[Fotos] Tarde de paisajes en la sierra de Armantes – Muy bien hasta que,… “mal”

Fotografía

Ayer domingo por la tarde, buena jornada de fotografía de paisajes en la comarca de Calatayud, Aragón (España). Buena,… hasta que decidió ponerse antipática para mí. Pero bueno, lo pasado, pasado está. Los detalles en el enlace. Aquí, las fotos.

Origen: Tarde de paisajes en la sierra de Armantes – Muy bien hasta que,… “mal” – Fotografía y otras artes visuales.

[Viajes] Barcelona 2015 – De viaje con Carlos

Viajes

Según mi experiencia personal, SEUR es la peor empresa de transporte de paquetería que conozco. La que consigue hacer que pierda más tiempo esperando o desplazándome de un lado a otro de la ciudad persiguiendo mis paquetes que son incapaces de entregar a una hora convenida de forma puntual. Otras veces, las más, simplemente no convienen ninguna hora y se empeñan en traerme el paquete cuando no estoy siendo refractarios a mis llamadas de atención hasta que pasan dos o tres días que son lo que tardan en preguntarme dónde y cuándo quiero el paquete. Desesperantes. Llevo toda la tarde esperando un paquete que habían dicho que me traían entre 16:30 y 17:30. Son las 19:22, y sin noticia de SEUR. Incluso les he llamado y me dicen que vienen… pero vete tú a saber. Probablemente la que ha respondido a la llamada de teléfono se ha limitado a mirar una página web donde pone que el paquete está en reparto y llegará entre las 16:30 y las 17:30. Pero eso sí, me ha dado tiempo a solventar una omisión, ya que en mis diarios de viajes no había incluido mi escapada de fin de semana de hace unos meses.

Bueno… el resumen del viaje lo encontraréis en el siguiente enlace.

Origen: Barcelona 2015 – De viaje con Carlos

[Fotos / viaje] Unas jornadas científicas en Oviedo en 1997

Viajes

Me he puesto ha rescatar viejos negativos. Y han aparecido dos carretes en blanco y negro, uno de Ilford Delta 400 y otro de Ilford HP5 Plus, con toda seguridad expuestos con la Olympus mju-II (por las veces que se me coló el dedo medio de la mano izquierda delante del objetivo), durante mi estancia en Oviedo en septiembre de 1997 con motivo de la reunión científica de la Sociedad Española de Epidemiología. No va a haber ciencia en estas fotos. Ya que vas hasta allí, aprovechas los momentos menos interesantes del programa de las jornadas para hacer un poco de turismo con los colegas y amigos. Y esto os quiero dejar aquí hoy, porque son días que recuerdo con cariño.

Catedral de Oviedo

Pórtico de la catedral de Oviedo.

Catedral de Oviedo

Claustro de la catedral de Oviedo.

Catedral de Oviedo

Protestas por los despedidos de Duro Felguera en la catedral del Salvador.

"Selfie" en el Hotel Reconquista

“Selfie” en el Hotel Reconquista, donde se celebraban las jornadas científicas.

Santa María del Naranco

Santa María del Naranco, que bello puede ser el románico más primitivo en su simplicidad.

"Selfie" con amigos en Santa María del Naranco

“Selfie” con unos amigos en Santa María del Naranco.

San Miguel de Lillo

Otra belleza prerrománica, San Miguel de Lillo.

Bailes regionales en la plaza Trascorrales

“Tortura” regionalista asturiana en la plaza Trascorrales a cuenta del programa social de las jornadas.

Iglesia de San Isidoro

Escapando de la “tortura” anterior bajo la torre de la iglesia de San Isidoro.

[Viajes] Ayer, en Madrid, viendo mogollón de fotos

Viajes

Pues sí. Ya tenía ganas de airearme un poco por el mundo. Y ayer aproveché para acercarme por Madrid. Se juntaban una serie de cuestiones favorables. Ya ha empezado el festival PhotoEspaña 2012 (PHE12). Estos días se celebra la feria de fotografía contemporánea MadridFoto 4, que ha trasladado sus fechas a junio. Algunos amigos que me apetecía ver estaba disponibles a partir de la una y media de la tarde para comer, pasear, ver exposiciones y charrar. El servicio meteorológico anunció que las temperaturas iban a ser razonables.

