[Viajes – Estocolmo] La hora dorada y la hora azul en Estocolmo

Viajes

Cuando llego a Estocolmo procedente de Uppsala lo primero que hago son algunas cuestiones prácticas. Por ejemplo, obtener la tarjeta de embarque en la terminal del Arlanda Express para no tener que madrugar tanto al día siguiente, que debo coger el avión de regreso a España. El check-in ya lo había hecho por el móvil. Me corresponde el asiento 7C. Pasillo. Modernos.

Luego, observo que hay un nublado considerable en la capital sueca. Parece que he acertado yéndome hacia el norte. Que hacia el archipiélago el día hubiera estado más feo. Así que pienso que estoy cansado. Que pese a todo al día siguiente hay que madrugar. Que quizá merezca la pena irse pronto a descansar. Pero no obstante, hay que buscar algún sitio donde cenar algo y esas cosas.

Empiezo a caminar. Las nubes se abren un poco. Empiezan a pasar cosas. Globos aerostáticos que surcan el cielo bajo las nubes. Rayos de sol que se cuelan entre ellas. Saco la cámara. Aunque sea la pequeña. Empiezo a tomar fotos. De repente, ahí está. La famosa golden hour, la hora dorada, por la que tanto suspiran los aficionados a la fotografía. Esos últimos momentos en que unos rayos de sol muy tangenciales y muy cálidos iluminan el mundo antes de que llegue la noche. Hay que aprovechar. A la hora dorada sigue la hora azul. Cuando el sol se ha puesto pero la luz crepuscular todavía tinta de azul el mundo que todavía no se entrega a las sombras. Buena despedida de la capital sueca.

Globo aerostático desde Drottninggatan

Un globo aerostático se divisa desde la calle peatonal de Drottninggatan.

Stadshuset

Al fonde, la silueta del Stadshuset (ayuntamiento) se destaca sobre un fondo de nubes multitonales.

Palacio Real

Entre las nubes aparecen unos rayos de sol que iluminan una de las fachadas del palacio real.

Nationalmuseum y Nordiska Museet

Dos museos en uno, el Nationalmuseum y el Nordiska Museet al fondo.

Por los muelles en Gamla Stan

Desde los muelles en Gamla Stan, los paseantes observan la iluminado orilla norte de Södermalm.

Caballero ante Södermalm

Ante los edificios elevados de Södermalm, las nubes adquieres tonos azulados, grises y dorados.

Marineros y Katarinahisset

Sobre el fondo de Katarinahisset (ascensor de Katarina) estos dos marineros parecen encantados de haberse conocido.

Aeroplano

Un aeroplano está a punto de esconderse entre las encendidas nubes que cubren el cielo de Estocolmo.

Escultura en Gamla Stan

Un prohombre sueco merece un monumento en una de las esquinas de Gamla Stan.

En bici hacia Gamla Stan

Pocos vehículos circulan cuando llega el anochecer; algún ciclista pasa a gran velocidad en dirección a Gamla Stan.

El metro cruza las calmadas aguas del lago Mälar

Los metros y trenes que entran y salen de la estación central siguen su actividad sobre las aguas del lago Mälar.

Un paso elevado en Vasagatan

Buscando algún sitio donde picar algo para cenar, la silueta de unos de los pasos elevados sobre Vasagatan es la ocasión para la última instantánea del viaje.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.