[Fotocomentario] «Pasamos muy buenos ratos, echando pan a los patos…

naturaleza

… y cuanto más pan echamos, mejores ratos pasamos.»

Anónimo

Esta era la cancioncilla que cantábamos de adolescentes y hacíamos, más que el pato, el ganso. Parece como un pasatiempo nacional que si hay un curso de agua, o estanque, la gente, especialmente los mayores o quienes pasean con niños, se dedique a alimentar con sobras o con pan a las aves como patos y gansos. También están los que alimentaban con granos a las palomas en las más céntricas plazas de la ciudad. Las cuales, con el alimento fácil y asegurado, acaban por convertirse en una plaga para la propia ciudad.

Y la tendencia no parece cambiar. Cuando decido hacer ejercicio, caminando un buen rato y a buen ritmo, varias de mis rutas habituales discurren a orillas del Canal Imperial de Aragón. Y no es infrecuente encontrar rincones llenos de basura y excrementos de las aves por ser los lugares donde las gentes se dedican a alimentarlas. Cuando uno viaja por el resto de Europa, lo habitual es que encuentre avisos a la población informando que eso es algo que bajo ningún concepto se debe hacer. Por varias razones. Dos ya las he mencionado; por motivos higiénicos, para evitar acúmulos de desechos, y para evitar que estos animales se conviertan en plagas. En el caso de las palomas, con sus corrosivos excrementos, generan cuantiosos daños. Trabajé en hospital en Huesca que, cuando se producían tormentas torrenciales, el agua que caía sobre el tejado arrastraba estos desechos, que atascaban las bajantes de desagüe y producía eventualmente peligrosos desbordamientos que afectaban a las áreas de hospitalización donde estaban los enfermos.

Pero estos usos también afectan negativamente a las aves, ya que los alimentos que se les proporcionan en esta actividad lúdica están desequilibrados para sus necesidades. Y además de que pueden convertirse en plaga por su mayor capacidad para reproducirse, también pueden enfermar o transmitir enfermedades. Recuerdo los avisos que había a orillas del Ródano cuando desaguaba el lago Lemán en Ginebra: «No alimenten a las aves; son lo suficiente listas como para buscarse la alimentación que necesitan por su cuenta». Y los ginebrinos, respetaban estas señales. Aquí, el ayuntamiento de la ciudad, ni siquiera se cosca de que conviene incluir estas advertencias. Algún día aprenderemos. Quizá. Tal vez.

Las fotos de hoy proceden del rollo que describo en Viejas conocidas con garantía de resultado – Leica CL con Summicron-C 40 mm y Kodak ColorPlus 200.

[Fotocomentario] Un palacio, un castillo,… algo que me inspira sentimientos contrapuestos

Cultura, Fotografía

Muchos zaragozanos se siente orgullos de uno de los monumentos más destacados de la ciudad, el palacio de la Aljafería. Residencia de verano de los reyes hudíes de la taifa de Saraqusta. Fue un brillante reino musulmán, pero breve (1018 – 1110), en el que florecieron la cultura, las artes, las letras y las ciencias medievales, y en el que se construyó la Aljafería, que fue uno de los ejemplos más hermosos de la arquitectura palaciega de Al-Ándalus. Y digo fue. Porque aunque nos han llegado ejemplos hermosos de lo que pudo ser, lo cierto es que tras la conquista de la ciudad en 1118 por los (bastante menos cultivados e ilustrados) cristianos del reino de Aragón, aprovechando un vacío de poder en la ciudad bajo gobierno almorávide, el palacio sufrió vicisitudes de todo tipo. Por no decir maltrato generalizado.