Y todo eso sucedió. Ya os iré contando en distintas entradas lo que vi y aconteció. Por lo tanto, esta semana tampoco hay recomendaciones semanales de lo encontrado en internet en materia fotográfica. Bastante tengo con lo de ayer.

De momento, os dejo con unas cuantas fotos de la capital.

Llegando a Madrid-Puerta de Atocha

Puntual como siempre, el AVE que sale en torno a las ocho de la mañana de Zaragoza, llega a Madrid. Con tiempo de tomarse algo antes de empezar a ver mundo.

Colón y las horribles torres

Por ser la exposición que más temprana abre, me dirigí a Colón, al Teatro Fernán Gómez. La mejor forma de aprovechar el tiempo.

Haciendo tiempo en los jardines de Casa de América

El siguiente paso era la Casa de América, pero tuve que hacer tiempo 5 minutos en los jardines a la espera de que abriesen la exposición.

Correos

Saliendo de la Casa de América en dirección a la calle de Alcalá, paso cerca de la imponente mole del edificio de Correos.

A los soldados españoles se les ve la pluma

Y cuando ya llegaba en la calle de Alcalá a la sede del Instituto Cervantes para la siguiente exposición, me encontré con estos soldaditos montando en autobuses. Algún malintencionado diría que últimamente a los militares españoles se les ve la pluma.

Desde la terraza del Círculo de Bellas Artes

Casi enfrente del Instituto Cervantes, también en la calle de Alcalá, está el Círculo de Bellas Artes, con un buen número de exposiciones. Tras visitarlas y, mientras hacía tiempo a que llegaran los amigos para comer allí mismo, me subí a la terraza. Tengo mejores fotos de otras ocasiones.

Japonesa suicida en la calle de Alcalá

Ya con compañía, seguimos con exposiciones en la calle de Alcalá, nos dirigimos a la sala de exposiciones de la Comunidad de Madrid. Casi presenciamos la muerte de esta japonesa kamikaze que se lanzó a la calzada justo cuando arrancaban aquellos coches y autobuses.

10 cms más arriba y lo dejan redondo a 646 m

Camino del Jardín Botánico, tras visitar la sala de exposiciones del ICO, pasamos por el lateral de las Cortes. A dos metros de altura en la pared estaba esta señal. La altitud la marcan las líneas horizontales dentro del óvalo, según creo. Si la ponen 10 cm más arriba o 90 cm más abajo les queda una cifra redonda. ¿Por qué lo dejarán así de decimal?

Jardín Botánico

En el Jardín Botánico descubrimos que el rey Carlos III de Borbón tenía una buena trompa por nariz. Si lo ve su descendiente en el trono actual,… muerto…

Jardín vertical de Caixaforum

A última hora a un me dio tiempo a comprar unos libros en La Fábrica y a pasar a gran velocidad por la exposición de Piranesi en el Caixaforum. Y echar un par de fotos en el jardín vertical que tanto me gusta.

Menos viajes y alguna escapada a Madrid

Fotografía personal, Viajes

Decir que este año he hecho menos viajes de los que me gustaría es una obviedad. Eso es algo que me pasa siempre. Pero es cierto que en este 2011, las circunstancias han hecho que haya hecho menos viajes que en años pasados. Hasta dos veces se me malogró un viaje, en semana santa y en la semana del pilar. Pero bueno intentaremos disfrutar de los que sí hice.

Escapadas a Madrid

Tres escapadas hice a la capital este año. Ninguna a Barcelona, donde me tiene puesta falta. Las dos primeras con la excusa de exposiciones fotográficas, MadridFoto 2011 y PhotoEspaña 2011. La última, para compensar, mi viaje fallido en la semana del pilar. Por decir que me iba a algún sitio.

Y tú que miras

Un paseo entre las obras expuestas en MadridFoto 2011.

En el Ave bajo el arco iris

De vuelta en el AVE, el arco iris saluda el final de las tormentas de ese día.

Peso y levedad (Instituto Cervantes)

Intensos tonos carmesíes en la exposición del Instituto Cervantes, en PhotoEspaña 2011.

