios para la realización de esta aventura». Cuchufleta clara de la propaganda de la película a la que se refería la imagen anterior.

[Viajes] Cuaderno de viaje – Ciudades hanseáticas y Copenhague, 2011

Viajes

Como es habitual en este Cuaderno de ruta, las entradas correspondientes a uno de mis viajes son agrupadas en forma de cuaderno de viaje que puede ser consultado directamente a través de los enlaces que podéis encontrar en la columna derecha de la página. Durante estas semanas, cuando me preguntaban dónde iba de vacaciones contestaba que a Hamburgo, pero que iba a moverme por el norte de Alemania con alguna escapada a Dinamarca. Vamos. Que a las vacaciones les faltaba un nombre oficial.

Binnenalster

El Binnenalster, lago Alster interior, en el centro de la Ciudad Libre y Hanseática de Hamburgo - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Tras analizar mínimamente lo recorrido, se ve que hay dos entornos claramente diferenciados. Las ciudades visitadas en el norte de Alemania son todas ellas, salvo Celle, ciudades hanseáticas. Y conservan este título en la denominación. Incluso Lübeck fue la cabeza de la Hansa, organización comercial y política que dominó el comercio del mar del Norte y del Báltico durante siglos.

Markt

El Markt y el Rathaus, ayuntamiento, de la Ciudad Hanseática de Lübeck - Leica D-Lux 5

En cualquier caso, tanto Hamburgo y Lübeck, como las otras dos ciudades hanseáticas visitadas, Bremen y Lüneburg, constituyen un conjunto homogéneo cultural y socialmente, que da sentido al viaje en su conjunto.

St. Petri Dom

La fachada de la St. Petri Dom, catedral de la ciudad de Bremen, que junto con el puerto de Bremerhaven forman la Ciudad Libre Hanseática de Bremen o Estado de Bremen - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Vista desde la Wasserturm

Vista del casco histórico de la Ciudad Hanseática de Lüneburg desde la Wasserturm - Leica D-Lux 5

Como contrapunto, Copenhague es la capital de Dinamarca, en su momento aspirante a potencia dominadora en Escandinavia y el Báltico, y por lo tanto principal rival comercial y político de la Hansa. No obstante, no hay grandes diferencias en las modos sociales, culturales y económicos entre la capital danesa y las ciudades del norte de Alemania. Así que en su conjunto forma un viaje bastante coherente y homogéneo, que ha resultado incluso más interesante de lo que había previsto.

Nyhavn

Las coloridas casas de Nyhavn se reflejan en el agua del pequeño y pintoresco puerto en el centro de Copenhague, capital del reino de Dinamarca - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

[Viajes – Copenhague] Sol radiante, y casi todo visto en un día… pero bueno… casi todo… que no es poco

Viajes

Tenía el buen precedente de cómo hice la visita la primera vez que estuve en Copenhague. Como no fue mal, tenía que ver como meter en un día con muchas horas de luz, lo que entonces hicimos en dos con pocas horas de luz. Y hemos empezado como entonces, yendo por la mañana a Kastellet, una ciudadela militar que también es un parque muy agradable.

Y al lado, la famosa sirenita. Un monumento que odio, porque ni la otra vez ni esta la he conseguido pillar con una luz decente. Y encima lleno de gente que te pasa por encima... La odio casi tanto como al Maneken Pis de Bruselas.

Después he cambiado la ruta, y en vez de tirar todo tieso hacia Amalienborg, el palacio real, nos hemos ido por la orilla del Amalienhavn, disfrutando de la agradable brisa marina. Una reproducción del David de Miguel Ángel nos miraba con ojos aparentemente llorosos,... las malas lenguas dicen que porque la tiene pequeñita,... no sé...

En Amalienborg, y a las 12 del mediodía, lo suyo es el cambio de guardia. Que a mí me parece una sosada monumental. El gorro si que lo llevan de oso, pero les faltan las casacas coloradas de los Coldstream Guards para ser una réplica de los de Buckingham Palace.