Hoy en día es sede del parlamento autonómico, las Cortes de Aragón, por lo que el régimen de visitas está supeditado a las actividades de la institución. Y además, tengo la impresión que puede ser subjetiva, con el tiempo se ha rebajado el nivel de libertad con el que los zaragozanos podemos acceder a lo que deberíamos considerar un patrimonio común. Uno de esos lugares de los que todo el mundo presume, aunque durante la mayor parte de su historia ha sido maltratado; y originado por una cultura que, independientemente de las tribulaciones que actualmente pase el mundo islámico, en el momento de su construcción, era superior en cantidad y calidad a la de sus más bien bárbaros y fanáticos religiosos conquistadores. El mundo del revés casi 1000 años después. Nadie a celebrado el milenario de la taifa que durante menos de un siglo brilló. El palacio forma parte del conjunto del mudéjar aragonés, declarado Patrimonio del a Humanidad por la Unesco en 1986.

Por su exterior paseamos recientemente durante un paseo fotográfico de la Asociación de Fotógrafos de Zaragoza AFZ. Los datos técnicos de las fotografías los podéis encontrar en Tengo que usar más la Leica CL – paisajes urbanitas sobre Kodak Pro Image 100. Ese mismo día, durante el paseo fotográfico pasamos junto al Coso de la Misericordia, coso taurino que, aunque mucho más reciente, refleja la influencia del estilo mudéjar incluso siglos después.

[Fotos] Algo de nubes, al caer la tarde… pronto por la mañana…

Fotografía

Sí… en los días siguientes a las vacaciones de Pascua, me desplacé con frecuencia en horas poco habituales, con luz más escasa. No por ello dejo de llevar una cámara a mano para seguir entrenando la visión fotográfica. Y a ratos… algunas nubes. Por ello, es necesaria en ocasiones película fotográfica más sensible.

Unas semanas antes había adquirido un lote de rollos de Ilford Delta 400. Para estas situaciones. Mis comentarios técnicos en A vueltas con el ISO 400 en blanco y negro – Ilford Delta 400 (con Leica CL). Y como habitualmente, aquí, fotos.

[Fotografía] La semana fotográfica – 25 de mayo al 1 de junio de 2014

Fotografía

Interesante semana desde el punto de vista fotográfico, tal y como queda reflejado en mis artículos en carloscarreter.es. Empezamos con un vídeo de Zack Arias que nos enseñaba algunas técnicas interesantes para nuestros reportajes fotográficos en nuestros viajes, especialmente si decidimos llevar algún equipo ligero basado en alguna de las modernas cámaras de objetivos intercambiables sin espejo réflex.

Un relativo interés suscitó el artículo dedicado a la Leica CL, especialmente como cámara ligera de viaje, con el mismo concepto básico de las que hablábamos en el anterior párrafo… pero de los años 70 y para la tradicional película perforada de 35 mm. Lo cierto es que las diapositivas de aquellos viajes de hace algo más de 10 años están muy bien.

Un poco más anecdótico, pero indudablemente animado, es el artículo dedicado a las canciones con temática fotográfica de ayer mismo sábado, que se vio complementado por el anuncio de mi publicación en Issuu y en Blurb de mi libro de viaje a Génova y la costa de Liguria. Si a alguien le interesa muchísimo, hasta lo puede comprar. Quien sabe, igual alguna vez vendo alguno a alguien que no sea yo mismo o algún amigo que me acompaña en los viajes.

Rosaleda del Parque Grande

Como en semanas anteriores, sigo refinando las posibilidades de la pareja de cámara y objetivo Pentax K-x y SMC-A 100/4 Macro.

Finalmente, hoy mismo han aparecido mis recomendaciones semanales, entre las que hemos podido conocer o reencontrar a los siguientes fotógrafos:

Las zaragozanas Ana PalaciosCecilia de Val.

Las favelas brasileñas de la olímpica Río de Janeiro según Marc Ohrem-Leclef.

La memoria del genocidio armenio a manos del ejército otomano por Kathryn Cook.

Los misteriosos retratos de Ben Zank.

El mundo de los adolescentes y los jóvenes con las muy distintas miradas de David LekachLarry Clark.

Los paisajes naturales nocturnos de Takehito Miyatake y los paisajes urbanos de Keiichi Tahara.

La fotografía de arquitectura de Audrey GuiraudSerge Najjar.

Los paisajes árticos de la ciudad natal de Evgenia Arbugaeva.

Y los «traseros» fotográficos de JeanloupSonia Sieff, entre otros.