En el metro

Mucho desplazamiento en metro ese día en Madrid, para evitar el intenso calor del verano.

Visita en grupo

En octubre, aproveché para revisitar el Museo del Ferrocarril. Hacía 10 años de la última vez. Y es un sitio que me gusta.

Bellas vistas desde el Parque del Oeste

Por la tarde, dimos un paseo por el Parque del Oeste, que tiene excelentes vistas.

Vacaciones en el norte de Alemania y Copenhague

Este año, mis “vacaciones largas”, a principios de julio fueron para visitar Hamburgo y otras ciudades hanseáticas, con una escapada a Copenhague y alrededores. Lo cierto es que estuvo muy bien. Tiempo agradable. Cosas interesantes por ver. Que más puedes pedir.

Ballindamm

Una tarde estupenda a orillas del Binenalster de Hamburgo.

Hafencity

Y tranquilos paseos por Hafencity, aprovechando también la suave luz del atardecer.

Nyhavn

En Copenhague, a veces sorprende poder obtener tranquilas imágenes de un sitio tan bullicioso como Nyhavn.

Gefionspringvandet

En cualquier caso, cualquier sitio es bueno para descansar, incluso la turbulenta fuente de la diosa Gefion.

Markt y Rathaus

Una niña, contempla la Lübeck que fue, mientras come un helado y da la espalda a la Lübeck que es.

Holstentor

Anochece sobre la Holstentor de Lübeck, patrimonio de la humanidad según la UNESCO.

Vacaciones cortas en Estocolmo y otras ciudades suecas

Sí que pude realizar mi escapada corta de cinco o seis días a mitad de agosto. Y en esta ocasión me dirigí a la capital sueca, aunque también visité Gotemburgo y Uppsala. Fuero unos días tranquilos, con bellas ocasiones fotográficas, gracias a unas condiciones de luz cambiantes, pero en general más agradables que en nuestras latitudes.

Ciclistas bajo la lluvia y Stadshus (ayuntamiento)

La capital sueca me recibió, con su ayuntamiento como elemento significativo, con un día de nubes y lluvia.

Vasa, maqueta y original

Espectacular es la visita al museo dedicado a esa catástrofe naval que fue la botadura del Vasa.

Järnpojken

Habitualmente rodeado de muchos turistas, el momento ideal para visitar al diminuto Järnpojken es la noche.

Velero convertido en hotel flotante

Gotemburgo resultó no ser tan atractiva turísticamente, con el puerto, muy ventoso ese día, como uno de los sitios a visitar.

Gustaf Adolf Torg

Fue un día de alternar los paseos con la búsqueda de refugio ante los eventuales y fríos chaparrones que se sucedieron a lo largo del día.

[Libro] Las serpientes ciegas

Literatura

Es curioso. La primera vez que hoy hablar de esta historieta fue hace un año aproximadamente cuando se le concedió el Premio Nacional del Cómic. Por aquel entonces, a mí me había empezado a picar el gusanillo de ponerme al día con el género, y salí a mis librerías habituales a buscarlo. Y no lo encontré en ninguna. Es cierto que no hice más esfuerzos. Ni hablé con los libreros para encargarlo, ni lo busqué por internet ni nada de eso. Tenía otras cosas que leer. Pero me llamó la atención, que un libro premiado no estuviera en las estanterías a la vista del público. Curiosamente, hace un par de semanas lo vi. Casi me había olvidado de él, pero me llamó la atención la portada y me di cuenta que era el mismo libro. Así que lo cogí, y aquí va lo que me he encontrado.

Las serpientes ciegas
Bartolomé Segui (dibujo) y Felipe Hernández Cava (guion)
BD Banda; Pontevedra, 2008
ISBN: 9788461249787

