[Viajes – Estocolmo] La hora dorada y la hora azul en Estocolmo

Viajes

Cuando llego a Estocolmo procedente de Uppsala lo primero que hago son algunas cuestiones prácticas. Por ejemplo, obtener la tarjeta de embarque en la terminal del Arlanda Express para no tener que madrugar tanto al día siguiente, que debo coger el avión de regreso a España. El check-in ya lo había hecho por el móvil. Me corresponde el asiento 7C. Pasillo. Modernos.

Luego, observo que hay un nublado considerable en la capital sueca. Parece que he acertado yéndome hacia el norte. Que hacia el archipiélago el día hubiera estado más feo. Así que pienso que estoy cansado. Que pese a todo al día siguiente hay que madrugar. Que quizá merezca la pena irse pronto a descansar. Pero no obstante, hay que buscar algún sitio donde cenar algo y esas cosas.

Empiezo a caminar. Las nubes se abren un poco. Empiezan a pasar cosas. Globos aerostáticos que surcan el cielo bajo las nubes. Rayos de sol que se cuelan entre ellas. Saco la cámara. Aunque sea la pequeña. Empiezo a tomar fotos. De repente, ahí está. La famosa golden hour, la hora dorada, por la que tanto suspiran los aficionados a la fotografía. Esos últimos momentos en que unos rayos de sol muy tangenciales y muy cálidos iluminan el mundo antes de que llegue la noche. Hay que aprovechar. A la hora dorada sigue la hora azul. Cuando el sol se ha puesto pero la luz crepuscular todavía tinta de azul el mundo que todavía no se entrega a las sombras. Buena despedida de la capital sueca.

Globo aerostático desde Drottninggatan

Un globo aerostático se divisa desde la calle peatonal de Drottninggatan.

Stadshuset

Al fonde, la silueta del Stadshuset (ayuntamiento) se destaca sobre un fondo de nubes multitonales.

Palacio Real

Entre las nubes aparecen unos rayos de sol que iluminan una de las fachadas del palacio real.

Nationalmuseum y Nordiska Museet

Dos museos en uno, el Nationalmuseum y el Nordiska Museet al fondo.

Por los muelles en Gamla Stan

Desde los muelles en Gamla Stan, los paseantes observan la iluminado orilla norte de Södermalm.

Caballero ante Södermalm

Ante los edificios elevados de Södermalm, las nubes adquieres tonos azulados, grises y dorados.

Marineros y Katarinahisset

Sobre el fondo de Katarinahisset (ascensor de Katarina) estos dos marineros parecen encantados de haberse conocido.

Aeroplano

Un aeroplano está a punto de esconderse entre las encendidas nubes que cubren el cielo de Estocolmo.

Escultura en Gamla Stan

Un prohombre sueco merece un monumento en una de las esquinas de Gamla Stan.

En bici hacia Gamla Stan

Pocos vehículos circulan cuando llega el anochecer; algún ciclista pasa a gran velocidad en dirección a Gamla Stan.

El metro cruza las calmadas aguas del lago Mälar

Los metros y trenes que entran y salen de la estación central siguen su actividad sobre las aguas del lago Mälar.

Un paso elevado en Vasagatan

Buscando algún sitio donde picar algo para cenar, la silueta de unos de los pasos elevados sobre Vasagatan es la ocasión para la última instantánea del viaje.

[Viajes – Uppsala] Rindiendo homenaje a Carl Linnaeus

Viajes

Uno de los residentes más ilustres que a lo largo de su historia ha tenido la ciudad de Uppsala fue Carl Linnaeus. Biólogo, también doctor en medicina, su gran contribución a la ciencia fue el estudio sistemático de plantas y animales con el fin de clasificarlos de la forma más precisa posible basándose en sus caracteres, agrupándolos según una serie de niveles que han perdurado hasta nuestros días. Hoy todavía utilizamos el sistema de nomenclatura utilizado por  Linneo (forma castellanizada del apellido), y su sistema de géneros, familias, órdenes, etcétera.

Claro que también cometió algún “error”. Parece que fue el primero en denominar al ser humano como Homo sapiens. No sé dónde encontró la sabiduría en el ser humano. O era un despistado, o era un optimista incorregible. Eso sí. Acertó, aun con el escándalo de sus contemporáneos más religiosos, en clasificarlo entre los primates. Monos y demás parentela.

En cualquier caso, hoy en día se conservan en Uppsala la casa donde residió y el jardín botánico adjunto, con sus filas de parterres para plantas anuales y bianuales a la derecha, y las perennes a la izquierda. Estupendo.

Después de esta visita, y de una cervecita para aliviar el cansancio del día de turimos, a la estación a coger el tren regional hacia Estocolmo. A ver si allí también había hecho buen día.

Casa de Linneo

Carl Linnaeus ante la casa donde vivió y estudió.

Casa de Linneo

Algunos objetos personales del profesor.

Casa de Linneo

Un primo primate disecado; vaya forma de tratar a la familia.