Rosaleda del Parque Grande

La rosaleda y el jardín botánico del Parque Grande de Zaragoza son lugares idóneos para este «entrenamiento».

[Fotos] Recuerdo de un par de viajes por Francia con la Leica CL

Fotografía, Fotografía personal

Ayer publiqué en carloscarreter.es mis impresiones sobre lo que es trabajar con una cámara clásica como la Leica CL. Y estuve seleccionando algunas fotografías que hice con ella en un par de viajes por Francia. Aparte de quien esté interesado en fotografía pueda querer visitar el anterior enlace. Os dejo aquí algunas fotos tomadas con esta cámara. Siempre pensé que en mi concepción de la fotografía hubo un antes y un después de comprar de segunda mano en un mercadillo de Huesca esta veterana telemétrica.

Le Bugue - Molino

Molino sobre el río Vézère en La Bugue, en el Perigord.

La Roque-Gageac

El río Dordoña a su paso por La Roque-Gageac.

Mercado en Beaulieu

Mercado de productos típicos en Beaulieu-sur-Dordogne, Quercy.

Concorde y Tour Eiffel

Veterano Peugeot estacionado en Concorde, París.

Marais - Rue des Francs Bougeois

Paseando por las calles del Marais parisino.

Les Archives Nationaux - Rue des Francs Bourgeois

Autorretrato en los Archivos Nacionales de la rue des Francs Bourgeois.

Plaza du Tertre

Simpático encuentro en la place du Tertre, en Montmartre.

[Fotos] Llegan los pilares con Agfapan debajo del brazo

Fotografía, Fotografía personal

Hace unos días estuve de compras fotográficas en Imesa, que es una de las pocas oportunidades que tenemos para comprar películas y químicos tradicionales en Zaragoza, con cierta variedad. Y me contaron que tenían película Agfapan APX 100. Me quedaron los ojos como platos de la sorpresa. La empresa Agfa desapareció del negocio hace unos años, aunque supongo que venderían la marca para su utilización por otras empresas. En mis tiempos más jóvenes, esta fue la película con la que empecé a foguearme en la fotografía y, combinada con el clásico Rodinal, daba un buen resultado. Les cogí cariño, aunque con el tiempo usé otras combinaciones de película y revelador. El caso es que como tengo R09, que es lo mismo que el Rodinal, compré un par de carretes para ver que tal. A ver si recuperaba sensaciones. La he usado durante las pasadas fiestas con la Leica CL. Esta última calzada bien con su original Summicron-C 40/2, o bien con el Carl Zeiss Planar 50/2.

Una vez revelados el carrete, no me da la impresión de estar ante la misma película y emulsión. El soporte es muy fino y se gira sobre sí mismo con facilidad, curvándose mucho en el soporte del escáner. Una pesadilla. Y aunque el Rodinal no sea un revelador de grano fino, la verdad es que para ser un película de 100 ISO me ha quedado un grano más escandaloso que otras combinaciones de película con el mismo revelador. En fin. Que no he quedado muy convencido. Aunque es verdad que le he exigido bastante, con alguna toma en condiciones de luz bastante justitas.

Pero bueno. Lo importante son las fotos, y os dejo con un muestrario, que ilustra las fiestas pasadas. O mi escasa vivencia de las mismas.

La noria desde el puente de Piedra

La noria desde el puente de Piedra

Veteranos roqueros en el Tubo

Veteranos roqueros en el Tubo

Unas tapas en la plaza Aragón

Unas tapas en la plaza Aragón

Burbujas de jabón en la plaza de los Sitios

Burbujas de jabón en la plaza de los Sitios

Forjando en la plaza de los Sitios

Forjando en la plaza de los Sitios

Forjando en la plaza de los Sitios

Forjando en la plaza de los Sitios

En la ofrenda en el Coso

En la ofrenda en el Coso

Teatro romano

Teatro romano

Hora del aperitivo en la plaza Santa Marta

Hora del aperitivo en la plaza Santa Marta

Detrás de la Seo

Detrás de la Seo