La acción comienza en el verano de 1939. Un individuo de extraño aspecto, pelirrojo y que viste de rojo, llega a Nueva York buscando a alguien. Alguien que tiene cuentas pendientes con su pasado; Ben Koch. Para ello se dirige a una pensión, cuyo dueño conoce a Koch. Y esperará pacientemente a que aparezca. Mientras, en una serie de flashbacks que no siguen un orden aparente, y que nos permiten conocer el conjunto de la historia poco a poco, sabremos que Koch llegó huyendo de un siniestro pasado en Detroit a Nueva York, donde se unió a organizaciones relacionadas con los partidos de inspiración comunista, que se desenvuelven entre la necesidad de la acción y la persecución policial. Allí conocerá a Curtis Ruciano, que le acabará arrastrando a marchar a Europa, donde acabará alistándose como brigadista en la guerra civil española. A partir de ahí, asistiremos a una historia de traiciones, venganzas y ajustes de cuentas, fuertemente incardinado en el estilo del género negro. Una historia que nos sorprenderá al final del penúltimo capítulo, en los montes que flanquean el Ebro a su paso por Cataluña, y que dará un giro sorprendentemente en el capítulo final que nos proporcionará la comprensión final de la historia.

He de decir que la historia me ha sorprendido por lo bien narrada que está. Con una separación por capítulos que tienen una cohesión interna y narrativa excelente, y que a lo vez nos van transportando en esos saltos en el tiempo y en el espacio, adelante y atrás, en Nueva York o en la España en guerra, de forma aparentemente caótica pero que en realidad están muy bien pensados para dar la información oportuna en cada momento para el desarrollo de la historia. Como ya he dicho, la narración es heredera del género negro, pero también tiene tonos de la historieta fantástica, sabiamente dosificados.

En lo que se refiere a la ilustración, me ha gustado bastante, y creo que lo más destacable es el buen uso del color, que nos va dando constantemente pistas de los ambientes, situaciones y orígenes de los distintos personajes. Aunque no lo sepamos hasta el final. Creo que hay una excelente correlación entre dibujos y guion. No lo sé expresar mejor. Que sólo hace poco más de un año que me tomé en serio lo de leer alguna que otra historieta de vez en cuando.

Finalmente, considerar los temas de la obra. Es posible que haya mucha gente que al oír hablar de la guerra civil se pongan en guardia y les entren reticencias. Es un tema demasiado sobrexplotado en la ficción española de cualquier género. Sin embargo, no es el tema principal de esta obra. Aquí estamos ante otros temas. Unos más generales, como la forma en que los totalitarismos en cualquier forma que se presenten son necesariamente perniciosos para las personas. Otros más personales, como el concepto de venganza, o el ajuste de cuentas, bien entre personas o con nosotros mismos y con nuestro pasado.

En resumen, una obra muy interesante, que he leído con calma pero intensidad en este largo fin de semana que acabamos de pasar, y que recomiendo a cualquiera que quiera acercarse al género literario, la historieta, que tratamos hoy.

Camino de Santiago

No faltan los personajes solitarios en esta historia, no; el caminante de la fotografía recorre un tramo del camino de Santiago entre Villanúa y Castiello de Jaca, Huesca - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Inevitablemente, fútbol

Deporte, Política y sociedad

Pues eso; que aunque es un deporte que no me gusta, me aburre, que aunque la cultura popular que rodea a este espectáculo tampoco me gusta, siempre me ha parecido que tiene mucha caspa, al menos en este país, finalmente es prácticamente imposible sustraerse al fenómeno que en los últimos días nos ha rodeado por todas partes, informativamente hablando. Y lo que nos queda, por “culpa” de la victoria de la Selección Española de Fútbol.

Si habéis seguido mis andanzas en estas pasadas vacaciones, conoceréis cómo un partido de fútbol nos hizo atribularnos para encontrar la forma de ir a la estación de Baden-Baden a coger un tren, por la invasión de ciudadanos alegrándose de una victoria… en cuartos.

Esta alegría tan desbordada en un partido que no es en absoluto definitivo, que sólo es un paso más, me habla mucho de la necesidad que tiene la gente por sentirse feliz, por sentirse ilusionada, por agruparse en torno a algo. Y parece que no sólo sucede en Alemania. Que similares manifestaciones de alegría se dan en todos los países, incluso ante triunfos menores. Que se desborde la alegría ante la consecución de un campeonato,… pues normal. ¡Pero en un pase de eliminatoria…! Lo dicho, los tiempos deben ser más atribulados todavía de lo que nos parece, y la gente necesita cosas con las que ilusionarse.