Después de tomarnos unas cervecitas hemos seguido por la orilla del "havn", hasta que hemos ido a dar con uno más de los grupos de dixieland que inundan estos días la ciudad. Oye. Y cada vez son mejores.

Tras la comida, nos hemos colado a curiosear en una iglesia en Strøget, donde vendían 50.000 libros de viejo todos al mismo precio. Para algo benéfico.

Puestos ya con lo de las religiones, poco más allá nos hemos encontrado con los Hare Krisna, que bailaban con auténtico entusiasmo. Si hasta ha venido un propio a intentar convertirnos. Casi nos da un algo de la risa. El también se reía. Pero no sé de qué.

Como la luz de primera hora de la tarde es realmente mala para hacer turismo y fotos, nos hemos metido en la Ny Carlsberg Glyptotek, que es un museo basado en una fundación privada de uno de los de la según algunos mejor cerveza del mundo. Según otros, entre los que me incluyo, las hay mejores. Y muchas. Sin que esté mal. Pero bueno. El museo está muy bien. Aquí vemos a Perseo a punto de matar a una danesa que tiene su codo apoyado sobre la cabeza de Medusa. No ha hecho falta. Ha venido una vigilante y ha llamado la atención a la danesa.

Tienen en la Ny Carlsberg Glyptotek varias esculturas de interés. Una copia de una de mis favoritas. La "Joven bailarina de catorce años" de Degas. Es que me fascina.

Tras la visita al museo, un paseíllo hasta Christianhavn. Y nos hemos subido a la torre esta tan curiosa. Algo que no hice la primera vez.

La verdad es que la espiral del final es peculiar. Pero es cómoda de subir, no como los tramos de madera interiores que son horribles.

Las vistas estupendas. Aquí la zona de Christiania. El barrio de los colgados. Uy, perdón, de los alternativos. Nos hemos pasado un momento para que conociera mi colega el lugar. Pero allí no dejan hacer fotos. Vamos. Los turistas no son muy bienvenidos. Así que para ellos.

Después, la idea era aprovechar la agradable luz de la tarde para pasear en los bonitos parques. Pero han sucedido dos hechos desagradables. Se ha nublado. El botánico había cerrado a las seis. Así que poco más hemos hecho que ver las orgías que se montan las bicicletas en el césped. Supongo que tienen a la gente como esclavos para que las lleven hasta allí.

Visto el fracaso de luz y lugar, nos hemos acercado a tomarnos una cerveza a Nyhavn, y a pensar que hacíamos. Cómo no, un grupo de dixieland. Y lo dicho, cada vez suenan mejor. Estos tocaban un montón.

A mi colega se le ha ocurrido que como parecía que las nubes se abrían, que nos acercásemos otra vez a la sirenita hasta la hora de cenar, que seguro que estaba bien. Yo no lo tenía muy claro, pero he aceptado. En la aproximación, Kastellet estaba con un contraluz bastante aceptable.

Y efectivamente, la sirenita estaba con una luz muchísimo mejor, y con la décima parte de gente. Así que le he tirado un montón de fotos a ver si alguna queda decente. Ya no me cae tan mal como el Maneken Pis.

El barco que se ve detrás de la sirenita,... si no fuese por los botes salvavidas, tiene el mismo aspecto que los bloques de apartamentos feos de la playa. Y mira tú. Hay un montón de gente a los que les gusta pasar las vacaciones en estos monstruos de fealdad supina.

Después hemos vuelto a Nyhavn, donde hemos seguido escuchando jazz, mientras nos cenábamos una salchicha de chiringuito callejero al estilo danés, y una crepe de chocolate de postre. Y nos han sabido la mar de ricas. Un paseo, y al hotel. Mañana más.