Jardín botánico de Linneo

Parterres de plantas perennes en el jardín botánico.

Jardín botánico de Linneo

Intensa actividad sexual entre las plantitas con la colaboración de los abejorros.

Tren regional con destino Estocolmo

Qué feos son estos trenes regionales suecos, ¿verdad?

[Viajes – Uppsala] Después de la “vieja” Uppsala, toca la nueva Uppsala

Viajes

Donde antaño hubo un villorrio llamado Östra Aros, tras el incendio que dejó la catedral de la “vieja” Uppsala reducida a la iglesia que hemos visto en la entrada anterior, se construyó una catedral nueva y se “trasladó” el nombre de Uppsala al villorrio que se desarrolló como ciudad, dejando para la “vieja” Uppsala el actual nombre de Gamla Uppsala. Y después de comer un sustancioso plato bastante económico en los alrededores de los túmulos funerarios reales, me traslado a la nueva Uppsala donde básicamente hay un centro histórico muy armónico, muy cuidado, dominado por los edificios universitarios, por la catedral gótica de buen tamaño, y por los restos del antiguo castillo de Uppsala. Lo cual se puede ver todo en un paseo de dos a tres horas.

Valvgatan

Tunel en Valvgatan que nos lleva hasta la catedral de Uppsala.

Catedral

Fachada de la catedral con el clásico ladrillo rojo que encontramos en muchos edificios suecos.

Catedral

Este organista tocaba una música que me pareció muy interesante; le pregunté el nombre del compositor y me dio un nombre holandés incomprensible,... y se dio la vuelta y siguió a lo suyo...

Catedral

Angelicos míos...

Universidad

Paraninfo o aula magna de la universidad de Uppsala.

Carolina Rediviva (biblioteca universitaria)

Carolina Rediviva es una de la sedes de la biblioteca universitaria, una de las más importantes de Europa.

Castillo

El antiguo patio del castillo de Uppsala ahora es una esplanada ante lo que queda de él.

Campanario en el castillo

Rústico campanario en el castillo.

Fyrisån

Azud en el Fyrisån o río Fyri.

[Viajes – Uppsala] Nuevas reflexiones sobre la climatología sueca, y Gamla Uppsala

Viajes

Cuando llega el último día aprovechable del viaje, lo único que sé es que quiero hacer una excursión fuera de Estocolmo. Se me ofrecen tres posibilidades.

Una, embarcarme en una excursión hacia el archipiélago de Estocolmo, un sinfín de islas, islotes que se interponen entre la capital y el mar abierto en el Báltico. Atractiva idea. Pero para que resulte agradable es preciso que haga buen día.

Dos, embarcarme por el lago Mällar en dirección al palacio de Drottningholm, uno de los palacios reales en las proximidades de la capital sueca. Pero al ser el recorrido también en barco, conviene también que haga bueno.

Tres, acercarme a la ciudad de Uppsala que parece prometer una visita agradable, aunque siendo más de lo mismo de los últimos días.

Las amenazantes nubes que cubren Estocolmo cuando salgo del hotel deciden la cuestión. Me voy a Uppsala. Además el tema del palacio no me atraía mucho. Lo de las islas era otra cosa. Pero con nubes y lluvia no apetece. En una ciudad siempre es más fácil guarecerse, o si no llueve fuerte caminar con el paraguas bajo la lluvia.

Por supuesto, una vez tomada la decisión y ya en el tren hacia la conocida ciudad universitaria, lugar de nacimiento de Ingmar Bergman, el sol se asoma con decisión. Seguro que si decido embarcarme, las nubes se hubieran apelotonado y hubieran caído chuzos de punta.

Y lo primero que hago es acercarme hasta la modesta población de Gamla Uppsala, el lugar que originalmente recibió el nombre de la ciudad, donde una serie de yacimientos arqueológicos han mostrado al existencia de túmulos funerarios de época prehistórica vikinga. Claro que la prehistoria vikinga en este caso es hacia el siglo VI. Cuando el Mediterráneo tiempo ha que había entrado en épocas históricas.

Túmulo

Uno de los túmulos funerarios de los antiguos suecos, probablemente de algún personaje importante, como algún tipo de rey.

Iglesia

Coqueta iglesia, en medio del cementerio como es habitual en estas latitudes.

Retablo - Iglesia

Algunos visitantes contemplan el retablo de la iglesia.

Campanario

El campanario de madera, separado de la iglesia, es muy estiloso y elegante.

Fondo de un antiguo lago

La llanura cercana fue en la antigüedad un lago, y más antiguamente todavía, parte de una de las bahías del Báltico; hoy día, hay un parque natural que prometía, pero no había tiempo para recorrerlo.

Túmulos funerarios

Vista de conjunto de los túmulos funerarios.

Gamla Uppsala

Hoy día Gamla Uppsala es una pequeña población en las afueras de Uppsala; pero en su día llevo el nombre de la principal, y fue el centro político de los antiguos suecos, donde celebraban sus parlamentos.