Todos a las banderas y a los coches

Las gentes de Baden-Baden, locales y veraneantes, se subieron a los coches con sus banderas para celebrar la victoria de su selección sobre la de Argentina - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Aficionados ante la Trinkhalle

Aficionados con banderas ante la Trinkhalle de Baden-Baden - Panasonic Lumix LX3

Y además no es la primera vez que me pilla un evento mundialístico estando de vacaciones. Hace cuatro años me encontraba en Londres cuando se celebró la final en Alemania entre las selecciones de Francia e Italia. Nosotros pasamos la mayor parte de la duración del partido comiendo pato laqueado en un restaurante chino cercano al Soho, pero cuando terminó todo, el partido y nuestra cena, no pudimos evitar vernos rodeados por la alegría de los numerosos italianos de vacaciones en la capital británica que invadieron las calles con sus cantos de celebración y sus banderas.

En el recién terminado campeonato, ninguno de los dos equipos ha hecho un papel especialmente destacable. En Francia, se ha convertido la mala actuación de su selección en un asunto de estado (¡!), mientras que en Italia están muy entretenidos haciendo legal la censura y dando los pasos adecuados para volver al fascismo bajo el “duce” Berlusconi.

Sic transit gloria mundi. Apliquémonos la lección.

Aficionados italianos celebrando la victoria de su selección en Charing Cross Street - Fujifilm Finepix F10

Como ya he dicho, el fútbol es un deporte que me aburre. Así que no he visto partidos de este mundial, salvo algo de un partido de Argentina al principio del todo, en casa de unos amigos, y porque no me quedó más remedio, y anoche que cambié un par de veces de canal para ver cómo iban las cosas.

La primera fue en algún momento cerca del final de la primera parte. Y lo que más me llamó la atención fue la violencia, a veces desaforada, con la que se comportaban los jugadores holandeses. Uno de ellos dio una patada directa, claramente intencional, en el pecho de un jugador español que me dejó absolutamente espantado. Y el árbitro le dejó seguir jugando. Después del descanso, la tónica siguió más o menos igual. Pero allí no pasaba nada realmente interesante. Se supone que el objetivo del juego es marcar goles. Pero cuando volví a cambiar de canal por aburrimiento y porque debido a una tormenta, la señal del satélite se recibía mal y no podía disfrutar de la transmisión en alta definición, se llevaban cerca de 70 minutos de juego y nada. Este deporte siempre me ha parecido muy rancio.

La segunda conexión fue cuando escuché al vecindario en su conjunto dar alaridos de alegría. Finalmente, tras 114 minutos de juego, según el cronómetro que aparecía en la esquina del televisor, la selección española había marcado un gol. Era obvio suponer, que dado lo que les cuesta conseguir este objetivo y puesto que sólo faltaban seis minutos de juego, la probabilidad de que el resultado se alterase era muy baja. Y así fue. Finalizó el partido, y España ha sido campeona por primera vez en su historia.

Mantuve la retransmisión y mientras miré en la Wikipedia las estadísticas del campeonato. Me choca que el vencedor del campeonato, sobre el cual muchos aseguran que es el equipo nacional que mejor juega en estos momentos al fútbol, ha metido ocho goles en siete partidos. Teniendo en cuenta que ha jugado alguna prórroga, prácticamente le cuesta 90 minutos meter un gol. Me parece escasísimo. Sin embargo, la derrotada Alemania, metió 16 goles en siete partidos. Es decir, consigue el objetivo del juego con una frecuencia que es en la práctica el doble que la campeona. Algo más por la ausencia de prórrogas.

Lo dicho. O yo soy muy cenutrio para entender este deporte, o es que realmente es un deporte muy rancio.

Luego vino ya la alegría desbordada, la emotividad, los periodistas deportivos intentado conseguir que los jugadores contestaban lo que ellos querían que contestasen a sus escasamente informativas preguntas, etc. Y un misterioso asunto sobre un pulpo que parece que estos días que he estado fuera ha ocupado portadas, y que incluso ya tiene su entrada en la Wikipedia. Evidentemente, lo de que el ser humano es un ser racional no deja de ser un humorismo, ¿verdad? Básicamente es un ser supersticioso.

Y bueno… se acabó el panem et circenses de turno. Hasta que llegue el siguiente. Mientras tanto, intentaremos “disfrutar” de las alertas por calor que se suceden en estos días en el Valle del Ebro.