[Viajes – Copenhague] Mañana de viaje y lluvia, tarde de paseo y sol… cosas de estas latitudes

Viajes

Hoy nos hemos traslado en tren a Copenhague para pasar el fin de semana. En dos trenes. Un EuroCity, pequeñín, danés, coqueto y tranquilo. Puntualmente ha llegado a la estación central de Hamburgo donde hemos montado y nos hemos acomodado. Luego en Fredericia, ya en Dinamarca, hemos cambiado a un Intercity bastante más bullicioso que nos ha llevado hasta la ciudad de la sirenita.

En ambos trenes nos han invitado a un refrigerio. El del primero ha sido muy curioso. Zanahorias, zumo de mango y una chocolatina. Simpático.

El viaje, bajo la lluvia, ha sido monótono. De las pocas atracciones, el cruce del canal de Kiel que atraviesa el istmo de la península de Jutlandia por territorio alemán, uniendo el mar del Norte y el Báltico.

La lluvia ha sido una constante y ha hecho que nos amodorráramos y nos temiéramos lo peor para nuestra estancia danesa.

Para colmo hemos tenido un problema con el hotel. El que teníamos reservado no se correspondía con el que se encuentra en la dirección que nos había dado la central de reservas. Son dos hoteles que se llaman parecido y pertenecen a la misma cadena. Por cierto, el nombre, Cabinn, ya lo tienen bien puesto. La habitación que nos han dado es pequeñita. Y tiene tres camas. Una alto que no habíamos visto hasta que nos hemos encontrado una escalerilla. Sólo estamos dos y parece el camarote de los hermanos Marx. Pero los empleados son muy simpáticos.

Afortunadamente, mi tradicional talismán contra el mal tiempo cuando voy de turismo ha funcionado, y cuando hemos salido a la plaza del ayuntamiento a por una tradicional salchicha, qué hambre teníamos y eran más de las cinco y sólo habíamos comido los refrigerios del tren, ya lucía el sol.

Básicamente, Copenhague es una calle muy larga peatonal llena de tiendas, Strøget, alrededor de la cual hay algunas atracciones turísticas. Así que para esta tarde, recorrido típico por la susodicha calle para ver el ambiente.

Que era muy animado. Más porque está en pleno festival de jazz, y algunos grupos tocan en las plazas. Aquí el primero. Muy "dixieland". Pero con aspecto muy nórdicos. No precisamente de Nueva Orleans.

Hemos llegado hasta Nyhavn, el puerto nuevo, donde había otro grupo tipo "dixieland". Estos tocaban bastante mejor. Pero eran menos simpáticos. Aunque tenían una cantante australiana que cantaba bastante decentemente. Unos blues muy bonitos.

Y a pasear por Nyhavn se ha dicho, que para eso hacía sol y buen tiempo.

Y entre barco y barco, ha caído alguna Tuborg roja, que es una cerveza muy rica. Mucho mejor que la que todo el mundo conoce, ¿verdad, Carls? ¡verdad, Berg!

Llegados a cierto punto, dos locos se han tirado a nadar. Os juro que aunque hacía sol, la temperatura no era para tirar cohetes. Yo he ido con manga larga, y no soy nada friolero. Pero bueno, hay gustos para todo.

Después de cenar, un paseíto de nuevo por Nyhavn para bajar los entrecotes. Madre mía si se estiran aquí los días. Y no quiero pensar lo pronto que amanecerá. Espero que las cortinas del hotel sean competentes a la hora de cortar la luz, porque por aquí no se estilan las persianas.

Hemos vuelto en metro, que no me sonaba de la otra vez que estuve. El S-bahn o como lo llamen aquí sí, pero el metro... Bueno. Muy moderno, muy limbio y muy todo. Y a descansar, que el día ha sido pesado. Y se nos ha hecho más tarde que otros días. Tendré que alterar la hora de esta entrada a mano para que no aparezca con la fecha de mañana.