Composición de Kandinski (Museo de Arte Moderno y Contemporáneo)

En fin, ondeemos las banderas de nuestro país en homenaje a nuestra selección... ¡uy, que me parece que no es la de la imagen la que está en vigor ahora! ¡mecachis! (Composición de Wassily Kandiski en el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Estrasburgo) - Panasonic Lumix LX3

Epílogo: Surrealistas en Madrid, y algunos buenos fotógrafos más

Cine, Fotografía, Viajes

Cuando estuve en París a principios de diciembre, una de las cosas que me apetecía mucho hacer era visitar el Centro Pompidou, y especialmente una exposición temporal de campanillas, “La Subversion del Images”, la fotografía y el cine en el movimiento surrealista. Pero me quedé con las ganas. Una huelga de funcionarios de los museos nacionales franceses me aguó la fiesta; aunque me traje el catálogo.

Pues bien, esta exposición ha venido a España, a la sala Recoletos de la Fundación Mapfre, así que decidí, ya que el avión llegaba a la capital a última hora de la tarde, mal para coger un tren decente, pasar una noche en la villa y corte, e ir a visitar la exposición. Y dicho y hecho.

Y me lo he pasado fenomenal. Muchas y buenas fotos. Muchas y buenas historias. Mucho y buen arte. Y para finalizar la visita, dos cortometrajes de lujo: “L’étoile de mer” de Man Ray, y “Un chien andalou” de Luis Buñuel. Creo que a estos dos filmes les dedicaré un día de éstos una entrada.

La exposición, que abrió el 18 de junio, cerrará sus puertas el 12 de septiembre, así que aun hay tiempo.

Uno de los carteles de la exposición, con una de mis fotografías favoritas de Man Ray.

En una de las salas de la exposición, un aviso... "material no apto para menores y mentes sensibles",... ya se sabe,... desnudo,... pornografía; una de las imágenes, la famosa fotografía "La Priere" de Man Ray en una copia original de minúsculo tamaño (la que está al lado de la pantalla)... por cierto que tan maravillosas nalgas eran las de la modelo y tambien estupenda fotógrafa Lee Miller.

Como mi tren no salía de vuelta a Zaragoza hasta las 15:30, aún me ha dado tiempo a ver algunas exposiciones cercanas a Recoletos del certamen PhotoEspaña 2010. Así, por ejemplo, el Instituto Cervantes vuelve a mostrar fotógrafos emergente de América Central y del Sur, bajo el título genérico en esta ocasión de “Encubrimientos”. O en Alcalá 31, de la Comunidad de Madrid, la exposición “Calves & Thighs” del alemán Juergen Teller. O la sensible Hellen Levitt, con su “Lírica urbana” en el Museo Colecciones ICO.

Imágenes pasan por una pantalla en la exposición "Encubrimientos" en el Instituto Cervantes.

No es Juergen Teller uno de mis fotógrafos favoritos, pero todo hay que conocerlo.

Las modestas, en tamaño que no en calidad, fotografías de Hellen Levitt atraen mucha gente a las salas del ICO.

Pero la que más me ha gustado, la que ha resultado mi favorita, la que me ha llevado a comprar el catálogo para disfrutar con frecuencia de las imágenes, es la retrospectiva de László Moholy-Nagy, “El arte de la luz”, uno de mis fotógrafos favoritos de la década de los veinte, en ese mágico entorno creativo que fue la Bauhaus. Y miento al decir “fotógrafo”, ya que también fue pintor, dibujante, diseñador, escenógrafo,… un artista completo, en busca de lo más puro del arte.

Fotomontajes y diseños de László Moholy-Nagy en el Círculo de Bellas Artes.

En el Círculo de Bellas Artes también hay un mini-exposición de Fernando Sánchez-Castillo, con tres fotografías y un filme sobre las estatuas de Franco que por la geografía española han pululado.

En fin; en PhotoEspaña 2010 hay mucho, mucho, mucho más que ver. Como me queda todavía una semana de vacaciones, intentaré escaparme un día a ver unas cuantas exposiciones más. Aunque con el calorcito que hace en la capital, es una actividad agotadora.